28 de enero de 2013

DE CUANDO ME SENTÍ FAMOSO (Final)


Algo debe haber hecho mal, o no sería tan famoso.
R. L. Stevenson


Expuesta entre aromas de bizcocho y madalenas, JuanRa descubre una entrada de su blog en la panadería. Mientras tanto, Apamen escucha atónita cómo una clienta de la frutería recomienda leer al susodicho. 
Tampoco es para tanto, pero JuanRa empieza a sentir las caricias  de la fama,  la gloria,  la riqueza...
_____________________________________________________________________

Si atónita quedó Apamen al oír que una de sus clientas me nombraba, más atónita quedó la señora al saber que estaba ante la esposa del diabólico bloguero, y recontratónito (la palabra no existe pero es muy expresiva) quedé yo cuando esa misma noche me ponía al corriente de toda la escena.

 - ¿¿En serio?? ¡Ay, la leche! ¿Pero quién es, cómo se llama, cómo es que me lee? – quería saber yo entre risas de gozo e incredulidad.
 -  Se llama Carmen, y me ha dicho que  fue su hija la que una vez le dio a leer tu entrada, y desde entonces te siguen las dos.
Y yo volvía a reír.
 - ¡No me lo puedo creer! ¡Qué bueno! Ya ves, nunca me había parado a pensar que me pudiera leer gente de aquí. ¿Y por qué nunca me ha dejado un comentario?
 - No sé, pero me ha dicho que le haría ilusión conocerte, que siempre se había preguntado quién sería el tal JuanRa Diablo.

Esto ya no me hizo tanta gracia.  
No el  hecho de que quisiera conocerme, es lógica esa curiosidad, yo también la tengo por otros blogueros y blogueras a los que me gustaría mucho saludar personalmente, (a pesar del corte que en principio me daría) Lo que no me hacía gracia en absoluto  era el hecho de que no mostrara ningún temor hacia mí. El diablo siempre ha impuesto cierto respeto, ¿no? ¿Acaso no he sabido transmitir pavor  durante todos estos años?... ¿No ha dado frutos el esfuerzo? ¿No?
(Tengo que hablar seriamente con mi asesor de imagen)

En fin, que una vez digerido el enorme asombro de esta agradable sorpresa, el tiempo, como siempre se empeña en hacer, siguió pasando. 
Un día ya no encontré mi entrada  en el corcho de la panadería. La habían sustituido por un cartel de "Se alquila piso con dos habitaciones y cochera" ¡Ahh, la fama… cuán efímera es!  
Nadie se percató nunca de que el autor de aquel escrito de los hablares yeclanos entraba a comprar el pan con frecuencia y se codeaba con sus paisanos de forma anónima. Cuántos autógrafos se me quedaron en la punta de los dedos sin poder lucirse (o luciferarse) Esto me pasa por no oler a azufre como mi Jefe; desde luego así no voy a destacar nunca.

Pero aún me aguardaba una sorpresa más, dispuesta a cerrar el círculo de esta fama inesperada. 
Aquella entrada de El idioma de Yecla se publicó en mayo de 2010, y el mismo mes del año siguiente me encontraba yo por los alrededores del Parque de la Constitución. En realidad nadie lo llama así, pues para todos es el Parque de las Palomas, el lugar elegido para montar los stands  cuando llega la Feria del libro. Por allí caminaba yo,  junto a mujer e hijos, curioseando títulos de novelas, cuando me percaté de que Apamen se había quedado atrás, saludando a alguien. Poco después vi que se acercaba hacia mí con una mujer de mediana edad a su lado.

 - ¿Te acuerdas de aquella clienta que te comente que leía tu blog?
 - ¿Eh? ¡Ah… claro que sí!
 - Pues aquí está. Carmen, te presento al diablo.

 - Vaya, ¡encantada!, - me dijo con una gran sonrisa - ¡por fin te conozco!
 - ¡Lo mismo digo!  Me hizo mucha ilusión saber que una yeclana me leía.
 - Pues sí,  leo tu blog, y no solo yo, mi hija también, y nos encanta lo que escribes y cómo lo cuentas. Me lo paso genial. 

No hace falta que diga que en ese momento me sentí el hombre más halagado del planeta.

 - ¡Lo que son las cosas, - continuó ella- porque yo a tu mujer la veía a menudo, y sabía que tenía dos hijos, pero quién me iba a decir cuando  leía sobre Apamen que era Mari Carmen. ¡Me quedé de piedra cuando me enteré!
 - Bueno, pues ya has descubierto el enigma, jaja. Ya nos conoces a todos.
 - Ay, sí, y de verdad que te felicito por todo, que es que es un placer leerte. Hace poco, leí…que me gustó mucho…¿qué fue? ah, sí, aquella historia que le pasó a tu hermana… que se quedó sola en casa y se le apareció un gato tuerto por el pasillo…
 - Ah, sí, sí, jajaja. Es que aquello era digno de contar.
 - Y también me acuerdo de aquella de…

Qué curioso me resultaba oír hablar de mi familia a alguien a quien acababa de conocer. Ahora me acerco a imaginar mejor lo que siente un cantante en un concierto, cuando escucha al público corear las letras de sus canciones. 
Aquel día mi blog, el espacio de relax en el que me entretenía escribiendo, cobró mucho más sentido. Me di cuenta de que todo ese mundo abstracto del otro lado de la pantalla, ese que tantas veces devuelve los mensajes lanzados al mar en una botella, se puede  materializar un día. La magia de la comunicación no deja de ser la misma sin haber presencia física, pero la satisfacción de descubrirla es enorme.

 - ¿Sabes que me he sentido como un famoso? – le decía después a Apamen. 
 - Anda, que tienes que haber engordado unos kilos  y todo.
 - Oye, y la casualidad de encontrarla aquí, en la Feria del libro… 
 - No lo esperabas, ¿eh?
 - No, pero que digo que tiene gracia. Como si yo fuera un escritor y ella hubiera llegado para que le firmara un libro. 

Y me quedé pensando cómo firmarán los blogueros famosos sus blogs. Supongo que ha de llevar uno    su portátil  para que te estampen la huella dactilar en la pantalla, ¿no?
Bueno, no me miréis mal, son los desvaríos propios de una mente trastornada por tanta fama. 

Porque ha vuelto a pasar el tiempo y la entrada en cuestión sigue recibiendo comentarios;  y no solo eso, desde entonces también me han escrito al correo algunos yeclanos  para hablar sobre ella. ¡Alucinante! 

Y  al saber de todo esto, Tomás me dice que me ve pronto en TeleYecla, Montse firmando autógrafos en la Plaza Mayor, y Ángeles… hasta en el Paseo de la Fama de mi ciudad. 
Sese apunta que la cosa llegará más lejos y me llamarán para entrevistarme en El Hormiguero, y La Exorsister  no duda en que acabaré arrasando en "Jolibud". 
Esto es tener fe en el diablo y lo demás son cuentos.

Pero, bromas aparte, y dado que he escrito sobre la fama, que en ocasiones deslumbra tanto que no deja ver el camino a seguir, no quiero poner el punto final a esta entrada sin reconocer  la multitud de momentos especiales que me ha dado el blog  gracias a tanta gente  que, por mediación de él,  he tenido la dicha de  conocer. Y reconocer y apreciar  todo el afecto que me han mostrado siempre.

Cuando dentro de x años recuerde todo esto, estoy seguro de que seguiré sonriendo satisfecho y pensaré igual que ahora.
Que sí, que fue un triunfo. Lo es.


27 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

Nota para Carmen:

Si me sigues leyendo... estás obligada a dejar un comentario aquí ¡Esta vez no hay excusas! :)

el chico de la consuelo dijo...

Ohhhh eres lo más!!!
Pero ten cuidado porque luego te invitarán a las tertulias políticas y dirás eso de "mire Vd".
Los niños querran fotografiarse contigo, tu Sra tendrá que sacar el latigo para protegerte de adolescentes enardecidas buscando un trozo de tu ropa y arrojandose a tus brazos... las yayas querran verte en Salvame y las marujas en Ana Rosa...
Te harán murciano del año y te darán premios en galas televisivas....
Puffffff que cansancio...
no te olvides de nosotros los que estabamos al principio aclamandote antes de que llegaran los mass media.

ripley dijo...

no me extraña que estés mas ancho que largo, a mi me paso algo parecido pero mejor aun y no es por dar envidia pero estando tb en una feria del libro, que casualidades amigo JuanRa, una chica va y me dice: ¿tu eres ripley verdad?, esto pues sí, tuve que admitir, luego se me presento como bloguera, una bloguera habitual y con la que tenemos los enlaces intercambiados...y los oportunos comentarios. ese dia nos pusimos cara el uno a la otra y viceversa. nos hicimos visibles y fue emocionante por lo imprevisto.

¿y por qué te cuento yo todo esto?
ah si! la fama, es efimera pero tan hermosa, es cierto todo lo que dices del mundo blogs, sus gentes y el problema irresoluto de los autografos, en fin ya le dare unas vueltas al caso.

un abrazo y a jolibud a vender guiones pero ya. y cuando digo ya es ipso factamente.

Sese dijo...

Yo creo que en el fondo lo gratificante de escribir un blog es saber que somos leídos por unos cuantos, o por muchos según sea el caso y "conocer" a gente que vale la pena y que se interesante por las "tonterías" que escribimos

Así que sólo esperamos que una vez hayas alcanzado la fama sigas siendo tan campechano (adjetivo asociado a la familia real, por cierto) como te conocemos.

Saludos

Ana dijo...

Es curioso, me imagino la sensación de entrar a una panadería y ver en el corcho una entrada tuya, y tú allí, calladito, sonriendo para tus adentros, el autor sin pronunciarse, tiene que ser halagador y un chute de energía. Te estas haciendo famoso, jaja, y no creo que esa fama sea para nada efímera. El paseo de la fama, "Jolibud", Teleyecla y lo que se te presente, ya verás.
Con el despiste que llevo y todo, yo creo que si fuese de tu pueblo si que te hubiese reconocido, por la fotos de tu blog.
:D

Montse dijo...

Pues no deberías haber puesto ese "final" a esta entrada, porque ya eres famoso en Yecla para todos esos visitantes que asoman por esa entrada que te ha lanzado al estrellato, ese primer paso a la fama ¡por ahí se empieza y se acaba en la cima!
Te sugiero que publiques un libro con el blog, muchos lo han hecho, y el año que viene en esa feria del libro lo presentes ¡ya verás la de autógrafos que te pedirán tus paisanos!
Besos.

Ther dijo...

Tenías que haberlo contado en el blog en su momento. Así en la panadería sabrían que el diablo estaba entre sus clientes, y se habría emprendido una búsqueda y captura de lo más divertida...

Famoso en Yecla, sí, aunque el otro día casi me parto con mi chico: "¿Ya estás otra vez con los blogs? Déjate al demonio de Pinoso ese..." Ja, ja, ja... ¡Traspasando fronteras, JuanRa!

yolanda dijo...

Desde que...leí una entrada tuya a cerca del colegio en el que muchos pasamos nuestra infancia, te sigo en tus entradas y solo aparece una sonrisa en mi cara cuando término de leerlas.
Me encanta como danzas con las palabras...!!!!!!

Anónimo dijo...

Te lo mereces amigo Juanra. Tienes muy currado este blog al que le dedicas horas y sobre todo mucho cariño, al márgen de escribir como los ángeles. Un fuerte abrazo y sigue así.
Txema Rico

Lillu dijo...

A veces da un poquito de vértigo pensar que nosotros escribimos para compartir cosillas pero realmente no sabemos hasta dónde pueden llegar. A mí me sigue dando mucha vergüenza conocer a otros bloggers, porque saben tantas cosas de mí y se han hecho una idea tan clara de cómo soy que da cosilla que puedas decepcionarlos :D Ya lo de que me reconozcan por el blog o por los amigurumis me saca los colores en grado sumo XD También es verdad que gracias a este mundillo conoces a mucha gente, bloggers o lectores, y llegas a tener grandes amigos entre ellos :)

saluditos!

loquemeahorro dijo...

Qué entrada más bonita, me he emocionado un poquillo.

A mí nunca me ha pasado nada así, pero no pierdo las esperanzas.

Y que sepas que tu paso por la fama ha sido mucho más gratificante que el de mucha gente, por ejemplo, no sé... Enrique Anaud ;-)

Bichejo dijo...

Pero qué genial...tú sí que eres profeta en tu tierra!!

Mantener un blog siempre es un triunfo, y en tu caso más todavía porque te curras muchísimo las entradas. Así que, que te hagan un monumento en Yecla YA!!

hitlodeo dijo...

¡Firmando autógrafos en la Feria del Libro! Vas a tener que cambiar la foto del perfil blog por una con un smoking rojo.

Juan Miguel dijo...

Buenos días Sr. Diablo, sabia usted que 1 de cada 10 personas deja comentarios en internet; pues sí, aproximadamente 130 personas habran leido su entrada y por razones desconocidas no dejan rastro alguno, yo una de ellas que raramente escribo algo por estos angares.
Respecto a su inquietud de escribir, le diría que coja lapiz y papel, y escriba un libro con sus brillantes historias, seguro que daría un salto a la fama.
Sin más un cordial saludo.

Misaoshi dijo...

Podrías firmar puntos de libro con el logo de tu blog y la dirección. Yo te lo compraba xD.


Qué bonito :)
Jolin, si es que no se puede ser más guapo jajajajajajaja

JuanRa Diablo dijo...

el chico de la consuelo (o el casi heavy EC/DC)

Mire usted... me has pintado un panorama tan desolador que quizás opte por hacerme famoso a media jornada solamente.
Se te olvida que también me llamarán las Aramis Fusteres y los Ikeres Jiménez por aquello de la diabólica presencia que en mí habita.
Y saldrá a la luz mi trayectoria corrupta y mi evasión de (pecados) capitales...

Pero te recordaré, sí. Sobre todo porque me advertiste a tiempo.

ripley:

A la casualidad de encontrarse con el famoso Ripley, siempre le vendrá bien ir precedida de un "¡Ahí va, qué cosas!, pasaba por ahí, y..." jeje

Me alegro de que entiendas bien de qué hablo, que hayas saboreado por unos minutos las mieles del éxito. Lástima que no hubiera una cámara que captara tu cara de sorpresa, que seguro fue grande.

Ah, la fama, la fama... tan famosa que hasta tuvo su serie de TV en los 80... :p

Ve pensando en solucionar lo de los autógrafos ipsofactamente. Eso sigue siendo un cabo sin atar, mi teniente :p

Sese:

Esa es la palabra: gratificante.
Y da igual que sean jóvenes o menos jóvenes, de los Beatles o de los Rolling, del Madrid o del Barça. Si son blogueros, son buena gente :)

Me gusta eso de ser visto como campechano (pero en la cabeza nada de coronas,¿eh? Yo con un par de cuernos voy que chuto) :D

Ana:

Yo en cambio no creo que te reconociera, a no ser que fueras con una camiseta en la que se viera un gato en globo, jeje ¿Aparece alguna foto tuya en el Bohemio Mundi?

Primeras lineas que escribirá mi biógrafo:
La fama de JuanRa comenzó en una panadería... xDD

Montse:

Alguna vez he imaginado cómo sería publicar en libro el blog. Más que nada porque si un día desaparece esto de Blogger nos haría una buena faena.
¿Y de verdad crees que firmaría muchos ejemplares entre mis paisanos?
Ahh, qué bonito soñar... :)

Ther:

"Déjate al demonio de Pinoso ese" JAJAJAJAJAJA. ¡Qué bueno! Me ha hecho tanta gracia que se lo he contado a familiares y amigos. Tu chico oía campanas y no sabía muy bien dónde :p

Gracias, Ther.

PD. Ahora que veo tu avatar, mi hija irá disfrazada este carnaval de Wilma Picapiedra :)

yolanda:

Muchas gracias por hacérmelo saber, porque me complace enormemente oírlo, Yolanda.
Un abrazo, lloretina ;)

Txema:

Gracias, Txema. ¿Lo dices de verdad o porque quieres tener contento a tu Jefe, como buen Olonés? xDD

Solo una advertencia: omite en el futuro alusiones angelicales, que por mi condición diabólica... me producen alergia.

Lillu:

Pues por muy tímida que seas (yo un poco/bastante/mucho también), como vaya para Tenerife te busco, chiquilla.
¡Y sé dónde encontrarte! En la Gran Casa de tus amigurumis, jeje.

El corte se nos iba a pasar en un suspiro. Te lo digo yo :)

Ángeles dijo...

JuanRa, eres un genio, y por eso te pasan cosas geniales.
Es lo lógico, ¿no?
Y como no puedes dejar de ser un genio, pues te seguirán pasando cosas ad hoc.
Ya lo iremos viendo.

Saludicos.

PD: por si te sirve de algo, yo sí te tengo un poco de miedo; y respeto, mucho.

Amig@mi@ dijo...

Las casualidades a menudo no son más que sueños cumplidos. ¿El tuyo? ¿El de Carmen? o un tandem de los dos.
Yo creo que los blogs mueven mucho más sin que se vea de lo que transciende. Hay tantos sentimientos escondidos entre pantalla y pantalla...
A mí me encantaría conocerOS, sí, esas dos consonantes están puestas ahí adrede, no concibo conocerte a tí sin conocer a Apamen o los niños.
Y la casualidad algún día puede que juegue a favor.
Un besote

JuanRa Diablo dijo...

loque:

Siendo como eres una mujer de incontestable belleza, me extraña que no te aclamen con vítores y la música de algún bote sinfónico.

¿Enrique Anaud? Ahhh, síii, aqueeel... Qué fama tan evanescente la suya. No llegó a cantar ni en un mísero polígono industrial, ya ves :p

Bichejo:

Anda que si tuvieran que poner calles también a los blogueros...
A mí deberían dedicarme la avenida más larga, por aquello de las longanizas que suelto. :p

Grashias Bishejo :)

hitlodeo:

Qué manera de adelantar acontecimientos. Si no tengo ni pluma para firmar, ¿ya quieres que me compre un esmoquin?
...
¿y no valdría un disfraz de pingüino?

Juan Miguel:

Tan desconocido le encuentro en esta salutación, querido Juan Miguel, que hasta Blogger debió olerse algo raro y había mandado tu comentario a la bandeja de Spam. Y he tenido que ir en tu rescate :D

Rara vez escribes, pero quizás un día, alcanzada tu jubilación, te dé por leer de cabo a rabo (y cuernos) a este paciente diablo.

Suyo afectísimo.

Misaoshi:

Bueno es saberlo. No para venderlos sino como regalo en algún concurso :)
¿A quien llamas guapo, Misa? ¿¿Es a mi?? Ten cuidado, poner rojo al diablo podría ser caloríficamente radioactivo xD

Ángeles:

No me creo nada, niña; seguro que en presencia del diablo te mueres, pero de la risa xDD

Pero te agradezco que al menos simules ese respeto. Yo me hago el tontico y hasta me lo llego a creer :)

Gracias Aladina :p

Amig@mi@:

Tantos años de seguimiento mutuo tendrán que llegar a buen puerto, ¿verdad?
Además, si no se presentara la casualidad habría que causarla jaja.

Un abrazo

PD. Aprovecho para decirte que las zapatillas satánicas ya lucen en el Museo

http://albumdiablo.blogspot.com.es/2013/01/museo-del-diablo-vitrina-64.html

Mae Wom dijo...

¡Qué experiencia tan interesante! De esas en las que uno se ve en facetas diferentes y ayudan a conocerse un poco más.

Yo es que te veo escribiendo un libro aparte del blog. Así que anímate que te leemos seguro. ;D

JuanRa Diablo dijo...

Gracias, Mae. Seguro que tú me leerías. Siempre lo haces :)

Anónimo dijo...

Hola, JuanRa Diablo. Soy Carmen, me ha hecho mucha ilusión leer tu historia de cuando te sentiste famoso, y cuando lo estaba leyendo, pensaba que todo coincidía,que la Carmen de la que tú hablabas era yo. No me lo podía creer, he tenido que leerlo dos o tres veces para asegurarme que era yo misma. Cuando yo te vi con Apamén y los niños por la feria del libro y nos paramos hablar y ella nos presentó, me dijiste que te dejara algún comentario que te haría ilusión. Nunca he dejado ninguno hasta hoy, espero que no sea el único.
Tengo que decirte que yo también me he sentido un poco "famosa"


Un saludo a ti y a Mari Carmen. :)

JuanRa Diablo dijo...

Carmen, protagonista de esta historia:

¡Ahora sí que has rematado la faena, Carmen, dejando constancia de tu paso con este comentario!

Dudaba que llegaras a ver esta entrada, así que al leerte esta mañana ha sido una gran sorpresa y me ha hecho mucha ilusión. ¡Por supuesto que eras tú la "famosa" Carmen del texto! jaja

Muchas gracias de nuevo por todo.

Pecosa dijo...

"JuanRa empieza a sentir las caricias de la fama, la gloria, la riqueza..." jajajaj

Te felicito, JuanRa. Porque el éxito de tu blog está más que merecido. Ya te hemos dicho muchos de nosotros en multitud de ocasiones lo bien que escribes, lo trabajadas que están tus entradas, que se nota que le dedicas tiempo al blog y que te gusta, que nos llega lo que escribes... Sin duda te mereces una calle JuanRa Diablo, y una estrella de la fama en Yecla. Que tengamos tu blog por mucho tiempo más.

Un beso.

JuanRa Diablo dijo...

Jo, Pecosa, a mi la calle no creo que me la pongan, pero yo a ti te pongo una estatua en lo alto de esa nube en la que me haces subir tantas veces.

Gracias por ese afecto. Me llega hasta aquí :)

Despedida de soltera Bogota dijo...

Vea pues muy interesante tu entrada, un gusto visitarte.

JuanRa Diablo dijo...

Gracias. Y bienvenida :)