23 de mayo de 2013

EL TIEMPO SE DETUVO EN BOCAIRENTE


Si, como dicen, las primeras impresiones son las que cuentan, mi primer contacto visual con Bocairente no pudo ser más cautivador.

Era de noche y el pueblo apareció ante mis ojos iluminado por un resplandor anaranjado, el de sus luces nocturnas, que le daban un aspecto irreal, como de decorado de película fantástica. Mentalmente guardé su imagen con la intención de volver algún día y comprobar que aquella efímera visión no había sido solo un espejismo.

Pero si aquella primera vez me pareció impactante, la segunda vez, a plena luz del día, comprobé que Bocairente no se parecía a nada de lo que habia visto hasta entonces. 
Un pueblo amalgamado en torno a un majestuoso campanario, con un color uniforme, terroso, como si hubiera sido construído con bloques de arena  en los que alguien hubiera pintado falsas ventanas. 

La cara que mostraba desde la distancia me pareció nuevamente la de un minucioso decorado de cartón piedra, o más bien el roído telón de las tramoyas de los antiguos teatros, con el dibujo de un pintoresco pueblo de fondo.  El esbozo de un pueblo en el horizonte , apolillado por el paso del tiempo;  así es Bocairente,  como un termitero de arena horadado de multitud de pequeños ojos que te observan y a los que no puedes dejar de contemplar.

Y como no hay dos sin tres, para la tercera vez  decidí  compartir tanta belleza, y un domingo aventurero partí con la familia hacia el sur de la provincia de Valencia, para  investigar a fondo aquel pueblo y  ser capaces de traspasar aquel decorado de ensueño.

Aparqué el coche cerca de su  plaza central y nos encaminamos a la oficina de turismo para que nos aconsejaran un recorrido.


Bocairente tiene interesantes lugares que visitar y el primero que más a mano teníamos era la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, con esa imponente torre que es todo un símbolo de la localidad, visible desde cualquier punto a la redonda. Un muchacho muy joven se prestó a hacer de guía en la subida al campanario que, con sus nada menos que 41 metros de altura,  es uno de los más altos de España (el campanario más alto no está muy lejos de allí, en la localidad de Onteniente) 

 La costosa subida al campanario

Vista desde lo más alto

La plaza de toros es extraordinaria pues está  totalmente excavada en la roca, desde las gradas hasta los burladeros, incluso chiqueros y corral para el ganado. Es la más antigua de la Comunidad Valenciana (1843) y una de las más originales de España, única en su construcción.

En la vaguada de uno de los extremos del pueblo (a unos 300 metros del núcleo urbano)   se visitan diariamente unas cuevas artificiales llamadas Covetes dels moros, situadas en mitad de una pared de roca vertical. Son aproximadamente cincuenta orificios en forma de ventanas, que dan acceso a otras tantas cámaras. 



Las interpretaciones acerca del uso de estas cámaras en la roca han sido muy diversas: cámaras sepulcrales de épocas antiguas, graneros, cenobios visigóticos... Datan, según nos contaron, de un período entre los siglos X-XI.

Pero si hay algo de Bocairente que me enamoró definitivamente es su casco antiguo.




 Quiero ser gato en Bocairente

Lo recorrimos sin apenas encontrar a nadie, dándonos a veces la impresión de que paseábamos entre el silencio de un pueblo abandonado. Es admirable su especial orografía de casas apiñadas, incluso superpuestas, sobre calles estrechas y escalonadas, al más puro estilo árabe,  que desembocan en plazoletas, en fuentes...

 ...en un entramado laberíntico en el que encuentras continuas sorpresas,  como algún pasadizo, que invita a sentirte como el personaje de un cuento mágico...


Que para colmo vivía en el 9º B  :p

 Ermita del Santo Cristo, en lo alto de una montaña (s. XVI)
 Curioso edificio

Al dejar el pueblo atrás para regresar  a Yecla,  tuve la extraña sensación de salir de algún hechizo para volver  al presente, porque os garantizo que el ambiente que se respira en aquel lugar pertenece a otra realidad. 

Yo me atrevería a asegurar  que en alguna ocasión, y para siempre,  el tiempo se detuvo en Bocairente. 



14 comentarios:

papacangrejo dijo...

Si que es bonito el pueblo, lo de las cuevas me ha intrigado, si algún día paso cerca iré a verlo seguro. Bonita entrada!

Ther dijo...

Che, eso de "Bocairente" y "Onteniente" así tan castellano me suena tan raro...

¡Las imágenes son chulísimas!Ahora me has dado ganas de hacer una visitita dominguera a la Vall d'Albaida, que no he estado nunca por allí.

Ángeles dijo...

Qué cosa más bonita de pueblo, JuanRa. ¡Y qué fotos! No sé cuál me gusta más.
Y qué bien describes lo que veías y qué bien transmites tus impresiones. Si los del ayuntamiento leyeran esta entrada te nombraban hijo predilecto del pueblo, seguro.

¿Sabes por casualidad la etimología de Bocairente? Me parece un nombre muy curioso y seguro que significa algo muy poético.

Y dejando la poesía a un lado, la referencia a Onteniente me ha recordado un chiste, ¿puedo contarlo?
Pues están unas personas en la ventanilla de la estación de autobuses (o de tren) y dice un señor: “Un billete para Onteniente”. Y el que va detrás dice: “Uno para un soldado raso” :-P

Saluditos.

PD: el edificio curioso se parece al Flatiron de Manhattan.

mama dijo...

ME ha encantado el pueblo,las fotos,la descripcion literaria tan propia de tu estilo que hace la lectura tan amena y divertida ,Eres unico, eres un diablo con alma,Tequiero

Amig@mi@ dijo...

Es un lugar con embrujo. Y tú supiste encontrarlo. Gracias por compartir tu descubrimiento. La verdad es que en España tenemos maravillas que ni conocemos.
Un abrazo

Sese dijo...

Guau!!! Qué guapo, el pueblo. A veces da rabia la manía que tenemos de irnos al extranjero de vacaciones y a la mínima ocasión que tenemos cuando cerquita cerquita tenemos parajes tan bellos como los que describes

SAludos

Anónimo dijo...

Es un pueblo precioso. Es, para mí, de los mas bonitos de la Comunidad Valenciana. He estado varias veces y no me canso de recorrerlo a pesar de sus cuestas. Las cuevas, para ir con niños, son ideales, una auténtica obra de ingeniería arqutectónica de la época. Una excursión muy recomendable...y lo bien que se come!!!
Txema Rico.

hitlodeo dijo...

Voy preparando la maleta e intentando convencer a la Almiranta para emprender tan apasionante travesía.
Además se ubica cerca de Ontinyent, otro lugar que quería visitar por sus embutidos, morcillas y similares.
Por cierto, se echan de menos recomendaciones gastronómicas en estos tus viajes. Serían de agradecer tus sabias recomendaciones en este ámbito para deleite del mio estómago.

Montse dijo...

¡Qué pueblo tan bonito!
Me gusta lo bien que has descrito la vista, las fotos tan bonitas que has hecho y las ganas que me entran de irme "p'allá". Si es que tenemos unos pueblos en este país que son un encanto.
Es impactante lo de las cuevas y esa foto de la escalera es genial ¡asi que además de reportero eres un excelente fotógrafo!

Un besito.

JuanRa Diablo dijo...

papacangrejo:

Los agujeros en la roca... ¿puede haber algo que atraiga más a un cangrejo? :p

Ther:

Se nota que somos de generaciones distintas. A mi se me hace raro decir Ontinyent, pues lo aprendí como Onteniente. Igual que me cuesta llamar Girona a Gerona.

Y sí, los pueblos de la Sierra de Mariola tienen mucho encanto.
Saludos


Ángeles:

Mira que si me llaman y me nombran hijo predilecto de Bocairente. Se me quedaria la boca riente :D

Si averiguo el origen de ese nombre te lo haré saber. He estado buscando pero solo he encontrado una página de bonitas fotos del lugar

http://www.flickr.com/photos/bocairent/sets/72157612821133403/

PD. Ese edificio curioso, ante el resto de construcciones vecinas presume "Yo tengo un tío rico en las Américas" (esto es para devolverte chiste, jeje)

Mama:

Pues cuando quieras vamos para allá. ♥ ♥

Amig@mi@:

Es un lugar al que suponía mucho encanto y efectivamente no me hizo falta indagar mucho para descubrir que así era.
Seguro, debe haber miles de maravillas por descubrir en nuestro país.
Un beso

Sese:

Qué cierto, a lo mejor hasta habrá quien lamente no tener dinero para viajar, sin ni siquiera conocer lugares geniales a tiro de piedra.

Txema:

Los dos hemos hablado de Bocairente en nuestros blogs. Y comparto contigo el que es algo realmente bonito de ver (añado Guadalest, que me tiene enamorao)
Tendré que descubrir su gastronomía, que eso me faltó.

hitlodeo:

Lo tendré en cuenta en futuros viajes, Hit. Buscaré el lugar donde me sirvan algún plato típico para poder dejar alguna reseña a los sibaritas palatinos como vuecencia.
Sí te digo que hacen un licor herbero cojonudo

PD. Lo de la Almiranta me ha sonado a poder con mayúsculas. Una metáfora de las buenas xDD

Montse:

Es que cuando algo me gusta mucho... me inspira :)
Quién pudiera estar viajando todo el año para ir conociendo los miles de pueblos con encanto que hay de norte a sur y de este a oeste, ¿eh, Montse?
Claro que veo muy probable que pasadas unas semanas añoráramos nuestro hogar, que la frase "En ningún sitio como en casa" es una verdad como un templo.

PD. Quedé muy contento con la foto de la escalera. La "espiralera" :p

Pecosa dijo...

Qué maravilla de lugar. Las fotos del pueblo y las de tus hijos (¡por cierto, qué grandes y hermosos están!) me han recordado a cuando yo era pequeña. Mi padre siempre nos llevaba el fin de semana a algún pueblo catalán, a visitar calles de piedra, plazas, iglesias, campos... Me encantaban esas salidas de fin de semana y esos lugares mágicos, pues como tu dices, tienen algo de enigmático, de relojes parados en tiempos pasados.

El último viaje a un pueblo de semejantes características lo hicimos a Miravete de la Sierra, en Huesca, hará un par de años. Un pueblo que mi padre conoció por un reportaje de televisión. Se ve que hicieron una campaña para promocionar ese pueblo. Y cuando fuimos, ¡hasta estuvimos hablando con Timoteo! Es uno de los habitantes del pueblo, con el que pasamos el rato observando como saltaban las truchas del riachuelo que pasa por el pueblo.

http://www.youtube.com/watch?v=CxCsKoXAX4U

España tiene esos lugares...

JuanRa Diablo dijo...

¡Lo que he disfrutado con ese video de Miravete, Pecosa! ¡Y he visto al famoso Timoteo decir su nombre! xD

Ahora soy otro más de los que visitaría encantado ese "pueblo en el que nunca pasa nada". La sencillez y la paz tan grandes de lugares así enamoran a cualquiera.

Qué grande esto de compartir experiencias, ¿no crees?

Anónimo dijo...

Muy bonita descripción de Bocairent, sinceramente has encontrado el verdadero espíritu del pueblo, yo cuando fui me enamoré de él y estoy en proyecto de hacer mi pequeño sueño... tener mi casita de descanso allí....

JuanRa Diablo dijo...

Pues a ver si consigues realizar ese sueño. Si así fuera, me gustaría que volvieras a pasar para contármelo.

Gracias por la visita.