29 de noviembre de 2010

MI AMIGA LA LLUVIA



Amanece lloviendo en Yecla.
Me asomo por la ventana y percibo esa densa humedad que todo lo envuelve.
.
En la cruz de la farmacia parpadea la hora: 8:16 y la temperatura: 3ºC.
La luz roja roja del semáforo se refleja en el brillante asfalto.
Después llega el verde resplandor, que juega a moverse entre el agua de la calzada y el capó de los coches que sobre él quieren pasar.
.
Me puedo pasar una vida observando cosas así.
.
El tiempo apremia. Salgo hacia el colegio con los niños. Cada cual con su paraguas.
Se lo pasan bien mostrando el uno al otro cuánto "humo" sale de sus bocas. ¡Mira, mira cómo fumo!
Todos los neumáticos parecen exigir silencio mientras ruedan a ras del húmedo suelo: Sssshhhhh.
De los aleros de los tejados caen a veces goterones como ráfagas inesperadas. A Aitana le parece que tocan un tambor sobre su cabeza. "Ay, otra vez el tambor"- la oigo decir bajo su paraguas.
.
Vemos cómo sube Samuel por la escalera hacia su aula y nos dice adiós con la mano. Aitana se queda en la planta baja y me pide un beso antes de entrar en clase. Siempre se vuelve un instante para mirarme y sonreir. Siempre.
.
Tengo en el bolsillo mi DNI y el de mi mujer, pues tengo que pasar a votar en la Salón de Actos para las elecciones a Consejo Escolar. El director del colegio está sentado detrás de la urna. Cuando lee en voz alta el nombre de mi mujer, exclama:
- Y esta Mª Carmen fue alumna mía, así que ya os podéis hacer una idea de lo viejo que soy.
.
En su sonrisa veo satisfacción. También un deje de nostalgia.
.
La gente en la panadería entra despotricando sobre el tiempo. Nadie parece sentirse a gusto los días de lluvia. A mí me han gustado siempre. Me parece que hasta las cosas más banales, si están hechas con la presencia, el sonido y el aroma de la lluvia se revisten de una mayor importancia y se tornan mucho más atractivas.
Es de día pero hay que encender las luces porque todo está demasiado oscuro. No es lo habitual, por eso es tan singular, por eso me gusta.
.
El panadero es muy rápido atendiendo.
- Eran dos tiernas por aquí... Y ahí van dos más cocidas... ¡Más cosas punto com!
.
Cinco minutos después vuelvo a estar en casa. En el mágico y pacífico silencio de la casa en mi momento favorito del día: el desayuno.
Mientras lo hago, mirando cómo cae la lluvia a través del cristal, pienso en cuál podría ser la entrada para el blog, que ya toca.
.
Pero la verdad es que no se me ocurre nada que contar.

23 de noviembre de 2010

MIS ADORADAS MATEMÁTICAS


Este curso mi hijo está trayendo sus exámenes a casa para que se los firmemos.
Me parece novedoso que los padres conozcan cada nota que se les pone a los alumnos en todos los controles, pues yo recuerdo que ese mal trago (cuando lo era) nunca lo pasé tan a menudo; solo ocurría con la entrega trimestral de los boletines de notas.

De lo bueno, lo menos bueno, lo malo y lo peor se enteraban en casa cada tres meses, y conseguir esa firma obligada era una auténtica prueba de fuego para todos los que teníamos las notas... de aquella manera.
Me recuerdo de estudiante, cuando abría yo aquellas cartillas en las que tantas veces me topé con la I, o el Ins. o el Insuf. que representaban el cate mondo y lirondo.
Llevar malas notas a casa no era plato del gusto de nadie.
Tal vez habría resultado menos bochornoso si los profes no se hubieran empeñado siempre en dejarlo patente con tinta roja, ¡con el cante que eso daba!
.
Pero nada que ver la carita de cordero con la que en más de una ocasión entregué ese boletín en casa, con la de feliz despreocupación con la que mi hijo me muestra sus exámenes. No me ha dado todavía la oportunidad de poner el gesto severo de padre disgustado que tan bien se le daba al mío.
- ¡Toma, papá, firma!
- ¿Otro diez? Pero...pero... eres un fuera de serie, Samuel!

El otro día le firmé el examen de matemáticas y no pude evitar decirle algo de lo que luego me arrepentí.

- ¿¿Un diez en matemáticas?? ¡En mi vida saqué yo un 10 en mates! ¡A mí se me daban fatal!

Digo que me arrepentí porque uno no sabe a ciencia cierta si estas notazas seguirán llegando in secula seculorum, y si más adelante flojeara la cosa, con la buena memoria que tienen los niños, bien me podría echar en cara que a mí se me daban mal también. Y yo no podré decir ni mu.

Por suerte no me preguntó qué notas sacaba yo en matemáticas.
Mejor que no lo sepa.
Desde luego dieces no eran.
Ni nueves tampoco....
Ni ochos.
Yo diría que nunca llegué al 7... Ni al 6...
Qué leches, seré claro: las veces en las que aprobé esa asignatura siempre fue con unos cincos tan pelaos que seguro que pasaban frío en invierno.
¡¡Cómo odié siempre las putas matemáticas!!

Digerí las del colegio a trancas y barrancas, con mucho esfuerzo, clases de repaso y a base de algún sopapo también, pero después, en el instituto, ya no las aprobaba ni por casualidad.
Pasé a segundo de bachiller arrastrando el rojo grabado a fuego que me quedó de las de primero. Y, claro, con esas lagunas gigantes que traía del anterior, en el nuevo curso me salieron hasta goteras en el cerebro.
Es que no las entendía nada de nada de nada, osea NADA elevado a la enésima potencia.
Es curioso que no me suelan creer cuando digo que la culpa fue siempre de los profesores. ¡Es cierto! ¿Cómo he de decirlo? Yo ponía sumo interés, pero ellos se empeñaban en explicarlas de una forma rarísima y empleando un vocabulario de lo más extraño. Nunca se molestaron por mi insuficiencia aritmética los muy...

De todos los profesores de esta aborrecible difícil asignatura, recuerdo especialmente a uno al que apodábamos "el Trívial" (con acento en la primera i) pues remataba cada explicación con su famoso "Trivial, ¿verdad?"
Yo me aburría soberanamente en sus clases, tanto que al final me rendía y pasaba los minutos haciendo monigotes en el libro de inglés y escribiendo bocadillos sobre unos personajillos muy graciosos que traía: Arthur y Jill. Yo reconvertí a Arthur en el Trívial.
Ese libro se hizo muy conocido entre mis compañeros porque en todas las viñetas puse al Trívial a caer de un burro y los guiones eran tan sarcásticos que fue rodando por la clase hasta que, con risas ahogadas, lo leyeron todos. No quiero ni pensar qué hubiera ocurrido de haber sido interceptado por el profesor, pero creo que no me importó demasiado ese riesgo dada la frustración que yo sentía en sus clases. Odié a ese hombre sin tener culpa el tipo. Solo por su cara de equis.

Recuerdo que un día, tras llenar el encerado de cifras, signos y jeroglíficos para todos los gustos, preguntó de repente:

- ¿Alguien no lo entiende?

Yo siempre fui de pocas palabras y de los que prefería pasar desapercibido, pero tan harto estaba de que ese hombre hablara y hablara en un idioma que no entendía, que no pude dejar escapar la oportunidad y mi brazo se disparó como un resorte hacia el techo.

Y es que yo ya no podía más.
Le habia dejado contar cuentos imposibles sobre números e y números n (¿desde cuando las letras pueden ser números? ¡¡La jota es jota y el tres es tres!!) Le había soportado viéndole dibujar en la pizarra cientos de gráficos (feos todos como imaginar no podréis) y que pasara interminables horas hablando de logaritmos neperianos (del planeta Neper, supongo)
Hasta el gorro me tenía oirle farfullar sobre límites. "Halladme el límite de tal cantidad cuando X tiende a -1" (nunca supo hasta qué límite me tuvo él a mí) o lo que más absurdo encontré siempre: "Hallad el límite de tal y tal, teniendo en cuenta que X tiende al infinito" (¿¿al infinito?? Solo Buzz Lightyear podría ir a tender al infinito y en aquel entonces ni existía, joder!)
Así que esa fue la ocasión y la aproveché. Por fin parecía preocuparse el hombre por los pobres ignorantes con goteras. Por eso levanté la mano.
En seguida me dí cuenta de que mi admirado matemático había hecho la pregunta un poco por hacerla, como otra forma más de decir "Esto es trivial, ¿verdad?" porque ya se disponía a pasar a otro asunto cuando le vi sorprenderse por encontrar un brazo en alto.

- Y ahora... eh?... ¿tú?... ¿qué pasa?
- No lo he entendido.
- ¿El qué no has entendido?
- Nada.
- ¿Cómo que nada? ¿Dónde te perdiste?
- Pues... al principio de curso.

Como podéis imaginar yo lo estaba diciendo de verdad, sin pretender ser gracioso, pero la clase estalló en risas. Probablemente estaban todos tan tensos ante semejante muermo que aprovecharon para desatarse en unas carcajadas escandalosas y me percaté de que al profesor le pareció que yo lo había planeado todo para armar semejante algarabía.
.
Me ignoró. No me explicó nada. Paso de mí hasta el infinito neperiano.
Qué mal me quedé. Yo sólo quería... saber.

Se me debió quedar tal cara de incomprendido, que mi compañero de pupitre (Cerdán era su apellido) me dijo secándose las lágrimas que él me lo explicaría después.
Y así fue cómo con la ayuda de Cerdán, (gracias, compañero, ojalá leas esto algún día) que tuvo una enorme paciencia ante mis insistentes preguntas, pude ir despejando no todas pero sí muchas de las incógnitas que venía arrastrando desde... yo diría que desde que nací.
¿Tengo o no tengo razón en que la culpa era de los profesores y no mía?
Por fortuna, milagrosamente más bien, diría yo, conseguí aprobar las matemáticas de primero y, tras un par de intentos, también las de segundo.
Y entonces, en tercero de BUP, ahh, placer "sin límites", me divorcié por fin y para siempre de ecuaciones, cuadrados al cubo, números pis, derivadas potenciales, raices y puntas y de la madre que las parió a todas juntas. ¡¡Good bye to the coñazo forever!!
Escogí letras puras y duras: literatura, lengua, latín, todos esos maravillosos lugares inexactos donde los números no son bien recibidos y se les abofetea con metáforas.
Pero aún así me quedaron traumas, no creáis. No me desahogué del todo de aquel odio.
Aún hoy lamento no haber hecho una pira con todos aquellos libros y apuntes, o haberlos destrozado a hachazos o con cuchillos de matar jabalíes, o haberlos colocado junto al vater, para cuando faltara papel...

- Pero ¿a tí te gustan las matemáticas? - pregunto a Samuel.
- ¡Claro! ¡Es mi asignatura favorita!

¡Criaturica! Y parece que lo dice de verdad.
Confío en que algún día me las explique él a mí y me haga entender cómo una equis tiende al infinito y se queda tan pancha.

17 de noviembre de 2010

EL JUEGO DE V. o F. - ACIERTOS Y SORPRESAS


Ha llegado la hora de la verdad... Y de la mentira (juas, chistosillo estoy)
Como dice mi padre en momentos así: Ahora viene cuando la matan.
.
Señoras, señores, leamos con calma y mantengamos -como haría Agatha Christie- el suspense hasta el final, porque antes es necesaria una
ACLARACIÓN:
.
A ver, una verdad a medias es casi una verdad pero sin llegar a serlo. Cuando la acompaña una mentira, ésta la intoxica y la mata.
Si yo digo: "Sé conducir y me encanta la velocidad", alguno podría pensar: "Ah, sí, yo he visto a JuanRa al volante, SABE conducir: es VERDADERO". Pero, cuidado, que no me gusta la velocidad, me aterra, así que el conjunto de esa afirmación no se ajusta a la realidad y es, por tanto, FALSO.
Aclaro la cuestión por si sirviera para que mis compañeras de trabajo dejen de buscar una cuerda con la que ahorcarme, porque una vez me oyeron decir que tuve una novia peluquera y se apresuraron a poner una V sin tener en cuenta el final de la frase, y claro... han patinado estrepitosamente y ahora parece que quieren impugnar esto y todo.
.
Lo que hace no saber perder...
.
Ahora sí, al asunto, despejemos incógnitas de una vez.
.
Os prestasteis a jugar nada menos que 34 participantes ¡No quepo en mí de gozo!(mi gratitud a todos hasta el infiernito y más allá) Sepan ustedes que en total había 9 afirmaciones Falsas y 11 Verdaderas y que estaban repartidas tal que así:
.
1) Con 9 o 10 años de edad tuvieron que parar la noria de una feria para que me bajara, dado el ataque de pánico que me entró.
FALSO
. Nunca tendré un ataque de pánico en una noria sencillamente porque NO PIENSO SUBIRME EN UNA JAMÁS. Ni en norias ni en aves fénix ni en dragoneskanes; yo los pies en la tierra, que por la estratosfera no se me ha perdido nada. Pavor!!
.
2) Jugando con mis hermanos disfrutaba haciéndoles putadas: les hacía probar tabasco, les empujaba sobre ortigas, les obligaba a mojarse los calcetines... (¿Por qué me miráis así? Si uno nace diablo, nace diablo)
VERDADERO
. Con esta declaración (que se podía leer en mi perfil) habréis de replantearos lo que tantas veces me habéis dicho de “Tú mucho diablo, pero en el fondo eres un buenazo” ¡¡Toma buenazo!! La única que sobrevivió que se libró de mi crueldad fue mi hermana, pero con Tomás y Fran fui bastante borde, para qué negarlo...
.
Aseguran que no me guardan rencor pero cuando sale aquello a colación, se van calentando y al final me dicen cosas poco hermosas. ¡Qué gente! Con lo divertido que fue...
.
3) Tuve una novia peluquera que experimentaba con mi pelo todo lo que quería. Y yo, claro, me dejaba hacer.
FALSO
. La verdad falseada que decía antes. Sí tuve una novia peluquera a la que le gustaban los looks radicales y me hacía propuestas descabelladas (je, nunca mejor dicho), así que nunca quise ponerme en sus manos (profesionalmente hablando, claro)
.
4) Llevé gafas durante muchos años hasta que me operé de miopía y pude prescindir de ellas.
VERDADERO
. Fue a partir de los 20 y calculo que las tuve unos diez años, compaginándolas con lentillas y sus divertidísimos líquidos de conservación y limpieza.
Con muchas ganas de desterrarlas de mi vida, eché mano de unos ahorros y las hice pasar a la historia.
Ni siquiera nos despedimos. Para los escépticos, un par de fotos.
1) Con anasister en una cena en plan campero.
2) La prueba evidente de que Jerry Lewis siempre me imitó
(un momento… ¿esas gafas? No debían ser mías, me las pondría para hacer el pavo, of course)
.
5) Me apasionan los libros de misterio y terror. De Agatha Christie he leído más de 20 novelas.
FALSO
. Aquí os he engañado a casi todos. Claro, me pongo a contar cosas de gatos tuertos y hoteles abandonados… No me desagrada el género pero es que de Agatha Christie no he leído NADA. (Agatha, cariño, te juro que no es nada personal; a ver si un día me pongo; aunque eso de que el asesino sea siempre el mayordomo... :p)
.
6) Me da una pereza horrorosa cocinar cualquier cosa; sin embargo me encanta preparar mi particular Pan de Calatrava.
FALSO
. Pese a lo gambón que soy, que me dice Hitlodeo, no he hecho un Pan de Calatrava en mi vida, y además no me llama nada la cocina. Pero nada nada. Eso sí, en elogios ante la mesa y en tragaderas soy muy agradecido.
Admiro a los del "rico, rico, fácil, fácil" pero yo, repito: pereza horrorosa cocinar cual-quier-co-sa. (Lillu, Rasanliz, os quedáis sin la receta. ¡Cachendiez! XD)
.
7) Mi padre y yo participamos en el casting de un concurso musical de TV. Nos hicieron cantar de todo ante las cámaras, desde La chica ye-yé hasta A quién le importa. (Sé que suena increíble)
VERDADERO
. Y esta es una de las anécdotas más surrealistas de mi vida.
Sucedió primero que mi padre participó en Alta Tensión, aquel programa que presentaba Constantino Romero, ¿lo recordáis? (dentro video con guiño a mis amigos canarios)
No, en el video no aparece mi padre y no, tampoco volvió con perras, pero ganó un televisor, oiga; y verle en la tele y escuchar cómo Constantino le llamaba Don Juan Ramón- con su voz de Terminator- no tuvo precio.
Parece que a PadreDiablo le picó el gusanillo de los concursos y fue llamando a otros. Le citaron para éste que se emitía en el Canal 9 valenciano (no recuerdo nombre) y me pidió que fuera con él, pues el concursante tenía que llevar acompañante familiar. Y el programilla… ¡era de mucho cantar! Os aseguro que la mezcla de nerviosismo, vergüenza y diversión a raudales es una combinación de lo más extraña.
Me recuerdo cantando aquello de “Arde la calle al sol de poniente, hay tribus ocultas cerca del río…” y mirar de reojo a mi padre, que hacía lo que podía por seguirme, con una cara que decía a gritos “¿¿De dónde coño han sacado estas canciones…??” XDDD
Nos fuimos del plató con el consabido "Ya les llamaremos".
Diez años después aún estamos esperando (¡dita sea!)
El concurso duró muy poco en antena. Yo creo que les deprimimos profundamente.
Pero lo que nos reímos recordándolo...
Lo que no entiendo es cómo habéis acertado tantos. ¡¡Si hasta a mí me parece mentira!! XDD
.
8) En las noches de invierno, al llegar a casa, me pongo un poncho peruano que me calienta mogollón.
VERDADERO
. Solo me falta una flauta y un cóndor volando :p
Lo compré a unos peruanos en una Feria de las Naciones. Y el papelón que me hace en invierno ni os cuento, que el frío yeclano no es moco de pavo.
En casa tengo un batín, pero nunca me lo pongo. Es que no tengo alma de marqués, soy más hippylongo. (Por cierto, Gamar, a mí no me pica, ¿¿qué sucedáneo de poncho me vendieron entonces?? 0_O
.
9) Cuando nació Samuel fui a inscribirle al Registro de la Propiedad, en vez del Registro Civil. Imaginad el choteo de mi familia.
VERDADERO. Aunque parezca un chiste es una vergonzosa realidad. El hombre que me atendió me miró como si le hubiera sacado la lengua. Vaya apuro… Salí de allí pensando "No lo entiendo: si es mi hijo, es de mi propiedad..."
En fin...
(Anda, Pecosa, empieza a construirme ese monumento, que la gente se burla de mí :(
.
10) Sé que mi madre sigue este blog, aunque nunca ha dejado un comentario por aquí.
FALSO
. Sí dejó un comentario!! Uno solo. En la entrada "Ahí va un goloso." Se abrieron los cielos y sonaron trompetas durante cuarenta y nueve horas o así, pero seguro que estabais a lo vuestro y no os enterasteis.
.
11) Apamen y yo conocimos a Pedja Mijatovic (el futbolista que marcó el gol que dio la 7ª copa de Europa al Real Madrid) No sólo nos dedicó autógrafos personalizados, también nos pasó su número de móvil :-o
VERDADERO
. Y ya imaginaba que la gran mayoría diríais que ni de coña porque parece una trola de campeonato, pero es cierto.

El yugoslavo y la yeclana

Por mediación de un amigo que trabaja en Canal 9 pudimos conocerle, tomar un café con él y charlar largo y tendido. Antes de marcharse nos dio su número de móvil y todo (y no nos regaló un bote de gomina porque no llevaba encima que si no...)
Había una razón para tanta amabilidad pero de esto ya hablaré en otra ocasión. Tengo video que lo demuestra. (Ojo, si a algún Zorro se le ocurriera llamarle chulo y caca… se las vería con Apamen. Yo no quiero saber nada... :s)
.
12) Desde hace varios años busco y compro un décimo de lotería de Navidad que acabe en 66.
FALSO. No soy nada jugador y ni busco lotería ni salgo a comprarla. Siempre me quedo el décimo que se juega en el trabajo y punto. (Anda que como este año acabe en 66... )
¿¿Pero ande vais corrieeendo??
.
13) Tras nacer mi hija me convertí en un experto cambia-pañales pues el permiso de 10 semanas lo solicité yo.
VERDADERO
. Además, según me dijeron en las oficinas donde tuve que hacer el papeleo, fui el primer padre de la Comunidad de Murcia en solicitar ese permiso, entonces recién ampliado a diez semanas (me pregunto por qué no aparezco en el Guiness, leñe!!) Lo peor no fueron los pañales sino los biberones de las 3 y las 6 de la mañana. Noche tras noche. Nunca se vio padre tan zombie.
.
14) Me fumo un puro habano al mes.
VERDADERO
. No he fumado un cigarro en mi vida y me desagrada mucho el olor del tabaco, peeeero... tras la cena mensual con los amigos de La Panxa Plena, el puro de la sobremesa es placer entre placeres. El aroma y sabor de un habano no tiene NADA que ver con el de los cigarros.

Si esto diera pie a polémica avisadme con tiempo, que llame a mis abogados. (Peibol, no me eches la cruz, anda... :P)
.
15) Gané un par de invitaciones para ver en Barcelona la grabación de uno de los programas de Operación Triunfo. Y allá que nos fuimos Apamen y yo para ver cantar a Rosa, a Bisbal, a Chenoa...
VERDADERO
. Pues sí, y fue una locura a la que casi renunciamos porque a ambos nos venía fatal por el trabajo, pero terminamos por echarnos la manta a la cabeza y nos fuimos para allá. ¡Para una vez que me tocaba algo! Y oye, la experiencia fue chula de verdad, viendo llorar a Bustamante y todo...
Me acuerdo del tipo que levantaba el cartel de "APLAUSOS". Con qué naturalidad lo hacía...
.
16) Estando de vacaciones en Lisboa bajé de un tranvía en marcha y me pegué un guacharrazo de antología.
VERDADERO
. Año 1988. Iba con mi amigo Txema. Él se apeó de repente y cuando me quise dar cuenta aquello ya se movía. "Nah, esto un saltito y ya está" - pensé.

Aquel día descubrí que no es necesario ser redondo para rodar. Todo mi ser por tierra, la rodilla como un poema y los pasajeros reprochando mi torpeza a gritos....Oh, minha dignidade! :(
(Y aún preguntáis algunos si hay video del fostión. ¿Pensáis que suelo saltar de los tranvías cámara en mano y con el REC en marcha? Anda que ya os vale)
.
17) Me llegué a colar en una boda en la que no conocía absolutamente a nadie. Comí, bebí... ¡y hasta bailé un rato con la novia!
FALSO
. Falso falsísimo, jajaja, pero es algo que mi amigo Juan Luis y yo tenemos pendiente intentar alguna vez. En esos días nadie se entera de nada, no me digáis que no.

(JuanaMari, ¿tú sí lo hiciste? ¿Y tú también, Loco? ¡Qué morroooooo!)
.
18) Uno de mis géneros de cine favoritos es el musical. De hecho colecciono musicales.
VERDADERO
. Cantando bajo la lluvia, Moulin Rouge, Siete novias para siete hermanos, Grease, Cabaret, West Side Story...

Los musicales me dan muy buen rollo y siempre me ponen las pilas.

Si esto no es un número de co... ZetaJones, no sé lo que es.
.
19) Soy el autor de la letra, la música (y algo más) de esta canción. (Sí, todo lo WTF que queráis, pero lo digo en serio)
FALSO
. Y lo dije muy en serio, pero ahora me está entrando la risa... Perdón.

Una trola como una casa. Se trata de un tal Desorden Juanra y me dije "¿Un Juanra cantante? Venga, a ver si cuela..." Pero no coló.
¿O sí? Porque muchos de vosotros os lo creísteis, lo que me anima a intentar carrera como compositor político...)
.
20) Desde que empecé con el blog he tenido la suerte de recibir al menos un comentario en todas las entradas.
FALSO
. Y el haberos hecho caer como moscas aquí me parece despreciable (pero mi crueldad ya quedó patente en la nº 2, ¿no? Pfff ) Es falso porque decía en todas las entradas, y para ser exactos, una se quedó a cero. No voy a decir cuál para que la curiosidad os mueva en masa a ir a buscarla y así de paso me limpiáis el polvo de los rincones. (Juajajaaa: maldad absoluta).
Bueno, en serio ahora: Muchas gracias a todos por tantas visitas en todo este tiempo, sobre todo a los reincidentes. Y gracias a capazos también por haber participado en este juego. Como intuía, me lo he pasao de miedo, pero de miedo del chulo, no de ese de norias para astronautas.
Espero que vosotros también.
A ver si os animáis a hacerlo alguna vez, que yo a loterías no, pero a esto sí juego. ;)
.
Venga, a toda leche, que la longaniza se quema. Muestro aquí la
CLASIFICACIÓN:
(Espero no haberme equivocado en el recuento. ¡Qué follón de uves y efes bailándome en las narices...!)
Por número de aciertos, de menos a más...

Con 6 aciertos: Javier, L. y La Exorsister (Tranqui, Exor, esta nota no te hace media con ningún examen :p)
Con 7: El Zorrocloco, Melón, Mae Wom, Hitlodeo e Io.
Con 8: Elena Lechuga, Gamar, Rasanliz, Isaormaza, Peibol y Speedygirl.
Con 9: Doctora Anchoa, Inés, Juana Mari , Nuria y Loco.
Con 10: Pecosa, Carmen S., Mar, RNT y Remolina.
Con 11: Anasister, Amig@mí@, Pichiri, Desin y Ángeles.
PODIO DE HONOR:
Con 12 aciertos
: WMWiRïAMW y Azafrán.
Con 13: Txema Rico y Juan Miguel.
Con 15: Tomás.
.
Ahora la cuestión es: ¿es justo dar como ganador a Tomás, siendo mi hermano? ¿Pasamos la copa a Txema que es amigo mío de siempre o a Juan Miguel, mi cuñado? (ya me parece oír gritos de “Tongo, tongo”)
Pues dado que Azafrán también es amiga, aquí el verdadero mérito lo tiene WMWiRïAMW que ha acertado más que nadie sin conocerme de nada.

Enhorabuena WMWi… (uf, ¿te puedo llamar Miriam? :D) ¡Bravo! Date por ganadora ;)

Pero como no quiero desmerecer a ninguno, a los 5 os concedo el privilegio de exigir vuestro premio. ¡Hala! ¡Felicidades a todos!
(Oughs, ya salió el buenazo)

10 de noviembre de 2010

EL JUEGO DEL VERDADERO O FALSO


Reconozco que me divierte jugar a esto. Y mucho.
.
En mi familia, cuando a alguno le ha sucedido algo increíble o hay una noticia gorda que dar, de esas que parecen mentira, hemos recurrido muchas veces al juego del Verdadero o Falso.
La cosa consiste en escribir en un papel esa noticia junto a otras inventadas que suenan igual de inauditas pero que no dejan de ser posibles. Ese papel se entrega al resto para que lo lean y gana aquel que acierta dónde está la frase que dice la verdad. Si ninguno la descubre a la primera, se intenta de nuevo.
.
El que lo prepara siempre disfruta como un cosaco escuchando a los demás deliberar.

- Dice que le ha tocado la lotería!!
- Ja! Ni de coña!
- Oye, pues viene muy contento. ¿Os imagináis que...?
- Que va. Esa no va a ser. A ver otra... ¡¡Que se casa este verano, dice!! Jajaja. ¿¿Con quién??
- A ver si ha dejao embarazada a alguna...
- Sí, claro, ¿y esa cara de alegría que trae...?
- No sé, a lo mejor está disimulando. Yo le veo carilla de acojonao más bien...
- Mira! Que ha conocido a Claudia Schiffer en persona! ¡Anda yaaa! (ésta resultó ser verdad)
- ¡Que le destinan a trabajar a Madrid!
- ¡Que se tiene que operar de una rodilla!
- Joer, ¿en serio que hay una verdad aquí?
.
No se me ocurrió nunca que este juego pudiera funcionar entre blogueros, pero cuando ví que Peibol lanzaba 20 afirmaciones sobre sí mismo y había que acertar en qué enunciados nos decía la verdad y dónde nos estaba tomando el pelo, me pareció igual de divertido y me apeteció imitarle. Después le siguió otro crack, El Zorrocloco, publicando su particular juego del despiste, y entre uno y otro han conseguido que hoy sea yo el que lo exponga.
.
Esto es tan fácil como leer los 20 enunciados que escribo y decidir, escribiendo una V o una F tras cada número, si os lo habéis creído o no.
En realidad no importa si son anécdotas que no se han contado antes por el blog ni que no me conozcáis lo suficiente como para saber estas cosas tan particulares. Lo divertido del juego está en intentar acertar las máximas posibles sea como sea, o al tuntún o aplicando un poco la lógica por la idea que sobre mí podáis tener ya. (No valen amenazas ni sobornos) En cualquier caso os animo a participar y si queréis razonar alguna respuesta, mucho mejor, seguro que me reiré cosa mala.
Y sin más, aquí van:
.
1) Con 9 o 10 años de edad tuvieron que parar la noria de una feria para que me bajara, dado el ataque de pánico que me entró.
.
2) Jugando con mis hermanos disfrutaba haciéndoles putadas: les hacía probar tabasco, les empujaba sobre ortigas, les obligaba a mojarse los calcetines... (¿Por qué me miráis así? Si uno nace diablo, nace diablo)

.3) Tuve una novia peluquera que experimentaba con mi pelo todo lo que quería. Y yo, claro, me dejaba hacer.
.
4) Llevé gafas durante muchos años hasta que me operé de miopía y pude prescindir de ellas.
.
5) Me apasionan los libros de misterio y terror. De Agatha Christie he leído más de 20 novelas.

.6) Me da una pereza horrorosa cocinar cualquier cosa; sin embargo me encanta preparar mi particular Pan de Calatrava.
.
7) Mi padre y yo participamos en el casting de un concurso musical de TV. Nos hicieron cantar de todo ante las cámaras, desde La chica ye-yé hasta A quién le importa. (Sé que suena increíble)
.
8) En las noches de invierno, al llegar a casa, me pongo un poncho peruano que me calienta mogollón.
.
9) Cuando nació Samuel fui a inscribirle al Registro de la Propiedad, en vez del Registro Civil. (Imaginad el choteo de mi familia)
.
10) Sé que mi madre sigue este blog, aunque nunca ha dejado un comentario por aquí.

.11) Apamen y yo conocimos a Pedja Mijatovic (el futbolista que marcó el gol que dio la 7ª Copa de Europa al Real Madrid) No sólo nos dedicó autógrafos personalizados, también nos pasó su número de móvil :-o
.
12) Desde hace varios años busco y compro un décimo de lotería de Navidad que acabe en 66.
.
13) Tras nacer mi hija me convertí en un experto cambia-pañales pues el permiso de 10 semanas lo solicité yo.
.
14) Estando de vacaciones en Lisboa bajé de un tranvía en marcha y me pegué un guacharrazo de antología.
.
15) Gané un par de invitaciones para ver en Barcelona la grabación de uno de los programas de Operación Triunfo. Y allá que nos fuimos Apamen y yo para ver cantar a Rosa, a Bisbal, a Chenoa...

.16) Me fumo un puro habano al mes.
.
17) Me llegué a colar en una boda en la que no conocía absolutamente a nadie. Comí, bebí... ¡y hasta bailé un rato con la novia!
.
18) Uno de mis géneros de cine favoritos es el musical. De hecho colecciono musicales.
.
19) Soy el autor de la letra, la música (y algo más) de esta canción. (Sí, todo lo WTF que queráis, pero lo digo en serio)


video


20) Desde que empecé con el blog he tenido la suerte de recibir al menos un comentario en todas las entradas.

**************************************************
.
PLAZO PARA CONTESTAR
: El miércoles 17 daré las soluciones, así que antes de esta fecha.
PREMIOS: Estoo... ¿premios? ¿qué premios? No se me ocurre nada. Mejor será que aquel que gane me diga qué premio quiere y le será condedido. (Cómo confío en la poca codicia de mis lectores ^_^)
NOTA: Para que esto funcione mejor y nadie se copie del compañero ni se deje llevar por estadísticas, voy a aplicar la moderación de comentarios. Tenedlo en cuenta: no se verán vuestras respuestas hasta el miércoles.
.
Nada más, me voy a tomar unas cañas con el señor Notario, que hoy invita él.

4 de noviembre de 2010

LOS DIABLOS DE SAN FRANCISCO

Estimado público de este infierno de píxeles humeantes:
.
¡Ya tenemos otro punto en el mapa donde clavar el tridente del diablo!
Esta vez en la costa oeste de EEUU.
.
Desde Petrel me llega el correo de unos paisanos y amigos, Amor y Helios, que se animaron a continuar el juego de los diablos este verano y hoy nos lo cuentan. Les dejo con su aventura sembrando sus particulares dimonis (recollons, qué bonicos)
******************************************************************
El diablo ha viajado hasta San Francisco y esperamos que no se haya congelado ya que, incluso en pleno agosto, en esa ciudad hace un frío de mil “diablos”. Pero bueno, seguro que con el calorcillo de sus calderas sobrevivirá y os esperará con los brazos abiertos.
Dos días en San Francisco dan para mucho y para poco, así que sólo pudimos esconder tres diablos.
.
Resultó un poco complicado elegir el hueco donde esconderlos, ya que todos nos parecían poco seguros y muy expuestos al viento, la lluvia, etc. Además, la “manufactura” de los dibujos nos quitaba bastante tiempo, ya que ninguno de los dos es un experto dibujante, ni de lejos. Al final, íbamos un poco a salto de mata, pero nos divertimos bastante y, creemos que elegimos los tres puntos más emblemáticos de la ciudad: Alcatraz (aunque vista desde lejos), el Golden Gate Bridge y la puerta de Chinatown.
.
EL DIABLO DE ALCATRAZ
Bueno, en realidad de Alcatraz, Alcatraz, no es. Pero seguro que a dónde lo escondimos llegaban los presos que se escapaban a nado y no morían de hipotermia. Me explico. La visita a la isla de Alcatraz está restringida a un número reducido de personas por día. Nosotros nos enteramos un pelín tarde y ya no quedaban plazas, así que nos conformamos con verla de lejos desde el Pier 39. El diablo presidiario tiene esta pinta (¡mucho ojo con pitorrearse!):

Para esconderlo nos encaminamos al Pier 39, una zona en los muelles del puerto convertida en centro de ocio. Por su parte trasera se encuentra una de las mejores vistas de la isla de Alcatraz. Pues allí, escondido en una grieta de la barandilla de madera, os espera este pequeño “delincuente”.

Ahí. Bien escondidito…
DIABLO DEL GOLDEN GATE
Otra de las visitas imprescindibles de San Francisco es, cómo no, el Golden Gate Bridge. Esta vez le tocó a Helios dibujar el diablo…
Le quedó más o menos así… Una mezcla de macho cabrío y la mula Francis…

Problemón. Como buena obra de ingeniería que ha aguantado tantos años (y lo que le queda), no tiene grietas en las que colar el papelillo. Sin embargo, en la primera de las columnas que sostienen el puente, hay unas placas conmemorativas detrás de las cuales, ¡oh, sorpresa! lo pudimos esconder.

Tenéis que caminar por el camino peatonal que sale del centro de visitantes hacia el otro lado de la bahía. Donde está la flecha hicimos nuestra parada .

Esta es la placa. Por su parte trasera es hueca y no está completamente pegada a la pared. Cuidado cuando lo busquéis porque ahí había de todo. Señal de que lo que entra, no se cae…
.
EL DIABLO DE CHINATOWN
La ubicación de este último diablo es para nosotros la más sentimental, ya que ésta era la vista con la que nos topábamos cada mañana al salir de nuestro hotel y con la que desayunábamos.

Y aquí tenéis el diablo chino. Como veis, nuestras habilidades plásticas no mejoraron con la práctica. Pero quedó aparente, ¿no?

En frente de la puerta de Chinatown, en las esquinas, hay unas máquinas expendedoras de periódicos, muy típicas de las ciudades americanas. Seguro que las habréis visto en películas y series. Estas máquinas tienen unos compartimentos para la prensa del día que son de pago y sólo se abren si echas el importe del periódico. Hay otros para prensa publicitaria que se abren “gratis”. Pues ahí escondimos the chinese devil.

Tras estos días en San Francisco, nos esperaba un recorrido en coche por la América profunda y un par de días en Nueva York ya “pa rematar”.
Allí pusimos todo nuestro empeño en buscar los diablos que Bichejo y Novio habían escondido. Sin embargo… esa es otra historia y otro día será contada.

1 de noviembre de 2010

EL PREVENTORIO

La niña se entretenía jugando en la fuente.
Con tan sólo echar pequeñas flores al remanso de agua y observar cómo se deslizaban suavemente por la superficie, pasaba las horas absorta.
No necesitaba más.
Además el hecho de que su madre apareciera por allí de vez en cuando la hacía feliz. La veía sentarse en algún banco cercano y su proximidad le causaba sosiego.
A veces, por unos instantes, hasta parecía mirarla jugar y entonces ella le sonreía.
Aunque echaba en falta su voz, tanto que a veces subía al muro que cercaba la fuente esperando oirla decir "¡Cuidado, hija, te puedes caer!"
Pero su madre nada decía.
Giraba la cabeza hacia la fachada de aquel hermoso hotel y entonces parecía olvidarse de ella.
¿Qué miraría? - se preguntaba- ¿los reflejos del sol en sus ventanas? ¿El balanceo de las palmeras?
Nada importaba mucho de todos modos; al día siguiente cumpliría 12 años y su padre vendría a verla. Tenía una enorme ilusión por ese encuentro y esperaba no manchar su vestido blanco para que él admirara lo guapa que estaba.
Unas pocas horas más... y por fin 12 años.
Los esperaba contenta.
Aunque en ocasiones tenía la extraña sensación de haberlos cumplido muchas veces.
.
Como siempre, esa lánguida flor en la que se había convertido su madre, terminaba por levantarse y alejarse calmosamente, como las florecillas flotantes de su fuente, hacia la entrada del edificio, sin decirle nada.
.
- ¿A dónde vas, mamá? ¿Te espero aquí?
.
Sólo el dulce murmullo del agua en sus oídos.
El trino de algún pájaro, tal vez.
.
Todas las flores terminaban por juntarse en un extremo y entonces las recogía y vuelta a empezar.
.
Cómo se entretiene la niña jugando en la fuente.
Todos los días.
.
Pero cada atardecer sucede algo que la asusta y que, hasta que llega el momento, nunca logra recordar. Es justo después de que en la fuente deja de brotar el agua del caño cuando ella se sobresalta ante ese silencio invasor y entonces, sólo entonces, sabe lo que va a ocurrir.
Los muslos se le humedecen con un calor que baja hasta sus pies. Primero la desagradable sensación de haberse orinado encima para acto seguido levantar su falda y descubrir que la sangre resbala por sus piernas hasta enrojecer los calcetines.
.
Siempre le entran ganas de llorar y sin embargo no lo hace. Deja caer en el agua las húmedas hierbas de su mano, se descalza y encamina sus pasos hacia la habitación donde descansa su madre.
Ultimamente no vuelve la cabeza atrás; ver desaparecer la fuente la entristece demasiado. La inquieta más aún que ser testigo del acelerado deterioro de todo lo que la rodea, incluida la escalinata de marmol resquebrajándose a cada paso bajo sus pies.
.
En el interior, el hotel es muy distinto sin sus luces, sin mobiliario, sin sus cortinas y alfombras y lo halla frío, vacío, oscuro y en ruinas. Como cada noche.

Sin embargo algo la sobresalta en esta ocasión.
.
Hay mucho ruido, ecos sordos y haces de luz por la escalera principal. Por primera vez desde que ella recuerda queda paralizada y desconcertada al encontrar gente en el hotel.
.
Parecen ser cinco o seis chicos jóvenes que caminan muy juntos, bajando por las escaleras; y rien y gritan palabras malsonantes.

La claridad está muriendo en el exterior y ella percibe la excitación y el miedo de esos visitantes.

Uno deja caer un enorme ladrillo por el hueco y tras el sonoro estampido que rebota por todo el edificio, rie con fuerza mientras los demás le insultan.

Continúan descendiendo hacia donde ella se encuentra y teme que la vean y la puedan agredir pero no se mueve de allí. No consigue moverse.
Ya los tiene justo enfrente. Visten de forma extraña y uno de ellos tiene el pelo largo.
Una de las luces que portan en sus manos se posa en sus pies.
- ¡Hostias!, ¿qué es eso?
- ¡El qué!
- ¡Eso! Tío... son huellas rojas
- ¡¡Es sangre!!
- Vete a la mierda, qué va a ser...
Y en un arrebato de terror se lanzan escaleras abajo a toda prisa pasando a través de ella, sin verla siquiera.
Sólo uno se demora en salir al exterior gritando excitado que no se marchen todavía. Apunta con su linterna hacia los escalones y masculla palabras extrañas. Se apresura en sacar un objeto del bolsillo y lo coloca a la altura de los ojos.
Un fogonazo de luz ilumina brevemente la escalera hasta el techo.
- Joder... joder... -repite con la linterna en un mano y la cámara en la otra. Respira haciendo mucho ruido.
Por un momento levanta la vista y la mira.
Ella no sabe qué decir. Tiene ganas de llorar y está tan asustada como él. Con la voz temblorosa acierta a decir
- Mañana cumplo 12 años.
Él no dice nada.
- ¿Tú cuantos tienes?- vuelve a susurrar la niña.
- ¡Qué fuerte..., joder, qué fuerte!- repite el joven entre dientes mientras enciende un cigarrillo. Después apunta con la luz hacia lo alto de la oscura escalera. Tras expulsar una bocanada de humo la vuelve a asustar al gritar:
- ¡¡¡Esperadme, hijos de puta!!!
Y lo ve alejarse, sorteando las ruinas del lugar, hacia la triste claridad del exterior, hasta que el absoluto silencio, como la quietud de la noche, termina por invadirlo todo.
.
- Mañana - piensa la niña - mañana jugaré en la fuente. Y será mi cumpleaños.
************************************************************************
Historia del Preventorio de Aguas de Busot (Alicante) (extracto de la Wikipedia)
.
La construcción del “Hotel Miramar” comenzó en 1865 e incluía un balneario aprovechando las aguas termales de la zona.
Este hotel contaba con un casino, una sala de fiestas, iglesia, instalaciones deportivas y una zona de juegos para niños.
Su esplendor duró hasta 1930.
En 1936, el Estado adquirió el edificio y lo convirtió en hospital antituberculoso, destinándolo a niños con tuberculosois.
Tras la Guerra Civil (1936-1939), y al extinguirse la enfermedad, se abandonó.
Hacia 1973 el Patronato Nacional Antituberculoso hizo un proyecto para rehabilitar y ampliar el edificio, pero quedó en el papel.
En 1989 una empresa adquirió el edificio con la intención de reformarlo.
En 1993 firmó un convenio urbanístico con el Consistorio para desarrollar el proyecto de construcción de dos hoteles y un balneario. Tras una cascada de pleitos entre esta empresa y el Ayuntamiento de Aguas de Busot, el Balneario fue comprado en 2006 por Valentín Botella (Presidente del Hércules C.F.)
Desde los años 70, el balneario de Aguas de Busot ha sufrido un deterioro acelerado debido a que el lugar es visitado por numerosas personas, unas con fines lúdicos -incluyendo actos vandálicos-, y otras con el fin de llevar a cabo investigaciones esotéricas.
A finales de 2005 fueron instaladas unas vallas para detener estos actos, y a la espera de llevar adelante el proyecto de rehabilitación del edificio, situado en un enclave de gran belleza paisajística.
********************
Fue en este año de 2005 cuando visité el Preventorio que, he de decir, me fascinó y sobrecogió a partes iguales.
Un amigo que me había hablado mucho de la magia del lugar y de los rumores que corren de que allí se graban psicofonías y se realizan rituales macabros, propuso acercarnos en coche y en aquella tarde de invierno, cámara de video en mano, recorrimos el impresionante lugar e hice algunas grabaciones que luego monté en casa dándole ese aire misterioso que tanto me gusta.
Al oscurecer tan pronto no me fue posible grabar su interior.
Recuerdo que la imagen de una ventana alta destacando en un muro se quedaba atascada una y otra vez sobre la pantalla durante el montaje de video obligándome a reiniciar con tanta frecuencia el programa que tuve que eliminarla finalmente.
Además me estaba inquietando ya la idea de que terminara apareciendo una sombra o un resplandor en la misma.
.
Nada más, he aquí el video que edité hace 5 años, (gana mucho si se ve con auriculares. Recommended) y que fue además el primero que subí a Youtube

PD. Recibió dos comentarios verdaderamente destacables que decían:
1º) Pues sí que es tonto el video, sí. No nos enseña nada.
2º) Felicidades, este es el video mas ridículo que he visto del preventorio desde hace mucho.

Sigue abierto el plazo de escribir críticas constructivas, si bien he de advertir que tengo influencias para que la niña de la fuente vaya a pediros explicaciones.

PD2. La historia que narro al principio es tan cierta como cada cual decida que lo sea.
Yo puedo asegurar que escuché el rumor del agua en la fuente seca.