3 de octubre de 2017

EL GLOBO ROJO DE "IT"

Este pasado sábado Samuel decidió ir al cine con unos amigos para ver la película It.
Antes de que se marchara le dije que hace muchos años leí esa novela, que su autor, Stephen King, está considerado el gran maestro del terror y que recordaba que durante su lectura  pasé auténtico miedo con algunas escenas.  Así que también le expresé mi deseo de que a la vuelta me contara qué le había parecido.

Y volvió con muchas ganas de contarme la experiencia.

- Es… es… - decía poniéndose la palma de la mano en la frente - Uff, da mucho miedo. ¡Y te pegas cada susto…! Y el payaso… ¡madre mía! ¡Daba un cague…! Cada vez que aparecía un globo rojo sabias que algo malo iba a pasar. Y la gente gritaba un montón. Escucha, escucha lo que he grabado.

Y me ponía el móvil cerca de la oreja para hacer sonar un audio en el que de repente toda la gente en el cine chillaba a la vez, con una fuerza sorprendente, que me recordó a los gritos que se oyen en las caidas en picado de una montaña rusa.

- Y así casi toda la película.
- Vaya, - le dije- pues me han entrado muchas ganas de ir a verla.
- Tienes que verla, papá, te va a gustar. Pasas mucho miedo pero es muy chula.

Así que  ni corto ni perezoso, decidí ir yo solo al día siguiente a la última sesión, intentando evitar un público adolescente tan escandaloso.
Y sí, el público que encontré era en general adulto, pero hubo gritos igualmente. De manera aislada, pero los hubo. No me molestan los gritos en una película de terror; son tan apropiados como las carcajadas en una película cómica. Lo que sí me molesta es el desagradable crujido de las bolsas de snacks cada vez que meten las manos para sacarlos. ¿Cuándo aprenderá la gente a rasgar bien las bolsas para no hacer tanto ruido?

Pero bueno, disfruté.
La película tiene escenas muy potentes, con atmósferas tan conseguidas que te llegas a sumergir en ellas.  Me gustó la fuerza que tiene la música, los inquietantes silencios y lo bien expresados que están los terrores de los jóvenes protagonistas. 
No diré que es la película más terrorífica que he visto,  pero sí me dejó un buen sabor de boca.

Salí del cine cerca de las 12 de la noche.

Había dejado el coche a unos doscientos metros, en una solitaria zona en penumbra. Tengo que reconocer que mientras me acercaba al coche, escuchando el sonido de mis propios pasos, sentí una cierta inquietud. No es que tuviera miedo, es que notaba que me estaba sugestionando con la posiblidad de asustarme mucho por la más leve tontería. 
Como que de repente apareciera un gato, o que se escuchara algún ruido a mis espaldas, o que al llegar al coche el payaso estuviera  en el asiento de atrás, esperándome.

Una vez sentado al volante cerré de inmediato los seguros de las puertas. 
“Por si las moscas”, me dije.

Sin ser demasiado tarde, las calles estaban completamente vacías, como en esas pelis de catástrofes apocalípticas donde las ciudades aparecen abandonadas y el simple vuelo de una bolsa de plástico resulta perturbador.
No se veía un alma por ningún lado y de nuevo se me pasó por la cabeza la posiblidad de encontrar a un payaso esperando a cruzar un paso de cebra.

"Joder, con el payasito", pensé, "¡pues sí que me ha llegado a impresionar!"

Llegué a mi calle, bajé del coche y me dirigí al portal a buen paso.
Cerrar la puerta del edificio me pareció un alivio que dio paso a una nueva inquietud que no era capaz de definir.
Encendí las luces de la escalera y el cla-cla-cla del temporizador parecía sonar con más fuerza de lo habitual.

El botón del ascensor mostraba una lucecita roja, señal de que alguien lo estaba utilizando. Sin embargo no se oía nada. 
El ascensor no subía ni bajaba ni escuchaba voces de ningún vecino.
Pero la lucecita roja no se apagaba nunca.

"Maldita sea,  murmulllé, ¿tiene que estropearse el ascensor precisamente hoy?"

No me seducía nada la idea de subir los cuatro pisos andando, más que nada porque mi mente estaba dando muestras de ofuscación y me parecía que a cada vuelta el payaso de marras estaría sentado en algún escalón, aguardando mi llegada con una amplia sonrisa.

Ascendí ligero y pulsando el interruptor de la luz de cada rellano.
El tercer piso me recibió con la sorpresa de que la bombilla estaba fundida y aquella penumbra fue un suma y sigue a mi canguelo.
Pero ay, cuando ascendía al cuarto, a mi casa, un resplandor verdoso inundaba aquella vuelta.
Era la luz del ascensor.
Todo apuntaba a que se había ido a estropear en mi planta, quedando la puerta abierta, y esa tonta casualidad agudizó más mi desasosiego. Otra vez la mente me jugaba la mala pasada de imaginar al payaso asesino dentro del ascensor, y que en cuanto subiera los últimos escalones vería su horrorosa cara maquillada.

Así que imaginad lo que sentí cuando al llegar a encararme con esa puerta abierta vi que en el techo del ascensor... FLOTABA UN GLOBO ROJO!!

La impresión duró solo un segundo, pues de inmediato supe que era una broma que había preparado Samuel, pero es indescriptible el subidón de adrenalina, como un rampazo en la columna vertebral,  que me produjo ver un globo rojo igual al que tanto impactaba en la película.

- ¡¡Pero cómo se te ocurre!! - le dije al entrar
- ¿A que impresiona? - decía él entre risas
- Calla, que te has librado de una buena - me dijo Apamen - Nuestra idea era coger la copia de las llaves del coche, ir andando al cine y ponerte el globo dentro, en el asiento de atrás. Lo que pasa es que no las hemos  encontrado, que si no...
- ¿¡Qué!? Si llegais a hacer eso... ¡me muero allí mismo!
Y Samuel no paraba de reír. Es lo que tiene ser hijo del diablo.


Yo lo tengo claro. Jamás me atreveré a subir a una montaña rusa, ni a hacer puenting, ni a probar esas cosas de locos, pero en esto del cine de terror... no sé, lo paso estupendamente mal. 
Sobre todo si lo vivo en la realidad y a solas, con ascensor y globo rojo.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajajjajaaaa.
Qué bueno!! Me ha hecho mucha gracia eso de que lo pasas estupendamente mal. Es una manera muy acertada de describirlo. Imagínate que hubieran encontrado las llaves. Uffffffff. TE MUERES!!!! jajajjaja todavía me río. Jaaajajaja. Dile a mi cuñá y a mi sobrino que me meoooooo
anasister

Éowyn dijo...

A mí la peli me gustó. Hay escenas muy buenas. Pero en general, me esperaba muchísmo más. Así que me quedo con la original. Pues Tim Curry, me hizo pasar miedo de verdad. Cómo la novela.... que da mucho yuyu.

Jajajaja vaya tela de broma.
Un abrazo!

Ángeles dijo...

La broma es muy buena. Tiene su poquito de mala idea, claro, pero es que si andan implicados Stephen King y el diablo, hay que estar a la altura.

Fíjate, una cosa tan inocente y tan inofensiva como un globo, qué siniestra se puede volver en manos de un mago como el tío Steve. Sobre todo por la noche y cuando anda uno solito por las calles solitarias...

Y abundando en lo que ha dicho anasister, eso de "lo paso estupendamente mal" está terriblemente bien :D

JLO dijo...

Jaja a mi tambien me hizo reír la entrada... No era creíble pero al hacerla tu hijo cobró sentido...

Me diste ganas de ver la peli y no me gustan las de terror! Ja...

Y que maestro es King no? Saludos 🙋

Papa Cangrejo dijo...

Me parto jajajajaja a mi me hacen eso y palmo fijo jajaja

sin más palabras dijo...

Servidora cae muerta allí mismo. Si partimos de la base que fui incapaz de leerme el libro completo por el miedo que me daba, con eso está todo dicho. Me gusta el cine de miedito pero tras una chaqueta, un cojín o mis propias manos tapándome los ojos, eso sí... muy cansina con el "¿qué pasa... qué pasa... qué ha pasado...?".
NiñoNinja quiere verla y yo le he dicho que por encima de mi cadáver, porque ni volverá a dormir él ni yo hasta dentro de 15 años.

Sara dijo...

Jajajaja, qué mefistofélico cerebrito esconde Samuel... Pues, aunque me has despertado la curiosidad, no sé si veré la peli. Creo que lo pasaría terriblemente mal.

Besitos.

Ana Bohemia dijo...

Te la prepararon bien, ese hijo del diablo tiene un humor igualito al de su padre, jaja, muy guasón. La foto es genial, yo creo que la sugestión ya te había hecho efecto y el globo rojo fue la bomba.
Me gustó la película, no me asusté casi en ningún momento, será que los payasos con dientes afilados me dan lo mismo, jeje.
Saludos
:D

Natty dijo...

Ajajajajajaja, maravilloso!!
Yo fui a verla de dia por miedo a salir de noche del cine, tuve que aguantar a los adolescentes, pero no fue tan desagradable!!

hitlodeo dijo...

Ja ja ja. Un diablillo prometedor. Creo que la saga tiene asegurada la continuidad. Y Apamen genial, aunque si te llega a poner el globo en el coche llamas a la poli o a los cazafantasmas. 😂😂😂

JuanRa Diablo dijo...

Anasister:

Claro que me entiendes. ¿Acaso no se pasa estupendamente mal recorriendo una casa abandonada, por ejemplo? Con ese miedo tan chulo, esa intriga tan burbujosa, ese esperar que no aparezca nada queriendo que aparezca algo...

No me puedo enfadar con tu sobrino y cuñá porque yo hubiera hecho lo mismo (o pichó) xD

Éowyn :

Me gustaria volver a ver la primera, la de los años 90. Sé que la vi en su dia, pero ya no la recuerdo. Desde luego en el libro había pasajes que me ponían nervioso perdido, jaja. Parece mentira pero creo que las sensaciones que nos produce la imaginación no la consiguen ni las mejores imágenes en pantalla, ¿no crees?

Gracias, Éowyn

Ángeles

Es verdad, ahora un globo rojo fuera de lugar me parece una advertencia maldITa. :D
Yo me pregunto… si un payaso lee el libro o ve la película… ¿pasa miedo después mientras se maquilla?

¿Sabes que me acabo de enterar de que la primera película de IT es en realidad una miniserie de TV de tres capítulos que tardó mucho en verse por prohibirse su emisión? (??)
¿Y sabes que en algunos lugares la Policía desaconseja disfrazarse de payaso diabólico?

Las que monta a veces el tío Steve sin llegar a saberlo...


JLO :

Te creo. Pasar miedo no es de risa, pero si te lo cuentan te hace gracia. Seguramente porque uno imagina muy bien ese mal rato del que habla el otro, y se identifica con ese miedo que alguna vez ha pasado.

A mi el terror me encanta, y Stephen King me lo ha servido en bandeja durante años.
Gracias por la visITa

Papa Cangrejo :

Ya te digo yo que no la palmas, pero te quedas tieso como la mojama un buen rato, eso sí xDD

Conxita Casamitjana dijo...

Genial Samuel, mis felicitaciones asustar a don diablo no es fácil.
Espero que me perdones pero me he reído un montón y ese ascensor con el globo genialmente terrorífico. Mis aplausos para ese genial aprendiz de diablillo.

Terror y King es algo que es casi imposible de separar, algunos de sus libros y las películas que se han hecho son míticas y siguen dando mucho pero que mucho miedo.
A mi no se me ocurre ir al cine a ver una peli de terror, estaría chillando cada minuto y me echarían. Y encima ni siquiera vería la película porque hago como los niños y me tapo mirando entre los dedos y no consigo saber porqué eso tienen que darme menos miedo pero lo hace. Este verano he leído a King en Mientras escribo y me ha gustado mucho, se muestra como un tipo peculiar pero muy auténtico y desde luego es un maestro, sigo recordando a la pobre Carrie.

Saluditos

Montse Martínez Ruiz dijo...

¡Vaya, vaya, de tal palo, tal astilla!
Samuel ha estado genial, y ya puedes dar gracias que no te pusieron el globo en el coche, jaja.
No he visto este remarke, vi la que se hizo hace años y la verdad es que el payaso, o la cosa, da miedo.
Un beso.

JuanRa Diablo dijo...

sin más palabras :

Se nota que la sensación de miedo te atrae y te repele al mismo tiempo, porque de sobra sabrías al empezar a leer IT que la intención de King es hacerte pasar miedo, ¿no?
Y eso de taparse la cara cuando ves una de miedo, ¿no es peor? ¿Y si los monstruos aprovechan para salir cuando no miras? :p

Nada, mujer, NiñoNinja te defenderá siempre con su catana :D

Sara:

Si te animas quiero un dosier de sensaciones.
Aunque no creo que Sara osara (a menos que le compenSARA) (Vale, ya me callo :p)

Ana Bohemia :

¿Has visto cómo las gasta Samuel IT o?

Sí, esto del miedo es algo muy relativo. Tengo una sobrina muy aficionada al cine de terror que sintió indiferencia ante El exorcista, que es una de mis favoritas, (aunque reconozco que hoy no siento el desasosiego que me preodujo la primera vez). Y mi hermano definió IT como Los Goonies haciendo el tonto por el tunel del terror. Ya ves...

Yo siempre he dicho que el cine de miedo hay que verlo con ganas de pasar miedo, si no no vale.

Natty :

Mujer previsora, claro que sí. Mejor encontrarse al payaso a plena luz del día :D

hitlodeo :

Muy mala leche la que tuvieron, Hit.
Yo habría llamado a los Cazafantasmas siempre y cuando llegaran con Sigourney Weaver. La de entonces, claro :D

Conxita :

A lo mejor Samuel me supera en maldades y hasta me quita el puesto. ¡Quién sabe!

A mi me parece que son muy pocas las películas que han conseguido llegar a la altura de las novelas de SK. Debe de ser muy dificil conseguir visulamente lo que el autor logra con sus descripciones. Sin embargo hay algunas que se han acercado bastante, como La milla verde, Cadena perpetua o Cuenta conmigo.

Yo también disfruté mucho Mientras escribo :)


Montse :

A veces me paro a pensar en la impresión que me habría llevado de haber visto el globo en el coche, jajaja. Inolvidable.

Antes de despedirme, te regalo esta amapola

https://i.pinimg.com/736x/61/95/f4/6195f49f6fb5ee936418bf96251c4087.jpg

(jejeje)