27 de febrero de 2015

MI COLECCIÓN DE DIABLOS

Hace unos días, al llegar a casa por la noche, me esperaba un paquete postal encima de mi escritorio. Como no es nada habitual para mí recibir paquetes (sin contar los que me da mi mujer cuando hago mal las camas) lo desenvolví con ilusión y  descubrí que me enviaban... ¡un diablo! 
Está hecho de ganchillo, es de un color rojo furioso, y  lo remitía Natty, diciéndome que lo había hecho ella misma para mi colección. ¡Qué grande!
Natty es una bloguera que hace tres años participó en el juego de esconder diablos por el mundo. Ella los escondió en Concepción, una ciudad al otro lado del planeta, ¡nada menos que en Chile! 
Así que al colocar mi nuevo diablo chileno junto con los demás, he visto que ya son diez mis queridos cornudos,  y creo que es hora de presentarlos todos juntos en sociedad.
Aquí van:
1) Este diablo metalizado fue el primero en llegar. Me lo envió mi amigo Peibol, bloguero de Santa Cruz de Tenerife, con el siguiente texto:
"Este personajillo es obra del artista canario César Manrique (cuyo segundo apellido era Cabrera, quizás de ahí venga alguna conexión infernal) 
Es el emblema del Parque Nacional de Timanfaya, en Lanzarote, y un símbolo representativo de la isla en general"
2) El coleguilla de la foto, con demasiado buen rollo para ser diablo, fue un regalo de "amigo invisible" en una cena navideña en el trabajo. Tiene tan buena fotogenia que lo contraté como protagonista en el video del quinto aniversario del blog. Será porque el primero carece de sonrisa, que este la tiene doble.
3) Aquí no hay sonrisa, esto ya es toda una carcajada diabólica. Me encanta este abridor diablo que me envió mi querida Bichejo desde Madrid. No lo utilizo para abrir botellas porque entró de cabeza al feliz retiro de mi museo privado. Su ombligo, como veis,  es una incógnita.
4) A este diablillo enano lo llamo Vudú. Tiene un diminuto cascabel en la cabeza, dos retorcidos cuernecillos, pantalones de dos tallas menos  y un tridente de alambre muy molón. Me lo regaló Carmen, compañera de trabajo, que al verlo en un mercadillo, no sé bien por qué, se acordó de mí.
5) Este es otro de los miembros del club, sin duda el más cachondo y fogoso. Me lo regaló otra compañera, Mar, mi manchega favorita. Me dijo que le salió en un roscón de Reyes repleto de regalillos eróticos, y al ver que era un diablo con los cuernos muy bien puestos, no dudó en dármelo para la colección.
6) Era necesario que algún Pitufo dejara de ser azul-cielo para convertirse en algo mejor. He aquí a Pitufo Diablo, susurrando las más jugosas tentaciones en nuestros oídos. Otro regalo de Peibol, que me entregó en mano el día en que nos conocimos. Para él llevé, haciendo un guiño a su blog,  otra miniatura,  "La oveja que da collejas
7) David, el hijo de mi compañera Mar, es un apasionado de la papiroflexia, el origami y cualquiera de las manualidades hechas con papel. Este Hellboy de cartulina es un regalo suyo para la colección.  Echad un vistazo a sus trabajos: Origami: El arte del papel.
8) Desde Aguadulce, Almería, mi amiga Montse me hizo llegar esta risueña diablesa, la única que he permitido que me roben,  pues Aitana se la llevó a su habitación nada más verla.
9) A medio camino entre el angelote rollizo y el vampiro loco, este llavero de madera también luce entre mi diabloteca. Me lo enviaba hace unos meses Peibol, pecador reincidente, desde Lanzarote. (Lapsus, me comunica que lo compró en Roma)
10) Y por fin, Nattiusko, mi diablo chileno, el último en llegar a esta familia de satanases y que parece estar contando a todos cómo fue su viaje en avión.

Antes de despedirme os vuelvo a dar las GRACIAS a todos por estos diablos. Todos ellos me son muy valiosos pues sé que me los regalasteis con ilusión y cariño, y con esa satisfacción los conservaré siempre.
Gracias también a todos los que habéis estado enviando fotos de diablos para el Museo del otro blog. Empezó como una idea arrebatada y ya vamos por 80 vitrinas!! 
(Podéis seguir enviándolas a mi correo, sin miedo)

Por mi parte solo añadir que si alguno de vosotros termina yendo al Infierno en vez de al Cielo (todo podría ser), que no se apure, solo tenéis que preguntar por mi y ya haré yo por haceros alguna rebaja en el sufrimiento eterno. Tengo descuentos, pases especiales, tarjetas VIP... 

16 comentarios:

Natty dijo...

Que excelente colección!!! Me alegro que haya llegado bien y se haya integrado a esa familia.
El hellboy y el miembro cornudo los encontré geniales!!!

Un fuerte abrazo!!

Anónimo dijo...

¡Fui el primero! ¡Qué honor! :D

Oye, pues sí que hay representación mía, por ahí, pero no me salen las cuentas... ¿No tenías otro de hilo mío? :o

Saludos desde las sombras :D

PD. El llavero de madera es de Roma :)

el chico de la consuelo dijo...

el de timanfaya lo ten.

Umeka dijo...

Me encanta tu colección, debería plantearme seriamente participar en ella... Todo se andará... Un saludo.

Anónimo dijo...

Me encanta el último. Cómo me recuerda al osito de Mr. Bean...!!!
Me recorrí todo Londres buscándolo pero nada...
Txema Rico

RNT dijo...

Diabólica colección!!!

Anónimo dijo...

probando, probando
carlos

Anónimo dijo...

PErdón pero algo no ha funcionado...
¡Que colección tan magnífica! Tú estarás en tus glorias pero yo me pregunto si Apamen estará tan tranquila con estas influencias... ¡anda que si a Aitana se le pone la cara verde y le da por girar la cabeza 360 grados y por vomitar papilla verde y decir tacos! ¿y si Samuel hace lo que el Damien ése?...¡pues Apamen pondrá el grito en el Infierno!
El Diablo transatlántico que ha venido de Chile tiene mucha tela. ¡Ya puedes tratarle bien, no diga aquello de Si lo sé, no vengo!
El Diablo Vudú parece un huerfanito y dan ganas de adoptarlo ¡qué majico es!
El Diablo de papel corría mucho peligro en el Infierno porque se quemaba por nada...menos mal que se ha trasladado a tu casa.
Y el simpático diablo del buen rollo inspira confianza. Tanta, que le voy a proponer que se presente como mascota de las Fiestas de San Fermín porque el parecido con sus protagonistas cornudos es enorme.
carlos

Montse Martínez Ruiz dijo...

No conozco a nadie que tenga un vitrina dedicada a su ex-jefe ¡eres único!
Me gustan todos esos diablillos, en especial el pitufo rojirosa que es la mar de simpatico y el salido del roscón ¿seguro que salió de un roscón de Reyes? pues a mi me parece más de una despedida de solteras, jaja.
Buenísima colección, a ver si encuentro alguno y te lo mando ;)
Muchos besos.

hitlodeo dijo...

Buena colección. El diablillo SALIDO del roscón salió de un roscón, y es un diablillo muy juguetón. 😂

Me voy a hacer un selfie para que amplies tu colección fotográfica.

Sobre lo del infierno, habiamos quedado que mi caldera iba con grifo termostático ¿No?

Ángeles dijo...

A mí me parecen todos tan graciosos y tan monos que solo puedo felicitarte por tu colección y por tus amigos.
Lo que más me sorprende y me da que pensar es ese lindo diablillo de Natty: ¿por qué estará tan contento después de haber venido surcando los cielos? He aquí un interesante tema de reflexión.

Speedygirl dijo...

Son todos superchulos, pero el pitufo-diablo es LO MÁS. Sin duda

Anónimo dijo...

La casa de JuaRa está inexorcizada,¿quién la desinexorcizará?; el desinexorcizador que la desinerxorcize, ¡buen desinexorcizador será!

carlos

Papa Cangrejo dijo...

El Hellboy es tremendo jajaja que paciencia!!
Mañana los demonios invaden Castellón, te veré?

JuanRa Diablo dijo...

Sí, Natty, ahí puedes ver lo contentorro que se encuentra entre los suyos. Y como es el más alto, parece que lleva la voz cantante.

Otro abrazo transoceánico para ti.

¡Es verdad, Peibol! ¡Son 11! Con esto de que mi museo es itinerante no tenía al undécimo diablillo a mano, pero ya está con lo familia y pronto pasará por el fotógrafo para entrar en el Museo :)

PD. Pues es verdad, me confundí , è un diavolo romano! (ya lo he corregido)

el chico de la consuelo:

¿ “Lo ten” es “lo tengo” o es que le das un diez? :p

Umeka:

Anda que como participaras de la misma forma en que conseguiste carteles de cine con la palabra “diablo”… ¿te acuerdas? ¡No cabrían en mi casa! :D

Un saludo (y gracias ;)

Txema:

No tengo ni idea de si existirá un doble de ese osito, pero aquí hay alguien, que se regodea.

RNT:

Sí, y con tanta chispa que siempre hace falta un extintor ;)

JuanRa Diablo dijo...

Carlos:

Apamen, Samuel y Aitana tienen muy asumido esto de vivir con el diablo, de hecho ya ni se inmutan. En todo caso sería mi padre el que no se queda tan tranquilo con estas “influencias” y me anima a aparcar el tridente. Pero como yo soy díscolo, tengo que desobedecerle, jeje

Ya has visto que todos estos diablos tienen su propia idiosincrasia. Yo diría que cada uno representa una parte de mí mismo. Lo que no sé es en cuántas partes me divido yo ¿En 66, quizás?

Montse:

Vitrinas dedicadas a mi ex – jefe, ¡qué bueno! Debo tener el síndrome de Estocolmo con él :p

La entrada a este museo es gratuita y está abierta las 24 horas, pero no te recomiendo que lo visites de madrugada, porque por muy simpáticos que parezcan… Ya sabes, aunque el diablo se vista de pitufo, sigue echando su tufo.

hitlodeo:

A lo mejor el SALIDO del roscón va de sobrao y no se come ni un rosco, que todo puede ser.

Diablo no sé si eres, pero como colega de la Santa Compaña…, sí, yo creo que eres un poco del gremio, y por eso algún apaño tendré que hacer contigo a la hora de alojarte. ¿Tú traes las morcillas y yo pongo las brasas?

Ángeles:

Vaya, que ahora me confunde usted con su reflexión. ¿Todo diablo que viaje en avión ha de hacerlo necesariamente a través de los cielos? ¿No puede hacerlo por el aire o por el firmamento (sin ánimo de sinónimos)? Porque otros caminos habrá para que no haya conflictos de personalidad, digo yo.
No me seas mala y no me seas mala :D

Speedy:

Tú sí que eres chula (y lo que me ha alegrado verte después de tanto tiempo. Jo, yo estoy igual de off)

Un abrazo

Carlos destrabalenguado:

El blog de JuanRa está despresurizado, quién los despasteurizará, el despistador que lo desparasite buen déspota ilustrado será.

Papa Cangrejo:

Ya me gustaría verlos a todos en Castellón (y de paso saludarle a usted)
Pero tienes mi permiso para enviar alguna foto para las vitrinas del Museo :)
¡Un abrazo!