22 de septiembre de 2017

CUANDO LA SABIDURÍA POPULAR LLEVA RABO

Este verano tuve en mis manos un pequeño libro que estuve hojeando durante un largo rato. Lo encontré en un mercadillo de libros de segunda y tercera mano, y  en un principio pensé que trataba de perros.

"LA SABIDURIA POPULAR DE LOS CANES",  decía.

Luego descubrí que la portada estaba tan desgastada que se habían borrado algunas letras y que no eran los canes, sino los Balcanes.

El autor es un rumano llamado Vlad Chuchescu, que se dedicó a recopilar dichos, proverbios y refranes de la península balcánica. Son, en su mayor parte, expresiones del folklore del sureste de Europa que tienen que ver con el Diablo o con el Mal. 
 
Chuchescu murió en 1944, mucho antes de terminar la obra, por lo que sus editores completaron el libro con recetas de cocina. Eso sí, para que los lectores no se sintieran defraudados, se preocuparon en incluir recetas de platos calientes muy  picantes.

No pude resistir la tentación de comprar tan curioso libro para poder presentarlo hoy en sociedad.
Abro ahora mismo  sus páginas al azar y leo:

Spui că diavolul avea un singur corn
Dar l-ai văzut în profil! Cu rațiune, prost!


Que traducido en decente significa:

Dices que el diablo un solo cuerno tenía
¡Pero lo viste de perfil!  ¡Manda güevos, prenda mía!

El dicho, muy común en Croacia y Eslovenia, viene a ser una crítica a las personas chismosas y cizañeras que gustan de exagerar y andar con invenciones  con tal de darse importancia. También se emplea para condenar la mentira.

Veamos otra:

"GACHAS BOSNIAS DE AVENA"
No, me he ido muy atrás.
A ver este:

Privirea în iad o dată este o chestiune de curiozitate
Când o faci de două ori, nu te supăra, asta e vicetate!


Asomarse  una vez al infierno es de curiosos indicio
Cuando lo haces dos veces, no te ofendas, ¡eso es vicio!


Como bien indica el refrán, un desliz hacia lo prohibido lo tiene cualquiera, el problema aparece cuando se le empieza a coger el gusto a la cosa. Debéís ser cuidadosos con esto.

Sigo leyendo:

"Fierbinte am în față"
un spus diavolul vara

“Qué calor tengo en el rostro”
dijo el diablo allá por agosto.

 
Se trata de un verso - explica el autor- extraido de una antiquísima canción yugoslava titulada: "Y pensabas que no podía ir a peor"  en la que se habla de la fatalidad, de la mala fortuna, del sino ineludible y/o azaroso de la Humanidad, de la posiblildad que tras una desdicha llegue otra mayor, por inconcebible que pueda parecer. Pero al mismo tiempo, la canción habla de la importancia de saber afrontar la desgracia con carcajadas.

Se incluye en esta página un pentagrama en clave de fa, con las estrofas de la canción.

"Y tú, Darko, que decías
que más no iba a diluviar
y  vino otra nube inocente
y nos echó encima el mar

Y tú, Brigita, que te quejabas
por tener que  llevar faja
y ahora todos te rezamos
antes de cerrar la caja.


Y el estribillo se toca frotando botellas de anís con ímpetu.

"Qué calor tengo en el rostro"
dijo el diablo allá por agosto.


No deja de maravillarme todo esto. Otros lugares, otras costumbres.

A ver, que antes he leído una que de momento es mi favorita. Dónde la he visto... Ah, aquí está:

E mai grozav decât botezul Diavolul
care la lăsat pe Beelzebub să-l poată numi Paul.


Eres más tonto que el bautizo del Diablo
que le pusieron Belcebú pudiendo llamarlo Pablo.


Se emplea este chascarrilo tan herzegovino para referirse a lo absurdo de algunos actos, en los que suele primar el esnobismo sobre el sentido común.

Veo que también contiene el libro un apartado... ¡anda!, ¡aquí falta una página! ... jo, qué lástima...
Pues eso, un apartado titulado "Otros males". Y aparece un listado de los temas que se  tratan en los refranes bajo ese lema.

"Los gorrones", "Los maleducados, "Las colas", "Los traidores", "Las suegras"...

Leo uno al azar, que no quisiera aburrir.

"Sau trăim cu mama...  (Bueno, mejor me salto el rumano)


"O vivimos con mi madre, o puedes irte al infierno"
"Si no hay más remedio, querida..."
 

Y allí está, en el fuego eterno.

En definitiva, un libro repleto de  curiosidades  que me ha ayudado a adquirir la sabiduría  que emana de la cultura popular y que tiene el gracejo propio de los Balcanes, tan reconocible siempre, ¿verdad?

Y a vosotros, ¿cuál os ha gustado más? ¿Habéis notado que los serbios y croatas tienen un humor mucho más corrosivo que los albaneses? Fijaos bien, que se ve de lejos.

Venga, me despido con el último ( Es montenegrino)

Cuando ya no cabe un canalla más en el infierno
el diablo los coloca en sillones del Gobierno.
*****************************************************************************************
Nota: Esta entrada se la dedico a Ángeles, por ser la propuesta que me hizo en El síndrome del blogger in albis

12 de septiembre de 2017

EL SÍNDROME DEL BLOGGER IN ALBIS

¿No es septiembre un mes antipático? ¿O son sólo cosas mias?

Me fastidia que llegue con su traje nuevo de las rebajas y el contrato de renovación bajo el brazo.

- Le recuerdo que firmó usted la reanudación de actividades hace más de un mes - me dice mostrándome unos papeles desde el marco de la puerta.
- Ah, si, el contrato de todos los años... - respondo con desgana - Verás, es que me dejé la voluntad en la tintorería. Tengo que ir a recogerla esta tarde y...
- Mire usted que ya es 12 de septiembre...
- No, si ya he empezado a encender el ordenador.
- No es suficiente. ¡Hacen falta publicaciones!
- El problema es que ando escaso de inspiración.
- Ya, por el síndrome post-vacacional que dicen todos, ¿no?
- Exacto. Y si a eso le sumas que mis musas se quedaron en la playa... 
- ¿Cómo dice?
- Que no se quisieron venir... Que estaban tan a gusto allí en la arena...
- Mire, no puedo perder más tiempo con usted. Me quedan muchas puertas a las que llamar todavía. Sólo quería avisarle de que está alargando los plazos cada vez más.
- ¡Es que siempre llegas demasiado pronto, hombre!
- ¿Demasiado pronto? ¡Llego cuando tengo que llegar!

Cuando cierro la puerta le hago una mueca. Se nota que no le caigo bien, pero anda que él a mí...

Y ahora, entre nosotros...
Me está costando horrores encontrar un tema del que hablar en el blog. En realidad me está costando mucho todo. ¡Hasta llevar zapatos!
Tengo en la recámara algunas entradas empezadas, pero se niegan a continuar. Parece una broma, pero es la pura verdad; no siempre decide uno cuándo contar una historia, muchas veces es la historia la que te dice "Este es el momento. Méteme mano que ahora sí quiero"

Y como el tiempo sigue pasando y no se me ocurre nada y no me apetece que Mr. Septiembre vuelva a llamarme la atención, he pensado en pediros ayuda. 

¿Qué tal si todo el que pase por aquí me propone un tema? Un tema, una idea, una pregunta, un planteamiento... Cualquier cosa acorde con el estilo habitual de este blog, claro. 
Quizás de esta forma, por el impulso de ir respondiendo a todos, se me  desbloquee la inactividad y llegue a su fin esta huelga neuronal que tengo en la azotea.

¡Guau! Ahora que lo escribo me pregunto cómo no se me había ocurrido antes. ¿Qué mejor remedio para el Síndrome del blogger in albis que el que haya seguidores con ganas de leer?

Muchas gracias de antemano. 
¡Os espero ilusionado!