7 de marzo de 2009

YECLA EN MI HORIZONTE







Espero que sepáis apreciar este texto pues vale su peso en oro. No ya por el contenido en sí sino porque es la primera vez que he tenido que negociar muy duro para que una entrada viera la luz.

Así, como lo oís.

La culpa es mía por abrir la boca.

- Cariño, voy a hablar de tí en mi blog le dije a mi mujer
- ¿De mí? Anda ya! Quita, quita.
- Sí, lo venía pensando en el coche
- Con tantas cosas que tienes por contar, ¿para qué quieres hablar de mí?
- Pues porque me apetece escribir algo de Yecla y de cómo nos conocimos
- ¿De Yecla? No será para burlarte, ¿no?
- No, quiero contar por qué a Yecla la llaman “el extranjero”
- ¡Eso es burlarte!
- Pero que no, mujer, que es una cosa simpática, una seña de identidad que os ha hecho famosos.
- De mí no escribas, qué corte que me conozcan.
- Anda ya, como si fueran a venir a verte en persona para decirte “Ahh, con que tú eres la del blog de Juan…”
- Ay, que no, que no quiero, que seguro que Fran hace luego algún comentario riéndose de mi (
A mi hermano, que la quiere mucho, le encanta meterse con ella. Y ella se pica enseguida)
- Que no, ya verás cómo no.
Pero por más que intentaba convencerla, ella no accedía. Así que tuve que pasar al Plan B : Volver a decírselo cuando tuviera mucha prisa. Es algo que he probado otras veces y funciona.

Se apresuraba para salir de casa al trabajo.
- Entonces, ¿verdad que me vas a dejar que escriba sobre tí?
- Me voy a trabajar
- Voy a escribir sobre tí
- Ay – la oía quejarse mientras descendía en el ascensor – pues más te vale que sea todo bueno porque si no te haré comentarios criticándote!
- A ver si es verdad, que no me comentas nunca. ¡Adiós fea!
- Adiós tonto!

Le tomé por tanto la palabra y escribí lo que sigue a continuación.
********************************************************************
En 1991 pisé Yecla por primera vez.
Antes sólo me habían llegado vagas referencias de ser una ciudad famosa por sus muebles pero no sabía ni a cuántos kilómetros se encontraba de mi casa. Pero en el mes de febrero de aquel año, en aquellos tiempos en los que yo salía con un grupo de amigos de Elda, dos de ellos (Angel y Pele) cumplían años y a alguien se le ocurrió la feliz idea de ir a celebrarlo a una discoteca de Yecla: la Sapporo.


A mí no me entusiasmó la propuesta porque nunca me ha gustado conducir - y menos por la noche - por carreteras que no conozco. Pero como no todos disponían de coche y en el fondo sabía que lo pasaríamos bien, me apunté a la fiesta.
Varios minutos después de pasar Villena, que está justo a mitad de camino desde Elda, un poco harto ya de conducir, empecé a pensar que Yecla se encontraba en la-venta-la-puñeta y ¡cómo lo recuerdo! que no volvería a ir allí jamás.

¡JA! ¿Que no? Pardillo, ingenuo, tontorrón, que no tenía ni zorra idea de la cantidad de capítulos que estaban escritos en mi libro del destino con Yecla como telón de fondo.
La discoteca formaba parte de un gran restaurante y estaba en el sótano de éste. Hacía un frío tremendo en la calle pero adentro se estaba realmente bien, se veía muy buen ambiente, la música era buena y había mucha gente bailando.
Algunos de mis amigos tenían entonces mucho morro y se presentaban a todas las chicas que les interesaban. Yo no era así. Yo esperaba a verlos venir con sus nuevas amigas que a la vez siempre traían a muchas otras que entonces yo conocía de rebote. Cuando me presentaron a una tal Mari Carmen, es algo que recuerdo perfectamente (y mi mujer también), le dije “Tienes cara de picarica”. Y a ella le hizo gracia. (Más gracioso hubiera sido decirle “Oye, dentro de 9 años nos casaremos tú y yo, ¿qué te parece?”, pero claro, no se lo dije porque aún no lo sabíamos)

El cumpleaños acabó (más bien la discoteca cerró) y regresamos a casa. Pero al fin de semana siguiente mi amigo Juan Antonio, alias el Zorro, que se había quedado prendado de una tal María, vino a rogarme que volviéramos a ir a Yecla
- ¿Otra vez? ¡Ni de coña!
- Si, Juanillo, vámonos tú y yo solos, tranquilamente.
- Buf, que no, ni loco, que está muy lejos.
- Pero tío, que está ahí al lao, que son sólo 44 kms.
Podéis reíros si queréis pero por aquel entonces desplazarme a Yecla suponía toda una odisea para mí; esos 44 kms los veía como 444 y por eso me negaba. Por eso y porque – y no sé por qué lo tengo que contar todo – tanto el Zorro como yo salíamos con dos chicas de Elda. Volver a Yecla suponía buscar una excusa para dejarlas y largarnos para ver a las yeclanas. Me negué en redondo.
Esa misma noche volvíamos a estar en la Sapporo con María y Mari Carmen. Y el sábado siguiente también. Y el otro.

Llegó un momento en que nuestras yeclanas nos esperaban con tanta ilusión como la nuestra por ir a verlas. Nos fueron enseñando su ciudad, primero los lugares de ocio, claro, pero con el tiempo también los mejores lugares de la misma. Y ya siempre, antes de volvernos a Elda las llevábamos en coche hasta un punto muy cercano a sus casas en donde nos despedíamos. Eran unas despedidas larguísimas y sin palabras. Sólo con besos.

Fue por entonces cuando me enteré de que hace la traca de años, en los tiempos en los que mucha gente marchaba a Francia para trabajar durante la vendimia, sucedió que un gran número de españoles estaban en una estación francesa esperando al tren que les devolviera a casa. Llego tal tren y una voz anunció
Españoles al tren. Vayan subiendo todos los españoles ” y viendo que había un grupo que no se movió de su sitio alguien les preguntó
”¿Y ustedes? ¿No son de España?
A lo que respondieron “No, nosotros somos de Yecla”.
Aquello trascendió y hoy por hoy, no sólo todas las comarcas que la rodean sino también buena parte de España saben que Yecla es “el extranjero”.


El tiempo pasó y el Zorro no quiso dejar a su novia de Elda por lo que terminó su relación con María. A mí me ocurrió lo contrario, dejé a la chica “nacional” para, sin que nadie me acompañara ya, ir a ver a “la extranjera”. Y así fue como por mi determinación empezaron a llamarme Juan el yeclano. Todavía conservo en la cartera un pasaporte que confeccioné a mano en el que iba cuñando las entradas a Yecla. Cuando lo mostraba a mis amigos diciéndoles que me lo exigían en la frontera se partían de risa.
La única traba que encontraba yo a esa relación en la que tan a gusto me sentía es que me suponía un incordio volverme a casa los sábados para volver a regresar al día siguiente. Tanta rabia me daba que en más de una ocasión, ni corto ni perezoso, me quedaba a dormir en el coche. Pasaba unas noches criminales, incómodo y con frío pero luego la mirada dulce de mi picarica transformaba todo lo malo en maravilloso.
Como Mari Carmen tenía unas amigas muy simpáticas, había ocasiones en las que algún amigo quiso acompañarme a Yecla, lo cual me parecía bien siempre y cuando accediera a pasar la noche en el coche. Veo muy poco a aquellos amigos de Elda pero cuando he coincidido con Jose o con Pedro nos reímos mucho recordando aquellas lejanas madrugadas de cristales empañados tapados como podíamos con nuestros abrigos y deseando que saliera pronto el sol para desentumecernos. Todavía me cuesta entender cómo podía ser tan pavo para preferir pasar una noche tan incómoda a hacer unos cuantos kilómetros. Pero hoy es un bonito recuerdo.
Y lo gracioso es que cuando la madre de mi novia supo de esas ocurrencias mías le preguntó a su hija que porqué no se lo había dicho, que había una habitación para mí. Pero es que a mi novia, pobrecica mía, le daba corte decirle que ya tenía novio.
.
Nunca había escrito sobre estos recuerdos y me apetecía que quedaran guardados en el blog.
.
Me casé en Yecla con mi extranjera del alma y el convite se celebró en el restaurante Mediterráneo en cuyo sótano estaba la discoteca donde nos conocimos.
A tan sólo 44 pasos del lugar donde nos despedíamos con tantos besos construyeron un edificio y en él vivimos ahora.
Mi mujer está durmiendo en estos momentos, así como nuestros pequeños Samuel y Aitana, los dos extranjericos de mi corazón.
Y espero que estén escritos largos y felices capítulos en el libro del destino para vivir los cuatro juntos en esta bendita ciudad de la que, un día pensé, no volvería a pisar jamás.
.

46 comentarios:

Luigi De Angelis S. dijo...

JuanRa,

Cada vez me gusta más tu película, creo que voy a comprar los derechos para hacerla una serie de TV porque está buenísima... en serio, tú dijiste en cierta ocasión que tus entradas eran muy largas y probablemente es cierto pero a mí no me pesa leerlas completitas.

En este caso concreto, me gustó todo pero especialmente lo del pasaporte (muy JuanRa) para viajar a Yecla.

Ah... también me gustó cómo empezaste la entrada con la discusión con tu mujer, fue como si abrieras una ventanita para ver un momento íntimo de la vida de ustedes dos, me pareció algo bonito.

Saludos,

Bichejo dijo...

Joooooooo, qué bonitoooooo!!!

Mis primas vivieron muchos años en Yecla, cuando íbamos a Murcia pasábamos siempre a verlas (yo era bastante pequeña)

Sólo recuerdo que me parecía que estaba lejísimos y que hacía mucho frío.

Besos

Helena dijo...

En el lugar que menos te lo esperes, ahí está tu destino esperándote... y tu fuistes a parar a Yecla... donde iré yo a parar... dentro de 9 años espero volver a esta entrada de tu blog y espero poder responderte...

Por cierto... que fue de las novias Eldenses??? jejeje :P

Un beso!

Ripley dijo...

muy bonita entrada desde el comienzo hasta el final. las personas somos que aquello que sentimos, todo lo demas son accesorios, pequeños añadidos que nos van configurando el envoltorio, la presencia, lo que los demas ven a primera y simple vista, para conocernos hay que rascar, sacar lo que cada cual llevamos dentro y ahí amigo mio estan los recuerdos. yo no conservo pq no he querido hacerlo ningun mal recuerdo, solo guardo los buenos, los que me sirven, los que me ayuden, aquellos que puedo mostrar orgulloso y contento. me ha gustado mucho leerte, como siempre, bueno no, como siempre no, esta vez mas aún. fuerte abrazo

pichiri dijo...

Muy bonito. Sencillo, sincero, entrañable y evocador, para aquellos que hemos tenido la dicha de vivir etapas similares a la que tu describes, "dormida en el coche incluida" con el consiguiente entumecimiento por la incomodidad y por el frio que se metia en los huesos y que despues de salir el sol aún duraba un par de horas.
Me imagino que aún pasaras con cierta emoción por los lugares emblematicos que sirvieron de marco a tus inolvidables recuerdos, esa calle, ese arco, esa fuente, ese banco que nos parece que todavia es fiel depositario de las ilusiones vividas en su entorno.
Me llevaré el calor de tus pisadas
gravadas en los atomos del polvo, recogeré las piedras del camino
que a tu paso rozó tu pié divino...
Muy bonita entrada. Un abrazo.-

Txema Rico dijo...

Yecla...que bonica ereeeee...!!!

JuanRa Diablo dijo...

Luigi

De Angelis Producciones. Sii, lo estoy viendo. Ve llamando a Uma o a Joan a ver si les interesa un papel.;)
Me alegra mucho oirte tan buena crítica.
Thanks producer!

Bichejo
Gracias.
Pues justamente esa fue mi primera impresión también : "Qué frio y qué lejos"
Me ha sorprendido que conozcas Yecla.¡Qué casualidad!
Besos!

Helena
Espera que pongo la alarma para que me recuerde lo de los 9 años ;)
Seguro que tu destino no te va a hacer esperar tanto.
Y en respuesta a esa duda:
Mi ex novia eldense se casó y tiene un hijo. El Zorro no se casó con aquella chica sino con otra que casualmente se llama Mari Carmen también.
Besos!

Ripley
Gracias por tus palabras.
Es una acertada decisión que comparto. Quedémonos con los bellos recuerdos, que los desagradables queden perdidos como negativos sin revelar.
Un abrazo desde Yecla.

Pichiri
Yecla está llena de recuerdos agradables. Además lo primero con lo que me encuentro al entrar en ella cada día es con la Sapporo, por eso tanta evocación me hizo escribir esta entrada.
Me alegro de que te haya traído recuerdos similares.
Un fuerte abrazo!

Txema Rico
E mu bonica, pero también, como dicen los de Villena:
"Joer con los yeclanos, que al frío le llaman fresco"

Anónimo dijo...

OHH que bonicooooo y cuanto valor pasar las noches en el coche!!! pues se por experiencia propia el frío que hace en Yecla sobre todo en las fiestas de la Virgen.
El día que conozcas a tu futura nuera me la presentas que le daré unos cuantos consejicos para lidiar con las suegras yeclanas jajajjaj lo que voy a disfrutar
SAX
PD Muy guapa M Carmen si parece que sea de Petrel

María Jesús dijo...

Enhorabuena por este post, ha sido un placer leerlo, aunque ultimamente me cuesta un montón leer y escribir.

¡Feliz fin de semana JuanRa!

Besos

Lillu dijo...

Jo, qué bonita historia :) Es maravilloso tener esos recuerdos y poder compartirlos, verdad? :)

saluditos (y a la extranjera también, jaja)

quentin loves me dijo...

Qué bonito..... de verdad!

Mi primera visita a Yecla fue en vuestra boda......... inolvidable.....siempre me viene a la cabeza ese momento en casa del hermano de maricarmen.........todos riéndonos y quitándole el sombrero a juan padre.
Otro clásico de la boda fue ese punto de la fiesta en el que Tomás...........copa en mano, nos dijo a tu hermana (superembarazadísima) y a mi: "chicas a la pista.........esta noche vamos a bailar todas las mariconadas del verano " (es una cita textual)..... y allí lo dejamos.......en mitad de la multitud.........con sus coreografías.............QUE BIEN NOS LO PASAMOS!

Bichejo dijo...

JuanRa, es que soy medio murciana, por parte de madre, y toda mi familia vive en Murciaquéhermosaeres!!!

calata dijo...

bueno, creo que tu mujer extranjera no tiene de que preocuparse, ni por que enfadarse, has realizado un relato precioso, del que afortunadamente me siento algo participe. Que tontos somos los chicos que siempre saliamos a los pueblos para ir a los bailes y discotecas, ellas no se movian, no. A dedo, en moto, en coche, en tren, ¡que curiosos somos los humanos!

JuanRa Diablo dijo...

Sax
Te aseguro que hoy no sería capaz de pasar una sola noche en el coche :S
Mª Carmen ha leído tu posdata y no entiende por qué dices lo de Petrel
("Oye, que en Yecla somos bien guapas! ;)

María Jesús
Pues te agradezco aún más el que te hayas pasado por aquí. Me alegra mucho volver a verte.
Un beso!

Gracias Lillu
De mi parte y de la extranjera ;)

Quentin loves me
Esos apuntes que dejas en el blog de tus recuerdos particulares son impagables. Lo de Tomás no lo sabía. El barrigón de Ana sí lo recuerdo perfectamente.
Un beso!

Bichejo
Pues aquí murcianos y medio murcianos tienen pase VIP.
¡Toma uno!

Calata
Sí, he conseguido que mi mujer me de el visto bueno.
El que comente algo ya es harina de otro costal...
Tan tontos que si nos viéramos reflejados en un documental sobre las costumbres humanas para cortejar superaríamos al más singular de los animales.
Muchas gracias por pasarte!

julia dijo...

buenas ¡¡ pues por aqui estoy de nuevo,ya ves¡¡ la primera impresion fue tan buena que e vuelto.tu entrada me a encantado,supongo que porque soy una romantica¡¡si ,si como el 90 por ciento de las mujeres,aunque no lo digan y por supuesto muchos hombres.tambien me a parecido divertida,lo cual nunca viene mal para pasar un ratito ,por cierto felicidades¡¡creo que tienes una mujer preciosa y con mucha paciencia ¡¡¡jajajjaes mas no creo que se aburro ni lo mas minimo viviendo con una persona como tu. saludos

anasister dijo...

Todavìa estoy emocionada,pese a que ya ha pasado un rato desde que lo he leìdo."Y espero que estèn escritos largos y felices capìtulos en el libro del destino para vivir los cuatro juntos en esta bendita ciudad de la que ,un dìa pensè,no volverìa a pisar jamàs"...precioso hermano.
Y a tì M.Carmen...decirte que te siento màs hermana que cuñada y que dentro de esta gran familia, tù ocupas un lugar privilegiado en mi corazòn.Nos enamoraste desde el primer momento en que te conocimos y no has dejado de enamorarnos nunca.UN BESO PAMEN

anasister dijo...

Por cierto,me encanta la ùltima foto,no me canso de mirarla,es perfecta.

Bichejo dijo...

Hala, soy guay, tengo pase VIP, cómo molo!!

Mil gracias

Anónimo dijo...

En estos días en los que estoy con la moral un poco baja por problemillas de salud y en los que cada día valoro más todos los momentos vividos con vosotros y con mi mujer Laura, a la que adoro y pienso en mi futuro hijo Saúl,esta entrada ha hecho que se me humedezacan los ojos.
Mari Carmen: Me encanta llegar al campo y recibir uno de esos abrazos tuyos tan profudos y sinceros. Un beso. FRAN

Umpi dijo...

Genial entrada!!!!Aunque no salgo de mi asombro al leer que preferías dormir en el coche antes que hacer 44 kilometros!!!! aún recuerdo aquella temporada en las que llevaba un tonteo con una chica de Zaragoza...quedar con ella eran 660 kilometros en un fin de semana!!!

por suerte Tania vive en mi barrio, pero podría vivir en Zaragoza, que te aseguro que iría cada fin de semana a verla igualmente!!

Preciosa historia por cierto!!!

Anónimo dijo...

Como Victor me ha dicho tantas y tantas veces que las sajeñas somos muy feas y cuando voy a Petrel las veo a todas tan guapas he terminado por convencerme.
Así que cada vez que veo a una chica guapa le digo"parece que seas de Petrel"
SAX

cuentosbrujos dijo...

Saludos a tu doña, jajaja
Yecla ¿El estranjero? no lo sabia pero la hostoria me ha parecido entrañable

JuanRa Diablo dijo...

Julia
Así me gusta: ¡pecadora reincidente!
Gracias por tus palabras y por volver. Tendré que esforzarme para que no te me vayas... ;)

Anasister
Mª Carmen también se ha emocionado al leerte y yo... más ancho que largo.
En esa foto se ha captado un instante de pura felicidad, ¿verdad?

Bichejo
Mil de nadas

Fran
Aquí en Yecla hay dos personas y dos personillas que te queremos muchísimo. Lo sabes, ¿verdad?
No te preocupes. Todo va a salir bien.
Un beso enorme

Umpi
Iba a intentar excusarme un poco, pero al ver esos 660 kms que dices ya no puedo abrir la boca. Ay, l'amour, l'amour...
Un saludo para tí y para Tania y gracias por los halagos.

Sax
Esto que cuentas se lo contaré a mi madre. Le gustará. Ella es de Petrel.
Un beso.

cuentosbrujos
Sí, ahora ya lo sabes. Además que esto se debe expandir. ¡Pásalo!
Gracias. Un abrazo.

Umeka dijo...

Que bonita historia... Me encanta ver como un segundo de una vida te la cambia entera... Vamos no hago yo 44 kms para ir a la disco ni me paguen lo visitarla... Un saludo...

Fran dijo...

Muy bonita historia. Sopongo que, una vez leida, tu mujer no te habrá reñido mucho por hablar de ella

Alvaro dijo...

Total 44 Km para toda una vida de amor, no es nada, chaval. Así que debes estar muy agradecido al coche, al amigo y a la discoteca. Oye y menuda suegra, qué suerte....

Es muy bonito hacer partícipes a toda la humanidad de la naturalidad de un amor eterno.

JuanRa Diablo dijo...

Umeka
Yo también dije No No y luego...
Lo que se suele decir: Nunca digas de este agua no beberé.
Un saludo.

Fran
Yo sabía que le gustaría. Así me lo ha dicho. Aunque aún espero que escriba algo!

Alvaro
Me gusta cómo lo ves. Después de escribirlo me pregunté si esto interesaría a los que no me conocen. Tus palabras disipan esa duda.

GRACIAS A TODOS POR VUESTROS AMABLES COMENTARIOS

Anónimo dijo...

Hola,Diablillo me ha gustado mucho lo que has escrito de tus comienzos en Yecla y con tu mujer,muchas veces merece la pena desplazarte de tu ciudad, y dormir en el coche, para luchar por lo que quieres, Felicidades y un beso para tí y tu mujer. Mar la Manchega

Anónimo dijo...

Querido compañero,es la primera vez que escribo en un blogg y me da mucha vergüenza, pero al leer el tuyo me he contagiado y no puedo evitar escribir algo. Este blog está lleno de sensibilidad y sentimientos que brotan de cada historia que nos cuentas, me quiero apuntar y cuando me atreva compartiré alguna historia de mi vida que me guste recordar y le pueda interesar a alguien.
Ha sido una suerte para nosotros que tu destino laboral sea Villena.
Ya te queremos mucho a pesar de las patadas en las puertas( ya sabes de que hablo).
Otra vez y cuando esté mas iniciada contaré alguna historia mía que se divertida.
Hasta la tarde. Carmen Molina, la Trabajadora Social.

peibol dijo...

¡Pero qué bonito por favor! Creo que deberían darte otra vida una vez que acabaras esta, porque al margen de dónde y cómo la vivieras, seguro que también estaría plagada de jugosas anécdotas deliciosamente bien narradas. ¡Que no pare esta narración!

Un abrazo desde Canarias

Por cierto, como no sabía si te llegaban los avisos si alguien escribía en entradas antiguas, no me había aventurado a hacerlo; hace unos cuantos días escribí en la de "mi relación con los coches", y como no sé si te has enterado, no sé si continuar el periplo por tu blog... Ya me dirás ;)

JuanRa Diablo dijo...

Mar
Ya sabes cuánto me agrada que te pases por aquí y te animes a dejar tus comentarios. Si encima son tan cariñosos... apaga y vámonos!
Un beso, hermosa!

Carmen
¡Qué alegría me da que me escribas al blog!
Tengo que confesar que cuando todas supisteis de su existencia me dio corte que entrárais a leerme, pero qué podía esperar de unas compañeras como vosotras mas que cosas buenas?
Ahora que te has animado ya no puedes faltar.
Tú qué dices, ¿cuento lo de la patada a la puerta? ¿Quedará bien tanta violencia en el blog?
Un abrazo.

Peibol
Anda que aunque fueras mi único lector me bastaría para seguir en la brecha pues tus halagos animan por veinte (y sé que son sinceros)

Sí, como tú en tu blog, me entero si escribes por cualquier rincón; este infierno tiene cámaras por doquier.
Hazlo siempre que quieras.
Un abrazo.

Vix dijo...

ja!
me encantó la historia. Muy tierna.
Al final el JuanRa Diablo resultó ser un sentimental!
Un tipo enamoradisimo!

besos

Anónimo dijo...

por supuesto que debes contar lo de la patada,aparte de lo sentimental, tu sentido del humor también es muy bueno, o sea que tú sabrás como contarlo.
Un abrazo. Carmen Molina.Remolina

The Knitting Songbird dijo...

Your wife is very lucky to have a husband who loves her so much that he wants to tell the whole world about how he met her, how much he loves her and how happy he is with her and their children. God bless you all and may you have many, many, MANY more happy and loving years together.

molinos dijo...

He vueltooooooo....

Te ha quedado muy bien, muy tu.

Me flipa la última foto.

Besos

Anónimo dijo...

Juan, yo también voto para que cuentes lo de la patada, ya que no lo pude ver en directo, haznos pasar un ratito divertido,vale?diablillo,vaya plan de emergencias, más chulo,besos. Mar.

JuanRa Diablo dijo...

Vix
A mí lo que me ha encantado es que te pasaras por aquí. Tengo la piel de gashiiina.
GRACIAS!

Carmen Molina
Bueno, pues estate atenta por si publico la famosa escena. Lo haré sin avisar, con nocturnidad y alevosía. (Y adiós a mi fama de pacífico)
Un beso.

Songbird
Thank you so much for your loving words.
(I must say that I've missed you. Your blog was so silent...)

Molinos
Ahhhh, mi bálsamo de felicidad diario aquí de nuevo!
¿Algún Maternity rebozado de nieve?
(Sí, esa foto tiene algo especial)
Un beso.

Mar
Bueno, que no se diga que no admito propuestas. ¿Queréis patada? Habrá patada!!
Qué manera de tentar al diablo...
Besos.

The Knitting Songbird dijo...

Well, I've got a bit of a surprise, which is why I was so absent lately. Take a look at the blog. Hopefully, will get writing again now :)

Rasanliz dijo...

Humana, sencilla y un poco parecida a la mia, eso si con ligeros cambios. Yo no dormí en el coche, porque no lo tenía, pero si hice mucho auto stop. Tampoco me casé con aquella chica que no era de mi pueblo, porque tuve tuve la gran suerte de conocer a la que hoy es mi mujer.
En mi caso, como en el tuyo, algunas veces, segundas partes si fueron "muy" buenas.
Un saludo

JAVIER dijo...

Que bonita cronica mi amigo, la verdad que uno hace muchas bellas locuras por ellas, y al final vaya que si vale la pena,
Un abrazo para ti y saludos para la extranjera jejeje...

Saludos desde Japon.

Anónimo dijo...

Que bonito! yo soy de yecla y mi historia es similar, solo que mi novio venia a verme desde unos 80km. al final me casé con él y ahora soy yo la que se fue del extranjero y vive en Alicante. ¡un saludo!

JuanRa Diablo dijo...

Hola Paisana. Gracias por este mensaje que dejas. Y vuelve cuando quieras.

Bolboreta dijo...

Qué historia taan bonita!!!
Felicidades a los dos...

Jona dijo...

Mi padre es de Yecla y estaba explicándole a un amigo, por qué a los Yeclanos, les dicen extranjeros...pero luego pensé...voy a buscarlo y contarle bien de dónde viene aquello, ya que no me pillaba mi padre cerca...así que puse en google: Por qué a los de Yecla les dicen...y apareció este blog y esta maravillosa historia : ))) enhorabuena pareja, me encanta, de verdad...lástima que los amores de ahora ya no sean como los de antes...

Por cierto, yo también quiero aportar mi historia/anécdota sobre Yecla...como ya dije, mi padre es de allí y siempre hemos ido para ver a la familia, visitar la casa donde mi padre vivió su infancia, etc...y el ritual siempre terminaba comprando unas empanadillas de patata en la pastelería la Mallorquina....bien, pasaron los años y mi padre ya no se animaba tanto a coger el coche, así que un día con un amigo, me pilló de paso Yecla y paré a comprarle unas empanadillas para darle unas sorpresita...pero no recordaba el nombre de aquella pastelería...así que la primera que vi les dije...tienen empanadillas de patata? Sí, cuantas? Y yo...pues...18! 18 empanadillas! Es que mi padre viene siempre...y bla bla bla...la señora emocionada me las pone, yo toda contenta voy a comerme una empanadilla y ummm......me doy cuenta de que no tienen nada que ver con las que compraba mi padre...pensando eso...bajando por la calle, veo..Pastelería La Mallorquina (Grrrrrgr) entro...me puede poner 18 empanadillas de patata, por favor....? Así es como volví a Novelda con 36 empanadillas de patata en el maletero...18 de ellas las regalé a mi amigo. : ))) Besicos mil.

JuanRa Diablo dijo...

Hola Jona :)
Cómo te agradezco que te hayas tomado la molestia de contarme esta anécdota, que me ha dejado sonriendo.

Me encanta saber que uno busca cosas de Yecla en Google y le aparece mi blog. Ya han llegado por aquí unos cuantos de esa forma y es para mi una satisfacción que dejen su huella.

Es que las empanadas de patata yeclanas tiene su fama. Lo que no me había parado a pensar es que el sabor pudiera cambiar tanto dependiendo del lugar donde las hagan.
Recuerdo que unas amigas yeclanas pidieron en Elda unas empanadas y cuando mordieron y comprobaron que eran de tomate (de pisto) se extrañaron muchísimo. Ellas pensaban que serían de patata como en su tierra, que a estas alturas ya considero también la mía.

Un fuerte abrazo y de nuevo... ¡gracias!

Anónimo dijo...

Muy bonito. Y sí es verdad que tu chica tiene cara de picarica, si.
carlos