29 de julio de 2010

CON LA MOCHILA EN LA CABEZA

He aquí unos extractos de algunos de mis viajes.
.
*************************************************************

Aunque sabía que todo aquel prodigio se encontraba por fin ante mí, me mantuve echado sobre la hierba húmeda, aspirando el aire a bocanadas, con los ojos cerrados, esperando el momento en que me sintiera mejor para incorporarme y contemplar en todo su esplendor aquel lugar durante tanto tiempo soñado.
.
Recordé que tenía en un bolsillo las hojas de coca que el indito Don Pedro me aconsejó mascar, pero las olvidé tan pronto como levanté los párpados y mis ojos se inundaron del intenso azul del cielo. El sol brillaba en lo alto pero apenas conseguía calentar y pensé que era necesario moverme.
.
Finalmente me levanté para dejar que todo el panorama me invadiera. En ese preciso instante comenzó a soplar una brisa que podía seguirse con la mirada pues iba peinando el mar de hierba que crecía entre aquella impresionante ciudad de oscuros muros y viviendas de piedras milenarias.
Y allí, a 2000 metros de altura, en aquel inmenso “nido de águilas” que en un remoto pasado albergara a decenas de familias incas, tan sólo parecía escucharse el sonido del viento y mi respiración, sobrecogida ante tanta belleza.
.
Descendí incontables escaleras talladas en la roca y otras tantas volví a ascender. Anduve por estrechas calles flanqueadas por sólidas construcciones de piedra sobre piedra. Me acerqué tímidamente a medianos muros tapizados de oscuro musgo tras los cuales no había más que insondables precipicios. Me senté en una gran piedra rectangular tallada y colocada en el centro de una plaza y desde allí traté de imaginar cómo consiguieron subir tantas toneladas de piedra hasta aquel pico, cómo pudo ser la vida de aquellos antiguos moradores que un día se marcharon para no volver más.
.
Y sentí la impresión de que la ciudad me observaba a través de los innumerables huecos de sus ventanas.

(En las ruinas del Machu Pichu. Perú.)

**************************************************

- Llevamos 900 kilómetros en este momento – me dijo JL.
- Que en España vendría a ser como estar entrando en Galicia, ¿no?
- ¿Desde Yecla? Sí, más o menos.
.
El sol estaba próximo a ocultarse y se intuía ya una puesta tan espectacular que le había pedido que detuviera el coche un par de veces para fotografiar aquel atardecer. Con el contraste de tan prominentes cactus a contraluz en ese cielo de fuego, había conseguido ya unas tomas espectaculares de las que me sentía muy satisfecho, aunque aún estaba más contento con lo que había logrado en aquella estación de servicio abandonada en la que nos habíamos detenido la jornada anterior.
.
Fue después de la interminable carretera en ligero ascenso que nos parecía iba a desembocar en las mismísimas nubes del horizonte y que bromeamos llamándola "Autopista hacia el cielo", cuando llegamos por fin al cambio de rasante que nos mostró, como un nuevo desafío del asfalto, otro larguísimo tramo, tan extenso y escasamente sinuoso que a los ojos nos parecía una serpiente arrastrándose hacia algún escondite del infinito.
.
El paisaje sin embargo empezó a variar y de vez en cuando aparecían unas moles rojizas en la distancia, algunas de las cuales estaban coronadas por pequeñas nubes compactas dando la impresión de que estábamos en tierras de indios y que, por medio de aquellas blancas señales de humo, estuvieran comunicando unos a otros que un par de rostros pálidos estaban atravesando sin miedo alguno su territorio.
.
Y entonces apareció aquella gasolinera destartalada en la que no se apreciaban señales de vida y detuvimos el coche en su sombra.
.
De repente, el silencio.
.
A los dos nos pareció una laguna perdida en el tiempo y el espacio. Oxidados surtidores marcaban cifras ocultas por el polvo, algunos neumáticos usados estaban esparcidos por el suelo, viejos carteles metálicos claveteados en las paredes de un local construido a base de toscos tablones de madera…
Desde una de aquellas paredes sonreía una chica rubia mostrando un refresco con una sonrisa desdibujada.
.
Todo era perfecto para dejarlo plasmado en imágenes y, extasiado, perdí la noción del tiempo fotografiando mi propio sueño americano.

(En el estado de Arizona , atravesando la Ruta 66)

************************************************
.
No puedo dormir pese a lo agotado que estoy.
Los retrasos en el viaje se han ido acumulando y cuando por fin me instalan en esta habitación está bien entrada la madrugada.
.
Pero el lugar me resulta tan espectacular que no me es posible conciliar el sueño sin contemplarlo primero detenidamente.
El resplandor de la luna entra por una ventana a mi derecha, la única que no queda oculta por estos altos cortinones de terciopelo rojo. Su luz hace brillar un gran escudo con dagas cruzadas colgado en la pared y el escritorio que descansa a sus pies, al que parece pesarle el tiempo.
.
Me levanto de la inmensa cama con dosel- en la que podrían dormir perfectamente 6 personas - y me encamino sobre el suelo cubierto de gruesas alfombras hacia ese resplandor de la ventana que me hipnotiza.
.
Es un paisaje fascinante el que contemplo a través de las vidrieras.
Hay una claridad lechosa en el exterior, como si estuviera a punto de amanecer. Puedo apreciar el lecho del río en el amplio valle y cómo se acumulan en sus orillas extensos jirones de niebla gris. Me resulta emocionante estar divisando tan bella campiña desde un castillo en el que tengo la suerte de disfrutar de una estancia para mí solo.
.
Algo parece moverse por uno de los caminos que surcan el llano.
Diría que es una figura humana vestida con una ancha camisa blanca y hasta creo percibir su sombra deslizándose a la par sobre las hierbas que orillan el recorrido.
¿Quién puede estar caminando por allá afuera en noche tan fría? Se me pasa por la cabeza la idea del espíritu de William Wallace vagando sin rumbo.
.
De repente recuerdo que tengo unos prismáticos en la maleta y corro a buscarlos. Mientras lo hago me percato de que mi cama está deshecha en sus dos extremos y me detengo un momento a encontrar una explicación.
.
¿Me he acostado por un lado y levantado por el otro? No, estoy seguro de que no. ¿Entonces?
.
- ¡Papaaá, a cenaar!
.
La voz de mi hijo me abstrae de mis pensamientos. Me levanto y dejo esa cómoda tumbona que coloqué debajo de la higuera en el campo, el lugar que yo llamo “mi rincón de los sueños”, en el que todos los días encuentro plácidos instantes para pensar.
.
Jamás he estado en Perú, ni en Estados Unidos, ni en Escocia… No sé si los visitaré físicamente algún día. Ojalá que sí.
.
De momento, estos lugares del planeta, y otros más, algunos muy remotos, los he recorrido con la imaginación, de la forma más sencilla y barata que existe, con la mochila en la cabeza.
.
Es una suerte que me queden tantos otros sitios por descubrir.

32 comentarios:

Misia dijo...

Niño, cómo te entiendo.

Yo también me habría ido a Machu Pichu en primer lugar... después a Tanzania y en tercer lugar a Nueva Zelanda (con ciertas pelis como base para imaginar).

Sí, barato y te ahorras la pesadez de los viajes en avión.

perplejo dijo...

Ah, oh... me ha dado bajoncillo al final, Sr. Luzbel, estaba viviendo una experiencia vicaria increíble. Ahora me quedo con la sensación de que sólo he experimentado la evocación de una fantasía. Que no está mal, pero ya es bajar un grado de realidad.

Lo que más me ha impresionado ha sido la cama de seis personas con dosel, ya ve que frivolidad. ¿Adivino el espíritu de Carlos Castaneda susurrándole al oído?

En "las enseñanzas de Don Juan" en antropólogo está siempre a vueltas con el diablito. Quizás le interese.

Un abrazo y suerte con sus viajes astrales o no.

Anónimo dijo...

Que suerte tienes broder poder imaginarte que estás en un lugar que nunca has visitado, a mi me es imposible.
Eso si,
Soy capaz de tener 7 vidas a la vez y ser mil personajes distintos en mi imaginación pero siempre en sitios que ya conozco.
PD Me voy a cazar diablos a Londres je je.
Un saludo

LastChild dijo...

Ha sido una delicia.

No he estado ni en Perú ni en Arizona, pero por un momento pensé que en tu tercer viaje te habrías alojado en algún castillo escocés. Has descrito los Highlands. Yo que tú iría a vivirlos.

Cuando vuelvas a ponerte la mochila haznos partícipes otra vez.

Lillu dijo...

A veces nuestra imaginación es más fuerte que cualquier realidad :D

saluditos

Pecosa dijo...

Jo, como te admiro. Yo no sé imaginar cosas que no conozco. Ya no por el lugar en sí, también me cuesta imaginar situaciones que no he vivido, por ejemplo...

En cualquier caso, de los que nombras, me quedo sin dudarlo con el Machu Pichu, un lugar que desde siempre me ha llamado muchísimo la atención y que debe ser de esos que te quita el hipo.

Anónimo dijo...

¡Que decepción cuando has dicho que no has estado en estos sitios! ¿Como se puede narrar algo con tanto detalle sin haberlo vivido? Sigue viajando amigo y sigue deleintandonos con ellos.
Desde Madrid, caluroso saludo.
Rasanliz

hitlodeo dijo...

JuanRa, puede que no hayas estado en esos sitios, pero a mi me has tenido convencido de que sí hasta el final.
¿Has pensado trabajar para una editorial de guías de viaje? No tienes precio con las descripciones.
Un abrazo

Silvia dijo...

Que prodigiosa imaginación! Pues yo también hago viajes imaginarios.
En estos últimos días la TVE Internacional está emitiendo "Entre el cielo y la tierra", que me lleva a recorrer España desde un helicóptero. Ayer recorrimos todo el levante, pasando por Benidorm.
Hace años veía:"A vista de pájaro". Siempre con el mapa de la península a mano.

Io dijo...

Pues si algún día te decides a ir envíales esta entrada como carta de presentación, que te van a invitar gratis con tal de que hables así de sus tierras.

La descripción del Machu Pichu me ha parecido sencillamente magistral. Y las otras le andan a la zaga. Eres digno hijo de tu padre. Algún día deberías decidirte a escribir, a escribir libros, que si tu padre es un fiel reflejo de Azorín, tú estás a la altura de Thomas Mann.

A ver si algún día te dejas caer por Estepona y escribes una crónica como esta XD.

Besos!

peibol dijo...

¡Pero cómo te gusta jugar al despiste! ¡Me encanta!

Una entrada sobresaliente, de verdad. ¡Con razón me has sobrepasado en seguidores; tus escritos son pura poesía! ¡Bravo!

Por un momento lograste engañarme. Yo también "juego" a viajar, aunque mis viajes suelen ser más fantasiosos, y tienen más que ver con la magia y la ciencia ficción que con ciudades reales. Si me reservas plaza en una de tus escapadas, ¿te vendrías tú tambíén a alguna de las mías? :)

anasister dijo...

Y como siempre.. un grato escalofrío que me eriza dulcemente culmina en un suspiro lleno de emoción.
Maravilloso poder mochilear contigo por esos lugares magníficos desde el escritorio de casa.

Txema Rico dijo...

Juanra, proposición diabólica al canto...Quieres ser el cronista oficial de mis viajes? je je je...Yo te contaría de soslayo y apoyado en fotos y recuerdos mis peregrinaciones por la vieja Europa y tu tendrías "via libre" para escribir mis memorias viajeras...Píensalo (esto de pensarlo dicho en tono Tio David) jajaja

JuanRa Diablo dijo...

Misia:

¡Buenas elecciones las tuyas! Ambas me atraen por igual.
Con el sistema "Imagine On" los aeropuertos del mundo se mueren de asco XD

Un beso (y olvídate de efe cincos) ;)

Perplejo:

No se me venga abajo, Sr Perplejo. La no-realidad es tan válida a los sentidos como cualquier fase o estado de conciencia por muy a contramano que nos pille. Mire si no, cómo se me ha repantingado usted en esa cama con dosel. ¡Levántese hombre, que me la deshace!

Tomo nota de ese autor y libro que desconozco pero que ya oigo cómo me llama a gritos.
Y cuide su codo.

Un abrazo.

SAX:

¿No te bastaba con Egipto? ¿¿A Londres ahora?? Aggg, te odio Mata Hari, o Cleopatra, o Juana de Arco, o quien seas!! :P

LastChild:

Uno de mis sueños es instalarme una temporada en un castillo (si es de Irlanda o Escocia mejor) Y que tenga fantasma, por supuesto, pero no muy cabrón, sólo lo justo.

Sí, sí! ¡Yo quiero!

Lillu:

También lo creo así. Hasta el punto de poder defraudarnos algo que imaginábamos mucho mejor de lo que es.

Pecosa:

No me lo creo. Seguro que sí sabes.
Si cierras los ojos, ¿no ves cómo una sombra se desliza a tus pies? Levanta la cabeza, ¿te has dado cuenta de que se trataba de un cóndor majestuoso sobrevolándote que por unos segundos se interpuso entre ti y el sol?
Y hay una ciudad de piedra que espera a que la descubras tú por primera vez.

Rasanliz:

Sí se puede, ya lo ves. Y además se puede llegar a sentir nostalgia de cosas no vividas.
Nuestra mente es algo portentoso; algo más increíble que el más impresonante rincón del mundo.

Un abrazo

JuanRa Diablo dijo...

Hitlodeo:

Vaya, muchas gracias :)
Es que los dos primeros lugares sobre todo me atraen tanto que casi creo haberlos visto de verdad. Y claro, los libros ayudan, y la TV, y lo soñador que es uno...
Un abrazo.

Silvia:

Conozco el programa, sí. Y el de Benidorm en concreto lo ví. :)
"A vista de pájaro" me gustaba mucho. De hecho lo tengo en VHS.

De buena gana haría yo un largo viaje por territorios argentinos, al estilo del famoso Marco (pero sin buscar a su mamá :P)

De mis tiempos de escolar recuerdo Córdoba, La Pampa y la Tierra del Fuego (y Buenos Aires, claro)
Tiene que ser un país portentoso el suyo, Doña Silvia :)

Io:

Jeje, qué curioso ver ese gato perezoso de la foto antes que tu nombre y exclamar ¡Ioo! ¡Cuánto tiempo! :)
Pero que Mil gracias por esos piropos bien mullidos que nos dedicas :D

(Ejem... Sr Mann, discúlpela usted; es que ella es así de espléndida :p)

Besos hacia Estepona. Y vuelve maaas, please!! ;)

peibol:

Jejeje, sí que me gusta sí. Despistar, imaginar, inventar, tentar, confundir...
¿qué esperabas siendo un diablo?
Si encima se me recibe tan bien como tú, creo que crezco y todo :)

Te propongo una quedada en la Roca (Isla de Alcatraz) en el año 2020. En pleno otoño, antes de que la dinamiten para hundirla.
Yo llegaré en un Vapor Digital prestado. Tú ve en el Zoom Underground. Procura que no te sigan. :D

anasister:

Eso es lo maravilloso, que tú me acompañes.
Por cierto, la palabra "mochila", ¿no huele mogollón a Cueva del Olmo? :)

Txema Rico:

Jajajaja. Proposición por proposición.
Y tú me continúas "La verdadera historia de ABBA" con datos tan exactos y pruebas tan reales como Christmas medio quemados por la chimenea de Bjorn. ¡Aquello ha de seguir! :D

Pecosa dijo...

Jo, tú sí que sabes, JuanRa...

Anónimo dijo...

Me odias broder? ohhhhhhh (cara de muñeco triste)

JuanRa Diablo dijo...

Pecosa:

:) A que mola imaginar?

Sax:

Qué va sista, lo que pasa es que no te acuerdas de meterme en la maleta y me muero de envidia!! :)

Mae Wom dijo...

Imaginar...leer...hay tantas formas gratas de viajar ¡desde el sofá!

Ana dijo...

Que manera mas barata de viajar, ahora con la crisis uno se lo piensa, ¿no? Un rato debajo del rincón de pensar y a imaginarse que esta en la habana o en cayo coco, no estaría mal... Lo malo es el despertar.
Ojala algún día puedas ir a eeuu, o a Perú, o a Escocia y así comparar si lo que has escrito coincide, e intuyo que si. Esta tan bien escrito que he pensado que de verdad eran anotaciones del viaje. Tienes mucho talento, es muy complicado trasmitir con la palabra el escenario de un lugar donde jamas se ha estado y lo has logrado, te felicito.
Como dicen en unos mensajes por ahí arriba podrías dedicarte a esto de escribir, se te da.
Saludos
:D

Silvia dijo...

Pues sí, mi país es portentoso en bellos y variados paisajes. Nombraste cuatro provincias, y son veinte más.
Cuando quieran saber de turismo de Argentina, me chistan, que es lo mío.

Marco, el que fue "De los Apeninos a los Andes"?

La exorsister dijo...

Imaginación prodigiosa la tuya JuanRa, deberías empezar a escribir cuentos... te auguro un buen futuro como cuentista.

isaormaza dijo...

¡Eres de los mios! Tambien es cierto que el Canal Viajar (o similares) e internet ayudan a darle las últimas pinceladas al fondo del escenario pero ¡que viajes memorables se pueden hacer con la imaginación! ¡Y cuantos nos quedan aún por hacer! (A mi esta mañana me ha tocado Australia. Date una vueltecilla por alli y me cuentas qué te ha parecido. Un poquillo de calor, pero por lo demás espectacular, ya verás)

mochuELIn dijo...

Es una suerte que tengas esta imaginación que además no sólo te permite viajar a ti, sino a todos nosotros metidos en esa mochila de tu cabeza.... menuda hormigonera tienes que tener!!! jajajaja. Arañazo mochuelero

Nuria dijo...

Qué imaginación! Seguro que Holanda lo bordas! Viajar es maravilloso pero hacerlo mentalmente es sólo privilegio de unos pocos. Me quito el sombreo :)

El Zorrocloco dijo...

Con la mochila en la cabeza, qué bonito =)

Anda que no serías un buen escritor de viajes sin necesidad de viajar... O un buen escritor a secas. Bah, seguro que no te digo nada nuevo y estarás harto de oírlo ;)

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Joder, mientras leia lo del Machu Pichu, me estaba preguntando... Pero... Cuando coño estuvo Juan en Perú...?? No fué Méjico....?? Me has hecho dudar más que con lo de "Yo nunca estuve en la boda de Rodolfito."
Signo de que la teua mochilona en el cap da el pego... Che fotre!!
Por cierto pensaba, la historia del Pedja Mijatovic estaría bien contarla.... Me acabo de acordar.. Un día de estos vale?
Tomás.

JuanRa Diablo dijo...

Mae Wom:

Y si tenemos que hacer que ese sofá vuele cual alfombra mágica, ¡lo hacemos! ;)

Ana:

¡Baratísima! Y además sin el engorro de hacer maletas, jeje.
Me gusta escribir y por eso disfruto tanto con el blog.
Ir más allá... son palabras mayores!
Pero gracias por el halago.

Silvia:

Como reconocida embajadora argentina, por supuesto le "chistaremos" en caso de duda ;)

Sí, me refería a ese Marco, al que acompañamos por media Argentina siendo niños allá por los 70.

La Exorsister:

Tomo nota. Pero luego no me reproches que te vaya con cuentos, ¿eh? ;)

isaormaza:

Espectacular Australia. Ya me dí algún paseo mochilero por allí. Lástima que no coincidiésemos.
A mí me pilló una tormenta mientras caminaba por una zona desértica y tuve que improvisar un techo con mi propio chubasquero, una sartén y unos palos.

Otro día bajaré un poco más para descubrir Nueva Zelanda. ¿Te vienes?

mochuELIn:

Entonces te metiste de polizona en mi cabeza? Ya decía yo que notaba un revoloteo a toda hora.
Mira que no paras quieta ni de extranjis... :D
Un abrazo

Nuria:

Holanda la imagino la mar de bien. Y más desde que sigo tu blog y he podido ver tantas fotos de Amsterdam (con diablos escondidos y todo ! :)

El Zorrocloco:

No, creo que es imposible hartarse de elogios de este tipo. :)
Eso sí sería toda una aventura, ponerme a escribir algo en serio, pero para semejante viaje sí que me entra pereza, ya ves...
Un abrazo

Tomás:

Sí, es que ya que fui a México me di una carrerilla y me bajé al Perú, jeje.
Si me llego a callar te lo tragas bien tragao, ¿eh? XD

Sí, lo de Pedja estaría muy bien contarlo un día. Alguna vez lo he pensado.

El Zorrocloco dijo...

Pues es una pena, porque para mi gusto, el talento lo tienes. Esperemos que te animes algún día ;)

pichiri dijo...

Ya iba siendo hora de que dejases una nueva muestra de lo que de tí espero.

Ángeles dijo...

Uy, qué corteee. Me había creído que contabas viajes verdaderos, y ya me aprestaba a manifestar mi incontenible envidia, cuando, al igual que a ti en la tumbona, la realidad ha venido a sacarme de las ensoñaciones.
Pero esto lo que demuestra es que el relato es perfectamente creíble (bueno, lo del castillo escocés si me escamaba un poco).
Espero y deseo de todo corazón que cualquier día puedas realmente poner los pies en la ruta 66, en Machu Pichu, en Escocia y en Pernambuco si te apetece.
Ay, me he acordado de una estrofilla de Les Luthiers que no me resisto a recitarte:
"Con mis fuerzas casi extintas
a vasto imperio llegué,
puse pie en tierras incas,
o sea, hice (h)incapié." :-D

JuanRa Diablo dijo...

Ángeles:

Cuánto bueno verla aterrizar por aquí, Ángeles, por estas tierras de inca...paces de no soñar.
Ya ves que era todo un engaño, o no tanto, pues con la imaginación los he hecho de alguna manera reales.

Tú no serás un hada de esas que hace los drims cam trú, ¿verdad? Jajaja. Me encantaría.

Un abrazo

PD1.- Para Pernambuco no he hecho mochila nunca, pero si hay que hacerla se hace.
PD2.- ¡Qué grandes los Les Luthiers! :)