7 de diciembre de 2012

MURCIANICO STYLE

Con el dedo señalo un lugar en el mapa. ¡Ahí está Yecla!

La ciudad del mueble, de los libricos y del frío que pela.  

Situada en la comarca del altiplano, en la provincia de Murcia, puedo dar fe que se nota que está en alto y que cuando llega el invierno y corre el aire... ¡la madrrre del cordero!

Hay mañanas en las que al salir a la calle tengo que soltar un sonoro mecaguenlaleche para animarme a mí mismo y poder sobrevivir. Aunque sintiéndome  ya un verdadero murciano, debería exclamar aquello de:

¡Acho qué frío! o ¡Qué rasca, pijo! 

Ya hace 12 años que vine a parar a esta encrucijada de caminos. A tan solo 10 minutos en coche de territorio castellano manchego  y a otros 10 de la Comunidad Valenciana, creo que es este un buen lugar para vivir. Incluso en invierno.(Si los pingüinos conocieran esta zona, estarían de acuerdo conmigo)   

A estas alturas  ya me siento  yeclano, muy yeclano, y como no dudo en proclamarme como tal, algunos creen que nací realmente aquí. Pero, claro, basta con que me escuchen hablar un rato para que siempre asome un espabilado que me diga eso de:

Pero tú no puedes ser de aquí, que no tienes el acento.

Y es que no se puede tener todo en la vida. 

Esa carencia en mí del acento yeclano, del que aún no he conseguido contagiarme, esa entonación en clave de sol que tanto me gusta, la suplen en casa mis hijos, yeclanicos de pura cepa, con ese deje cantarín de palabras en las que las eses finales brillan por su ausencia.

A veces les escucho hablar entre ellos y me resulta todo un espectáculo. Hasta utilizan esas palabras que solo se oyen por aquí y que yo no tengo en mi vocabulario.

Este pasado verano, en el campo de los grillos, escuchaba conversar a Samuel con un vecino de su edad. Estaban haciendo planes para esa tarde,  pues es habitual que se reunan todos los niños y niñas que por allí veranean para divertirse juntos. Como no llegaban a ninguna idea definitiva, propuso Samuel:

¿Y si pillamoh lah bicih y noh vamoh donde lah zagalah?
(Sustitúyase cada  H por S en caso de necesidad)

Y yo, que estaba leyendo un libro, me tuve que tapar la cara con él para reirme un rato.  Aquello me resultó digno de haber sido grabado y enmarcado. 

No era solo que se merendó todas las eses finales como buen yeclano en todo su esplendor, ¡es que por primera vez le escuchaba decir zagalas! 
Y no sé si me resultó más chocante el hecho de de repente me pareciera muy mayor, pensando ya en féminas, o el que dijera "zagalas" en vez de "chicas"  

¿¡Zagalas!?, pensé, ¡Bravo, Samuel, has alcanzado la más alta cima del murcianismo!


Os puedo asegurar que esta tierra tiene algo que hipnotiza, atrapa y engancha para siempre. Mis raíces son alicantinas pero en las ramas de mi tronco empieza a asomar el verdor de la hermosa huerta murciana, (con suh tomaticoh, suh cebollicah, suh pimienticoh...) por lo que desde hoy mismo (la publicación en el blog le dará carácter oficial) me considero murciano también. Una miaja, al menos. 
Así que cuando escuchéis hablar de Yecla, o de la tierra murciana en general, exclamad sin miedo: 

"¡Anda, pijo, la tierra del diablo!"




29 comentarios:

Bichejo dijo...

Decimos acho y qué!! Mi parte murciana ha flipado lo más grande en la última semana con el vídeo de marras, que además está rodado al ladito de casa de mis abuelos.

Lillu dijo...

Yo nunca he estado en Yecla, pero tendré que visitarlo algún día :)

En cuestiones de acento, llevo más de una década en Tenerife y nadie acierta a saber que soy gallega. Intuyen que soy peninsular pero ya luego la zona no la pillan. Y cuando vuelvo a Galicia me dicen que tengo acento canario!! Si es que se me pega todo involuntariamente, qué le voy a hacer ;)

saluditos

Anónimo dijo...

Tomas: Siempre me he preguntado con esto de los acentos quien fué el primero que empezó, por ej. quien fue el primero que dijo eso de Acho!, porque tuvo que haber un primero, hay que ver que escuela creó.....

Yecladactyl dijo...

Como decía “El Roto” en una de sus viñetas: A mí me da vergüenza ser de cualquier sitio.

Pero aparte de eso, dear evil, te diré que los yeclanos no somos murcianos: ni pijo, ni acho, ni huerta, ni clima, ni río, ni playa, ni ná.

Es verdad que no decimos ni una ese final, pero ahí acaban las similitudes.

ripley dijo...

a samuel lo que le pasa es que ha escuchado a juan perro y de ahi lo de zagala por lo demas me ha hecho mucha gracia recordar como hablan los argentinos a quienes en la escuela los enseñan a conjugar bien y luego mira como lo hacen.

¿para que quieres tener acento yeclano ahora que todos buscan un rasgo diferenciador para independizarse?

abrazos

Ther dijo...

¡Veo mi Illice desde tu puzzle!

Enséñales a tus niños ese "che" nuestro tan valenciano, que verás qué mezclas te montan con el "acho"...

Montse dijo...

Es fantástico eso de reivindicar el "acho" y todo lo demás, pero lo que me parece mucho mejor aún es que seas yeclano, jeje.
Muy divertido el tema y el baile que se gastan los "zagales" murcianos!!

Un beso :)

Anónimo dijo...

El otro día en Radio Nacional hablaron sobre la palabra "zagal" y está mucho más extendida por España de lo que pensamos. Mi abuela en lengua valenciana decía "sagal" o "sagaleta" o "sagaletes"....
Hasta aquí puedo leer zagales.
Txema Rico

Anónimo dijo...

Si ejjjjjj que broder, mira que hablar así.......

Amig@mi@ dijo...

La primera vez que escuché yo a una mujer de Baza decir que tenía 3 zagales, le pregunté toda "lerda" que si tenían OVEJAS.
Para mí, castellana de pura cepa, el término zagal va inevitablemente unido al pastorcito que cuida el rebaño ¿NO?
jaja
Besos

Ángeles dijo...

¡Acho, qué bueno el vídeo! Desde ahora me declaro fan del murcianico style.
Los andaluces, por la aspiración (o eliminación total) de la -s al final de sílaba, también tenemos fama de "hablar mal", aunque hablar bien o mal no tiene nada que ver con el acento, porque no hay acentos correctos y acentos incorrectos.
Uy, me estoy poniendo reivindicativa yo también ;-)

Lo de los acentos, ya sabes, es algo que me parece muy interesante y sorprendente, por la variedad tan grande que existe y porque se salta las fronteras geográficas que es un gusto.

Por último, por aquí se dice “chacho” (recorte de “muchacho”), y me pregunto si vuestro “acho” procederá de lo mismo.

Un saludito… o seaaa, un saludico.

Misaoshi dijo...

El ayuntamiento de Yecla debería darte un premio por la publicidad maravillosa que le haces.

Es que dan ganas de ir, acho!

Sese dijo...

Vamos que te van a nombrar hijo adoptivo de Yecla de aquí nada.

Lo más cerca que he estado ha sido en Chinchilla, Albacete, en una maniobras de la mili, y creo que nunca he pasado tanto frío en mi vida(era febrero). Si el clima yeclano es similar al de Chinchilla comprendo perfectamentre tus reniegos matinales cuando vas al curro.

JuanRa Diablo dijo...

Bichejo:

¡Mira tú por dónde! Tenía que haberte pillado la cosa estando allí, y que dejaras rienda suelta a tu lado murciano con un bailoteo :D

Lillu:

Tendrás que soltar de vez en cuando algún carallo para que te ubiquen.
Algo como "¡Ya se me escapó la guagua, carallo!" xDD

Hace años mis primos de Sevilla veraneaban con nosotros en Petrel. El acento sevillano se nos pegaba que daba gusto. Tenía que pasar algún tiempo sin ellos para ir perdiéndolo.

PD. Si vienes a Yecla, avisa, que te recibo con cartel de Bienvenida y libricos :)

Tomás:

La famosa escuela del achoismo. ¿Quién sería el achoista fundador?

Yecladactyl:

No es que Yecla no sea Murcia, ¡es que ni siquiera es España!, que para esos somos “el extranjero” :p

Desde luego el “pijo” jamás lo he oído por aquí; en cambio eso de “acho”, de vez en cuando.
En cualquier caso, el video me pareció tan simpático que quise escribir un poco sobre el acento de aquí pero sin olvidarme de toda la región. Y con todo mi cariño, por supuesto.

Un saludo, dear paisana ;)

Ripley:

A Yecla no le hace falta independizarse porque ya es un mundo aparte ;D
Yo a donde os invito de verdad es a la república independiente del infierno. Y en invierno, más.

Ther:

Tu Ilice, y un poco la mía, que 13 años trabajando allí me dejaron huella (datilera).

Con el ché y con el acho podrían hacerse un gazpacho
(Con sabor a huerta y horchata)
Posdata: qué empacho :p

Montse:

Yo me habría apuntado a ese baile sin dudarlo, que también me siento zagal. Crecidico, pero zagal :D

JuanRa Diablo dijo...

Txema:

Es que viniendo del árabe, como he comprobado, seguro que es un vocablo muy extendido. Pero como yo no lo utilizo, al oírselo me hizo mucha gracia la cosa.

Saxsista:

¡Pero si ganamos todos los concursos!

Amig@mi@:

Pues claro, todo zagal va unido a su zurrón y a su zambomba. (Se ve que las zetas se van llamando unas a otras) Y en BaZa, más :D

Ángeles:

Welcome to the Murciancico way of life!

Estoy totalmente de acuerdo, nadie habla mal solo por tener un acento diferente al nuestro, salvo que la comunicación no se lleve cabo, que no es el caso.

Los acentos es algo así como pintar un mismo paisaje utilizando colores distintos.

Yo diría que si, que ese “acho” es “muchacho” aplicándole la ley del mínimo esfuerzo, jaja

Zee you!

Misaoshi:

Yo estoy muy disgustado. En Yecla hay una Calle del Ángel. ¿¿Y la del Diablo?? ¿Qué favoritismos son esos?

Saludos, Misa ;)

Sese:

Pues algo así será. Puro clima continental, de ese que te deja como un pámpano en invierno y escalfado en verano.

Aunque hay una localidad en Albacete llamada La Roda que no sé por qué razón convergen allí todo los fríos del mundo y más. Es el Polo manchego. Es la Siberia de España. Cuando un tren llega a La Roda todos los pasajeros lo notan porque se les hielan las pantorrillas de golpe. Y no te exagero.


Pecosa dijo...

Zagala, jajajja, no le pega nada decir eso a un niño, qué gracioso este Samuelico.

Para mí Yecla siempre será la tierra de JuanRa Diablo. Para mí es imposible dejar de relacionar ambas cosas desde que sé que vives allí.

Yo estoy luchando horrores para no perder mi acento, no quiero que se me pegue el tono argentino; aunque un poco es inevitable, pero intento compensarlo marcando bien las essses y las zzzetas. Que se vea que soy española, oiga!

JuanRa Diablo dijo...

Pues como tengas facilidad para que se te peguen los acentos, vas apañá, Pecas :D
Creo que a mi en Argentina se me contagiaría, cosa que no me importaría demasiado, pues es un acento sumamente expresivo que me gusta mucho.

Tú haz de vez en cuando una paella cantando copla, para que no queden dudas, jajaja

Mae Wom dijo...

Jajaja!! Qué bueno!! Estuve yo una vez en Murcia, en la playa y he decir que acostumbrada a las bravuras de los mares del norte aquello me pareció demasiado tranquilo pero a ti deberían hacerte embajador porque me has despertado el gusanillo.
Seguro que con un guía como tú redescubriría un sitio totalmente distinto. :)

Eso sí, a los murcianos, si me hablaban deprisa no les entendía nada de nada (y creo que si me hablaban despacio tampoco).
Yo creo que mi cerebro se quedaba bloqueado intentando comprender las primeras palabras de la comunicación y por descontado, ya me perdía el resto.
Deberían pensar que los de la capital estamos más empanaos...y con razón. ;)

X dijo...

Jajaja, vi este vídeo hace unos días y me encantó.

Por cierto, gracias a un compañero de carrera yeclano nos hicimos amigos de unos cuantos, y debo decir que ellos detestaban que les considerasen murcianos. No sé si será la proximidad o una especie de rivalidad Yecla-Murcia, pero creo que se sentían más alicantinos que otra cosa. Curioso.

hitlodeo dijo...

Yo que he nacido en Cartagena, y he vivido allí muchos años, sé de lo que hablas. Aunque en la Peñica se dice Sagalicas. Y está el Picoesquina (esquina) y la Cuerpoelástica (camiseta interior de tirantes), y tantas y tantas cosas, Pijo.

JuanRa Diablo dijo...

Mae:

Yo podría resultar buen guia aquí en Yecla, sin embargo (y me da vergüenza reconocerlo), desconozco bastante el resto de la provincia. Es una asignatura pendiente.

En cuanto a los acentos, sean de donde sean, cuando son muy cerrados son la leche! En Villena hay gente a la que me cuesta entender, que me hacen dudar que estemos comunicándonos en el mismo idioma, ya ves xD

X:

Yo he llegado a ver cartas en las que por error escribieron "Yecla (Alicante)"
Estamos entre dos aguas y parece que efectivamente hay muchos que se sienten más identificados con Alicante que con Murcia.
Al final van a ser todos como yo: alicantinos murcianos :)

hitlodeo:

Qué despitao me has tenido, Hit. Te creí gallego, después madrileño, ahora resultas ser murciano... Pues sí que eres multiautonómico, sagalico.

Ahora ya te tengo localizao, (salvo que huyas en submarino xDD)

hitlodeo dijo...

Murciano no. Cartagenero. Que hay diferencia. :D

¡Qué idea me has dado! Un viaje en el Isaac Peral. ¡A ver si me coges!

JuanRa Diablo dijo...

Aquí también dicen eso de "Murciano no, yeclano".
¡Qué habrán hecho los de la capital para que se prefiera marcar distancias! :O

Asegúrate que tenga todos los tornillos bien apretaos, jeje.

Isabel Hernandez dijo...

Hola, he llegado aquí desde lo de Loque...y mira que sorpresa que resulta que me encuentro que hablas de mi tierra. Soy Murciana, pero de la misma huerta, aquí estoy escribiéndote debajo de un limonero, es broma, pero casi...
Sinceramente, a mí lo del vídeo del murcianico Style me ha hecho puñetera gracia, todos los murcianos no vamos diciendo "acho, pijo", es más, persigo a mi hijos, porque no me gusta que lo digan. Que nos comemos las "s" si es cierto, y mucho, yo me creía que no, y es que es difícil apreciarlo desde dentro, pero ahora que me he puesto con el inglés me doy cuenta de que me las jalo totalmente. Yo creo que lo que pasa es que jugamos hábilmente con las vocales y cuando hay una "s" las abrimos y alargamos hasta el infinito, de manera que parezca una "s", pero no lo sea. En el fondo es una técnica harto compleja que solo hemos conseguido desarrollar los murcianos. ;)

Otra cosa muy curiosa es la cantidad de dejes distintos que hay en la misma provincia y de lo que no se suele hablar, no es lo mismo un yeclano, un cartagenero, que he visto uno por arriba (¡hola!), un ciezano o uno del corazón de murcia; cada uno tenemos un deje particular. A mí me gusta mucho el ciezano, porque da la sensación de que canturrean cuando hablan.

JuanRa, tirón de orejas por no conocer el resto de la provincia, porque tienes sitios estupendos. Ponte a la labor ya!!

Y corto ya, que me pongo a hablar de Murcia y me pierdo...



Valentina dijo...

Ehhhhh ojito con el acento argentino! Que bien que aprendemos todos los tiempos verbales en el colegio, para saber cómo NO usarlos! Jajaja

A mí me encanta el acento español, sea de la región que sea. Ahora estoy viviendo en Noruega, y trabajo de guía para los españoles que nos visitan en los cruceros. Es toda una experiencia! Principalmente cuando utilizo palabras en "argentino" para las cuales ustedes tienen un significado completamente distinto! jajaja

Confieso que tuve que abrir el google earth para encontrar Yecla! :D

JuanRa Diablo dijo...

Hola Isabel
Lamento que se me pasara por alto tu comentario que hoy descubro, porque suelo responderlos todos.

Muy cierto eso de la cantidad enorme de dejes distintos en cada lugar, y si ya en un territorio reducido como éste nuestro hay tantos, imagina lo que debe ser a nivel de pais entero.
Sería divertido un programa en el que hubiera que adivinar de qué zona son los hablantes, escuchando una conversación. Sería divertido, ¿no crees?

Las eses, en toda la provincia de Murcia en general, deben saber a productos frescos y sabrosos de la huerta porque bien a gusto que os las coméis, aunque lo disimuléis con esa técnica tan concienzuda de la que hablas :D

Merecido tirón de orejas, desde luego. Pero nunca es tarde. ¡Esos son mis deberes en adelante!

Gracias por escribir desde ese (casi) limonero :)
Y saluda a Loque de mi parte, jaja

Valentina:

Mira por donde yo puedo decir lo mismo que tú pero al contrario: me encanta el acento argentino :D

Ahora que ya sabes dónde está Yecla (y dónde este blog, jeje) me encantaría verte más por aquí.

Muy interesante y supongo que más que agradable tu trabajo. Dado que has nombrado Noruega, te dejo enlace de una historia con amigo noruego que quizás te apetezca leer

http://miescribania.blogspot.com.es/2011/01/sorteo-de-un-chupachuajj.html

Saludos

Aumento Mamario dijo...

Recien por primera vez lei el nombre de tu ciudad en mi vida, me has dejado una bonita impresion de yecla.. y no soy tan bestia es que vivo en Argentina, mi tia vive en almeria, (tampoco habia escuchado almeria hasta que ella se fue a vivir alli..) asi que me dan ganas de conocer tu ciudad.. ya iremos pronto1!

Anónimo dijo...

¡Una vez conocí a un murciano!
A otro murciano. Tú eres el segundo y no cien por cien, reconozcámoslo.
Este murciano era de Lorca, se apellidaba Gázquez y era muy tímido...o mejor dicho era muy nervioso. Y también era una persona excelente, buenísima, una de las mejores personas con las que me he cruzado en mi vida.
Esto ocurría durante la mili entre Mayo del 95 y Febrero del 96. Al pobrecico me lo habían mandado desde "el extranjero" como dices tú hasta el cuartel de MAntenimiento de Vehículos de Rueda de Casetas, en Zaragoza, y era el único de su latitud que había por allí. Así que el pobre estaba rodeado de catalanes y de algún aragonés...sí, lo que más abundaba eran soldados catalanes...muy buena gente también en general pero muchos de ellos ya sabes... eran hijos de manchegos, de extremeños y castellanos y eran más independentistas que el Artur Mas ése. Pero bueno, no quiero decir que eso les convirtiera en mala gente, ¡para nada! yo hice muy buenas migas con ellos.
Pues bien a este Gázquez, cuyo nombre no puedo recordar, en el cuartel le llamábamos El Murci y entre sus nervios, lo lejos que estaba de su tierra, la inmersión cultural en un país bárbaro y lo característico (desde nuestro punto de vista) de su pronunciación que lo hacía diferente y difícil de comprender al principio, el pobre lo pasó fatal las primeras semanas.
Pero enseguida hizo grandes amigos gracias a sus virtudes y a su gran corazón.
Precisamente El Murci fue el último compañero del que me despedí cuando nos licenciamos. El autobús salió del cuartel fue dejando en las paradas donde se encontraban los autobuses que se dirigían a Cataluña a nuestros compañeros, pero él y yo debíamos entrar en Zaragoza: él debía tomar el tren y yo el autobús a mi pueblo. Ese ha sido el viaje más triste de mi vida, macho. ¡No veas como llorábamos! Yo me bajé antes y como en las películas me quedé mirando su ventana desde donde decía adiós y yo lloraba como una magdalena. Hay que decir que la noche anterior habíamos pedido pase de pernocta para pasarnos la noche de juerga con el resto de los amigos y claro, el colocón alcohólico todavía me duraba y no tenía miedo escénico, así que me daba igual que la gente me viera llorar. Aunque también habría sido inevitable.
Durante muchos días lo pasé fatal y me sentía enjaulado en mi pueblo y echaba mucho de menos aquella vida militar que no conducía a nada práctico pero que fue tan divertida gracias a gente estupenda como mi amigo Gázquez El Murci.

carlos

JuanRa Diablo dijo...

Carlos:

¿Sabes? Lo primero que miro cuando recibo un comentario tuyo es la extensión que tiene. Cuánto más largos son, más me alegro porque más tiempo voy a estar disfrutando de tu narración, que tú dirás lo que quieras, pero siempre está bien construída, es amena y dice mucho.

He visto perfectamente a ese otro murciano (algo más pura raza que yo ;))y me ha quedado en el cuerpo el sabor agridulce de los buenos recuerdos de todas aquellas amistades que se hiceron en la mili, que fueron muy intensas, y que después desaparecieron inevitablemente.

También yo he pensado siempre que solo por los buenos momentos con toda aquella gente con la que congeniamos tanto, aquella vida lejos de casa mereció muchísimo la pena.