23 de junio de 2010

UN ÁNGEL EN MI CAJÓN

¿Quién ha dejado abierto el cajón de mis recuerdos?
.

Tendría yo 4, 5 o todo lo más 6 años cuando vi por primera vez un televisor en color.

Aquel día mi madre nos llevó a mi hermano y a mí a casa de una vecina y encontramos que ya había varios niños del vecindario rodeando absortos el aparato. Fue todo un acontecimiento descubrir que en la pantalla los dibujos animados aparecían plenos de colorido, nada que ver con las imágenes en tonos grises de nuestra tele. Qué duda cabe que la cosa me impactó tanto como para que no se me haya olvidado, siendo éste con toda seguridad mi primer recuerdo en relación a la televisión.
Siempre he dicho que mi memoria es pésima y en serio creo que la parte de mi cerebro en la que se almacenan los recuerdos debe tener tanto polvo y telarañas que me resulta misión casi imposible rescatar algo de allí.

Sin embargo siempre hay cosas que sobreviven al olvido.

Tengo vagos recuerdos de programas de mi infancia que me consta que me gustaban mucho aunque hoy no sabría explicar en qué consistían. Es una sensación similar a la que experimento cuando miro los títulos de los tomos de mi librería. Puedo señalar todos aquellos que me gustaron especialmente si bien no sabría recordar de nuevo sus tramas.

.

Naufragaron en las telarañas.

.

La casa del reloj, Un globo, dos globos, tres globos, Barrio Sésamo o El circo de TVE fueron muy de mi agrado y del de tantos niños de mi generación.

Programas aquellos que duraron varios años en antena y en los que, sobre todo en el de los payasos, nos presentaban un repertorio de canciones que se harían tan populares que todavía somos capaces de recordarlas hoy.

Y es que la música sí que suele soportar los embates del tiempo y el olvido.


Había una serie en los setenta llamada Crónicas de un pueblo, de la que no recuerdo absolutamente nada, sin embargo la música de su sintonía me abre mil compuertas a la nostalgia y aún hoy me hace viajar a aquella época.



Otra sintonía que me retrotrae a mi infancia es la de El Hombre y la Tierra, aquella serie de documentales sobre la Naturaleza que realizó Félix Rodríguez de la Fuente, de quien aún recuerdo vívidamente cuánto conmocionó a todo el país su muerte, cuando yo tenía 13 años. Aquella partitura me sigue pareciendo grandiosa.



Pero no pretendo hacer hoy un repaso de todo aquello que me gustaba entonces de la TV. Tal vez otro día.

Hoy es mi intención desempolvar los recuerdos de una serie en concreto que me cautivó. Empezar a ver aquellos episodios fue como hacerse mayor de golpe. Y aún me parece verme llamando a mi hermano cuando, sobre las 7 de la tarde de los sábados, empezaba el espectáculo. Como vivíamos en el campo, si no estaba por la casa salía yo al exterior para avisarle:

- ¡Tomaaaaaaaás! ¡¡Los ángeles de Charliiiiiiiiiiiiiiiiiiiiie!! (Jeje, seguro que él también recuerda cómo venía corriendo para verla juntos mientras terminábamos de merendar)
.

Historias de policías ya habíamos seguido con cierto interés - Los hombres de Harrelson (S.W.A.T.) y Starsky y Hutch - pero ahora se trataba de mujeres policía, tres chicas altas, guapas, elásticas que lo mismo te hacían una estilosa llave de judo como se tomaban un cóctel siguiendo al sospechoso. Igual de bien se les daba montar en bici que en patines que a caballo. Aquello prometía.

Ya sólo con esa desenfadada forma que tenía el tal Charlie de presentarlas se me quedaba cara de tonto.

Kate Jackson era Sabrina Duncan y ni a mi hermano ni a mí nos gustaba demasiado. No era fea pero tenía cierta cara de espantada. A mí me recuerda un poco a la mona sexy de El planeta de los simios.

A Jacklyn Smith la llamaban Kelly Garret (vaya un nombre de sheriff le pusieron) y de las tres era la de cara más angelical. A mí me encantaba. Le veía todas las cualidades del tipo de chica que me gustaba.

Sin embargo Farrah Fawcett, en su papel de Jill Munroe fue mi debilidad.

Para mí llenaba la pantalla con su sola presencia.

Decir Farrah era ver una melena al viento que casi tenía vida propia, rizos rubios en perfecta ingravidez, una boca grande, inmensa (el apellido le venía que ni pintado: Farrah Fauces) con una dentadura como un collar de perlas que al sonreír mataba más que las balas. Y mucho estilo al moverse (o eso veían mis ojos de entonces).

La recuerdo en mil escenas distintas: jugando al tenis con su pantaloncillo blanco, tomando apuntes con gafas grandes al más puro look de secretaria del Un dos tres mientras mordisqueaba el boli sensualmente, siendo secuestrada y atada a una silla con una cuerda de la que lograba escapar sin perder su maquillaje, disparando con cara de miedo mal disimulado, hablando con su invisible jefe a través del interfono con camisas a cuadros de leñador que le sentaban como un guante (sobre todo cuando se las abrochaba poco) y con esa sonrisa de labios brillantes al despedirse de él.

Corriendo con su melena al viento, saltando con su melena al viento, trotando con su melena al viento...

Ah, Farrah, la de babas que perdí por ti...
Lo admito, pese a toda su natural artificialidad, me enamoré de esta mujer y de su peculiar hermosura, y cuando faltaba poco para que fuera desbancada por dos suecas, yo le hacía un hueco en mis sueños y recogía en mis blogs de adolescente todas aquellas fotos y reportajes que sobre ella encontraba.

.
El tiempo pasó y Farrah - Jill Munroe - Fawcett abandonó la serie y ésta prosiguió con otras chicas que nunca me hipnotizaron como ella.

Rodó una docena de películas de poca trascendencia, si bien en un par de ellas -Extremities (1986) y El apóstol (1997)-la crítica fue generosa con su trabajo.

Un día oí que estaba enferma de cáncer y en una revista sensacionalista el titular decía que se había despedido de los suyos. Lo tomé como una exageración propia de esa prensa chabacana, pero una semana después, el 25 de junio del pasado año, se daba a conocer su muerte, justo el mismo día que también fallecía Michael Jackson que acaparó toda la atención, eclipsando la noticia.

Ya entonces estuve tentado en escribir sobre ella, sobre aquella americana de aspecto saludable cuya visión me producía cosquillas en el estómago, quise escribir sobre aquella complicidad que había en nuestras miradas cuando se asomaba al salón de mi casa, de la chica de los posters de mi habitación, de aquel espejismo de fama mundial, del ocaso de una belleza de la televisión, de aquel ángel que jamás supo de qué manera la amó el diablo.
¿Quién ha dejado abierto el cajón de mis recuerdos? – fue lo único que acerté a escribir.

Y me limité a mirar en su interior para comprobar que todos permanecían allí, invariables, en el mismo orden en que los fui guardando hace años. Aquellas fotos en viejo papel couché seguían mostrando la bella sonrisa que me enamoró en mi juventud, como si el tiempo no hubiera pasado en realidad.
Sin embargo cerré el cajón con la sensación de que había perdido muchas cosas.

.
(Mis recuerdos de Farrah aquí)

30 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues a mi no me gustaba esa serie porque yo a quién quería conocer era a Charlie y al ver como las vacilaba por el tercer cápitulo dejé de verla.
Aprovecho para pedir que el tal Charlie se de a conocer de una vez
SAX

mochuELIn dijo...

No me acuerdo nada de nada de los Ángeles estos!! lo juro!, nosotros nos llevamos unos años (ocho pasa ser exactos), pero yo empiezo a pensar que mis padres pudieron considerar que esa serie no era apta para mí y no la recuerdo nada de nada, a ver, no me es desconocida, porque la comentan en muchos lugares, pero para mí no significa nada. En general, creo que la tv ha sido un elemento extraño en mi infancia, con cosas muy puntuales que me han gsutado (Barrio Sésamo versión: Espinete, con aquellos chavales, que muérete tú el pasmazo que me dio cuando vi a la niña aquella haciendo el papel de prosti en la peli'Dias contados', recuerdo Los Fraguel, recuerdo, como no, a Felix R. de la Fuente y recuerdo el equipo A y la serie V, esta con miedo aterrador, la he visto en la actualidad y me prato de risa..., después la serie 'El enano Rojo' como una de las que más me hizo reir, ya apuntaba maneras frikis yo...), luego la tv constituyó una cosa para investigar, jajaja, escribiré un post y ya verás de lo que hablo!, de lo que es común contigo, es de esa pasión que aún despiertan ciertas melodías, y es que 'El hombre y la Tierra' tiene para mi un significado especial. Por cierto, es un tono de mi movil, para cuando me llaman algunas personas, para no quemarla. te dejo con tus ángeles, que te embelesan. Jajaja. Abrazo.
;P

RNT dijo...

Ay! Las Angeles de Charlie... Ay! la TV de entonces... no teníamos tantos canales... ni eran digitales... pero era mucho más aprovechable que la de ahora!

Mª Angeles y Jose dijo...

Que recuerdos mas bonitos los que nos cuentas hoy,con ellos se abrio tambien un poquito mi cajon de los recuerdos...gracias.

Quien pudo ver a Charlie???simpre nos quedo esa incognita...

Besos

Amig@mi@ dijo...

Pues yo te hacía muuuuuuchoooooo más joven que yo, pero tus recuerdos son los míos. sin olvidar a Furia, Skeeper, y el delfín, que ahora no me acuerdo ... jaja
Y de tu ángel...
Mi hermano tenía en el interior de su armario una imagen de tañamo casi natural que a mí me daba un "yuyu". Abrias el armario y aparecía ella, que por muy ángel que fuera...
(Tiene 2 años menos que yo )
;)
Qué recuerdos!

Amig@mi@ dijo...

Me acordé
Flipper
;)

Pecosa dijo...

Sí que es cierto, la pobre quedó totalmente eclipsada por Michael Jackson...

Siempre da pena cuando desaparecen personajes tan emblemáticos de la televisión... Bonito homenaje.

(Que sexy queda eso de la melena al viento, ¿eh? Desde luego, da un glamour... Planchar con la melena al viento es otra cosa...)

Gamar dijo...

Los Ángles de Charlie nunca me desvelaron, pero era entretenida. Yo si me desvelaba por ver "El Santo" y otra de espías que no recuerdo el nombre pero uno, la contrafigura era Ilia Curiaqui, al menos así sonaba pero no se como se escribe.
Misión imposible también me gustaba bastante y más de chico, la serie de Batman donde los golpes sonaba Pun, Plaff, scratch. Unos genios. Supongo que en esa época el LSD estaba en boga.
Un abrazo

LastChild dijo...

Vaya recuerdos que me has traído con tu entrada.
Cada día después del colegio, dos amigas y yo nos convertíamos en los ángeles de Charlie. Bajábamos del autobús con gran sigilo, con las manos juntas en forma de pistola e íbamos brincando por la calle y escondiéndonos detrás de las señales, o en los portales, persiguiendo o escapando de algún peligroso delincuente y gritando "¡cuidado!" de vez en cuando. Nos adjudicábamos las identidades según nuestro aspecto físico. Yo era Kelly. Jill era una rubita de larga melena al viento, y Sabrina siempre lo era a regañadientes.

No has mencionado El Santo. ¡A mí me encantaba! ¿Y los Roper? :)

JuanRa Diablo dijo...

SAX:

Un poco cabroncete sí que era el tal Charlie. En varias ocasiones estuvieron a punto de pillarle sus chicas pero siempre se escabullía. Seguro que era más feo que picio :D

mochuELIn:

Yo recuerdo todo lo que nombras excepto El enano rojo, serie de la que jamás oí hablar hasta hace poco en que un bloguero la recomendaba efusivamente.
Me gustaría leer sobre tus gustos televisivos (¿muy frikis? :P)
Cuando escribía lo de Rodríguez de la Fuente me acordé de tí, cómo no. ;)

RNT:

Antes había pan y queso y nada más. ¡Pero qué pan y qué queso! Hoy hay comida basura en cantidades industriales tapando el poco pan y queso que a veces despunta. Creo que me has entendido, ¿no?

Mª Angeles y Jose:

Eso digo yo. Mira que no dar la cara nunca... ¿Y le pagarían al actor que le interpretaba y que sólo enseñaba un brazo?

La exorsister dijo...

Yo las únicas ángeles de charlie que he conocido son las de la película, pero eran unas petardas. Seguro que tu Farrah Fauces era mucho mejor.

JuanRa Diablo dijo...

Amig@mi@:

Uf, qué vagamente recuerdo a los animales que nombras. Me temo que esas series me pillaron demasiado pequeño, aunque me suena alguna reposición posterior.
Bueno, es que un poster a tamaño natural de Farrah, con ese peazo boca que tenía... igual hasta a mí me hubiera acojonado. :S

Pecosa:
Aquel día gran parte de la blogosfera se hacía eco de la muerte de Michael Jackson. Yo le debía un homenaje a mi Farrah, jeje.
Planchar debe ser una de las cosas menos glamourosas del universo. A no ser que se haga en el cine donde todo suele quedar bien. Ya ves, hasta mola Iron man (el hombre plancha :P)

Gamar:
Mmm, no, no me alcanza la memoria a esas series, la verdad. Quizá viera algún capítulo pero no lo recuerdo. Está visto que a cada cual le dio por una serie y entre santos y ángeles estaba la cosa. Así de místicos fuimos.
Cambio y corto. PLINGK!

LastChild:
¡Qué bueno! ¿Tú rodabas Los Ángeles de Carlinhos, la versión gallega? XD
Lo de "cuidado" era sumamente importante, imagino, jajaja

Como decía a Gamar, no ví El Santo (¿imperdonable?) pero me pirraba Un hombre en casa que después daría lugar a Los Roper. Fíjate que has ido a nombrar una serie que estoy revisando por internet y me sigue pareciendo buenísima.
¡Qué grandes George y Mildred! :)

JuanRa Diablo dijo...

La exorsister:

Ni lo dudes.
Claro que yo no me atrevería a recomendarte aquella serie pues hoy le encontrarías una estética tan desfasada y unos argumentos tan mojigatos que te harían caerte de espaldas, pero también te digo que la película moderna de Cameron Diaz, Drew Barrymore y Lucy Liu jamás se debió rodar intentando emular la magia de aquella serie de los setenta porque fue algo irrepetible.
El éxito estuvo en lo novedoso que resultó para aquella época por lo tanto trasladar la historia de aquellas mujeres policía a estos tiempos siempre me pareció un idea absurda.

(Por cierto, tenemos que hablar de Lost tu y yo ;)

Lillu dijo...

Oh, cuánta nostalgia televisiva! :) Mis recuerdos de la TV en color van ligados precisamente a Michael Jackson, el que eclipsó a la pobre Farrah al morirse el mismo día. El estreno del vídeo de "Thriller" en las Navidades del 83 es uno de mis recuerdos más claros de la recién llegada TV en color a mi casa. También recuerdo que me levantaba todos los sábados tempranísimo para enfundarme unos shorts, unos calentadores y seguir la gimnasia de Eva Nasarre, con mis 9 y 10 añitos, jaja. Tenía más disciplina que ahora XDD

saluditos

Ripley dijo...

ya estoy de vuelta!! te cabe el honor de ser el segundo blog que comento desde mi regreso jajaja. hoy me he divertido mucho con tu entrada. la verdad es que los niños de antes vivimos los mejores años de la Tv, ya no se hacen ni programas ni series como aquellas y al igual que tú descubri el color de la television en casa de una vecina creo que fue el un, dos tres el primer programa que vi con colorines y cosa curiosa tb eramos muchos niños sentados en el suelo frente al televisor. lo de Farrah pues sí, tienes toda la razon, yo ademas tenia mi habitacion y la carpeta del colegio llenas de fotos suyas. no sabia que habia muerto el mismo dia que michael. bueno fuerte abrazo. ah me encantaron las musicas. tengo el mismo vago recuerdo que tu de cronicas de un pueblo pero su musica es inolvidable y tiene la virtud de hacernos viajar en el tiempo.

Io dijo...

Mi favorita siempre fue "Viaje al fondo del mar". En las webs de megavideo está la primera temporada (entonces nadie hablaba de temporadas :)y me estoy dando el gustazo de un revival.

Muchas felicidades, Juan!!! Que pases un día inolvidable, y mañana otro, y después otro, y después otro.....

Un besazo!

peibol dijo...

¡Al fin ha llegado esa entrada sobre Farrah sobre la que te oí hablar hace ya un año! :D

Yo nunca tuve un amor platónico así en la infancia, pero es bonito y emocionante leerte a ti, hablando de ella como si de una persona cercana se tratase. Muy buena entrada, sí señor.

Un saludo

PD. Bocas grandes; siempre hay qu apostar por las bocas grandes ;)

anasister dijo...

He revisado todo el material que tienes sobre ella y me acordaba de todas las fotos.Qué bonito lo has contado,con ese toquecillo tuyo que tanto me va.
Te he llamado,pero no soy la única en esta familia que no coge el teléfono....así que FELICIDADES!!!!!

Desinquieta dijo...

Ah, ¿pero el diablo celebra su santo?
Vaya, vaya, que no se entere el jefe.

!!!sedadicileF¡¡¡

Desin

calata dijo...

de todas maneras Juanra el cerebro es algo diabólico para los recuerdos, algunos nos los muestra distorsionados y otros son de todo punto engañosos, además ten en cuenta que el cerebro elimina cosas para dejar espacio y solamente quedan algunas, las más importantes o las más impactantes, aquellas que se grabaron a fuego que diria el mismisimo ....


pd, yo si recuerdo a Braulio "el cartero"

Bichejo dijo...

Feliz santo con retraso!!

Recuerdo la serie muy vagamente, sobre todo la música y la cabecera...luego la han vuelto a repetir en Telemadrid, y sí, es demasiado mojigata y artificial...aunque coincido en que jamás debieron rodarse las dos películas tan poco creíbles con eso ángeles tan cutres.

En cuanto a Farrah sí me acuerdo mucho de ese tipo de pelo, mi tía la pequeña (que tendría unos 20 años a finales de los 70) era una fan total de esa melena leonina.

JuanRa Diablo dijo...

Lillu:

¡La Nasarre! ¡Qué famosa se hizo, ¿eh? Como si la oyera áun decir "Y uno... y dos... y tres...y respiramos" Jajaja
Recuerdo que a mi madre le grabábamos el programa, pero ella no se ponía a "aerobicar" en serio como tú. XD
Lo que tiene que ser impactante es estrenar una tele en color con el Thriller :O ¿No te quedaron secuelas? :p

Ripley:

¡El regreso del Teniente Ripley! Un honor siempre :)
Yo lo tengo clarísimo y ya pueden venir a decirme misa: la programación infantil de nuestros tiempos era infinítamente mejor. Ahora habrá mucha tecnología punta y todo lo que tú quieras pero antes los contenidos eran más sustanciosos que el Starlux.
¿Verdad que la música de Crónicas destila nostalgia a chorros? XD

Io:

Tú siempre con el mar como telón de fondo en tu vida, ¿eh? ¡Tienes alma de Popeye! ;)
He buscado información en internet porque no me sonaba de nada y veo que la consideran una´serie de culto. Como buena marinera quieres que me "pique" la curiosidad, ¿eh?
¡Gracias! Besos.

peibol:

¿Has visto? ¡Todo llega! Es que en su día no me daba tiempo a escanear todas las fotos que de ella guardo y aguardé pacientemente (aunque casi me pilla el toro)
Tú lo has dicho, hay determinados personajes que por motivos concretos quedan muy vinculados a uno y sin haberlos conocido jamás, parecen formar parte de tu vida.

PD. La boca de Farrah, la boca de Julia Roberts, la boca del metro... Dí que sí ;)

JuanRa Diablo dijo...

anasister:

Me doy por felicitao, quichilla!! Que me has llamao justo cuando repartía helados a mis agüelicos :)

Desinquieta:

!! saicarG sahcuM :D

calata:

Hoy me estáis haciendo meterle mano al Google. Al leer Braulio el cartero me he acordado de que hubo un Chema panadero en Barrio Sésamo y ya no sabía dónde ubicarle, jajaja. Ahora veo que en Crónicas de un pueblo. Me pilló demasiado pequeño como para acordarme.

Muy acertado lo de los recuerdos distorsionados. Y tanto. Fíjate que hace poco escribí sobre una escena de la película Cortocircuito. Posteriormente he revisado dicha escena y... ¡vaya chasco! ¡Nada que ver a como yo la recordaba! ¡Malditas telarañas!

Bichejo:

De retraso nada, que yo prolongo la fiesta 24 horas más si hace falta :D
Debe ser ésta una serie en la que el paso del tiempo le hace pupa, así que me quedo con aquel buen sabor de boca. Prefiero verla con los ojos inocentes de antaño.

No me extraña nada, la melena de la Farrah creó escuela.
Un saludo Bich

El Zorrocloco dijo...

Jaja, yo era más tiernito, y de Pocozorro me gustaba Punky Brewster. No sé si la llegaste a ver o te pilló ya mayor. Ya apuntaba maneras hacia las chicas alternativas XD

http://www.youtube.com/watch?v=xtdQaghDIFc

Me molaba muchísimo (tengamos en cuenta que yo tendría la edad que tiene ella en el vídeo, no pensemos más), y puede que tuviera bastante que ver en mi gusto actual de piel blanca y pelo negro^^

Recuero que creía que tenía mi edad, y me llevé un palo enorme cuando descubrí que la serie era de finales de los setenta. ¡Demasiado mayor para mí! ='(

JuanRa Diablo dijo...

PocoZorro, digo Zorroloco, digo Zorroluche... Zorraco!:

Pues sí, me acuerdo de Punky Brewster, además da la casualidad, con esto de que ahora hay tantos canales y se hacen tantas reposiciones, que ví un episodio reciéntemente y fue como ir rescatando viejos recuerdos. Sí, la serie estaba bien y la chavalilla tenía un desparpajo que no veas, jeje
Pero acabo de ver que fue una serie que se emitió en plenos 80, y acabo de ver también lo guapa que es hoy la morena :) :O :p

http://www.babble.com/CS/blogs/famecrawler/2007/10/01-07/moon-frye-soleil.jpg

Pecosa dijo...

(Eso iba a decir yo. El Zorro se hace el que le molan las chicas alternativas y no veas con la Brewster, está cañón cañón.

Enga, enga, con el cuento a otra parte.)

;)

hitlodeo dijo...

A mi si me gustaba Sabrina. Tenía cara de niña buena.
Curioso lo de un diablo enamorado de un ángel.
Perdón por mi ausencia del blog. Estoy en la fase final de un curso y no tengo casi ni un segundo libre.
Acabo a mediados de la semana que viene e intentaré resarcirme, y contestaros a todos los que me habéis dejado algún comentario.
A ver si recupero una rutina tranquila y vuelvo con vosotros y a poner verdes a los concejales de urbanismo y otras especies.
Un abrazo.

JuanRa Diablo dijo...

Pecosa:

Dicho queda! Ahora que el Zorro hable... o calle para siempre XD

Hitlodeo:

Hola Hit! Nada, nada, el diablo te perdona (negaré haber dicho esta aberración)
Reincorpórate cuanto antes que la ciudad está a falta de tus tomas in fraganti y tus relatos de libre albedrío.
Me alegra saludarte :)

Anónimo dijo...

No recuerdo casi nada de los Angeles de Charlie , pero Farrah es inolvidable, con esa sonrisa tan seductora y su dentadura mas que perfecta, un personaje muy infeliz en la realidad, ya sabes que en la vida real no le fue muy bien, creo que no se merecía tantos problemas.
Con respecto a crónicas de un pueblo , como soy mas mayor que tú, yo si recuerdo a casi todos sus personajes, al alcalde , al cura, a Braulio , a Dionisio y algunos más . Será que soy de pueblo, pero en aquellos tiempos yo me identificaba mucho con ésta serie, su música suena a veces en un programa de radio, y automáticamente me traslada a aquella época.
No sé cual era el título de este post pero me ha gustado, gracias Juan por compartir muchos de tus sentimientos.
Un saludo. Remolina

JuanRa Diablo dijo...

Remolina:

Pues me pasa como a tí, que recuerdo mucho más a Farrah que la serie en sí, aunque sé que me gustaba mucho.
He oído hablar muy bien de Crónicas de un pueblo (Crónicas de Cañada, ¿te imaginas? :D)y siendo de Mercero debió tener ese punto tan amable y divertido que le caracteriza.
Imagino que ningún canal tendrá prevista una reposición al rodarse en blanco y negro. Una tontería, por otra parte, pero que sin duda les hará descartarla.