16 de julio de 2010

AHÍ VA UN GOLOSO


Arrancaremos la tercera temporada de este blog con un tema que aún no había puesto sobre la mesa: el manchuco.
¿Que no sabéis lo que es el manchuco? No me extraña; acabo de consultar en el diccionario de la RAE para asegurarme ¡¡y no existe la palabra!!
En realidad se dice la manduca (qué sabrá esta gente...)
.
Si en materia gastronómica dividiéramos a mi familia en grupos, yo pertenecería sin duda al de los Ñampa-Zampa, es decir, a los que nos gusta comer y disfrutamos mucho haciéndolo.
Hay determinados alimentos que no me agradan, claro está, (ya hablaré de ellos) pero muy pocos que no sea capaz de tragar, por lo que soy un chollo a la hora de invitarme a comer. No pongo pegas a nada.
.
En el extremo opuesto están por ejemplo Apamen y su padre (por ende mi suegro, otro alienígena como ella) que entrarían en el grupo de los Ñamburridos. En alguna ocasión han llegado a declarar que comen porque hay que comer, pero que si por ellos fuera pasarían de hacerlo pues les parece un trámite aburrido. (Yo ante esto sólo puedo expresar un asombro infinito (!!!???!!!????!!!!????!!!!... y así hasta el infinito)
.
Pero cómo pueden... (esperen, aún quedaba más: ???!!!???!!!!????) ...cómo pueden prescindir de uno de los mayores placeres de la vida? ¿Aburrido comer? ¡¡Si no alcanzo a imaginar nada mejor!!
(...Bueno, sí... ¡bueno, no!... Bueno, no sé...)
.
El caso de mi suegro es además inconcebible.
Es un hombre de constitución fuerte, con unas manos que por suerte pertenecen a una persona pacífica porque, con toda seguridad, tortazo que diera, familia de luto. Ha desarrollado siempre trabajos en los que la fuerza física es fundamental, es decir que por lógica necesitaría "combustible" con frecuencia y sin embargo pocas personas habré conocido que coman tan poco como él.
Muchos fines de semana se va al campo a las seis de la mañana y regresa sobre las dos de la tarde. Allí labra, cava, poda, sulfata... Antes de salir sólo se toma un triste vaso de café con leche y para almorzar se lleva, atención... ¡¡dos madalenas!!, pero ojo, que si le acompaña el perro, una de esas dos madalenas será para el chucho. (???!!!) ¿No es alucinante? Intento hacer un esfuerzo y ponerme en su lugar y sólo me veo caído con la cabeza metida en un hoyo, del jamacuco que me daría.
.
Un galardón que ostento y que todos en la familia me reconocen es el de ser el más goloso de todos. Con diferencia.
La única que era capaz de hacerme sombra en mi debilidad por los dulces era mi abuela Paquita de quien debí heredar el gen glotón.
Mi abuela hacía unas natillas caseras como jamás he vuelto a probar cosa igual. No se conformaba con que tuvieran apariencia de natillas, ella les daba un toque artístico batiendo claras de huevo a punto de nieve que colocaba sobre la bandeja en grandes montículos en espiral, tostando sus puntas y regándolas con caramelo líquido. Colocadas sobre la mesa, el conjunto era como una vista aérea de las cúpulas del Kremlin convertidas en dulce.
Y cuando yo metía la cuchara en aquello y me la llevaba a la boca... no miento: entraba en un trance fulminate y el mundo a mi alrededor desaparecía. ¡Ahhh, aquello era sublime.!
.
En mi exaltación del mundo del dulce durante todos estos años, he llegado a unas conclusiones que voy a exponer a continuación. Me gustaría que me dijérais si estáis de acuerdo o no, para que yo también os sitúe en el grupo de los sabios o en el de los ignorantes escépticos.
Vamos allá.
.
1) EL POSTRE ES POSTRE Y LA FRUTA ES FRUTA. ¡Y NO SON SINÓNIMOS!
.
Creo que ha quedado medianamente claro, pero me explicaré.
Ya sé que según el diccionario la palabra postre viene de postrero, es decir de lo que se ofrece al final, pero no nos engañemos, la idea abstracta de postre siempre será la de algo dulce, la de algo muy rico.
¿No es verdad que lo mejor se deja siempre para el final? ¿No es el postre una especie de premio?
Un buen postre son unas natillas, un helado, un flan, un trozo de tarta, unos creppes de chocolate...
Una manzana no es postre. Es fruta.
Una sandía, un melocotón, una pera... ¡Fruta y sólo fruta!
Para que me entendáis mejor: un plátano es fruta; un plátano frito caramelizado y flamebeado es postre. Las fresas son fruta; las fresas con nata son postre.
Esto es algo que en mi familia tienen bien aprendido.
- ¿Hay postre?
- No (aunque en la mesa haya una fuente de las frutas más variadas)
.
Pero cuando uno ha sido criado con esta filosofía y ha mamado estas verdades verdaderas es muy duro llegar un buen día a casa ajena y oir:
- Esperad, que saco el postre.
Ay, yo empiezo a salivar y a relamerme. "Mmmm. ¡El postre! ¿Qué habrá? ¿Algún pan de Calatrava? ¿Algún pastel de chocolate? ¿Un flan de huevo casero?...
Para terminar con mi gozo en un pozo cuando llega la fuente de cerezas o las rebanadas de melón.
¡Por favor, disgustos los justos!
.
Y ahora saldrán los objetores de conciencia a decir: "¡Pues a mí me encanta la fruta!" "¡Pero si la fruta está riquísima!" Y yo no lo negaré. Rica, sana, fresca... Si no voy a decir que no, pero por favor, no le demos la categoría de postre. El postre es... otra cosa.
.
2) NO EXISTE NADA "DEMASIADO" DULCE.
.
Cuando Apamen y yo éramos novios, a ella le divertía comprarme de vez en cuando un Mars por sorpresa.
- ¡Toma, cómetelo!
Y yo, encantado de la vida, le quitaba el envoltorio y de un sólo bocado me metía en la boca casi toda la barra.
Entonces empezaba para mí un dulce vuelo hasta el éxtasis y para ella todo un espectáculo visual, porque, supongo que sabréis de lo que hablo, uno empieza a masticar esa sensacional combinación de galleta, chocolate, y caramelo que se va espesando y pegando en los dientes y en el paladar y no sé qué ocurre pero el cerebro ya no da órdenes, es como si pusiera el piloto automático y apareciera un luminoso "Que sea lo que Dios quiera".
La lengua no sabe qué hacer con semejante torrente de pastoso dulzor. Se acelera la respiración, el aire entra y sale por la nariz a raudales porque la boca está sellada, las papilas no dan abasto para semejante alud de densa delicia azucarada y uno empieza a resoplar y a dejarse llevar por oleadas de placer.
Entonces, con los ojos en blanco, yo comenzaba a mover las manos como si me despidiera de ella y a gemir como un oso borracho y eso la hacía reír a carcajadas.
.
Pero luego me llamaba exagerado.
- ¿Exagerado? Tú no sabes lo que es esto.
- Lo he probado, pero no sé cómo puedes. Está demasiado dulce.
.
Ni lo entendí entonces ni lo entiendo ahora. ¿Demasiado dulce? El adjetivo dulce jamás puede tener matiz peyorativo por lo que no le cabe un "demasiado". Es como decir, "Ay qué pena, tengo demasiado dinero" (¿?) O "Mi primo es un encanto, lástima que es demasiado guapo" (¿?) "Oye, tu hija es demasiado inteligente, ¿no?" "Sí, tenemos un disgusto..."
Que no, hombre, que no, que habrá cosas dulces y muy dulces pero no "demasiado" dulces, no me trastoqueis la pura lógica del lenguaje.
.
3) EL ÚLTIMO SABOR QUE HA DE QUEDAR EN LA BOCA ES EL DULCE, JAMÁS EL SALADO.
.
Y esto no precisa aclaración pero me consta que hay quienes después de comerse una milhoja de merengue o un panqueque argentino (el mejor postre habido y por haber) son capaces de comerse una patata frita para quitarse el dulzor.
Ante eso, siempre repetiré lo que decía mi abuela cuando era testigo de semajante ultraje.
.
-¿Te acabas de meter una aceituna en la boca?
- Sí
- ¿Después de comer natillas?
- Sí
- ¡MA-RRA-NO!

46 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

Pecosa, ésta es la entrada que me inspiraste. ;)

LastChild dijo...

Jajaja! ¡Qué razón tenía tu abuela!
Cuando mi marido se mete un trozo de pan en la boca después de haberse comido el postre, mi pregunta siempre es la misma: "¿qué pasa, no te ha gustado?". Y lo que más me sorprende es su contestación: "sí pero el pan me lo como de postre"

(Más ?????!!!!!????!!!!)

Aquí una fan absoluta de los Mars, los bombones de licor, y de las tabletas de chocolate "Cadbury Caramel", que para desgracia de los larpeiros (pablabra gallega que significa golosos) no existe en este país.

La fruta no es un postre. No existe nada demasiado dulce. El último sabor que ha de quedar en la boca no ha de ser otro más que el dulce (y si puede ser de chocolate, mejor).

Palabra: KINGMEDE. Tal y como su nombre indica, era el rey de los postres típicos de la Tierra de los Meandros.

perplejo dijo...

Para mí el plátano es fruta pero el plátano con pan, vaya usted a saber por qué extrañas conexiones neuronales con mis carencias de oligoelementos, asociaciones con la infancia o impresión genética atenuada por nuestra cultura gastronómica, me parece un postre.

Un postre exquisito.

Sé de buena tinta que mucha gente necesita acompañar al plátano con pan. Y también sé que nadie les enseñó a hacerlo, lo descubrieron solos.

¿No es misterioso?

Teresa, la de la ventana dijo...

Lo que hacía tu abuela con las natillas y las claras se llama "Île Flotante", o sea, "Isla Flotante", y es un postre típico francés.

Espectacular de presentación y muy, muy rico.

Ana dijo...

Interesante y diabólico blog, además lleno de buen humor, me gusta.
Oye ¿qué es eso de que la fruta no es un postre?, ¿sabes lo que lleva una banana split?, ¡si, un platano!, así que alguna exepción habrá...
Saludos
:D

Gayuba dijo...

Para mi, el mejor postre es el arroz con leche asturiano. El último que me comí me llevó a una especie de orgasmo, y no exajero!! Pero mi madre hacía rellenos dulces en leche con canela que estaban riquísimos. Y tengo dos sobrinas que después de comer la fruta siempre preguntan "hay sobrepostre"? y se refieren a algo dulce. Ya ves, nuevas palabras para definir los postres de verdad.
Te acabo de descubrir, pero ya me quedo contigo. Buenasssssssssss

Anónimo dijo...

AY AY AY, Míra que por primera vez estoy totalmente de acuerdo contigo!!!!! Que me está pasando?
Coincido con lo de separar el postre y la fruta, no hay nada peor que cuando estás en una boda/bautizo/comunión y te sacan de postre.........Fruta con cubitos!!!!! Pero esto que es lo que es??????Es un pecado en toda regla ya han podido sacar de plato principal el manjar mas exquisito que la cagan con la fruta.
Y en cuanto a gustos culinarios lo que me den, menos el blanco del jamón serrano, la grasa de la pechuga de pollo y la del magro.
Así que ya sabes broder, me puedes invitar a comer/cenar/desayunar/merendar cuando quieras.
SAX

Bichejo dijo...

Oooooh, va a ser genial la cena/comida en el Batiste...nuestros respectivos comiendo por obligación (N. es exactamente igual que Apamen, come por obligación y es un melindroso) y tú y yo regodeándonos en los postres...
En cuanto a tus tres afirmaciones, no podría estar más de acuerdo. Has probado los panqueques con dulce de leche?? Cuando vengas a Madrid te voy a llevar a un argentino que los hacen espectaculares...

Vicz dijo...

TENES TODA LA RAZON!

la fruta NO ES POSTRE. hostias! a no ser que le agreguemos una base de tarta debajo y crema por arriba, es fruta. y eso no califica como postre.

lo que me he reido (e identificado) con este post no tiene nombre... yo soy de los primeros, de los zampa no se cuanto. Yo amo comer, vivo comiendo, soy un peligro si me dejan en una panaderia o kiosco (o en cualquier lado que vendan cosas para comer, claro). No como grandes cantidades pero a golosa nadie me gana.

Yo he experimentado las mismas cosas comiendo chocolates, alfajores y bueno, todo lo que tenga chocolate! Asi que uno cree que ya puede abandonar el mundo mientras dure el gustito a chocolate dentro de la boca.

Excelente post, mi amigo!
yo tampoco entiendo como puede haber personas que no disfrutan comer...que se pasan HORAS sin probar bocado, que no desayunan ni almuerzan...ni meriendan!!1 que es lo mas lindo, merendarrrr.

ah, estemmm bueno, me dejé llevar un poco.

eso nomas.
me voy a comer un chocolatito, permiso

mochuELIn dijo...

Un diablo goloso?? eres lo peor, cómo has podido caer tan bajo?, bueno, te voya contar, para que te quede MERIDIANAMENTE (aún me río con tu medianamente) claro. Los azúcares y postres manufacturados con excesiva carga de Hidratos constituyen una bomba de relojería para el organismo, te puede dar una diabetes, un problemilla cardiaco o una hiperglucemia... ah! y todo esto con los dientes y las muelas negras si es que te queda alguno. Cuando te vayas al otro barrio mientras masticas el Mars con los ojos vueltos, te vienes con el tridente de goma que te dé tu jefe y nos cuentas, so burro!. Yo soy más del grupo Ñampaburridos, pero muy burridos... encima con algunas limitaciones celiacas que ya conoces. Y ante un postre o una fruta estate seguro de que la fruta será la elección, además mucha. Mi sobrina lloraba porque no quería ir al comedor, sabes cúal era su problema??... que le pusieran postres elaborados en la sobremesa, tuvimos que pedir que a ella le pusiera exclusivamente fruta... te vas haciendo una idea, no?.
Un abrazo diablejo de dulce, golosina con tridente... ay, qué desastre!, por cierto, que no los coma no implica que no los cocine, estás invitado con la family a venir y dar tu beredicto, mi costilla es ÑampaZampa golosil...

isaormaza dijo...

De acuerdo al cien por cien : Ni existe NADA demasiado dulce ni, por supuesto, la fruta es postre. Y añadiría que tampoco lo son los yogures, por más que ahora exista una variedad tal que te dé vértigo entrar en la sección de lacteos del super.

Te contaré un detalle para que veas lo acuerdo que estamos mi padre y yo contigo respecto a lo de que no exista el concepto " demasiado-dulce". Cuando comemos tocinillo de cielo (que junto con las yemas de santa Teresa son uno de mis postres favoritos) le hechamos nata montada para "rebajarlo" jajjaja REBAJARLO. Pero luego pensamos ¿No lo habremos rebajado demasiado con la nata? así que le añadimos un chorretón de caramelo líquido o de salsa de chocolate, lo que tengamos más a mano, salvo una gloriosa vez que en lugar de decidirnos le hechamos ¡ las dos salsitas! :)

peibol dijo...

Interesante tema :D. A ver si tomo tu ejemplo para publicar cosas así, que últimamente doy pena con mis post de relleno. XD

Yo antes era de los que comía por trámite, pero es cierto que puede llegar a ser un gran placer. Eso sí, cuando veo abundancia de comida y la gente hartándose a comer como si no existiera un mañana; perdiendo el culo con los buffet libres, y casi que vomitando para que les quepa más comida, se me cierra el estómago sobre la marcha. Es automático.

Comer puede ser un placer, pero ser comemierda y embostarse porque sí tampoco es plan. XD

A mí tampoco me termina de cuadrar lo de la fruta después de comer, pero tampoco soy muy de postre, así que tampoco cuenta XD. Me puedo comer un albaricoque o algo así, pero terminar de comer y mandarte un plátano no me cabe en la cabeza....¡ni en el estómago! XD

Me empalaga lo muy dulce (demasiado que dirían algunos XD), pero tienes razón: una comida que no acaba en dulce parece que no es una comida de verdad. :)

¡Un saludo goloso!

El Zorrocloco dijo...

Joer, Ñampa-Zampa! ¡No me acordaba de que habían existido! Claro que tampoco los comía. Yo, los cereales, ¡siempre de chocolate! =)

También soy un goloso de los pies a la cabeza, pero curiosamente, sólo con el chocolate. Los dulces, pasteles, y demás bollería nunca me llamaron la atención. De pequeño apenas probaba mi tarta de cumpleaños, pero todo lo que tuviera chocolate lo devoraba sin miramientos XD

Por cierto, ¿sabes que los Mars no existen en Valencia? El verano pasado los busqué por todos lados para que H@n los probara, pero parece que los valencianos le tienen tirria a las chocolatinas. Y perderse el sabor de un Mars es horrible, pero perderse el sabor de un Mars Helado en pleno verano... ¡No tiene perdón del Diablo!

Eso sí, los panqueques tienen tooooda la pinta de relajar demasiado, por mucho que digas que es un imposible XDD

Lillu dijo...

Yo ya fui mucho más golosa de lo que soy, en gran parte por obligaciones médicas (ays, por qué todo lo rico está prohibido? jo) y al final me acostumbro a considerar la fruta como postre, aunque también me cueste XDDD Tengo un amigo que es muy parecido a ti, y de hecho cada vez que viajamos él no busca monumentos o puntos de interés... busca pastelerías y heladerías!! Y siempre da con las mejores de la ciudad, no sé cómo se las arregla XDD Con él teníamos la coña de que para la gente normal estaba la Guía Michelín y él estaba dispuesto a elaborar la Guía Golosín XDDDD

saluditos dulces! :D

isaormaza dijo...

Post-data: Ayer domingo me tomé un tocinillo de cielo con helado de mantecado y turrón de yema en tu honor jajajajaaaa

Mae Wom dijo...

Jajajaja! Yo soy de los Ñampa-Zampa, seguro, pero el término Ñamburrido me ha encantado, jajaja!
Eso sí, me gusta la variedad, y creo que es raro que cocine dos veces igual el mismo plato, si no me vuelvo Ñamburrida Crónica y es que me quito de comer y todo.

Lo de tu suegro es admirable; envidio a la gente que es capaz de pasar con tres comidas al día. Yo, imposible.
Bueno y ya cuando alguien me dice que se salta la comida y está tan campante te aseguro que se me ponen los ojos achinados intentando descubrir restos de migas que le traicionen porque no me lo creo. ¡Yo estaría con un bajón de glucosa terminal!

Con respecto al postre y la fruta, a mi me encanta la fruta pero es verdad que el postre no es fruta aunque a la fruta se la incluya en la categoría. El postre es algo que requiere elaboración previa y cuyo resultado no es igual ni en apariencia ni en sabor al que tenía ante de prepararlo.
Peeeero...sí soy de las que considera que hay cosas dulces y demasiado dulces. Mi cuñado es capaz de comerse a cucharadas un tarro de nocilla enterito de una sola vez y yo solo de pensarlo me pongo mala.

Sin embargo no concibo terminar de comer y no tomar algo dulce; de hecho me gusta tomarme mi café con leche y lo que le acompañe, y si lleva chocolate, mejor todavía. De lo contrario sería como llegar a casa y que tu familia mirara para otro lado en vez de saludarte.

Estoy totalmente de acuerdo en que roza el sacrilegio rematar una comida con postre, con algo salado...Sabias palabras las de tu abuela. ;D

Un saludo y que sigas disfrutando de una de las pocas obligaciones en la vida que se pueden cumplir con gusto!

Txema Rico dijo...

Juanra mio, hace un año, por estas fechas te ví "rechazar" un postre dulce, goloso, apetitoso, que (con permiso de tu abuela Paquita), que se quiten los demás...REcuerdas? En la vida pensaba yo que tú y los que te acompañábamos seriamos capaces de dejarnos más de la mitad de un "postre" soberbio...un postre que por sí sólo podría ser una auténtica y única comida, incluso para tu suegro...ja ja ja
Cójete un dia a Apamen y, al estilo Tomás, ir al Barlovento y os pedís esa maravillosa "Teta de Monja" y un vasito de mistela cada uno y disfrutar ambos dos de tan excelso y "orgástrico" manjar...hummmmmm

hitlodeo dijo...

Me reconozco Ñampa-Zampa, supergoloso (mi postre preferido es el tocino de cielo), y estoy de acuerdo contigo, una manzana sólo puede alcanzar la categoría de postre si es al horno, con su azúcar.
Nada es demasiado dulce, pero he visto varias mujeres (entre ellas la mia) a las que no les gustan las cosas "demasiado dulces". Insisto nada es demasiado dulce.

Además, reconozco que si mis hijos dejan chucherías en la cocina durante mucho tiempo (1 minuto abandonadas es mucho tiempo), me como alguna cada vez que paso delante de ellas.
Un abrazo

PD: Me acabo de acordar de los MARS. El sumun de los placeres.

Silvia dijo...

Para mí también, terminar cada comida con sabor dulce es LEY.
Si no tengo algo disponible, recurro a Vicz, que es más previsora para estos menesteres y ha heredado mi debilidad por el chocolate, en cualquier forma.

Me has hecho recordar un postre favorito de mi niñez:la "Isla Flotante",elaborado por mi madre, que supongo coincidiría con la generación de tu abuela Paquita.

Hace un tiempo, al igual que tu amigo Txema Rico, he descubierto
el placer de tomar un pequeña copita de mistela para terminar del día.

Por último, cualquiera que visite mi blog: www.caraceca.blosgpot.com, podrá comprobar mi gusto por la gastronomía, parte esencial de mi interés cuando visito lugares, nuevos o conocidos.
Estoy pensando en que debería dedicar algunos post a mis antiguos viajes, cuando aún no era blogera.

Iván Arribas dijo...

Estoy contigo Juan en que el postre no es una fruta. Un buen postre es otra cosa. Ahora bie, la fruta es para mí una buena merienda o almuerzo. Unos buenos trozos de buena fruta para merendar...genial.
Conociéndote ya te he comentado que cuando pruebo un "postre" goloso, pastoso, dulzón, de esos que hacen que se te peguen los dientes, no puedo evitar acordarme de ti. Le comento a Ana: "Este sí que le gustaría a Juan".

Respecto a Apamen o tu suegro, sí, son alienígenas. Coño!!! Con lo bueno que está un buen plato de paella, o de "fideuà", o un buen solomillo con su salsa,mmmmmm!!!. Yo también disfruto comiendo, sobretodo cuando voy al campo de Petrel,...ese lugar, oasis en el tiempo...

JuanRa Diablo dijo...

Me limpio las babas tras los sabrosos comentarios y respondo.


LastChild:

Has pasado el test con nota, sabia mujer :)
Diría que aquellos que acompañan/rematan todo con pan forman otro grupo: los Ñampaneros, que también abundan.
Mi padre es ñampanero y suele decir que lo hace "para redondear" :D
Mi golosa curiosidad me ha lanzado a buscar los Cadbury Caramels en imágenes y, ay, intuyo algo grandioso!! :P
¿Kingmede dices? ¡Gran monarca aquel! Murió de un empacho nocturno y desde entonces todas las chocolatinas de la Tierra de los Meandros llevaron su nombre: KINGMEDE (TM) Cuentan que estaban ricas hasta decir "Basta, basta ya"

Perplejo:

También he comido plátano con pan. De quién lo aprendí, lo ignoro. Quizá un acto espontáneo del subconsciente voraz. Está muy bueno, más alimenticio sin duda, pero se me queda en puertas de considerarlo postre. Le falta el caché necesario para llegar al dulzor exigido y no le permito pasar a Postrelandia.
Usted disculpará.

Recuerdos a la Señora Remmy.

Teresa, la de la ventana:

Gracias por pasar y por el apunte que me dejas. También he mirado Île flotante en internet y el aspecto me ha emocionado :P.
No sé por qué mis pies se han colocado en dirección a Francia.

Ana:

¡Hola! Por supuesto el banana split SÍ ES un postre. Ya he dicho que las frutas pueden hacer sus trucos para pasar por la insobornable frontera al mundo de los postres.
Una manzana no es un postre. Una manzana al horno caramelizada, sí.
Por ahí van los tiros. ;)

Gayuba:

Muy buenas y recibe la más cálida bienvenida.
Esas dos sobrinas han entendido perfectamente la filosofía de la vida. Preguntar si hay sobrepostre es una manera de decir: "Vale, todo esto está muy bien, pero dadnos la verdadera felicidad".
Mi aplauso para ellas :D

Amig@mi@ dijo...

Lo primero Juara es que estoy de acuerdo con lo de "demasiado dulce", cuando no te gusta demasiado, el azúcar empalaga y no llega a saber bien.
NI qué decir tiene que lo dulce a mí me gusta poco , pero mira por donde, el chocolate ( y cuanto más negro mejor) me encanta.
Ahora me dio por uno con guindillas que hasta pica.
Rarita que es una.
jaja

JuanRa Diablo dijo...

Sax:

Y digo yo... ¿no será peligroso que estemos de acuerdo? ¿No temblará la tierra o algo así? :S

¿Fruta con cubitos como postre? ¿Nada más? A mí me ocurre eso y doy un golpe de estado en la cocina con cuchillo entre los dientes. O me lo cambian por un postre en condiciones o correría peligro la vida del cocinero jefe.

Bichejo:
A mí me dan la carta en el restaurante y lo primero que hago es mirar qué postres tienen. Todo lo demás es secundario :D
Mira, los panqueques de dulce de leche ES LO MÁS en mi lista de postres así que no me hagas propuestas tan tentadoras que me voy a Madrid an-dan-di to!

PD. Lástima que el Batiste no tenga Nesquik de vainilla para contentar a N. ;)

Vicz:

Yo ya sabía que tenía un alma gemela golosa en Punta Alta. Lo descubrí con la boca llena de agua en Vix 365, con esos "caprichos" a todo color que me generaban las envidias más envidiosas y me hacían exclamar "Esto tiene que estar de muerrrrrrrte!"

Genial el apunte de que "merendar es lo más lindo" No me había percatado de la belleza de este verbo.
"¿Merendamos?" Con M de mmmmmm.

mochuELIn:

Jo, el problema de esta pasión por el dulce es que siempre viene la voz de la conciencia a darme una colleja. Ya sé que no es bueno abusar de azúcares, por lo que quede usted tranquila, mi ñampaburrido mochuelo que no soy consumidoR habitual de bollería industriAL ni de chocolatinas a gogó. Los tiempos en los que uno se podía permitir todos los lujos ya pasaron a la historia y ahora soy de los que meriendan fruta y todo (a veces me doy una pena...)
Claro que un buen postre una vez al mes mínimo no me lo quita nadie y aún hoy, si me encontrara un Mars en el bolsillo no le iba a hacer ascos, jeje.

Creo que como me quedó medianamente claro lo expliqué todo mejor, de haberlo hecho meridianamente bien no habría añadido explicaciones :P

PD. Tu costilla es más sabia qe tú ;)

isaormaza:

Oye, pues has dejado una incógnita para debate. Los yogures, ¿son postre? Para mí, a priori no lo son, se quedan a medio gas pero precisamente por esa gran variedad de hoy me lo podría replantear. Un yogur sabor Toffee de La Lechera es postre, sin duda. Uno natural es solo aspirante ( postrecico más bien)

Tu padre y tú, sabios entre sabios. El nuevo concepto de REBAJAR lo adopto en mi vida desde YA :D

JuanRa Diablo dijo...

peibol:

Deduzco que no habrías sido un buen Emperador romano :D
Me parece que tú entras en el numeroso grupo de los Come-Didos, que son aquellos que exclaman: "Mmm, delicioso, pero gracias, no puedo más" Sí, bueno, sois de respetar. :P
Precisamente tú no deberías decir que ya no cabe un plátano después de comer. Te falta añadir "salvo que sea canario..." (no descuides esa promoción, hombre... )XD

PD. Escribirías esto desde Las Palmas, ¿no? Imposible que volvieras tan pronto!

El Zorrocloco:

Ahora que lo dices, cuando paro a repostar en la gasolinera veo que venden chocolatinas de todo tipo: Twix, M&M's, Maltessers, KitKat, Tokke... ¿¿Dónde están los Mars? ¿No sólo han dejado de venderlos en Valencia? ¿Qué ocurre? ¿No eran rentables porque la gente se moría... de gusto? Is there life in Mars? Is there life WITHOUT Mars??
Haz porque H@n entienda el verdadero sentido de la vida ¡¡Consígueselos!!

PD Y tú prueba un panqueque... y muere feliz :D

Lillu:

Cuánta gente sabia me estáis dando a conocer con esta entrada. Tu amigo, el de la Guía Golosín... ¡Que la edite! ¡Que la de a conocer! ¡Al menos a MÍ! XD
Bueno, con el arte culinario que tú tienes, Lillu, seguro que no te privas de dulces caseros bien ricos y sanos, que también los hay. :p

isaormaza:

AGJGJGJG

Mae Wom:

¡Ya está aquí Mae! ;)
Dices que admiras a los que sólo hacen tres comidas al día, pues alucinarías con mi suegro que sólo hace una: la comida. El desayuno es tan escaso y la cena tan frugal que casi no cuentan. De verdad que empiezo a sospechar que no sea de este planeta. No puede ser!!

Lo de tu cuñado (otro sabio, loco pero sabio) no me atrevería a hacerlo yo hoy, pero sí era capaz de llegar a engullir casi todo un bote de leche condensada cocido al baño maria durante dos o tres horas ¿lo has probado? Sale un dulce de leche compacto color marrón oscuro tan delicioso que deberían prohibirlo directamente. Es irresistible. Adictivo. Mortal!!
((Niños, no intenteis hacerlo en casa!! Caca caca!!))

JuanRa Diablo dijo...

Txema Rico:

Lo que cuentas es una mancha en mi curriculum. ¡No pude con una Teta de Monja! ¡Miserable de mí! He de añadir en mi defensa que con aquella "montaña" podría haber comido todo el convento de la susodicha.
Habrá que volver allí tras dos días sin comer y cuando se acerque el camarero pedirle rápidamente (antes de arrepentirnos) que la traiga como plato único. Fíjate que dudo que cupiera después la copita de mistela...

Gran dilema: ¿La Teta de Monja del Barlovento o la Tarta de naranja de Los Serafines? :/

Hitlodeo:

Yo ya me olía que eras sabio. Hoy me lo confirmas.
Lo de la manzana es muy cierto, y cuanto más se oscurece y carameliza en el horno, más se aleja de su naturaleza de fruta y crece y crece su feliz cara de postre. Sí, señor...
Y lo de las chuches... Pura porquería, pero pura deliciosa porquería. ¿La culpa de que nos gusten es porque seguimos siendo niños? (Tú dí que sí, que no cuesta nada, jeje)

Silvia:

Hola, dama viajera.
Me hacía saber Teresa, un poco más arriba, esto de las Islas flotantes que yo ignoraba. A aquel postre que hacía mi abuela yo le llamaba "Natillas con churumbel" :D
Me tendré que apuntar al mistelismo crepuscular, que no suena nada mal.
Veo que madre e hija saben elegir. (Entre sibaritas anda el juego, jeje)
Yo, desde luego, de mayor quiero ser el paladar de Vicz :D

PD. No lo dudes. Cuenta todos los viajes que recuerdes; que queden ahí plasmados para que puedas rememorarlos tantas veces como gustes (y que nos sirvan como referencias a futuras aventuras)

Iván Arribas:

Me parece, cuñado, que la verdadera "diablo" es la iaia. En el campo de Petrel está la tentación, el placer, la gula!! Yo a veces le digo a mi madre que NO HAGA POSTRES!! "¡Ay, es verdad - me dice- que si no nos los comemos!(jjajaa)

PD. Tu video aparecerá tarde o temprano por aquí. Si las monedas hubieran sido de chocolate podrían haberse estrenado en esta entrada!! XD

Amig@mi@:

No, si a mí me viene bien que no todos seáis golosos. Contigo no me pelearía si acabáramos en una isla desierta con poco dulce, por ejemplo, osea que ventajas hay. Ahora bien, no quieras que te vea como una sabia por que no. :P

LastChild dijo...

He descubierto algo poco menos que demoníaco: me enteré de que existe un establecimiento en un pueblo de Escocia que incluye en su carta de postres el Mars frito (rebozadito en tempura y frito en manteca, como mandan los cánones de la comida británica).
Por si acaso, yo prefiero comerlos crudos. No sé qué opinará el Diablo de esto:

http://www.ilike.org.uk/images/deep-fried-mars-bar.jpg

Mae Wom dijo...

Mmmmm...el dulce de leche...Eso es lo que utilizo últimamente para desayunar pero en cantidades microscópicas, claro.

Speedygirl dijo...

Pensaba que yo era la más golosa del mundo, pero después de leer el post sospecho que, como mínimo, el podium estaría reñido entre tú y yo... Y si, totalmente de acuerdo con las tres afirmaciones. De hecho, creo que voy a crear un grupo de Facebook con la frase "La fruta no es un postre, es otra cosa"

Nuria dijo...

Lo peor aquí en Holanda... que te ponen QUESO de postre!!! A tí te daría algo Juanra...

Ángeles dijo...

Me ha encantado la descripción que haces de tus sensaciones al comer una barrita de Mars. Digna del mejor narrador, en serio.
Yo, aunque soy una ñampaburrida, lo reconozco, soy al mismo tiempo muy golosa; lo mío son los helados. Dice el refrán: "Dame pan y dime tonto". Pues a mí dame helados y dime lo que quieras.
Una entrada muy rica.

JuanRa Diablo dijo...

LastChild:

¡¡Por las barbas del Macho cabrío!! ¿¿El Mars frito?? ¿Con tempura y manteca? No sé, no sé... tendría que probar semejante experimento de laboratorio, pero me ha parecido una osadía de lo más surrealista. ¡Si yo diría que parece el postre típico de la Tierra de los Meandros...!
Gracias por la labor investigadora :P

Mae Wom:

Yo lo veo en la estantería del supermercado y paso de largo a toda velocidad. Sé que si lo compro lo agoto ese mismo día. En cantidades microscópicas también, pero una detrás de otra, una detrás de otra... UFFFF!!

Speedygirl:

En ese superpoder goloso me temo que te vencería, pequeña Speedy, aunque fuera por un bocado de más.
Lo del grupo de Facebook me ha encantado. Y me atrevo a pensar que seríamos más de dos los que lo secundáramos, jeje.

Nuria:

Pues mira que me gusta el queso, ¡y mucho! pero mejor como entrante (o como saliente) pero no es serio que lo incluyan en la familia de los postres. Ah, no, no lo permitiré! :p

Angeles:

Angeles y Diablos. Esto sí que es una buena combinación.
Si eres ñampaburrida pero golosa tienes mi beneplácito. No llegas a ser sabia pero te reconozco muy buen gusto, nunca mejor dicho:D

Supongo que con esto pecarías con los ojos cerrados. :p

Pecosa dijo...

¡Qué bien lo has explicado, JuanRa!

Yo antes no era muy de dulces, pero no sé que está pasando conmigo que cada vez lo soy más.

1) ¡¡No, LA FRUTA NO ES POSTRE!! ¡¡GRACIAS!! La virgen, ¿¿tanto cuesta de entender?? Y ojo, que me encanta la fruta, sobretodo en verano, pero un flan con dulce de leche (¡por favor!), las fresas con nata (¡oh, dios!), un mousse (¡espectacular!), una crema catalana (¡cómo no!), o UN PANQUEQUE DE DULCE DE LECHE, FLAMEADO Y CON NATA (¡¡DESCOMUNAAAL!!). Lo mejor de los menús de restaurante son los postres. Yo cuando pido el primero ya sé qué voy a tomar de postre.

2) No, no existe nada demasiado dulce. A mí hay dulces que me gustan más que otros, pero por el sabor, no por el grado de azúcar (de pequeña me comía la miel a cucharadas).

3) ¿¿Una aceituna después de las natillas?? ¡¡Eeecs!!


(Esta semana estoy de vacaciones y me he ido de okupa a casa de Ratman. Me dice el lunes: "¡mira que te he comprado!". Un paquete de Twix. De ésos que venden en el súper que vienen cinco o seis. ^^ Yo soy más de Twix que de Mars, pero para el caso es lo mismo. Por cierto, yo no podría haber explicado mejor lo que es comerse un Twix/mars)

Fran dijo...

Creo que yo pertenezco a los dos grupos a la vez, por un lado me aburre soberanamente comer y má ahora que he de hacerme yo las comidas. Eso de pasar el tiempo en hacer algo que luego engulles en un momento no me va. Pero por otro lado estoy contigo con los de los dulces. Había una cafetería en Puerto de la Cruz en la que tenían infinidad de tartas y era cita obligada en mis vacaciones, pero el hecho de tener que elegir una sola de entre aquel paraiso era algo que me superaba.
Bueno, un saludo y a disfrutar del verano

Peque dijo...

Mi madre decía de mí que tengo memoria gastronómica, así que hazte a la idea de qué grupo soy. Todo está bueno para mí, menos el hígado(pero el foie sí que me gusta).
Cuando hablamos de algún sitio yo soy la que siempre dice:"ahí es donde comimos ..."
Comer es uno de los mayores placeres de la vida, estoy contigo, y donde haya un buen postre casero, que se quite la fruta, que sosa y aburrida después de una comida. A mis hijos se la doy antes de cenar.

Anónimo dijo...

Tomas dijo:
OOhlllsss!! babeo de leerlo, por cierto me has quitado de la boca la aclaración linguistica de uno de tus incondicionales, la diferencia entre medianamente y meridianamente, es que la segunda rotundamente no ofrece duda alguna, con lo que si tu intención era la de explicarlo por parecerte que había quedado claro a medias, tu expresión MEDIANAMENTE es la correcta, y la segunda seria incorrecta.

JuanRa Diablo dijo...

Pecosa:

Digamos que si hubiera un podium de golosos mundiales aspirarías a medalla importante, porque eso de comer miel a cucharadas... toma categoría!!
Ayer mismo cené en un argentino en Alicante y de postre, como no podía ser de otra manera: ¡¡panqueque!!!! Ayy, me faltó un pelo para levitar. No podía abrir los ojos!!

¿¿Seis Twix para tí sola?? ¡¡Comparte, abusona!! :D El Twix está muy bueno y hasta cruje y todo. El Mars no puede crujir de lo pastoso y blando que es. Osea que en mi ranking gana el Mars, claro. ;)

Fran:

Jejeje, ¿te creerás que imaginaba que estarías de vacaciones y además en Puerto de la Cruz? Esto de ser seguidores tiene estas cosas. :)

Sé de qué hablas con lo de la pastelería. Hay determinados escaparates que merecerían ser declarados patrimonio cultural porque emocionan más que la más bella pinacoteca.
Yo siempre bromeo diciendo que no atracaría un banco sino una pastelería. Todos a la calle y yo dentro hasta morir, jajaja.

Un saludo, cocinillas ;)

Peque:

Vamos que tú serías ideal para trazar una ruta gastronómica, por lo que veo. "De la mejor tortilla de espinacas pasamos por esta carretera hasta llegar al perfecto arroz a tres bandas de este cruce"
¡Mola! :D
Un saludo. Y un sobresaliente para tí!

Tomás:

Qué bueno esto de que tú mismo digas "Tomas dijo:" :D
Y como diría la abuelita: Ara hu has dit!!

Peque dijo...

Bloqueando blogueando te encontré, no sé si a través de Moli o de El chico de la Consuelo. Soy la sister de una seta venenosa que pulula por aquí con su propio blog, pero yo me dedico a leer y comentar cuando algo me gusta.
Por cierto, como la yarta de arroz con leche de mi madre no hay ninguna, y las torrijas ni te cuento.
Encantadísima de leerte.

Peque dijo...

quise decir tarta de arroz con leche, que esto va de postres

Anónimo dijo...

Mamá:

Recuerda que el primer cocido que te prepare con garbanzos patata y pollo le tuve que poner azucar para que te lo comieras, tenías unos pocos meses. Un beso

JuanRa Diablo dijo...

Peque:

¿Sister de una seta venenosa de la blogosfera? Vayaa, curioso! :O ¿Quién será? ¿Conozco su blog?
Bueno, si es secreto no digas nada. Me conformo con que pases tú por aquí cuando gustes.
Muchas gracias, Peque, golosa grande! :)

AHÍ VA! MI MADRE!!:

Sorpresón el que me has dado!! :D Ya hay un antes y un después en el blog :) ¡¡Es la primera vez que me escribes algo por aquí!! Ganas tenía!!

Entonces ¿te declaras culpable de mi adicción al dulce? Jejeje

Anónimo dijo...

Querido Juan Ra ,aunque tarde, me vuelvo a enganchar a este blog tan numeroso. Tu descripción de los dulces y como los saboreas es casi celestial, no puedo mas que rendirme y reconocerte que eres un verdadero vividor comiendo.
Un saludo. Remolina.

JuanRa Diablo dijo...

Sóc un panxer molt perillós, Remolina, i estic fet un golafre.

Loli dijo...

Hola JuanRa, feliz caluroso verano. Uf, cuánta sabiduría en este post, jaja, lo de que la fruta es postre me ha llegado al alma, a quién se le ocurre, verdad?, la fruta es vegetal, natural, saludable, casi farmacéutica, que lo cura todo, pero postre, jamás. ¿hay algo más rico que una tarta de tierno bizcocho con capas y capas de dulce de leche recubierta toda ella de merengue?, no.
Besitos. Loli

JuanRa Diablo dijo...

Hola Loli ¡cuánto tiempo! :)
Mmmmmm, tú sí que sabes. Me has pillado a punto de comer y con la descripción de tu tarta me ha entrado un hambre... aunque ahora que lo pienso ¡¡horror!! No tengo postre!! Aaaag!!

Un saludo ;)

Lucy dijo...

ayy acaboo de leer este post, y lo amo!!! yo soy de esas, me fastidia q de postre me leven un pedazo de sandia!!! eso que eeesss!!!!!!! y mis amigos me ven feo cuando pido un smoothie con sabor a algodon de azucar o a chicle, una me dijo una vez, ay no esta demasiado dulce como puedes comerte esoo!!! ¬ ¬

Anónimo dijo...

No, si yo te comprendo. Mira, del Smart ese casi que paso pero con las natillas de tu abuela has conseguido que me gotte el colmillo. Lo malo es que fui a topar con la diabetes (mira algo dia-bólico,jjjjjj) y me jodió la vida bastante. Así que tu cuídate para evitar al menos la de tipo 2.
carlos