12 de diciembre de 2012

LA ABUELA DEL SIGLO

Es fácil recordar una fecha como la de hoy: día doce del mes doce del año doce.
Y difícil que yo olvide que es la fecha exacta en la que nació Francisca, mi abuela paterna (12/12/1912)

Hoy, por tanto, habría cumplido 100 años.

Por este motivo he querido rendirle un homenaje especial, escribiendo algunos de los muchísimos recuerdos que guardo de ella, de su eterna jovialidad y de su envidiable buen humor.

Una de las cosas que más me gustaba de mi abuela era su risa, una carcajada larga, sonora  y fresca que  nos contagiaba a todos. Era propensa a reír, pero sobre todo a hacer reír, algo en lo que me he identificado siempre: si uno se lo pasa bien  con tus payasadas, pues se hace el payaso hasta sus últimas consecuencias.

Quizás el apego especial que siempre sentí hacia ella (y ella hacia mi) se deba a nuestras similitudes, a ciertos rasgos comunes: golosos de campeonato, ganas de reír, con la facilidad de hacerlo hasta de nosotros mismos, y gusto por contar historias cargadas de imaginación, con sus repentinos toques surrealistas.
Hoy más que nunca me doy cuenta de que todas estas cosas las heredé de ella.

Era divertidísimo escucharla hablar a las revistas del corazón, dirigiéndose a los personajes de moda como si los tuviera delante y les conociera de toda la vida. Irónica, bromista, guasona. A Isabel Preysler la llamaba "el punto filipino" y a mi otra abuela le prometía que algún día le presentaría a Julio Iglesias, pues aseguraba conocerle, como a tantos otros de la alta sociedad.

Hubiera sido una buena actriz, pues no podía ser más teatrera. Si encontraba una corona se la colocaba en la cabeza y se convertía en una reina. Si veía un pañuelo se cubría el pelo y pasaba a ser una humilde pastora. Y urdía una historia en la que intercalaba versos improvisados para el delite de todos los que la observábamos.

Un día le comentó a mi hermano Fran que cuando se desvelaba por las noches y no conseguía dormir, mataba el tiempo construyendo poemas mentales a los que iba buscando su ritmo y su rima.

"No te haces una idea, le decía, de los cientos de poemas que habré pensado. Pero, claro, como después no los escribía... los he ido olvidando todos".

Fran le propuso entonces que al menos le recitara uno, que él se encargaba de escribirlo. Y ella, haciendo memoria, le dictó el último que recordaba.


Allá lejos, muy lejos,
donde el sol cae cada día,
un tranquilo hogar había,
y en el hogar, unos viejos.

La ilusión y encanto era
una muchacha que huyó
sin decir adonde fuera,
y esa muchacha soy yo.

Hoy no existe ya la casa.
Hoy no existen ya los viejos,
y una muchacha, muy lejos,
llorando su vida pasa.

Y al caer todos los días
sobre aquella sierra el sol,
caen con él mis alegrías
y llora mi corazón.

Hoy lo rescato de nuestro álbum de recuerdos para trasladar  aquí aquella inspiración. 
Me resulta curioso pensar en lo  poco que hubiera imaginado ella que hoy lo podrían leer tantas personas.

Si mi abuela hubiera conocido este blog, habría posado encantada para cualquier foto. Le gustaba ser retratada y poner poses ante la cámara como si fuera una estrella muy famosa.
Y con toda seguridad me preguntaría si mi blog es leído por mucho "público". Aún hoy, mis hemanos y yo, la imitamos pronunciando esa palabra. Jamás decía "gente", ella prefería "público":

Nene, ¿pero había mucho público? ¿Cuánto público había?


Hace un par de meses encontré una vieja cinta de VHS con un rótulo en su lateral que decía: Abuelita en casa.
Recordé vagamente aquella grabación que hicimos a nuestra abuela y, sin visionarla siquiera, la llevé a una tienda de informática para que me pasaran todo aquello a formato digital.
Escucharla y verla en movimiento tantos años después ha sido algo más que un regalo.
El regalo que ella nos sigue haciendo a nostros con su amado e imborrable recuerdo y el que le quiero hacer yo a ella en su aniversario.

¡¡Pero qué bien te sienta el siglo de vida, abuela!!


 

22 comentarios:

Misaoshi dijo...

Qué bonito.

Cómo quiero a tu abuela también, y qué feliz ha tenido que ser con vosotros para sonreir tanto y hacer reir tanto.

Y lo mal que lo debió pasar en su día, para componer ese poema. Qué triste es.

Ains, felicidades desde la Tierra, abuela.
Si usted supiera que su nieto iba a ser el Diablo en persona, quizás habría reído mucho más. Para estar orgullosa.

Ana dijo...

Que abuela tan marchosa tenías JuanRa, cantaba, recitaba, desprendía felicidad, era teatrera y actriz y estoy segura de que te enseñó a ser como eres, se nota. He sonreído mucho con el video, que bien se lo pasaba, ¿eh? Seguro que ella era la alegria de la huerta. Yo valoro mucho el buen humor y por lo que se ve tu abuelita lo rezumaba, jaja...
Una fecha estupenda la de hoy. Tenemos algo en común y es que mi abuela de estar viva tambien tendría 100 años, vivió hasta los 92 y se sabía algunas rimas que nunca se fueron de su memoria, la echo mucho de menos.
A tu abuela le habría encantado este blog y seguro que habría participado activamente en el, dandote ideas y todo.
Un abrazo grande
;)

Lillu dijo...

Jaja pero qué artista tu abuela!! Seguro que allá donde esté está siendo la alegría de la huerta para todos los que la rodean ;)

saluditos

Ángeles dijo...

Qué encantadora tu abuela, JuanRa. Por lo que voy viendo, no te ha faltado a ti de quién heredar el talento y el talante cómico y artístico, ¿eh?

Ha tenido que ser estupendo para vosotros volver a ver a la abuelita en esta grabación tan entrañable y divertida. Seguro que habeis disfrutado mucho.

Lo de sus poesías memorizadas me ha resultado especialmente conmovedor. Ya te contaré.

Un saludito.

Montse dijo...

Tu abuela es un encanto ¡qué mujer más increíble! lo sabe hacer todo, cantar, recitar, y lo más importante ¡reir y hacer reir!
JuanRa das una envidía que para qué, con ese cielo de abuela que tenías y me ha hecho mucha ilusión ver el vídeo.
Pues nada, que el público está muy contento de haber conocido a tu abuela :)
Un beso.

Anónimo dijo...

Como si ayer mismo fuera..como si hiciera un momento...hubiera escuchado a mi abuela recitar unos versos...qué cerca...y qué lejos...
Estoy de acuerdo Juan...qué bien le ha sentado el siglo de vida!!!!
anasister

Mar dijo...

Juan, preciosa tu abuela!!, os ha transmitido mucho seguro.
Un beso

Amig@mi@ dijo...

Como tantas otras veces, tocas mi sensibilidad. ¡Qué bonito homenaje!
¿Tu crees que una persona tan viva en vida no lo será también en el más allá y visitará tu blog de vez en cuando?
...
Besos

Sese dijo...

Qué alegría de abuela has tenido, sin duda tú y Samuel (por lo que cuentas) habéis heredado esa alegría y la vena teatrera, seguro que con ella tu infancia fue un poco más feliz.

O SuSo dijo...

Genial tu abuela, me recuerda a mi madre recitando "un duro al año"...me encantaría que a mi madre le dejaran ser tan artista como tu abuela era.

En la foto que tienes 16 años se ve que teníais una química especial.
Mientras sigas sonriendo con su recuerdo una parte de ella sigue viva, en ti, en tus hijos y algún día en tus nietos, sino al tiempo.

Abrazos

Natty dijo...

Que hermosas palabras, que hermosos recuerdos =)

Se nota que era una artistaza!!! Muy hermoso su escrito =) (su "pensado" en realidad) ..

Un fuerte abrazo!!!

Pecosa dijo...

Ay, JuanRa, las abuelas... qué maravillosa la tuya. Una divina... Qué bonito verla recitar y cantar y bailar, y escuchar vuestras risas de fondo.

Coincido con los demás comentarios, seguro que todos hemos sonreído al ver el vídeo, y entiendo también que seáis una familia tan alegre y feliz. Esas cosas se transmiten de generación en generación; y no me cabe duda de que, algún día, serás tú el abuelo teatrero, alegre y maravilloso.

¿Sabías que mi abuela también se llama Francisca?

Felices cien, señora Paquita.

Anónimo dijo...

Veo a tu abuela Paquita y es como si viera a tu hermana. Al menos en la primera foto me lo parece. Sabes que yo para los parecidos o todo o nada...jajaja.
12-12-12...que gran fecha para nacer y que gran fecha para ser recordada por su nieto.
Muy bonito y emotivo querido Juanra, una vez más...
Txema Rico.

JuanRa Diablo dijo...

Misaoshi:

Para bonito, tu comentario, Misa. Muchas gracias.

No sé en quién se inspiraría para componer ese poema, pero te aseguro que no en ella. Diría que es una historia inventada.

Ana:

Muy marchosa, tú lo has dicho. La que llevaba la voz cantante en las diversiones familiares. No faltaba nunca aquel
"Carrascal, Carrascal, qué bonita serenata..." que solía comenzar ella.

Y sí, estoy seguro de que me habría pedido participar en el blog de alguna forma, como la abuela del diablo, sin duda, jeje.

Lillu:

Sii, la imagino canturreando ante su "publico" y metida en sus papeles.

Ángeles:

Ella era mucho más alegre que yo, pero me acerco bastante a su temperamento.

Volver a ver esa grabación ha sido increíble, sí. Curiosamente, después de verla no me quedó sensación de nostalgia o tristeza, fue como asomarme a una ventana desde la que se pudiera ver y fuera de lo más normal.

Recuerdo aquel día muy bien y por suerte la tenemos en muchos minutos de grabación.

(¿?) Ya me contarás :)

Montse:

Me alegro mucho. Me hacía ilusión celebrar esa fecha especial escribiendo sobre ella, y tenía muy claro que iba a resultar simpática en cuanto la viérais en el video. Era pura alegría.

Un beso

Anasister:

Entonces te ha ocurrido como a mí.
¿De verdad ha pasado el tiempo?

JuanRa Diablo dijo...

Mar:

Gracias, Mar. Seguro que lo ha hecho.

Amig@mi@:

Y por qué no, ¿verdad? Al menos es bonito pensar que es así.
Gracias Montse :)


Sese:

Pues sí, Sese, has acertado en todo. Hoy me está costando decir algo más que dar las gracias por vuestros comentarios.

O Suso:

Como le decía a Sese antes, no se me ocurre más que asentir vuestras palabras, que me emocionan.

Gracias, Suso de Teis, y un abrazo (ah, y mañana tu post ;)

Natty:

Me alegra mucho que te haya gustado tanto su "pensado" :)
Un beso, Natty

Pecosa:

Ay, Pecosa, las abuelas... sí. Se quedan a vivir con uno de por vida.
La mía sigue estando muy presente. Debió derrochar tanta vitalidad que ahora nos quedan reservas.

¿Con que la tuya es Francisca también? Otra grande la yaya de Pecosa. Muy grande :)

Gracias.

Txema:

Pues no te diré que no tenga algo de mi hermana, aunque en esa foto no le encuentro mucho parecido. La forma de los pómulos, quizás.

¿Verdad que hay fechas de nacimiento que molan mucho? Jejeje.

Gracias, Txema.

Gamar dijo...

Ahora entiendo mejor, ya había una artista en la familia.

JuanRa Diablo dijo...

Claro, Gamar, era el as que tenía escondido en la manga :D

Mae Wom dijo...

Bueno, bueno, es que os teníais que parecer ¡si tú eres la ecuación resumida de su fecha de nacimiento!

Esa foto antigua de tu abuela con 20 años me encanta, por cierto.
Siempre me he preguntado al ver estas fotos dónde empezaba la moda en la apariencia de la gente y dónde empezaba la moda en la forma de fotografiar. El peinado, los colores, el maquillaje...vale, pero ¿¿las sonrisas de la "época"?? ¡¡Si no había photoshop!!

Yo estoy segura de que si tu abuela todavía estuviera con vosotros tendrías una dura competencia: tendría su propio blog. ;-)

Por lo que cuentas está claro que la llevas en los genes. Tantos años de historia buscando la inmortalidad y la respuesta una vez más está en el adn.
Bonito homenaje a tu abuela. ;)

cirugia plastica de nariz dijo...

Que lindo!! que gran homenaje a tu abuela, recordar sus anecdotas, sus fotos, sus poemas!! uno vive mientras es recordado!! y vaya manera de recordarla te felicito!!

hitlodeo dijo...

Ya sé de donde te viene lo del show business

JuanRa Diablo dijo...

Mae:

El colmo hubiera sido que mi hijo naciera el 3/3/03. Nació ese año, pero no afinó como nosotros dos :D

El apunte que haces de esa foto (a mi también me gusta mucho) me ha hecho gracia porque yo tambien pienso que ni en mil intentos conseguirían las mujeres de hoy esa forma tan particular de posar.

No sé si se habría atrevido con un blog, pero te aseguro que me propondría a menudo algún tema, alguna historia, algún poema. Y le encantaría que le leyera los comentarios. Como si lo viera.

Gracias, Mae.

cirugia plastica:

Gracias. Y me alegra que vuelvas a asomar y a comentar.

Hitlodeo:

¿Te llegaron las entradas para lo mío en Broadway? :p

Anónimo dijo...

A mi me ha puesto triste...yo también quería mucho a mi abuela y...lo que te decía el otro día...que no quede ni sombra de nosotros, tan solo un recuerdo en los seres queridos, un recuerdo condenado a desaparecer también, me pone enfermo.
Por otro lado ya veo, ya, como la genética funciona. Así has salido tú.
carlos