6 de julio de 2010

UN VIAJE AL FIN DEL MUNDO

"Cuando yo era pequeñita... - nos dice Aitana en ocasiones, la mar de resuelta ella- ... pero como ahora soy mayor..."
.
Claro, tres años son tres años, pero ¿cuándo se hizo mayor que no me dí cuenta?

Su hermano, que acaba de cumplir siete, la mira con un movimiento de cabeza que interpreto como un "No tiene arreglo la niña..."

A propósito de Samuel, que ha pegado un estirón y parece un espaguetti con patas y ya me llega por el pecho, me quedé con las ganas en su día de contar aquí en el blog un gesto suyo que me llamó mucho la atención. Lo haré ahora como entrada conmemorativa de su séptimo cumpleaños.
Sólo hay que retroceder unas cuantas semanas.

Un domingo fuimos a pasar el día al campo. Metereológicamente fue una jornada muy a la gallega, (de esas que no sabes si subes o bajas las escaleras) Me refiero a que el sol brillaba con fuerza y al minuto lo cubría una gran nube y hacía frío. Luego empezaba a lloviznear, después picaba de nuevo el sol... pero en fin, allí estábamos todos, con la chimenea encendida porque se hizo una gachamiga al fuego (mi suegro es un maestro en esto), con los niños corriendo por el exterior y Nuca ladrando pegada a sus talones.
Después de comer, Samuel quería que jugara al futbol con él, pero ya me había pasado media mañana haciéndolo y no me apetecía más, pero él insistía "Anda, papá, por favor, andaaa, juega conmigo..." Al final le dije que en todo caso nos fuéramos a dar una vuelta andando.
.
- ¿Andando?, ¿pero adónde?, quiso saber.
- ¡Al fin del mundo!- fue lo primero que me vino a la cabeza. Y accedió.
.
Salimos de la finca y empezamos a seguir un camino de tierra que circundaba bancales y más bancales de almendros y ciruelos.
- ¿Cómo sabes dónde está el fin del mundo? - me preguntó.
- Porque cuando llegas allí ya no hay más mundo.
- ¿Y qué hay?
- Pues un barranco enorme. Y un cartel que dice "Fin del mundo"
Samuel me miraba de reojo, entre incrédulo y divertido. Cogió un palo que encontró en el suelo e iba haciendo marcas en la tierra con él.
Yo cogí otro e hice un alto en el camino para dibujar un mapa sobre una superficie húmeda.
- Mira, Samuel, como hacían los piratas cuando dibujaban el mapa del tesoro - y poniendo voz grave - Llegaremos navegando por aquí, atracaremos en esta playa, daremos diez pasos y enterraremos el tesoro justo aquí, en esta cruz. Pero cuidado, que en esta selva hay caníbales.
- ¿En las islas hay caníbales?
- A lo mejor en algunas sí.
- ¿En Tenerife hay? ( desde que sabe que Tenerife es una isla, la sigue imaginando un lugar fabuloso)
.
Estuvimos mucho tiempo andando, pasando por una zona en la que había varias colmenas bajo los árboles. El vuelo de tantas abejas formaba un zumbido sobrecogedor. Le advertí que dejándolas a una distancia prudencial y sin molestarlas no atacarían y le conté cómo se hacía para recolectar la miel.
Estuvo leyendo los carteles que encontraba a su paso, algo que yo hacía mucho de niño. (Cuando viviendo en Benidorm aprendí a leer, me pasaba el tiempo leyendo por la calle: "Hotel tal, hotel mascual, pensión rita...")
- Ahí dice que se vende parcela, ¿qué es parcela?
.
Y así, caminando y hablando nos alejamos bastante. Hacía rato que habían llegado una nubes negras con aspecto muy sospechoso que ocultaron el sol por completo y temiéndome que se pudiera poner a llover le propuse volver.
Entonces exclamó: "Espera un momento"

Hizo una corta carrera hacia adelante y se puso a dibujar algo con el palo en el suelo mientras me gritaba que no mirara.
Pensé que estaría haciendo un nuevo mapa pirata pero cuando me dijo que ya podía ir y me acerqué, leí en el suelo: FIN DEL MUNDO.
- Ya podemos volver - me dijo.
No sé bien por qué, pero me sentí muy orgulloso, me encantó ese brote de ingenio por su parte. Yo había olvidado hacia dónde íbamos, pero él no.
Digamos que la verdadera aventura estuvo a la vuelta porque, ¡la que nos cayó encima!
. Empezaron a sentirse gotitas de agua sobre el suelo pero la cosa arreció rápidamente y terminé gritando, "¡Corre, Samuel que nos vamos a calar!".
Las pequeñas gotas se convirtieron en gotazas y de la llovizna se pasó al aguacero en cuestión de segundos.

A Samuel le ocurre una cosa que no puede remediar y es que cuando le entra la risa pierde todas sus fuerzas y hasta puede caerse al suelo porque le flaquean las piernas.
Y claro, como me vio tan apurado porque no había absolutamente ningún lugar donde guarecernos, oyéndome decir ¡Ay madre, qué sopa! y escupiendo la lluvia de la boca, al pobre le dio un ataque de risa y no podía apenas correr. Llegó un momento en el que me dije, "Ahora ya, qué más da, para qué correr" y regresamos andando tan felices bajo la lluvia.

Luego tuvimos que cambiarnos de ropa y secarnos en la chimenea pero me quedó un gusto muy especial de lo que fue un gran día.

Supongo que para él también.

30 comentarios:

Jan Puerta dijo...

Esto del fin del mundo siempre me atrajo y cada día vivo mas cerca del mismo.
Excelente entrada. Me envuelve una época pasada que ya empieza a quedar muy lejana.
Un abrazo

Pecosa dijo...

Jo, qué entrada más bonita...

Aitana y Samuel, muy, muy bonitos nombres, y qué majos se ven en la foto, de verdad te lo digo.

Es genial como sólo con un poco de imaginación y picardía se puede contentar a un niño. Si la mayoría de padres hicieran lo mismo, otro gallo cantaría.

Me he imaginado a Samuel con un ataque de risa, flojera de piernas y mojado de la lluvia y me han dado ganas de comérmelo con patatas.

Por cierto, ¡qué pinta más suculenta esto de la gachamiga!

Speedygirl dijo...

Escribir "fin del mundo" en la tierra demuestra que Samuel ha heredado la creatividad de su padre... tú atento, que en cuanto te descuides éste se abre su propio blog!

Vicz dijo...

me encantó la anécdota!
tus hijos son muy cómicos y bonitos, claro.

y la expresión "la mar de resuelta" me causa tanta gracia que te invitaria a que postees en pdg como invitado.

La exorsister dijo...

Tu dices de Andrés, pero Samuel no se queda atrás en ingenioso... al final es como si él hiciera el cuento realidad para tí.

¡Vaya joya!

Ahora que me acuerdo...¿Llegaste a preguntarle sobre los niños que te pedían la pelota desde la reja del colegio?

Bichejo dijo...

Siete años ya!!! Joroba cómo pasa el tiempo...mi madridista favorito va a ser casi más alto que yo cuando por fin se alineen las estrellas y consigamos vernos.

Y que sepas, que por la imaginación que va demostrando, parece que tienes sucesor para la cosa bloguera esta...

Anónimo dijo...

Los niños nunca olvidan nada, ¿como pretendías que después de elegir vuestro destino en el paseo,él olvidara a donde os dirigiais?.
Su estirón es evidente, pero veo que su masa gris también se está agrandando.Qué observador y qué atento.Me encanta. Te envidio por ahora. Busca más destinos hacia donde dirigirte con tu hijo.
Un saludo. Remolina.

mochuELIn dijo...

Estimado Diablo:
Tu hijo se ha estirado considerablemente y también se le está estirando el cerebro, en ambas cosas te pillará!! jajaja, es una entrada muy dulce y bonita esta, no tuve ocasiones de estas, y las pocas que hay en mis registros están guardadas de modo especial, el día que Samuel crezca, se sentarán con Aitana y leerá tu/su blog, la emoción tb se estirará dentro de ambos.
;P

Txema Rico dijo...

Supongo que lo del ingenio le vendrá en los genes, tiene a quien parecerse. Claro, que en la risa tambien tiene un buen maestro. Espero que no le dé por amoratar los hombros de los que tiene alrededor cada vez que alguna cosa le hace gracia....Ja ja ja!!!

P.D. Deseale Feliz Cumpleaños de mi parte y sobre todo del Dani...que majors ens fem, Juanra, que majors ens fem....

Lillu dijo...

Precioso!! Cuánta ternura derrocha esa entrada :) Y qué bien me caen tus hijos, oye, que se ve que van a salir tan inteligentes como su padre, jeje. Seguro que cuando sea mayor (no en el sentido que dice Aitana, sino en el otro XD) se acordará de ese paseo y de que el fin del mundo está donde cada uno quiere que esté :)

saluditos

Lillu dijo...

Ah, y dile a tu hijo que por ahora no he visto caníbales en Tenerife! Bueno, algún buitre sí, jajaja... pero eso mejor no se lo digas XD

+saluditos

Anónimo dijo...

Lo de la memoria de Samuel me dejó flipá, algún gen despistao fué a pararle a él y mira que es guapo tiene la sonrisa de su madre, de mayor será un rompecorazones fijo.
SAX

JuanRa Diablo dijo...

Jan Puerta:

Por si no lo sabías, FIN DEL MUNDO y JAN PUERTA son conceptos sinónimos (según la Diablopedia).
Y oye, no todos los caminos son rectos. Conviene tomar de vez en cuando los circulares, esos que no se alejan demasiado del pasado y lo van reencontrando en nuestros pasos hacia adelante.
Un abrazo

Gracias por tanto piropo, Pecosa :)
Lo de comerte a Samuel con patatas me ha hecho mucha gracia. A ver si al final la canibal vas a ser tú...! :D (yo también, para qué negarlo)
Procuraré siempre que sean imaginativos porque nada me da tanta rabia como escucharles decir: "Me aburrooo". Ser niño y aburrirse es incompatible!!

PD.- La gachamiga es un almuerzo redondo, sobre todo con vino (de buena uva, de buenas parras ;)

Speedygirl:

Bueno, a mí me encantaría que escribiera un blog y no me extrañaría que lo hiciera bien porque, por si no lo sabías, es un superhéroe (es que estas cosas se contagian, ¿sabes? ;)

Vicz:

¿¿Que yo postee en tu blog?? ¿Pero eso ha sido un simple decir por decir o una propuesta en serio? Porque si tú me dices ven yo lo dejo todo, ¿eh?

La exorsister:

Jeje, parece que Andrés y Samuel son los Best Actors de nuestros blogs, ¿no?
Pues te cuento que sí, que le conté aquella anécdota de los niños y me escuchó con los ojos muy abiertos aunque nada dijo, pero me pareció que le quedó muy claro en qué fallaron aquellos pequeños cafres.

JuanRa Diablo dijo...

Bichejo:

A veces "tu madridista favorito" acapara el ordenador y yo le pido que mire a ver si tengo algún comentario en el blog, y lo sabe hacer sin problema!, así que igual un día de estos se nos hace bloguero (futbolista bloguero, me temo)

PD. Jupiter y Venus están entando en Acuario... :D

Remolina:

Me atrevo a decir que para observadora y atenta, Aitana; mucho más que él. Para esas cosas, ante las mujeres tenemos todas las de perder; siempre con ojo avizor, dominando la escena...

(Ya les conocerás un día de estos, aunque no "en su salsa", me temo)

mochuELIn:

Querida pajarula:
La verdad es que no me paro a pensar en que un día puedan sentarse a leer los dos este blog, y ahora que lo dices... parece que adquiere otra dimensión. :)

Aunque me los imagino mirándose tras leer algunas entradas y diciendo: "Pero este padre... ¿de dónde se escapó?"
Un beso en vuelo.

Txema Rico:

Bueno, dejando al margen que mi ingenio es inimitable... ejem, ejem...
Lo de los puñetazos en los hombros es algo que no he dado a conocer. Hasta la locura tiene un límite y ahí ya no creo que me entendiera nadie (sólo los que me soportáis XD)

PD.- ¡No sigues fotut! ¿mayors? Para major la Metro Goldwyn... :p

Lillu:

Me hace falta un emoticón bien rechoncho, a puntico de reventar y con más sonrisa que cara. ¡¡Gracias chiquilla!! Con estos comentarios al final uno se cree "alguien" y todo XD

"El fin del mundo está donde uno quiere que esté"... Esto lo tendrías que patentar como eslogan, que me ha encantao. (Me lo imagino en publicidad de la Coca Cola, p.ej.) :D

PD. ¿También hay buitres en Tenerife? Puaah, cómo se expanden... XD

Sax:

¿Es guapo porque tiene la sonrisa de su madre? ¿Y es listo por algún gen despistao?...

¿¿Para eso te mando jamones??

¡¡Quiero que me hagas la pelota!!

peibol dijo...

¡¡Sí!!
Me encanta haber sabido de este posr por anticipado, lejos de "sorprenderme menos", creo que me ha gustado aún más leerlo. :D

Esta historia, como te dije, no podía quedarse sin aparecer en el blog; es preciosa y muy tierna. Hasta se me ha movido algo por dentro ¡a mí! ¡al hombre de hielo! XDD

A mí también se me van las fuerzas cuando me río, pero es maravilloso cuando ocurre, ¿no crees? :D

Me reitero: una entrada genial, por el ingenio de Samuel, por el paseo tranquilo bajo el chaparrón y por todo. Me ha encantado :D

Anónimo dijo...

Al diablo no se le hace la pelota, al diablo se le tienta.
jajajajajajja
Un saludo broder

March La Cinefila Desconocida dijo...

A por la Copa!!!!!!!!!!!! Ganen x amor de Dios!

Amig@mi@ dijo...

Entrañable, como siempre.
Ten por seguro que lo recordará y repétirá cuendo él mismo tenga hijos.
Ya me contarás.
Precioso.
Besos

rAnita nOe dijo...

dentro de unos años será un recuerdo que querrá crearle también a tus nietos.. :)
besos

Nuria dijo...

Felicidades por esos hijos tan estupendos! Por cierto, la meteorología gallega se asemeja a la tulipana...
Saludos :))

JuanRa Diablo dijo...

peibol:

¡Gracias! :))
Un poco deja vu para ti, ¿no?, pero si dices que te ha gustado aún más releerlo... ¡estupendo! Yo más feliz que una perdiz!:D

Esta vez ha sido pan comido, prácticamente copiar y pegar, jeje.

Ni lo dudes, reir con ganas hasta quedarse flojo, ¡qué mejor medicina! Y caminar bajo la lluvia, algo que mucha gente evita sin saber lo placentero que es.

(Digo yo que ahora en verano saldrás poco de la nevera, ¿no, hombre de hielo?) :p

SisterSax:

¿Al diablo se le tienta? ¡¡Eso es intrusismo profesional!! ^o^

March:

Jajajaja!! ¡¡Venga, que todo México haga fuerza también!!

Amig@mi@:

Es bonito pensar que sí, que pueda repetir todo aquello que le hizo feliz de niño.
Gracias. :)

rAnita nOe:

Ay, madre, que me está entrando vértigo... ¿A mis nietos? :o
Besos ranita ;)

Nuria:

Gracias Nuria.
Hablando de tulipanes... ¡qué nuevo sentido cobra el nombre de tu blog estos días! ¿eh? :D

Silvia dijo...

Para ir al Fin del Mundo, en el pasado enero, tuve que hacer muchísimos kilómetros, por aire y por tierra.
En el planeta de Samuel es bastante más sencillo y económico. Celebro su ingenio.
Además, sabiéndolo futbolero, lo imagino celebrando los logros de "la roja" ó "la furia", como gusten llamarle.

El Zorrocloco dijo...

Qué bonitos los chiquillos, no me canso de decirlo^^

Y qué bonito que hayas ido con tu hijo hasta el fin del mundo! Seguro que eso es algo que no olvidas, y no por el chaparrón de después =)

Yo también me he reído imaginando a Samuel sin fuerzas partido de la risa XD

anasister dijo...

Y supones bien...ni lo dudes. Me ha encantado la foto de Samuel y Aitana,con esos mirares que se tienen el uno al otro.Qué momentos tiene la vida.... qué momentos...

anasister dijo...

Ey!!! si se ha guardado mi comentario como es que no sale? jooo

peibol dijo...

Zorro, seguro que no tanto como conmigo y la batamanta XDD

JuanRa Diablo dijo...

Silvia:

Pero un punto en común: ambos fines del mundo estuvieron pasados por agua, ¿a que no me equivoco? ;)

Lo del futbol es aquí una locura estos días. Y Samuel el más loco de todos!

El zorrocloco:

Si eres de los que se contagia fácilmente con la risa, seguro que más aún. :)
Bonitos hasta decir basta, te lo digo yo :D

:

Hola Bredis. Yo hasta que no apareces tú, como que me cuesta pasar a otra cosa... ;)
Lo de los comentarios está en plan gil-de-ánforas. Esto es cosa del diablo, ya lo verás.

peibol:

O contáis lo de la batamanta (?) o voy y os cuelgo!! :p

Anónimo dijo...

No fué el Diablo quien impidió que saliese mi comnetario, fué ya lo dije, mi inexperiencia.
El "fin del mundo" ¿Fué un acto de imaginación o de socarroneria? Yo creo que ambas cosas.....lo malo que es futbolero, bueno no tan malo que yo también he visto ya los 2 últimos partidos de España.
Un saludo
Rasanliz

pixel dijo...

Jo, qué divertido. Y el mapa del tesoro que has colgado muy guapo. Me lo guardo.

Un saludo

JuanRa Diablo dijo...

¿Guardártelo? ¡Corre a encontrar el tesoro! ;D

Gracias, Pixel