27 de julio de 2016

TOÑY

¿Sabes, Toñy? A pesar de los muchos años que han pasado sin verte, aún recuerdo muy bien tu voz. 
Me basta con cerrar los ojos para oirte hablar y aún consigo ver tu limpia mirada y esa sonrisa entre tímida y divertida que iluminaba tu cara.

Cómo me acuerdo de aquellas visitas en verano, de aquellos trayectos con tantas curvas que la impaciencia por llegar nos hacía larguísimos. Del momento en el que el autobús entraba por fin al pueblo y paraba justo delante de tu casa, e inmediatamente mirábamos a tu balcón esperando verte asomar. Y el corazón nos latía deprisa, por la emoción y la alegría de volver a ver a nuestras amigas.

Como si de ayer mismo se tratara, veo cómo nos hacíamos fotos en las fuentes de La Toba, o tomábamos una Coca Cola en el Avenida , o dábamos paseos sin rumbo por el pueblo... ¿Recuerdas aquella vez que entramos en tu casa y pusiste el tocadiscos? Me acuerdo que sonó el Words, de F.R David y Souvenir, de OMD, que siempre fueron los temas que identificaron a nuestra pandilla.
La nostalgia me inunda cada vez que escucho esas canciones de nuevo.

Qué sencilla era la vida entonces...

A veces me parece mentira que el tiempo no haya diluído nuestra amistad. Sin duda, aquellos años de adolescencia calaron muy hondo en todos nosotros y los recuerdos que tenemos siguen siendo tan dulces y tan de verdad como era todo entonces.
Había tanta alegría al vernos... Y también algunas lágrimas al despedirnos...

La adolescencia quedó atrás y cada cual siguió su vida. Los años han ido pasando muy deprisa, tan deprisa que hoy nos parece mentira que hayan sido tantos. Pero ¿no sientes que jamás dejamos de ser amigos, que aquellos jóvenes de entonces se hicieron adultos pero no del todo y que el cariño nunca menguó?

Tres décadas después, pensé que teníamos que volver a reurnirnos y se me ocurrió crear un grupo de whatsapp en el que estuviéramos todos. Gloria y Adela me dieron los teléfonos que yo no tenía, y de nuevo, como por arte de magia, estábamos comunicados en “AYNA: EL REENCUENTRO”.

Me alegró muchísimo saludarte otra vez, y me dijiste que tenías una hija de tres años. 
“Es mi mayor tesoro”, escribías.
Qué buena idea has tenido – me decías – Esto del reencuentro me parece muy bonito, pero creo que de momento no me siento preparada”

Ahora comprendo por qué lo decías.

Hace poco más de un mes, hojeando un libro, encontré una pegatina que hiciste para mí. Decía JUAN con colores muy vivos. La fotografié y te la mostré. Poco después me enviabas tú la foto de un naipe repleto de frases mias. Me hizo mucha gracia que los dos
conserváramos aquellos detalles tan sencillos pero tan llenos de valor para nosotros.

"Aún guardo todas tus cartas", te dije.
"¡Y yo las tuyas! Las tengo en el pueblo. Cuando vaya las revisaré"

Lo que no te dije es que las tengo ordenadas por fechas y encuadernadas.
Y hoy las veo y no soy capaz de releerlas porque me cuesta mucho aceptar que ya no estés con nosotros.

Yo no sabía que estabas enferma. Ninguno lo sabíamos porque a nadie se lo dijiste. Imagino que no querías que ningún amigo sufriera por ti, y eso dice mucho de la persona prudente, sencilla y discreta que siempre has sido.

Hoy estoy muy triste, Toñy, pero te prometo que no durará mucho. Ya sabes que soy una persona positiva y voy a transformar mi dolor en un cariño imperecedero. Además, estoy convencido de que tú vas a conseguir que aquella pandilla de entonces vuelva a reunirse de nuevo, que conmemoremos y consolidemos nuestra amistad treinta años después. Porque la vida ha pasado, pero con nosotros permanecen los dulces recuerdos de aquellos tiempos de inocencia y felicidad.

Seguramente dabas por hecho que tú no te reunirías con nosotros, pero te equivocabas, Toñy, porque sí que vas a estar. Vas a estar presente y más viva que nunca. Entre todos, junto a todos. 

Y si antes amaba Ayna, a partir de ahora la amaré mucho más, porque vas a estar en ella para siempre.

Y quiero que sepas que tarde o temprano conoceré a tu hija, y sé que al mirarla veré en ella tu mirada y tu sonrisa y podré darte entonces el beso de despedida que no me ha dado tiempo a darte.

Hasta siempre, querida Toñy.
Hasta siempre, amiga mía.


18 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy, estimado Juan, no me siento con fuerzas de poner un comentario como hago habitualmente en tus posts.
Hoy las lágrimas y el dolor de mi corazón me lo impiden
D.E.P. Toñy

José Enrique

Tomas dijo...

La verdad no recuerdo después de tantos años su voz, pero su sonrisa la tengo grabada perfectamente. Me ha dolido y sorprendido mucho su perdida, y como me ha invadido esta pena a pesar de tantos años sin tener contacto con ella. Es lo bonito de las amistades verdaderas, que el tiempo no afecta a los sentimientos, y los mios han salido a despedirse con toda intensidad. Un beso Toñy alla donde estés...

María José Olalla dijo...

Que bonito Juan, muy emotivo
Un abrazo

pichiri dijo...

Querido hijo: Me imagino cual será tu estado de ánimo y te compadezco. Siempre que he leido alguna de tus entradas sobre Ayna, siempre, siempre, he sentido un inmenso deseo de volver por allí y saludar a todas aquellas personas que, sin darse cuenta, pasaron a formar parte de nuestras vidas. Vuestras amigas,a las que siempre he querido, a pesar de que a estas alturas eran para mi una nebulosa sin nombre y sin rostro, con esta noticia han vuelto a formar parte de mi presente como una de las mejores etapas de mi pasado sin poder evitar que las lagrimas corrieran por mis mejillas, recordando con la ayuda de tus fotografias a aquella preciosa niña que ha vuelto a mi memória y a la que daria cualquier cosa para que supiera el inmenso vacio que ha dejado en mi corazón. Te traslado mi mas sincero pésame que te pido hagas llegar a los padres de nuestra querida Toñy, a la que estoy seguro que nunca olvidaremos.

Ana Bohemia dijo...

Precioso homenaje a Toñy, le hablas a ella porque sabes que le llegará, que lo sentirá, en esa energía que pones al recordar lo que os unió y seguía uniendo después de tantos años. Me has emocionado. Mucho ánimo para ti, tu pandilla y la familia de Toñy en estos momentos tan duros.

Papa Cangrejo dijo...

Un abrazo.

Anónimo dijo...

No me esperaba esa conclusión para la entrada de hoy...sin conocer a esa chica me ha estremecido ese "ya no estés entre nosotros".
PRécisamente estos días en que te decidiste a recordar los buenos tiempos en Ayna... Es sobrecogedora la manera en que se alternan la felicidad y la desgracia en esta Vida; le deja a uno pequeñito, pequeñito...
Ánimo para toda la pandilla!
carlos

Holden dijo...

Lo siento muchísimo JuanRa :( Esto debe haber sido una faena, se nota que os teníais ese cariño especial que solo se puede cultivar antes de madurar del todo.

¡Ánimo y un abrazo!

Iván dijo...

No sé nada de la historia antes de leer este post pero se puede apreciar el inmenso cariño que le guardas. Habéis tenido mucha suerte al haberos conocido.

Un abrazo.

el chico de la consuelo dijo...

EStos post son para los cercanos,
pero no puedo evitar colarme con respeto en vuestros recuerdos
y compartir un abrazo.

Jorge C. dijo...

Lo siento mucho JuanRa,estamos ya en esa edad en las que estas cosas pasan más frecuente de lo que quisiéramos y esta vida es una mierda,que no respeta a nada ni a nadie.
Un abrazo muy grande y mucho ánimo.

Raquel dijo...

Lo siento mucho. Se nota lo grande y fuerte que era vuestra amistad. Tus palabras me han llegado al corazón, no he podido evitar que se me caigan las lagrimas. Nadie debería irse de este mundo tan joven.
Un abrazo y todo mi ánimo para la familia de Toñi.

JuanRa Diablo dijo...

Tanto a los que conocisteis a Toñy como a los que no: muchísimas gracias. Vuestros mensajes me brindaron el apoyo y cercanía que necesita uno en momentos así.

Gracias, de corazón.

Javier Moreno Simón dijo...

La piel de gallina sin conoceros... Un relato lleno de verdad y sentimiento con el que cualquiera se identifica.

JuanRa Diablo dijo...

Muchas gracias, Javier

Un abrazo

Misaoshi dijo...

:( qué bonito reencuentro con el pasado y despedida.

Este verano no sé qué ha pasado que se ha ido demasiada gente.

Sí es lo que parece dijo...

Esta entrada tuya ha llegado hoy a mi por casualidad.... o no y lo cierto es que me has emocionado y dice mucho de la persona que eres...estupenda.

Un fuerte abrazo y lo siento la perdida de vuestra amiga

JuanRa Diablo dijo...

Un saludo, Misa

Y a ti, Si es lo que parece, muchas gracias por tu visita y por tus palabras.