3 de diciembre de 2016

DE SOMALILANDIAS Y TAYIKISTANES



A lo largo de mi vida he intentado en varias ocasiones aprenderme las capitales de todos los países del mundo. 
Esto podrá parecer a algunos una tarea aburrida o poco útil, pero para mí siempre ha sido un reto de lo más entretenido y placentero.

He de decir que a pesar de tanta intentona, en ninguna ocasión lo logré.

Es verdad que aprendía sin problema las capitales europeas y después las de América (aunque se resistieran los nombres de tantas islas de las Antillas), pero después pasaba a Asia y todo se complicaba (Asia no se deja dominar tan fácilmente)
Lograba  aumentar el pequeño porcentaje de las ya conocidas, sí,  pero tarde o temprano las nuevas se me olvidaban. 

A África le sacaba poco partido. Poco no, poquísimo. ¿Cómo puede uno memorizar palabras como Nuakchot? ¿No os parece un nombre esquimal más que africano? ¡O Yamusukro! ¿Yamusukro no es una populosa ciudad de Japón?
Lilongüe, Bujumbura, Uagadugú... de verdad que acababa negro (nunca mejor dicho)

Oceanía quedaba para el final; es decir, llegaba a ella tarde, mal y nunca. Excepto con Australia y Nueva Zelanda,  las islas gordas, mi cabeza no daba para más.

Pero, ¡ah, amigos! que todo esto pasó a la Historia y hoy  puedo subirme a la mesa y gritar alto y claro, ¡¡que por fin he conseguido aprenderme  las capitales de los 194 países del mundo!! (Dejo unos segundos para que aplaudan)

¿Que cómo lo he logrado? Pues además de con altas dosis de cabezonería, se me ocurrió crear un juego de mesa.
Busqué en internet un mapamundi en blanco y lo imprimí en gran tamaño. Después compré cartulinas y recorté tantas tarjetas como países. Cada continente de un color: Europa en azul, África en marrón, Asia en amarillo, América en verde y un tono crema para Oceanía. 
Por un lado de la tarjeta escribí el nombre del país y por el otro su capital.

Y chinchetas.

Solo podía clavar una chincheta en el país elegido al azar si además de localizarlo correctamente en el mapa, sabía decir su capital. Si no era así, la tarjeta pasaba al final del bloque.
Y así, jugando a solas, o en familia cuando se ofrecían a algún duelo, llegó el ansiado momento de la dominación mundial. ¡Muahahaha!

Una de las cosas que más útiles me han resultado para memorizar las capitales que se resistían, ha sido estudiar un poco más de cerca esos países en concreto y luego hacer una asociación de ideas.
Os pongo unos ejemplos: UGANDA.
Uganda es un pequeño país africano situado junto al lago Victoria, un lago que es más grande que muchos países del mundo. He hecho cuentas y en el lago Victoria cabría toda Bosnia y Herzegovina, Jamaica, Luxemburgo, Hong Kong y las islas Mauricio. ¡Y aún sobrarían unos pocos kilómetros cuadrados!  ¿No es increíble?
La capital de Uganda es KAMPALA. Y no se me olvida porque sería una maravilla hacer una aKAMPADA  junto a ese lago. ¿Muy rebuscado? Puede, pero me funciona.

Otro ejemplo: BAREIN.
Barein es un país muy muy pequeño en la península arábiga (harían falta 91 Bareins  para cubrir el lago Victoria) Sin embargo, pese a su tamaño, tiene importantes reservas de petróleo y gas natural por lo que se puede considerar un país rico, sin problemas  de subsistencia.  Como si les cayera del cielo el MANÁ, vamos. O eso es lo que yo pienso al ver que su capital es MANAMA. Ya no se me olvida.

Otro de Asia: LAOS. Laos es un país que está al LAO de VIETNAM. Tan pegados están que la capital de Laos parece haber hecho una simbiosis de su país vecino y se llama VIENTIÁN.

FIYI, un país insular de Oceanía, tiene el nombre tan corto que como no SUBA un poco en número de letras, va a desaparecer. Esperemos que SUVA (como su capital)

MOZAMBIQUE es uno de los países africanos que tiene frontera con Sudáfrica. Sabiendo que Sudáfrica es el país más rico del continente, no es de extrañar que Mozambique exclame, “¡Eh, ME APUNTO a vuestra economía!”  Y de ahí su capital: MAPUTO.

No bastaba, como hacía yo siempre, con intentar retener los nombres sin más, era necesaria una asociación de ideas, y cuanto más estrambóticas y graciosas sean, mayor será el éxito para recordarlas.

Así, SAMOA, en Oceanía, me recuerda a SAMUEL. Cada vez que oigo Samoa me imagino a Samuel comiendo apio, como su capital: APIA.

O CAMBOYA, que al ver su nombre no puedo evitar hacer una rima grosera. Y es que casi parece que quieran NOMbrar un PENe. Y es por eso que a su capital la llamaron NOM PEN.

Y así con muchos ejemplos más, a cuál más absurdo pero eficaz.


Antes de despedirme os dejos los enlaces a algunos juegos que verdaderamente ayudan a aumentar los conocimientos de geografía. Yo lo he pasado pipa con ellos.

JUEGOS-GEOGRÁFICOS.COM

TOPOROPA

JUEGOS GEOGRÁFICOS

 Ah, no os perdáis este divertido tema de la serie Animaniacs. Se nota que tiene más de 20 años porque nombra paises que han cambiado de nombre como Dahomey (hoy Benin) o Zaire (actual República Democrática del Congo) Y es curioso oir Checoslovaquia o Yugoslavia. Pero aún más chocante es que a Rumania la llamen Transilvania. 

No sería mal reto aprenderse la canción, ¿no? 😆😆😆


23 de noviembre de 2016

ZAMPÁNDONOS EL MUNDO

Hay en Internet una serie de juegos que han despertado mi vieja afición por conocer todos los paises del mundo y sus capitales. Y he de decir que me maravilla cómo en unas pocas semanas mis conocimientos sobre geografía (y los de mi hija) han aumentado... cómo diría yo... ¡¡Mogollón!!

Todo empezó con un reto a Aitana: el que llegara a señalar todas las comunidades autónomas de España.
No le costó mucho lograrlo, a pesar de que al principio solo sabía dónde estaban Murcia, Madrid y las Islas Canarias.

Contenta ella y satisfecho yo, el reto creció a que fuera capaz de señalar en el mapa las 50 provincias y las dos ciudades autónomas.
¡Y también lo consiguió!
Lo que más le costó fue recordar las del interior, las de las dos Castillas; también se confundía con Álava y Ávila pero terminó memorizándolas todas.
Y lo hizo casi sin darse cuenta, de la mejor manera que pueden aprenderse las cosas: jugando.

- A ver, Aitana, - le digo en ocasiones ante un mapa en blanco - ¿dónde está Asturias? - Y la señala a la primera.
Otras veces tiene que repasar la zona.
- ¿Granada?
Y comienza a señalar de izquierda a derecha. “Esto era Huelva, aquí Sevilla, Cádiz, Málaga... ¡aquí!”

Pensé que era suficiente con que supiera estas cosas que aún no han dado en el colegio, y me puse a indagar por mi cuenta todos estos juegos.
Me pregunto qué tendrán los mapas mudos para que me atraigan de esta manera, porque recuerdo que desde bien pequeño me han llamado poderosamente la atención. Los globos terráqueos, los mapamundis , los mapas sobre geografía física o política... todos son atractivos. 
Y me parece a mi que a Aitana le ocurre lo mismo pues cada vez que me ve jugando con ellos, se queda observando.
- ¿Me dejas que lleve yo el ratón? - me dijo un día – Tú me dices dónde están y yo le doy.
Y así lo hicimos.

Al día siguiente, al volver del trabajo, la encontré jugando ante el mapa de Europa.
- Mira, papá, no he tenido muchos fallos.
- ¿¿En serio??

Sentados a cenar tanteé cuánto había aprendido.
- A ver, si yo te digo un país, ¿eres capaz de decirme otro que esté al lado? - le propuse
- Vale, dime.
- Andorra
- ¡Qué fácil! Entre España y Francia.
- ¡Muy bien! ¿Paises Bajos?
- Sí, Bélgica
- ¡Olé! - exclamé tan sorprendido como contento.
- Moldavia – solté de golpe dando por hecho que ni por asomo sabría contestar.
- ¿Moldavia? Ay, a ver...
- Da igual, – le dije- ese era muy dificil, te digo otro.
Imaginad la cara que se nos quedó a todos cuando la oímos decir.
- No, espera... ¿Moldavia es ese país alargado que está al lado de Ucrania, cerca de Rusia?
No pude evitar ponerme a aplaudir, y su hermano y Apamen la miraron cómo si de repente se hubiera convertido en un alien de dos cabezas.
- ¡Pero niña! ¿¡Cómo has aprendido tanto!?

Unos dias más tarde me demostraba que efectivamente tampoco el mapa de Europa tiene ya secretos para ella. En los últimos intentos solo se le resistieron algunos paises de la antigua Yugoslavia y confundió Hungría y Rumanía, pero cuando pienso que hace solo unos días no conocia nada de esto, no salgo de mi asombro.

La cosa no ha quedado ahí, por supuesto. Viendo que este tipo de juegos le atraen y que se divierte con ellos tanto como yo, nos hemos merendado toda América del Sur. Comparada con Europa es bastante facilita. Con eso de que tiene pocos paises y casi todos son grandes... Así que en este caso también hemos conquistado las capitales de todos ellos. Cuando la oigo decir que la capital de Surinam es Paramaribo y la de la Guyana es Georgetown me muero de gusto.

La fiebre por seguir aprendiendo paises no cesa y me pregunto hasta dónde seremos capaces de llegar.

Quizás en una próxima entrada os cuente las peleas que llevo por colgarme la medalla con las capitales africanas (esto sí es una merienda de negros, nunca mejor dicho) y os pondré los enlaces de algunos de estos juegos tan didácticos como entretenidos.


9 de noviembre de 2016

¡QUÉ ESCONDITE TAN ESPECIAL!

Hace unas semanas, mi amiga Ángeles hizo un viaje a Portugal que la dejó maravillada. Entre los muchos lugares que visitó, quedó especialmente prendada de la Quinta da Regaleira, en Sintra.

La Quinta, de principios del siglo XX y Patrimonio de la Humanidad, fue un encargo del noble y filántropo portugués Antonio Carvalho Monteiro al arquitecto Luigi Mangini, que viajó por toda Europa recopilando ideas e inspiración. Los elementos arquitectónicos son románticos, manuelinos, neogóticos y mitológicos.
 Además del maravilloso palacio, que fue residencia de Carvalho Monteiro, en la finca hay estanques, cascadas, fuentes, un invernadero, torreones, escaleras, caminos que suben y bajan, una capilla, estatuas, túneles y, por supuesto, el famoso pozo iniciático.
Todo ello acompañado de una vegetación exótica y exhuberante, formando un jardín enorme de fantasía y misterio.
 El pozo iniciático tiene relación con la masonería. Los masones debían ascender por el pozo hasta la entrada superior, custodiada por los dragones de la fuente, en un rito iniciático que representaba el renacer, el ascenso desde el infierno.


 Así que Ángeles me puso los dientes largos al contarme que había descendido a los infiernos "en una visita muy emocionante, muy divertida y, cómo no, también algo peligrosa"

Tuvo la genial idea de esconder allí un diablillo para nuestro juego de los Cazadiablos. Esto fue lo que me contó al volver:

"Primero estuve en el pozo iniciático, también conocido como La Torre invertida de Sintra, que representa el infierno de Dante.
Como ya sabrás (que para eso es tu reino) es un pozo de piedra en espiral, con nueve pisos que bajan a 27 metros de profundidad.
 Hubiera querido dejar ahí nuestro diablillo, pero no encontré ni una grieta ni un hueco... Pero al menos, para que quedara constancia del hecho, lo puse un momento sobre la piedra y le hice la foto de rigor.
 Y se le ve contento, ¿verdad?
Al salir del pozo por abajo se entra en una gruta, y por allí pasé yo con mucho miedo y precaución en busca de la luz del día.

 Menos mal que los tramos los tienes medianamente señalizados, porque allá abajo la oscuridad es absoluta.
Por uno de los túneles de esta gruta se llega a una cascada.
 Hay dos pasillos que dan a la cascada. En el de la izquierda (osea, la siniestra) es donde dejé el diablillo, en uno de los huecos de la pared.

 
Por la parte superior del pozo se sale a la Fuente de los Dragones,
 en cuyos alrededores me encontré con uno de tus ayudantes
 que con muy mala cara me dio un saludo para ti"

*********

 Fascinado e hipnotizado quedo con el lugar elegido. Y me encanta que a la larga lista de lugares con diablo escondido sumemos desde ahora uno nuevo en un lugar tan especial.

¿No os apetece, así de repente como a mí, ir a cazar el Diablo de Sintra?
¡Un millón de gracias, Ángeles!
(Yo me bajo a merendar. Ya nos vemos otro día)

27 de octubre de 2016

CUANDO EN YECLA HACE FRÍO...

Cuando en Yecla hace frío, HACE FRIO.
Y lo escribo en mayúsculas,  para que no se tome a la ligera.


He conocido días de invierno en los que la ciudad era una estampa de cristal, con las fuentes congeladas, el cielo como una lámina de hielo y el mercurio por los suelos. En esas ocasiones la palabra FRÍO se queda muy corta, como encogida.

Puedo rememorar tres días en concreto en los que pasé, como dice mi padre, “más frío que un chotico en invierno." Los tres fueron en Yecla, como no podía ser de otro modo.

El primero fue precisamente la primera vez que conocí la ciudad, allá por febrero de 1990 y recuerdo que cuando volvía a mi casa  lo tenía clarísimo: no pensaba volver a Yecla JAMÁS.
Iba aquel día a una discoteca con unos amigos cuando a pocos kilómetros de la población nos encontramos un control de la Guardia Civil.

Al bajar la ventanilla entró tal chorro de aire gélido que me pregunté qué necesidad tenía aquella pareja de trabajar en una noche tan desapacible.
Me pidieron la documentación y mientras yo la buscaba apuntaron con sus linternas a las caras del resto de ocupantes. Es posible que alguno de mis amigos tuviera aspecto de “sospechoso” (¿o lo tendría yo?) porque me pidieron que bajara y abriera el maletero.
Aquello fue un suplicio, no  sólo por hacer un frío terrible, es que el vendaval que soplaba daba una sensación térmica de memueroaquimismo, aquimismomemuero.

He contado muchas veces que aquello fue una fatalidad del destino, y me refiero al momento en que abrí el maletero y vi lo que allí había.
Estaba repleto de cintas de video VHS. Películas de todo tipo amontonadas en un revoltijo caótico. Esto tiene una explicación, claro, pero a mí se me cayó el alma a los pies al suponer la mala impresión que semejante panorama daría a aquellos agentes, como efectivamente ocurrió.

- ¿Y todo esto?  - me preguntó uno de ellos mientras las alumbraba con la linterna y abría algunas fundas- ¿A dónde lleva estas películas?
- No, a ningún sitio- contesté tiritando - Es que he cogido el coche de mi padre. Trabajamos en un video club y suele meter películas aquí porque hace  cambios con otros video clubs, y...

Mi explicación, que era la pura verdad, no pareció convencer al agente. Tal vez no entendió mis temblores y por eso se afanó en hacer comprobaciones a través de su celular. Viendo mis amigos que la cosa iba para rato, me pasaron mi chaqueta, que resultó muy poco consistente en aquel frío polar.
Y allí estaba yo, comprobando en mis carnes cómo viven los pingüinos.
Cuando por fin nos permitieron continuar y me senté al volante, yo era un Calippo de pies a cabeza.
Menos mal que poco después estábamos en una discoteca abarrotada. Otro suplicio, pero  sin tiritonas, que no es poco.

La segunda vez en pasar más frío que Carracuca (sí, como es obvio volví a Yecla, porque el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra en el mismo iceberg) fue en diciembre del año 92 o 93. Terminaban las fiestas patronales y Apamen y sus amigas quisieron que conociera el último acto, que  consiste en ver entrar a la Virgen del Castillo en el santuario de lo alto del cerro.

Repito: Yecla y diciembre. Siberia en la era glacial.

La helada que estaba cayendo escarchaba hasta las ideas. Decenas de “tiraores” hacían estallar pólvora y más pólvora en sus arcabuces pero aquello solo calentaba los tímpanos. Me habían advertido que me abrigara bien pero el frío atravesaba guantes, bufanda y abrigo, y, lo peor, llegaba a los pies, que se me terminaron convirtiendo en dos mazacotes de mármol.

Paso a paso, entre fogonazos,  fueron introduciendo a la Virgen de la Inmaculada por la puerta, de espaldas a la Iglesia,  para que no dejara de mirar a todos los allí congregados.

Puede que en otras circunstancias hubiera admirado el acto, pero en aquellos momentos yo  solo quería volver a mi casa y meter los pies en  un brasero, literalmente.
El tiempo que pasó hasta que entró por completo se me hizo eterno. Hacía tanto frío que la misma Virgen, de haber podido hablar, hubiera gritado que la encerraran en la capilla de una vez, que aquello no había Dios que lo aguantara.

Lo bueno es que después se vuelve al pueblo a paso ligero, descendiendo por todas aquellas curvas. Las bandas tocan música alegre para que la gente baje bailando, y todos suelen llevar botas de vino dulce que consigue, al menos un poco, desentumecer  las carnes.

La tercera vez… Ay, madre, la tercera fue la peor.

Mañana de sábado del mes de enero de… No estoy seguro del año pero calculo que Samuel tenía 8, por lo que pudo muy bien ser en 2011,  en aquella época en que casi todos los fines de semana le llevaba a las pistas de Las Pozas, porque tenía partido de fútbol. 

Las Pozas es un páramo en las afueras de Yecla, donde el viento suele campar a sus anchas. Aquella mañana acudimos allí muy temprano, sin pizca de brisa, por fortuna. El sol, en un cielo tan blanco como la leche, parecía una bombilla a punto de fundirse y el helor era tal que hasta los sonidos  parecían quedarse a medio camino en aquel aire congelado.
Los chavales iban en ropa deportiva, muy abrigados, sí, pero se les veía con las caras contraídas, los cuellos escondidos y los dientes apretados. ¡Qué pena me daba verles!

De repente empezó a caer aguanieve y, al mismo tiempo, una brisa afilada que fue dando paso a un viento insoportablemente frío.
No aguanté sentado en aquellas gradas ni cinco minutos.

Tan aterido me sentía que empecé a caminar por la zona intentando entrar en calor. Me hubiera marchado de allí de inmediato si no fuera porque mi hijo estaba jugando al fútbol, algo que me llegó a parecer inaudito, inhumano. ¿Cómo no se suspendía el partido en aquel tiempo extremadamente cruel para niños tan pequeños?
Siguió cayendo aguanieve y soplando el viento y yo no hacía más que saltar para que mis pies, totalmente insensibles, volvieran a la vida.

A Samuel le hace gracia que le repita hoy la historia de cómo mis pies, a pesar del doble par de calcetines de lana, se me congelaron de tal forma que eran un puro dolor. Tuve que quitarme los zapatos y masajearlos, pero no conseguía nada. Vi por allí un periódico y me los envolví con sus hojas. También encontré unas bolsas y las até alrededor y volví  a calzarme con los pies enrollados entre papeles y plásticos. Nada me parecía suficiente para recuperar parte de mí.
Y corría. Y saltaba. Y rogaba que el partido acabara de una jodida vez y nos pudiéramos marchar a casa.
Pero está comprobado que cuando uno las pasa canutas, un minuto dura como ocho, y una hora tarda casi cuatro días en pasar.

El viento arreció y me vapuleó de tal manera que, como un perro perdido, busqué un lugar donde esconderme hasta que encontré un triste parapeto en el que guarecerme y desde allí maldije al árbitro por no retirarse, al entrenador por no suspender el encuentro, y al fútbol, por existir.
Cuando  escuché al árbitro pitar el final  casi me echo a llorar de alivio.

Desde entonces, curiosamente,  no he vuelto a pasar frío. No como en aquellas  nefastas experiencias que he contado.
No estoy seguro de si es que los inviernos se han vuelto menos rigurosos o es que, a base de palos, ya me he curtido a estos fríos yeclanos.
Quizás, con el paso de los años, mis pies se petrificaron finalmente  y empiezo a ser inmune a los inviernos.

De todas formas, aquí, en el altiplano murciano, en mi querida Yecla, cuando hace frío, HACE FRÍO.


22 de octubre de 2016

LAS ACTRICES DAN JUEGO (SOLUCIONES)

¡Vaya semanita me ha dado Angelina por no haberla incluido en el juego de los jeroglíficos! ¡Qué dolor de cabeza!

Al final tuve que prometerle que la llamaría para hacer algún puzzle o una sopa de letras, pero aún así se fue refunfuñando. 

Antes de que vuelva a la carga voy a dar las soluciones del pasatiempos para poder pasar página cuanto antes.
Ahora mismo vais a comprobar que no era en absoluto difícil. Eso sí, había que conocer el nombre y apellido de muchas actrices que quizás no venían a la cabeza a la primera.

Venga, me voy a dar prisa, que me da miedo que vuelva Angelina.

 1) Judío muy mencionado en los Evangelios (3 palabras)
(Antonia) SAN JUAN + (Aurora) BAUTISTA
Solución: SAN JUAN BAUTISTA 
2) ¿Cómo sacaste la perla? (3 palabras)
(Victoria) ABRIL + A + CONCHA (Velasco)
Solución: ABRÍ LA CONCHA  
 3) ¿Qué buscas en tus vacaciones? (4 palabras)
PAZ (Vega) + MARISOL
Solución: PAZ, MAR Y SOL  
4) En el aeropuerto: ¿Qué billetes has sacado? (6 palabras)
(Rossy) DE PALMA + A + (Carmen) SEVILLA + Y + (Mariví) BILBAO
Solución: DE PALMA A SEVILLA Y BILBAO 
 5) Si de verdad quieres adelgazar... (2 palabras)
(Maribel) VERDÚ + RITA (Moreno) + S + ANA (Belén)
Solución: VERDURITA SANA  
6) ¿Me saldrá muy costoso el arreglo? (4 palabras)
LA + (Belén) RUEDA + (Inma) CUESTA + CLARA - L (Lago)
Solución: LA RUEDA CUESTA CARA  
 7) ¿Qué me quedaría bien en el pelo? (3 palabras)
(María Luisa) PONTE + (Lola) FLORES + BLANCAS (Portillo y Suárez)
Solución: PONTE FLORES BLANCAS 
8) En una fiesta: ¿Estará fresquito el champán? (5 palabras)
LOSA + CANDELA (Peña) + NE + (Victoria) VERA
Solución: LO SACAN DE LA NEVERA
 9) La joven no quería casarse con nadie, hasta que... (4 palabras)
(Rafaela) APARICIO - I + E + UN (Florinda) CHICO + (Paquita) RICO
Solución: APARECIÓ UN CHICO RICO
 10) La explosión derribó... (3 palabras)
(Marisa) PAREDES + Y + PILARES (Pilar López de Ayala y Pilar Bardem)
Solución: PAREDES Y PILARES 
 .......................................................

Y ahora la clasificación de quienes os atrevísteis a desentrañar los jeroglíficos. ¡Olé ahí mis valientes!

Raquel: 6 aciertos 
Ana Bohemia: 6  idénticos aciertos (por algo es hermana gemela de la anterior  ;p)
Montse: 8 aciertos
Ángeles: 9 aciertos

Por tanto, proclamo ganadora del pin a Ángeles. ¡Enhorabuena!

Muchas gracias a las cuatro por participar, y un saludo afectuoso también para Ana María Valenciano, que me consta que se esforzó mucho, para Misaoshi, que respondió categóricamente a una pregunta, y para Tomás y Holden que también asomaron  por aquí. Seguramente oyeron gritar a Angelina Jolín y salieron corriendo.  
 

18 de octubre de 2016

LAS ACTRICES DAN JUEGO

Los lectores de este blog  saben que no puedo estar mucho tiempo sin proponer algún juego.
El presentar cualquier pasatiempos me da la posibilidad de poder decir después que los mortales se detienen a jugar y disfrutar con el diablo, algo que me da mucha categoría y engorda mi curriculum.

En esta ocasión vuelvo con JEROGLÍFICOS, pero no quiero que nadie salga corriendo, que son bastante sencillos y se resuelven en un pis pas.

Todos tienen en común el que incluyen a actrices cuyos nombres o apellidos sirven para responder a los enunciados, así que solo hay que recordar quiénes son estas actrices (todas españolas excepto una portorriqueña) para que la solución llegue rodada.

Hay un pin personalizado como premio a quien más acierte, por lo que voy a ocultar los comentarios hasta el sábado 22, último día para contestar. En caso de empate ganaría quien antes respondiera. 

 1) Judío muy mencionado en los Evangelios (3 palabras)
2) ¿Cómo sacaste la perla? (3 palabras)
3) ¿Qué buscas en tus vacaciones? ( 4 palabras)
4) En el aeropuerto: ¿Qué billetes has sacado? (6 palabras)
5) Si de verdad quieres adelgazar... (2 palabras)
6) En el taller: ¿Me será muy costoso el arreglo? (4 palabras)
7) ¿Qué me quedaría bien en el pelo? (3 palabras)
8) En una fiesta: ¿Estará fresquito el champán? (5 palabras)
9) La joven no quería casarse con nadie, hasta que... (4 palabras)
 10) La explosión derribó... (3 palabras)

PD. Cuando las actrices supieron que quería jugar con ellas, vinieron en tropel a mi casa. No es tan habitual que les den papeles de jeroglificadoras, así que llegaron incluso algunas extranjeras. ¿No es increible?
 Tuve que explicar a Sigourney Weaver y a Scarlett Johansson que sus nombres no me daban juego. Probé a jugar también con Angelina, pero la cosa no funcionó.
"Lo siento, Angelina"
"Jolin", exclamó