18 de noviembre de 2011

LOS DIABLOS DE CANTABRIA

Imaginad un gran mapamundi sobre un panel de corcho.

Imaginad que en cada lugar donde hay algún diablo escondido, claváramos una chincheta roja.

Podría llegar el momento de clavar la chincheta número 666, y al mirar el mapa desde la puerta (cuidado con no tropezar con el cubo de la fregona), descubrimos que las chinchetas también forman un gran 666 de color fuego. ¿Qué ocurriría entonces? ¡Vamos, imaginad, imaginad, no me lo dejéis todo a mí!


Es más que evidente: se desatarían los infiernos y el mal tomaría cuerpo en todas sus manifestaciones:
El aire olería a azufre. Empezarían a nacer animales con dos cabezas. Las vacas dejarían de dar leche para dar vino (lo cual sería la leche) Los leones de las Cortes se harían de carne y hueso y saldrían pitando de allí. El agua se apagaría con fuego, y el fuego con leche (que ya no habría) El fantasma de Stalin bailaría la jota delante de la Pilarica. Todos los volcanes del mundo vomitarían a un tiempo (menos el de El Hierro, para quitar hierro al asunto) Los grandes templos, los museos y las bolsas se hundirían (esto último no pillaría a nadie de susto) Las cucarachas convocarían reunión urgente para nombrar presidente. Se acabaría internet, se oirían lamentos y juramentos y nunca más sería primavera en el Corte Inglés.

Duro, ¿eh? ¡Y no estamos haciendo nada por evitarlo!

Recibí un correo de la Doctora Anchoa y El Ese , contándome que habían estado de viaje por Cantabria y se les había ocurrido esconder unos diablos por allí (¡¡Bien, unas chincheticas más!!)

Traslado a continuación lo que me escribía la Doctora (que dicho sea de paso, es la mar de salá)

********************************

Desde que descubrí el blog de JuanRa, y su estupendo juego de los diablos, he estado deseando colocar alguno por alguna parte del mundo. Hasta el momento se me había olvidado siempre que me iba de viaje, pero este puente de los difuntos El Ese y yo nos fuimos a Cantabria, y pensamos que ésta era la nuestra.
Aprovechando que El Ese es todo un artista, la idea era que la tarde anterior de irnos los dibujara, y así llevárnoslos ya puestos. Desastre total, por supuesto, si tenemos en cuenta que la misma mañana que salíamos de casa ni siquiera habíamos hecho las maletas, como para ponernos a dibujar. Pero no pensábamos dejarlo estar, que nos apetecía mucho colocar los diablos cántabros, así que, estando ya en Cantabria, compramos una libretita y un boli y El Ese se marcó unos diablos fantásticos.
Este año decidimos visitar la comarca del Besaya. La primera parada de este viaje fue en Barros, donde acudimos a ver las estelas cántabras:

Aquí se quedó nuestro primer diablo, que tenía esta pinta:
Como había bastante gente alrededor de las estelas, tuvimos que dejar el diablo al lado de la puerta de entrada, en un muro de piedra, os enseño el sitio exacto:
La siguiente parada de ese día parece que la hayamos hecho en honor a JuanRa, ya que fue una visita de cine: la casa en la que se rodó la película de Los otros, el Palacio de Hornillos, situado en Las Fraguas. Costó un poquito encontrarlo, pero en cuanto lo hicimos nos encantó:
No se podía entrar en la finca, porque debe de ser de propiedad privada, así que sacamos el diablo:
Y lo dejamos en un muro de piedra que hay al lado de una de las puertas de la finca:

Y el tercer diablo por supuesto que tenía que acabar en Santoña. Tras probar en varios sitios que no nos convencieron, al final elegimos el monumento a Juan de la Cosa:
Aquí se quedó nuestro diablo santoñés:
Lo dejamos en las rocas que hay en la parte de abajo del monumento, mirando de frente desde la fotografía:
¡¡¡Y tres diablos colocados!!! Nos lo hemos pasado muy bien con el juego, JuanRa, no dudes que para el siguiente viaje repetiremos.
***************************************************


Muchas gracias, pareja de dos. Habéis estado sembraos en vuestra hazaña diablera. ¡Y por fin comprendo aquella escena de la película que no entendía! ;)

20 comentarios:

El Ese dijo...

jajajajajjajajajaj muy bueno. Ya decíamos nosotros que había alguien en las ventanas de la mansión.

Amig@mi@ dijo...

Como siempre LO HABÉIS BORDADO. Hoy les incluyo a ellos, que también tienen su papel en la película.
Un abrazo

Lillu dijo...

Qué bonito es Cantabria! Y más con diablos! XD Y yo que podía haber escondido alguno en La Palma, joer :/ Dónde estarán mis tres neuronas cuando las necesito...

saluditos

Doctora Anchoa dijo...

Gracias por lo de salá, JuanRa. Muy bueno lo de los fotogramas de Los otros, lo que no sale es que luego tuvimos que salir pitando porque vino la amiga Nicole con muy mala leche XD.

Anónimo dijo...

Tomás: Oye que chulo lo de la fotonovela adaptada, creo que puede ser un filón para tu imaginación, cuando se tercie quiero mas versiones...

pseudosocióloga dijo...

Pero como "sus" lo currais, ¿no?.
Me pillais en Santander pero sin tiempo para acercarme a ver los diablos, lástima....

Speedygirl dijo...

Cantabria me encanta... así que ya tengo la excusa perfecta para volver: buscar diablos! Una misión para toda una superheroína como yo! XDDDDDDDDDDDDDD

adriana rey dijo...

qué buena misión la realizada por la dra. Anchoa y El Ese, aunque no los conozco opino que deberías nombrarlos caballeros y caballero y damas de tu reino, Diablo!
Me quedo con la parte en que las vacas darían vino... pero que sea cabernet.

Sese dijo...

Si es que la tierruca tira, esperemos que los diabletes, muy artísticamente dibujados, sean capaces de superar las inclemencias y pasar a la posteridad ya sea en manos de ésta o de futuras generaciones.

Saludos

JuanRa Diablo dijo...

El Ese:

Siempre hay alguien en las ventanas de una mansión.
Aunque esté vacía.
¡Chan chaaaan! o_O
Saludos :)

Amig@mi@:

Papel no, papelazo principal ¡y sin especialistas en las escenas peligrosas! xD

Lillu:

Anda que ya te vale, Lillu. Con lo bien que habría quedado un diablo en alguno de aquellos miradores, o en alguna plaza, o dentro de un queso asado con mojo (bueno, aqui no) xD
Mira... Come back! :p

Doctora Anchoa:

Claro, es que os da por cuchichear y armar ruido en la hora de la siesta, y pasa lo que pasa... :D

Tomás:

Pues no se ma había ocurrido. Se admiten propuestas.

pseudosocióloga:

Pero mujer, llámales a ver si se acercan ellos a ti... ¿no? :p

Speedygirl:

Perfecto, Speedy. Pero a ti te exijo máxima velocidad. Nada más llegar pon el cronómetro y ya me cuentas. :D

adriana rey:

Algo así como Caballero del Infierno y Dama de la Maldad... suena perfecto. Tendré que pensar en vender títulos aristocráticos de estos, a ver si me gano unos euros, que falta me hace, jeje.

Que sea el vino que tu quieras, Adriana; la imaginación es tuya :)

Sese:

Pues ahora que lo dices... ¡y con lo que llueve por allí! O los caza alguien pronto o no me llegan a la primavera los pobres.

¿No te ha parecido oir un estornudo lejano? (Pfff)
Un saludo

Anónimo dijo...

Tienes un blog de mucha calidad, los diableros que se acercan son ya de Master por lo menos.
No hay quien te gane a fotogramas, ni estos ni los otros ni nadie.
Un saludito. Remolina.

RECOMENZAR dijo...

Tu historia casi magica un abrzo desde mi blog

JuanRa Diablo dijo...

Remolina:
Gracias, Remolina, (por pasar a leer y por el cariño que siempre noto);)

Recomenzar:
Un abrazo desde este otro lado.

Pecosa dijo...

Vaaaya!! Esos diablos sí que están bien dibujados, ¡qué chulos!

Otra excusa más para ir a Cantabria. Debe haber sido genial ver en vivo y en directo esa pedazo de casa (estar frente a las localizaciones de películas tan famosas debe ser la repera).

(Acuérdate de comprar más chinchetas rojas para tener de repuesto, JuanRa)

JuanRa Diablo dijo...

Pecosa:

Y que lo digas, El Ese es un artista. Me tendrá que hacer uno para mí :)

Yo pensé más o menos lo mismo, que si ya en foto me impactaba la casa, verla delante sería impresionante. Y con lo que me gustó esa película todavía más.

(Gracias por recordármelo porque me quedaban solo dos, y medio torcidas ;D)

Ángeles dijo...

¡Qué bueno, JuanRa! Si la peli fuera como tú la recreas, me gustaría mucho más.

Ya veo que tu presencia en el mundo se va extendiendo cual manto de lava incandescente. El plan que pintas da bastante miedo, pero lo planteas con tanta gracia que parece menos apocalíptico.
Por cierto, ¿llevas la cuenta de los diablos que hemos ido dejando por ahí?

JuanRa Diablo dijo...

Ángeles:

"...cual manto de lava incandescente", ¡ni más ni menos! El mal es así, puro fuego destructor. La pena es que se me olvida programar su expansión definitiva. Con esto de que hoy va todo informatizado... ¡vaya leche! :(

No llevo la cuenta pero, ahora que lo dices, daré el dato en la próxima entrega. Me pondré a recontar a ver...

(Jeje, cómo me gusta que te pongas al día, amiga bloguera. Gracias :))

Misaoshi dijo...

Iba a ponerlos por Alemania pero se quedaron los cartones que iba a utilizar de cartas de Juego de Tronos en el coche todo el viaje y no se me ocurrió sacarlo!!!

MÁTAMEEEEEEEEEEEEEEEEEE

Los habría dejado a 168m del suelo en Dusseldorf. Y todo esto lo pensaba en el aeropuerto de Weeze cuando vi los cartones y mi rotulador en el maletero del coche al sacar las maletas.......

JuanRa Diablo dijo...

Misaoshi:

Ya debes un Japón, una Alemania... Pues con el diablo no se juega, ¿eh? A ver si se va a cabrear... :P

Mae Wom dijo...

Jajaja! La viñeta final es buenísima!!
El Ese dibuja realmente bien!