18 de enero de 2011

DUELO A MUERTE EN EL SALOON



No he contado mucho acerca del lugar en el que trabajo.
.
No porque estos tres años no hayan dado para tema del que hablar sino porque es un lugar tan tranquilo y en general tan armonioso que no encuentro demasiadas cosas destacables dignas de trasladar al blog.
.
Las bingueras siguen acudiendo cada tarde a su particular santuario del vicio en el que jamás nadie osa a entrar, ya que interrumpir su cantinela de números es todavía una temeridad nada recomendable.
.
Allí están las mesas con sus tapetes de algodón, sus botellines de agua y la ¡Linea! o el ¡Bingo! asomando por la punta de sus lenguas. Dan muchísimo miedo.
.
Continúa en lugar privilegiado- la mejor estufa a su espalda- Doña Josefina, (il capo Corleone), a la que por suerte caí en gracia y a la que siempre besaré el anillo y estaré a sus órdenes porque no me conviene enemistarme con la Mafia.
.
Todavía es reciente en el memorándum del centro aquel día en el que, incomprensiblemente, se disparó la alarma de incendios y tuve que destrozar una puerta a patadas con la violenta furia que me caracteriza.
.
(Ejem)
En los últimos meses han llegado nuevos usuarios y se han marchado otros para siempre, como Pepe, aquel que casi a diario me obsequiaba con un par de caramelos. Le recuerdo vivamente con su perpetuo batín, su voz sin fuelle y sus pasitos cortos.
"Me voy a hacerle un recao a la Pepa, que si tardo se me enfada".
.
Qué solitario ha quedado su balcón y qué callada su Pepa.
.
Al salón de juegos del centro llegan cada tarde varias decenas de mayores a jugar sus partidas de cartas y de dominó. Todos pasan por delante de mí con sus característicos saludos y despedidas.
Hay uno que siempre se marcha diciendo
- Me voy antes de que empiece a llover.
Y lo dice aunque haya un sol radiante. Es genial el hombre.
.
Casi todos me llaman Juanico, algo que no sé por qué ha sido habitual por parte de la gente que me trata, que enseguida pasan al diminutivo Juanillo o Juanico. Y aquí, el que no me llama Juanillo me llama Joven, una de las grandes ventajas de trabajar entre personas tan mayores: que le hacen a uno sentirse un chaval.
El murmullo de sus voces y el de las fichas de dominó al ser mezcladas sobre la mesa me acompañan cada tarde.
-¡Paso!
-¡Envido!
-¡Doble!
-¡Tira, coño, que te duermes!
.
Normal, todo normal.
.
Sin embargo sí hay un hecho que a fuerza de repetirse diariamente me mueve hoy a publicarlo.
Dependiendo de mi estado de ánimo me parece unas veces divertido y otras odioso, pero siempre digno de análisis.
Lo protagonizan dos octogenarios de pequeña estatura pero un mal genio enorme a los que apodaré en adelante como Billy y Garret.
.
Son los primeros en llegar por la tarde, pero jamás al mismo tiempo.
.
Billy abre la puerta y me saluda con un
- ¿Has comido?
En realidad no quiere saberlo, es su forma de saludar.
.
Billy toma una baraja de mi mesa y se va a sentarse a un extremo del salón.
Poco después (o poco antes, eso da igual) llega Garret. Coje su caja de dominó, marcada con una equis roja porque no quiere que otros toquen "sus fichas", y me pide el Marca para leerlo antes de que lleguen sus compañeros de mesa.
Garret se va al extremo opuesto a Billy.
No se saludan. Ni se miran.
Y es que Billy y Garret son enemigos.
.
Parece ser que hace años, antes de llegar yo, Billy acusó a Garret de no cumplir determinada norma del centro, sacando al salón periódicos de la biblioteca. Garret le contestó con un mutismo implacable que el otro interpretó como el peor de los insultos y subió a dar aviso de sus actos a la directora que, por no ignorar al denunciante, se vio obligada a llamar la atención a Garret.
.
- En la calle te espero, chivato - le dijo después.
Y efectivamente, cuando el denunciante salió, el denunciado le salió al paso y le obsequió con un tortazo que hizo caer a Billy de bruces sobre la acera.
Gritos, insultos, denuncias en el Juzgado...
Yo no estaba presente pero juraría que fui testigo de primera, porque tanto Billy como Garret - por separado, obviamente- me lo han contado tantísimas veces, que me atrevería a rodar una película sobre el hecho y hacer una puesta en escena de memoria.
.
- Juanico, - me dice Garret - ¿tú te has dado cuenta de que a Billy no lo quiere nadie? Pero cómo lo van a querer, si es un hijoputa desgraciao... ¡Si no lo quiere ni su mujer!
- ¿Aún no ha venido Garret? - me pregunta Billy mirando hacia el salón - Ojala no venga el desgraciao ese, mal rayo le parta... Que un día casi me mata en la calle el muy...
.
Yo les escucho con paciencia, cerrando los ojos en un gesto que corrobora: "¡Ayy, qué malos son algunos... Si es que no puede ser...!
.
Pero todo esto sería más o menos llevadero si no fuera por el hecho de que Billy ha descubierto una forma de enfurecer a Garret.
Cuando llega antes que él, me pide el Marca
.
- ¿Has comido? Ah, mira, dame el periódico que le eche un vistazo.
.
Y así, cuando llega Garret...
.
- Hola Juanico, ¿y el Marca?
- Lo ha cogido Billy
- Será cabrón desgraciao... ¡¡Pero si no le gusta el futbol!!
Y se sienta a esperar a que termine, fulminándole con la mirada.
.
Billy, sabedor de lo que esto exaspera a su enemigo, simula leer con interés y llega hasta las hojas sobre alpinismo y todo.
.
- Juanico - vuelve Garret a mi mesa - el subnormal ese me está provocando. Hace como que lee pero no lee. Lo hace para fastidiarme. ¡¡Dile algo o voy y le suelto!!
.
Y allá que me toca ir, como el sheriff del condado, a poner fin a la provocación. Cuando Billy me ve llegar, me entrega el diario con una sonrisa de satisfacción que hace poner colorado a Garret.
¡La madre que los trajo! ¡Son como dos críos de ochenta años!
.
El colmo de los colmos sucedía el otro día cuando yo estaba comiendo en la cocina. Entró una compañera a avisarme de algo inaudito. Billy estaba insultando a Garret delante de sus narices. Cuando me asomé al salón entendí lo que estaba ocurriendo. Garret está sordo y esa tarde no llevaba puesto el audífono en la oreja. Billy se estaba aprovechando de esa oportunidad para ponerse bien cerca y desahogarse:
.
- Joputa-cabrón-desgraciao-idiota-tontolaba-mierdaseca- le decía aumentando cada vez más el sonido de su voz, envalentonado ante la sordera de su contrario.
.
Y Garret, absorto ante la crónica del último gol de Cristiano Ronaldo, leía totalmente ajeno a la lluvia de piropos que estaba cayendo sobre su cabeza.
Ver para creer.
Al verme, Billy se marchó a su silla con cara complacida.
Garret no supo nada, claro. De haberse enterado hubiera hecho tragar a Billy el Marca entero, sudoku incluído.
.
Y estas cosas y otras similares me suceden casi a diario con esta pareja.

Suerte tienen de que no vivimos en Estados Unidos donde yo podría encontrar en cualquier cajón, entre clips, chinchetas y tipex, dos estupendos revólveres de acero pulido.
Guaaa, sería cojonudo decirles:
- A ver, señores, elijan arma, guárdenla en el bolsillo y salgan al patio, uno a cada extremo y desenfunden. Gana el que antes dispare.
Eso sí, no molesten a las bingueras, que esas matan de verdad.
.
A veces me pregunto qué ocurrirá el día en que uno de ellos falte a la cita diaria. El día en que uno se marche para no volver más.
¿Qué pensará el otro si la silla de su enemigo queda vacía?
¿Creerá que ha merecido la pena tanto odio? ¿No le llegaría a echar de menos?
.
Cómo nos complicamos a veces la vida.
.
En fin, yo me voy antes de que empiece a llover.



44 comentarios:

peibol dijo...

Estoy sufriendo un deja vu, porque esta historia ya la conozco, pero creo que no por el blog, ¿no?

Yo creo que el día que uno de los dos falte el otro, en el fondo, lo va a echar de menos, y hasta puede que se replantee un par de cosas. Al final sale más a cuenta la indiferencia que el odio (lo cual se contradice con el hecho de que esté maquinando venganzas contra un hijo de puta en particular XD)

Admiro a la gente que, como tú, puede trabajar con mayores; a mí me partiría el alma. :(

PD. Otro saludo porque sí ;)

Peque dijo...

Al que no falte le faltará algo, tendrá un vacío que llenar. Y seguro que lo llena.
En el fondo lo hacen para que no te aburras.

Anónimo dijo...

El próximo día cuando te pregunten si has comido le dices NO Y COMO TENGO UN HAMBRE VORAZ ME VOY A COMER....EL MARCA!!!!!!
Y te lo zampas en sus narices.....
Y luego nos cuentas que ha ocurrido broder :)

Doctora Anchoa dijo...

Por triste que parezca, yo creo que hay gente que necesita tener algo en la vida, aunque sea algo que odiar. Seguro que el día que uno falte el otro lo echará de menos. Jo, qué paciencia tienes, yo ya los habría castigado cara a la pared.

Sara López Moreno dijo...

Jajaja, me he reído mucho con tu post. Nos leemos.

P.D.: He cambiado la dirección de mi blog. Ahora es www.saralopezmoreno.blogspot.com. Te espero en mi nuevo espacio!

isabel dijo...

¿Y yo que creo que en el fondo no pueden vivir el uno sin el otro? Por supuesto no lo reconocerán nunca pero son las dos caras de la misma moneda ¿No te parece?
PD: Y sigo creyendo en la magia de la palabra de verificación. En este caso además tiene un tinte asturiano. ¿Pues no me ha salido "clasicu" ? A partir de ahora puedes decir que trabajas en la sección de clásicos jajajaa

isaormaza dijo...

Otra vez se me ha ido: Isabel=Isaormaza

Ripley dijo...

estupenda la musica. yo creo que cuando uno se vaya el otro se va a quedar por lo menos manco. se echaran en falta aunque solo sea por la costumbre de fastidiarse, que todo hace hábito. me reí como siempre en tu blog. un abrazo

Mar dijo...

Muy bueno Juan, me parece que todo esto me es familiar, son como chiquillos, en el fondo no saben vivir el uno sin el otro.
Juanillo o Juanico es nuestro día a día.
Un besillo.

Elena Lechuga dijo...

Me he tenido que reir con la imagen de uno leyendo el Marca mientras al otro se lo comen las entrañas.
Te alabo la paciencia. He trabajado con diferentes grupos de personas mayores, y aunque es cierto que despiertan (al menos a mí) los afectos de una manera profundísima (más que cuando he tenido que vérmelas con mujeres, escuelas de padres o niños problemáticos) tambien es cierto que despiertan muchos interrogantes y sentimientos contrapuestos, y te hacen plantearte y cuestionarte a todas horas en qué estás gastando tu vida y qué va a ser de tí cuando seas tan mayor.

Supongo que el día que falte uno de los dos el que quede no sentirá culpa. Sería demasiado duro y se protegerá contra ello como pueda. Pero un vacío mu grande sí. Entiendo que te pongan de los nervios a la vez que te sugiera cierta ternura.

Besitos miles

Txema Rico dijo...

Ey Juanillo....qué divertido es tu curro!!! No te podrás quejar para nada.Tener a diario la motivación si Billy o garret ganarán en su duelo particular debe ser un aliciente inimaginable para el resto de los mortales, sobre todo para aquellos aferrados a aburridos trabajos administrativos...Ché qué bò el treballlll!!!!

Speedygirl dijo...

Está claro, el duelo de pistolas es la única solución posible XDDDDDDDD... Es verdad que los mayores son muchas veces como niños y como ellos, cuando no está alguno le echan de menos.

Misaoshi dijo...

Jo, qué entrada más tiernecica >_<

Yo creo que el odio que sienten por el otro es lo que les mantiene entretenidos y, me atrevería a decir, con vida.

Al igual que mis vecinos ancianos que se querían tanto que no podían vivir el uno sin el otro, una vez murió la mujer, el marido sólo vivió una semana después.

De pena o de vejez. La cuestión: no tenía motivos para seguir viviendo.

Saludos ^^

Misaoshi dijo...

"sólo vivió hasta una semana después"
Rectifico que suena mal XD

JuanRa Diablo dijo...

peibol:

Sabía que te parecería un deja vu. :D
Lo malo de leerme las sinopsis longaniceras es que luego te sabes las películas enteras.

Es precisamente la indiferencia lo que tanto irrita a uno de ellos, que parece querer enfrentamiento contínuo, mientras que el otro le ignora, como si no existiera.
Y eso jode...
Nada de venganzas, tú respira hondo, cuenta hasta cien y sé pacífico siempre. Siempre.

(¡¡Pero si hay sangre me lo cuentas!! XDD)

PD. Elige, ¿trabajar en un centro de mayores o en una guardería? :P

Peque:

No, desde luego que no me aburro. Hay veces que hasta les aplaudiría. Y no les hago una ovación por si no lo entendieran :P

Anónima de Sax:

Jajajajaja. Lo malo es que creo que en la cuarta o quinta página me quedaría empachado, ¿no? Y además, el Marca, a palo seco... ¿sin un vinito ni nada?

Aunque, oye, igual está muy dulce. Con tanto merengue dentro... :D

Doctora Anchoa:

Pues puede que tengas razón. Me ha venido a la cabeza aquello de "Era tan pobre que sólo tenía dinero". A lo mejor éste es un caso de tener tanta falta de amor que no saber más que odiar. :-/

Sí, paciencia tengo mucha. ¿Quieres que te mande un kilo o dos? :P

Sara López:

¡Ehh, veo que vives en Benidorm! Yo también viví allí y es un lugar que me tiene ganado de por vida.
Me paso después a ver tu nuevo rincón ;)

isabel/isaormaza tanto monta, monta tanto:

Pues si ambos son las dos caras de la misma moneda, los don han elegido ser la cruz. ¡Qué cruz de tipos!

¿Salióte clasicu como palabra de very ficción? ¡Tremendu!
Lo de estas palabras sí que nos queda como un super clásico, ¿eh Isabel? ;)

Ripley:

Eso pienso yo también. El que lleguen los primeros, tan temprano, para ese encuentro silencioso, solo puede indicar que es un aliciente para ellos. ¡Es adrenalina pura!

Jeje, estuve escuchando música de westerns y me quedé con High Noon.
Un abrazo

JuanRa Diablo dijo...

Mar, paloma... :p :

Nuestras pequeñas y grandes historias con ellos, ¿eh Mar?
Y siempre aprendiendo de cada una.
Afortunadamente tú y yo somos muy, pero que muy pacientes. Demasiado diría yo...
Un beso, hermosa. :)

Elena Lechuga:

Lo has descrito tal cual lo siento. A todos sin excepción les miro con respeto y cariño y me hacen pensar en lo que supone llevar el peso de tantos años a cuestas. Algunos están delicados de salud pero hacen el esferzo de venir a relacionarse con otros y pasar un rato distraídos. Y claro, entre ellos están esos casos puntuales y tan típicos de algunos mayores que, por el solo hecho de serlo, exigen ser atendidos con diligencia y saltándose los buenos modales.
A éstos me parece que les asoma siempre la típica rabieta de los niños pequeños. Y es que de alguna manera todos vuelven a ser niños. Niños con un montón de años.

Besos p'al sur.

Txema Rico:

Jejeje, hombre, tanto como divertido... Lo que pasa es que yo no sé lo que es aburrirse, ya lo sabes.
Pero lo de Billy y Garret es digno de verse. ¡Ni Kansas City! Tengo que aprender a tocar la armónica y poner una calavera de vaca en la puerta porque esta parte de Villena tiene mucho de Far West.

T'ho jure!! XDD

Speedygirl:

Tú que tantas veces habrás confiscado armas a los villanos, pásame alguna bajo manga, ¿vale? Aquí hacen falta!!! XD

Hablando de mayores, esta vez hemos coincidido de alguna forma al escribir, ¿eh? Por aquí son la mayoría tiernos abuelos y seguro que muy queridos.

Misaoshi:

Te voy a dar la primicia de algo que me ha dicho esta tarde Billy.
- Vengo del entierro de la mujer de mi hermano. Es la tercera que mata.
- ¿La tercera que mata?- le pregunto asombrado
- Bueno, que se le muere... Aunque no sé yo...
:O
¡¡A ver si el hermano va a ser peor que él! Aquí hay un novelón del Oeste!!

No es la primera vez que escucho historias así. Hay parejas que parecen un único ser y si se desmembran se mueren.
Me parece tan trágico como hermoso.
Salvando las distancias, yo tenía una pareja de periquitos que siempre estaban juntos y haciéndose mimos y cosquillas con los picos.
Un día murió la hembra y el macho quedó tan quieto, tan triste, que tuvimos que comprar otra hembra y meterla en su jaula.
Pero no se acercó a ella y ya no reaccionó a nada. Simplemente se dejó morir.
Esto para los que no crean en la fuerza del amor.

Un saludo

Ana dijo...

Duelo al ocaso... de sus vidas, ¡no, dejalo!, era un chiste malo de abueletes. Mi madre vamos a tener que comprarte una estrella de sheriff, que trago tener que mediar, que historias te contarán, ¿no? Pero en el fondo ¿a que así es mas divertido? Bueno siempre y cuando la sangre no llegue al río. Yo creo que eso de los odios y los enemigos es algo raro, mas por la costumbre de jo...er que por un motivo real.
Como siempre es un placer leer tus crónicas, tienes el don de entretener.
Un beso
:)
¡Que bonita banda sonora!

Natalia Ortiz dijo...

Qué lástima lo de Pepe...
Cuidado con las bingueras xD
¡Qué bueno lo de Billy y Garret! Ojalá se arreglen antes de que sea tarde y no haya remedio :)
Tiene que ser divertido a la vez que cansino el hecho de verlos. ¡Qué pareja!
Un saludo :)

Gamar dijo...

Tu paciencia es para hacerte un monumento.
Yo no puedo con mi genio y a los que saludan siempre de la misma manera les respondo cosas extrañas para que la próxima vez lo tengan que pensar y te aseguro que da resultado.
En definitiva, no serviría para tu trabajo es evidente.
Un abrazo

Lillu dijo...

Pues yo también creo que en el fondo no se odian, sino que se necesitan e incluso puede que se aprecien y ésa es quizás la única manera que conocen para expresarlo.

Oye, y a vosotros no han ido a cerraros el bingo porque os estáis forrando? :D

saluditos!

melón dijo...

Qué suerte! tienes a tus propios Jack Lemmon y Walter Matthau! Ya sólo te queda que aparezca una Sofía Loren dispuesta a animar el cotarro!

Pecosa dijo...

Jo, JuanRa, que sabor más agridulce me ha quedado después de leer lo que has dicho de los periquitos en la respuesta a Misaoshi... Y tu frase "me parece tan trágico como hermoso", cuánta razón tienes.

Ay, mira, me he quedado pensativa con eso...

Amig@mi@ dijo...

Preciosa historia.
Tan triste como divertida. Es esa mezcla de sal y pimienta que sólo a veces resulta.
Agridulce hasta punto insospechado, o quizás sí, sospechado por TÍ que en el fondo eres un angel con vestimentas de demonio.
Un abrazo, AMIGO.

Mar dijo...

Un beso también para ti hermoso "palomica".

anasister dijo...

Pues me han conmovido ese par de abuelos, fíjate tú...,o me ha conmovido tu manera de contárnoslo..de cualquier manera,mantennos informados.

hitlodeo dijo...

JuanRa, es la historia de Billy el niño, o mejor dicho Billy el octogenario. Lo has clavao.
Lo del señor que dice me voy no vaya a ser que empiece a llover (hasta en días soleados) es genial. Sólo el sabe la tormenta que caería en su casa si se escapa más tiempo.
Un abrazo

pichiri dijo...

Si, es muy interesante lo que pueda ocurrir cuando alguno de los dos falte. Aunque siempre pensarás si el que se fué habria reaccionado igual que el que quede.
El odio de los viejos es muy jodido, pero creo que si siempre que vieses a Garret le insinuases que Wily quiere hacer las paces, haciendo lo mismo con Wily cada vez que lo vieras Y PUSIESES EN BOCA DE ELLOS los razonamientos que creas que mejor les pueden hacer reaccionar, llegaria un momento en que SI TE OFRECIERAS COMO MEDIADOR aceptarian la oferta. Eso si, que sea con la condición de que no digan una sola palabra del motivo de sus rencores y comiencen su amistad de la forma mas sencilla: SALUDANDOSE Y DANDOSE UN APRETON DE MANOS.
Y en este caso ese saludo daria para mucho, sobretodo si lo iniciase Wily ya que diria: " ¿Has comido?" y esa pregunta dá para mucho al contertulio.

NOTA.- SI DESCUBRIERAN TU JUEGO SIEMPRE PUEDES DECIR QUE TE DABA PENA EL QUE CUALQUIER DIA ALGUNO FALTARA Y EL QUE QUEDARA SE SINTIERA MAL POR NO HABERLO PERDONADO EN VIDA.

JuanRa Diablo dijo...

Ana:

¡ Duelo al ocaso! No me parece un chiste sino una metáfora muy buena. De habérseme ocurrido la habría elegido como título. :D

Y eso de que "no llegue la sangre al río" también parece tener un aire de western, ¿no crees? jajaja.

Venga, una recolecta para conseguirme esa estrella de sheriff bien molona. La quiero de plata y acabada en seis puntos! ^_^

Es curioso, no me atraen las películas del Oeste pero muchas de sus bandas sonoras me encantan.

Gracias Ana ;)

Natalia Ortiz:

Me temo que lo de Billy y Garret no se arreglará. Son como los polos del mismo signo, que es imposible juntarlos.
Si cambiaran un poco más el guión me divertirían más, pero siempre el mismo cuento...

Un saludo

Gamar:

Si no fuera yo paciente sí se iba a armar un buen tiroteo a diario por aquí. En esto han tenido suerte.
En el caso de Billy no creo que tuvieras éxito. En alguna ocasión, ante ese ¿Has comido? he variado la respuesta con un "Sí, cuatro veces" o bien "Hoy no tengo hambre" para ver su reacción, pero el hombre no se inmuta. Su pregunta viene a ser un "Hola, ya estoy aquí" y a lo que yo diga no presta atención. That's the problem!

Un abrazo, forastero ;)

Lillu:

Buff, a saber lo que les bulle por dentro a esta pareja de gruñones. Ojala se diera la situación en la que uno necesitara un favor del otro. A lo mejor me sorprendía.

Pues lo dirás de broma pero se prohibió tajantemente que se utilizara dinero, pero al jugar con lentejas o garbanzos se aburrían tanto que suplicaron que el cartón costara 10 cts. porque sin eso perdían todo el aliciente.
Así que en teoría ese es el precio.

(Pero yo sospecho que la Mafia tiene sus propias leyes XD)

melón:

Qué grandes Jack y Walter!!! Y una Sofía Loren nos haría falta, para terminar de hacer de esto un spaguetti western :P

Pecosa:

:) Ya tienes otra cosa en la que pensar en esos relajantes viajes en tren, mirando a través del cristal.

JuanRa Diablo dijo...

Amig@mi@:

Te has equivocado: demonio con vestimentas de diablo. ¡¡Eso sí!! O:=P
En lo que aciertas es en que la historia en sí divierte pero es triste que tenga que ser así, que hayan hecho una montaña de un grano de arena.
Bang! (kiss)

Mar:

¿Me acostumbraré alguna vez al "paloma" villenero? :/

anasister:

Vale. Yo informo.
Creo que tú conseguirías que se llevaran bien. No sé por qué.

hitlodeo:

Jajajajaja, muy buenas aclaraciones: Billy el Niño no se quedó en "niño"; ya de mayor se vino a Villena, ¿no?
Y se ve que las pistolas las perdió en alguna frontera y por eso anda tan cabreado...
Pero lo otro es todo un descubrimiento. ¡¡¡Claro!!! "Me voy antes que empiece a llover" = "Me voy a casa con la parienta, que si me retraso... truenos y relámpagos" Nunca capté lo que me estaba diciendo XDDD

Un abrazo

pichiri:

Tanto mi compañera de la mañana como yo, coincidimos en que no es factible lo que propones.
No tienen ese punto flaco al que agarrarse y hacerles doblegar. Son jodíos sin fisuras. Son cascarrabias que se alimentan de su propia bilis.
Además hay poca diferencia de llegada entre uno y otro como para dialogar con ellos por separado. Y no olvides que Garret está sordo como una tapia y habría que hablarle en voz alta. Con el otro en la misma sala... imposible.

Lo que sí haré es que si me vuelven a contar por enésima vez su historia les daré mi opinión de lo triste y absurdo que me parece que sigan empecinados en llevarse mal.
Pero ni jugar una partida juntos podría ser: uno solo juega a las cartas y el otro al dominó. ¡Ni en eso se acercan!

PD. No me imaginaba que esta historia iba a derivar en tanto. Buscando soluciones y todo!!!

O SuSo dijo...

"...Has comiooo?" Que grandes los abuelos.
Y la verdad hay gente que su sustento diario es la pugna de poder con otros.

Vaya salonazo del oeste, genial, animo para seguir con ese humor.
saludos.

La exorsister dijo...

Vaya dos! Si es que viven solo para odiarse mutuamente... te digo como mi hermano, para mí tiene mucho mérito trabajar con gente mayor. Yo no me entiendo con ellos.

Un saludo!

Javier Martinez V. dijo...

Hola amigo!

Acá, reintegrandome en el mundo de los contadores de historias. ¡Oye! En mi país te diriamos Juanacho jajaja... Vaya par de amigo, gran putearse todos los días... Ufff. El día que uno de ellos deje de existir de seguro el otro tambien se muere de tanto extrañarlo.

Ya me pongo a leer los post que me perdí por tantas semanas de desaparecido.


Recibe un gran abrazo.

JuanRa Diablo dijo...

O Suso:

Creo que has hecho un retrato exacto de este caso: su sustento diario es la pugna de poder para con el otro. ¡Bingo! :D

Mira por donde, hoy me decía una compañera que ha leído el texto: "No deberías haber puesto ¿Has comido?, él dice ¿Has comío?"
Veo que tú lo has imaginado perfectamente, jeje

Saúdos, vaqueiro

La exorsister:

Bueno, no es tan fiero el leon como lo pintan, ¿eh? A lo mejor tú preferirías trabajar con niños y a mí con seguridad me estresarían mucho más.
Saludos de moníaco a moníaca. :)

Javier:

Tienes mi permiso para llamarme Juanacho. Además es la primera vez que oigo algo así, jajaja.

Me alegra siempre verte por aquí. Aunque algo ha cambiado: antes te veía como medio japonés, ahora te veo como un completo chimbotano.

Un abrazo

Ángeles dijo...

Una entrada estupenda, JuanRa. Los viejos, es verdad, son como niños, y a los que trabajais con ellos os admiro por la paciencia que teneis que 'gastar'.
Como siempre, le imprimes un estilo único a lo que cuentas, que de historia cotidiana pasa a material literario.
Piénsatelo, insisto.

JuanRa Diablo dijo...

Muchas gracias por los halagos, Ángeles. Viniendo de ti me satisface enormemente, pues te considero una entusiasta del lenguaje y una excelente creadora de historias.
Un abrazo

RNT dijo...

No sabía que eras sheriff!! (Era ésta la sorpresa?)

O SuSo dijo...

Hombre lo has descrito tan genial que no necesito demasiada imaginación, lo veo muy claro.

Hace años estudiaba en la biblioteca de un centro de la tercera edad en Teis (mi barrio) y cuando no había sitio me bajaba a la cafetería y me sentaba en una mesa, me ponía los cascos pero a veces ni enchufaba la música y me quedaba observando a todos esos abuelos, que la montaban barbara con sus cartas, sus cafeses, sus subidas de fajas, sus risas...aunque era un chaval me encantaba observar aquel ambiente, por eso, no me ha costado entrar en tu salón.
Saude sherif.

Loco dijo...

¿Te puedes creer que estaba leyendo esto y me imaginaba que toda la escena estaba sobre un escenario, y yo sentado en las primeras filas disfrutando de este pequeño entremés?

Yo sigo sin mejorar de lo mio.

JuanRa Diablo dijo...

RNT:

El sheriff de Yecla, claro, ¿o qué pensabas? XDD (La sorpresa te la acabo de mandar)

O Suso:

También me lo puedo imaginar perfectamente. Observándoles y haciendo tus propias deducciones por sus formas de actuar. Cada uno distinto pero muchos puntos en común, ¿eh?
Pues quede aquí escrito tu recuerdo de aquellos días en la cafetería de Teis.
Voy a cerrar la cantina, forastero, jaja
Un abrazo

Loco:

¿Ah si? Supongo que te habrás agachado cuando ha volado esa silla hacia ti, ¿no? No me vayas luego a pedir daños y perjuicios...

Vivamos con ello, Loco: lo tuyo no tiene cura. :P

Mae Wom dijo...

Joe, los abueletes! Son nuestros yoes futuros. Cuántas historias detrás de cada uno y cuántas rarezas a veces, pero es que debe ser duro envejecer y empezar a no tener objetivos por delante que cumplir. Yo solo espero que la edad traiga un cierto cansancio existencial que justifique saber que uno está terminando el trabajo hecho.
Al leer sobre éstos en concreto me he acordado de los del palco de los teleñecos, siempre criticando todo, como dos cascarrabias.
Seguro que cuando falte el otro, el que quede sentirá mucha pena, aunque no la demuestre así a la primera, pero seguro que con el tiempo dice hasta alguna frase amable aunque solo sea para decir qué bueno era el otro fastidiando!

El Zorrocloco dijo...

Dios, lo que me he podido reír. ¿Y dices que nunca se te había ocurrido hablar de ellos en el blog? ¡Pero si es un filón!

Anda con el Garrett, menudo matón está hecho. El estilo tocapelotas de Billy me encanta XDD

JuanRa Diablo dijo...

Mae Wom:

Qué filósofa me has parecido en este comentario, Mae.
" Yo solo espero que la edad traiga un cierto cansancio existencial que justifique saber que uno está terminando el trabajo hecho"
Porque como muy bien dices, cuántos mayores llegarán a esas edades satisfechos y cuántos no. Qué porcentaje asimilará el paso del tiempo y cuántos se revelarán contra él.
Ahora que lo dices, la función diaria de esta pareja quedaría perfecta en plan teleñecos :D

Un beso

El Zorrocloco:

Jajaja, me alegro de que te hayas reído. Ni yo mismo imaginaba que podría interesar la historia de Billy y Garret :D

Veo que te has puesto al día por aquí. No creas que el Diablo te obliga a ello, pero no sabes cómo se alegra :)

El Zorrocloco dijo...

Quita, si lo hago encantado, no veas cómo me alegran tus historias. Acabo de leer los posts sobre tu hermano Fran, el periodista noruego y el doble canadiense y se me ha quedado una sonrisa de lo más boba =)

P.D.- Palabra de verificación: arcoeriz (totaaaaaal XD)

Fran dijo...

Estoy seguro de que si uno de los dos faltase al otro le daría un bajón porque creo que en el fondo esas relaciones de odio suelen ser igual de intensas que las de amor. Vamos que les da vidilla eso de picarse el uno al otro. Me han recordado a las películas de Walter Matthau y
Jack Lemmon