29 de mayo de 2015

COLLAGE A LA CHATEAU

Conversando a través del whatsapp con mis hermanos:

Fran: Voy en el tren, camino de Barcelona.
Ana:  Y eso?
Fran: Tengo que mirar unos materiales para mi trabajo.
Ana: Yo estoy en Valladolid.
Yo: Guaauu, somos gente de mundo!!!  Yo en Villena :p
Ana: Jajajajaja
Fran: Me gusta esta foto. Qué opinas, Juan?
Yo: Me encanta! Dónde es?
Fran: Está todo en movimiento menos lo que capta la atención. No tengo ni idea de dónde estoy. Algún pueblo entre Valencia y Sagunto.

Y así, como el viaje era largo y Fran se aburría, nos fue enviando fotos tomadas a través de la ventanilla.

Tomás: Me gusta tu fotoviaje. Ve comentando.
Fran: Voy a tomar algo al vagón bar.

Fran: Me atraen las fotos del movimiento humano, los quehaceres cotidianos, los viajes...
Yo: Un momento!! Nadie se ha dado cuenta de que la señora de la falda roja es una zombi?? Ampliad la foto!!
Tomás: Ostras, siii!!! 
Yo: Se nota que arrastra los pies!
Ana: Jajajajajaja, me matas, Juan!
Fran: Está a punto de morder a alguien!!
Yo: Eso si no lo ha hecho ya...
Un par de minutos después subo esa misma foto al grupo tras pasarla por Photoshop y demostrar que efectivamente era una zombi.
Yo: Miradla, ahí va!! No solo es una muerta viviente, además es carterista!!

Hubo pitorreo para rato.
*****************************************************************

Desde Barranquilla (Colombia) , Milena me comunica que mi padre ha conseguido un coche de ocasión.

Milena: Nos hacía mucha falta. Espera, te envío una foto para que lo veas.
A mi los coches nunca me han importado lo más mínimo, pero al ver la imagen entiendo perfectamente por qué quería enseñármelo.

Yo:  No me lo puedo creer!! 
Milena: Has visto la matrícula?
Yo: Que si la he visto!? Es lo que me faltaba por ver!!

Empiezo a creer que todo está escrito, que el destino me llama a gritos y que tengo que telefonear a Iker Jiménez y que se ponga a investigar a esta familia.


********************************************************************
Intercambio de mensajes con mi amigo Juan Luis, a propósito del hallazgo de los restos de Cervantes.


Chateando con Peibol, amigo bloguero de Tenerife:

Yo: El tema de piercings y tatoos no me ha atraido nunca. No me haría nada de eso.
Peibol: Yo en todo caso un tatoo muy pequeño.
Yo: De qué?
Peibol: De un perenquén.
Yo: Ah, claro, tu seña de identidad (a Peibol le encantan los perenquenes, es decir, las salamanquesas)
Bueno, aunque siempre ha habido un símbolo que me ha gustado, el de la Ruta 66.
Peibol: Te lo tatuarías  personalizándolo tal vez?
Yo: ???
Peibol: Algo así? (Y envía dibujo hecho en pocos segundos)


Yo: Jajajaja. Perfecto!! Ese es el tatoo que yo me haría!!!

(Aprovecho para anunciar que Peibol, después de una ausencia bloguera de casi 3 años, ha vuelto a publicar una entrada. Está claro que los viejos rockeros y  los buenos blogueros... ¡¡NUNCA MUEREN!!)

****************************************************
Me despido con un montaje de video hecho con viñetas y frases graciosas que me han ido llegando al wassap (dejemos ya de llamarlo, whatsapp, que es un incordio)  Algunas me hicieron soltar una buena carcajada. 
Por eso las comparto, esperando que a vosotros también.

video

21 de mayo de 2015

¿CÓMO LO DIRÍA CRUYFF? (SOLUCIONES)

"Cuando el diablo no sabe qué hacer,
mata rabos con la mosca"
Cruyff, tal vez

Ha llegado el momento de saltar al terreno de juego y solventar este galimatías de decir expresiones al estilo Cruyff, es decir, de dar las soluciones al "piensamucho" que propuse la semana pasada.

Vamos primero con esas frases hechas y sus significados (junto con la versión de Cruyff)  y después veremos el ranking de aciertos.

1) AL PIE DE LA LETRA: literalmente, que debe tomarse en la plenitud de su sentido, sin añadir ni quitar nada.

2) LUNA DE MIEL: es un concepto que hace referencia a la noche de bodas y habitualmente también al período posterior a la misma boda,  al viaje o periodo de vacaciones que los recién casados suelen realizar después de la ceremonia.

3) CARNE DE CAÑÓN: significa ser utilizado para lograr un fin en beneficio de alguien más. Tiene su origen en la tropa que era inconsideradamente expuesta a peligro de muerte.

4) CABELLO DE ÁNGELdulce elaborado con las fibras caramelizadas de la pulpa de la calabaza.

5) BUSCARLE LOS TRES PIES AL GATO: significa, según la Real Academia Española, "empeñarse temerariamente en cosas que pueden acarrear daño". De manera coloquial se utiliza para censurar la actitud de quienes buscan problemas o inconvenientes donde no los hay.  

6) NO VER TRES EN UN BURRO: Empleamos coloquialmente esta expresión cuando una persona no ve absolutamente nada o ve muy poco.

7) SER DEL AÑO DE LA PERAalude a hechos ocurridos hace mucho tiempo o a cosas muy antiguas y, en especial, a aquellas que precisamente por esa característica han dejado de tener vigencia o utilidad.

8) DÍA DE PERROS: se emplea cuando se tiene una jornada negativa y muy agobiante.

9) VERLE LAS OREJAS AL LOBO: La frase se puede utilizar cuando tras ver un posible peligro  cambiamos nuestra actitud o forma de actuar.

10) NO DAR UN PALO AL AGUA: Se dice que alguien no da un palo al agua cuando es un vago y no hace nada.

Bien, pues veamos ahora qué tal se os dio este "al revés te lo entiendo para que me digas". 

Papa Cangrejo no llegó a puntuar (¿tan difícil te pareció o es que no te apetecía dar un agua al palo? :p)
Montse y Natty: 2 aciertos
Ana Bohemia: 3
Loque: 5
Carlos: 6
Sese: 6
Hitlodeo y Ther: 7 (Ther, tu anterior premio no ha caducado. Solicítalo por correo :))
Maria José: 8
Peque: 9
Ángeles: 9

Según las normas, en caso de empate la victoria sería para quien contestara primero, por lo tanto...
 ...declaro GANADORA del "CÓMO LO DIRÍA CRUYFF"...  ¡¡ a Peque !!

De todas formas hoy estoy que tiro la ventana por la casa y de forma excepcional voy a otorgar un premio a las dos cruyffianas de los 9 aciertos.
¡Enhorabuena a Peque y a Ángeles!
 Y a todos los demás mi aplauso y agradecimiento, no solo por participar en estos juegos que a veces no tienen ni cabezas ni pie, os doy las gracias, sobre todo, por lo bien que me lo hacéis pasar siempre.
¡Hasta otro encuentro!

15 de mayo de 2015

¿CÓMO LO DIRÍA CRUYFF? (UN JUEGO)

El otro día, durante el trayecto a casa, iba oyendo en la radio esa efervescencia propia de los locutores deportivos en el preámbulo de un partido de fútbol trascendental.

"¡¡Hay que ver qué ambientazo!! ¡¡Es impresionante!! - clamaba uno acaloradamente - ¡El estadio, lleno hasta la bandera! ¡¡Aquí no cabe un alfiler!"
"¡En este momento salen los jugadores al campo! - prorrumpió el otro - ¡Rugen de júbilo las aficiones en todo el graderío!"
"¡Esto hay que verlo para creerlo! Se le pone a uno, como diría Cruyff, la gallina de piel"

Y ya dejé de escuchar porque me entró la risa.

Sí, porque volver a recordar al mítico futbolista holandés, con su característico acento al hablar español, cuando le dio la vuelta a la expresión y dijo aquello de "Se me pone la gallina de piel", me hizo mucha gracia.

Y el partido comenzó, sí, pero el viaje ya lo hice pensando en otras cosas, ya que de repente parecía que Johan Cruyff me proponía un juego para los lectores del blog, y casi le escuchaba pronunciar nuevas expresiones a su estilo.

Así, por ejemplo, y aunque le colguemos por esta vez el sambenito de cambiaexpresiones, creo que Cruyff no diría "lágrimas de cocodrilo" sino "cocodrilo de lágrimas" ¿No es verdad?

¿Y cómo diría  Cruyff  "Poner los puntos sobre las íes"? A ver, pensad, pensad... ¡Claro,  "Poner las íes sobre los puntos"!

Así fue, pensando una expresión tras otra, y dándole la tuerta a la vueltilla (perdón,  la vuelta a la tortilla)  como surgió este juego que ahora propongo.

Habrá que mirar la composición de la imagen, que ya he montado pensando en el toque Cruyff, y escribir:
Se dice "Lágrimas de cocodrilo", pero Cruyff diría "Cocodrilo de lágrimas"
Se dice "Poner los puntos sobre las íes", pero Cruyff diría "Poner las íes sobre los puntos"

Bien, ahora las 10 imágenes que hay que mirar con los ojos de Cruyff. 
A ver a quién se le da mejor este  " Al revés te lo entiendo para que me digas"










Daré las soluciones el próximo jueves. No se podrán ver los comentarios hasta entonces. 
¿Cómo? Ah, sí, sí, habrá premio real para el máximo acertante, que  en caso de empate  sería para el que antes contestara. 
¡Venga, a participar todo el mundo!  ¡Y cuidado con hacerse el lío una picha!, que diría Johan.




7 de mayo de 2015

ME DA IGUAL QUE NO ME QUIERAS

Ayer fui objeto de una declaración de desamor.
Suena raro, sí, pero ocurrió. 
Fue en La Pajarera, ese gran espacio rectangular del Centro de Mayores que se utiliza como doble sala de usos múltiples. 
Las más de cien sillas del lugar van desplazándose de un extremo a otro según necesidades. 
Cuando se convierte en zona de baile, fuera sillas. Cuando los pintores van a colorear sus lienzos, dentro sillas. Cuando toca hacer pilates, fuera sillas. Si vienen a ensayar teatro, depende, pero el caso es que siempre hay trasiego de asientos por el lugar.

En esos menesteres me encontraba yo en el momento de los hechos, despejando una de las salas. Había terminado el grupo de gimnasia especial (aquellos mayores que tienen dificultad a la hora de moverse y realizan sus ejercicios sentados en sillas) y cuando yo entré quedaban tres señoras esperando a que llegaran los voluntarios de Cruz Roja, que siempre acuden a  llevarlas con cuidado hasta el minibús que las transporta a sus casas.

Reproduzco a continuación lo que ocurrió cuando me vieron entrar.

Señora 1:  Ah, mira, ya viene este chico a por mí.
Señora 2: No, mujer, que este no viene a recogernos.
Señora 1: ¿No? - dirigiéndose a mi - ¿No vienes a por mí?
Yo: No, solo vengo a llevarme estas sillas.
Señora 1: Pues vaya, qué desilusión, ya pensaba yo que venías a por mí.
Yo:  No, pero no tardarán en venir a recogerlas.
Señora 3: ¿Nos tenemos que levantar?
Yo: No, no, quédense ahí.

Seguí amontonando sillas.

Señora 1: Bueno, pues si no me quieres... ¡peor para ti!
Señora 2: (con tono de reproche a su compañera) ¡Pero mira que te gusta poner en compromiso a la gente!
Señora 3: (apurada al ver que cada vez quedaban menos sillas) ¿Nos levantamos para que te lleves estas?
Yo: No, tranquilas, no se preocupen, que esas no me las llevo.
Señora 1: ¿Sabes lo que te digo? - otra vez a mí - Que me da igual que no me quieras porque yo tampoco te quiero.
Señora 2: ¡Ay, la virgen!
Señora 1: Que no, ¡que no le quiero!
Señora 2: Chico, no le hagas caso, que a ésta le gusta mucho decir tonterías.

Yo, sorprendido pero sonriente, seguí con lo mío.

Señora 1: De tonterías nada, que solo digo lo que pienso.
Señora 2: ¡Pues no hay que decir siempre todo lo que se piensa!
Señora 1: Yo sí. Por eso no me casé.
Señora 3: (con inquietud) Ay, el hombre se tiene que llevar nuestras sillas.
Señora 2: ¡Que no se las lleva!  ¡Ay, qué mujer esta! ¿Cómo nos va a dejar esperando de pie?
Yo: Claro, no se preocupen, ya me las llevaré después. No hay ninguna prisa.

Las tres señoras quedaron en silencio unos segundos.

Señora 1: Pues sí, a mi me decían a veces: “¿Y eso que no te casaste? ¿Nadie te quería?” Y yo siempre decía. “Pues no, nadie me quería, ¡pero es que  yo tampoco quería a nadie!”
Señora 2: Uy, menuda serías tú de moza...
Señora 1: Y es verdad que nunca he querido a nadie, ¿eh?

En esos momentos entraron dos voluntarios que se llevaron a las señoras 2 y 3.
- ¡Esta sí que es buena! ¡Otros que no me quieren! Me dejan la última, ¿has visto?

Me iba a marchar al terminar de despejar la sala, pero no quise dejar a aquella peculiar mujer a solas. Empezaba a caerme bien.
- Bueno,  ya he terminado – le dije
- ¿Qué van a hacer aquí ahora?
- Viene el grupo de baile.
- Ah, ¿aquí vienen a bailar también?... A mi eso de bailar nunca me ha gustado. O bueno, no sé, porque  bailé poco. Y ahora aunque quisiera... Es que mi hermano no me dejaba bailar, ¿sabes? Cuando alguno me lo pedía decía él “Cuidao, que ese solo quiere contarte las costillas” … Eso me decía... Mi hermano, al morir mis padres, me protegía mucho...  Luego tuvimos que trabajar duro... Madre mía,  ¡lo que yo he trabajado! ... Así que  eso de bailar... no sé... si fuera joven otra vez... probaría a ver.
Y volvió la mirada hacia el ventanal,  sumida por unos segundos en quién sabe qué pensamientos.

Lamenté que entraran de nuevo para recogerla, pues de repente me interesaba todo lo que me decía  aquella señora. Me acordé de inmediato de mi querida Josefina, de las muchas historias que de su vida  me contó y de aquella forma  tan burlona y divertida con la que me trató siempre. Cuánto me acuerdo de ella, sentada allí entre todas aquellas señoras armadas con bolso, formando la gran mafia binguera.

- Ah, ahora sí, ya me toca. Bueno, chico, como tú no me has querido... me voy con este otro que sí me quiere. ¡Hala, adiós!

Es curioso, solo esas pequeñas pinceladas  sobre su vida me bastaron para recordar a esta mujer toda la tarde.
Se me quedó grabado eso de “si fuera joven otra vez...” como si esa fuera una oportunidad que pudiera volver a surgir. Aunque quién no ha pensado alguna vez en algo parecido.  

Me acordaba del “Cuidao, que ese solo quiere contarte las costillas”. Nunca había oído un equivalente de “meter mano” que fuera más anatómico todavía.

“Nunca he querido a nadie”, dijo. ¿Es esto posible? Me cuesta creer que no se enamorara alguna vez, que no se dejara llevar por los agridulces suspiros del corazón ¿Ha conseguido alguien esquivar al amor?
¿Y con quién vivirá? ¿Se sentirá sola? ¿Se arrepentirá de algo?
Me pregunto  si en el balance de su larga existencia considerará haber sido suficientemente feliz.

Cuando salí de la Pajarera la vi en el elevador del minibús de la Cruz Roja. El voluntario y ella subían cara a cara, cogidos de los antebrazos.
Cuando la sentaron en su asiento correspondiente miró a sus compañeras y dijo:
"Bueno, ya he bailao bastante por hoy"

Me quedo con muchas preguntas, pero en cualquier caso admiro profundamente a  las personas que no pierden nunca el sentido del humor.

Tengo que preguntarle cómo se llama. 
Mira por donde, yo sí he empezado a quererla.