2 de septiembre de 2011

PERICO COMECULOS





Me sacudo esta pereza post vacacional que todavía me invade para publicar una historia acerca de alguien que jamás (repito: JAMÁS) pensé que aparecería por el blog.

Y lo hago porque admito que sería injusto no dedicarle unas líneas después de los últimos acontecimientos de fama y reconocimiento en la trayectoria de este pobre monstruo de andar por casa.

(Esto demuestra que es verdad aquello de que todos (repito: TODOS) tenemos nuestro momento de gloria en la vida.)

Todo se remonta a cuando Judit, mi primera sobrina, que siempre ha tenido especial predilección por su tío Juan, salía huyendo de mí en busca de sus padres, gritando:
-¡ Ayy, que el tío Juan me quiere comeeer!
Y mi cara de monstruo feo volvía a su estado natural (de monstruo guapo) para decirle.
- No, no te confundas, no soy YO el que te quiere comer, es... Perico Comeculos.

Ahí nació el mito.

Hoy Judit va al instituto y me dicen que hasta tiene novio, pero siempre la veo como la niña que fue, sobre todo cuando se me cuelga al cuello para besarme y decirme "¡Ayy, mi tío. Mi tio Perico!", y rememora escenas con aquel monstruo que tanto asustaba y divertía a ella y a su hermano Alejandro.
Para ellos aquello pasó, pero Perico siguió sus andanzas atemorizando a otras sobrinas como Anna y Marta, y unas veces le hago venir para matarlas a cosquillas con sus garras y otras le utilizo como amenaza inminente.

- Si no os termináis toda la comida… puede aparecer Perico por la puerta. ¡Y vendrá cabreado!

Y Marta me mira con ojos muy abiertos porque a ella el tal Perico no le hace mucha gracia que digamos.

Por supuesto, Samuel y Aitana también le conocen, especialmente cuando están vistiéndose o poniéndose el pijama, momento elegido para asomarme al pasillo y gritar:
- ¡Corre, Perico, ven, que aquí hay mucha carne!
Y al escuchar sus pasos de cojitranco acercándose, los pobres no dan pie con bola para vestirse lo más rápido posible.
- ¡¡Yo no tengo culo, no tengo culo!! – asegura Aitana toda arrebatada.

Pues bien, doy ahora un salto al momento actual para subrayar el asombroso despegue que ha tenido este ordinario fantoche jorobado con voz de asmático de ultratumba. Digamos que ha sido como si un insignificante actor teatral de segunda fila pasara de golpe a ser protagonista en una superproducción de Hollywood, en esos casos en que la fama te trastorna y te hace delirar.

Como ya he contado, mis vacaciones en plena montaña han sido buenas especialmente por dos motivos: uno porque me he entregado a la Naturaleza como nunca , haciendo unos tremendos recorridos que me inundaban de sudor paz, y otro porque en la ladera que baja hasta la carretera hay otras muchas casas de campo (la nuestra es la más alta) en las que veranea mucha gente con niños de entre 8 y 12 años, que enseguida formaron peña junto con los míos y lo pasaban bomba, y había días en los que prácticamente solo les veíamos para comer y dormir, y eso (repito: ESO) son vacaciones y lo demás son cuentos.

Pero como tengo un defecto de fabricación, cuanto más tiempo estaba sin verles más me apetecía divertirme con ellos, así que cuando subían a casa con toda la pandilla (entre 8 y 10 niños en total) solía tener preparado algún juego para después de cenar. El más celebrado era el de "los papelicos": una nota escrita les llevaba a un lugar lejano en donde encontraban otra nota que les llevaba a otro, y así hasta encontrar el premio final. Una de las veces tuvieron que desenterrar unas monedas de chocolate que escondí bajo un pino y otra el juego terminaba tirando de una cuerda que hizo caer una gran bolsa de chucherías del tejado. Ni que decir tiene que estaban encantados con esas aventuras.
Pero una noche en que me rogaban una nueva ronda de papelicos y a mí no me apetecía les dije:

-Sería mejor no jugar hoy.
-¿Por qué? - quisieron saber al unísono.
-Porque he visto husmear por ahí a Perico.
-¿¿A quién??
-A Perico Comeculos, - y añadí muy serio – y me ha parecido que tenía sed de sangre.

Sí, ya es conocido mi puntillo sádico como estimulante para divertirme, así que a pesar de que Samuel y Aitana quitaron hierro al asunto explicándoles quién era el tal Perico, me esmeré en hacerle revivir como nunca.
Y ellos se las prometían muy felices yendo de un lugar a otro descubriendo esos papeles que les harían conseguir un nuevo premio, sin imaginar que surgiendo de entre unos cañizos aparecería a la luz de la luna la figura de un hombre jorobado (un cojín en mi espalda) de profundas ojeras, (maquillaje de mi suegra) con una capa roja, con un solo diente alargado (una patata congelada) y un garrote (prestado por la abuela Paca) que en un susurro de moribundo les diría:

- Niños, venid aquí un momento.

La reacción fue mejor de lo que imaginaba: salieron chillando en estampida con unas zancadas que ni las gacelas de África y se apelotonaron a la luz de la marquesina de nuestra casa.
- Tranquilos – decía Samuel fatigado por la carrera – que es mi padre. No tengáis miedo, vamos a seguir.
Pero la impresión había sido muy grande como para tomárselo a la ligera y tardaron mucho en decidirse a continuar, y cuando lo hicieron eran como piña de cuerpos pegados que miraba sin cesar en todas direcciones.
Pero Perico estaba siempre agazapado en el lugar más inesperado y cuando se topaban con él... aquello era Troya. Los gritos se oían por todo el valle y sonaban como sirenas que se alejaban por donde buenamente les permitía el terreno, y el terror era tal que no tardaban ni cinco segundos en desintegrarse del lugar de la aparición.
En una de aquellas carreras, tras levantarme de una acequia como un muerto en vida, temí que alguien tropezara y que el niño o niña marchara a su casa llorando con las rodillas peladas, e imaginé la incómoda escena de los progenitores subiendo a pedir explicaciones a ese Perico Comeculos. Sin embargo, y pese a que aquella primera noche más de uno tuvo pesadillas, pese a que se arañaron las piernas con zarzas y hubo más de un llanto por miedo y sobresaltos, después de cenar volvían a subir todos sin excepción, pidiendo jugar no ya a los papelicos, sino a Perico Comeculos.

Y tenían miedo, les daba mucha cagalera, ¡pero querían vivirlo a toda costa!

Las pruebas a conseguir finalizaban con un premio muy atractivo (helados, golosinas...) pero para ello había que pasar por un auténtico pasadizo del terror entre caminos y descampados de los alrededores de la montaña a nuestras espaldas. Y el agónico grito de Perico daba paso a un tropel de alaridos de toda la chiquillería de los alrededores.
Tanto revuelo armaban y tan bien lo pasaban que, lógicamente, la cosa trascendió hasta los padres, que empezaban a tener curiosidad por saber quién era ese Perico Comeculos, algo que yo no estaba dispuesto a desvelar alegremente.

Sin embargo, como todos los campos están sin vallar y se puede acceder a ellos por cualquier sitio, una noche, camuflado entre las sombras, no pude resistirme a acercarme a una casa vecina en la que había unas diez personas que acababan de cenar y estaban en la calle sentados tranquilamente alrededor de una mesa, tomando cafés y licores. Unicamente conocía a una clienta de la frutería de mi mujer y cuando estuve lo suficientemente cerca me atreví a llamarla con la voz más lastimera y tétrica posible: Victoriaaa.

Y Victoria, que ni siquiera me vio, dio un brinco y se metió en la cocina como una bala. Esa reacción que me demostraba que era más miedosa que los niños, me envalentonó para acercarme más, hasta que fui claramente visible para todos los que en aquella marquesina estaban.
Creo que no olvidaré el impacto que causó el que vieran llegar por las sombras a un jorobado con la cabeza torcida renqueando con un garrote. Aunque supongo que todos asociarían la aparición al Perico Comeculos del que tanto se oía hablar, dos mujeres sentadas se abrazaron con fuerza y empezaron a chillar y a reír a un tiempo. Me acerqué a ellas hasta poner mi cara a su altura y que oyeran mi monstruosa respiración. Ellas no dejaron de gritar en ningún momento, sin mirarme a la cara pues mi maquillaje parecía repugnarles. Con el garrote toqué la pantorrilla de una y después la de la otra y pataleaban con unas carcajadas nerviosas que les hacían correr lágrimas por las mejillas. Miré a algunos hombres que dieron un respingo y soltaron algunos tacos que prefiero no reproducir. Olisqueé sus cafés y sus whiskis como si fuera un loco que se sintiera atraído por el brillo de los cristales y en un arrebato me metí en la cocina donde se había escondido Victoria, que ni imaginar podía que yo tuviera tal desfachatez.

Al verme aparecer se puso a gritar "Ay, ay, ay" y viendo que yo me acercaba a ella empezó a correr y durante unos segundos dimos vueltas alrededor de la mesa mientras yo acentuaba mi grotesco farfullar.
- Ven, soamente te quiero morrder, Viitoriaa. ¡¡Ven!!
Finalmente salí otra vez a la calle donde descubrí que una de las mujeres de la risa nerviosa no había podido contener su vejiga y se había orinado encima, dejando un charco en el suelo. Y en un visto y no visto desaparecí por donde había venido, dejando risas a mi espalda y oyendo cómo alguien exclamaba
- ¡¡La hostia!! ¡¡Si el susto que me ha dao el jodío!!

Mi mujer y mis suegros, que habían escuchado el escándalo que salía de la casa vecina se asomaban en esos momentos cuando vieron que Perico salía bamboleante de allí y luego Apamen me decía.
- ¡Tierra trágame! Pero... pero... ¿es que no tienes vergüenza? ¿cómo te has atrevido?
Yo no podía dejar de reírme.
- No lo sé, es que esto de ir disfrazado... Si hubieras visto sus caras...
- ¡Pero ya saben que eres mi marido! ¡A ver qué explicación les doy ahora! ¿Qué les digo? ¿Que estoy casada con un chalao?
- Diles que la luna llena me afecta mucho... O que estoy terminando de crecer.

El caso es que aquella visita nocturna fue tan comentada en todo el valle de El Puerto que se creó una especie de obsesión, y padres e hijos veían a veces a Perico donde no había nada. En la quietud de la noche me llegaba a veces la voz de una mujer o de un niño que aseguraban estar viendo a Perico agazapado detrás de un árbol o junto al muro de la piscina y yo, desde mi sillón, me reía pensando que el desconocido monstruo que en mí habita había pasado a ser muy muy famoso, que ya nadie (repito: NADIE) olvidará a Perico Comeculos.

Porque ya es leyenda.


video

He aquí la canción y coreografía que inventaron las chicas de la Brigada AntiPerico.

Ya les veo en conciertos por todo el mundo, expandiendo la fama.

34 comentarios:

Elennim dijo...

xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD Lo que me he podido reir leyendo esta entrada...
Me alegro un montón de que os lo hayáis pasado así de bien, tanto tú como los niños... y el resto de mayores! ;)

isaormaza dijo...

Jajajajajaaaaa ¡Perico Comeculos! Solo se te había podido ocurrir a ti ¡Eres la pera! (digo el perico)

Peque dijo...

Se me han saltado las lágrimas de tanto reír, menos mal que por aquí no va a venir Perico comeculos, ¿o sí?...

Antonio E. Zafra dijo...

que bueno, eso me recuerda que yo para mis sobrinos soy el "tío gallino" que hasta pone huevos y todo jajaja. Una prima mía me grabó en vídeo poniendo uno...tal vez se lo pida y de paso recuerde esta entrada en mi blog jejejeje

Raquel dijo...

:) Es que te ves aparecer a ese personaje de noche, en un lugar apartado y sin esperártelo y el susto que te llevas no te lo quita nadie.
Me he reído mucho, y además me has hecho recordar los veranos de mi infancia, jugando hasta las tantas en la calle, libre como el viento y más feliz que una perdiz. Estoy contigo; esos si que son vacaciones :))
Me ha gustado el personaje, y como su leyenda ha ido creciendo cual bola de nieve XD
Saludos.

H@n dijo...

Yo soy una auténtica caguetas, me llegas a aparecer, y mientras grito y lloro te empiezo a tirar cualquier cosa arrojable, amigos incluidos XD

Qué grande, che! Qué grande!

Mítico ^^

papacangrejo dijo...

Que canalla eres, a mitad ya estaba llorando de la risa. jajajajaja, eres de los mios, si el karma me devuelve las que he hecho espero que mi corazon aguante jajajaja.
Perico comeculos, aiinnnsss. Ya tengo monstruo, con tu permiso, para cuando cangrejito no obedezca. jajajaja

Lillu dijo...

Pero qué locura!! XDDDDD Yo todavía no me explico cómo saliste indemne de tu actuación. Soy yo y con el miedo que tengo primero te insulto (te llamo de todo menos bonito, eso fijo XD) y luego me lío a leches hasta que se me vayan las fuerzas, jajaja.

Ay, y los críos encantados, ya ves tú. Criaturitas XD

saluditos

Anónimo dijo...

Quien hubiese niño esa noche, aunque los mayores tuvieron tambien su ratito de padecimiento-disfrute.
¿Escondes tu timidez tras un disfraz? En esta ocasión de timidez nada ¡La imaginación al poder! y el Diablo tiene mucha.
Un saludo Perico...jajajajajaa
Rasaliz.

La Exorsister dijo...

¡Si es que eres ruinito! al final los mayores son mas miedicas que los niños jijiji.

Gamar dijo...

Bien por tu espíritu lúdico. Yo soy de hacer todo el tiempo cosas como esas pero sólo dentro de casa. Lo tuyo ya es pasta de actor.
Un abrazo.

Speedygirl dijo...

jajajajaja, JuanRa, digo, digo, digo Perico, estás fataaaalllll!! pero es verdad, los disfraces se adueñan de la voluntad, se te apodera el personaje, eh? XDDDDD

Anónimo dijo...

Has descrito exactamente mis veranos en el campo broder, mi casa la mas alta de la ladera y los padres sin vernos el pelo en todo el día, ellos idearon un método para llamarnos a las horas de comer. Fueron a Petrel a comprar cohetes y cuando estaba la comida preparada tiraban uno, en cuanto escuchábamos el schhhhhhh ya nos veías a todos mirando para ver de que casa procedía y quién se tenía que ir. No faltaron los juegos de miedo tampoco aunque en su caso nos acojonaban con OVNIS ( ya te contaré su método).....crecimos, nos casamos y cada uno hizo su vida y ya no nos veíamos tanto, pues la semana pasada nuestros padres organizaron un día de convivencia al que fuimos todos con nuestros hijos, si vieras a esos abuelos viendo a los nietos como congeniaban y decían "Míralos, como sus padres cuando tenían su edad..." jajajajaja que día mas bueno pasamos :).
PD Por cierto, uno de ellos es un tal Fainco de Petrel y me pasé todo el día diciendole" tengo que preguntarte algo de un antepasado tuyo muy pesimista........Y NO RECUERDO QUE!!!! ARGGGGG

Ana dijo...

Que divertido, jaja, Perico Comeculos asustando a los niños y a los no tan niños, jeje...
¡Que coreografía mas chula!
Perico será toda una leyenda, ya me imagino lo que dirán de él.
Me encantan estas historias que compartes con nosotros. Me alegro de que te hayas divertido tanto este verano, tienes mucha imaginación, ¿o es que la luna te afecta mucho y no has terminado de crecer?
Si es así no crezcas nunca, jaja, para que no pierdas este punto sádico y divertido.
Un beso
:D

Doctora Anchoa dijo...

Jo, JuanRa, ¡¡¡pásate por Anchoacity!!! Qué guay, yo me lo hubiera pasado en grande XD.

Pecosa dijo...

¡¡Pero buenoooooaajajajaja!! ¡¡Estás realmente mal de la cabeza!! Jajajjajaja, ay, qué risa imaginar el panorama. Desde luego contigo no debe aburrirse ni dios, chico. Ni los niños ni los adultos. Y seguro que al final el que más se divierte eres tú ;)

Personajillo...

anasister dijo...

jaaaaajajajajajajaaajajja

hitlodeo dijo...

Yo tenía el monstruo comecosquillas, que era mi brazo con la mano haciendo de boca. Pero lo tuyo supera con creces a mi monstruo.
Eso sí. No me creo que tu mujer se extrañase.

Lucy dijo...

jajajaja geniaaal!!!!

El Zorrocloco dijo...

Madre mía, JuanRa estás como una cabra... ¡Me encanta! A la próxima quedada te traes un cojín de casa y hacemos que Perico traspase fronteras XDD

Ángeles dijo...

Pero qué gracia y qué imaginación tienes, amigo. Y qué desparpajo, desde luego. Menudo Jeckyll y Hyde estás hecho.

Me han encantado las descripciones de los niños en estampida,disfrutando del canguelo, y de las señoras muertas de risa, porque me han recordado escenas similares de mi infancia, cuando no reuníamos primos y tíos y empezaba la guasa.

Por otro lado, y salvando las distancias, esta historia me ha recordado también al monstruo que me inventé yo para asustar y divertir a mi primer sobrino cuando era chico: el ogro Agapito, que se acercaba con las garras en alto mientras decía con voz cavernosa: "Soy el ogro Agapito, y me como a los niños con un huevo frito."
No es lo mismo que Perico Comeculos, desde luego, pero una, en sus limitaciones, hace lo que puede...

Por cierto, no me extrañaría que cualquier día viérais por ahí a Iker Jiménez investigando la historia de Perico, y preguntándose cuánto hay de cierto en ella y cuánto de leyenda...

Misaoshi dijo...

Se me han saltado las lágrimas imaginándote ahí, y a la pobre señora meándose jajajajajajajajajaja

Me encanta!!!!

loquemeahorro dijo...

¡Qué bueno, por favor! Eso sí que es una broma graciosa y no es cosas (extrañas) que hace la gente en plan "tapiar la puerta del piso de unos recién casados".

Lo de los papelitos me parece genial, cuando era pequeña hicimos una cosa muchísimo más simple con una amiga de mi hermana y aquello me parecía la juerga padre.

Jo, un verano con pandilla y un padre voluntarioso, "cómo mola".

JuanRa Diablo dijo...

Elennim:

Pues reirse de Perico... no es muy buena idea que digamos. Deberías contenerte, Elennim :D
Un saludo

isaormaza:

Jajaja, muy bueno lo de la pera. Me has dao con toda la maza ;)

Peque:

No te lo quería decir, pero... el segundo apellido de Perico es Tragapeques, asi que...

Antonio:

Pues qué quieres que te diga, que creo que pagaría por verte poner un huevo. Te imagino hasta poniendo cara de esfuerzo, jajajaa.

Un saludo, tio Gallino ;)


Raquel:

Pues sí, Raquel, caminando a solas por sendas oscuras pensaba yo: Si es que se me cruza ahora un extraño y o lo mato yo de un susto o me mata él de un palazo.

Tenía su riesgo, no creas xDD

H@n:

Bueno es saberlo :D A mi me gusta eso de ver el pánico en cara ajena y acercarme a tranquilizar: "Calma, calma, que solo quiero comerte las entrañas. Veeen, que no te voy a hacer daaño"

Así, muy mimoso. :D

papacangrejo:

Osea que me llamas canalla y habría que ver si tú no has sido peor que yo.

Oye, a ver si cangrejito se va a reir en tu cara y me hundes el prestigio del Perico, eh?
¡¡Métete en el papel!!

Lillu:

¿Por qué será que hay gente que lo primero que hace cuando la asustan es pegar? Mi mujer la primera. Hay que ir con vestimenta de rugby para darle un susto.
Así no vale, tenéis que gritar y huir despavoridas.
No resulta gratificante correr riesgos.

Rasanliz:

Pues has acertado. Con disfraz es fácil transformarse y dejar a un lado timideces.

Claro que no hubiera sido lógico haberlo hecho sin disfraz, que una cosa es ser un tío abierto y otra demostrar locura.

En fin... Perico te devuelve saludos.

La Exorsister:

Ah, por supuesto, la madurez nunca es completa. Algunos van perdiendo el miedo pero otros no lo sueltan en toda la vida.

Gamar:

Eso es lo que te crees, Gamar. Mi monstruo también era solo de andar por casa. Pero quién te dice que no le surge un día la oportunidad del estrellato y la aprovecha.

Que nuestro alter ego es impredecible. ¡Lo que yo te diga!

Speedygirl:

Yo ya me creo eso que dicen algunos actores, que se meten tanto en un papel que después les cuesta volver a recuperar su personalidad.

Si llego a matar a alguno me tiro al monte y aun están buscando a
Perico. Y yo comiendo setas y aullando a la luna.
Seguro.

Un saludo

MAÑANA SIGO, (que me he quedao solo y me ha entrao canguelo)

JuanRa Diablo dijo...

Anónima de Sax:

Lo de los cohetes me ha parecido una idea genial. ¿Y no te ocurre hoy que cada vez que oyes explotar uno te entra hambre? :D

¿Tenían un método para haceros creer en OVNIS? Me gustará saberlo, que igual lo aplico también en versión Perico extraterrestre.

Pero por otro lado, vaya una reportera estás hecha, que tienes a un Fainco a tu lado y no sabes sacarle un buen reportaje. Así no vamos, JuanaMari :P

Ana:

¿Te ha gustado la coreografía? Pues imagina que la historia va tomando forma y Perico Comeculos se transforma en un musical de Broadway. Cosas más raras se han visto.

Ok, te hago caso, ya no crezco más. Pero ¿puedo tomar colacaos o tampoco? :D

Un saludo

Doctora Anchoa:

¿Pasar por Anchoacity? Consígueme un mapa que vea a cuánto queda del infierno. :p

Pecosa:

Yo soy un tipo raro. La gente que no me conoce mucho dice que aparento ser muy serio. Pero claro, cuando se me cruzan los cables... igual me da por hacer el vuelo de la avutarda en público. Supongo que unos pensarán: "vaya, un tipo cachondo" y otros: "pobre, le falta un hervor"

Ah, pero me divierto, claro. Más que un crio. xD

anasister:

Esa risa inconfundible... :)

hitlodeo:

Pues Perico me habló de su amigo el Comecosquillas y me advirtió que no me lo comiera de vista...

Pues créete que se extrañó, porque yo soy tímido, pero a veces rompo la timidez muy a lo bestia xDD

Lucy:

;)

El Zorrocloco:

Jajajaa. Vale, saco billete para mi y para mi cojín.
Menudo Flash (ah, ahhh) xDDD

Ángeles:

Esto empieza a ser la parada de los monstruos. Antes me hablaba Hitlodeo del Comecosquillas y ahora tú de Agapito, que por si el niño no fuera muy sabroso le añade un huevo frito. XD Perfecto!

Las reuniones primos-tios siempre darán para mil y una historias blogueriles, y es que de niños nos volvíamos locos fácilmente y de forma contagiosa.
Y como siempre hay un adulto que se deja arrastar...

Con esa cara de misterio sin resolver que pone Iker ante las cámaras, me lo he imaginado nombrando a Perico Comeculos y me ha entrado risa, xDDD

Misaoshi:

Jajaja, es que eso fue lo mejor. Cuando lo contaba en mi casa se partían.
Lo malo es que ahora esas señoras me conocen como Perico. :(
Daños colaterales siempre hay...


loque:

Ya ves, tapiar la puerta de unos recien casados y dejarse a Perico Comeculos fuera. Pero hombre ¡metedlo con los novios!
Ché, qué pocas luces.

Saludos a ti y a Edwina ;)

Mae Wom dijo...

Me ha encantado lo de "yo no tengo culo" de tu hija, qué práctica, jaja.

Tu mujer, una santa, ahora tendrá que salir a comprar el pan disfrazada también, para que no la reconozcan...Y la leyenda cada vez será más negra: "Ya no está solo Perico, se ha echado novia y van soliviantando juntos la paz de los apacibles vecinos; son la familia Periquez Arrancacorazones". ;)

Lo raro es que nadie se pusiera tan nervioso como para echarte a escobazos. Yo que tú la próxima vez me ponía protecciones...

JuanRa Diablo dijo...

Pues es cierto, más de uno me ha dejado escrito que en una situación así me hubiera arreado fuerte. Como para que la broma me hubiera costado unos cuantos chichones... :S

Mi mujer en el fondo disfrutó también, no creas. Si hasta mi suegro reforzaba la labor de Perico escondiéndose con otra sábana xDD
Lo que pasa es que mi incursión en la casa vecina no la esperaba nadie. Ahí sí que sorprendí a todos.

Un saludo de Los Periquez XDD

JuditRJ dijo...

Tio Juannnn;)
Qué ilusión me a echo leer esto, habia momentos que incluso e llegado a recordar, gracias por sera tan buen tio y gracias por todos esos momentos tan divertidos que me has echo pasar, por mucho que pasen los años, nunca los olvidaré:)

JuanRa Diablo dijo...

Ehhh, Judit!!!
Esto sí que no lo esperaba yo. Mi rubiales por el blog!! ¿Es que has oído la llamada de Perico? :p
A lo mejor te crees que ya te has librado de sus garras... ¡Ja! Cuidadico, nena, que aún puede darte un buen susto.
Un beso grande, pequeña,... digo grande, no, pequeña, pequeñaja :D

Anónimo dijo...

Perico come culos!;)
Como te va el blog? Me pasaba para ver si habias escrito algo más ya que me encanta leer lo que escribes, ojalá este verano, pudieramos volver al pasado y jugar con Perico ajajaj aunque ya no sea la misma niña pequeña de antes!:)
Espero que escribas nuevas anécdotas pronto ya que voy a seguir leyendolas, dale un beso muy grande a Apamen, Samuel y Aitana, bueno, y otro a Perico! ajjajaja Un saludo Tio Juan:)

JuanRa Diablo dijo...

Me parece que por mucho que te empeñes siempre vas a ser la niña pequeña a la que Perico perseguía. Que sepas que Perico te está buscando y ¡¡ay como te atrape!!
Un beso muy fuerte de tu tío (a Perico no le digo nada, que no me hablo con él) jejeje.

PD. Supongo que te habrás percatado ya de que no dejo de escribir sobre mils cosas :)

Anónimo dijo...

jajaja que bien lo hemos pasado en esos tiempo y espero que se repita año tras año :) y que cada vez valla a mejor
En el campo del puerto hay...
una piscina chachiguay.
Allí se baña el pelotón
y falta Paca y su bastón.
Me la imagino con un bikini naranja
lleno de dibujos de jirafas.
Buuuuceando sin parar
glu glu glu glu,glu glu,
saaalpicando al personal.
No hay sirena que nade mejor que Paca...
La gruñona y dulce abuela Paca.
Paaaaca te queremos Paca,
Paca,Paca,Paca,Paca
Paca ponte ya el bañador...

(con el ritmo de la abeja malla)

JuanRa Diablo dijo...

¡¡No sabes la ilusión que me hace que me escriba un sobrino!!
Veo que no se te olvida la canción a la abuela Paca. Me alegra mucho que así sea.
Un beso muy grande, Alejandro.

Anónimo dijo...

¡Qué risa! Desde luego que eres de la piel del diablo.
Yo quiero ser como tú.
carlos