12 de septiembre de 2012

EL EDIFICIO DE PEIBOL


Se puede decir que conozco a Peibol gracias a mi afición por 13, rue del Percebe.


 En el verano de 2008, recién creado mi blog, comencé a visitar los de otra gente que  llevara más tiempo que yo en esto. Desconocía en aquel entonces un montón de cosas que quería aplicar  y me fijaba en la originalidad de algunas plantillas, en la forma de colocar fotos, en el diseño, los gadgets… El mundo de los blogs me parecía una maravilla que, aunque me haya habituado, no ha dejado de fascinarme.

En alguno de aquellos recorridos, saltando de acá para allá, me llamó la atención una pequeña foto en algún blogroll. Mostraba algo similar al edificio que he nombrado  al principio, el de los comics de F. Ibáñez que tanto me gustaban. Y, curioso, pinché sobre él. 
Ese fue el comienzo.

"El edificio de las ovejas", decía su cabecera. Sólo el nombre ya me gustó, y hoy pienso que probablemente habría dado con él tarde o temprano por lo llamativo de ese título para un blog.
 Entonces leí aquella entrada que, como había intuído, contenía la foto de aquel edificio de disparatados personajes, pero con un montaje personalizado para hablar de los vecinos que el autor había tenido en una anterior vivienda, a los que recordaba con nostalgia. 
Y me gustó. Tanto que busqué otra entrada al azar para leerla también. Y me hizo reír. 

Por la forma de escribir, con un amplio vocabulario, una amena y bien estructurada exposición de hechos y mucho sarcasmo, me formé la idea de que aquellos escritos  serían obra de un adulto, de avanzada edad incluso, pero al indagar en su perfil descubrí asombrado que el tal Peibol era en realidad un estudiante de Tenerife de tan solo 22 años.

Me satisfizo descubrir que aún quedan jóvenes que saben expresarse tan bien. Es triste admitirlo pero no suele ser lo habitual. 
Cuando además supe que no le gustaban las discotecas, que era muy amante de su familia y que le encantaban los Beatles, me sentí tan identificado que empecé a seguirle con asiduidad.
Mis primeros comentarios en su blog, que con el tiempo llegué a leer entero, debieron despertarle  la lógica curiosidad de saber de dónde venía yo, y así Peibol también formaría parte, para mi alegría,  de los seguidores habituales de este blog.

Un día encontré en mi bandeja un correo suyo, y aquello fue algo muy novedoso. Llegar a contactar con alguno de esos bloggers  más allá de este espacio y que dejaran de ser menos "abstractos" era algo que no había previsto, y recuerdo muy bien la ilusión que me hizo el que se animara a hacerlo, sobre todo porque fuimos a dar con la horma de nuestro zapato y aquellos correos se multiplicaron hasta el infinito en una cadena constante desde la península a la isla y viceversa.

Tampoco se me va a olvidar  la primera vez que le llamé por teléfono.  Acababa de morir su abuela, algo que  me ocultó entonces para no hacerme sentir incómodo en esos raros minutos en los que por fin le estás poniendo voz a tanta palabra escrita. El hielo se rompería pronto con llamadas posteriores. Inolvidable  aquella que me anunciaba que venía a Valencia para estar con otros bloggers amigos.
- ¿Te vienes, JuanRa? - me dijo. 
- No me lo perdería por nada del mundo.

Fue un gran día aquel en el que por fin nos veíamos cara a cara para  darnos un abrazo y pasar un día en tan buena compañía. Cuatro blogueros que se conocían gracias a los blogs, y que eso bastaba para sentirnos en buena sintonía, con una afinidad y un cariño mutuo muy grande.

 Hoy, cuatro años después de habernos cruzado casualmente en el camino, puedo decir que lo que más valoro de mi amistad con Peibol es que a pesar del abismo generacional entre los dos, la diferencia de caracteres (el verdadero diablo es él) y  de que pensamos de forma muy diferente en algunas cosas (que nos han llevado a escribirnos montañas de folios, discutiendo hasta cansarnos y darnos por perdidos) siempre me ha correspondido con mucho respeto y enorme afecto y siempre ha habido por ambas partes mucho interés por ayudar en los problemas de cualquier tipo. Y eso es algo muy grande.

Todo este reconocimiento hacia Peibol  y su blog vienen hoy al caso porque el  muy sinvergüenza ha cumplido su palabra. Hace unos dias sacó las llaves del bolsillo y,  después de un lustro contándonos cosas,  cerró  El edificio de las ovejas. 

Señor Peibol, ¿me puede decir usted qué hago yo ahora sin ese lugar al que me había acostumbrado tanto que ya entraba y salía de él como Pedro por su casa? ¿Cómo me privas de tu buen estilo y tu mala leche? ¿Dónde leo yo ahora  herejías e invocaciones a la sota de bastos de tanto calibre? ¿Dónde encontraré una oveja que sepa dar collejas a diestro y siniestro? ¿Acaso no quedan viajes que contar que me ayuden a dar un paseo virtual tan perfecto como el de Nueva York? ¿Y mi petición de que escribieras más sobre tu tía, la inventora de palabras? ¿Y cómo prescindir de  las Andresadas? ¿Y si Julia Roberts vuelve a tu lado? ¿Cómo se van a desvincular El edificio del diablo y A la edad de las ovejas? ¡¡Explícame cómo!!

Te salva el que comprendo tus argumentos y que sé que estás en un momento especialmente intenso en tu vida en muchos aspectos,  porque de lo contrario  habría ido a cortarte el cuello sin miramientos.
Sólo te pido que no dejes tu edificio olvidado en la playa para siempre. 

Por mi parte, como esas asociaciones de determinadas canciones a momentos de nuestra vida,  ovejas, perenquenes y pequeños peter panes  se dibujarán  siempre sobre fondo azul  al compás de la música de los Beatles y las notas de un niño que canta el Tulús. 

Y esta es la entrada con la que te amenacé. No me hiciste caso… ¡pues aquí la tienes! 


Y aquí seguimos, Pablo. Bloggers, ex-bloggers... amigos.

20 comentarios:

Speedygirl dijo...

Puffff, qué duras son las bajas "interneteras", ¿eh? ;P Pero se lo dije a él en su casa: los blogueros hasta la médula siemre vuelven. Apuesto a que volverá.

Ana dijo...

Se nota el cariño JuanRa, pero míralo por este lado, ya sois amigos, ya teneis un pasado y un futuro incluso mas allá de las visitas al blog, ¿verdad? Y ganar eso ya es importante. Yo espero que Peibol no cierre del todo el edificio que verlo tan vacío da penita. ¡A mí también me encantan los Beatles y no me gustan las discotecas!, jaja.
Me ha gustado este homenaje y a él le encantará.
Saludos
:)

Misaoshi dijo...

Yo siempre le recordaré por aquél peo en la ducha. Es muy triste. Pero más triste es que deje de escribir alguien que hacía reir a todo aquél que le leía.
Hasta Julia Roberts le leía.

Raquel dijo...

Preciosa entrada JuanRa :)
Algo se muere en el alma cuando un blogger se va, pero todo tiene su fecha de caducidad. La verdad es que para mi tu blog y el suyo están unidos, porque cuando conocí el suyo también conocí el tuyo gracias a vuestros intercambio de comentarios.
Da pena despedir a un bloguero con el que se ha pasado buenos momentos.
Saludos.

papacangrejo dijo...

Yo también creo que volverá jejeje eso espero, me río un montón.

Amig@mi@ dijo...

Siempre acabamos volviendo. Pero a veces es necesario descansar. Yo lo he sentido este verano, cuando he estado a punto de cerrar del todo, son rachas, y por tu alegría espero que eso sea lo que le pasa a él.
Ahora me has picado con ese blog y llego justo cuando lo cierra.
:(
Besos, amigo ángel que hoy vienes "transmutao"

Montse dijo...

Pues mira que va a resultar que mi amigo diablillo tiene un corazoncito escondido!
Ha sido una entrada preciosa,emotiva, yo de él, estaría super contenta y espero que vuelva, que lo hará, porque esto del blog tiene un poco de magia ya que forma amigos más allá de la blogosfera y con la gracia de que cuando empezamos un blog nos parece imposible que gracias a él podamos hacer amigos, pero es así, a mí también me ha pasado.

Besitos!

Natty dijo...

Que lindas palabras le dedicas a tu amigo, ojalá vuelva algún día, pero si no vuelve de seguro esa amistad se mantendrá por siempre =)

Un abrazo!! Y vamos por esa magdalena que estoy esperando la entrada =)

peibol dijo...

¡Cabrones! ¡Me vais a hacer llorar! XD
Una entrada preciosa JuanRa, me has dejado sin palabras; honrado y emocionado a partes iguales. ¡Qué bonito, qué honor y qué de todo!

Es curioso que fuera justo en ese momento, al comenzar a explorar blogs, cuando te topaste con mi montaje del 13 rue del percebe. ¿Y si hubiera publicado esa entrada mucho antes o no lo hubiera hecho nunca? ¿Y si lo hubiera hecho con otra foto?
Sea como fuera, no sabes cuánto me alegro de que la casualidad se pusiera de nuestra parte, porque nos ha permitido traspasar la barrera del anonimato y la pantalla, para poder hablar de "mi amigo JuanRa, de Murcia", el mismo con el que he compartido correos interminables, fotos, vivencias, llamadas... ¡e incluso una paella en Valencia!
Sobra decir que también ha sido (y es) un inmenso placer haber dado contigo, porque sin duda es este tipo de cosas las que hacen grande a la bloggosfera, y por las que me apena dejarla.

En cualquier caso, como bien vaticinan algunos, hay Peibol para rato, aunque sea mucho más esporádicamente, a la sordina y a través de blogs ajenos. El edificio de las ovejas ha cerrado, es cierto, pero no le he puesto candado a la puerta... :)

Un millón de gracias a ti por esta entrada tan bonita y por ser como eres, y a los bloggers que tanto aquí, como en mi blog, me han dado unas despedidas tan afectivas. Un inmenso abrazo. :D

PD. Me ENCANTA la canción que has elegido. :)

peibol dijo...

A todas estas... ¿sorprendido de que un veinteañero tuviera esa forma de pensar y expresarse? ¿Y qué me dices de toparse con un señor de Murcia que escribe de una forma tan brillante? A mí que me habían dicho que los murcianos eran todos de campo, como las ardillas... XD

Naa, ahora en serio, de nuevo mil gracias por todo en general, y por esta entrada en particular. Creo que nada de lo que comente va a estar a la altura de un homenaje tan emotivo como el que me has hecho. GRACIAS. :)

Doctora Anchoa dijo...

Es una pena cuando alguien a quien al final has acabado considerando como un amigo echa el cierre. De todas formas, y sobre todo una vez visto su comentario, para mí que no es una despedida definitiva.

Ángeles dijo...

Después de este homenaje, si yo fuera Peibol estaría cayéndome de la silla por los dos lados.
Creo que nunca he comentado en su blog, pero sí lo he visitado a veces, sobre todo después de ver aquí alguno de sus ingeniosos comentarios.
Bueno, parafraseando a los sabios, no nos lamentemos por haber perdido un blog; alegrémonos por haberlo tenido.

Enhorabuena a ambos por todo.

PD: el dibujo del edificio vacío encoje el alma.

Sese dijo...

Es una pena que vayan cerrando blogs amigos, pero me he dado cuenta que es una constante en la blogosfera, en cualquier caso espero que tengamos Diablo para rato, que haga bueno el dicho que más sabe el diablo por viejo... y que nosotros lo leamos.

saludos

loquemeahorro dijo...

Desde luego, me entero de que existe el blog, el día que lo cierran.

Ya, ya, su nombre lo he visto muchas veces pero hay tantos que me suenan y en los que al final no entro (no haría otra cosa en todo el día).

Yo también he conocido "en persona, personalmente" a otros blogueros y ha sido una experiencia de lo más gratificante.

Anónimo dijo...

Bueno, bueno...Me encanta saber y comprobar, aunque ya lo había hablado contigo "bis a bis" que internet sirve para humanizar. Es una historia bonita digna de ser llevada al cine...a fin de cuentas cuantas chorradas menos dignas se dejan ver por la pequeña pantalla, no?
Por cierto Peibol, Juanra aprendió a leer y escribir como los ángles en su Elda natal...en Yecla (Murci) aprendió a amar y ser amado, que no es poco tampoco.
Un abrazo a ambos
Txema Rico

X dijo...

Has desvelado el gran misterio que mueve este mundo, la blogsfera. El cómo es posible que perfectos desconocidos empiecen cayéndose bien a través de las palabras, haciéndose amigos, pasando del blog a blog a otras plataformas, al correo, al teléfono. Y al culmen que es conocerse en persona, kedadas se llamaban antes, ahora lo llaman "desvirtualizarse", aunque a mí no me gusta. Sé lo que es, lo he hecho a menudo. Ahora es cada vez más normal, tanto que ya no se pregunta en los memes. Antes solía ser una de las preguntas, "¿has conocido a alguien por internet?". A alguien, reía yo. A más de 20. Y así es. Esto es lo maravilloso de internet. Ojalá lo supiera todo el mundo.

JuanRa Diablo dijo...

Speedygirl:

Así es, Speedy. Y aunque fuera con un blog distinto, me encantaría verle escribir de nuevo.

Ana:

También lo enfoco desde ese punto de vista, amiga bohemia. Ganado hay mucho. Claro que más ganado había en ese edificio: el ganado lanar (yo siempre con la tontería :p)

PD : ¡¡Tendremos que crear el BLBC!! ( Beatles Lovers Bloggers Club ;))

Misaoshi:

Ya verás como Julia Roberts tarda en hacer nueva película. Seguro que también le ha dado bajón saber esto.

Raquel:

Contigo y con Ana he coincidido muchas veces en el rellano del edificio. Es curioso pensar en estos lazos que terminan formándose a raíz de tanta visita y de los continuos comentarios que “escuchamos” en algún lugar común. Al final esto es igual que un edificio de vecinos, y nos conocemos un poco todos, aunque sea de “vista”. :)
Sí me da mucha pena. Y hablo en serio.

papacangrejo:

Tú afila las pinzas por si tarda más de la cuenta.

Amig@mi@:

Supongo que a mí también me ocurrirá, pero de momento bloggear es una de mis distracciones más gratas. Siempre hay alguien que me sorprende, me emociona o me hace reír. Y compartir cosas con gente de tanta sensibilidad como tú, es muy enriquecedor.

Pero te empeñas en buscarme el lado ángel y no te daré el gusto. ¡Diablísimo hasta la médula!

Montse:

Yo recuerdo perfectamente el momento en que publiqué la primera entrada, cuando me preguntaba si de verdad habría gente que llegara hasta aquí y me leyera. Y haciendo un repaso general hasta el día de hoy… ¡madre mía, la de historias de todo tipo que me han sucedido desde entonces!

Tú lo has dicho, tiene mucho de magia. Y espero que esa chispa tarde mucho en desaparecer, porque veo el panorama algo turbio con tanta tecnología novedosa y atractiva

Natty:

Gracias, Natty. Y aunque solo sea por esas expectativas creadas, habrá entrada magdalenera. No sé cuándo pero la habrá. ¿Tendrás paciencia? ;)

JuanRa Diablo dijo...

peibol:

¿Peibol? ¿¿Y tú quién eres?? xD

¿Qué más podría añadir que no sepas ya? Y aún me he quedado corto en parabienes a tu blog y en agradecimientos hacia ti (por mil cosas más)

Pero aquí los dos dándonos las gracias y lo que de verdad me apetece es otra Paella Live (en parte para poder atizarte por esta deserción xD) A ver si consigues un día uno de esos vuelos barateros y me das una alegría. ¿Dónde toca? ¿En Las Casas del Señor? :))

Un abrazo grande (como un edificio)

PD. ¿Un señor de Murcia? ¿De campo como las ardillas? Cuánto exageras cuando escribes desde tu yate. XDD

PD2. Como el edificio sigue abierto, igual te espero algún día en la puerta del teatro; el de la gentuza, ya sabes :p

Doctora Anchoa:

No, por la cuenta que le trae no será una despedida definitiva. Te lo dice alguien que sabe de condenas eternas. :D

Ángeles:

Debe ser algo bastante común el que vayamos a echar un vistazo a los blosg de otros por haberles leído un comentario simpático o ingenioso. A través del de Peibol conocí a otros bloggers que ahora forman parte de “mis imprescindibles”.
Y ahora no sabría decirte si fui al blog de Loque por verla asomar en el tuyo; creo que sí.

PD ¡Y tanto! ¡Es que no está ni la araña del hueco de la escalera! :(

Sese:

Creo que me queda cuerda para rato. ¿No ves que tengo tanta antigüedad a cuestas? ¡Es normal que aún guarde entradas en el tintero!
Aunque estas cosas no deben decirse en voz alta, que luego el cornudo de mi Jefe es capaz de boicotearme.

Pero tú sigue endiablándote, Sese, que yo me embolicaré todo lo que pueda. :D

loque:

Pues es verdad, vemos nombres que nos son familiares desde años ha, pero no podemos abarcar más blogs de los que llevamos en danza, o podríamos morir de empacho internetero.

Me pregunto si habrás tenido la suerte de conocer a Edwina, y a su amiga. Y si la reunión sería con trajes regionales típicos. Y si te habrá llamado alguna vez tu amigo José Velez. Si algún día nos conocemos, tengo taanto que preguntarte.

Txema Rico:

Internet podría ser fuente de multitud de guiones verídicos interesantes, por todas esas relaciones que han nacido desde que existe. Y habría de todo tipo: amor, humor, terror, drama, erotismo...

Eso de que en Yecla aprendí a amar y ser amado te ha salido de un lirismo.... Me he visto cual trovador con laúd recitando versos a la moza de mis desconsuelos, pijo XDD

X:

Digo yo que conocer a X, más que desvirtualizarle es resolver un enigma , ¿no? :D
Muy de acuerdo en cómo describes este “gran misterio”.
Y sorprendido de encontrarte entre esta “secta de pecadores” Es uno más de esos rebotes rocambolescos de la blogosfera:

Yo visito al Extraño Desconocido, tú pasas por allí, yo me pregunto quién es el Señor X y me adentro en tu mundo, un planeta avanzado en unas cuantas décadas a éste. Te huele a chamusquina ver un diablo por allí y al seguirme... bajas al infierno...

Elemental, querido Watson :)
Un saludo

Pecosa dijo...

Qué entrada tan bonita, JuanRa, es preciosa. Se nota que dices las cosas de corazón, llega el sentimiento. Un abrazo para ti, y otro para Peibol.

JuanRa Diablo dijo...


Es que hay ciertos bloggers, Pecosa, que facilitáis mucho un acercamiento, y de corazón te digo también que eres una de esas amigas blogueras a las que he cogido muchísimo cariño, ya lo sabes.
Y de aquí a muchos años seguro que habremos dado carpetazo a esto de los blogs, pero que no se nos olviden nunca estos pequeños grandes encuentros y la felicidad que nos proporcionaron.

Otro fuerte para ti ;)