9 de febrero de 2015

EL BIEN, EL MAL Y TODO LO CONTRARIO

No sé si a estas alturas os habréis percatado de que ya no nombro a mi Jefe.
Esto tiene una fácil explicación: me despidió.
Sí, después de varias trifulcas y desencuentros con él, se le inflamaron los cuernos y me señaló la salida diciendo: “Vete y no vuelvas más”

Yo me largué sin dudarlo, aunque ahora no me queda otra que meterme a diablo autónomo y cavarme mi propio infierno.

¿Que por qué me despidió? Pues porque le molestó mucho no ser mi único amo y señor. Llegó a sus oídos que yo me debía también a Madame Parrús, el espíritu ruso que tiene alquilados todos los recovecos de mi ser, y eso no le hizo ninguna gracia.
Cuando yo, con todo el descaro que puedo llegar a tener, le recalqué que la rusa era mujer y por lo tanto mandaba más, se puso rojo (más rojo, quiero decir) y ahí acabó nuestra relación.

Me queda el gran consuelo de que todos los pecadores que por allí bajábais os habéis venido conmigo, cosa que me congratula (y a él, como suele decirse, se le habrán llevado todos los demonios)

De todas formas no puedo negar que me acuerdo algunas veces de mi Jefe.
Esta mañana mismo, mientras ordenaba los archivos de mi nueva oficina, recordé sus palabras:

“Cuidado, JuanRa, que algo me huele a chamusquina. Creo que entre nuestros seguidores hay infiltrados que buscan boicotearnos.”
Y creo que tenía razón.

Repasando las fichas, veo que hay adeptos que ya han caído irremisiblemente en el Mal.
Hitlodeo y Txema, por ejemplo, se regodean en el pecado de la gula. Sese no se acercará jamás a la luz blanca de la verdad. Loque me sigue en esa soberbia tan bella de querer dominar el mundo, y a Ripley lo he metido de cabeza en la lujuria…
Montse, Ana, Raquel, Ther, Lillu… bueno, algunos se me resisten más; aún me llaman Diablillo en vez de Don Diablo (aunque, bien pensado, no sé qué prefiero. Hay que ver cuánto me perjudicó la canción de Bosé)

Y luego está Ángeles.

La primera vez que apareció por el blog, hace ya unos años, mi Jefe me dijo  
“¿Y ésta? ¿Cómo se atreve a bajar provocando?”
 
La verdad es que resultaba de lo más incongruente esa unión de ángeles y diablo. Era una contradicción, un oxímoron, un imposible. La luz no puede ser oscura, ni el fuego helado, ni la risa en serio. ¿O sí?
Le dije a mi Jefe que era tan solo un nombre, pero viendo su recelo en admitirla le pedí que me la dejara como un reto personal, que yo conseguiría desplumarla.
Han pasado los años y no lo he conseguido todavía.

Ángeles es todo dulzura y bondad, y, para colmo, cuando irremediablemente nos hicimos amigos y empecé a saber más de ella, supe que se apellida de los Santos. ¡¡Casi caigo fulminado al saberlo!!
Ángeles y de los Santos. Esto ya era desequilibrar la balanza con un dos contra uno, o tal vez peor porque ¿Cuántos ángeles? ¿Cuántos santos? ¡¡Yo solo soy un diablo!!

No puedo dejar de mirarla con escepticismo. Me parece encantadora, pero también era encantadora la serpiente del Paraíso. ¿No querrá pagarme con mi misma moneda y hacerme caer en el Bien?

Por el otro lado tenemos a Carlos
Carlos llegó un buen día a mi blog por pura casualidad. Tuve la gran suerte de que la entrada que leyó le gustó y que decidiera adentrarse en otras más. Después supe que por un accidente laboral estaba guardando cama y gracias a eso leyó y comentó todos los días tantas entradas que en poco más de un mes había leído el blog de cuernos a rabo.
Y aquí sigue, como un fiel servidor del diablo. Muy grande este mañico, muy grande.

Como ha ocurrido con otros lectores con los que he tratado en este infierno, Carlos se convirtió en un querido amigo, y, como suele ocurrir en consecuencia, también supe algo más de él.
Como por ejemplo, y agárrense que viene un susto muy gordo, que se apellida Sanmiguel.

¡¡San Miguel!! ¿Hace falta que recuerde quién es san Miguel?

San Miguel, o el arcángel Miguel, es el Jefe de los Ejércitos de Dios. La Iglesia Católica lo considera su patrono y protector, y es el encargado... ¡¡de frustrar todos los actos de Lucifer, es decir, de Satanás, o lo que es lo mismo, de JuanRa Diablo!!

¡¡¡Pero esto qué es!!! ¡¡Ángeles, Santos, el Arcángel Miguel...!! ¡¡todos campando a sus anchas en el infierno!!

¿Qué buscáis? ¿Qué pretendéis? ¿Con qué intenciones habéis bajado? No me estaréis poniendo buena cara para caer sobre mí en cuanto me confíe, ¿no? ¿Va a ser cierto lo que decía mi Jefe de que no me fiara ni de mi sombra?

¡Vamos, decidme, y ya de paso, sed valientes y confesad el resto! ¿Puedo fiarme de vosotros? ¿Guardáis algún secreto?
Mirad que si me sulfuro... ¡¡Ay, si me sulfuro!!

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Si es que la Física ya lo explica: lo de los contrarios que se atraen y eso...Ya ves, la Física se impone a la Teología; así que todo está muy revuelto: el Infierno y el Cielo...¿tendrá algo que ver con aquello de la Alianza de las Civilizaciones esa?
Es difícil ser autónomo ¿eh?...pero también muy satisfactorio. Además que te has quitado de encima al peñazo de tu JEfe, que no veas lo terco que es (si lo sabré yo que me costó lo mío deshauciarlo Y menos mal que entonces no estaban los de STOP DESHAUCIOS) Así que en realidad, el motivo de tu despido han sido los celos hacia la rusa ¿eh? Ah, pues mira, así evitas el acoso sexual en el trabajo ¡Vaya con tu jefe!
El caso es que a mí casi me pasa lo que a ti porque este Infierno es mucho más acogedor y divertido que mi empresa y ya están pensando aquí en que yo sea un doble agente también.
Pues si me despiden, me asocio contigo y con Ángeles (de desplumarla nada ¿eh? que hará falta su capitalito) y les hacemos la competencia a ambos. ¡Que tiemblen!
¿Sabes que me has hecho sentir la mar de importante? Muchas gracias por tu amistad endiablada.
carlos

Ángeles dijo...

En primer lugar, me alegro de que te hayas librado de tu jefe, el cornúpeta, y que ahora seas diablo autónomo.
Por otro lado, yo creo que tú llevas el camino opuesto a él. Él empezó como ángel (de hecho, él y yo fuimos compañeros de nube en clase de la señorita Gloria, en primero de música celestial), y de ángel pasó a diablo. Y se veía venir, ¿eh? Era díscolo y revoltoso y se rebelaba contra el Director. Hasta que lo expulsaron, claro.
Por el contrario, tú has empezado como diablo, becario, para ir cogiendo tablas, pero en realidad tienes madera de ángel.
Por eso te llevas tan bien con la competencia. Pero claro, nadie es perfecto y no hay espíritus puros, y hasta los ángeles y los arcángeles tenemos nuestro lado oscurillo; y ahí, en esa intersección del bien y el mal, de luz y tinieblas, es donde está la gracia.
O sea, que yo no vengo a tu infierno para boicotearte ni para hacerte caer en el Bien, sino porque se está muy a gusto, ni más ni menos.
Thank you!

Montse Martínez Ruiz dijo...

Vaya, ahora que iba encontrándole la gracia a eso de estar en el infierno, te quedas sin empleo o mejor dicho vas a tener que currar por tu cuenta, claro que tu jefe lo que se dice apoyarte pues como que no ¡es tan malo, que ni eso!
Y digo yo que si el puesto queda vacante, pues a lo mejor quiere tu jefe contratar a una vecaria nueva, ejem... y que siendo mujer, con la fama de malas e histéricas que tenemos, pues a lo mejor le hace gracia.
Contestando a tu pregunta, pues no, mejor no te fíes ni un pelo de ninguno de nosotros, somos gente a la que le gusta tener tratos con los infiernos y eso, se mire como se mire, no tiene buena pinta.
Lo bueno viene ahora ¡eres libre al fin! jolín, eso tiene que ser genial y no te libras de ir contándonoslo. Lo malo es que ahora no te podré llamar "diablillo" ¡asinssss!
Besitos.

Ana Bohemia dijo...

No me creo que ya no trabajes para el Diablo, ¡imposible!, de buena tinta sé que los contratos que se gasta tienen mas letra pequeña que el prospecto de la aspirina, por lo que creo que aunque no te lo creas sigues en su poder, alguna artimaña se trae entre manos, diablito...
Todos tenemos esa dualidad entre el bien y el mal, un día podemos bajar a los infiernos (me imagino que por cambiar de aires) y yo personalmente he bajado hasta tu blog porque es donde encuentro las historias que mas me gustan, las que mas me hacen reír y me llenan. Y en este invierno frio se esta a gustito en estas profundidades (a veces literarias) donde nos sentimos como viejos amigos de toda la vida, será porque eres muy buen anfitrión.
:D

hitlodeo dijo...

Pues no sé, me pasa lo que a Ana Bohemia, que no me acaba de cuadrar ese despido. Que he visto Ghost Rider y a tu Jefe no se lo quita uno de encima así como así. Es mas pegajoso que una gominola. Y hablando de esto, te confesaré algo, yo empecé como infiltrado del Cielo en el Infierno, un agente doble, pero al ver la primera caldera haciendo chup chup me entró gusa y no pude resistirme a la gula ¡Estaba tan rico es guiso de condenado con grelos! Así que he pasado de agente doble a el doble del agente, el doble en diámetro.
Ten cuidado, igual te utiliza como al motorista, como freelance. XD

JuanRa Diablo dijo...

Carlos:

Tú lo has dicho, todo está revuelto, y además nada es totalmente puro en ningún campo. La Ciencia y las religiones tienen también su lado oscuro. Un santo comete un pecado, una aleación se contamina, un diamante tiene sus imperfecciones y la Iglesia un turbio pasado. El Bien y el Mal juegan juntos y la perfección y el error se dan la mano....
??? No sé ni lo que estoy diciendo, pero permíteme que me suba a aquella loma y grite, alzando el tridente, que tú eres malísimamente bueno y yo buenísimamente malo y que, mal que bien, nos complementamos.
(Hala, qué a gusto me he quedado)

PD. Da por hecho que si te asocias finalmente a mi empresa, tendrás un puesto sumamente importante. Te lo concederé por enchufe y harás todo lo posible para que te acusen de corrupto. Ya sabes, vidilla para empapelar este infierno de autónomos.

Ángeles:

Mira que conforme te escuchaba, tus suaves plumas me estaban haciendo agradables cosquillas, sobre todo al pronunciar eso de “en realidad tienes madera de ángel”.
Así que he dado un paso atrás y he visto tanto resplandor en tu mirada que me ha escamado.
Sé que no eres capaz de hacerme daño, pero ¿sabes dónde te has metido realmente?
Si bajas porque aquí se está muy a gusto, bien, no me parece mal, pero qué harás cuando te pida maldades, cuando te obligue a mentir, cuando te ordene tocar todos los timbres de los porteros automáticos y salir corriendo... ¿serás capaz?


Montse:

Te diría que presentes a mi Jefe tu currículum, y que en él incluyas aquella distinción de ser la pecadora que dejó el comentario 10.000, porque fue algo muy comentado en todo el Averno, y me atrevería a decirte que la plaza de becaria será tuya sin duda alguna.

Pero no lo haré, porque si te vas de ayudante de mi Jefe... ¡ me quedaría sin una de mis veteranas más importantes !
Ah, no, no. ¡No lo puedo consentir!

Te propongo un trato: te quedas aquí y te permito que me llames Diablillo (siempre y cuando sea en privado y sin proclamarlo a los cuatro vientos ¿Hace? :p)


Ana Bohemia:

Tan cierto es que ya no trabajo para Jefe Diablo como que esta tierra está muy dura. Tengo que comprar pico y pala mejores porque en dos semanas he descendido poco más de cuatro metros. ¡No me cunde! ¡A este ritmo voy a tardar siglos en tener un infierno en condiciones!

Si quieres seguir estando a gustito en mis instalaciones y que yo me comporte (oh, gracias) como el buen anfitrión que dices, quizás deberías llevarte un puñado de tierra cada vez que bajes a este agujero.
Tu colaboración es muy importante. Si te acuerdas de bajar un cubo, mejor que mejor, porque así te llevarías mucha tierra de una vez.

¡Ay, Ana, toda ayuda es poca, y los comienzos son muy difíciles!

Hitlodeo:

Pero qué me vas a contar, ya el primer día que te vi aparecer me dije: “Ahí va un agente doble”

Y tú haciendo cortinas de humo con aquellos discursos sobre la Utopía...
Pero como sabía que tu punto débil era el estómago...

Mira, por una sola vez y sin que sirva de precedente, te paso una receta.

CALLOS DE CONDENADO EN SU JUGO
Remojar al pecador en abundante agua caliente.
Justo en su punto de ebullición se aumentan las llamas para deshollar a los cabritos.
Se remueve todo bien entre tres o cuatro eternidades y se pasan a las brasas (no hacen falta cebollas, que bastantes lágrimas hay ya)
Cuando se vea claramente su arrepentimiento se salpimentan los callos y se deja el caldo para cocido.
¡Está para chuparse las pezuñas!

Mae Wom dijo...

No puede ser. Me ausento ocho minúsculos meses de nada de la vida virtual y cuando vuelvo veo que el Diablo se ha unido a la corriente emprendedora.
Oye, yo me alegro mucho, que con un jefe tan exigente y al que le huele el aliento a azufre es mejor ponerse por cuenta propia y que corra el aire (no inflamable, a ser posible).
Besos y felices diabluras ;-P

Natty dijo...

Me pasa como Mae Wom, unos meses fuera y ya eres todo un emprendedor!!! ... Por si quieres saber yo no guardo ningún secreto!!

JuanRa Diablo dijo...

Mae Wom:

Pues claro, Mae, si en el mundo se cuecen cosas a diario, cuántas más no se "cocerán" en el infierno, jeje

Pero descuida, que el diablo que tú conoces sigue siendo el mismo, independizado y autónomo y libre y algo más malo, pero el mismo :D

Natty:

¿Entonces eres de las mías? ¿Sin reservas? ¿Hago la solicitud de cuernos y cola para tí? ;p

Speedygirl dijo...

Tienes al enemigo en casa...

JuanRa Diablo dijo...

¡Y yo sin un platillo de jamón que ofrecerle!