28 de enero de 2011

LA SONRISA DE CABIRIA

Cabiria camina a través del bosque, sola.
Más sola que nunca.
Es ya de noche pero la oscuridad que la envuelve no es tan negra como la que inunda su interior.
.
Lleva adheridas hojas secas y polvo en su camisa y el cabello despeinado.
.
Después de llorar amargamente por un desengaño que la ha herido en lo más hondo, el agotamiento la dejó dormida, hasta que un resto de maltrecha voluntad la empujó a regresar a la ciudad.
Sus piernas comenzaron a moverse de forma autómata, pese a no existir ya motivos para hacerlo, y ahora camina, camina despacio sin un lugar al que llegar, pues ya no le queda un refugio que la acoja, ni nadie la espera en ningún sitio.
.
Al alcanzar la carretera, Cabiria coincide con un grupo de jóvenes que cantan y bailan contentos. Se llaman unos a otros citándose en otro lugar donde seguir divirtiéndose.
Cabiria se mezcla entre ellos sin verles. Es una sombra triste e insignificante entre el color y la alegría.
Su dolor ha sido tan intenso que ha superado ese umbral y ya no siente nada, tan solo un vacío que le pesa muy adentro.
Y aún con toda la animación que la rodea, Cabiria sigue absorta en su caminar, dejándose llevar por esa nada de desconsuelo infinito.
.
Algún muchacho toca la guitarra, otro hace sonar un acordeón, una chica entrelaza sus brazos con los de su novio... Todos se han percatado de esa pobre figura de los regueros de rímel bajo sus ojos, de esa mujer de mirada perdida que ahora camina junto a ellos, e intentando animarla, alguien baila a su alrededor.
.
Pero Cabiria sólo piensa en que no le quedan fuerzas para volver a empezar, que no encuentra la más mínima ilusión para recomenzar desde cero, que nunca más confiará en nadie. Nunca. Jamás.
.
Más de repente, entre toda esa multitud, alguien la mira directamente a los ojos, la saluda con un buenas noches y le dedica una dulce sonrisa.
Y Cabiria, que en toda su vida no ha buscado más que cualquier muestra de cariño sincero, ávida de un amor que siempre necesitó, acoge esas palabras amables que han logrado por un instante abrir un tímido rayo de luz en sus tinieblas. Es entonces cuando mira a su alrededor y ve realmente a esa gente que la rodea, y que están cantándole y saludándola con afecto, y que todos tratan de hacerla sentir bien.
.
A Cabiria la embarga una gratitud desbordante, aunque sólo pueda corresponderles con una débil sonrisa, una sonrisa que se va haciendo más amplia a la vez que sus pasos más firmes cuando Cabiria empieza a creer que no está todo perdido.
Que aún hay motivos para sonreír. Que todavía conseguirá esa fuerza necesaria para seguir caminando, pues, a pesar de todo, si aún queda gente en la que confiar, aún sigue quedando esperanza en la vida.
.



Las noches de Cabiria (1957) de Federico Fellini es una de la películas más bellas y emotivas que conozco. La banda sonora es, en mi opinión, perfecta y la actuación de Giulietta Masina, magistral.
La sonrisa de Cabiria, en la escena final, siempre me ha emocionado profúndamente.
.
Gracias papá por descubrírmela.

24 de enero de 2011

DIABLOGRAFÍAS 10

DIBUJOS DE SAMUEL

En casa tengo una carpeta en la que he ido guardando muchos de los dibujos que hizo Samuel cuando aprendió a dar rienda suelta a su arte sobre papel.

En casi todos anoté la fecha en que los realizó (entre los 3 y 5 años) y el título de cada dibujo (siempre le pedí que fuera él quien los titulara)

Hoy os quiero mostrar algunos de los más representativos (ustedes disculparán si se nota mucho que hoy vengo como "el padre del artista")
1. SUPERMAN (Sin fecha).- Podemos solucionar el detalle de la S al revés diciendo que se está mirando al espejo. Y de paso apuntaremos que el superhéroe no tiene un pelo de tonto.

2. RINOCERONTE Y CACA (30/4/07).- Nótese el policromatismo del animal en contraste con el único color uniforme y acertado de su... zurullo. (Porque es de suponer que es suyo, ¿no?)


3. RAÚL (Nov. 07).- El nombre del niño en cuestión no pertenece al de amigo o compañero de clase alguno. Simplemente él lo quiso bautizar así. Me parece de lo más simpático. (¡Y qué abrazos debe dar!)

(Atención al nombre que puso a éste:) 4. EL TOBOGÁN TRISTE y MURCIÉLAGO Y GALLINA (5/6/07).- Me sigue cautivando eso de El tobogán triste. Una novela con ese título ganaría el Premio Planeta como mínimo. Por otro lado, yo no sabría dibujar un murciélago más real con un trazo tan sencillo. (Lo otro sé que es una gallina porque me lo dijo él)
5. OSO CON ALAS QUE COME CARNE Y PATATAS FRITAS (5/3/08).- De todos los osos con alas que comen carne y patatas fritas del mundo, he aquí, sin ningún género de dudas, el más bello, artísticamente hablando. (Y no sé por qué, pienso que los excrementos de éste no serán como los del rinoceronte.) 6. NIÑO QUE ABRE UNA CAJA Y ENCUENTRA UN OGRO (28/2/08).- Una completa genialidad. Obsérvese la cara de sorpresa del niño curioso que corre y mira hacia atrás huyendo del sopapo de tinta que ese ogro está dispuesto a darle.
Y la moraleja es patente: no abras una caja así porque sí: algunas guardan ogros.

7. NOTAS DE MÚSICA (mayo 2007).- Se busca músico que sepa interpretar la partitura.


8. NIÑO CON GLOBO (20/1/07).- Uno de mis favoritos. Me gusta la fuerza dramática en el gesto de ese niño, que parece temer que se le pueda escapar su globo, y las de aquellas otras caras que parecen esperar a que lo pierda. (¿O son globos perdidos?)


9. MARCIANO RARO (30/12/07).- Y tan raro. No quiero ni pensar cómo serán las cacas de este individuo.
10 EL CASTILLO (Nov.07. Acuarela).- Estaréis conmigo en que si esto lo firmara Miró o Tàpies costaría una millonada. (No importa, Samuel; para mí esto VALE una millonada)
11. CABALLO COMIENDO (mayo 2008).- Y además de comer, parece que es capaz de absorber toda la clorofila de las plantas. Y no hace falta cuerpo; el interés reside en esa cabeza.

Para terminar, el único que no hizo él.
Cuando aún no sabía dibujar, me pidió que le dibujara algo porque quería pintar. Éste fue el burro que se me ocurrió. Cuando terminó de darle color, escribió debajo PAPÁ y me lo regaló.
.
Quiero pensar que no hizo ninguna asociación de ideas.

18 de enero de 2011

DUELO A MUERTE EN EL SALOON



No he contado mucho acerca del lugar en el que trabajo.
.
No porque estos tres años no hayan dado para tema del que hablar sino porque es un lugar tan tranquilo y en general tan armonioso que no encuentro demasiadas cosas destacables dignas de trasladar al blog.
.
Las bingueras siguen acudiendo cada tarde a su particular santuario del vicio en el que jamás nadie osa a entrar, ya que interrumpir su cantinela de números es todavía una temeridad nada recomendable.
.
Allí están las mesas con sus tapetes de algodón, sus botellines de agua y la ¡Linea! o el ¡Bingo! asomando por la punta de sus lenguas. Dan muchísimo miedo.
.
Continúa en lugar privilegiado- la mejor estufa a su espalda- Doña Josefina, (il capo Corleone), a la que por suerte caí en gracia y a la que siempre besaré el anillo y estaré a sus órdenes porque no me conviene enemistarme con la Mafia.
.
Todavía es reciente en el memorándum del centro aquel día en el que, incomprensiblemente, se disparó la alarma de incendios y tuve que destrozar una puerta a patadas con la violenta furia que me caracteriza.
.
(Ejem)
En los últimos meses han llegado nuevos usuarios y se han marchado otros para siempre, como Pepe, aquel que casi a diario me obsequiaba con un par de caramelos. Le recuerdo vivamente con su perpetuo batín, su voz sin fuelle y sus pasitos cortos.
"Me voy a hacerle un recao a la Pepa, que si tardo se me enfada".
.
Qué solitario ha quedado su balcón y qué callada su Pepa.
.
Al salón de juegos del centro llegan cada tarde varias decenas de mayores a jugar sus partidas de cartas y de dominó. Todos pasan por delante de mí con sus característicos saludos y despedidas.
Hay uno que siempre se marcha diciendo
- Me voy antes de que empiece a llover.
Y lo dice aunque haya un sol radiante. Es genial el hombre.
.
Casi todos me llaman Juanico, algo que no sé por qué ha sido habitual por parte de la gente que me trata, que enseguida pasan al diminutivo Juanillo o Juanico. Y aquí, el que no me llama Juanillo me llama Joven, una de las grandes ventajas de trabajar entre personas tan mayores: que le hacen a uno sentirse un chaval.
El murmullo de sus voces y el de las fichas de dominó al ser mezcladas sobre la mesa me acompañan cada tarde.
-¡Paso!
-¡Envido!
-¡Doble!
-¡Tira, coño, que te duermes!
.
Normal, todo normal.
.
Sin embargo sí hay un hecho que a fuerza de repetirse diariamente me mueve hoy a publicarlo.
Dependiendo de mi estado de ánimo me parece unas veces divertido y otras odioso, pero siempre digno de análisis.
Lo protagonizan dos octogenarios de pequeña estatura pero un mal genio enorme a los que apodaré en adelante como Billy y Garret.
.
Son los primeros en llegar por la tarde, pero jamás al mismo tiempo.
.
Billy abre la puerta y me saluda con un
- ¿Has comido?
En realidad no quiere saberlo, es su forma de saludar.
.
Billy toma una baraja de mi mesa y se va a sentarse a un extremo del salón.
Poco después (o poco antes, eso da igual) llega Garret. Coje su caja de dominó, marcada con una equis roja porque no quiere que otros toquen "sus fichas", y me pide el Marca para leerlo antes de que lleguen sus compañeros de mesa.
Garret se va al extremo opuesto a Billy.
No se saludan. Ni se miran.
Y es que Billy y Garret son enemigos.
.
Parece ser que hace años, antes de llegar yo, Billy acusó a Garret de no cumplir determinada norma del centro, sacando al salón periódicos de la biblioteca. Garret le contestó con un mutismo implacable que el otro interpretó como el peor de los insultos y subió a dar aviso de sus actos a la directora que, por no ignorar al denunciante, se vio obligada a llamar la atención a Garret.
.
- En la calle te espero, chivato - le dijo después.
Y efectivamente, cuando el denunciante salió, el denunciado le salió al paso y le obsequió con un tortazo que hizo caer a Billy de bruces sobre la acera.
Gritos, insultos, denuncias en el Juzgado...
Yo no estaba presente pero juraría que fui testigo de primera, porque tanto Billy como Garret - por separado, obviamente- me lo han contado tantísimas veces, que me atrevería a rodar una película sobre el hecho y hacer una puesta en escena de memoria.
.
- Juanico, - me dice Garret - ¿tú te has dado cuenta de que a Billy no lo quiere nadie? Pero cómo lo van a querer, si es un hijoputa desgraciao... ¡Si no lo quiere ni su mujer!
- ¿Aún no ha venido Garret? - me pregunta Billy mirando hacia el salón - Ojala no venga el desgraciao ese, mal rayo le parta... Que un día casi me mata en la calle el muy...
.
Yo les escucho con paciencia, cerrando los ojos en un gesto que corrobora: "¡Ayy, qué malos son algunos... Si es que no puede ser...!
.
Pero todo esto sería más o menos llevadero si no fuera por el hecho de que Billy ha descubierto una forma de enfurecer a Garret.
Cuando llega antes que él, me pide el Marca
.
- ¿Has comido? Ah, mira, dame el periódico que le eche un vistazo.
.
Y así, cuando llega Garret...
.
- Hola Juanico, ¿y el Marca?
- Lo ha cogido Billy
- Será cabrón desgraciao... ¡¡Pero si no le gusta el futbol!!
Y se sienta a esperar a que termine, fulminándole con la mirada.
.
Billy, sabedor de lo que esto exaspera a su enemigo, simula leer con interés y llega hasta las hojas sobre alpinismo y todo.
.
- Juanico - vuelve Garret a mi mesa - el subnormal ese me está provocando. Hace como que lee pero no lee. Lo hace para fastidiarme. ¡¡Dile algo o voy y le suelto!!
.
Y allá que me toca ir, como el sheriff del condado, a poner fin a la provocación. Cuando Billy me ve llegar, me entrega el diario con una sonrisa de satisfacción que hace poner colorado a Garret.
¡La madre que los trajo! ¡Son como dos críos de ochenta años!
.
El colmo de los colmos sucedía el otro día cuando yo estaba comiendo en la cocina. Entró una compañera a avisarme de algo inaudito. Billy estaba insultando a Garret delante de sus narices. Cuando me asomé al salón entendí lo que estaba ocurriendo. Garret está sordo y esa tarde no llevaba puesto el audífono en la oreja. Billy se estaba aprovechando de esa oportunidad para ponerse bien cerca y desahogarse:
.
- Joputa-cabrón-desgraciao-idiota-tontolaba-mierdaseca- le decía aumentando cada vez más el sonido de su voz, envalentonado ante la sordera de su contrario.
.
Y Garret, absorto ante la crónica del último gol de Cristiano Ronaldo, leía totalmente ajeno a la lluvia de piropos que estaba cayendo sobre su cabeza.
Ver para creer.
Al verme, Billy se marchó a su silla con cara complacida.
Garret no supo nada, claro. De haberse enterado hubiera hecho tragar a Billy el Marca entero, sudoku incluído.
.
Y estas cosas y otras similares me suceden casi a diario con esta pareja.

Suerte tienen de que no vivimos en Estados Unidos donde yo podría encontrar en cualquier cajón, entre clips, chinchetas y tipex, dos estupendos revólveres de acero pulido.
Guaaa, sería cojonudo decirles:
- A ver, señores, elijan arma, guárdenla en el bolsillo y salgan al patio, uno a cada extremo y desenfunden. Gana el que antes dispare.
Eso sí, no molesten a las bingueras, que esas matan de verdad.
.
A veces me pregunto qué ocurrirá el día en que uno de ellos falte a la cita diaria. El día en que uno se marche para no volver más.
¿Qué pensará el otro si la silla de su enemigo queda vacía?
¿Creerá que ha merecido la pena tanto odio? ¿No le llegaría a echar de menos?
.
Cómo nos complicamos a veces la vida.
.
En fin, yo me voy antes de que empiece a llover.



12 de enero de 2011

SORTEO DE UN CHUPACHUAJJ


Hasta de un sencillo chupachups puede haber una historia que contar y hoy expongo una con todo su sabor.
.
Tenemos en mi familia un amigo noruego del que ya he hablado más de una vez en el blog.
Se llama Odd, es periodista y ha venido en varias ocasiones a hacer reportajes por aquí. Toca muy bien la guitarra y le gusta cantar temas de Bob Dylan.
(Dado que voy a pedirle que lea esta entrada dejaré un mensajito subliminal aquí mismo: Odd, when the fuck are you going to learn Spanish?? :p)
.
Le acogemos con todo el cariño en el Hotel Cabrerator cada vez que viene, y él, a su vez, siempre nos instó a que viajáramos alguna vez a su país para visitarle, pero por unas razones u otras no nos decidíamos. (Quizás por aquello de que siempre ha costado más subir que bajar, jeje)
.
Hasta que el pasado verano mis hermanos Tomás y Fran y nuestro amigo Juan Luis sacaron billete a Oslo y se fueron a pasar unos días a una acogedora cabaña de madera que Odd adquirió recientemente en una zona boscosa cerca de la frontera con Suecia y donde descansa con una tranquilidad absoluta que solo rompe de vez en cuando el bramar de algún alce que hasta ella se acerca.
Ni que decir tiene que lo pasaron de maravilla.
.
Tomás tuvo la feliz idea de enviarme correos diarios contándome sus crónicas por aquellas latitudes, cosa que me viene a pelo ahora para extraer la anécdota en cuestión.
Ahí va el sabroso suceso, fechado en agosto de 2010:
.
Odd nos llevaba hoy en coche a la ciudad y al entrar en una gasolinera para repostar, nos ha obsequiado con un chupachups a cada uno. Jeje, como si fuéramos niños... ¡qué ilu! .... ¡Anda, es de regaliz!, ... y empezamos a chupar contentos.
Odd conduce a toda leche.... qué viajecito me ha dao con el pedalico del acelerador, conyo.
El caso es que mi chupachus tiene una grieta y tras chuparlo un rato digo: "Parece que tiene un punto salao este chupachus, ¿no?" y Juan Luis y Fran asienten.
.
Me doy cuenta de que si lo paso de lado a lado de la boca me sabe mas salao, por lo que decido no moverlo en demasía, pero tanta saliva se acumula que al final no puedo evitar succionar y tragar, y por la grieta... ¡¡me sale agua marina de los mismisimos fiordos!!! Joder, este chupachus está malo, pienso, y les digo, "Oye, ¿el vuestro no sabe a agua de mar?, y asienten aunque creo que no llegan a comprenderme.
Dejo de comerlo porque además de agua salá tiene también un punto amoniacado, incluso siento los vapores subir ligeramente por mis fosas nasales. Fran dice que lo nota salao pero ante la cara que pongo piensa que exagero. Les digo que el mio tiene una grieta y que si succiono me sale veneno amasao por ahí .
.
Por fin Juan Luis no tarda en darme la razón. Está delante junto a Odd, que sigue a toda hostia comiéndose tan ricamente el suyo. El caso es que veo en primer plano cómo muerde Juan Luis la bola y le cambia la cara. Automáticamente suelta un : BBUUUUUUSSSSHHHHHHH, se pone colorao, no sabe qué hacer, y se mueve como si le hubieran metido una brasa en la boca.
Odd sigue a lo suyo, conduciendo y sin percatarse de que estamos muriendo en vida, o a lo mejor va de noruego haciéndose el sueco.
.
A todo esto Fran dice, "Pues no es para tanto. A mi me sabe a cuero de sillón de despacho antiguo" y Juan Luis, que traga de golpe todo el mejunje exclama "¿¿A sillón dices?? ¡Pues se me acaba de colar por la tráquea el despacho entero con mesa y cenicero! AJJJJ, pero ¿¿qué mierda es esta??"
"¡¡Os lo estoy diciendo!! ¡Por la grieta del mío sale un suquillo asqueroso!"
.
Pero la cosa no acaba ahí. Fran, que todavía no lo había mordido y pensaba que exagerábamos lo hace finalmente. Ja, su cara un poema, empieza a mover la cabeza de un lado a otro buscando compulsivamente donde escupir todo el engrudo líquido de su boca. Hace un amago de abrir la ventanilla, pero escupir eso a la velocidad que iba Odd era un suicidio..... Le cambia la cara por momentos, creo que va a vomitar, le doy una bolsa de cacahuetes con cacahuetes, para que escupa, pero respira como una parturienta y ni se fija.
Luego nos contaba que estaba intentando generar mas saliva para diluir semejante porqueria y resultara menos angustioso tragar.
.
Ni te imaginas de qué te hablo, Juan.
Voy a intentar llevarte uno para que lo compruebes.
Juan Luis dice que los vapores resultantes le han abrasado las fosas nasales y le han llegado al cerebro.
.
¡Joder, aquí en Noruega comen chupachups con veneno!
.
********************
Finalmente, oh desilusión, no me trajeron uno para probar tamaña exquisitez, de la que después supimos se llama salmiakki y está hecho a base de regaliz y cloruro amónico. (!!)
Es muy popular en los países escandinavos donde se comercializa en forma de caramelos, gominolas, chupachups e incluso bebidas.
.
Pero hace poco Juan Luis entró en un supermercado de Alfaz del Pi , localidad en la que viven casi más noruegos que españoles, y encontró gran cantidad de productos escandinavos, entre ellos esos famosos chupachups.
No contenían el líquido interior (a modo de Mon Chéri caducado desde 1720), pero estaban hechos igualmente con el famoso salmiakki en todo su esplendor.
.
Y me trajo una bolsa.
Y los he probado.
Y puedo dar un veredicto:
No creáis nada de lo que cuenta Tomás.
.
Son asquerosamente buenos, es más, me atrevería a decir que son tan buenos que han sobrepasado la línea del éxtasis y han caído en una ciénaga de lujuria.
Crean una deliciosa irritación papilar... inolvidable.
Son como un beso intenso y apasionado en la boca de una hermosa sirena… que lleva muerta varios días al sol, vale, pero que no ha perdido su salero.
Son como el reconfortante sopicaldo de Gallina Blanca en noche invernal, confeccionado con los mejores cadáveres de ave de granja.
Son una experiencia tan extrasensorial que te elevan hasta la gloria del cielo del paladar y hacen sonar la campanilla (no sé muy bien si a maitines o a difuntos)
.
No hagáis caso a estos japoneses (siempre tan exagerados; solo hay que ver cómo hacen los ojos de los dibujos animados...)

Creed más bien a este respetable señor que no utiliza uvas en Nochevieja.

video

Pero si alguno permanece escéptico todavía y quiere comprobarlo por sí mismo, puedo decir que me quedan 3 en la bolsa. ¿Te apetece uno?

Solo has de dejar un comentario que diga ENVIAR CHUPACHUAJJ y te lo hago llegar.

Los tres primeros tienen opción a ello y podrán decir orgullosos que han probado El Chupachups de los Infiernos.

(No, no, las gracias a mí, no. A Odd)

7 de enero de 2011

LOS DIABLOS DE ROMA Y EL VATICANO

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais.
Atacar naves en llamas más allá de Orión.
He visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser.
.
Yo he visto diablos escondidos en el Vaticano...
.
El Zorrocloco y H@n, blogueros mochileros y gente muy auténtica (y al mismo tiempo muy de cómic) estuvieron recientemente en el país de la pasta (Suiza no, la otra pasta) llevando en mente la posiblidad de dejar otra marca infernal en el mapamundi.
La nueva gesta que llevaron a cabo supone una vuelta de tuerca más en nuestro famoso Juego de los Diablos.
Ya tenemos nuevas presas por cazar en unos escondites... ¡mamma mia! ¡Quién me lo iba a decir!

Nos lo cuenta el Zorro:
****************************

¡Al fin! Era la segunda vez que intentaba llevar a cabo el Juego de los Diablos y por poco me quedo sin viaje otra vez. ¡Empezaba a pensar que tus diablillos estaban saboteándonos, JuanRa!
Sin embargo esta vez pude llegar a mi destino, la antigua capital de uno de los mayores imperios que ha visto este planeta, ¡Roma!
Y no contentos con eso, nos vimos impelidos a llevar este juego sacrílego al corazón mismo de tu “amado” culto... ¡El Juego de los Diablos ha llegado hasta el mismísimo Vaticano! ¡¡Bwa-ha-ha-ha!! ¡Con dos cojonacos!
.
Dibujé siete diablos como siete pecados capitales de bonitos, por algún lado te adjuntaré una foto, aunque quedaron un tanto borrosos

(sin duda su naturaleza maligna impiden que sean captados del todo)

y los colocamos en algunas de las mayores atracciones turísticas de la ciudad, así que los buscadores no tendrán ninguna excusa, ¡a condenarse se ha dicho!
.
Tres de ellos están en la basílica de San Pedro del Vaticano, el cuarto en el castillo de San Angelo, quinto y sexto en el Coliseo y el Foro Romano respectivamente, y el último en unas ruinas del parque de Villa Borghese.
.
Empezando por el principio, los dos primeros diablos de la basílica están colocados en el ala derecha de la misma. Uno tras una columna, en un pequeño hueco entre la pared de mármol y un enchufe de corriente.
[Fotos 1 a 3]
El segundo está un poco más adelante. Viendo que nadie se había dado cuenta (pese a estar a reventar de turistas) me envalentoné un poco y el siguiente lo dejé en una de las esculturas que sobresalen de la pared, en homenaje a Gregorio XII. Viéndolo ahora en fotos, me parece que ambos quedaron un poco demasiado a la vista, espero que sigan ahí cuando vayáis a cazarlos. Llevad pinzas o las uñas largas, porque si no va a ser un poco difícil de sacar XD
[Fotos 4 y 5] El tercero está en un pasillo que conecta el lado izquierdo de la basílica con la tienda de souvenirs (muy religioso todo) y el Museo de Tesoros Vaticanos, si la memoria no me falla. Lo reconoceréis porque nada más entrar tiene una placa gigantesca con los nombres de todos los papas de la historia. Un poco más adelante encontraréis el diablo.
[Fotos 6 y 7] El cuarto está colocado en el castillo de San Angelo. El castillo en sí no sigue ningún patrón lógico de construcción, parece haber sido diseñado sobre la marcha. Si dais con los patios interiores, encontraréis la entrada a los calabozos, cerrada por una verja de hierro negro. En la ventana al lado de la puerta os espera el diablillo del castillo (ea, pareado).
[Fotos 8 y 9] El diablo del Coliseo es un poco más complicado de explicar.
Debéis subir las escaleras del Coliseo, y desde lo alto de las mismas girar hacia la izquierda y dirigiros a las gradas. Una vez allí, si giráis sobre vosotros mismos a la izquierda una vez más, veréis la columna.
Creo que es más fácil explicarlo diciendo que es la columna que tiene dos barras de metal que la cruzan en la parte inferior, la única de esa zona con esas características. Es más sencillo de lo que parece por cómo lo he descrito, en serio XD
[Fotos 10 y 11]

Y para el diablo del Foro es imposible dar una descripción detallada porque son todo ruinas sin orden ni concierto, así que nos limitamos a buscar una referencia visual para que os fuera fácil situaros. Esperamos haberlo conseguido =)
[Foto 12] Si habéis conseguido todos los diablos hasta ahora, dejadme deciros que sois unos campeones. Tan sólo queda uno, y está en uno de los sitios más bonitos que visitar en Roma independientemente de la época del año, el parque de Villa Borghese.

Podéis acceder a él subiendo desde la Piazza del Popolo, y una vez allí preguntar por la Vía. Al final encontraréis las columnas que quedan de lo que suponemos fue un antiguo templo. El diablo está esperándoos tras la primera columna contando desde la izquierda.
[Fotos 13 y 14] ****************************************
Gracias, H@n y Zorrocloco. A ver si pronto recibimos noticias de algún aventurero que además de vivir una dolce vita per la cità se quiera cubrir de gloria cazando aquellos zorrodiablos que, desde luego, no son pecata minuta. XDD

Blog de El Zorrocloco: http://elzorrocloco.blogspot.com/

Blog de H@n: http://disquisitudes.blogspot.com/