30 de agosto de 2013

...Y TIRO PORQUE ME TOCA

"Qué ganas tengo de que se le caiga la tripa del ombligo. Me quedaré más tranquilo".

Y un día la tripa se seca y se cae.

"Ahora cuando se le cierre la fontanela..."
Y llega el momento en que la fontanela se cierra.

"Espera, que cuando empiece a comer sólido, ya..."
Y quién lo diría,  los biberones pasan de largo.

"De lo que tengo ganas es de que empiece a andar"
Y sus primeros pasos te pillan desprevenido.

"Ahora cuando se le vaya ese chichón..."
Y el chichón se marcha un día sin dejar rastro.

"No, cuando empiece a comer solo, yo ya me despreocupo"
Y llega el día en que agarra la cuchara.

"Solo falta que deje de hacerse pipí encima y ya..."
Y un buen día ya no hay que comprar más pañales.

"Uff, si es que lo que hace falta es que empiece a ir al cole"
Hasta que empieza a ir al cole

"Se le pasará  ese miedo de por las noches, ¿no?..."
Y claro que se le pasa el miedo de por las noches.

"De verdad que cuando le entre el apetito, yo ya..."
Y llega el momento en que come como una lima.


A uno nunca le explican de antemano qué conllevará esto de ser padres. Pero cuando estás sobre el tablero y empiezas a jugar...
Sí, hubo quien te lo dejó caer, pero con muy poco poder disuasorio. Nadie te aferra del brazo y exclama "¿¿Que vas a tener un hijo?? ¿¿Pero tú conoces las reglas del juego?? Espera, ven",  y te hace una exposición de diapositivas que muestre toda la realidad: que ser padres es un recorrido vital muy hermoso, sí, pero que hay que ir saltando de una preocupación a otra y luego a otra más, y así, sin fecha de vencimiento.  Que ser padres es como ir de oca a oca pero con picotazos del pato, sin que aparezca  nunca la casilla final y rondándote continuas amenazas de peligro.
Vamos, que no sabes si es mejor correr o ir despacio.
¡Cosa seria el jueguecito, leches!

¡Y lo que me queda!

Próximas casillas...

"Verás que cuando se le pase esta fiebre..."
"En cuanto comprenda esa lección..."
"¡Voy corriendo a la farmacia!"
“¿Notará mucho el paso al Instituto?”
“Ese amigo es una mala influencia”
"Está rebotao porque está en la edad del pavo"
“¿Estabas fumando?”
“Bueno, vale,  tu amiga, no la llamaré novia”
“¿Cómo que quieres una moto? ¡Eso es un peligro!”
"Ahora que ha cambiado de amigos, ya..."
"Mucho está tardando en volver..."
“Ahora cuando le cicatrice esa herida...”
"¡Qué ganas de que se case!"
"Ay, que le dure este trabajo..."
Etc, etc, etc...

¡A mí nunca me lo explicaron así, de verdad!

Y aquí sigo, con los dados aferrados con fuerza en un puño. Porque los necesito, y porque hay que continuar la partida de todas formas.

Una cosa es cierta, al llegar a esas casillas de descanso, esas  que me permiten observar el recorrido hecho, respiro hondo y descubro las huellas del orgullo,  un resquicio de satisfacción que me impulsa a seguir adelante, a querer avanzar más.

Eso es lo que deseo y necesito: seguir avanzando.

Siempre adelante.

Tampoco esto te lo explica nadie.

21 comentarios:

Natty dijo...

Yo veo a mi hermana así como tú, "sufrir" y maravillarse, yo honestamente no quiero eso para mí, el amor más grande que tengo en mi vida es el amor a mis sobrinos que me hace la mujer más feliz del mundo =)

Anónimo dijo...

Es que si te lo contaran todo... ¡como que te ibas a atrever a tener hijos!
Y la sociedad aún envejecería más.
¡Esta bien así, esta bien!
¡Y a ver si tienes más, hombre!. El cupo que yo no voy a emplear.
carlos

Montse dijo...

Me recuerdas a mi madre, que decía : ¡Hija, con la edad que tienes y no dejas de hacerme sufrir!, cuando era joven no la entendía pero cuando fui madre ¡vaya si tenía razón!
De todos modos, tener hijos es lo mejor de la vida y lo sabes ¿eh, pillín? no hay más que ver la foto tan chula que le has hecho a tu hombrecito afeitándose ¡me encanta!
Disfruta de tus hijos en todo momento, porque crecen muy rápido, más de lo que imaginas :)
Mil besos.

ripley dijo...

vaya por delante que considero esta como una de tus mejores entradas, la foto es magnifica y el texto tb.

efectivamente, las etapas pasan rapido los problemas cambian y siempre está el miedo por saber que le va bien en lo que sea que esté haciendo.

un hijo lo es para toda la vida pero realmente de los 4 a 6 se produce el primer gran cambio, se empiezan a hacer mas independientes, hay que tener mucho cuidado con lo que ven en la tv pq en mi opinion son los años clave, cuando comienzan a darse cuenta de como son las cosas, un dia descubren a los reyes magos y a partir de ahí todo cambia, te ven con otros ojos, como a todo, se hacen preguntas cada vez mas dificiles de responder...¿una moto? jeje todavia te queda para eso, no veo a samuel en moto, con novia o amiga sí, pero en moto...¿o es que ya te lo ha mencionado?

un fuerte abrazo

Lillu dijo...

Yo no soy madre así que supongo que jamás comprenderé del todo esas inquietudes, pero me parece una enorme responsabilidad criar a un hijo. Quizás por eso no me lo planteo, porque a pesar de las satisfacciones obvias que te dará ver crecer a tus hijos, jamás podrás evitar esas "casillas" por las que hay que pasar y eso a mí me acojona mucho! :) Creo que me superaría el histerismo, jaja.

Por cierto, hay unas cuantas viñetas muy divertidas sobre el asunto de ser padres en un cómic de Paco Roca que no sé si conoces o has leído. Se llama "Memorias de un hombre en pijama". Estoy pendiente de reseñarlo en el blog, pero si puedes conseguirlo, a mí me encantó :D

saluditos!

Esa niña que vive dentro de mi dijo...

Qué texto tan bonito y sincero, querido Diablo. Me toca de forma muy profunda, ya que llevo apenas un mesecillo con el título de "mamá", y empiezo a experimentar todo esto que cuentas, en plena luna de miel que me hallo con mi pequeña. Pero sí, la pinza del ombligo ya cayó, así que una preocupación menos. Estoy deseando continuar experimentando todas las que me quedan, que son muchas.

Un beso

Ana dijo...

Yo no tengo hijos por eso no puedo saber que se siente al ir aprendiendo sobre la marcha las reglas de este juego que, como lo pienses mucho si que da vertigo. Pero me imagino que es como montar en bici, cuando le pillas el truco va rodado salvo cuando llegan los inevitables baches pero hay que salvar los obstaculos, seguir adelante, los dados sobre el tablero, porque creo que es un juego en el que siempre ganas, ¿verdad? Yo no sé que tal sería como madre porque soy de las que se preocupan demasiado, ser padres es la mayor responsabilidad del mundo y una bonita aventura al fin y al cabo, pero hay que estar preparado.
Un abrazo
:)

Misaoshi dijo...

A mí me gustaría ser madre, pero estoy en la fase de: si encuentro a un hombre. Y el temor ese de los dolores del parto o si le pasará algo al feto si se atranca o algo y no puede salir o si sale retrasadillo...

No sé, prefiero no pensarlo, porque todo lo relacionado a un hijo da miedo porque no sabes cómo va a salir NADA. Desde antes de que nazca ya tienes las dudas y los "y si" y los "ojalá que".

Ángeles dijo...

Yo, como soy una cobarde, gallina, capitán de las sardinas, nunca me he sentido capaz de enfrentarme a una responsabilidad tan apabullante. Por eso admiro a los que sí sois capaces.

Como Natty, la experiencia más parecida que tengo es la de tener sobrinos, que, siendo maravillosa, ha servido para confirmar mi falta de arrojo.

Te felicito por lo bien que juegas aun sin conocer las reglas, y por lo bien que lo cuentas, as usual.

Big hug.

loquemeahorro dijo...

Hablando en serio, me da la impresión de que mucha gente se lanza a la paternidad con una idea muy idílica de los que es tener hijos o pensando todo el rato "No, si a mí no me va a pasar".

Te falta la casilla de que te deje los nietos.

hitlodeo dijo...

O ¿cuándo superarán la etapa adolescente del yo ya lo sé todo, y mi padre no se entera?

El juego dura toda la vida, y engancha más que el Candy Crush.

JuanRa Diablo dijo...

Natty:

Es, como bien dices, un maravilloso sufrimiento.
Con lo de los sobrinos me has recordado a mi hermano soltero, que dice "Voy a darme mi dosis de sobrinos" y cuando está un rato con ellos... se marcha pitando. "¡Ya es suficiente!", dice, jajaja. Seguro que tú los aguantas más :)

Carlos:

Habrá que hacerlo por la sociedad entonces, ¿no? :D
Seguro que tú fuiste más listo y te fijaste en la letra pequeña del contrato.

(Acabo de responderte en Los colores de la boheme)

Montse:

A tí no te puedo engañar, Montse, que bien sabes de lo que hablo entonces, ¿eh?
Esa foto del afeitado siempre me ha gustado. La otra es también de nosotros en un montaje.
Gracias.


ripley:

Me alegra mucho que te haya gustado tanto, Ripley.
Lo escribí a raiz de dos sustos seguidos por parte de mis hijos: un extraño estado de ansiedad por parte de Samuel y una caida de Aitana con golpe en la cabeza. Son esos momentos en que uno se da cuenta de que a veces no basta con nuestra protección y te agobias pensando en los muchos peligros que les acechan, algunos de los cuales poco podremos hacer por evitar.

No, de momento Samuel no parece estar interesado en motos. Aún es pronto. Pero esa etapa podría llegar, ¿no?
Un abrazo

Lillu:

Lo de la responsabilidad no te lo niego, pero también debo decir que quizas tengas una idea preconcebida demasiado seria y horrorosa. Que todo es ponerse... Total, tú tienes (o tenias) un lagarto en casa, ¿no? Pues lo mismo pero interactuando más xDD

He investigado sobre ese "hombre en pijama" del que no había oído hablar, y sí, me parece interesante. ¡Cuéntanoslo, devoracomics! :)

Esa niña:

Pues querida principiante, disfruta cada momento con esa recién llegada, y prepárate para superar con éxito todas las estapas. Te va a tocar hacerte más fuerte porque la partida se pone emocionante por momentos. Ya verás, ya...

Enhorabuena... ¡y mucho amor y paciencia!

Ana:

No siendo madre aún, no lo has podido explicar mejor.
Baches en el trayecto los vamos encontrando todos, el problema es que a veces quisieras pillarlos todos tú, como padre y evitárselos todos a ellos. Está claro que esto es un error, que no es malo que ellos también encuentren baches y aprendan a superarlos.

Creo que serías una mamá hippy genial ;)

Misaoshi:

Nada, nada, miedos fuera, Misa. Pensar en los "y si" y los "ojala que" no sirve para nada. Esto es cosa de no analizarlo demasiado, y una vez en el ajo nos ponemos el disfraz de superpadres y p'alante. xD


Ángeles:

Apuesto a que como auntie eres de diploma y laureles, y que cuando tus sobrinos lleguen a la edad apropiada tendrás muuchas historias que contarles (sobre todo de miedo, jeje)

Me ha gustado leer la cantinela aquella del capitán de las sardinas
Y estaba también la otra de Fulanito, cuatro ojos, capitán de los piojos, ¿recuerdas?

Bueno, al menos había rango de capitán para los acosados :p

loque:

La casilla de que me dejen los nietos... ufff, esa mi madre ya la conoce bien, la pobre .

(Loque, no nos pega nada el papel de serios, ¿no crees? Prefiero mil veces eso de dominar el mundo)

hitlodeo:

¡Peazo juego el Paternity este!, ¿eh?
Pero en esos otros juegos, ¿ no vas ganando vidas? ¿Por qué en este sólo hacen que quitártela a marchas forzadas?

¡Voy a buscar el libro de reclamaciones YA!

sin más palabras dijo...

Nosotros andamos por la casilla 7 y en breve ya saltamos a la 8, ciertamente da mucho vértigo las casillas que nos quedan por delante, pero de una en una, y evitando con la suerte de dados caer en las "malas". Recordando con alegrías y en ocasiones tristezas las que van quedando atrás, pero siempre avanzando :-D

Loco dijo...

Si es que no deberían crecer.
Ainssss.

Pero que bonitas casillas habéis pasado y que buenas son las que os faltan.

Anónimo dijo...

Qué razón tienes. Cuando se es padre uno se reparte entre el deseo de que todo pase rápido y progresando adecuadamente y la nostalgia de lo rápido que todo pasa....FRAN

JuanRa Diablo dijo...

sin más palabras:

Veo que conoces de sobra las reglas del juego y sabes bien tu posición. Eso hará que disfrutes mucho más la partida.
¡Siempre adelante, compañeros! :D

Loco:

Tú eres de los que ves jugar a los demás pero conoces bien cómo son las "fichas" más pequeñas del juego ;)

Fran:

¡Exacto! ¡Que pase volando! Pero, ay, no tan rápido, hombre.

Speedygirl dijo...

En Speedytown dicen "hijos criaos, males doblaos" para expresar que las preocupaciones con los hijos nunca se acaban. Pero lo bueno compensa a lo malo, ¿no? Eso hay que pensar

JuanRa Diablo dijo...

Lo bueno compensa a lo malo, y además lo malo tiende a olvidarse. Esto es cierto, sí, pero tenia que escribir un grito de socorro. xD

Anónimo dijo...

Hace 6 meses que conoci a estefania, tras 7 meses de embarazo decidio que ya era hora de llorar. 34 dias en el hospital sin parar de llorar , y claro llorando yo con ella, por solidarizarme nada mas ;).
Por fin el regreso a casa!!!!!! Abro la puerta y empezo a llorar, le doy el pecho y llora, la baño y llora, la duermo... No, no duerme, llora, la coge papa y llora, en el cochecito llora. Asi 6 meses, pensaba que no me queria, que no siy buena madre, que no lo hacia bien... Hasta que un dia, sin darnos cuenta dejo de llorar y con una sonrisa muy parecida a la que te dedico tu hijo en momento dificil me dijo: mammmmnmmmmma. Sin duda fue el momento mas feliz de mi vida y solo esa palabra hizo que me olvidara de las noches sin dormir, del cansancio y de todo lo "malillo". sin duda un hijo es la felicidad absoluta pero nadie se acuerda de contarte lo dificil que es.
Te propongo que invites a tus muchos seguidores a crear el MANUAL DE PADRES, TRUCOS Y RESPUESTAS A PAPIS PRIMERIZOS.
un peto y hasta pronto.
Olga y Estefania

JuanRa Diablo dijo...

Olga y Estefanía:

Mi enhorabuena por encontrarte ya en periodo de bonanza para los oídos y los nervios, jaja ¿Pero tanto se quiso hacer notar Estefanía? ¡Qué barbaridad!

Es muy cierto, la simple sonrisa de un hijo es capaz de borrar todos los males. A veces incluso la vida recomienza desde esa sonrisa.

Un abrazo y muchas gracias por escribir.

PD. ¿Crees que lo del Manual de Padres sería una buena idea? ¿Tú tienes trucos? ¿Y respuestas? Yo voy aprendiendo durante la marcha :p

Anónimo dijo...

Jajaja, trucos no tengo y respuestas.... Mmmmm tampoco!!! Pero tengo muuuuuuuchas preguntas.