29 de abril de 2009

DIÁLOGOS INTERCEPTADOS

En el año 1999 me divertí escribiendo una serie de diálogos que tenían por protagonistas a los miembros de mi familia.
Mi intención era reproducir escenas surrealistas o exageradas a partir de un hecho real bien conocido por todos, con lo que su posterior lectura divirtió mucho tanto a los implicados como al resto.

En uno de aquellos "guiones del absurdo", que yo bauticé como DIÁLOGOS INTERCEPTADOS, mi madre recibía una llamada desde Suecia comunicándole que le habían otorgado el Premio Nobel de Física (todo a raíz de una observación que hizo sobre una jarra de agua congelada) En otro de aquellos diálogos, mi hermano Fran, el erudito políglota egiptólogo, (no estoy insultándole aunque lo parezca) hacía unas reclamaciones ante el director de la Enciclopedia Larousse en Francia y éste acababa llorando de impotencia. Había otro en el que nuestra perra empezaba a recibir centenares de cartas de admiradores y mi cuñada Laura se proclamaba portavoz del Club de Fans de Finger.

Hoy quiero presentaros una de aquellas conversaciones escritas, si bien, para que sea comprendida por todos he de dar algunos apuntes sobre mi padre, el protagonista de la misma.

Mi padre se llama Juan Ramón. De él he heredado el nombre y espero que algo más (la sabiduría no, pues ya la acaparó toda Fran)
Una de las cosas que ha caracterizado siempre a mi padre es su forma de expresarse, muy culta tanto en sus manifestaciones por escrito como orales. A sus hijos nos ha divertido mucho imitar su manera de hablar por teléfono, tan antigua en algunas ocasiones que parecía que al aparato se hallaba Quevedo o, como poco, un jurista de Alfonso XIII.
Otra particularidad es su gran amor por Las Casas del Señor, una pequeña aldea del término municipal de Monóvar en la que pasó largas y felices temporadas siendo niño.

Mi padre ha trabajado en muchísimas cosas diferentes a lo largo de los años. Durante una temporada se dedicó a colocar máquinas expendedoras de café y a reponerlas (esto es sólo anecdótico, pero era su ocupación en el momento en que escribí la historia que mostraré más abajo) El hecho de que, además, durante toda su vida se haya dedicado a la compraventa de casas y terrenos sirvió para que, ya en su madurez, se animara a adquirir una casa en aquella pintoresca aldea y, con mucho esfuerzo, a través de los años, fue comprando o intercambiando más y más terreno de aquel lugar como si tratara de completar un puzzle y cada parcela fuera una pieza que se empeñaba en juntar con las demás. (En casa bromeábamos diciendo que si seguía así, el pueblo pasaría a llamarse Las Casas del Señor Cabrera.)
Cuánto se ilusionaba al hablar de los terrenos que había conseguido y de los que estaba a punto de conseguir. Era entonces cuando nuestra abuela (su madre), una mujer con un portentoso sentido del humor, se tocaba la sien con un dedo y nos decía bajito:
- Está locooo. Pero vosotros seguidle la corriente... - cosa que a mí me hacía reír a carcajadas.

Mi padre es un gran amante de la Naturaleza y se ha sentido siempre como pez en el agua adentrándose por las montañas y mejorando todos los desperfectos que ha podido encontrar a su paso, como si todo el monte fuera un gran jardín que necesitara de sus cuidados. Así, ha podado gran cantidad de pequeños pinos para que crecieran con más fuerza, ha eliminado siempre que le ha sido posible los nidos de procesionaria que los enferman, ha plantado árboles, ha curado y alimentado a todos aquellos pequeños animales heridos o famélicos con los que se ha podido encontrar en su camino y así un largo etcétera. Recuerdo una ocasión en que compró una gran bolsa de caracoles y los soltamos juntos por el monte porque la gente salía masivamente a cogerlos tras las lluvias y no dejaban ni uno.

Algo tremendamente peculiar de mi padre es el haber construido puntos estratégicos de descanso en distintos rincones de los montes que recorría. Así, él sabía que si comenzaba a caminar por determinada dirección llegaría a una magnífica sombra donde poder dormir la siesta, o a un lugar privilegiado para ver una puesta de sol o a una altura desde la que contemplar el horizonte y escuchar el viento que a intervalos traía el sonido de las campanas de la iglesia del pueblo.
Cuando alguna vez nos enseñó aquellos lugares nos sorprendimos al comprobar que había llevado a cada punto un sillón viejo!! (encontrados en vertederos o regalados por algún vecino). Resultaba de lo más cómico ir caminando por el monte y toparte de repente con un sillón camuflado bajo un pino donde poder sentarte a descansar. (Cómo no, estas cosas nos han servido para hacer chirigota de sus ocurrencias)

Y con estos pocos antecedentes de este hombre al que tanto quiero reproduzco ya aquello que escribí hace ahora una década:
***************************************************************
MI PADRE SE ENCONTRABA EN PLENO MONTE, MUY AFANADO EN PODAR PINOS JÓVENES. SE HABÍA LEVANTADO TEMPRANO, Y AL MEDIODÍA EL SOL ERA TAN FUERTE QUE DECIDIÓ DESCANSAR EN ALGUNO DE LOS REFUGIOS MANUALES QUE SUELE CONSTRUIR PARA ESAS OCASIONES EN QUE NECESITA SOMBRA Y PAZ.
LA JORNADA HABÍA RESULTADO TAN AGOTADORA QUE, ECHADO SOBRE LA HOJARASCA, Y ACOMPAÑADO POR EL SILBAR DE LA BRISA EN LAS COPAS DE LOS ÁRBOLES, ENTORNÓ LOS OJOS Y SE QUEDÓ DORMIDO.
LE DESPERTÓ EL SONIDO DE UNOS PASOS QUE PARECÍAN ACERCARSE. CUANDO SE INCORPORÓ TENÍA FRENTE A ÉL A UN HOMBRE CON UN ROPAJE ANTIGUO Y PESADO, IMPROPIO PARA AQUEL DÍA DE CALOR.
ESTO FUE LO QUE HABLARON:

Papá: Buenas tardes, ¿qué se le ofrece?
Extraño: ¡Contento de hallarme ante un vivo! Mi nombre es Cristóbal y ando perdido. ¿Sabéis vos decirme a qué lugar han ido a dar mis pasos?
Papá:
(Asombrado por su indumentaria y su forma de expresarse) Esto pertenece a Las Casas del Señor. Detrás de aquella loma se divisa el pueblo.
Cristóbal: ¿La Esperanza?

Papá: No, Las Casas del Señor
Cristóbal: ¿De qué señor habláis?
Papá: Pero ¿de dónde viene usted?
Cristóbal: De allende los mares. No han pasado dos jornadas desque atracamos en puerto. Bueno, si a aquello se le puede llamar puerto…
Papá: Pero, ¿qué va buscando usted?

Cristóbal: (Se quita el sombrero, que va adornado con grandes plumas blancas. Tiene el cabello largo y gris) Cualquier lugar donde reposar y, a la par, deshacerme un tanto destas vestiduras.
Papá: Si no tiene usted mucha prisa, yo me marcho a la hora de comer. Puedo acompañarle al pueblo o acercarle a Monóvar si lo prefiere.
Cristóbal: Ah, agradezco a vuesa merced su ofrecimiento. Permitid que me acomode en este sombraje del que estábais gozando. Vengo muerto de calor. Por cierto ¿cómo os llamáis, si es que sois cristiano?
Papá:
(Convencido ya de que se ha topado con un loco) Juan Ramón Cabrera, para servirle.
Cristóbal: ¿Vivís en el pueblo de su señor?
Papá:
(Disimulando una sonrisa) No, soy de Elda. Vengo por aquí cuando quiero relajarme y olvidarme de todo.
Cristóbal:
(Mirándole con ojos escrutadores) Sentaos Juan Ramón, sentaos. También yo prefiero a veces olvidar. También por olvidar huyo de tanto en tanto, y, en ocasiones como ésta, me pierdo.
Papá: Es que no hay nada como la Naturaleza. A mí me basta con mirar el horizonte, escuchar el canto de los pájaros y notar que la paz va echando raíces en mi alma.
Cristóbal: Entiendo. Sois religioso, ¿verdad? ¿De qué orden?
Papá:
(Riendo) No, no. Aunque no lo parezca, soy mundano también. Tengo mujer e hijos y no se puede vivir de la contemplación.
Cristóbal: ¿En qué os afanáis entonces?
Papá: Desde hace poco me dedico a servir café por varios lugares.

Cristóbal: (Muy sorprendido) ¡Santa María! ¿Café decís? ¿De dónde lo habéis sacado? ¿Quién os lo ha ofrecido?
Papá:
(Queriendo apaciguarle) ¿Por qué lo pregunta?
Cristóbal: Sabréis que pueden colgaros por competir con el poder de Sus Majestades…
Papá:
(Tras un silencio) ¿Cómo me ha dicho que se llama?
Cristóbal: Cristóbal Colón, Virrey de las Indias.

Papá: (Preguntándose de qué manicomio se habrá escapado) ¿El auténtico Cristóbal Colón? ¿El de la Pinta, la Niña y la Santa María?
Cristóbal:
(Levantándose de golpe) ¡Cómo! ¿Venís vos en mi empresa? ¿Sois marino de mis carabelas?
Papá:
(Siguiéndole la corriente) No, pero es usted tan famoso que todo el mundo le conoce.
Cristóbal: Os burláis. No poseo riquezas como para ser conocido.
Papá: También soy yo más pobre que la Charito y todo lo que alcanza nuestra vista es mío.
Cristóbal:
(Se vuelve a sentar y le mira con curiosidad) ¿Sois noble?
Papá: De corazón tal vez, no de título.
Cristóbal: ¿Pretendéis hacerme creer que no sois nadie cuando poseéis tierras, montes ¡y hasta café!?

Papá: Pues… sí, sí.
Cristóbal: ¿Y no mentís cuando aseguráis que todo lo que contemplan mis ojos forma parte de vuestro patrimonio?
Papá: Para ser correcto, aquella atalaya que se divisa tras esos pinares de poniente no es mía todavía, pero la tengo apalabrada. Si la consigo, cierro ya toda la sierra y podría estar caminando hasta que cayera la noche sin dejar de pisar mis dominios.
Cristóbal:
(Entornando los ojos) Juan Ramón; Vos podríais financiar mi próximo viaje.
Papá: ¿A dónde?
Cristóbal: A las tierras de la canela.
Papá:
(Muy interesado) ¿Están en venta? ¿Cómo son?
Cristóbal: Verdes como la esmeralda, densas, lluviosas… Donde el agua brota para saciar la sed de felicidad.
Papá: ¿Con la posibilidad de construir?
Cristóbal: Con la posibilidad de construir sueños arropado por la música de mil aves que no cesan de cantar

(El papá entorna los ojos imaginándolo y se vuelve a dormir.
Cuando despierta no hay nadie a su lado.
Un pajarillo que le mira desde una rama vuela presuroso a otro lugar.
Se levanta para marcharse)
Papá: (Piensa) Ha sido todo un sueño… Lástima, parecía tan real…
(Cuando se aleja, una ráfaga de viento hace volar
una pluma grande y blanca que se pierde en el horizonte.
Pero el papá no la ve.)

*************************************************************************

Lo paradójico de todo esto es que en aquel entonces yo no podía imaginar que, años después, mi padre cruzaría el océano para vivir en Surámerica, donde reside desde hace algunos años.

Hizo el mismo viaje que el marino con el que habló en mi historia inventada para vivir una nueva vida en el país que lleva su nombre: Colombia.

Al final será verdad que la vida es sueño.

43 comentarios:

Valentín VN dijo...

¿Qué decirte de una entrada tan personal?
No hay duda de que tu padre es una persona muy especial y muy particular. Se ajusta más a un realismo mágico que a un surealismo que enarbolas al principio. Espero que le vayan bien las cosas en ese lado del mundo.

carlota. dijo...

Pero escucha , tú por que no escribes guiones , o si que los escibes ya? me ha gustado muchísimo niño , vaya conversación que te inventaste . Publicarás más , no? . Alguien me dijo una vez que los sueños se hacen realidad , de momento por aqui se vive en un sueño , espero que no despertemos de golpe y se convierta en una pesadilla... hay !!(era un suspiro) jeje

Un besote grande

El extraño desconocido dijo...

jajaja! muy bueno, JuanRa. Qué suerte tu padre, encontrarse con Cristóbal, no?

cuentosbrujos dijo...

Encantado de conocer a tu padre, he sonreido , espero que te guste esta foto que he puesto hace nada en fotos brujas, lo digo por el sillon en medio del campo:
http://www.fotosbrujas.com/2009/04/la-espera-de-la-lluvia.html

un saludo

cuentosbrujos dijo...

tienes una familia singular se sale de lo normal
soys arte en movimiento
no se yo cual sera el hermano listo... jajajja

Anónimo dijo...

Viendo el preámbulo que has hecho sobre el papá se me han venido a la cabeza muchos momentos "reales" que son más graciosos que esta historia inventada a medias. El papá hablando por teléfono era Lope de Vega en sus momentos más inspirados: "...a sus piés señorísima mía..." jajajaja . FRAN.

JuanRa Diablo dijo...

Me gusta lo del realismo mágico, Valentín, que me recuerda a García Márquez.
Mi padre está encantado allí. Eso sí, no con toda la salud que quisiéramos.
Un abrazo

Me alegro mucho, Carlota. Ya ves, me dan esas veleidades en las que igual me invento una película que la cuento al revés... Como dice mi mujer "Qué peligro tienes con un boli en la mano..."
Sigamos soñando.
Un beso

Y que lo digas, Extraño, los hay suertudos. Ya quisiera yo ese privilegio...

Cuentos brujos:Jajaja ¿arte en movimiento? No nos hubiera ido mal haber sido familia del circo, haciendo cada cual su acrobacia.
Por supuesto que ví esa foto (ya sabes que te sigo) y te aseguro que me acordé enseguida de mi padre.
Un abrazo.

Qué típico, ¿eh, Fran? Un lenguaje el suyo mezcla de político, notario y poeta. Yo creo que si le escuchara Cervantes se sentiría como en su casa.
(Besos a Laura y al "rescondío")

Loli dijo...

Es genial JuanRa la unión que existe en tu familia, a pesar de las distancias y todo lo positivo y constructivo que se ha aportado en tu hogar. Eso que haces tú con los guiones ficticios familiares lo hacía yo cuando vivía en casa de mis padres pero con el televisor, bajaba el volumen e inventaba nuevos diálogos, más a mi gusto, locuras mías. Un beso y felicidades por esa familia tan creativa que tienes. Loli

Bichejo dijo...

Tienes una imaginación espectacular...gracias por un ratito de evasión en una semana negra en lo laboral y ajetreada en lo personal (la mudanza, ya sabes)

Bichejo pelota (o bichobola!!!)

Amig@mi@ dijo...

Me encantaría saber qué dijo tu padre, jaja, seguro se rio a más no poder, es simpático y super ocurrente.
Besos

The Bug dijo...

¡Qué buen retrato que armaste, JuanRa!

Núria dijo...

Oye genial la pequeña biografia ilustrada de un trocito de vida de tu padre...lo de los sillones ha sido la leche, mis padres tienen la 2ª residencia a pocos kms de BCN en pleno parque natural del Garraf en un pueblecito llamado Olivella, nos encanta pasear con los pekes, en un lugar k se domina toda la colina hay estrategicamente puestos 3 asientos de atrás viejos de un coche...me ha recordado lo de los sillones a este peculiar lugar con vistas y asientos..las tierras de Las Casas del Señor supongo k todavía las conservará, no? ...mi pekeño sueño tb es descansar cuando sea "vieja" en el pueblo dónde veraneaba...Saludets...

JuanRa Diablo dijo...

Muchas gracias por tus palabras Loli. Veo que en tu caso tampoco ha faltado imaginación para pasar ratillos divertidos. Seguro que mejorabas al 100% esos programas de la tele. ¡Cómo no se me ocurrió algo así!
Un beso, coleccionista.

Pero Bichejo, a ver si vas a poner de moda un nuevo deporte: el mudanzing. No paras quieta!
Qué gran honor que aún así encuentres un ratillo para leerme (bueno, un ratazo, que hay que ver cómo me enrollo)

Sí, Amig@mí@, a mi padre le gustó. El siempre ha sido el que más ha insistido en que yo escribiera.
Un beso, Montse

Gracias The bug. Qué bueno verte por aquí, tan lejos de... culos de camión.

Hola NuriaQué bien suena eso de pueblecito en parque natural. Por lo que me cuentas imagino que te habrás sentido identificada. Es una delicia desconectar de todos los ajetreos del día a día en lugares así. Y sí,hijos y nietos seguimos yendo a esa casa. Se llama "Las Mañanitas"
Un abrazo.

Bichejo dijo...

Te aseguro que no es ningún esfuerzo entrar a leerte, al contrario...

peibol dijo...

JuanRa, lo nuestro en los comentarios ya roza el flirteo XD, pero es que no puedo evitar sentir fascinación, al ver la similitud entre neustras familias, tan unidas y tan creativas a la vez.

Hablando de sueños, ¿Quieres oír algo curioso? Anoche soñé que te conocía en una cafetería:

Estaba sentado solo, observando a una familia varias mesas más allá; la chica me sonaba muy vagamente, había una mujer mayor, y dos niños que me recordaban a alguien, pero no sabía a quién. Y allí, en el centro, un hombre que me resultaba desconcertantemente familiar, ¿Quién DEMONIOS era? Alguien pronunció tu nombre y entonces caí... ¿sería posible que la casualidad me hubiese llevado hasta el mismísimo JuanRa Diablo?

Tras mucho dudarlo me acerque y titubeando pregunte si eras JuanRa:

-Perdona... ¿eres Juan Ramón?
-¿Cómo dices?
-Eres JuanRa Diablo, ¿verdad?
-Esto.. eh, sí, ¿quién eres tú?
-(sonriendo), Soy Peibol, del Edificio de las ovejas.
-¿En serio? No me lo puedo creer? :D ¿Qué haces por aquí? ¡Esto es increíble!

En medio de la algarabía por el fortuito encuentro, sonó un sonido insidioso: mi despertador XD
Aunque no haya sido real... encantado de conocerle señor Diablo XD

¡Saludos!

pichiri dijo...

Me hizo mucha gracia este dialogo interceptado cuando lo leí, ya hace la friolera de 10 años; y ahora, con la carga de nostalgia que te puedes imaginar, las alusiones tan cariñosas que haces de mi persona y los méritos con los que tu en la entrada y tus hermanos en sus comentarios me habeis querido halagar, imaginate hasta que altura habrá llegado mi ego. Algún día sabreis lo importante que es el que se acuerden de uno, y si lo hacen de la forma tan cariñosa como vosotros soleis hacerlo es doblemente bueno y reconfortante.
Algún día contaré esta anecdota a D. Cristobal Colón, al fin y al cabo tiene una deuda de gratitud conmigo, porque no desaoareció con mi sueño, se vino conmigo a Monovar y lo invité en el bar La Filarmonica a una ensaladilla rusa y un vino del cono 4. Nos sirvió el poeta en persona y fué el primero que me movió el gusanillo de viajar a America cuando me habló de la belleza de las caribeñas. Se quedó corto...

Anónimo dijo...

Sueño o realidad. La verdad es que lo describes tan bien, que parece que estemos ahí, viendolo.
Esas historias las tendras escritas a mano seguro, lastima,porque si estuviesen metías en estos cacharros, inimaginables hace unos años, sería más facil y rapido seguir poniendo el resto.
Un saludo Diablo.
Rasanliz

JAVIER dijo...

Amigo!
Una historia muy llena de sentimientos, bastante personal -como la mayoria de tus textos- pero con el anhadido de que sin querer queriendo ya presagiabas el largo viaje de tu padre.
Por lo que nos cuentas imagino que ha de ser muy agradable sostener una charla con tu padre.
Un abrazo.

Saludos desde Japon.

adriana rey dijo...

Me encantó esta entrada JuanRa! está buenísimo el diálogo, y también disfruté mucho del preámbulo sobre tu padre. Pero sobre todo... quiero conocer más diálogos interceptados, que me parecen fabulososssssssss!

Anónimo dijo...

me dejas sin palabra no se que decir con tan maravillosas entradas que publicas. verdaderamente que son dignos de ser sus hijos, y a fran que es un gran artista, lo felicito porque tiene un grandisimo don que mi DIOS le dio.un beso y muchos abrasos a todos MILENA.

El kioskero del antifaz dijo...

Yo no sé si será verdad o no que la vida es sueño, pero lo que le da sentido a una vida es la posibilidad de haber cumplido algunos sueños. Intuyo que tu padre ha visto cumplido más de uno y que merece estos homenajes que recibe de sus hijos.

Enhorabuena por la historia y por lograr que tu padre -aunque no lo ha confesado en su comentario- derrame alguna lagrimita de emoción al leer desde la distancia, tu entrañable entrada.

Un abrazo ;-)

Lillu dijo...

Muy curioso! A veces los sueños no se hacen exactamente realidad pero se acercan a ello :)

saluditos

Ripley dijo...

esta vez he cumplido y he leido con admiracion desde la primera a la ultima letra. felicidades a tu padre y a ti por la familia que entre todos creasteis. da una tremenda envidia. muy bonito el relato y muy curiosa la paradoja pero claro esto es lo que tienen las paradadojas jeje. la vida está llena de caprichosas casualidades y ésta que cuentas es bien curiosa.

anasister dijo...

Casi no recordaba esto de los diálogos interceptados..éste en concreto me ha encantado...de principio a fin...podrias seguir refrescándome la memoria con algún otro?

Elisabeth dijo...

que chulo son genialess


besitosss

Txema Rico dijo...

Genial Juanra...me ha encantado... creo que en su día ya me leíste el relato...muy chulo y acertado, así como la descripción que haces al principio del post. Ya me daría yo con un canto en los dientes si mis hijos algún dia me recordaran con la mitad de afecto y cariño que tú y tus hermanos profesais por vuestro progenitor. (joer, esto último me ha recordado al Sr. Cabrera in péctore,,,,ja jaja)

María Jesús dijo...

Hola JuanRa!Espero que hayas pedido permiso para colgar esta conversación privada en tu blog :) Bueno que pasaba por aquí y pensé en dejarte un saludito.

Un beso grande!

JuanRa Diablo dijo...

HOLA A TODOS!!Acabo de llegar de viaje y encuentro el infierno lleno de tarjetas de visita. Me dispongo a contestaros encantado.
¡Manos a la obra!

Qué bueno Bichejo. Veo que eres un bicho de los que no pican (al menos demasiado fuerte)

Hola PeibolTremendamente agradable tu sueño!!
Esa similitud familiar de la que hablas la llevo percibiendo desde hace la tira de tiempo. Mi blog ha cumplido 10 meses, más o menos el mismo tiempo en que me metí a curiosear en tu "edificio" del que ya no puedo (ni quiero) salir.
Después de compartir tantas experiencias, escenas familiares, anécdotas, viajes, pensamientos... ¿cómo no se va a crear un vínculo afectivo?
Particularmente me encantaría que ese sueño se hiciera realidad.
Si algún día alguien me preguntara si soy JuanRa Diablo me iba a dar un susto de campeonato, jajaja pero seguro que una enorme alegría también.
Un abrazo Pablo, amigo.

JuanRa Diablo dijo...

Hola Pichiri (Con P de Papá):
Para mí ese diálogo se me ha hecho tan real con el tiempo que te tengo asociado a la figura de Colón y creo que en algún momento le conociste realmente.
Si vuelves a verle dile que una de las plumas de sus sombrero sigue volando por los montes de Las Casas del Señor.
Un fuere abrazo y besos de todos.

Hola Rasanliz:
No te equivocas; son cosas escritas a mano o con máquina de escribir pero si considero que merecen la pena las copiaré con gusto para tí y resto de lectores.
Gracias por estar ahí.

Hola Javier (con J de Japón)
Aciertas con lo de que es agradable charlar con mi padre. Sobre todo escucharle contar anécdotas de su vida, algunas de las cuales ya has leído en su blog.
Un abrazo desde Yecla.

Hola Adriana:
Me alegra enórmemente que te haya gustado; especialmente a tí, la reina de los diálogos.
Si rescato algún otro que considere que podáis entender lo pondré por aqí.
Gracias.

JuanRa Diablo dijo...

Hola Milena:
Qué alegría verte por aquí!!
Muy agradecido por lo que dices pero más aún por ser como eres, porque te cruzaras en el camino de mi padre y seas hoy tan importante para él.
Muchos besos de todos.

Hola Kioskero:
"lo que da sentido a una vida es la posibilidad de haber cumplido algunos sueños" ¿¿Cuándo te dijo eso mi padre a tí?? Porque eso se le he oído a él en alguna ocasión. Seguro!!
Es siempre un placer encontrarte por aquí, superhéroe setentero.

Hola Lillu:
En este caso yo soñé despierto una historia y la introduje en sus sueños, sueños que eran ya casi una realidad.
(Parece un trabalenguas pero creo que me entiendes)
Besos.

Hola Ripley:
Gracias por tus palabras. Ya veo que "has cumplido", como dices, jajaja.
Reconozco que a veces los "deberes" que pongo son para tener mucho tiempo (o al menos bicarbonato tras tanta longaniza)
Pero bueno, si acaso te saltas algunas, no te lo tendré en cuenta. ;)
Un abrazo

Hola Anasister:
Pues lo intentaré, pero si ves que tardo me lo recuerdas y te paso la libreta.
Muackings!

Hola Elisabeth:
Graciass mursianica!

Hola Txema:
Ha sido al ser padre cuando he comprendido el alcance del amor de mis padres hacia mí y mis hermanos.
Supongo que a tí te ocurrirá lo mismo. No dudes de que así será en tu caso por parte de tus hijos.
Un abrazo.

Hola Maria Jesús:
Me alegro mucho de verte por aquí, brujilla gótica ;)
Saludos y besos para tí también.

Io dijo...

Genial tu padre y genial el diálogo! Aunque debo decir que leí una biografía de Cristóbal Colón en la que se menciona este encuentro con tu padre :D De manera que el descubridor tuvo el mismo sueño.

¿O lo habré soñado?

JuanRa, personas como vosotros le dais el auténtico significado al sustantivo "familia".

Un besazo!!!

Anónimo dijo...

Hola Juan, ¿que tal tu viaje?.
Bonita historia, parece realidad, muy bien escrita, tienes una gracia especial para escribir, continua así, un saludo manchego.
Mar.

Helena dijo...

La vida es sueño, no lo dudesss.

No se como lo haces pero consigues que me meta tanto en tus relatos que hasta siento la brisa...

Creo que sois una familia bastante especial y me encanta conoceros mas y mas!

Un beso muy grande!

Paco dijo...

El día que monte una emisora de radio, te llamo para presentar ¡los noticiarios! ahora eso si, tu eliges las noticias que quieras.

saludos

JuanRa Diablo dijo...

Hola Io:
Cualquier parecido de este sueño con el sueño de biógrafos, navegantes o escritoras es pura coincidencia onírica.
Gracias.
(Estoy sumergido en Los Gatos. Ya te contaré!!)

Hola Mar (con M de manchega)
El viaje lo cuento en la próxima entrada, así que léeme que ya sabes que me encanta.
Un hermoso beso.

Hola Helena:
Anda! ¿De verdad has notado que he encendido el ventilador?
Gracias por estar siempre ahí.

Hola Paco:
Jajaja. Entonces seguro que se me lenguaría la traba. Mejor daría el parte meteorológico echando un vistazo a los "cielos" ;)

mochuELIn dijo...

Que maravilla es estar cerca de personas y sentir lo que ellas te transmiten, es tan fácil y tan difícil. Los padres son siempre especiales, hacen cosas extrañas!! TODOS!!, pero son especiales desde el prisma del cariño y del amor, un día tus hijos hablarán del blog que tenía mi padre y donde escribía tantas cosas maravillosas y donde tanta gente entraba a la casa del diablo, porque mi padre se hacía llamar diablillo... jajajaja, nada más imaginármelo me río. Lo de tu padre con Colón debió ser premonitorio, pero lo que me queda claro es que os transmitió ese cariño por la naturaleza y sobre todo por el logro de los sueños, o no?. Saludos cordiales. ;P

JuanRa Diablo dijo...

Pues sí, MochuELIn, todo padre que se precie ha de tener su punto peculiar y extraño para sus hijos y con los años - y esto sí es curioso - esas cosas se convertirán en dignos ejemplos a seguir.
Un abrazo

Carmelo Mauleón dijo...

Hola Juanra, ya estoy de vuelta y no te me quejes que lo primero que he hecho ha sido editar dos fotos. Una para el blog y otra para tu museo ( te la mando por mail).
Cuando empiezo a leer tus cosas siempre me absorben. Nunca me dejan indiferente. He visto a tu padre sentado a la sombra, disfrutando y compartiendo las cosas buenas de la vida.Yo también soy padre ( 3 fieras)y daría cualquier cosa por que mis hijos hablaran de mí como tú hablas de él.
Un abrazo

hitlodeo dijo...

Tenemos mucho que aprender de nuestros mayores. Colocar sillones en el monte a la sombra de los pinos (parezco María del Monte) es una idea digna del Nobel.

JuanRa Diablo dijo...

¿Verdad que es lo más grande? Me consta que aún se pueden ver los esqueletos de aquellos sillones bajo ciertos pinos.

(Sí, Hitlodeo del Monte, casi te he visto haciendo el rocío xDDD)

Anónimo dijo...

¡Ya he leído esta entrada recomendada! ¡mira que si me la pierdo!...Es tan genial que no voy a poder dejar de "exigir" a Ángeles que la lea porque el empleo des castellano del XV le encantará, aparte de todo lo demás.
Que sepas que, aún sin vivir estas aventuras, me declaro fan incondicional de tu padre. Ese trabajo abnegado por amor al monte y esos asientos estratégicos -pese a lo que digan los furibundos ecologistas de hoy en día- me ha llegado al alma.
carlos

Ángeles dijo...

¡Pero qué bonito!
Me ha gustado muchísimo esta entrada, tanto el diálogo soñado como tus explicaciones anteriores y posteriores.

Dices que no has heredado la sabiduría de tu padre, pero sí que has heredado el espíritu creativo, la visión poética del mundo, y la capacidad de expresarlo todo con el lenguaje adecuado y propio.

Te felicito por todo eso, y le doy las gracias a Carlos por haberme traído aquí, a leer este cuento irreal que está dentro de una realidad que parece un cuento.

JuanRa Diablo dijo...

Carlos y Ángeles (tandem indivisible)

Han de saber vuesas mercedes que mi corazón es un pájaro revoloteando en el pecho tras saber que mis amigos han acudido con alegre premura a leer este escrito.
Hallábase olvidado incluso para mí, y como fuere que lo encontré de nuevo de forma harto imprevista y causóme buena impresión, no dudé en hacéroslo llegar.

Y al tenerles en tan grande consideración y siendo mi admiración por ambos grande y sincera, quédome felice porque haya sido de su agrado y no me queda más que echarles mi bendición y desear la misma dicha para voacedes.