23 de enero de 2013

MI ESTRELLA DE LA FAMA... A LA VUELTA DE LA ESQUINA


Empiezo ahora a escribir una nueva entrada. 

Cuando la publique  saltará a la palestra  colocándose encima de la anterior

“Aparta, vieja, - dirá la recién nacida- que ya estás caduca y es mi momento de gloria” 

Y conforme van descendiendo  todas por el peso de las que van en cabeza, se van hundiendo más y más en el olvido.
Es ley de blog.

Por eso, cuando alguien me deja un comentario en un post antiguo, algo tan poco habitual, es como si sacara a flote recuerdos que estaban hundidos y que hasta yo mismo tenía semienterrados en la memoria. Y el descubrimiento me sorprende y alegra.

De entre algunas de esas repescas recientes, recuerdo la de alguien que, interesado en encontrar una ermita próxima a un  caserío abandonado en el que estuve hace años, me dejó un comentario en la entrada.  
Al volver a leer  aquellas  vivencias de juventud, me di cuenta de que, de no haber sido por el blog, probablemente jamás habría escrito tantos recuerdos que hoy me da tanto gusto rememorar.

Otro comentario inesperado fue el de un atormentado por un dolor de muelas que,  buscando información en internet, dio con esta entrada y me daba las gracias por haberle hecho reír en mitad de su dolor.
“Lo más triste – decía - es que he llegado a tu blog, buscando los efectos de tomar dos Nolotiles caducados, pues eran mi única esperanza para dormir hoy “

Pero si hay una entrada que ha resultado ser un caso aparte y toda una excepción a la norma, esa es la de El idioma de Yecla.  Dos años y medio después de ser publicada sigue recibiendo visitas y comentarios de yeclanos y yeclanas que han dado con ella navegando por la red. Todos dicen haberse divertido leyendo, cosa que no puede satisfacerme más. Por si fuera poco, algunos aportan su granito de arena para el diccionario Español – Yeclano que llevo entre manos. ¡Gracias, paisanos!

Además esta entrada se convirtió pronto en una de las más especiales por  algunas curiosas y divertidas anécdotas que derivaron de ella y que me gustaría compartir con vosotros.  Y es que algo grande tenía que suceder  cuando, unas semanas después de escribirla, me topé con ella ¡¡fuera de mi ordenador!!
Me explico.

Entré una mañana temprano en la panadería de mi barrio y, mientras aguardaba mi turno para ser atendido, vi unas fotocopias pinchadas en el corcho donde son anotados los números premiados de la ONCE. Una foto en blanco y negro de una botella de vino entre unos libros captó mi atención, y al acercarme a observarla descubrí por qué me era tan familiar. ¡Era la foto que una vez hice de mi librería! ¿Cómo había llegado hasta allí? Al ampliar más la visión entendí lo que ocurría.
No solo estaba allí la foto, estaba la entrada de EL IDIOMA DE YECLA. ¡La habían imprimido para colocarla en el corcho a la vista de todos! 

Se me abrieron los ojos como platos y me invadió un ejército de cosquillas por el estómago.

Mi primer impulso fue el de subir de un salto al mostrador y gritar:
“Señoras mías (todo eran mujeres en aquel momento) Esto que hay aquí... ¡¡lo he escrito yo!! ¡¡Yo soy el autor”
Con toda seguridad habría recibido un aplauso y una ovación por las allí presentes, y alguna me habría obsequiado con una bolsa de madalenas. Por supuesto, Juanfran, el panadero, en un arrebato de admiración, no me habría cobrado el pan.

De tan contento como estaba,  digo que ese fue el impulso, pero pagué mi pan y me fui de allí sin abrir la boca.

Luego Apamen me lo reprochaba.
- ¡Pero haber dicho que lo habías escrito tú, hombre!
- ¡Yo qué iba a decir! ¡Me daba corte! Pero, oye, ¡la ilusión que me ha hecho! Verlo allí, en la panadería, entre tanta gente... ¡Me he sentido famoso!

Y cada vez que iba a comprar el pan y veía allí colgado mi post, me inflaba de  gozo y hasta me hacía el interesado, acercándome a leerlo y todo.

Paralelamente a todo esto, en la frutería donde trabaja mi mujer, surgió entre unas clientas un comentario casual sobre las distintas formas de nombrar ciertas frutas y verduras. 
Una de ellas – me contaba después Apamen – explicaba que en ocasiones no la entendían  fuera de Yecla al preguntar por determinados productos.

- Claro, - decía la clienta - una se cree que todo tiene el mismo nombre en todos los sitios y luego resulta que no. Y como aquí en Yecla tenemos la forma de hablar que tenemos…
- Ay,  - le interrumpía la otra - ahora que dices de la forma de hablar de aquí, si os queréis reír, buscad en internet  "EL IDIOMA DE YECLA"  que ha escrito un tal JuanRa Diablo.

Entonces fue a mi mujer la que se quedó a cuadros al oír mi nombre.

- ¿Has dicho JuanRa Diablo?
- Sí, búscalo en internet, que tiene un blog que...
- No, no hace falta que busque nada, si ya le conozco bastante.
- ¿Ah, le conoces?
- Y tanto, ¡¡como que es mi marido!!

(Continuará)

24 comentarios:

Natty dijo...

WAAAAA!!!! Que genial!!! Muchas felicidades!!!! Que emocionante ser famoso en ese "país" y por algo bueno!!!!!

Estaré esperando la continuación =)

Lillu dijo...

Jaja esas cosillas dan un poco de corte, que reconozcas algo tuyo y no sepas muy bien cómo ni con quién compartir esa satisfacción personal en ese momento :D Yo vi una vez un amigurumi mío colgado en el retrovisor interior de un coche aparcado y me quedé como 3 minutos mirándolo, allí parada yo sola. Debieron pensar que quería robar el coche o algo XDDD

saluditos!

ripley dijo...

no recuerdo donde fue pero sí durante una pausa viajera hace muchos siglos cuando pasabamos los veranos en santa pola que me manda mi madre a una tienda a por kas naranja y kas limon y cuando pregunto por ellos, la dependienta me dice "lo siento aqui solo tenemos pril naranja y pril limon" creo recordar que esa era una marca de productos de limpieza.

en fin, me hiciste reir diablo, me alegra tu fama, tiene mi abuelo un verso dedicado a ella, te lo mando por mail.

abrazos

Tomás dijo...

Que gracia a verdad, he vuelto ha leer la entrada del idioma de Yecla y e ha gustado mas que la primera vez, creo que lo ha debido leer mas gente de la que imaginas, me gusta que se siga expandiendo, que rule que rule!, te veo en tele Yecla de aqui a nada....

Anónimo dijo...

Juanra Pregonero de las Fiestas Patronales de Yecla....!!

Sese dijo...

Pues muchas felicidades, sin duda quieras o no, hace ilusión esta especie de reconocimiento.

suerte en este salto a la fama y ya si eso cuando te entrevisten en el hormiguero ya nos avisas si eso...


Saludos

Esa niña que vive dentro de mi dijo...

A mí me pasó también una vez, y siempre lo recordaré: en la puerta del hospital, donde tenía ingresado a un familiar y yo me estaba fumando un cigarro (concretamente en Urgencias, a rebosar como siempre de gente) escuché cómo una chica le mostraba a otra una canción en su teléfono móvil, canción del grupo de un conocido suyo... y, para mi sorpresa, fue mi voz la que sonó amplificada por los altavoces de ese teléfono, ¡pues también era el el mismo grupo musical en el que yo cantaba!. Así que comprendo esa sensación... yo también sonreí y me dieron ganas de gritar "eeeh, yo soy esa, ¿eh?", para acabar yéndome también sin hacerlo.

JuanRa dijo...

Natty:

¿Famoso por "algo bueno", siendo diablo?... aquí falla algo, ¿no?
Voy a comprar un juego de química, a ver si armo una gorda :p

Gracias, Natty :)


¡Cómo te entiendo, Lillu! Lo mirarías con espíritu de madre: "Míralo qué guapo mi niño, yo le di la vida y ahora él corre solo por el mundo..."
(En ese momento te dice mamá, y robas el coche. ¡Ya lo creo que lo robas! jajaja)

Ripley:

Limpiar la casa con Kas..., a lo mejor hasta desaparece alguna mancha. Pero por muy naranja y limón que sean, quitarse la sed con Pril... ouuuchh :s

Muy agradecido por esos versos de tu abuelo, Ripley. Ya me quedé con criosidad de conocer algo suyo y mira tú por donde... como si me hubieras leído el pensamiento :)

Esa fama... que cotiza como nadie sus coqueteos ;)

Tomás:

Hay un contador en el blog que me dice que la entrada más visitada es Un viaje al fin del mundo, que digo yo que lo será porque muchos buscarán escaparse a lugares exóticos, y vienen a dar con ese post. Sin embargo no dejan comentarios (igual ni lo leen)
Pero en el caso de El idioma de Yecla, sobre todo ultimamente en que alguien la ha compartido por Facebook, recibe muchas visitas y lleva más de 50 comentarios. No deja de sorprenderme.

Anónimo:

Mmm, no sé, no sé, me gusta el fuego pero huyo de la pólvora.

Sese:

¿En El Hormiguero de Trancas y Barrancas? Ah, no, no. A mi o me llama Oprah Winfrey o no me muevo.

Esa niña:

¡Una anécdota asombrosa! Son esas casualidades que si las vemos en una película no nos las creemos.
Me ha gustado saber que me lee una cantante "famosa" (o con su indiscutible minuto de fama, al menos ;)

loquemeahorro dijo...

¡Te entiendo perfectamente! Qué maravilla pensar ¡soy yo! ¡yo lo he escrito! Todo ha salido de estas manitas y de esta cabecita!!!

Y tu mujer estaría emocionadísima.

Di que sí, un reconocimiento por los "afectados". Mola!

Anónimo dijo...

El mundo es un pañuelo... en este caso una red. Qué bueno Juanra, supongo que eso habrá sido lo más gratificante que te habrá aportado este blog desde que lo tienes en marcha. Te lo mereces. Lo tienes muy currado.
Un abrazo.
Txema Rico

La Exorsister dijo...

De aquí a jolibud! está claro.

Ángeles dijo...

Qué orgulloso te tienes que sentir con este reconocimiento popular, espontáneo y sincero. ¡Qué ilusión!

Pero al mismo tiempo entiendo que te diera corte darte a conocer, porque ya se sabe que el diablo es muy tímido. Por cualquier cosilla se ruboriza, y por eso muchas veces lo pintan colorao.

De todas formas, cuando te pongan la estrella en el Paseo de la Fama de Yecla, tendrás que salir a saludar por lo menos, ¿no?

Saluditos.

Montse dijo...

¡Ole ni niño famoso! Ya te veo en la plaza mayor de Yecla firmando autógrafos y con un montón de pararazzis ahciéndote fotos y la verdad es que te lo mereces porque escribes de maravilla, nos haces reir y nos haces vibrar en cada entrada.
Y hablando de entradas, me voy a leer la entrada "estrella" del idioma de Yecla (luego vuelvo, que nadie se retire).....

Montse dijo...

¡Ya estoy aquí!
¡Ay, cómo me he reído! es que tienes un arte y un salero que no se puede aguantar.
No me extraña que esa entrada esté en la panadería, está para enmarcarla ¡es genial!

Muchos besos y buen fin de semana.

Amig@mi@ dijo...

Increible, pero cierto. Es como cuando en una tienda de cerámicas de Serón, un pueblo de por aquí, que está en la montaña, me dieron una tarjeta de presentación con la quintilla a la cerámica que había escrito mi bisabuelo. Yo sí lo dije, pero no me creyeron.
Mi enhorabuena. Pero ante todo decirte que lo mereces.
Un besote

RNT dijo...

¡Enhorabuena! Te lo mereces. Pero cuidado con la fama...

Doctora Anchoa dijo...

Y el día que seas famoso podré ir diciendo "si ya leía sus entradas hace mucho..." y bien orgullosa ;).

JuanRa Diablo dijo...

loque:

Sabía que lo entenderías. Entra como un brote de vanidad que te empuja a subirte a un lugar alto y gritar: "¡Aplaudan, señoras y señores, más fuerte, no se corten!"

Y de ahí a querer dominar el mundo ya solo hay un paso. O dos.


Txema:

Hay alguna anécdota muy curiosa y gratificante con un enólogo noruego como protagonista. Quizás la cuente un día en el blog. Y si no ya te la cuento yo ;)


La Exorsister:

Sí, con alguna subvención, ¿no? :p

Ángeles:

Jajajaja. ¿Tiene Yecla un Paseo de la Fama? Ah, bueno, te refieres a que yo lo inauguraré, ¿no? :D
Seguro que me pondré nervioso porque no conozco el protocolo a seguir. ¿He de llevar el tridente o mejor lo dejo en casa? ¿Debo agradecer o maldecir? ¡No puedo desvincularme del "apellido" colorao así como así! xD

Montse:

Halaa, qué bien me vendes, Montse. ¡Gracias!
¡Decidido!, te contrataré como mi manager y portavoz. Tú al cargo de los contratos para sesiones de fotos, entrevistas, cine...
En Castellón, a medio camino, nos agenciaremos un castillo como centro de operaciones y...

Uff, sacúdeme Montse, que me embalo xD

Amig@mi@:

Me quedo con el esfuerzo conjunto de tu familia por recopilar y dar a conocer la obra de tu abuelo, que me parece encomiable. Hay que reconocer que esa coincidencia es asombrosa; casi veo normal que no creyeran a la bisnieta. Pero seguro que tu feliz y orgullosa por verle en esa tarjeta, ¿a que sí?

RNT:

No, yo solo quiero la fama para que me incluyan en el Hall of fame, y codearme con un par de suecas que yo me sé xD

Doctora Anchoa:

Jeje, dices cosillas que me impulsan a darte minipuntos yo a tí. Te mando un puñao :)

Misaoshi dijo...

Qué suerte tío.

Yo lo único por lo que me hice famosa en mi curro fue porque a un desconocido le hizo gracia la descripción que hice de mi compañera de mi habitación, mandó un mail a todos sus compañeros (ella incluida) y la encontré llorando en la habitación preguntándome si esa tal "bruja" era ella.

Y nunca más he vuelto a dar pistas cuando hablo de gente del trabajo XD

JuanRa Diablo dijo...

Esto de los blogs personales es lo que tiene, que hay que medir bien las palabras y ser muy diplomático.

Y ya ves, yo, que como diablo me podría cagar hasta en la madre superiora del convento, y aquí me tienes, callaíco como un choto. xDD

Mae Wom dijo...

Jajajaja! Me parto con la pre-visualización de ti mismo saltando al mostrador para gritar que tú eres el autor de la entrada...y luego nada.

Supongo que la misma timidez que te lo impidió hacer es la que nos hace escribir en un blog y no salir a la calle como el pregonero a leer las entradas... ;P Llámalo timidez o sentido apropiado del ridículo :D
Voy a leer la segunda parte...

JuanRa Diablo dijo...

Oye, qué curioso sería eso de hacer un llamamiento en la plaza del pueblo y leer las entradas en plan pregonero:

"Se hace sabeeer, que esta tarde a eso de las sieeete, el diablo les leerá su última entraaadaaaa"

Como idea para una peli surrealista es genial :D

Pecosa dijo...

Jajajjaja, JuanRa, eres famoso!! Qué bueno, tu blog lo conocía todo el pueblo y tú sin saberlo, jajajaj ¡sigo leyendo!

(Blog secuestrado?? Qué está pasando aquí??? :O )

JuanRa (con lo de Diablo en cuarentena) dijo...

Me ha hecho gracia tu sorpresa al encontrar el blog secuestrado.

Pero, la verdad, gracia no tiene ninguna.
Ya veremos si somos capaces de salir de ésta :S