23 de mayo de 2009

CARIES MENTAL

Puede ser peligroso que la mente divague por sí sola.

Me encontraba solo en la sala de espera de la clínica del dentista.
.
Hacía rato que había abandonado la idea de seguir viendo las caras de las manoseadas famosas de las nuevas revistas (perdón: las nuevas famosas de las manoseadas revistas. Qué lapsus. Ya se sabe que en el dentista nunca hay revistas nuevas).
.
A mis oídos llegaba el rumor amortiguado del torno del antipático individuo de la bata blanca. Los dentistas son las últimas reminiscencias de los torturadores de la Inquisición que se resisten a desaparecer. Seguro que babean cuando tienen la oportunidad de ver alguno de aquellos aparatos de tortura que se guardan en museos.
.
Yo estaba bastante tranquilo porque sólo había acudido a hacerme una limpieza dental, lo que daba al torturador pocas posibilidades de hacerme daño.
En uno de los carteles que adornaban las asépticas paredes de la estrecha sala de espera, una atractiva chica daba todo de sí misma para mostrar la sonrisa que mejor dejara ver su perfecta dentadura, casi tan grande como el cartel.

Entonces, no sé por qué, recordé que había un anuncio en televisión en el que se decía: “Nueve de cada diez dentistas entrevistados recomiendan el chicle Trident sin azúcar”.

Ahí empezó todo. El recuerdo de aquella afirmación pareció agradar a mis neuronas que empezaron a divertirse con ella como si de juegos malabares se tratara, analizándola por arriba, por abajo, por delante y por detrás.

“Nueve de cada diez”… “entrevistados”… “recomiendan”… “el chicle”… “entrevistados?”…”nueve de cada diez?”

Es como si se hubiera apoderado de mí una imperiosa necesidad por ahondar más en esa estadística que en su día dieron tan a la ligera.

Se supone que con semejante premisa cualquiera exclamaría: “Ah, pues si lo recomiendan 9 de cada 10 dentistas, no me cabe la menor duda.”
Pero mire usted por dónde que no tuvieron en cuenta que a veces algunos nos aburrimos tanto que nos da por pensar . Y aquello ya empezaba a ser una noria en mi cabeza.

¿Tienen los dentistas – me decía yo para mí mismo - tiempo para ser entrevistados sin ganar dinero mientas tanto? ¿Será verdad que se pusieron a preguntar a dentistas y más dentistas una cosa así? ¿Es posible que a alguien se le encendiera una deslumbrante luz interior : “Oye, vamos a preguntarles a los dentistas si le dan el visto bueno a un chicle sin azúcar” Y lo que es peor, ¿quién pudo secundar eso? ¿Quién exclamó: “Síiii, vamos!!”

“Perdone señorita, veníamos a hacerle una pregunta al dentista””¿Tienen cita?””¿Cita? No, pero es que es sólo una pregunta para la televisión, y…””Sin cita no pueden pasar””Pero es que…””El doctor tiene un hueco en septiembre. Si les interesa…”
No me los imaginaba sacando cita previa en dentistas de Valladolid, Pamplona, Ferrol o Morata de Tajuña… para hacer “esa” pregunta. Tantas molestias para desembocar en algo así:

- Dígame
- No, nada, que si recomendaría usted el chicle Trident sin azúcar.
- ¿Perdón?

No, había algo que no me cuadraba, algo que hacía absurdo todo eso, con lo cual llegué a mi primera conclusión: sólo entrevistaron a diez dentistas.
Con eso no mentían con la estadística aunque la disfrazaban de una forma muy ladina.

La cosa está entonces en que debieron entrevistar sólo a diez dentistas, seguramente dentistas de vacaciones, muy probablemente de la misma localidad (para qué viajar) y sin atosigarles demasiado. Una cosita rápida de pim pam pum y ya está.

Y de esos diez, nueve debieron decir algo así:

- Ah, pues claro, entre un chicle con azúcar y otro sin azúcar, obviamente es más saludable el segundo, por aquello de evitar caries y tal…

Aquí me surgió otra duda. Los encuestadores, ¿les hablaron de la marca o no? Porque, vamos, yo soy dentista (es un supuesto, no me llamen para pedirme cita) y si de repente mi interlocutor me cuela una marca “…entonces, ¿usted recomendaría el chicle Trident sin azúcar? “, qué duda cabe que yo le contestaría: “El Trident o el Cuatrident, o el Maski Maski; aquí lo que importa es que no lleve azúcar, no la marca, carajo” (lo de carajo no sé si lo llegaría a decir o no. Depende de la cara de pánfilo que pudieran ponerme)

Esto me llevó a la segunda conclusión: a los dentistas no les nombraron nunca la marca.
Con ello tampoco estaban mintiendo a la hora de decirlo en la tele. Simplemente aplicaron la lógica: “¿No quedó la cosa en que lo recomendaban SIN azúcar? Pues el Trident es SIN azúcar, por lo tanto los dentistas recomiendan el Trident.”

Esto es igual que una regla de tres pero al estilo del periodismo actual. Mentiras que nos saben colar como verdades.

Bueno, a lo que íbamos, porque ahora viene la parte más bonita y emocionante del asunto.
¿Qué pasa con ese dentista que dijo que NO? Nueve dijeron SI, pero uno dijo NO, NO y NO!!
No soy periodista (ni ganas de serlo), y sin embargo… YO QUISIERA ENTREVISTARLE!! Daría lo que fuera por hacerlo, por conseguir hablar con ese dentista que, rotundo, no recomendó el chicle Trident sin azúcar.
Con ese sonidito ambiental del torno perforador que llegaba hasta mí desde la sala de tortura, mi mente se afanaba por encontrar una respuesta: ¿Por qué? ¿Por qué dijo NO?

Se me ocurrieron muchas posibilidades, a cual más apasionante. Destaco entre ellas las siguientes:

1) Pudo ser el primer dentista entrevistado. Cometieron la torpeza de nombrarle la marca Trident. Se sintió utilizado y los mandó a tomar viento con un NO como una catedral. Hizo bien.

2) Pudo ser el más inteligente de los diez dentistas y pensó: "Carajo, ¿y ahora se van a poner en la tele a decir a la gente que masque chicle sin azúcar? Estos qué quieren, ¿quitarme clientela? ¡Y una leche! ... No, señores, no lo recomiendo”.

3) (Mi favorita) Pudo ser un odontólogo con mucho amor por su profesión. Había continuado estudiando e investigando hasta llegar a ciertos descubrimientos que el resto de colegas aún no conocía. ¿Qué había descubierto? ¿Sabía algo que los otros ignoraban? ¿Le habían llevado sus estudios a la conclusión de que el chicle sin azúcar es mucho peor para el organismo que el que contiene azúcar? Siendo así, cuando le preguntaron se limitó a responder la verdad: “No, señores, no lo recomiendo”
Es una pena, pero a los ojos del mundo gana siempre la mayoría aunque haya minorías más capacitadas.

Pero cuando me encontraba en ese karma mental de los que están a punto de llegar a conclusiones definitivas me pareció que la chica del cartel pronunciaba mi nombre. Las neuronas se debieron replegar en retirada y comprendí que la voz era la de la ayudante del torturador que había aparecido para anunciarme que mi turno había llegado.

Me levanté y me dispuse a seguirla por el pasillo.
Al pasar junto al cartel de la chica de la blanca dentadura me asaltó la absoluta seguridad de que, a pesar de su sonrisa, no era feliz.

Decidí ahondar sobre ello momentos después.

Divagando con la boca abierta.

*************************************************************************
Esta entrada forma parte del V Certamen "Escribe tu historia" del Blog El Mosquitero en el que os animo a participar.
.

32 comentarios:

Bichejo dijo...

Oh, my God!!! Que yo conozco al dentista que no los recomienda!!! Y que voy a cenar hoy con él!!!

Quieres que le pregunte algo en particular???

Txema Rico dijo...

Que curiosa y reflexia historia. Ay que ver como has estirado unos minutillos de sala de espera en una gran divagación...La has estirado igual que un chicle..eso sí, sin azucar. Le preguntaré a Isabel si en su clínica respondieron a esa encuesta. Por cierto, "capullo", que tienes tú contra los periodistas y esa bendita profesión....Hummmmm

Amig@mi@ dijo...

Qué bueno, jaja, lo que hace el aburrimiento. Un rato más y haces toda una tesis doctoral sobre el tema.
y... buen y acertado lapsus el de las famosas manoseadas jaja
Besos

peibol dijo...

Recuerdo haber pensado en eso hace años, y que mucho después, cuando volvieron a versionar el anuncio, se oía "chicles sin azucar COMO trident. No sé si lo dirían así desde el principio, o si tuvieron que rectificar por publicidad engañosa, pero en cualquier caso, estas estadísticas facilonas sacadas de la manga, nunca me han dado buena espina. ¡Saludos!

carlota. dijo...

Yo siempre creí que los dentistas estaban en un congreso y les habían preguntado allí .

Que imaginación tienes niño jajajajaa.

Besotes

pichiri dijo...

jajaja.que bueno y gracioso,porque tienes una imaginacion mas rapida que flahs ,todo lo que armastes en un abrir y cerrar de ojos.pero que famosito es ese trident que hasta cuidan tus dientes.,eso es lo que anuncian por aca. Desde colombia un beso milena.

Sarinha dijo...

Me ha gustado sobre todo la frase "a los ojos del mundo gana siempre la mayoría aunque haya minorías más capacitadas".
Un saludo de la periodista que entrevistó al dentista que dijo que NO.

Mar dijo...

jajajajaja lo que hacen las salas de espera jajajaja, muy bueno!!!

mucha suerte en el certamen ;)

Besitosssssssssssss

Io dijo...

Ja,ja,ja,ja, luego dicen que yo me como la cabeza.

Pues me encanta que hayas escrito esta entrada sobre los supervivientes inquisidores reales porque ¡El día 2 tengo cita para un empaste! AAAAAggggggggg!!!!

Yo suelo pedir siempre anestesia general, pero nunca me hacen caso. "Bueno, pues sólo la cabeza". Ná, nastis de plastis. A aguantar pinchazo en la encía, que una vez me atravesaron la encía y me cayo todo sobre la lengua, vamos que me la dejaron como un corcho y colgando hacia un lado como a mi perro.

Lo mejor tu última apreciación sobre la chica del anuncio. No es feliz, ja,ja,ja.

Hay mucha publcidad con ese tipo de mensajes, y pocos se paran a analizar la lógica de los mismos, y desde luego nadie lo hace de una forma tan imaginativa y divertida como tú.

Un besazo.

adriana rey dijo...

Quizás pudo haber pasado que a los dentistas le preguntaron en la encuesta: "qué recomienda? un chicle Trident o un chicle de otra marca recogido de un arenero ya mascado por dos sujetos anteriormente??" y entonces, como es lógico, los nueve dijeron "recomiendo Trident". ahora... el décimo... qué perversillo, no? Bueno, si lo entrevistas dile de mi parte que es un asqueroso, y que nunca iría a ver a un dentista como él!!! Carajo!

Antonio E. Zafra dijo...

Madre mía JuanRa, mira a ver qué tipo de anestesia os ponen en ese dentista que os deja colocados hasta la siguiente cita jajajajaja

Bien, el relato ha pasado el control ortográfico de Sara y ya estás oficialmente aceptado en el concurso.

Voy a leer los dos que me faltan. Un saludo jejeje,

Pd:

No me quito de la cabeza la paja mental que te has montado con lo de la sonrisa jajajajajajajaj

pichiri dijo...

Como ves, te has ganado una nueva fan y se me ha adelantado en el comentario.
Esto, realmente, resulta muy sospechoso. ¿Habrá sido real la encuesta? y en caso a firmativo yo creo que debia de haberse empezado preguntando: ¿Es bueno masticar chicle? y ya dependiendo de esta primera contestación podria venir todo lo demás. Pero de nuevo me asalta otra duda, porque habria que tener en cuenta muchos matices, ya que lo que fisicamente puede ser aceptable, puede estar muy mal visto desde el punto de vista educacional ¿y que es lo mas importante?.
En fín, ¡NO TENIA YO BASTANTES PROBLEMAS PARA QUE ME VENGAS A TRAER OTRO NUEVO!
¿Sabes lo que te digo? que a mi se me empezó a estropear la boca a partir de los chicles sin azucar, lo que podria ser evidencia de que son los que me han perjudicado, pero tambien falla esta teoria porque cuando yo masticaba los otros chicles era un chaval y bla. bla. bla.

Umpi dijo...

JuanRa!!! ante todo pedir disculpas por mi "mes sabático", pero es que lo necesitaba! después de la locura del menéame, desaparecí del blog, pero hoy he vuelto con más ganas que nunca y con entrada nueva, por cierto!!

Leyendo tu entrada, y entre risa y risa, me han venido dos cosas a la cabeza:

Conoces a Faemino y Cansado?? son, para mi, los mejores humoristas de España...pues siempre empiezan los shows con una batería de frases tales como: "gracias por estar aquí en el teatro y no en la calle apedreando a perros" o "muchas gracias por vuestra presencia aquí, porque para los artistas la presencia de público es muy importante, sobretodo para artistas como nosotros, que todo lo hacemos por la pasta"...pues bien, una de esas frases es "9 de cada 10 dentistas recomiendan chicle sin azúcar...hoy, en primicia podrán conocer al hijo de put* que lo recomienda con azúcar!"

Si lo digo yo, que ya tenían razón Faemino y Cansado! ese dentista es el eslabón perdido......

Y la segunda cosa que me ha venido a la mente es un monólogo del club de la comedia, en el que decían que los dentistas son malos, tan malos, que de pequeños, cuando veían un caracol, seguro que lo pisaban...

Desde ese día, cada vez que voy al dentista me lo imagino aplastando caracoles....

Y lo dice uno que, en su tierna niñez, llevó 4 años de ortodoncia!!!

Bueno, vaya rollo te he metido!!

Un abrazo!!!!

Anónimo dijo...

Yo también me comí mucho la bola con el dichoso anuncio, ese dentista que no estaba de acuerdo....
En fín que siento ser una aguafiestas pero, Por Diooooos QUE ES UN ANUNCIOOOOOOOOO
Si tengo que confiar en el anuncio de los chicles mejor me voy a entrevistar a la chica que viene del futuro para decirnos como se lavará la ropa, que ahí si que hay material para entrevistar QUE VIENE DEL FUTURO NADA MENOS.
Y como cada regla tiene su excepción en los anuncios igual, el único que no mentía era el del Cola Cao "desayuno y meriendaaaaaaaaaaa"
SAX

Lillu dijo...

Pues menos mal que ahora si sale un dentista en la tele recomendando algo tienen que poner debajo su nombre y que realmente es dentista, porque hasta ahora eran actores con bata blanca y nos lo creíamos :D

Interesante reflexión.

saluditos

JuanRa Diablo dijo...

HOLA A TODOS!!!!Perdonad mi retraso en contestar pero he pasado el fin de semana en Petrel conociendo a mi nuevo sobrino. La foto de junio será la de Saúl, sin lugar a dudas.
Mañana os respondo encantado. Gracias por tanto comentario.

AndyPeCas dijo...

Me mataste! Primera vez que te leo y quedé fascinada con tus elucubraciones en esa sala de espera! Seguiré por aquí, sin dudas.

March La Cinefila Desconocida dijo...

Por eso me gusta mi cabeza, me llevas a mundos que otros ni siquiera sueñan.

Nada mejor que una tarde de debraye en una sala de espera para conocer las lociras que se esconden en las profundidades de nuestras mentes.

Genial post como siempre, JuanRa.

Un abrazo desde México!

March

cuentosbrujos dijo...

eres un capullo
hoy tengo consulta con el dentista
hacia la releche que no acudia y joer
se me habia olvidado hasta leerte
cachis¡¡
es coña lo de capullo , con cariño
jeje
pero es serio lo de que tengo dentista
espero no divagar
me llevo al nene que antes le toca a el me ayudarña a estar centrado
saludos

Alvaro dijo...

Que bien que no habia revistas nuevas y que pudieras pensar todo eso que me ha hecho reir. La proxima vez me llevo al dentista el ordenador portatil y leo tus disertaciones para pasar esos momentos realmente malos. La chica de la sonrisa al final era feliz pero no tenia tu imaginacion...

El kioskero del antifaz dijo...

Yo creo que los dentistas no son humanos. Algo parecido me sucede con los encuestadores, pero en cualquier caso -yo que he tenido que estuiar estadística- tengo bastante claro que esa de los "nueve de cada diez dentistas...." es más falsa que falsa.

Por cierto... gracias por el enlace a "La Mosquitera", voy a probar a ver qué tal ;-)

Enhorabuena por esta historia, y a ver si hay suerte!!!

El extraño desconocido dijo...

Pienso que simplemente "nueve de cada diez" resulta más creíble que "todos los dentistas entrevistados", así que por eso se buscaron a uno que dijera que no, probablemente haciéndole la pregunta nombrando la marca.

En cuanto al concurso, no me presentaré por no hacerte quedar mal, jeje.

Saludos y muy buen texto para una pequeña inspiración. Impresionante

JuanRa Diablo dijo...

Bichejo:
Llego tarde para peticiones pero si vuelves a ver a ese dentista dile que creo en él. Que los demás se apuntan al carro de lo obvio, pero que él, seguro, sabe más.

Txema:
Pues sí, pregúntale a Isabel; a ver si nos extrae la verdad de lo que parece leyenda.
Nada tengo en contra del periodismo en sí, pero critico a ese periodismo de grandes titulares sacados de contexto, el de irritables deducciones y el tremendamente partidista. Y todos ellos abundan, por desgracia.

Amig@mi@:
Más que una tesis doctoral estuve a punto de volverme marajá, digo majara. Otro lapsus ;)

Peibol:
Mira que si se ponen en contacto conmigo los de la empresa Trident y me convencen de mi confusión... Bueno, siempre podré alegar que el temor a los dentistas me hace desvariar.
Pero, entre nosotros, se sacan las estadísticas de la manga!

Carlota:
El día que inventaron el chicle sin azúcar fue el mismo del congreso de dentistas en Estocolmo y no llegaron a tiempo para la pregunta.
(Eso he oído, jeje)

Milena:
Me alegro de que te haya divertido. Ahora ya sabes que cuando me da por pensar me pierdo en berenjenales.
Y entre unos y otros estamos haciendo una publicidad mundial del chicle de marras.
Un beso.

Sarinha:
Si de verdad conseguiste esa anhelada entrevista me la tienes que contar de cabo a rabo.
Un saludo y gracias por la visita.

JuanRa Diablo dijo...

Hola Mar:
No te había visto por aquí hasta ahora por lo que te doy la bienvenida y las gracias.

Io:
No temas; después del desaguisado de anestesia en lengua y efecto perruno, ya has pagado tu cuota de torturada. A partir de ahora todo debe ir a mejor.
De todas formas, en cuanto salgas por la puerta del dentista corre lo más deprisa que puedas y tarda mucho en volver.
Creo que es un buen consejo.

Yo no sé si esto es común o soy un raro especímen porque preguntas absurdas como esa me las hago a menudo. Veo a un tipo anunciando algo y pienso: ¿Qué estará haciendo justo ahora? ¿Se gustará en la foto? ¿Le reconocerán por la calle? ¿Se llevará mal con su cuñada?
En fin... si me tenéis que echar de comer aparte, lo hacéis.

Adriana Rey:
¿Lo ves? Tú también te has puesto a pensar y has dado con otra posibilidad que yo no barrunté.
Al final me va a tocar anunciarlo en radio, prensa y TV: "Dentista del NO al Trident, póngase en contacto con JuanRa Diablo. Urge entrevista"

Hola Antonio:
Pues es un alivio el verme aceptado. No temía por la ortografía pero sí que se me excluyera por exceso de empanada mental.
Pero si el legislador dice que sí... Gracias!

Pichiri:
Madre mía!! Si juntamos mi alegato con tu discurso sale tal sermón que veo capaces a los del Trident de retirar el chicle del mercado, llorando y pidiendo disculpas.

Mejor será que no deje que mis neuronas salgan al recreo tan a lo loco.
Un abrazo.

Umpi:
Me alegra verte. Para mí eres un poco socio de este blog, así que un 10% de las acciones en bolsa son tuyas, jejeje.

Conozco a Faemino y Cansado. Son enormes! Pero su alusión a los dentistas no la había oído nunca y me ha sorprendido. Ellos también se percataron !!!

En cuanto a la maldad de los dentistas, qué duda cabe, es innata. Hay que estudiar mucho, una carrera muy difícil y tal, pero, sobre todo, como no tengas ese puntito de maldad y masoquismo constante no apruebas ni de coña.

Me paso por tu úlimo abandono esta noche, aunque ya te adelanto que no he podido resistirme a mirar por encima y... ¡¡he flipado!!
Un abrazo.

JuanRa Diablo dijo...

Sax:
Si sumamos todos esos minutos de anuncios que nos hemos tragado en nuestra vida, yo creo que 9 o 10 días de bombardeo publicitario no nos los quita nadie. Así que ¿cómo no van a terminar comiéndonos la bola?
Por cierto, mi hermano Tomás ha hecho la prueba de sumergir media moneda mugrienta en ese líquido detergente milagroso que lo limpia todo. En la tele la sacan reluciente... ¡¡¡MENTIRA!!!

Hay que hacer algo. Hay que hacer algo. Tú ve encendiendo antorchas.

Lillu:
¿Tú crees? Yo es que me he vuelto de un escéptico... Sin duda por culpa de los Trident. Cuánto mal me hizo ese anuncio... ;)

AndyPecas:
Atente a las consecuencias si vuelves. Soy Diablo y poco de fiar... ;)
¡Bienvenida!

March:
"El sueño de la razón produce mosntruos" Goya lo pintó y nuestra imaginación también puede crearlos. Y monstruos hay tantos: Frankenstein, Drácula, King Kong, el de las galletas, los dentistas...
Desde luego con nuestra querida mente tenemos para distraernos un rato.

cuentosbrujos:
A ver si el niño va a ser más valiente que el padre...
Bueno, entre nosotros, en realidad divagué tanto para no tener que pensar en el terror que sentía. Esa luz que ilumina la cara, ese tipo con bozal blanco y ganchos de hierro sobre uno... Compréndeme, tenía que pensar en anuncios de la tele para idiotizarme y olvidar...

Abrazos de tu "capullo" amigo

Alvaro:
Interesante. Los hijos de la chica de la sonrisa no quieren que su madre les cuente cuentos porque es muy sosa y aburrida contándolos. Le falta imaginación.
Ellos prefieren que se los cuente su padre. Ese es el velo de tristeza que ví en ella.

Gracias por llevarme a la primera conclusión.

El kioskero:
Tú al menos tienes el antifaz en los ojos, pero los dentistas lo tienen en la boca, ocultando su sonrisa perversa.
Oye, un estadista dándome la razón, ¡genial!
Tendrás que averiguarme cuántas de las estadísticas que dan por ciertas son en realidad falsas. ¿Serán nueve de cada diez?

Prueba con un relato tú tambiém (pero no te rayes como yo) ;)

El extraño desconocido:
¿Tú has visto la película Don Erre que Erre? Yo soy como el cabezota protagonista que quiere que le devuelvan sus 257 pesetas. Yo quiero que me expliquen aquel anuncio. ¿Era verdad lo que dijeron o sólo querían dar credibilidad?

Sólo cuando sepa la verdad... roncaré feliz.

PD. No puedes participar. Piden datos y tú eres tan desconocido... :)

Fran dijo...

Yo estoy con aquel dentista. Los chicles sin azucar fueron los precursores de las cosas sin cosas. De ahí al café sin cafeína, al bitter sin alcohol, a ¡¡¡la cerveza sin alcohol!!! Los chicles, los caramelos y los donuts tienen azucar sino saben a goma pura y dura (o blanda, pero goma)Después uno se lava bien lavaditos los dientes y a correr.
Muy bueno el articulo. Casi mejor no presentarse porque lo veo ganador.

el rey del regaliz dijo...

Tengo la suerte de haber heredado la dentadura de mi padre que con 59 años nunca ha visitado al dentista y tiene una dentadura perfecta....a parte de eso, lo del anuncio de Trident siempre me llamo la atencion por un aspecto que comentas, quien es el hijo puta que recomienda un chicle con azucar...y despues de leer tus posible motivos, me quedo con el 2º

Paco dijo...

muy bueno... ¿hay algo para la diarrea mental?

JuanRa Diablo dijo...

Fran:
Las cosas sin cosas, jajaja. Sobran las palabras.
Y qué me dices del tema leches: con omega 3, con fibra, desnatadas, con calcio, con todo pero sin leche, seguro. Que no mareen tanto: al pan pan, al vino vino, a la leche leche y al chicle chicle. Y punto.

El rey del regaliz:
Buena boca en herencia
ahorros en ortodencia
(sí, se dice ortodoncia pero necesitaba rima para un nuevo refrán) ;)
Un saludo

¡Qué va, Paco! No hay nada. Si hubiera ya lo tomaría yo, ya...

mochuELIn dijo...

Juanra, me he reído mucho, es un supuesto no me pidan cita, eso me ha encantado.. yo tb reflexiono en el dentista, aquí te dejo algo para que leas. http://www.mochuelin.com/2009/01/el-anhelo-del-monofiodonte-o-el-miedo.html

cristal00k dijo...

jajaja! y es que en la sala de espera del dentista, cualquier cosa es buena para distraerse de la próxima tortura... Divertidísima comida de olla. Mucha suerte en el CETH!

Angelical dijo...

Ando leyendo a la competencia y me encuentro divagando con anuncios y ese insufrible ruidillo de taladro lejano y acechante jajjajaja. Suerte.