14 de julio de 2014

KALFULGEN, ALEMANIA, YECLA

El día en que Alemania metió a Brasil siete goles como siete soles, mi hijo llegó a creer  que yo sabía alemán, pues en mi júbilo me dio por gritar aquella frase en valenciano que dice:

Cards secs piquen, verds taquen si es toquen.
(Los cardos secos pinchan, los verdes manchan si se tocan)

que pronunciada a lo alemán, es decir, con mala leche, uno parece un político cabreao dando un discurso en la mismísima puerta de Brandeburgo.
¡¡Kardsecs piken, verds taken siestoken!!
Y ahora que Alemania está de plena actualidad tras su gesta futbolística, he recordado  una anécdota yeclano-germana que os cuento inmediatamente.

Pero hablando del Mundial  de fútbol,  es curioso cómo lo he disfrutado a pesar de todo.

Una vez  eliminada la selección española,  guardé la camiseta roja en el rincón más oscuro del último cajón, y tuve la certeza de que el Mundial había perdido todo su interés para mí.   Sin embargo, no tardé en descubrir que  era capaz de apoyar a otros países con ahínco, como si fueran los míos propios,  y que se podían disfrutar los partidos sin los nervios ni  el disgusto de la posible derrota.  Sabiduría zen.

El día del cumpleaños de mi padre, le llamé para felicitarle y le pillé preparado para ver  el Colombia – Japón.
- Ah, claro, que para ti aún tiene aliciente el Mundial, ¿eh?
- Hombre, no estando España  apoyaré a Colombia, que además está jugando muy bien.

Así que con un padre español viviendo en Colombia y un sobrino colombiano viviendo en España (Cristian), toda la familia nos volcamos con el equipo de James Rodríguez. Y a lo grande.

También reservé un trocito de corazón para México, que es un país que adoro por muchas razones. Soy un enamorado de su cultura, sobre todo la precolombina,  mi casa es un homenaje al colorido mexicano, y siempre caigo de rodillas ante una pintura de Diego Rivera o una canción de Chavela.

Pero  no hubo suerte y también estas selecciones se me quedaron por el camino.
A Colombia la eliminó Brasil, y mi México  lindo y querido cayó ante Holanda, así que a partir de ese punto yo solo quería una cosa: que el Mundial lo ganara cualquiera excepto Holanda y Brasil.

Y entonces llegó Alemania.

Y diría que llegó en volandas del dios Thor, maza en mano. Se colocó como una mole inmensa ante el equipo canarinho y, con voz de trueno,  dijo:
"A ver, ¿es verdad eso de que la prensa brasileña se mofó de la derrota española hasta cansarse? ¿¿Es verdad?? ¿Y qué es eso de haber hecho daño a los colombianos jugando mejor que vosotros? ¿Os creéis que por estar en vuestra casa y ser pentacampeones sois invencibles? ¡¡Pues ahora veréis!!"

Y con la furia de mil venganzas  empezó a darles mazazo tras mazazo hasta llegar a siete, mientras  la humanidad entera, con la boca abierta,  era testigo de aquella brutal paliza. 
Y como si de un cuento mitológico se tratara,  Brasil fue condenado a  guardar luto eternamente.

Pero yo tenía una anécdota que contar y casi estoy llegando al tiempo de prórroga.

¿Alguno de vosotros ha estado en Kalfulgen?

En los primeros días de vivir en Yecla, escuché a unas amigas de mi mujer que hablaban entre ellas.
- ¡Qué reloj más bonito llevas!
- ¿Has visto? Me lo compré en Kalfulgen.
"Vaya, – pensé- ha estado en Alemania".
Días más tarde volví a escuchar ese nombre a otras personas, cosa que empezó a escamarme.
- No, hombre, eso vas a Kalfulgen  y te lo llevas por cuatro perras.
 ¿¡Pero cómo  tenían los yeclanos esa querencia por comprar en tierras germanas!?
Hasta que un día en que  mi suegra llegaba de la compra, la escuché decir que había pasado por Kalfulgen y, claro,  tuve que saltar.
- ¿¿Pero qué es eso de Kalfulgen??  ¿¿Dónde está??
Cuando me lo explicó casi muero de risa.

Resulta que hay un bazar muy famoso en Yecla  regentado por  un tal Fulgencio al que todos llaman Fulgen. Es costumbre aquí  anteponer el artículo delante  de los nombres propios:  el Manuel, la Paca, el Fulgen… 
 Ir a casa de alguien es ir a ca el Manuel, a ca la Paca,  a ca el Fulgen...
Así que en vez de decir “voy a la tienda de el Fulgen”  todos dicen “voy a ca el Fulgen”, que dicho de corrido suena  “Voy a Kalfulgen”

Y aquella fue mi forma de averiguar que lo que yo imaginaba la Andorra de las Bavieras,  por allá por el centro de Europa, estaba ahí mismo, en la calle la Rambla. Aquel fue el día que descubrí que los yeclanos hablan alemán sin darse cuenta, y  que  si hoy quiero  un reloj o  una bicicleta por cuatro perras, solo tengo que ir a un sitio:  a Kalfulgen.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Ja, ja, ja...qué bueno...eres un crack para describir y hacernos disfrutar con la cotidianeidad que te rodea...
Y,encima, tú, justamente tú, no otro...hablando de futbol...quién te ha visto, Juanra, y quién te ve....
Txema Rico

Anónimo dijo...

¡Hasta la Merkel se ríe! ja,ja,ja. ¡Muy bueno, muy bueno!
Bien mirado no es un mal método para hablar otros idiomas y visitar ciudades de otros países ese que empleáis en Yecla. Bueno, allí y en tantas partes.
O igual eres tú el que quieres entender lo que te da la gana.
Respecto al fútbol -que a mi no me quita el sueño, la verdad- ni aún así me entusiasma que hayan ganado los germanos, teutones o lo que sean estos rubiales.

carlos

Ángeles dijo...

¡Qué bueno! Y no solo lo de Kalfungen, sino todo lo anterior, porque a mí que no e interesa nada-nada el fútbol, me ha encantado todo lo que cuentas del mundial. Qué cosas.
Y lo de hablar en valenciano con acento alemán... es que cuela fijo. Yo también habría creído que hablabas alemán, y con soltura encima. Lo mismo que el italiano, por cierto ;)

Bueno, me voy a sacarle brillo a mi Oscar XD


PD: ¿tú sabes cómo se dice en alemán "el metro en hora punta"?

Papa Cangrejo dijo...

jajajaja que bueno!!
aprovecho para promocionarme ... cada equipo que quiero que gane ... pierde jajaja no sé que me pasa jajaja y no solo en el mundial si no mirar el Castellón jajaja

Montse dijo...

Jajaja, muy bueno eso del "kalfulgen" si es que en Yecla tenéis mucha guasa y tú más!!

No vi el partido de la final, pero sí el la entrega de la copa y al pobre Messi con cara muy seria recibiendo el balón de oro ¡ay, pobre, qué disgusto llevaba!

Un besito.

Natty dijo...

jajajajajajajajaja, que buena anécdota!!
Lamento lo de la eliminación pero yo estaba feliz porque era primera vez que le ganábamos a España .. pero después los estúpidos brasileros nos dejaron fueran por esos penales =( ese día incluso lloré, así que para mí lo de Alemania fue una dulce venganza y la disfruté completamente (yo igual iba por Colombia!!) .. de todos la final ya no me importaba mucho, pero me alegro por los alemanes, y es verdad que sin el estrés del equipo propio los partidos igual se pueden disfrutar

RNT dijo...

Paso de fútbol, pero a lo mejor me paso por las rebajas esas de 'Kalfulgen'!

RECOMENZAR dijo...

los comentarios son importantes te entiendo y para todos
Aunque muchos prefieren leer y no comentar
me gusta tu estilo
abrazos

MJ dijo...

¡Qué gracioso! Yo me sumo, como han dicho por ahí arriba, a ir a las rebajas de Kalfulgen :-)

Sese dijo...

Anécdota que demuestra que la mejor manera de no meter la pata es no abrir la boca, imagina que quisieras meter baza... ridículo garantizado.

Y en esto del fútbol cada vez estoy más convencido que no me gusta, sólo me interesa cuando hay pasión por el medio, si no, vaya PEÑAZO, y es que han habido partidos insufribles...

Saludos

JuanRa Diablo dijo...

Txema:

Debo ser el pasota de fútbol más apasionado que existe xDD

Carlos:

Merkelianos se llaman, Carlos, que invadieron Brasil allá por el año 2014 y se llevaron su oro. No es broma, ¡lo dice la Historia! :p

Ángeles:

Ma questo diche di parlare italiano?? Mamma mia, io no parlo l'idioma de la Carrá si no me donas ciene peseti perque a América mi voy!! (Translate, if possible)

PD. ¿Algo así como Subanestrujenbajen? Bueno, esto es "autobús de línea" en Berlin Sur :p

Papá Cangrejo:

Mantente al márgen y que anime Cangrejito, que igual tú eres gafe :p

Montse:

A Messi se le juntó el disgusto de no ganar el Mundial con la sorpresa de ser nombrado Balón de Oro, cosa que no se creía ni él! Y la cara era de eso, de Aturdoffen :D

Natty:

Me acordé de tí al ganar Chile, vaya que sí. Y fui chileno cuando tocó serlo, jaja.
Un saludo, Natty (¡por fin le he puesto cara a ese ojo! :)

RNT:

Claro, hombre. ¡Y están todo el año!

RECOMENZAR:

Pero los lectores silenciosos me roban el placer de saludarles!:(
Un abrazo ;)

MJ:

Perfecto. Recuerda que abren de nufen a catorffen y de fiuven a vungtten :p

Sese:

Como dice un conocido refrán alemán:
Ein bokken zerraden non nenttran mosken
Y en cuanto al futbol, hagamos una rogativa a los santos del cielo: ¡Que el 2018 se parezca mucho más al 2010 que al 2014!

Ripley dijo...

pues sepa usté que aunque viva en el extranjero también es la misma costumbre en extremadura aquella del "ca la Tomasa o la ca la Vicenta", deben ser cosas de la globalización. Por decir algo, digo.

abrzos

JuanRa Diablo dijo...

Pues tiene usted razón, Mister Ripley, que el uso de ca por casa es muy común en muchas zonas de España.
Eso sí, Kalfulgen solo está en Alemania y Yecla, se lo digo yo.

hitlodeo dijo...

Kalfulgen suena hasta a lugar turístico.
- ¿Dónde vas a pasar las vacaciones?
+ Pues este verano iremos a Kalfulgen.
- ¡Qué suerte, quién tuviera tus posibles!

:D

pixel dijo...

El año pasado no ganó España pero fue la única vez que vi más partidos que en otros mundiales y la verdad es que los que ví me gustaron, ahora no me preguntes cuáles.

Un saludo

JuanRa Diablo dijo...

Hitlodeo:

¿¡Cómo no vi tu comentario hasta ahora!? Disculpa, Hitlodeo.
No solo es que tiene pinta de lugar de veraneo, es que además hay ofertas de viajes todo el año.

¿Qué me dices de los balnearios de Kalfulgen? Ah, ¿que no los conoces? Pero sus fábricas de cerveza sí, ¿no?

Pixel:

Claro, si es que hasta a los poco futboleros, (yo mismo) cuando llega un mundial suelen ver los partidos con otros ojos. Tienen el sabor de la picaílla de la competición :)