12 de enero de 2013

UN DÍA REDONDO


"Yo estuve en una casa Hobbit"

Ese era el título que pensaba poner a esta entrada,  pero después he recordado que las viviendas  de los Hobbits no eran redondas, o al menos tan redondas como la que yo visité. 

Lo más circular de aquellas casas que diseñó Tolkien,- tan de moda estos días- eran sus puertas de entrada, perfectas para que accediera a ellas Alfred Hitchcok, por ejemplo. 
Aunque ¿qué podría pintar Hitchcok en una aldea Hobbit?

Bueno, a lo que iba, que siempre me extiendo más que El señor de los anillos.

Llevaba unos años trabajando en Villena cuando oí  hablar de "la casa redonda" o "la casa huevo", y quise saber qué diablos era eso.
 Me explicaron que en  Las Virtudes, una pedanía a la que se llega desde la misma carretera que va hacia Yecla, un hombre había construído una casa completamente redonda
Parece ser que algo tan inusual llamó mucho la atención de todo aquel que la veía, tanto que el boca a boca comentándolo llegó muy lejos, y varias televisiones locales, e incluso algunas nacionales se interesaron y fueron visitando al dueño para que les permitiera grabar su casa. 
El hombre, que sin duda sabía lo particular que llegaría a ser su idea, quiso rentabilizar tanta visita montando un bar en la planta baja, y hasta hoy vive de ese negocio.

Así que me picó la curiosidad y un domingo de esos en los que el sol pinta la mañana de color aventurero, metí a mi tropa en el coche y me encaminé hacia Las Virtudes. 
Igual que aquella vez en que llevé a mis hijos a ver un enorme barco de estilo pirata sin decir a dónde íbamos, esta vez ocurrió lo mismo. La idea era "salir a comer por ahí", ocultando la sorpresa.
Y durante el viaje:

- ¿Sabéis lo que he soñado hoy?- deje caer como el que no quiere la cosa
- ¡Qué!
- Que ibamos por un sitio que no conocíamos y descubríamos una casa redonda. Totalmente redonda, ¡como una pelota!
- ¿Si? ¡Qué guay!- dijo Samuel
- ¿Os imagináis que existiera alguna casa así?- lancé al aire inocentemente
- No puede ser - intervino Aitana - Te apoyas en una pared y se da la vuelta todo.

Llegamos a Las Virtudes,  y  tal y como me habían indicado, busqué cualquier salida hacia  campo abierto, desde donde se debería divisar la casa sin problema. 
Y efectivamente, allí estaba.

- ¡¡Ahí va!! ¡Mirad allí! ¡Una casa redonda! ¡¡Como en mi sueño!!


En mitad de un terreno agreste, una bola blanca destacaba sobre el suelo y la montaña. Parecía desde lejos una bola de golf que hubiera caído allí por algún golpe muy desviado. Era sorprendente y llamativa, algo entre una nave extraterrestre  y un observatorio astronómico.
 

Apamen miraba la casa sin dejar de volverse para disfrutar de la expresiones de los pequeños, que enseguida se percataron de que era demasiada casualidad encontrarnos con mi sueño en medio de la nada.

- Guaaaa. ¿Vamos a ir allí?
- ¡¡Yo quiero verla de cerca!!

Y, claro está, pasamos un buen rato en el enclave, y aproveché para sacar algunas fotos.

Los marcos de las ventanas, tuvieron que encargarse de forma curvada, para amoldarse a la estructura del edificio. Y los muebles se acoplaban a la curvatura de las paredes para ganar mayor espacio. 
Lo dicho, esta casa hubiera encajado perfectamente en cualquier pueblo del universo tolkieniano.
 
 El dueño es un hombre de espíritu hippy y vida naturista que ha plantado una cantidad inmensa de árboles en los terrenos que la rodean, con la idea de montar un camping en breve. 
El mayor atractivo es que existen rutas para hacer senderismo y turismo ecuestre.

 Comimos en un lugar que hubiera hecho las delicias de Simpson padre, pues además de hamburguesas yanquis tenía una carta de postres a base de donuts de todos los tamaños, sabores y colores. 
Podía imaginarme a Homer atragantándose con sus propias babas 
"Aaggjjjjjggg... Taan redonditos..."

Volviendo a casa bromeábamos con la idea de vivir en una casa con forma de pelota.

- Lo mejor - les decía yo - es que no habría que barrer los rincones, ¡porque no hay rincones!

Y ahora que lo pienso, no es  buen lugar para una araña. ¿Dónde está esa unión de paredes y techo que le permite hacer su telaraña? Imagino a la pobre dando vueltas y más vueltas.

- ¡Que no termino de encontrar el sitio, leches!

18 comentarios:

Natty dijo...

Que genial, lo de la casa, aunque quizás termine mareada con tanta circunferencia =P

H@n dijo...

¡Qué inocentes son aún! Y como o aprovechas y lo disfrutas, bribón!

Un beso enorme!

Elennim dijo...

Me encanta la idea de salir a comer sin saber a dónde :)

Aunque más que a Tolkien... a mí la casa me recuerda a la Estrella de la Muerte xD

PD. Feliz año y esas cosas, que hacía mucho que no pasaba por aquí ;)

Amig@mi@ dijo...

Qué suerte tienen tus hijos de tener un padre como tú. Jaja, lo que no encuentres es que no existe.
Un abrazo, soñador a la carta.

Doctora Anchoa dijo...

Mmmm.... ¡¡¡una casa anti-arañas!!! XDD. Muy chula la excursión, eres un súper-papi.

Montse dijo...

Desde luego eres especial y tus hijos no tienen tiempo de aburrirse contigo ¡menuda imaginación la tuya!
Me gusta esa casa redonda sin arañas ni telarañas, lo malo será poner la tele ¿o las hay redondas?

Un besazo :)

Lillu dijo...

Pues sí que recuerda a un observatorio astronómico, sí :D También podían haberla pintado de un tono más cálido, no? O más campestre, no sé, porque así da un poco de miedito a primera vista.

saluditos

Misaoshi dijo...

Me encanta. Adoro a Aitana. ¡¡Es que tienen un arte!!

¡¡¡Espero que no os apoyárais!!!

hitlodeo dijo...

Una casa redonda, con un bar en la planta baja, y cerca de un sitio en el que se pueden comer rosquillas. ¡Aaarrrgggllll!

Ya estoy cálculando la mejor ruta y los futuros puentes.

Sese dijo...

No sé yo si estaría muy a gusto viviendo en tal casa. Aunque eso sí si los muebles no son también redondos ideal para familias con peques en edad de darse porrazos a todas horas.

Y lo mejor la reflexión de Aitana!!!!

Saludos!!

Ángeles dijo...

Si Hitchcock viviera en una aldea hobbit, ¿sería un Hitchbbit? ¿O un Hobbcock? :-p

“…el sol pinta la mañana de color aventurero…” Si esto no es poesía que venga Tolkien a decírmelo.

Al margen de estas necesarias consideraciones, y dado que la cosa últimamente parece que va de concursos y premios ;-) yo te he inscrito en el concurso 'Padrazo del Año', porque creo que tienes muchas posibilidades, sobre todo en la categoría IAMNP (Ingenioso A Más No Poder).

Un saludito.

papacangrejo dijo...

Pues sí que fue un día redondo jejeje, la casa es tremenda tiene que ser interesante por dentro.

Ana dijo...

Guauuu... tengo que conocer a ese hippie para pedirle que me haga una igual, pero en amarillo.
Que bueno que les lelvaras por sorpresa, dejando caer pistas.
Las arañas de esquina redonda, ¿no ha oido hablar de ellas?, pues existen, no veas lo contorsionistas que son.
:D

JuanRa dijo...

Natty:

¿Mareada con tanta circunferencia? ¿Y lo que mareaba tener que calcular su radio, su diámetro, la tangente... ? ¡Aquellas torturas matemáticas! :p

H@n:

Me voy a callar, porque el que calla otorga. Y tienes toda la razón :)

¡¡Cuánto tiempo, Elennim!!

No me sonaba eso de la Estrella de la Muerte y al mirar en Google imágenes... ¡Ja! ¡Primas hermanas! :D

Amig@mi@:

Pues a veces no encuentro las llaves del coche. ¡Y te aseguro que existen! :D Gracias, artista.

Doctora Anchoa:

Tampoco maté ninguna araña gigante para ganar el título de super, ¿eh? Pero bueno, me gusta que me lo digas, jeje.

Montse:

La tele es un invento redondo con forma rectangular. Pero la programación es patatoide, ¿no crees?

JuanRa dijo...

Lillu:

Y de observatorios me consta que sabes algo, ¿eh?
De blanco da mucho el cante y se ve de bien lejos. Yo creo que es lo que el dueño pretendía. Igual se cansa un día y la pinta de bermellón.

Misaoshi:

Decidido. Tienes el número 0001 en el Club de fans de Aitana :)

hitlodeo:

Pero qué valiente eres, Hit. Tú no te piensas ni una escapada a Marte,¿eh? jeje. Lamento decirte que el local de los donuts (que estaba en Villena) cerró hace poco. ¡Esta cochina crisis no respeta nada!
De todas formas este no era el viaje del que te dije que hablaría, (aunque si vienes tan cerca, ¡avisa!)

Sese:

Ideal para caprichosos: Me la imagino anunciada.
OCASIÓN: Se vende casa redonda, sin esquinas, muebles redondos, bañera redonda, cama redonda... (Pero el precio por un PICO, seguro)

Ángeles:

No, simplemente sería Elfo Hitchcock :p
Y si Tolkien va a decirte algo sobre poesía... a mi ya no me extrañaría nada, que tú tienes un aura especial para atrapar los CCC (cuentos y casos curiosos)
Wow, gracias, me has inscrito en la categoría de más categoría :)

papacangrejo:

No disimules, en vuestro planeta deben tener formas más raras.
Saludos involucionados

Ana:

Seguro que os llevarías bien, pues es un auténtico Bohemio Mundi. Si te la hace, pídele que construya un faro en lo alto para cuando decida aterrizar el gato que se te escapó.

¿¿Dónde puedo saber más de las arañas de esquina redonda?? ¿En el Anational Geographic? :D



Pecosa dijo...

Algún día, JuanRa, cuando tus hijos sena mayores, te agradecerán todo lo que has hecho durante su infancia para alimentar sus ilusiones, su imaginación, y para hacerles felices.

Me encanta como juegas, imaginas y te diviertes con ellos.

P.D: ¡pagaría por verla por dentro!

JuanRa dijo...

Pecosa:

Gracias por sus palabras, señora.

Bueno, menos formalidad, que ahora sí eres una "señora", pero tanto como para hablarte de usted... xDD

Gracias, Pecosa :)

Anónimo dijo...

¡Cuando dices que vives en el país de los marcianos, digo de los murcianos...por algo será!
Madre mía, la de pasta que se habrá dejado el hippy para hacer todo con forma curva.
Y vivir ahí dentro debe ser algo enloquecedor ¿no?
carlos