26 de octubre de 2010

LA ERÓTICA DEL VINO


Un buen día, uno lee la etiqueta de una botella de vino y su vida cambia para siempre.
.No ocultaré que ese "uno" soy yo, y no exagero cuando digo que hay determinadas lecturas que, si se saborean pausadamente, magnetizan de tal manera los sentidos que pueden trastornar peligrosamente, atrapándote para siempre.
.Desde aquella etiqueta de la botella de vino, que casualmente se cruzó ante mis ojos, soy esclavo de una literatura breve pero intensa, que no se puede catalogar como poesía pero que es el amanecer de la más bella lírica, que no contiene humor y sin embargo me hace reír, que es directa y sencilla pero a la vez esconde complicados tesoros enterrados y que, además, no pretendiendo ser erótica, contiene una sensualidad abrumadora que estremece los más secretos instintos.
.De acuerdo, amigos, yo estaba algo borracho cuando leí aquello, y en ese estado todo se magnifica, pero podría hacer la prueba de mostraros ahora aquella etiqueta a vosotros que, imagino, me estáis leyendo en total estado ebrio y esperar a que me deis o quitéis la razón a lo que afirmo.
.Retomo el día de actos. Seguidme, por favor.
.
Me encuentro en la cena mensual entre amigos (somos 5 y nos hacemos llamar La Panxa Plena)
Noche fría, restaurante acogedor, unos troncos arden en la chimenea y unas copas de vino de una botella de tinto que permanece sobre la mesa.
En una etiqueta que pretende ser un antiguo pergamino leo:
."En tierras donde el sol perfora los campos y las heladas congelan su tierra, nace un vino enérgico, vivo y elegante que enorgullece su linaje. De color rojo cereza, de reflejos violáceos, goloso y afrutado, con recuerdos de melocotón, de nogal y tierra mojada, el travieso vino invade el paladar y se entrega con la placentera persistencia de la tierra que durante siglos ha insistido en demostrar su inmortalidad".- ¡Oh, Dios mío!
- ¿Qué pasa? - me preguntan
- Esto es... esto es...¡ inmenso!, ¡glorioso!...¡ insuperable!
- ¿Qué dices? Ya estás pedo, ¿no?
- ¡Noo!, bueno, sí, pero escuchad - y les leo la etiqueta – En tierras donde el sol perfora los campos..., …que durante siglos ha insistido en demostrar su inmortalidad.- Joder, ¿quién lo firma? ¿Garcilaso de la Vega?
- No, - les contesto - esto sólo lo ha podido escribir un poeta enamorado hasta las cejas y a punto de suicidarse. ¡Qué digo, suicidado ya!
- Oye, pues el vino está bueno, pero lo voy a paladear a ver si le encuentro todo eso.
- Eso, eso, padaleemos, paladeremos, pala... vamos a probarlo, coño.
Bebemos todos.
- Afrutado sí que es
- Hombre, lo sacan de la uva y la uva es fruta.
- Ya, pero el melocotón se nota también.
- Y una mierda, tú no notas el melocotón...
- Que sí que lo noto.
- No se nota ni de coña.
- Porque no tienes educado el paladar.
- ¡Anda ya! ¿Y el nogal? ¿Y la tierra mojada? ¿Se notan también?
- Pero digo yo, ¿eso se lo inventan o lo sienten así de verdad?
- No lo sé, pero yo quiero leer otra botella. Y la quiero ya.
- No, tú ya no bebes más, que te conocemos.
- He dicho leer, no beber, quiero leer más etiquetas de estas, ¡quiero más...!
.Así que en otra ocasión en que pasaba caminando junto a una tienda de Delicatessen de Yecla, descubrí en su escaparate unas botellas de vino presentadas sobre hojas de parra, me acordé del episodio del poeta suicida y entré a curiosear.
Con una carísima botella de vino entre las manos, elegida al azar, empecé a leer su etiqueta.
De nuevo me pareció sublime:
.... recuerdos de canela, de arándanos, cereales y pan de higos... (¿y pan de higos? La madre del cordero, con un sorbo de este vino ya has merendao y todo) ...elegante, bien estructurado… con alta expresividad ... (Puaa, me encanta, es que le ponen patas y se va solito a la pasarela Cibeles)
Luego leí otra:

Vino de nariz intensa, bien perfumada. Persisten largo tiempo sus notas de maderas nuevas, algunas vainillas y toques tostados.... (no me digáis que no es hermoso hasta decir basta) atisbos de ligero verdor... avisos frescos acompañados de fruta tropical (piña), piel de limón confitado y una atractiva mineralidad.(si es que compraría este vino sólo para ducharme con él)
.Cada etiqueta parecía superar a la anterior en estilo y originalidad.
Hubo una que casi me hace salir a comprobar si me había metido en una Delicatessen o en un Sex-shop. Decía:
.Cuerpo largo y redondeado que entra suave y se deja querer en boca; aterciopelado y juguetón, afrutado a uva, higo y melón..(Por todos los demonios, o yo tengo el paladar más frígido sobre la faz de la tierra y me estoy perdiendo placeres inimaginables o hay tipos que se lo pasan pipa jugando con la retórica. ¡¡Esto no puede ser tan bonito!!¡¡Yo quiero sentir eso!!)
.Salí de aquella tienda sudando sin haber catado una gota...
.Y no os engaño, juro por Baco que esto es así de excelso y rimbombante. Podéis como yo aficionaros a leer críticas de entendidos y descubrir que dicen cosas como:
.Un vino que aparece de puntillas, sin molestar (todo un detalle si te duele la cabeza, por ejemplo)
...más goloso que sus hermanos... ( le esconderán el chocolate, imagino)
...con aromas de flores blancas: azahar , dama de noche , nardos (¿en serio? ¿tantas? ¿Servirá como ambientador?)
Tengo anotada una crítica a uno de tantos vinos que dice:
En boca es untuoso, con toques de albaricoque y mielosos, mantequilla, pastelería, hierbas (flores secas) y minerales. Para mi gusto le falta un poco de alcohol.(¿no le va a faltar? ¡si con tantas cosas que tiene dentro no le puede caber nada más !)
.Así que en esas ando. He caído en las suaves garras de esta literatura tan carnal como etérea que se ríe de mí pero me llama desde lejos mostrando una nalga para que no deje de seguirla.
Parece burlarse y me obliga a ser incrédulo, pero su suprema belleza me convierte poco a poco a su religión y la sigo para beber de ella una y otra vez, pues nunca me sacia.
.Sueño con ser un enólogo sibarita algún día, un avezado catador que sepa destilar cada gota de vino en mis papilas y así traducirlas de esa forma prodigiosa en que lo hacen ellos. Quiero beber esa sangre de viñas viejas y que me posean de golpe todos los poetas de la antigüedad.
Casi me veo ya expresando ese placer infinito:
."Este vino corretea descalzo entre la lengua y el paladar. Valiente, escurridizo, te planta cara y luego huye bribón. Aromas a otoño tardío, a setas que rompen el húmedo musgo del bosque un jueves de madrugada. Con recuerdos a remolacha, fresas, ciruelas y alguna manzana pocha; a tabaco sin cafeína, a suspiro de doncella inexplorada y a poleo menta con madalenas.
Con un retrogusto tan almibarado que bizquea en los ojos para terminar fluyendo laringe arriba en una explosión de norias de viento, de sábanas calientes y de orgasmos de leche y miel."
.
Hasta mañana, amigos. Estoy exhausto.

48 comentarios:

Bichejo dijo...

Es uno de esos momentos en que me encantaría que me gustase el vino...me pasa siempre que veo que alguien disfruta con algo que yo no soy capaz de valorar (aunque me gustaría)

De esa "rama" de bebidas, sólo me gusta el cava muy seco...y claro, no es lo mismo (aunque hay un Rueda por ahí que me llama un poquito...)

La exorsister dijo...

Qué barbaridad esa literatura. Para el proximo aniversario toma prestadas las palabras de las etiquetas y le haces unos versos a Apamén, que te cae rendidita a los pies.

¡Te lo digo yo!

julia c. c. dijo...

jajajajja!!!!Como me e reído,pero lo mejor de todo es que es cierto,yo también leo las etiquetas de las botellas de vino y en muchas ocasiones me e preguntado si el autor no se abría bebido ya unas cuantas de ese preciado elixir para escribir tales cosas.O sera que a mi el caldo no me atrae y no sé apreciar tantas cosas?

Ana dijo...

¡Que bueno!, jaja, eres genial... y claro que con las leyendas de esas sugerentes etiquetas quien no va a caer en la tentación de paladear semejante placer.
Como siempre un gusto leerte, con ese toque de humor tuyo.
Saludos
;)

Doctora Anchoa dijo...

¡Jajajaja! ¡Qué bueno! Personalmente, tampoco soy capaz de identificar los matices a limón, pan de higos, melocotón ni nada de nada. A mí me parece que son ganas de dar misticismo a algo tan simple como un vino, pero seguro que habrá paladares más educados que el mío que no opinarán igual.

anasister dijo...

Tres cosas:
-Ninguna como la primera etiqueta que nos has mostrado.
-Olvídalo Juan,jamás serás un enólogo sibarita,primero tienes que saber distinguir cuando un chocolae esta socarrao....
Tú ya me entiendes.....
-Me he reído mucho,sobre todo con la conversación en la que pretendiais notar todos esos sabores que comentaba el poeta suicida.ja,ja,ja

inés dijo...

Seguro que la mitad de las cosas las inventan para quedar bien ;)
Y lo último que has escrito tú, para alguna etiqueta seguro que sirve jeje.

Pecosa dijo...

Es curioso como de algo tan aparentemente sencillo como una etiqueta de una botella de vino eres capaz de crear una entrada divertida, sabrosa y sensual a partes iguales.

Me ha encantado, sobretodo porque has descrito algo que yo hago siempre que se planta una botella de vino en la mesa: leer la etiqueta. Y pienso lo mismo que tú (que vosotros, los de la conversación de amigos), que soy incapaz de notar todas esas cosas, las frutas, la madera, la tierra... Y admiro la belleza con la que se redactan las cualidades de tan bendito jugo de uva.

Y no me digas que no es genial ese pedalillo que te provoca un vino decente, que te despierta los sentidos y el mundo pasa a ser maravillosamente poético.

Prometo releerme esta entrada un día que me abra una botella de vino para mí sola en casa, que ahora que viene el frío de vez en cuando lo hago.


Besos macerados en barrica de roble.

Anónimo dijo...

OHHHHHHH MY GOD!!!!
Me he enamorado del vino.
Toda mi vida sin saber que hay seres como él?
Quiero una botella de vino que comparta mi vida, mi cama..uuuuuuuummmmmm que me haga ver las estrellas, que sienta como todos los poros de mi piel se derritena su lado.
-Esto.......despiera Juana Mari que no te gusta el alcohol!! eres abstemia por no gustarte su sabor.
-Ya lo sé diablo, la culpa es de tu ayudante JuanRa que ha intentado que caiga en la tentación.

peibol dijo...

Jajajajajajaj. Yo diría que tienen una batería de 100 adjetivos y descripciones rimbombantes, y que para cada vino sacan un par de términos del bombo y luego lo hilan con literatura erótica. ¡No puede ser que a todo el mundo se le ocurra siempre lo mismo!

A mí, particularmente, todo lo que rodea a la enología me parece de un pedante que tira para atrás; ese empeño por querer convertir en divino algo que no es más que una bebida de uva y alcohol, lo veo pretencioso y rídículo, y más aún cuando todos quieren subirse al carro y hacer el paripé de olerlo, darle una vueltita, beber un sorbo y poner cara de inspiración mientras lo saborean, para luego darle la aprobación al camarero con suficiencia". NO LO SOPORTO.

Por otra parte, una entrada genial. ;)

Pecosa dijo...

(Pero mira que es bruto este chico. Yo que me había quedado toda embriagada de erotismo enológico y hasta me había puesto a escuchar bossanova, por eso de la sensualidad. Ya me ha roto los esquemas. JuanRa, di algo bonito)

Speedygirl dijo...

juas, buenísimo. Hablar de nada como si fuera algo es todo un arte y si no que se lo pregunten a los grandes teóricos del fútbol, que hacen como los del vino, pero con términos deportivos: "No hay rival pequeño", "el fútbol es 11 contra 11", "tiki taka"

isaormaza dijo...

Jajajjaajaa ¡Eres la monda! ¡Lo que me he reido con esta entrada! Y ¿sabes qué? Que he tenido que ir corriendo a leer la "letra pequeña" de tooodas las botellas de vino que tenía en casa (menos mal que son solo 5 ó 6 jeje) pero ninguna se acerca ni de lejos a tu "menta poleo con magdalenas" Sencillamente, insuperable.

Anónimo dijo...

La primera leccion para ser un buen sumiller es leer las obras completas de Neruda Benedetti Borges etc jeje.Recuerdas aquel vino aleman que probamos en cierto rte y que nos olia a gasolina repsol? pues hace unos dias estuve en un afamado rte y aproveche para preguntarle al sumiller sobre el hecho de que oliera a gasolina aquel vino,y me dijo.. "Es tipico en los blancos alemanes que con la maduracion aparezcan con persistencia aromas a hidrocarburos" y te aseguro que no lo llevaba escrito en un papel.. esa es la diferencia,un sumiller no dice que huele a gasofa como cualquier mortal. No imagino mayor dicha que un sumiller te escriba cartas de amor jajaja.No es facil ser sumiller,los nominados son...

JuanRa Diablo dijo...

Bichejo:

Yo no entiendo nada de vinos pero sí que disfruto mucho con un buen tinto. Blancos, rosados, cavas y demás ya no me atraen igual.

Recuerdo a una profesora muy mayor y muy estrambótica en el vestir, con una docena de collares colgando de su cuello, que nos decía: "Hay que tomar un vinito en las comidas, aunque sea un sorbito, porque rejuvenece y mata todos los bichejos del organismo"
Ja! Ahora entiendo por qué no te gusta! ;)

La exorsister:

Te creo, te creo. Un par de adjetivos de por allí y otro par de por allá y se hace una oda al amor que ni Lord Byron en sus mejores tiempos.
Lo malo es que le dé un subidón de azúcar o algo :p

julia c.c.:

Ah, ni lo dudes, esas etiquetas sólo se pueden escribir así de hermosas si estás más borracho que un bizcocho.
Eso o que todas las musas bajen a hacerte el corro manolo, cosa muy difícil de suceder, creo.

Ana:

Jeje, ¿genial como la etiqueta de un buen vino?
Si ya es una tentación por sí mismo, no veas si encima les ponen cartelitos en las boetellas que vienen a decir: "Bébeme y te bebo yo a tí hasta que nos pimplemos los dos". Vamos, ni la serpiente y la manzana...

Bueno, gracias y adiós, que si sigo me pierdo. :p

Doctora Anchoa:

Seguro que mi paladar en cuestión de vinos es analfabeto perdido pero, digo yo, ¿uno lo puede educar hasta llegar a esos viajes astrales que parecen pegarse algunos? ¿se ha de nacer con ese don? ¿será en realidad un idioma que se han inventado y sólo se entienden entre ellos?
Dejo abierto el caso. Me lo investigue usted, doctora.

anasister:

El chocolate socarrao, el chocolate socarrao, ñañañaña...
¡Ya tuvo que salir aquello...!
Que yo sí que notaba que estaba quemao, pero el chocolate es chocolate aunque se vista de mona...
¿era así?
Me hubiera gustado verte leyendo. Me encantan tus carcajadas.

inés:

¡Perfecto!, el día que me invente un vino le colocaré esa etiqueta entonces. A lo mejor hasta cuela...
Un saludo

JuanRa Diablo dijo...

Pecosa:

Vinos, parras, reunión de amigos... Con esta entrada hermanamos nuestros blogs totalmente, ¿eh Pecosa?
Y si encima te ha gustado te la dedico entera! :)

A mí lo que me ha encantado es eso del "pedalillo" que dices :D ¡¡Y tanto!! Ese calorcillo que va circulando por todas las avenidas del cuerpo, ese vapor que destapa todos lo hormigueros para que nos invada en enjambre la locuacidad y la alegría...
Sí, sí que provoca pelladilo, peladillo, pela... sí que bufa, sí.

Eh, me encanta lo de esa promesa. Espérate a uno de esos días de muucho frío y te sirves sin prisa un vinillo de esos chulos que relaja y esponja y ya me cuentas ;)

Juana Mari:

Lástima que no haya romance entre el vino y tú, porque tú con un puntillo etílico debes ser ya... cómo te diría yo... algo así como...
No, mira, mejor que no te guste, que me ha dado un escalofrío sólo de imaginarlo. XDD
Un saludo, sista.

peibol:

Es que es eso, me llama mucho la atención este mundo, me encanta, pero me pregunto ¿dónde acaba la realidad y empieza la fantasía? ¿no hay mucho de guirnalda literaria?
Pero bueno, yo les dejo que me cuenten historias bonitas de gnomos y sirenas y que me aseguren que viven sobre sus hombros porque hay que reconocer que lo hacen muy bien.
Como no tengo ni idea, también me salto los paripés; soy más del aquí te pillo aquí te mato. Luego me dicen que no, que primero había que hacer un striptis, pero qué quieres, cuando uno tiene sed...:P

Y cómo no, te has tirado al cuello a matar ( como vengan luego esos expertos a protestar les envío en fila india hacia tu blog para que los lidies tú, que se te da mejor) XD

Thanks ;)

Pecosa:

Es que este Peibol se electrocutaría con tan sólo rozar el libro de Romeo y Julieta. No hay mayor anti-romanticismo sobre la Tierra XDD

No sé tú pero yo me pirro por la música brasileña. Me viene a la cabeza una canción de Marisa Monte que copio y pego:

Nasceu em meu jardim uma linda rosa perfumada
Tão bela e delicada como a natureza
Saltitam lindas borboletas cheias de esplendor
Mostrando e admirando a sua beleza

Un brindis!

Speedygirl:

Madre qué tarde de domingo vamos a pasar, ¡futbol y vino! :D

Pero yo diría que los grandes teóricos del vino son poetas que acunan con mimo el diccionario y los del futbol lo suelen tratar a patadas, como a los balones.

Un vino que entre como un tiki taka emociona poco, ¿no? ^-^

isaormaza:

Dí que sí, ríe ríe, que la risa es buena pa' tó. XDD

Es que esas etiquetas se reparten entre vinos de alto copete. En mi casa tampoco tengo esa mini literatura etílica. ¡Lástima, con el vicio en que se me han convertido!

Mira que si me copian lo del poleo menta con madalenas... Estoy por registrarlo, jajaja.
Besos, Isa

Anónimo Juan Luis:

Por lo tanto no íbamos tan desencaminados cuando pensamos que aquel vino podría hacer arrancar un motor! ¡¡Si llegamos a comer algo picante podríamos haber explotado por dentro!! : O

Los alemanes siempre tan belicosos...

Me lo has hecho ver claro, Panxer Juan Luis; para ser sumiller hay que hacer cuatro o cinco masters de literatura romántica y estar en perpetuo estado de excitación sexual. Entonces te dan a probar un vino y te dicen: ESCRIBE!

Un saludo.

Gamar dijo...

Por eso ya no me salen los cuentos. Me falta la inspirada presencia de esos vinos en mi paladar.
Lástima porque el fin de semana hice 160 litros de cerveza artesanal.
Voy a hacer la prueba de cambiar por una semana de cerveza a vino para ver si las musas de la literatura se posan en mi imaginación.
Le dejo un abrazo.

PD: sepa que en mi ranking personal es ésta su mejor entrada

Lillu dijo...

A mí es que no me gusta el vino, pero entiendo que alguien que disfruta con un buen vino sea capaz de "componer" tales poemas en las etiquetas :D Si incluso dentro de los enólogos hay un sensible literato, ays!

saluditos

Loco dijo...

Pues yo cada vez que leo cosas como estas en una etiqueta de una botella de vino, me pregunto donde están escondidos todos esos sabores porque yo no suelo reconocer todos (más bien casi ninguno).

Eso me hace caer en la cuenta de una reflexión de un amigo mio que reza tal que así:
'Una vez que pasas de beber cerveza a vino y sabes valorar el sabor de este último, es ahí cuando haces el paso trascendental de la juventud a la madurez'

Me parece que me quedan aún unas cuantas botellas de vino para llegar a la madurez absoluta.
Eso sí, si hacéis cata de botellas, yo me apunto. ¡Faltaría más!

Nuria dijo...

Qué despliegue poético ;) pero no es para menos. No hay nada mejor que saborear un buen vino en companía de amigos. Y si encima recibes poesía, pues mucho mejor ;)

Anónimo dijo...

Tomas Dijo:
Que bueno! Dan ganas de leer esta entrada con una copa de vino.
Lo de que el vino corretea descalzo es la leche!! Regístralo porque algún sumiller te plagia. Tu entrada en general sublime, de intensidad progresiva, con toques cómicos, y arañazos de ironía carnavalesca,serio en su fondo, descojonante en su forma.....
Fantáaastico fantáaastico

Comando Ceam dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada Juan, yo no entiendo mucho de vinos, pero me gusta beber un poquito con una buena comida, y sobre todo con buena compañia.Y si el vino es manchego mejor que mejor, aunque no descarto otros,tambien muy buenos.
Un saludo.

Mar dijo...

Juan perdona, soy Mar es que es la costumbre.

Javier Martinez V. dijo...

Amigo,

Tienes un talento imnato para las letras. Sabes convertir en un gran texto todo aquello que ese diablillo curioso va capturando a su paso.

Mas que enólogo lo tuyo va por ser quien escriba la presentación de algun vino, por lo pronto ya tienes avanzado lo que colocas al final del post jajaja...

Saludosss.

Amig@mi@ dijo...

Mira que es largo lo escrito. Pues me lo tragué todo, todo. . .
jaja
Y además con nuevas miras. No habrá botella de vino que ante mí se ponga, que no analice recordando tu historia.
¿Has leído alguna vez las notas necrológicas de losperiodicos?
Te partes. Mi marido es asiduo, y me cuenta...
Es una idea.
Quizás mañana el post verse sobre este tema.
Un abrazo
¡Salud!

JuanRa Diablo dijo...

Gamar:

No considero necesario que cambie la cerveza por el vino. (Lástima no poder catar un par de esos litros. ¿Por qué se empeña en hacerla tan lejos?)

Con la cerveza uno puede componer gozosas letras para felices canciones y a mí particularmente me serviría para grandes gestas de la imaginación.
Eso sí, con el vino pasamos a un nuevo estado intelectual. Con el vino las artes caminan por sí solas y el cuerpo es simple testigo con brasas en las mejillas.

PD. Gracias. La recordaré siempre como "la favorita de Gamar" :)

Lillu:

Algunas obras famosas dicen que fueron escritas en estado de embriaguez, como Bajo el volcán, de Malcolm Lowry y algunos cuentos de Poe (que parece que le pegaba fuerte a la absenta)
Pero vamos, que no hace falta llegar a extremos. Con un puntillo basta.
¿No te animas a un puntillo, Lillu? :p

Loco:

Ni tú ni casi nadie, no te apures.
¿Cómo va a notar uno al beber un sorbo de vino cosas como (y no te miento): piña madura, manzana verde, madera vieja, nata agria, tiza, terracota, regaliz, pimienta... ¿Pero que estoy bebiendo? ¿Un vino o un supermercado batido? XD

Sabio tu amigo. Cuando dejas el bolígrafo y te pasas a la estilográfica ocurre algo parecido; ya te has hecho mayor para siempre, jajaja.

¿Una cata de botellas con un Loco? Vente p'acá ¡La bomba! XD

Nuria:

Sí, sí, un buen vino, un queso holandés y un pannekoeken de esos que nos restregabas en las narices el otro día. :p

Y a mí que no me llamen, que no estoy pa' nadie XD

Tomás:

"Arañazos de ironía carnavalesca", ahh, glorioso ¿en qué etiqueta lo has encontrado? jajajaa
Yo creo que escribiendo esa exaltación final se me debió poner cara de místico, dando lametazos al aire y todo.
Un día de estos entro en trance, ya verás.
(Creo escuchar a Adriansens al final de tu comentario, ¿o es Llongueras? jajaja)

Mar del CC:

A mí es que todo lo manchego me parece tan bueno que en mi escala personal lo pongo primero. En serio. :)
Cuánto tiempo sin verte por aquí. ¿Conoces películas que hablen de vino? Para seguir con lo nuestro, digo, jajaja.

Javier:

En realidad no sé nada de letras, es el maldito diablo el que me dicta estas cosas enrevesadas que le bailan bajo los cuernos. :p
Gracias, amigo.
(Por cierto, he visto tu nuevo blog y ya lo he leido todo. Me tienes que contar a qué se debe ese cambio)
Un abrazo

Amig@mi@:

No me extraña, las longanizas con vino entran mejor ¿eh?, juas juas.
Oye, eso de las necrológicas, con todos mis respetos :S, tiene que ser un filón por lo que cuentas. Si escribes algo me paso a leerlo.

Un brindis, Montse!

Lillu dijo...

Quedaría muy feo romper ahora mis ocho años de abstemia, no? :D Yo voy a tener que decir que soy alcohólica anónima o algo, porque sino la gente no me entiende cuando digo que no pruebo el alcohol.

Es cierto que todos esos autores que nombras eran unos borrachines, entre otros "disfrutes" alucinógenos que se metían, jaja.

+saluditos

Loco dijo...

Ahora que lo pienso hay tantas señales: el vino, la pluma, el pantalón de pinzas, el zapato marrón, combinar sueter con camisa de rayas...
Esto es casi tema para una entrada.

Mar dijo...

Si claro que conozco alguna por ejemplo "entre copas", je,je,je,
Hasta mañana.

Anónimo dijo...

¡Qué capacidad poética¡ , estoy leyendo la entrada a las 8.00 de la mañana y paraece que tengo ganas de tomarme un trago de vino, o "que este se deslice suavemente por mi garganta como el viento entre las montañas".
Está claro que lo mío no es la poesía.
Muy buena la entrada, creo que el vino despierta placeres siempre.
Un saludo. Remolina.

O Suso dijo...

Hola JuanRa, gracias por la visita y el comentario, he venido aquí y me has tocado un tema que me gusta, el vino, y más concretamente saborear un buen vino en buena compañía, charlando, dejando que el efecto etílico dirija los pensamientos y puede que las obras.
La verdad es que hay etiquetas de lo más variopintas, creo que el primer vino, el del melocotón me lo he bebido.
Me gustan muchos las fotos de este post, en especial la botella que derrama un cuerpo de mujer sobre l
a madera (de quienes son?)
Saludos

RNT dijo...

Habrá que hacer un curso de cata para poder apreciar bien esas descripciones preciosistas...

Txema Rico dijo...

Ufff...qué mas puedo decir yo? Simplemente te diré que he hecho algunos cursillos de cata de vinos y me han supuesto una frustación de tal calibre que ya no voy a hacer más. En los mismos, el enólogo de turno olía aromas que en teoría el vino destilaba y yo no capataba por ningun lado. Ni que decir tiene de los sabores, taninos, maderas de roble americano o francés o vaya Vd. a saber. Lo cierto que el vino tiene el cometido que tiene, o te gusta o no te gusta, o te hace nacer en Sevilla o no...mira que bien lo pasamos el otro dia con unos tristes lambruscos del Lidl servidos en el Restaurante Chino. Como dijo alguien...en gastronomía y enología todo es cuestión de equivocarse. Ah, Visca la Panxa Plena!!!

Mae Wom dijo...

Buenísima la entrada! Con la proporción justa de humor y exquisitez...como los buenos vinos, jeje.

Aunque eso de suponer que te leemos a estas horas -concretamente yo que te leo bastante prontito- totalmente ebria....Yo a estas horas estoy ebria de sueño pero nada más...!

A mi me gusta siempre las etiquetas porque cada una es una sorpresa. Supongo que tan buen vino no suelo beber porque no me he encontrado textos tan sublimes...
Y debo de estar ciega, sorda o muda en cuestiones de paladar porque yo no les saco tantos matices. Ójala pudiera apreciar esos toques de vainilla o frutas silvestres...!
Los vinos son como los perfumes pero para entendidos.

Tu "etiqueta" para el vino muy gráfica aunque ya me gustaría probar ese vino. Cuando te animes con la viticultura pásanos una copita ;)

JuanRa Diablo dijo...

Lillu:

Pues no seré yo uno de esos pesados que te digan ¿¿No bebes nunca nada de alcohol??¿¿Y eso??Pero si con una copita no pasa nada. Pero venga, mujer...
Si no te gusta no te gusta y no se hable más.
Saludos de nuevo

PD:¿No te animas a un puntillo, Lillu? XD

Loco:

¿Qué locura tramas? Yo no he hablado de rayas. ¡Eso son drogas mayores! @_@

Mar:

Nah, nah, seguro que te ha ayudado Luis, tramposilla. XD


Remolina:

Pues a las 8 de la mañana en los inviernos villeneros casi debería ser obligatoria una copa de vino para soportar la "baja graduación" de los termómetros, ¿no crees?
Pero vino para desayunar... como que no.


O Suso:

Hola O Suso. Pues ya ves que llegas justo a una entrada de copas y brindis. Sírvete tú mismo.
No, perdona, aquel vino del melocotón me lo bebí yo. Tú te beberías otro, jajjaja.
Las fotos las he encontrado por la red, en Google imágenes.
Gracias también por la visita.
Un saludo

RNT:

Me temo que por mi parte ni con mil cursos de cata. Creo que son unos pocos elegidos los que llegan a ese karma de los sentidos.

Txema Rico:

No te frustres, Txema, que debemos ser legión. Lo que tendríamos que hacer es unirnos a ellos y en adelante poner cara de entendidos y exclamar:
"Lástima que los taninos pierdan prestancia al orearse"
Te digo yo que si lo decimos convencidos nos darían la razón, jajaja.
Pero que VIVA, VIVA, VIVA la Panxa Plena!!

Mae Wom:

Gracias Mae por paladearla con tan buena predisposición.
Aunque si estás ebria de sueño... ¿y si has escrito aún medio dormida? ¿debo pensar que has hablado desde la realidad?
Mira, me haces pensar que los entendidos también parecen estar en la frontera de dos mundos diferentes. Por un lado sienten el vino en la boca desde el mundo real y por otro lo describen desde el mundo de los sueños. Síi, eso es!!! :D

Si me da pereza hacer un simple huevo frito, ¿te fiarías de un vino hecho por mí? XD

Un saludo

Anónimo dijo...

Aunque no deje rastro te sigo leyendo, pero hoy no pude resistir la tentación de dejar un comentario.
Yo también tengo esa manía, leo las etiquetas e intento descubrir esos sugerentes matices, pero ni madera, ni frutas, ni na de na, solo se si entra bien o no.
El último fué un Ribera, Conde Siruela, no ví la etiqueta, aunque no era muy caro, que es lo que a muchos les gusta, a mi este me entró bien.
¡Ah!tengo un recuerdo también de un blanco de mi tierra que lo tomé sin saberlo lejos de allí y lo reconocí, no es que sea un experto, por eso lo recuerdo, el vino no, el momento aquel, jajajaj
Un saludo JuanRa
Rasanliz

Javier Martinez V. dijo...

Amigo,

La razón del nuevo blog es muy sencilla: http://navegandoentreletras.blogspot.com nació como un blog de prueba en el que intente expresar lo que me despertó el leer la muerte de un peruano, a solas, en su habitación. Ya sabes que yo vivo solo en este país (Japón). Con el pasar del tiempo esta bitácora se empezó a identificar -encasillar diría yo- por ser una bitácora de situaciones sobre un peruano en Japón. Ultimamente mi estancia en este país no es de la mejor y lo que escribiría llevaría mucho rencor, o lamento. Japón no es todo lo maravilloso que se cuenta en especial con los latinoaméricanos. No me gustaría que "Desde Mi Ventana" se convirtiera en un blog quejumbroso... quizá algún día contare todo lo que me callo en un libro.

http://malecongrau.blogspot.com pretende ser un sitio en el que cuente mis crónicas en Perú y tal vez esporádicamente algunas cosillas de Japón. Crear historias, con personajes de la vida real, mezclados con la ficción. Además promocionar de manera indirecta la ciudad que tanto quiero: Chimbote.

Ya no quiero que la gente se enganche en mi blog solo porque vivo en Japón y les da curiosidad saber de este país; quiero que se enganchen de un latino que escribe medianamente bien, es peruano y vivió en una hermosa ciudad: Chimbote. Siempre suelo decir: "Mi madre me parió en Lima pero el destino me hizo chimbotano"

El nuevo blog apenas tiene un mes y, al parecer, va teniendo buena acogida.

Espero tu visita y que te agrade las nuevas cosas que escribiré, por lo pronto acabo de colgar: "Alguna vez fui infiel"

Amigo, un gran abrazo.

Julia dijo...

Hola Juanra, acabo de leer tu mensaje en mi blog y ahora mismo voy a visitar el enlace que me has dado. Muchas gracias.
Ya soy seguidora, me encanta el vino, aunque no puedo tomarlo, qué pena.
Saludos y hasta pronto.

El Zorrocloco dijo...

¡De esto hay que sacar un recopilatorio ya, es lo más apasionado que he leído nunca!

(Creo que los que escriben estas etiquetas -aparte de borrachos- son los mismos que escriben libros "de piratas" para señoras de mediana edad XD).

Cómo me he reído, oyes XDD

JuanRa Diablo dijo...

Rasanliz:

Pues ya tienes mucho más paladar que yo si fuiste capaz de reconocer un vino. Yo esa memoria del gusto que tienen algunos la veo de gran mérito.
Algunas etiquetas son gloriosas. Tanto que luego el pobre vino se las ve y se las desea para estar a la altura de tanta gloria, jajaja.

Un abrazo, Rasanliz. Y me alegro de que sigas por aquí siempre.

Javier:

Queda satisfecha mi curiosidad, Javier.
La razón por la que te he estado leyendo todo este tiempo es por la gran sensibilidad que encuentro en tus escritos y por lo muy identificado que me he visto en muchos de ellos. Ahora no sólo te veo como un compañero de la blogosfera sino además como un buen amigo y me gustaría seguir compartiendo mil y una sensación más así que me pasaré por el malecón siempre que pueda.
Un abrazo

Julia:

Es que fue una sorpresa que nombraras esa casa de Santa Eulalia que tanto conozco y con solo buscar un poco encontré eso en la red.
Gracias y pásate cuando quieras.

El Zorrocloco:

Me alegro de que lo hayas leído, Zorro, porque intuía que te haría reír. :)
Yo entre las cartas de los restaurantes de mírame y no me toques y las etiquetas de vinos con pedigree alucino en colores. Pero al mismo tiempo me encanta que sea así, ya ves. Es como chutarse poesía en vena! :D

Un abrazo
PD. No sé si capto eso de "piratas".

Ángeles dijo...

Qué bueno, Juanra. Ahora comprendo lo que me pierdo por no beber alcohol. Me voy a dar a la bebida solo para poder disfrutar de las etiquetas.
Yo creo que los que escriben eso primero se lo han bebido todo, ¿no?

Gracias por las risas.

JuanRa Diablo dijo...

Angeles:

!! Pero...¿en que he convertido esto? ¿vas a caer en la tentación de hacer lo que no hacías? ¿quieres pecar? A ver si voy a ser más diablo de lo que yo creía! :p

Ni lo dudes, Angeles, los que escriben eso lo hacen desde la estratosfera etílica.

Mae Wom dijo...

Yo creo que eso de que en las catas no se tragan el vino es un camelo. Seguro que algo cae...para la inspiración posterior. ;)

Pecosa dijo...

Mi padre se fue a una cata de vinos Ribera del Duero el fin de semana pasado y me trajo un par de botellas. Su etiqueta lo describe así:

"Vista: de capa alta, intenso y vivo. Rojo cereza picota con tonos cardenalicios en el ribete.

Nariz: intenso. Sobresale la fruta roja y negra muy madura, con un toque de especiados (canela, vainilla) y balsámicos.

Boca: la entrada es amplia, agradable y sabrosa. Frutas del bosque (mora, grosella, zarzamora) bien maduras con madera noble integrada. Ahumados, algo de torrefacto con recuerdos mentolados como el eucalipto."

Esto del eucalipto es muy fuerte, porque sí que es cierto que poniendo atención he notado que este vino deja una sutil sensación a fresco en la boca.

Yo qué sé, el caso es que está rico rico. ¡A tu salud!

JuanRa Diablo dijo...

Pecosa:

Ehh, ¿has visto, Pecosa? Te veo a punto de caer en las mágicas redes del vino poético. Y con razón.

"Rojo cereza picota con tonos cardenalicios en el ribete"
¡Se me eriza el vello del corazón!

Uno cata un buen vino y encima lee todo eso y los sentidos se confabulan para que la cereza se agrande, la mora se amentole y la canela se recueste en el bosque para ponerse a recordarte.

Que lo goces! ;)

Pecosa dijo...

¿Verdad que lo de "tonos cardenalicios" es la hostia? A mí también me pareció de alucine.

¡Gozado está! :D

pixel dijo...

jajajaja, muy buena la entrada. Me he reído de lo lindo.

Yo no creo que pueda disfurtar de esos placeres porque para empezar el vino no lo puedo ni oler, cuanto menos probar.

Pero si a ti te gusta, que disfrutes de ese cuerpo afrutado, sinuoso, volutptuoso, senos durillos, ehhh, bueno que se me va la perola

Un saludo ;)

JuanRa Diablo dijo...

pixel:

Celebro que te hayas reído. Pero no lo celebraré con vino entonces :p

Esta entrada es una de mis preferidas.

Reitero mi agradecimiento a tantas vistas reiteradas por los subuelos del blog
¿Sabrás salir del infierno o te acompaño al exterior? ^^,