23 de septiembre de 2008

BLOG CREADO, TOCADO, HUNDIDO... SALVADO!!!


El mes que viene, el blog de mi amigo José Enrique Gálvez, PALABRAS, cumplirá dos años.
La primera vez que escuché la palabra blog (que me sigue sonando fea y que no recogen todavía los diccionarios de inglés) fue a él.
- He creado un blog en internet. Os voy a dar la dirección para que lo visitéis.
- ¿Qué has hecho qué?
- Un blog, un lugar para escribir lo que quieras y que la gente te lea.
Cuando accedí a él me pareció que era algo muy interesante y atractivo pero que debía ser muy complicado de llevar a cabo. Tardé mucho en embarcarme hacia ese mundo.

Dicen que las tres cosas que debe hacer un hombre en la vida son: tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro. Pero como las nuevas tecnologías van invadiendo todos los campos, hasta lo más tradicional y lo más romántico sucumbe ante la modernidad. Ahora debemos tener ese hijo y regar el árbol pero lo de escribir un libro, que, seamos sinceros, es lo más difícil de hacer, ya se sustituye hoy en día por crear un blog. Muchísimo más sencillo y menos comprometido.
Ahora lo más difícil es plantar ese árbol o por lo menos plantarlo y que sobreviva, con lo que, tiempo al tiempo, veréis como en unos años se sustituirá por instalar una antena parabólica.
.
Aquellos que, como yo, tengáis un blog (lo más parecido a un hijo virtual) que en su día creasteis con ilusión y del que hoy os sintáis orgullosos viendo como crece, podréis haceros una idea de cómo me he sentido esta semana convencido de que había estropeado el mío irremediablemente.
Sólo tiene tres meses de vida y yo lo mimaba y lo quería y me lo pasaba bomba con él. ¿Cómo había podido vivir yo antes sin un blog en mi vida?
El problema surgió cuando empecé a comparar a mi “hijo” con los “hijos” de otros "padres".
Veía esos blogs tan guapos, con visores de fotos, con atractivas pantallas para ver videos, con relojes, con música, etc… que cuando volvía a verle la cara al mío me parecía soso y esmirriado.
Entonces quise hacerle una cirugía estética sin ser yo cirujano.
Mirándole las entrañas hallé hasta su HTML, que viene a ser como su código genético, y me relamía pensando que si yo supiera descifrar todo eso y manipularlo tendría un blog alucinante, que dejaría a todos boquiabiertos y enganchados a él para siempre.
Pero lejos de acercarme a un simple lavado de legañas, no sé ni qué tecla toqué que lo dejé disléxico, asmático y tullidito.
Me asusté mucho, quise volver atrás, pero ya no sabía cómo deshacer el entuerto. Me afané, puse parches, pinté borrones, lancé mil y un S.O.S., pero mi blog me miraba con cara de lelo como diciéndome “Papá, ¿qué me has hecho?”
Como dice mi hermano Tomás sobre los los "ciberbobos" en su último artículo, (por favor, no los llaméis posts, que también suena horrible) los ordenadores no respetan a los ignorantes y se ríen de nuestra desesperación, por lo que no tuve más remedio que convencerme de que tendría que olvidar este blog y crear otro con todo el dolor de mi corazón.
.
Este fin de semana bajaron mi hermana Ana y mi cuñado Iván desde Castellón para asistir a la boda de mi tío Guillermo ¡¡ a sus 77 años !! Lo pasamos muy bien pero les confesé que mi corazón estaba de luto.
Iván, que tiene magia en los dedos casi desde que nació, me animó diciendo que el desaguisado tendría arreglo.
Y así fue. Hoy, gracias a su ayuda, puedo decir que el blog ha salido de la UCI y ya se encuentra en planta, dispuesto a una última operación que le devuelva sus columnas al lugar que le corresponden.
Así que aprovecho esta nueva entrada en este mi querido blog - que es más guapo que ninguno - para agradecer efusivamente a mi cuñado su ayuda con ese bisturí mágico con que me lo operó.
¡ Gracias Iván ! ¡Vuelvo a ser feliz!

7 comentarios:

Txema Rico dijo...

Que contento estoy (como diría Macario) de que por fín hayas resuelto,con la ayuda de tu cuñado, el problema del blog. Así está mucho mejor de aspecto. Gracias por el "vínculo" que haces al mio en el tuyo y espero que pronto seas tú el que cumpla dos años en este mundillo. Yo empecé como el que no quiere la cosa y llevo casi 120 artículos (que no posts), y eso que soy pelín gandul.
Ánimo y la próxima vez piensa bien la tecla que tocas....ja jaja

pichiri dijo...

He podido apreciar que algunos nombres utilizados en internet no nos convencen mucho, me refiero a tí a Tomás y a mi mismo que ya en mas de una ocasión me he referido a ciertas cosas con palabras mas familiares. Es muy dificil ir en contra de la corriente, pero como nuestro entorno es tan limitado dentro de su inmensidad, no tengo inconveniente en hacer un pequeño vocabulario "personalizado" con la palabra a aplicar en cada caso. Creo que los ya duchos en estos menesteres no lo verán con buenos ojos, pero a Tomás seguro que le encanntará la idea.

Anónimo dijo...

La verdad es que "qué palabritas se gastan en internet". Ahora, que yo, que como sabes me gusta que las cosas se pronuncien como se debe, hago la petición desde aquí que se pronuncie "BloG" con "g" como si fueras a hacer un glu-glu al final y no "BloJ" con "j" como suelo escuchar a menudo, que parece que arañe los oidos jjjjjjjj con uñas sobre pizarra. FRAN.

Anónimo dijo...

Viendo tu blog(con G)nadie diría que no dominas el mundo de internet. La mayoría de las cosas que tu haces yo no tengo ni idea.
Como sugerencia decirte que vuelvas a poner las fotos de Mª Carmen, Samuel y Aitana, así lo haces mas entrañable y además puedo enseñar fotos de mi familia en cualquer momento.
Laura

sister dijo...

Asì que ya està en planta...ja,ja,ja...los blogitos de los demàs pueden tener mejor continente...pero "JAMAI" mejor contenido....Papà,aprovecho para decirte desde aquì que no consigo escribir comentarios en tu blog...decìdete a operarlo...siempre puedes recurrir a tu yerno....

Ana dijo...

Papá: no te lo operes.
Iván me lo ha arreglado y ya te puedo escribir comentarios.

Anónimo dijo...

Hola Primo:

me ha gustado mucho lo de tu historia anglo-francesa...Yo también estuve en Irlanda y la verdad es que me ocurrió algo parecido...¡Qué bonitas son las historias de verano!

Un abrazo muy fuerte...

Juan M.C.