12 de abril de 2009

LOS AÑOS DEL PUMBA PUMBA



Siempre me ha gustado esta foto.


Son mis abuelos paternos Juan y Francisca.


No sabría ubicarla en el tiempo, decir qué edades tenían en ese momento, pero sí sé que él era 8 años mayor que mi abuela, diferencia de edad que se volvería a repetir dos generaciones después cuando un nieto de ambos conoció a una chica ocho años más joven y se casó con ella.

A ver si recuerdo de qué nieto se trata, porque lo tengo en la punta de la lengua y... Ah, sí, claro. Yo!!

Cuando conocí a mi mujer (la extranjera) ella tenía 16 años y yo 24. Esto de la edad me tiene a mí un tanto trastornado pues ya llevo mucho tiempo convencido de que alguien, en un momento de mi vida, decidió ponerme un montón de años encima, años que en realidad no he vivido, por lo que me da la impresión de tener en cuerpo y espíritu menos edad de la que dice mi DNI, y como lo mental es lo que prevalece y es a lo que me he acostumbrado, es lo que doy por real.

Como además un hombre tiene la edad de la mujer a la que ama, yo tengo 8 años menos desde hace mucho tiempo, pero, claro, el resto de la humanidad se empeña en verlo a su manera y sigue en sus trece de hacerle más caso a mi DNI que a mí. ¡Hay que fastidiarse!
Por suerte siempre he aparentado ser más joven de lo que soy. Esto me llevó, hace años, a una situación chocante en la entrada de una discoteca cuando el gorila de la puerta me puso la mano en el hombro prohibiéndome el paso.
"A ver, el carnet..."
A mí me pilló tan fuera de juego que ni por asomo se me pasó por la cabeza que me estaba pidiendo el carnet de identidad porque le parecí ¡menor de edad! Yo tan sólo pensé que me estaba pidiendo la entrada o alguna invitación. Me metí la mano en el bolsillo trasero buscando algo y le mostré, por error, la invitación de otra discoteca por lo que pensó que le estaba tomando el pelo a propósito. Cuando me percaté de que se le transformaba la expresión de la cara y levantaba el puño en un amago de intimidarme me dije "Tate, aquí pasa algo que se me está escapando"
"¿Qué me estás pidiendo?" - le pregunté contrariado, pero inmediatamente se me encendió una luz dentro que me lo hizo ver claro. "Anda ya, que este cacho bestia me está pidiendo el DNI... Ja, pues se va a quedar a cuadros"

Por supuesto me devolvió inmediatamente el carnet y me dejó pasar sin mirarme a la cara, pero fue una situación muy gratificante para mí el notar el corte que se llevó cuando comprobó que yo tenía derecho a pasar por tener ¡¡ 25 años!!

Pero volviendo a lo de la diferencia de edad entre la yeclana y yo, es gracioso pensar que cuando yo estaba comulgando, ella venía al mundo y que cuando fue a ella la que le tocó hacer la comunión, yo estaba en tiempos de irme a la mili. Muchas veces hemos bromeado acerca de esto, imaginando una hipotética foto en mi taquilla del cuartel en la que se la viera vestida de blanco con las manos entrelazadas y un rosario entre los dedos.
Y yo presumiendo "Esta niña es mi novia".

Me habrían tachado de depravado y asaltacunas como poco.

Pero lo cierto es que si bien en aquellas edades se hubiera notado mucho la diferencia, hoy no se aprecia apenas. Al menos eso es lo que nos dicen.

En realidad ocho años no son tanto, aunque sí lo son para según qué cosas.

Una de esas cosas que recuerdo y que voy a contar hoy pertenece a nuestros tiempos de novios y es algo que ni mi padre ni mi abuelo tuvieron que sufrir: el via crucis discotequero.

Nunca he sido amigo de discotecas. Más que nada porque no me gusta bailar pero también porque estar en un lugar en el que no se puede conversar y en el que para decir que te vas al aseo y que te entiendan hay que decirlo al oído... como que no me ilusiona. Pero aparte de eso, hay una edad para todo y cuando yo ya estaba de vuelta de muchas diversiones, metiéndome en otra etapa biológica, mi extranjera estaba en pleno apogeo con la suya, con la gran diferencia de que si para mí, en cuanto a bailar, cero patatero, para ella era la mayor alegría, su mayor diversión; a ella le chiflaba.


Eso por un lado, por el otro es que yo me quedé anclado en los ochenta en muchos sentidos. También musicalmente hablando. Todo lo que ha venido después me ha parecido infinítamente peor. A mí me iba la música de gente como Dire Straits, A-Ha, Alphaville, E.L.O., INXS, Culture Club, Azul y Negro... pero en las discotecas de los 90 tuve que tragar bakalao y más bakalao. Tanto crudo como en todas sus variedades "culinarias" posibles. Lo odié hasta no os imagináis qué límites. Pero a ver qué podía hacer, si yo salía con una maquineta incansable a la que esa música le parecía maravillosa para bailar.

Ella fue siempre consciente del suplicio que me suponía una larga noche de PUMBA PUMBA pero no podía remediar esa atracción hacia el bailoteo sin límite.

Aún me veo en aquellas conversaciones:

- Pero nena, por favor, ¿cómo te puede gustar el bakalao?
- Que no es bakalao eso, si fuera bakalao te morías, eso son "pastelitos" (lo dicho, el bakalao se cocinaba con nombres diferentes según hiciera más ÑIIIII ÑIIIII ÑIKIÑIII o dependiendo del número de PEEEEP PEEEEEP PEPEPEEEEPs)
- ¿No prefieres que vayamos a un pub o al cine?
- Ay, es que hace mucho que no bailo...
- Pero dime al menos a qué hora nos iremos.
- Pronto
- No, dime una hora en concreto.
- Pronto, bailar unas cuantas canciones y ya está.

Y yo, alma cándida, siempre me lo creía. Pero cuando llevábamos tantas horas dentro como para perder el sentido y yo empezaba a poner cara de cordero degollao, ella me hacía gestos que indicaban que cuando acabara la canción que sonaba nos iríamos. Y siempre daba la jodida casualidad de que entonces empezaba a sonar su favorita y hala, carita de buena y yo le permitía una más. Y como eran canciones que mezclaban los disc jockeys a su libre albedrío nunca me enteraba bien de si seguía escuchando la misma canción o hacía ya catorce que acabó. ¡Si es que eran todas iguales! Pero a ella lo mismo le daba 8 que 80, ella era como el conejito de Duracell que dura y dura y dura...
Recuerdo con especial taquicardia aquella discoteca de Torrevieja (la KKO)

Ignoro si sigue funcionando, (por mí como si se la llevó un tornado al desierto de Gobi para siempre)
Cuando algún amigo proponía ir allí, a mí me entraban los sudores de la muerte. Mi novia saltaba de alegría y yo lloraba por dentro.
Era igual que las demás discotecas pero multiplicada por 94.

Siempre masificada, como aceitosas sardinas en lata, sudando a mares (menos la marciana de mi novia que no sudaba nunca) y con unos pitidos electrónicos que llegaban a diestro y siniestro y que me debieron matar a la fuerza a cientos de inocentes neuronas. Sólo una cosa buena tenía aquella macrodisco: no necesitaba bailar. Sólo había que dejarse llevar y el resto de humanidad te bailaba de acá para allá.

De aquellos tiempos recuerdo el análisis exhaustivo que hacía de la gente que me rodeaba. Yo, desde mi lucidez, la cerveza calentándose en la mano, mirando esas caras extasiadas, a veces rojas, otras veces verdes y azules también, chillándose en el oído, riendo y pasándolo aparentemente bien mientras nuestros condensados vapores subían hasta el techo y al enfriarse caían en forma de gotas. ¿Qué hacia yo allí?, me preguntaba una y otra vez. Y miraba el reloj: "las dos de la madrugada".

Una hora más tarde lo volvía a mirar: "las dos y cinco..."

Pero lo peor no era que el tiempo no corriera. Lo que peor llevaba yo era el no saber hasta cuando. Era algo que me agobiaba mucho. Yo sabía a qué hora entrábamos a la disco pero era una incógnita saber a qué hora saldríamos.Y yo quería saberlo, para soñar con esa hora.

Siempre exigí una cosa: que tuvieran algo de conocimiento y fuera antes de que amaneciera. No ha habido cosa que más odie que acostarme cuando ya es de día. Mentira, sí había una cosa peor, que me impulsaba al asesinato: cuando alguien del grupo, rayando el sol en el horizonte, con los pies molidos, los ojos rojos por el humo del tabaco y el PUMBA PUMBA instalado machacónamente en los tímpanos, proponía ir a rematar la fiesta con un chocolate con churros. (Mira que han pasado los años y lo pienso... y todavía me apetece matar !!)

En fin, que a mí me gustaría saber quién se inventó eso de que la mujer es el sexo débil. La mujer ha hecho siempre del hombre lo que ha querido, y mi extranjera con tan sólo dejar caer el labio inferior (su famoso morrete) y poner carita de pena me llevaba al fin del mundo a la pata coja. Para bailar bakalao.

El otro día, conduciendo a Yecla desde Petrel - los peques dormidos detrás - no sé por qué me acordé de aquello y dije a mi mujer:

- ¿Nos vamos a la KKO?
- Buf, ni aunque me pagaran - se apresuró a decir.
- Con lo que te gustaba...
- Ahora ya ni loca.

Es lo que os decía antes, hay un tiempo para cada cosa.

Y recordando todo esto que hoy he escrito, sonreía yo y pensaba cómo cambian las cosas con el paso del tiempo y cómo pueden llegar a tenerse buenos recuerdos hasta de las más malas experiencias.
Incluso de aquellos infernales fines de semana.

************************************************************
.
Este es un dibujo que le regalé a mi novia por aquel entonces. Creo que os dará una idea de la situación.

42 comentarios:

Silencio dijo...

Vaya! vaya! y yo que pensaba que era la única "rara" del planeta... mira que han conseguido arrastrarme pocas veces a un sitio de esos y lo único que recuerdo es salir totalmente sorda (por que el de al lado te tenía que rebentar los tímpanos para hacerse oir cada vez que iba al wc y te lo tenía que avisar) y totalmente afónica (por intentar avisar al vecino que te ibas tú a hacer una agüita de riñón)... VIVA LA FIESTAAAAAA!!

Calla! Calla! con lo bien que se está en el cine zampándose medio kilo de gominolas y un cazo de medio metro de palomitas...

Un besazo!

Anónimo dijo...

Por qué has tenido que recordar esa época de pesadilla?Me ha venido a la memoria la Tifanys, la triangulo y la mundial aagggggggg
SAX

mochuELIn dijo...

Pero mira que estamos raros en este planeta... jojojo, la primera vez que pisé una discoteca fui con una expectativas que no se cumplieron... todo el mundo saltando y bailando y yo como un mueble en un rincón, insoportable la peste, luego echaron espuma y todos sumergidos en aquella asqerosidad en la que perdí un zapato y hasta hoy, al salir descubro que para mi desgracia no oía nada y además la afonía era tremenda... prometi no volver más, pero imposible cumplir.
Encima llegaba siempre con los ojos como tomates del tabaco y me castigaban sin salir el siguiente finde, así que me tocó salir fines de semana alternos en la 'estupenda' y 'edificante' época chundachunda...estasiiiiiiiiiiiestanoooooooo.

Por cierto, de sexo debil nada, a ver si os enteráis ya: que es la hembra la que, ante la exhibición de cortejo de los machos, elige el que más le guste y juega con él hasta donde decide. Y poca debilidad le veo yo a eso!!

;P

Lillu dijo...

Uf, a mí esa época me tocó de refilón antes de renunciar definitivamente a las discotecas. Yo también soy más de identificar lo que escucho, no un ritmo frenético constante que no sabes, como bien dices, si ha cambiado la canción ya o es la misma que dura 17 minutos. Lo que pasa que la gente me dice que me he vuelto aburrida por no gustarme ya las aglomeraciones y los ruidos de los locales :/

Por cierto, a mí la semana pasada me echaron 10 años menos de los que tengo... me conservo, eh? XDD

saluditos! (y a la extranjera bakaladera también! :D)

Bichejo dijo...

Aunque soy casi de la edad de tu extranjera (matemáticas simples) a mí nunca me ha gustado el rollo del bacalao, aunque me encante bailar, pero prefiero algo más pop y que pueda cantar...

Desde hace unos años me va el rollo más tranquilo, necesito al menos oir mis pensamientos para estar a gusto en un sitio, aunque de vez en cuando no está mal desmelenarse un poco.

Cybersurfer dijo...

Buena entrada JuanRa, te apuntas a prenderle fuego masivamente a las macrodiscotecas y similares?
Donde este la musica ochentera, que por lo menos algo de sentido tenia, que se quite en pumba pumba...
Ahora la moda es el regeton! Buff no puedo con el.
Donde este una charla tranquilamente o un cine... o mejor... un cine, con paseo una cenita y copa.
Veo que no soy el unico!
Un abrazo!

carlota. dijo...

Cuanta razón en que todas las canciones sonaban igualicas...
A mi me arrastraban a la disco(en los 90, en los 80 arrastraba yo),y cada vez que lo pienso, esa "música" , me pongo hasta nerviosilla, pero como bien dices hay una época para cada cosa y mirame ahora llamando a mi hijo a las tantas de la madrugada para ver si ya llega a casa , sano y salvo ...

Besotes.

Txema Rico dijo...

Ay que ver las cosas que se llegan a hacer por amor!!!! Te entiendo perfectamente...esas discotecas son odiosamente inhumanas...como odiosamente inhumanas son las consecuencias posteriores y colaterales que a veces suelen acaecer por culpa de la insensatez de sus clientes...eah...es la sociedad que nos ha tocado vivir. A mi el mejor bacalao, sin duda al PIL-PIL.

pichiri dijo...

Efectivamente en mi epoca lo que se llevaba era algún que otro guateque en los sitios mas improvisados, generalmente con carabina y bailando al compas de los discos de 75r.p.m.reproducidos por aquellos pikups con altavoz incorporado, en los que aún bailabamos las canciones de Machin y José Guardiola. Puro morbo comparado con los bailes posteriores.

cuentosbrujos dijo...

cierto, hay un tiempo para cada cosa
el paso del tiempo y la memoria , mis dos obsesiones avoritas sobre las que me pasaria horas escribiendo

JuanRa Diablo dijo...

Nada mejor despúes de tanto PUMBA PUMBA que llegue Silencio...
Bueno, con tu opinión ya vamos 2 a 0. Lo celebro con gominolas.
Un saludo.

Sax
A algunas de esas discos fui, desde luego, pero he desterrado los recuerdos bien lejos.

MochELIn
¿Así que aquel zapato era el tuyo?? Jeje
Vaya, tú aún lo has pintado más negro que yo. Eso del espumerío no lo probé, pero parece que no me perdí gran cosa.
Gracias por pasar por aquí.

Hola Lillu
Yo tenía que haber firmado desde el principio esa renuncia de la que hablas. Me habría ahorrado mucho aburrimiento.
Pues sí que te conservas bien! ¿Qué ingrediente secreto le pones a esos manjares que sabes hacer? Venga, compártelo!
Besos.

Bichejo
Qué bien lo has dicho! Poder oir tus pensamientos. En aquellas discos bakalaeras mis pensamientos y yo nos teníamos que comunicar por señas.
(Digo yo que debe ser temible un bichejo desmelenao...)

Cybersurfer
Me alegra verte de nuevo por aquí!Venga, cojamos las antorchas. Empieza tú por el norte y yo por el sur y ve pensando ya cómo eliminar el regetón de la faz de la Tierra. :D
(Parece que de momento no me contesta ningún bakalaero...)

Carlota
Por ahí aun tengo que pasar. ¿Hijos discotequeros? Otra pesadilla, me temo.
Lo bueno es que tú al tuyo lo tienes bien aireado por las montañas ;)

Txema Rico
Esos lugares son los infiernos en la Tierra. Ya ves que por eso deberían gustarme, pero soy un diablo muy atípico.
Saludos!

Pichiri
¿Cómo se puede cambiar tanto? En pocos años de la llama de una vela a la erupción de un volcán. De Machín a Chimo Bayo. Si es que parecen dos planetas distintos...
Un abrazo.

Cuentosbrujos
Y si te digo que del momento en que yo escribo esto hasta el momento en que tu lo leas ha vuelto a pasar el tiempo... Buf, corre a vivir la vida!!
Un saludo!

Bichejo dijo...

Jajaja, JuanRa, el Bichejo desmelenao es un raro especimen que sale de vez en cuando...pero que sí que es temible!!!

Anónimo dijo...

Tomás:
No sabía hasta que punto fué un suplicio esa etapa de noviazgo, pero la he recordado ligeramente al ver el dibujo, que he reconocido...
La verdad es que yo tb soy de tu rollo, y la KKO sobrevive a algunos de sus clientes...
Me he acordado que lo tuyo con el mundo de la noche no va nada, te acuerdas de aquel día que el foco de una discoteca te dió en el centro neurálgico de tu pupila en su nivel mas intenso de agresiva luminosidad y ademas de sentir como un perdigonazo te dejó ciego de ese ojo hasta el día siguiente, pues yo me acuerdo, no recuerdo bien el sitio, pero perfectamente la situación: Tu ojo tirando agua a lágrima viva y tu con cara de "esto me pasa por venir..."

Anónimo dijo...

Tomás:
Ya me he acordao... Marengo!! En los inicios de su etapa chankli, año.... Dios sabe.. te acuerdas?? Espero que sí...

Elisabeth dijo...

como dices hay una epoca para cada cosa y ya no estamos pa tanto bakalao jajajajaa


besitosssss

El extraño desconocido dijo...

jajaja! me puedo imaginar el suplicio que eso fue para ti. Aguantar eso es una gran manera de demostrar que le quieres, porque otros (entre los que me incluyo) no habrian podido.

SAludos Varios

Isabel dijo...

Si te sirve de consuelo, yo creo que soy de la quinta de Mari Carmen o por ahí, y a mí nunca me han gustado las discotecas ni el bakalao. Aquí somos más de ir de bar en bar. Eso sí, ya no sería capaz de aguantar todo lo que aguantaba en aquellos tiempos, ¡pero si ahora a las 10 de la noche ya estoy dormida en el sofá!

Isabel dijo...

Otra cosa, nunca se me olvidará la noche loca que pasamos con Tomás en Castellón, NOCHE MÍTICA donde las haya. PISTA, PISTA...y tu hermana no se lo podía creer.

El kioskero del antifaz dijo...

Yo siempre he bailado como un pato, por eso quizá... nunca he bailado y rara vez me he metido en una disco.

Nunca he bebido alcohol, y la verdad, ir a una disco y pedirse un zumo... pues como que no.

Mi único vicio es fumarme algún cigarro, y ahora, han prohibido fumar en las discos.

Así que si me pierdo, que nunca me busquen por allí.

Joer JuanRa... me he reido con tu historia, pero por otro lado... me has dado una penaaaaa... Señor, que paciencia !!!

:-)

Muy divertida la historia.

Helena dijo...

Uf! que identificada me siento! ahora ya no existe el bakalao, ahora es música electrónica, dicen los entendidos, y yo la odio y odio el pumba pumba y ni loca entro en una macro discoteca. Es que solo de pensarlo me da dolor de pies, de cabeza, de oidos. odio esa sensacion de agobio, de humedad, que me piten los oidos 2 dias y si, yo tb odio los churros y que me den las 7 de la mñn. Mucho tienes que querer tu a tu extranjera... con lo bien q se esta de cañas, o en el cine... en fin

JuanRa Diablo dijo...

BichejoEntonces debes ser de la misma especie que mi mujer.
Cuidaico con vosotras.

TomásMe suena algo de lo que me cuentas de Marengo, pero lo había olvidado por completo. Lo has contado tan bien que casi me ha dolido. Si ya te digo que las discos no traían nada bueno.
Por cierto, Isabel te recuerda Travoltoide, ¿lo has leído?

ElisabethPor supuesto, el bakalao eliminado de nuestra "dieta" forever.

El extraño desconocidoLástima que el amor, además de ciego, no fuera sordo. ¡Lo que me habría ahorrado!

IsabelEs que no hay disco en el mundo más atractiva qie el sofá de casa.
He oído hablar de la famosa noche de Tomás, pero si mi hermana viéndole no se lo podía creer, yo, que no lo ví... ¡Es un bulo! ¡Quiero pruebas!
Un beso

El kioskero del antifaz¿Pena? ¡Un monumento merezco! Menudo suplicio.
Con música de nuestros tiempos lo que me hubieran echado, pero aquella interminable máquina rayada...
Un abrazo.

HelenaEl caso es que ahora ella es de cenitas, cafés y vida tranquila. Pero la etapa aquella la vivió a base de bien. Y yo con ella :P
Besos.

Paco dijo...

jeje, yo tambien me quede en los 80...

saludos

Anónimo dijo...

Juan, leyendo esto me recuerda a mi pasado, yo también era una bailonga y mi novio no tanto. Pero, como se cambia con el tiempo, que razón llevas, muy divertidas las viñetas, me ha gustado mucho, un saludo manchego.Mar

Loli dijo...

Hola JuanRa, llegué a tu blog hace unos días y es que me sacas las sonrisas y las risas a ratos. Porque me siento tan identificada. Yo siempre he sido bicho raro para estas cosas, normalmente voy en contra de las mareas humanas, pero a veces te pillan desprevenida y te arrastran. También yo tuve mi época de pumbapumba y la recuerdo como una época rara, porque a ver qué hacía una chica que ni fuma, ni bebe, ni liga en un sitio como ése??. Encantada de haber topado con tu rincón de confidencias.

(-:. Besos. Loli

Umpi dijo...

Pues no pedíais un bakaladero?? aquí llega....

Siempre he sido bakaladero, aunque me pilló muy jovencito esta historia y yo derivé en otro estilo primo hermano del Bakalao...la Mákina.

Las primeras discotecas que pisé fueron el Chasis y el Area, con Ricardo F y David Oleart como residentes! adoraba pasar horas pegando botes y sudando...y todo esto mirando la hora en el reloj para no perder el autobús que nos llevaba de nuevo al barrio ya que por aquél entonces no tenía carnet!!

Hoy en dia sigo escuchando mákina para disguste de Tania, que me ha prohibido mis CD´s de toda la vida en el coche....

Y por cierto, hace poco volví a Chasis,pero para fotografiarla, ya que actualmente está abandonada y practicamente derruida. Area sigue abriendo, pero solo 2 veces al año (una en Abril y otra en Octubre) para celebrar dos fiestas donde se ponen discos de los 90, y a las que sigo acudiendo con amigos de los de siempre para botar y bailar con los dj´s de aquellos años.

Son los dos unicos dias del año que me voy de fiesta....ya que actualmente soy de los que prefiere viajar, cuando se puede, o pasar una tarde en plan gandul yendo al cine o a pasear, o simplemente de cenita a cualquier restaurante....

En fin, no me enrollo más! solamente decir que de la famosa ruta del bakalao todavía quedan algunas discotecas en pie, pero otras están abandonadas como por ejemplo "el templo", discoteca de Chimo Bayo y que visité hace dos semanas en una escapadita a Valencia, así como la discoteca "triplex", tambien abandonada actualmente!

Saludos!

calata dijo...

ay! yo tenia una autodefensa, dormirme con el tachun, tachun y es que nunca me gustaron las discotecas esas, aunque claro si querias ligar las chicas estaban en ellas, asi que las de tomelloso, criptana, herencia, etc todas las de los pueblos de alrrededor y en más de una ocasión tocaba volver a dedo, por cierto ya no se lleva tanto, o sí?

JuanRa Diablo dijo...

PacoPues a estas alturas, imposible rescatarnos ya de allí.

MarBailonga, karateka... pues sí que fuiste un culo inquieto tú. Yo es que no sé dónde comprábais las pilas.
Un beso.

LoliMe alegra un montón que te acerques a formar parte de todo esto. También yo he pasado por tu blog y en él me siento como en mi casa, todo lo que hay en él me resulta familiar.
Compartamos buenos recuerdos! (sin bakalao)
Un saludo

UmpiPor fin! Ya empezaba a escamarme que no hubiera un bakalaero en la peña...
En este caso, sin dudarlo, me hago seguidor de Tania. ¿Te das cuenta cómo es verdad que mandan ellas? "Fuera estos CDs del coche" y tú, hala, fuera máquinorra.
Imaginándome esas discotecas abandonadas que tú has visto se me ocurría un montaje de video en el que se viera el vacio y la soledad de esos locales ya sin vida para dar paso a una transición lenta de luces, gente y música que empieza a surgir poco a poco hasta llegar a verse lo que fueron, la potencia del sonido y la marea humana bailando alegre. Después se va diluyendo todo para volver de nuevo a los espacios vacíos y los escombros...
(Y a Umpi haciendo fotos y pegando algún bote que aún le queda en el cuerpo)
Un abrazo, máquina!

calataYo llegar a dormirme en una discoteca no, morirme sí que me apetecía. :D
Si me da estress sólo recordar aquello, sólo me hubiera faltado tener que volver a casa a dedo. Y que parara un camionero y me preguntara "¿Hace un chocolate con churros?" Quita, quita...

Fran dijo...

Como te entiendo, lo jodido es que yo lo sigo padeciendo pero peor porque, además de cuando estoy de ocio, lo sufro trabajando. Es más, yo soy el que pone el pumba pumba. Y yo también me quedo con los ochenta. ¡Me cagüen la madre del Bora Bora!

Amig@mi@ dijo...

Jaja, tú mismo lo explicas, hay una edad para cosa, yo ahora hasta sufro de vértigos en esos sitios, y mi hija cocn 18 años, puede echar el cierre tan contenta.
Te pongo un link, me encanta tu blog, es tan distinto...
Le paso tu post a un amigo que es calcao a tí en eso de las discos... jajaja
Besos

Umeka dijo...

Resulta que haciendo números... yo tengo la misma edad que tu marciana jejeje... Pero como empecé la fiesta y discotecas muy joven he pasado por los 80 y los 90... admito que he sido muy juerguista... Menos mal que, como bien dices, hay tiempo y edad para todo... hoy aunq piso aún alguna vez la disco, prefiero unas charlas... Un saludo... P.D.: Ya le puse título...

rAnita nOe dijo...

yo me quedé con la música de la época de mis padres.. nino bravo, mocedades... y esas cosas..

de bakalao ni oirlo ni comerlo, jajaja

besos

puntoerogeno dijo...

Jajajaja, muy bueno. Una amiga mía me ha dicho que te leyese, que me identificaría mucho ¡¡y tiene razón!! Yo tampoco soporto el bakalao!! y también se me despierta el instinto homicida cuando alguien propone unos churros después de salir jaja.
Un saludo!

JuanRa Diablo dijo...

Fran: ¿Que tú pones el PUMBA PUMBA? Eso no me lo habías contado, hombre. Pues os voy a sentar a tí y a la madre del Bora Bora en el banquillo. Sus voy haser un juisio sumarísimo cos vaia cagar!! :P

Amig@mi@: Qué gozada de visita la tuya: halagando y recomendando. No se puede pedir más.
Gracias Montse.

Umeka:
Se ve que unos tienen el gen bailón más desarrollado que otros. Las marcianas y las brujillas parece que sois del grupo juerguista.

rAnita nOe: Buf, me suenan a gloria bendita al lado de todo aquel estruendo.
Besos trasatlánticos.

puntoerogeno: Eso es lo que yo llamo compatibilidad. E intuyo mucha cordura y buen criterio en tí :D ¡Los demás pueden decir misa...!
Gracias por la visita.
Un saludo ( y recuerdos a Montse ;)

peibol dijo...

Yo también soy antidiscotecas, y me he sentido perfectamente identificado con la atmósfera de sobrestimulación y tan molesta y la sensación de estar de prestado, salvo por una cosa: Yo antes muerto que en un sitio de esos XD. Las pocas veces que me han arrastrado a sitios así he acabado cogiendo mis cosas y mandándome a mudar, porque es el infierno en la tierra. ¿Cómo puede gustarle exactamente lo mismo al grueso de la gente, si es tan irritante?

PD. Hace dos años que me dejé perilla para ver si aparentaba un fisco más, porque aunque agradeceré esta cara de niño a los 40 años, a los 22 es un poco cansino XD

cuentosbrujos dijo...

hola diablo un saludo de nuevo para decirte que no te dejes decir aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor
un abrazo

JuanRa Diablo dijo...

Peibol:
Pues que no te engañen más. Ese mundo no es el nuestro. No sé qué tipo de música pondrán hoy, pero me temo que no debe ser gozosa para el oído.
Y consolémosnos, mejor aparentar juventud que vejez. Te aseguro (por experiencia) que con los años se va borrando el "problema".

cuentosbrujos:
Por supuesto. Cualquier tiempo "pesado" fue peor.

Satanófilo dijo...

Satán ,que pechuga tenía la PANCHA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Mi abuelita ,pechuga eran las de antes1111111111111

March La Cinefila Desconocida dijo...

Yo me quedé atrapada en los 80's ( y eso que nací en el 85') y acda vez que me pongo a bailar esa música mi madre se pone de un gris merengao...

Me encantan tus posts, siempre me llevan a dar un viaje muy placentero por una época más sencilla y prometedora (al menos no había virus porcinos y mandangas así).

Yay por los juerguistas! A bailar! \O/

Iván dijo...

xE,yo comprendo que para gustos los colores..pero si no te gusta una sitio commo Kko respeta,porque hay gente que si que nos gusta ni te decimos a ti que se te lleve un huracan,encima pones el avatar de la sala y en google imagenes,poniendo kko sale tu version de la sala. sin mas un saludo y yo voy desde valencia aposta a kko a torrevieja!

Anónimo dijo...

Ufff! Lo que hace el amor...Yo habría desertado macho. Menos mal que fuiste un valiente y que le entró el conocimiento a Apamen.
carlos

Montse dijo...

Soportar lo insoportable es algo que sólo se hace por amor ¡contenta debe estar Apamen por lo mucho que la quieres!
Creo que equivocaste la década, deberías ser de los 70-80 (la mía) habrías disfrutado un montón, jeje!!
Un beso.

JuanRa Diablo dijo...

Hola Montse

¡¡Equivoqué totalmente la década, jaja!! ¡Menos Pumba Pumba y más Fiebre del Sábado noche! :D

Muchas gracias por la visita. Tienes la pista libre para bailar. Espera, que te pongo a los Bee Gees ;)