17 de noviembre de 2008

ESCENAS EN EL VIDEO-CLUB


Como ya os conté hace unos meses, durante unos cuantos años estuve trabajando en un video club en Petrel. El Brigadier, que existió desde mediados de los ochenta hasta principios de los noventa, cuando el cine se veía en casa a través de las cintas de VHS o de Beta. (Qué viejo se siente uno cuando cuenta estas cosas)
.
Fue una época intensa que me trae recuerdos agridulces. Por un lado la alegría de grandes momentos de esplendor en aquel negocio familiar, con unos fines de semana con tantos alquileres que el video club se quedaba casi vacío de películas y con tanta aglomeración de clientes que los cuatro hermanos teníamos que echar un cable para que aquello se pudiera sobrellevar ( y a veces ni aún así)
Mis padres y yo atendíamos a los clientes mientras mis hermanos colocaban los DISPONIBLES, (las tarjetas que indicaban que la película estaba libre y se podía alquilar) o guardaban en las estanterías por estricto orden numérico todas las cintas que se iban devolviendo. Y no te podías dormir en los laureles si no querías que los montones de cintas o de tarjetas te desbordaran.
Las novedades de cada momento eran siempre muy buscadas. Algunos clientes llegaban a esperar horas en el mostrador aguardando a que devolvieran esa película que anhelaban. Y podía darse el caso de que al final no llegara porque el que la tenía en casa hubiera preferido disfrutarla un día más aunque eso le costara volver a pagar su alquiler.
Y es que en aquel entonces la cosa no funcionaba como ahora.
Hoy vas a buscar a un videoclub "Agárrame esa momia 4" y encuentras por lo menos 12 DVDs del título en cuestión. Pero entonces una película costaba un ojo de la cara. El ejemplo del mayor abuso lo tuvimos con Dumbo de Walt Disney, (otra vez Disney jodiendo la marrana) que costó nada menos que 16.000 Ptas (léase pesetas para los desmemoriados o 96 euros para los de letras) ¿Cómo iba uno entonces a poner 12 Dumbos en las estanterías? Imposible amortizar tanto elefante. Y encima corrías el riesgo de que algún aparato de video triturara la cinta antes de lo deseado y tuvieras que hacer de tripas corazón para no matar al cliente por la faena.
Decía lo de recuerdos agridulces porque también entra en el lote la etapa de la caída. Cuando se estrenaron las televisiones de Canal 9, Telecinco y Antena 3 el negocio empezó a hundirse lentamente y el video club pasó de ser un lugar bullicioso a un lugar con escasa afluencia de público. Hasta que lo tuvimos que cerrar.
De todas maneras, como soy una persona positiva me quedo con todos los buenos recuerdos, que son incontables.

No puedo dejar de sonreír al recordar esas mañanas entre semana en las que me visitaba mi amigo Juan Luís.


Allí, detrás del mostrador, nos atiborrábamos de los hiperglucémicos desayunos que comprábamos en la pastelería de al lado, El Pastaó.
La afinidad que he tenido siempre con Juan Luís en cuanto a nuestro sentido del humor nos ha llevado a través del tiempo a escribir muchos cuadernos juntos. En los años del video club concluíamos nuestro Diccionario Basicómico (*), definiendo a nuestra manera cientos de palabras de la A a la Z.


También escribimos por aquella época El club de las cosas bien hechas sobre todos aquellos asuntos de la vida que nos daban rabia o no llegábamos a entender. Más adelante llegaría Dimes, diretes y dineretes en el que explicábamos a nuestra manera los dichos y refranes populares.
En aquella época nació mi manía de dar puñetazos en el hombro de las personas que me hacen reír. Y la culpa es de Juan Luís. A veces me dolía el estómago de tanta carcajada y él continuaba con su irrefrenable cachondeo. No sabiendo yo cómo hacer que se callara tuve que acercarme y sacudirle. Sólo así cerró la boca.
Desde entonces es mucha la gente que conoce mi afinidad por golpear el hombro ante mi risa fácil.
Estando en el videoclub, una mañana ocurrió una cosa muy chocante.


En un pequeño televisor que había en un estante en la pared solíamos tener puesta siempre una película. Entraba casi a diario el cartero a dejar correspondencia. Era un señor muy amable que sólo decía dos palabras. Un sonoro “buenos días” al entrar, alargando mucho la “i” y un “adiós” extendiendo la “o”, al marcharse. Sólo por eso ya entró a formar parte de “Nuestros clásicos”, una lista de personajes reales a los que Juan Luís y a mí nos gustaba imitar. (Quizás de esta lista os hable en otra ocasión)
Aquella mañana entró este clásico para entregarme unas cartas
- Buenos díiiiiiiiiiiias- saludó
Y antes de despedirse con su habitual “Adiooooooos”, justo en ese instante Lina Morgan decía en la tele:
- Hay asnos más inteligentes que este cartero.
Al hombre se le quedó una cara de no entender nada que era digna de ver. La anécdota provocó nuestra hilaridad durante muchos días. Fue una completa casualidad pero nos producía un cierto malestar que el cartero pensara que habíamos preparado la cinta para que sonara esa frase al entrar él.
Otra anécdota que recordamos todos es cuando entró aquel cliente y dijo:
- ¿Por dónde tenéis La mosca?
Y yo contesté:
- Por la puerta del váter.
Y era verdad, en un pequeño panel de madera junto a la puerta del WC estaba casualmente la película de La mosca, pero sonó tan a pitorreo que aún nos reímos al recordarlo.
E inolvidable aquella otra vez - y que de paso sirva para que os hagáis una idea de cómo es Juan Luís los que no le conozcáis - en la que dijo algo tan gracioso que no tuve más remedio que perseguirle por todo el video club con la intención de pegarle fuerte en el hombro. Yo corría detrás de él y él se limitaba a huir. De repente tropezó, cayó al suelo, hizo tambalearse un panel y una lluvia de películas le cayó encima en unos segundos.
No se inmutó. Pero acto seguido y todavía en el suelo agarró con las dos manos una de las películas que tenía encima y abriendo mucho los ojos exclamó:
- ¡¡ La que estaba buscando !!
Y entonces sí le rematé a placer.


*************************************************************************
(*) Algunas definiciones al azar del Diccionario Basicómico

Adrede - Pisotón en el desierto

Difunto - Aquel que ya no está para estos trotes

Efectivamente - Lo mismo que “así es” pero con ganas de complicarse la vida.

Fecha - Lo que tían lo indio

Lechuga - Que dicen que no engorda, pero yo he visto cada gusanaco…

Llano - Antes sí, pero ahora ya…

Metamorfosis - Faraón egipcio que tras morir y hacerlo momia se hizo mariposa. Y es que tenía un ramalazo el tío que ni muerto lo podía evitar.

Mono - Animal que oye sólo por un oído.

Paracaídas - Paracaídas las de mi abuela cuando no coge el garrote.

Risueño - El que se rie en la cama mientras duerme.

Subasta - La profe de Religión dijo “Ya está bien” y nadie le hizo caso. Entonces entró el director y gritó “Basta” y ya no se oyó un alma. ¿Qué fue más contundente?

Tos - Hobby que se practica en los teatros.

.

25 comentarios:

Lillu dijo...

Jajaja, esas anécdotas nostálgicas :) Cuando yo era adolescente (sí, de cuando los VHS...) una de mis ilusiones era trabajar en un video-club! Alquilaba pocas películas porque los estrenos eran tremendamente caros y casi nunca estaban disponibles, por lo que tú explicas de que si tenían 3 copias de una misma película ya era un exceso :D Cómo ha cambiado el cuento, no? jeje.

saluditos!

Anónimo dijo...

Recuerdo el video-club con todos sus rincones y sin embargo me cuesta creer que sea el mismo lugar donde trabajo ahora a diario. No hay nada que recuerde aquella época ahora pero hasta no hace mucho todavía había un pequeño panel en la pared en el que ponía VHS. La abuela de Rosi encontró una propaganda de limas de uñas completamente nueva con el logotipo del video-club Brigadier..se lo pedí pero Alejandro lo quiso guardar para él. Ahora me van los clientes del video-club a mí, claro que mucho más envejecidos.Siempre se me olvida darte sus recuerdos. Ultimamente fué "la murciana": "saluda a Juanico de mi parte"... y también Gerardo el policía...FRAN

quentin loves me dijo...

Juanito, es que los videoclubs son un capítulo importante de nuestra vida.... recuerdo perfectamente cuando tuve en mis manos "el retorno del jedi" casi lloro!
Si hago un repaso mis pelis fetiche, varias tienen lugar en videoclubs folklóricos ("clerks","rebobine por favor"...) y como imaginarás, mi quentin se pasó largos años en un videoclub.........mmmmmm

Txema Rico dijo...

Sí,el "Brigadier" fue un cúmulo de sociabilidad sin precedentes...Aún recuerdo la blanca tarjeta cuadrada, con nosecuantos cupones para canjear por películas...
Y sí, yo tambien admiro ese humor hilarante y, sobre todo, espontaneo de Juan Luis...
El dia que vuelva a tener el placer de dirijir una tertulia radiofónica me lo llevaré como contertulio....ja ja ja ...

Mar dijo...

A ver si alguien me presenta a ese Juan Luis que yo tb me quiero reír y si es menester, perseguir y pegar en el hombro.. jajajaja...

Entrañables recuerdos, sí señor! Es una pena que toda esa época se haya acabado así. Y me temo que no va a ser lo único que acabe. Las salas de cine tienen los días contados. Con lo bonito que era ir al cine los domingos a la hora en que iban todos los niños. Cargados con las palomitas, el´"plástico" y demás chuches. Sentarte a ver la película y que hasta más o menos la mitad no te enteraras pq nadie se había acabado aún las chuches y solo se oía el ruido de las bolsas de plástico. Y la otra mitad se pasaba preguntando al de al lado "¿quien es ese? ¿y este de donde sale?¿ y de que va la película?".. si...entrañables recuerdos!...

Un beso!

Anónimo dijo...

Ayyyyyyy las peliculas alquiladas en el video-club.que recuerdos.........
Por cierto,Metamorfosis fué un faraon gay? no tenía ni idea pero no me sorprende despues de conocer a la faraona Macarra
Anonima

JuanRa Diablo dijo...

Hola Lillu
El cuento ha cambiado tanto que me gustaría cambiarle el final. ¿Cómo nos podemos llegar a olvidar del romanticismo de tantas cosas?

¿Qué tal Fran?
Devuelve los saludos a "la murciana", a Gerardo y a Alejandro (por cierto Alejandro, a cambio de ese regalillo-propaganda quiero más comentarios tuyos, que sé que entras al blog y te quedas callao)

Mi Quentin Tarantina
A ti más que en un video club te imagino siempre en una antigua y enorme librería en la que los montones de libros no te dejan ni andar. Y si de repente una pila de libros te cayera encima también te imagino gritando: "Eureka. La biografía de Margaret Chopenhauer!!!"

Hola Txema,
antes cazas a Juan Luis conduciendo en un rally, creo yo. Su humor nos lo quedamos para nosotros que le conocemos la traca de años.

Pues sí, Mar de las Baleares,
como Juan Luis tiene dos hombros aún te puedo dejar uno para tí. Ve poniéndote el guante de boxeo que ya le llamo y le damos una paliza "de cine"

Sí, Anónima, y también conozco una medio faraona que vive en Sax. ¿Tú la conoces?

Gracias a tooodos por comentar.

pichiri dijo...

¡Bendito Videoclub Brigadier! Cuantos recuerdos...
Aunque al cabo de los años tuvimos que cerrarlo, y si sacasemos cuentas posiblemente irian a la par "lo comido por lo servido", no reniego ni a un minuto de los que le dediqué a lo largo de su existencia, siendo para mí un ejemplo más, de los milagros que me han asistido, a lo largo de mi vida, en los momentos mas difíciles.

molinos dijo...

Gracias por tu comentario en mi blog.

Anónimo dijo...

Aun recuerdo como si fuera ayer todo eso que cuentas.. y es que han pasado mas años de los que nuestra mente quiere creer,los futbolistas que habian entonces son ahora entrenadores,Mcenroe ya peina canas y juega en veteranos,Barcelona no es,sino que ya fue olimpica,Epi ya no esta en la seleccion de baloncesto "aunque a Romay lo seguimos viendo en todos estos progamas brasa de mira quien pasapalabra y la isla de los pasandopalabra,ya no hay granizadas como las de antaño,la serie V se dejo de emitir "aunque esto me da igual" y tantos tantos recuerdos.. No es facil pillar ojos de fuego,los nominados son..

geminisdespechada dijo...

jajaja qué buenas las anécdotas y las palabras.. yo tengo grandes recuerdos del video club de mi barrio.. y es curioso, 16 mil pelas me parece muchísimo, pero en euros mucho menos, jeje

Ripley dijo...

hola Juanra, pues estoy devolviendote visita y comentario -que te agradezco mucho- dicho lo cual toca sonreir, me gustó mucho esta entrada nostalgica, como tb soy del 66 he vivido todo lo que relatas y doy fé (luisma dixit) de que las cosan son-fueron tal cual lo cuentas, mmmm que tiempos aquellos, tienes razon en que al decir esto nos echamos un monton de años encima pero oye!! que nos quiten lo bailao. volvere por aqui con mas tiempo y calma pq tu blog promete y eso no es para dejarlo pasar, ahora voy a la carrera pero queria corresponder tu visita. gracias y un saludo

alejandro dijo...

Muy buenas Juan Diablo, te han informado bien, suelo entrar en tu blog a leer algunas de tus historias, que me resultan muy interesantes y me divierten mucho, pero no suelo escribir ningún comentario, así que intentaré hacerlo más a menudo, que se que te gustan. Intentaré no nombrar al Real Madrid y al Barça, que se que puedo herir sensibilidades. En relación al Video Club Brigadier, yo también he formado parte de su historia. Era muy pequeño, y vivíamos arriba del local, al lado de la panadería, y mi padre se hizo socio. Recuerdo que al principio no era muy grande, y luego, conforme fue aumentando la clientela lo ampliásteis con más espacio y más estanterías,y el VHS se comió al BETA. Cuando hablas de gente que pasaba horas esperando una película porque solo había una original, recuerdo que la película que más horas me pasé yo esperando, y no sólo horas, si no días era la de Karate Kid. Joder con la dichosa película, era increíble con la gente que me tenía que pelear para conseguirla. Bueno no me enrollo más, y cuando quieras te dejo el juego de lija-uñas que encontró la abuela de Rosi, con la cara de Groucho Marx. Un saludo a todos

JuanRa Diablo dijo...

¡Qué te voy a contar a tí, Pichiri, fundador del Brigadier en Petrel y del Bronson en Elda...
¿Te acuerdas de las veces que te ponías los vídeos de Cañas y Barro?

Molinos, vuelve si lo deseas a mover tus aspas en este infierno (será de agradecer)

Anónimo, tú de tapadillo, ¿eh? ¡Y yo de chivato! Dadle fuerte si lo deseáis: ¡este es Juan Luís!

Ya lo creo Géminis, que al "traducir" a euros parece más llevadero, pero luego en el bolsillo los dichosos euritos duran menos que tus pompas de jabón.

¡Hola Ripley! Me alegra mucho verte por aquí.
He contado a ver si eras "el octavo pasajero", pero eres "el undécimo visitante" ¡Por poco!
¡Bienvenido coetáneo!

Ole, Alejandro. Ahí te quería yo ver. No sólo te asomas sino que aportas mucha información adicional para los "brigadictos". Quedas contratado como comentarista perenne.
(Venga, cada 100 comentarios tuyos te dejaré decir un Visca el Barça. Pero flojo, ¿eh?)

Anónimo dijo...

Si que conozco a una medio faraona que vive en Sax je je
Encantada de conocer tu blog
Es un placer leerlo

March La Cinefila Desconocida dijo...

Yo tengo un recuerdo muy vago de los video clubes, aquí en México desaparecieron a mediado de los 90 para dar paso a los Bluckbusters, y recuerdo poco de los "Videocentro" que existían en ese entonces (tengo solo 23 añitos), pero recuerdo que los chavos que trabajaban ahí se me hacían muy cool, porque acomodaban videos de Madona y podían entrar en la sección para adultos.

Ese viejo kiosko se convirtió en pollería, gracias.

rata perezosa dijo...

Siempre me han gustado los videoclubs. Cuando puedo me escapo a alguno. Pasar un rato leyendo sinopsis y decidiendo qué peli me llevo me entretiene. Y estar sujeto a horarios y a publicidad para ver cine por la tele me desespera.

Veo que Walt y tú estáis condenados a no entenderos...

molinos dijo...

Yo es que soy más rollo "pirata"..del videoclub ni me acuerdo...

JuanRa Diablo dijo...

AnónimA, descubierta al fin tu identidad. ¡Bienvenida!

Gracias March por tus apuntes "a la mexicana"
"Unos chavos muy cool" podría ser una peli taquillera, ¿no crees?

Rata, te imagino leyendo sinopsis y cogiendo ideas para tus viñetas. Por cierto, ¿no crees, como yo, que sinopsis parece el nombre de una enfermedad rara?

Ahora que lo dices Molinos, yo también, pero no quería ser el primero en confesarlo. Si un día quieres intercambiamos parches ;)

Gracias a todos por vuestras visitas. SOIS DE PELÍCULA.

pichiri dijo...

He vuelto a leer eta entrada y reeleido con mas atenció las definiciones de vuestro Diccionario Basicocomico. ¡Que can tidad de paridas y chorradas! cual de elles mas gracionas. Se me ha ocurrido una que quizas tenga merito para entre en vuestras definiciones.
HENO.- Recipiente que no esta vacio. ¿Que te parece?

Jordi dijo...

Gracias a lo que a tanta gente nos ha unido estos días, el recuerdo emocionado de las canciones de Humet, accedo a tu blog y me lo apunto para explorarlo con calma porque creo que hay suficiente materia.

Ángeles dijo...

Hola, vengo del futuro, y tras esta visita me voy con la convicción de que los humanos que aparecen en esta historia son seres superiores.
Este sentido del humor y esta capacidad para transmitir alegría y diversión de manera tan sencilla así lo demuestra.
Thanx 4 the laughter.

JuanRa Diablo dijo...

Hola, Ángeles, creía que del futuro solo podían venir las que anuncian detergentes en la tele. Ya me dirás cómo lo haces, pues ni los seres superiores lo sabemos :p

You're welcome (en todos sus sentidos) :)

Anónimo dijo...

¡Anda! una cara conocida...jajaja
¿Recuerdas a Plurilópez? ¿No será uno de vuestros apellidos?

carlos

JuanRa Diablo dijo...

Carlos:

Sólo Ángeles y tu hacéis frecuentes viajes en el tiempo para llegar incluso al infierno de hace seis años :)

Saludos de Diablo Plurilópez :D