10 de febrero de 2010

¡ES POESÍA! ¡¡Y SE COME!!


Hacía mucho tiempo que un texto no me embriagaba de tanto placer.

No resulta fácil encontrar la palabra al servicio de los cinco sentidos, embelesándolos con su lectura a cada paso.

Ni los sonetos de Shakespeare, ni las Rimas de Becquer, ni las máximas de Tagore me habían transportado tan alto ni tan lejos ni tan hondo.

Queda harto ridículo, por lo prosaico de su naturaleza, descubriros que ese texto sublime lo he encontrado… ¡ en el menú de un restaurante!
Un amigo estuvo en uno de los más preciados restaurantes de España, haciendo acopio de una gran variedad de platos en una degustación que le hizo sumamente feliz (el momento de echar mano de la cartera no debió ser tan ufano)
Pero sin más dilación os quiero presentar ese menú que tuvo a bien regalarme, escrito en un pliego de aspecto antiguo, como si hubiera sido elaborado por todos los grandes poetas muertos de la Historia. Me perdonaréis si no me contengo a la hora de comentar mis impresiones; dejar de hacerlo me reventaría la hiel.

Por favor, léase con la mano en el pecho como si recitara el mismísimo Horacio.

Ensayo de ensaladas: cogollo tibio embebido en salmuera de vainilla aliñado con vinagre balsámico y piel de leche de caserío.


(No me he enterado bien, pero debe ser un sacrilegio masticar tanta belleza)


Relleno de raviolis de Txangurro y castañas frescas en un consomé traslúcido de hojas y tallos alimonados.


(¿No es para conceder el Premio Nacional de Poesía de ipso facto?)


Taco de lubina reposado sobre un lecho perlado de semillas de calabacín a la parrillla.


(Yo suspiro... ¿Suspirais vos?)


Carpaccio acompañado de un aliño agridulce, lascas de queso Idiazabal y briznas vegetales


(¿...tal vez mecidas al vaivén de los vientos alisios? Me emociono mucho)


Salsifí fosilizado aliñado con huevas y acentos marinos


(¡acentos marinos! Dios, qué belleza sin par. Serán esdrújulos con toda seguridad)


Escalope de foie gras de pato sahumado a la parrilla, sobre un lecho hilado de pulpa de calabaza casera en un majado aromático, cálido.


(Esto se copia tal cual en una carta de amor y la dama cae rendida, derretidita sobre un charco)


Salmonete deshuesado y salteado, apoyado sobre un guiso de carnes de cerdo ibérico y verduras ligado con sus hígados.


(Virginia Woolf me ha besado en los párpados mientras Lord Byron me hacía cosquillas con su pluma. Romántico, erótico, sublime…)


Pieza de ternera de leche asada y perfumada entre brasas de sarmiento, briznas de tomillo, cenizas, sales y rábanos crocantes.


(No me podéis ver, pero estoy llorando…)


Solomillo de pato reposado entre complementos iodados, virutas y lascas de trufa.
Varias cucharadas de contrastes afines: crema de leche, hojas y dulces.
Pastilla artesana caliente y agua batida de miel con avena.


(Pero cómo no va a costar un ojo de la cara comer en lugares así. No sólo hay que desenterrar a Quevedo, hay que resucitarlo y ponerle a cocinar!!!)


Cuando terminé de leer esto llegué a la conclusión de que la poesía vive y que se dedica a la gastronomía de alto paladar.
Estuve pensando que cualquiera puede comerse un plato de patatas fritas en aceite y pagar un par de euros por ellas, pero si en cambio te sirven láminas de tubérculo soterradas en óleo jienense, aunque te comes lo mismo se te pueden exigir varios billetes por ello sin rubor alguno pues la belleza se paga.


De igual forma no es lo mismo tomar sustento materno vacuno de prado pirenaico que beberse la pura leche de vaca de toda la vida. Es que no hay color.

Os propongo que creemos juntos una carta excelsa. Olvidaos de la materia prima vulgar y buscad lo sublime de un simple garbanzo. Que nadie diga que son malos tiempos para la lirica.

28 comentarios:

Txema Rico dijo...

Ufff... ese menú me suena...ese amigo tambien me lo enseñó y juntos degustamos unos "petit Fours" ( osea pasticas de toda la vida para acompañar el café) que tambien se trajo de ese restarante.
Sí, la cuenta es para echarse a temblar, pero claro, supongo que como es poesía, tendrá un autor, y ahí ya sabemos como se las gasta la SGAE en connivenvia con nuestro presidente del Gobierno.

En fin Juanra, como bien dices, no es lo mismo ir a cagar que ir a descomer, cagarse en la puta que defecarse en la meretriz...

Un abrazo...

anasister dijo...

Juan,a pesar de que ya conocía este menu celestial,me ha vuelto a hacer mucha gracia,pero sobre todo tus comentarios tras cada plato.ja,ja,ja...En su día escribimos unos cuantos..te acuerdas? pues yo no,de ninguno.Ya le daré al ingenio,ya..pero hoy no me siento tan inspirado como para poetizar al garbanzo.

Jan Puerta dijo...

¿Y todo esto regado con un vino tinto de la casa?
Ay amigo, lo que hay que leer a veces y nunca digerir.
Por cierto, yo tengo semillas de calabacín, pero si las pongo en la parrilla el año que viene no tendré calabacines. ¡Cachis!
Un abrazo

Amig@mi@ dijo...

Me partooooooooooo
Eso es ya común a muchos restaurantes que se precian de ser de "alto standing", y no deja de ser gracioso aunque de lo más cursi.
El sábado comiendo con unos amigos en un "cutre" restaurtante de montaña, nos comentaban como a una pareja conocida de ellos les cobraron en uno de esos de alto copete 6000 € por el vino y que para pagar han tenido que pedir un crédito.
Pavernos matao, ya hay que ser lelo...

Fran dijo...

Esto de los "gastrónomos" modernos es de traca. Aqui en Pamplona hacen un concurso de pinchos y todos los años me parto leyendo los nombres que les ponen. Que si nube de no sé qué, que si "sobre una cama de foie". Son de risa, la verdad. Yo creo que hay alguno que pasa más tiempo pensando el nombre que hacjendo el pincho.

JuanRa Diablo dijo...

Txema Rico:
No, no me nombres a la SGAE, déjame tener una buena digestión sin flatulencias...
Me atrevo a intuir que por mucha poesía que hay en esa carta, a tí te faltaría algo, ¿no?
¡Exacto! ¡Mucho chocolate caliennnte!Jejeje

Un abrazo

anasister:
Pues dile a Iván que se ponga el delantal en la cabeza, que él se inspiró mucho.

Jan Puerta:
Vino tinto no, Jan, que es vulgar: añeja sangre de uva, mejor.
Te aconsejo que primero cultives muchos calabacines y luego si eso ya experimentamos con platos. Tú traete el diccionario y la sal.

Amig@mi@:
¿¿Has dicho 6000 euros?? A mí me ocurre eso y se convierte en mi Ultima Cena, porque fallezco al instante!!
¿No pudieron meter una mosca en la botella? ¿O pintarse lunares en la piel? No sé, morirse incluso, pero hacer algo!!

Fran:
Es que no te creas que es tan fácil contratar buenos poetas. Si fueran buenos buenos también te saltarían las lágrimas, pero de la emoción. Seguro que sí.

Anónimo dijo...

jajaja Mu bien narrado,esta claro q no es lo mismo comer un cuajado d ovulos de ave sobre cama crujiente d hogaza,q comer un bocata d tortilla con pan tostao. En esta clase d rts se combina el alimento del cuerpo junto con el del alma jeje. No es facil poner a cocinar a Shakespeare,los nominados son..

peibol dijo...

¡Grandioso! XD

Los restaurantes en los que se tarda más en averiguar lo que pone en la carta, que en hacerse la comida, nunca traen nada bueno a la hora de pagar XD.

Deja que los impresionables que se dejan deslumbrar por tanta pedantería, dejen sus billetes en estos sitios; los demás seguiremos comiendo genial... y a precios razonables ;)

En Canarias, los lugares de comida típica (los guachinches) lleva la simpleza a su máxima expresión; tanta, que muchos no tienen carta.

Un saludo ;)

peibol dijo...

Por cierto, el título está propiciado por lo que te conté de la quedada bloguera, ¿no? :p

El Zorrocloco dijo...

Virginia Woolf me ha besado en los párpados mientras Lord Byron me hacía cosquillas con su pluma

Dios XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

La gastronomía es como el arte abstracto, entonces; no importa lo que hagas, sino el morro que le eches para venderlo XD

Ahora tengo curiosidad: ¿qué tiene que ver el título del post con la quedada blogger? Jum...

isaormaza dijo...

¡¡¡OOOOOOOHHHHHHHHH!!!!!! Todavía no he podido reaccionar tras el salsifí fosilizado... Por cierto,que habrá que investigar qué porras es.
En una de mis últimas incursiones en restaurantes de este tipo me tocó chupetear un hueso de caña al que previamente le habían pegado unas semillitas estrañas de las cuales ya no recuerdo el nombre. La camarera, atentísima, nos tubo que explicar la manera de "comer" dicho plato, pues adivinarlo ya era para nota. Yo, la verad, es que desconfiaba un tanto porque al principio creia que era broma jeje.

Lillu dijo...

Si está claro que los de la Nouvelle Cuisine (o como se escriba) son unos cursis!! Yo leo esos menús y no me como nada, más que nada por ignorancia... que no sabría lo que me como, vamos XD Soy una fiel seguidora de la filosofía de llamar a las cosas por su nombre :D Y unos huevos fritos son huevos fritos, y no redondos de yema en nebulina clara con puntilla crocante. Yo ahí no me atrevería ni a mojar el pan!

saluditos!

pichiri dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Pero buenoooooooooooo
Anda y corre a la cocina, preparate un buen bocadillo de jamón serrano y a dejarse de gilipolleces!!!!!!!!!!
SAX
PD Si he dicho una vulgaridad recuerda que has citado a grandes escritores y Camilo José Cela también lo era. Punto

La exorsister dijo...

Qué quieres que te diga, yo prefiero un bocata de lomo y una garimba (cerveza) a un plato cuyo nombre vaticina un parco almuerzo con una abultada cuenta.

Y la poesía está muy bien, pero prefiero a los clásicos.

Un saludito!

pichiri dijo...

Tuve que eliminar mi anterior comentario porque tratando de presentar un plato en términos mas o menos poeticos, se me fué la mano en la salsa erotica y preferí no dar la nota.
En fín, lo que ocurre siempre, que una misma cosa puede verse desde distintas perspectivas según la presentación que de ella se haga, aunque a veces esta presentación sea tan rebuscada y risible que mas que ensalzar ridiculice. Luego vendrá el momento de la verdad que no es otro que el de saborear cada producto para ponerlo en el sitio que le corresponde, sin importar el nombre mas o menos rimbombante con el que se le haya querido presentar. Opto no obstante a llamar al pan, pan y al vino, vino, de igual modo que es preferible que hayan mas chuletas aunque hayan menos servilletas.

JuanRa Diablo dijo...

Anónimo Juan Luis:
Y a lo tonto me está entrando un hambre...
Sí, todo suena muy espiritual, pero a la hora de cobrar sólo aceptan lo tangible, los muy materialistas...
Por cierto, este año las pelis nominadas son 10, no 5. No es fácil decidir. Los nominados son...

peibol:
Pues más vale guachinche en mano que mil Quevedos mariposeando.

Algunos se pasan tanto en los precios que bien harían sentando a un psicólogo a la mesa que preparara mentalmente para el dolor que se avecina... XD

Sí, claro, me ilusionó que trascendiera aquel otro título y éste se adaptaba y le hace un guiño a aquel ;)

El Zorrocloco:
No está mal ese menage a trois entre fantasmas, ¿eh? XXD
Buen apunte, sí señor. Pero el arte abstracto tiene la desventaja de que si un día descubres que no te gusta nada... ni siquiera te lo puedes comer!!

Como la curiosidad mató al gato y no quiero que se cargue al Zorro también, te aclaro que Peibol me contó que una blogger, al oir mi nombre exclamó "¡Es agua! ¡Y se come!", haciendo alusión a un post del pasado 16 de diciembre. Me hizo mucha gracia la anécdota. :)

isaormaza:
¿Qué es salsifí? ¿Y tú me lo preguntas? Salsifí eres tú. Jajajaja
Oye, si lo averiguas me lo dices.

Fíjate que has hecho poesía sin pretenderlo: Hueso de caña con semillitas extrañas. No sé a qué sabría pero la rima es exquisita!! XD

Lillu:
Además los huevos fritos se los puede arrear uno pringándose los dedos y resbalando el aceite por los morros. Pero los redondos de yema en nebulina clara con puntilla crocante sólo se pueden ingerir sin utilizar apéndices ni macular los labios. ¡Vaya jodienda de plan! XD

SAX:
No, si ya recuerdo yo que Cela también decía jamón serrano. ¡Qué bruto era!

La exorsister:
Sin problema. Ya sé a lo que invitarte algún día. ;)

Y de postre ¿a Julio Verne o a Dickens?

pichiri:
Te aseguro que no habrías dado la nota. A mí leer ese menú me parece de lo más libidinoso. Yo creo que juegan con las palabras para que nos suban todos los jugos a la cabeza, nos nublen la vista y no nos percatemos de la cantidad de billetes que soltamos.

Me gusta como grito de guerra: más chuletas y menos servilletas y traed morcillas aunque ya no queden sillas :D

Anónimo dijo...

Nunca he tenido la oportunidad de comer con tanta poesía de por medio.Seguro que el que te enseñó el menú lo tenía apuntado porque es imposible de memorizar tanta comida y poesía a la vez sabiendo de que se trata en cada plato.
Tus comentarios, eso sí es poesía y la cara que se te pondría de pensar en el plato daría gusto verla.
Y es que no todo el mundo tiene la panxa plena .Eres todo un poeta.
Un saludo.Remolina

isaormaza dijo...

Os copio el detalle del plato del que os hablaba,directamente de la página del restaurante.Alucinad:
"Buscando un factor estético y sorpresa en el comensal rellenamos un hueso de caña con unos tendones de ternera glaseados en su jugo, acompañado todo de unas verduras tempranas de primavera. Guisantes, cebolleta tierna, puerro, zanahorias y chirivía, raíz esta ultima que he descubierto este invierno y me ha maravillado por su textura y aroma refrescante que proporciona su piel. Por una parte tenemos la textura melosa y gelatinosa del tendón refrescada con las verduras al dente y para armonizar el conjunto acompañamos con una espumosa de tuétano. Impregnamos el hueso de unas arenas de haba tonka para que el comensal si lo desea chupetee con gracia por su parte exterior."

¿Qué os parece?

Por cierto: ya he encontrado al famoso salsifí y es una especie de zanahoria chuchurriosa. Lo mejor de todo es su nombre científico. Tragopogon porrifolius. No es broma.

manly dijo...

A mí me gustan que a los platos les pongan esos nombres tan sofisticados, es más, cuando voy de cena para elegir mi menú escojo los platos de nombre con más glamur :)

Carmela dijo...

Para que luego digan que, los caballas no tienen blog.
Buenisima tu narración, me he reido un montón.
Saludos
CARMELA
http://carmela-cosasmias.blogspot.com/

Gamar dijo...

Tanto gre, gre para decir Gregorio.
Estaba por prepararme un café con leche para desayunar, pero ahora me suena muy vulgar.
Un abrazo.

rAnita nOe dijo...

jajaja, eres un genio.. hasta con la comida le das al verso..

besos

JuanRa Diablo dijo...

Remolina:
Claro, a mi amigo le dieron una copia de ese menú degustación que había probado.
Todas las veces que lo leí me reía mucho y cada vez me gustaba más esa semántica rimbombante. ¿Cómo no contarlo en el blog?
Gracias! :)

isaormaza:
Muy bien, Isabel, así me gusta, que hagas tu trabajo de investigación paralelo :)
Esto se está convirtiendo en tan interesante objeto de estudio que yo desde aquí lo propongo como tema para tesis doctoral: "La literatura en los restaurantes: poesía para chupetear", por poner un título bonito...

¿¿Tragopogon porrifolius?? ¿Y ese es el nombre culto? Pues casi me despichorro!! XXDD

manly:
Eso es porque te gustan los thrillers y que no se desvele el misterio hasta el final... ;)

carmela:
Me alegro de haberte hecho reír. He pasado por tu blog para "pincharte" un poco pero lo he encontrado lleno de dedales y no he podido!!

PD. No he entendido lo de "los caballas" (?)

Gamar:
¿Un café con leche? No, hombre, desde ahora prepárate mejor un lácteo básico en aromático vínculo con lágrimas colombianas. El sabor es el mismo pero te da una categoría que ni te cuento.
Un abrazo!

rAnita nOe:
Bueno, no se lo digas a nadie pero yo a la comida lo que le doy es buenos mordiscos. :P

March La Cinefila Desconocida dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
March La Cinefila Desconocida dijo...

Yo solo puedo decir arriba los platos plazeros , porque generalmente no indulgo en comida que no puedo pronunciar, jejeje.

Me encanta como le encuentras carnita a cada una de tus anécdotas. Muy líricas.

Besos a la fam.

hitlodeo dijo...

Hola JuanRa:
La de tiempo que hacía que no escuchaba a Germán Copini.
Sobre lo de los platos, seguramente ya los conoces, pero por si acaso aquí te paso dos más:
- Tembladera de azúcar y huevo al golpe de calor en su espejo de caramelo. (El flan)

- Pies de mamífero porcino crujientes en su cristal de aceite de andújar. (Los torreznos)

(Estos son de coña, pero no descarto que los tenga algún restaurante en su carta)

Te he leido varias veces en el blog de Moli, pero no me había pasado por el tuyo. A ver si saco tiempo, parece interesante.
Buena historia la de la herencia del mando a distancia.
Un abrazo

JuanRa Diablo dijo...

March:
Nunca mejor dicho eso de encontrarle "carnita" a esta entrada. Muy apropiado. :)

hitlodeo
Hola! Yo también te leía en Moli's house y al final me picó la curiosidad, jeje.

No conocía esas ambrosías líricas que me escribes. Quedan perfectas en esta colección de poesía que se come, jeje.

Bienvenido y pasa cuando quieras. Espero que "el menú" sea siempre de tu agrado ;)

Un abrazo