20 de febrero de 2018

UN TORRENTE DE AÑOS CADA DÍA


¿Me das esa baraja que llevamos a medias, Juan?

Hoy sí que hace frío, ¿eh? Voy a sacarme un calentico. ¿Quieres uno?

¿No ha venido nadie aún? ¿Pues dónde se ha metido la parroquia?

Hoy me voy más pronto, que tengo que ir a un entierro.

Ay, aquí sí que se está bien, ¿eh? Parece que vendan ropa.

Ayer hizo cinco años que murió mi mujer. ¡Cinco ya! Más solo que me dejó… Y aquí sigo.

Mira a ver si le puedes sacar una poquica punta al lápiz, Juan, que no escribe muy allá.

Y mis hijos que no me hablan... ¿Tú te crees que hay derecho? Pero allá ellos… Lo que sí me duele es que no me dejen ver a mis nietos. Eso sí es duro, Juan. Muy duro…

Juanico, dile a la directora que nos invite a una chocolatada, o algo…

¿A que no sabes dónde estoy en esta foto? Soy este de aquí. Y ese mi hermano Miguel. Y aquí mi madre… Siempre llevo esta foto en la cartera.

¿Tienes periódicos viejos? Es que me vienen bien para limpiar la jaula del canario.

Ay, nene, mírame cuándo tengo que venir a Memoria, que no me acuerdo.

¿No sabrás cómo quedó ayer el Valencia?

Y de eso hará… más de 50 años. Ya ves… El tiempo y la marea ni se paran ni esperan.

¿El podólogo no viene hoy? Yo diría que me dijo que me atendía esta tarde… Ay, después de venir desde la Corredera andando, con este dolor de pies...

Ayer no pude venir. Tuve a toda la tropa en casa. ¡Cinco nietos y dos bisnietos! ¿Qué te parece?

A ver si entiendes tú esto… ¿Cómo hago para llamar al que me ha llamado ahora mismo?

¿Me puedo llevar el Marca, Juan? Total ya no lo va a mirar nadie…

Decían que iba a llover hoy, pero si no sopla de Levante...

Nene, baja un poco la calefacción que las de Baile nos asamos.

Esta baraja me la guardas aparte, hazme el favor. Es que si me la cogen me la marranean.

¿Me puedes avisar a las seis menos cuarto para que me tome el Sintrom?

¿A que no me adivinas la edad? Di, di… ¡Voy para los 89!

Yo vivía a las faldas del castillo, en una de las casas cueva que hay allí. Hasta que un día nos echaron a la calle. Era yo muy pequeño pero me acuerdo como si fuera ayer.

Claro que hace tiempo que no me veías… Como que fui al médico a hacerme unas pruebas y me ingresaron. Me han puesto un marcapasos.

Venga, papa, date prisa, que tengo a las nenas esperando en el coche.

Hoy sí que llevo un caramelo de regaliz, Juanico. Anda, toma, que es de los buenos.

Mira a ver, Juan, que se me ha volcao el café sin querer,

¿¡Pues no me dejaba el paraguas!? Me ha tocao volverme desde allá abajo. Si es que... el que no tiene cabeza tiene que tener pies.

Bueno, pues ya hemos echao la tarde, ¿verdad?

Hasta el lunes, Juan... Bueno… si Dios quiere, porque a esta edad….


Y así pasan las tardes, tranquilas. Como una rueda que gira lenta hacia adelante pero que mantiene un eje anclado en el pasado, trayéndolo al presente una y otra vez. 
Y el ayer se diluye irremediablemente en cada nuevo día. 
Y cada cual tiene una historia que guarda dentro de sí.
Y algunos se acercan a compartir retazos de esa historia, de algunos de tantos recuerdos imperecederos que conforman sus vidas.

17 comentarios:

Osiris dijo...

Como la vida misma, Juan! Cuanta nostalgia Junta!

Ángeles dijo...

Me da la sensación de que te encanta tu trabajo. Y también me da la sensación de que "tus abuelos" están encantados contigo.

A mí me encanta esto: "Ay, nene, mírame cuándo tengo que venir a Memoria, que no me acuerdo."

Y me conmueve esto: "Hasta el lunes, Juan... Bueno… si Dios quiere, porque a esta edad…"

Es una colección de frases muy especial. Has hecho muy bien en recopilarlas y traerlas al blog.


Sara dijo...

Esta frase: "Claro que hace tiempo que no me veías… Como que fui al médico a hacerme unas pruebas y me ingresaron. Me han puesto un marcapasos" me ha hecho recordar el humor tan negro que, a veces, tiene la vida. Fíjate este pobre hombre el susto que se llevaría cuando va a hacerse unas simples pruebas y en vez de eso, ¡zas!, internamiento, y no solo eso... ¡zas!, marcapasos. Yo es que me pongo mala.

Muy buena colección de frases. ¿Son todas verdaderas o te has inventado alguna? Ya me contarás.

Besos.

Papa Cangrejo dijo...

Retazos de sabiduría, sin lugar a dudas. Y opino cómo Ángeles, te encanta tu trabaja, te encanta tratar con ellos.

Lillu dijo...

A mí personalmente me asusta un poco envejecer y admiro a la gente que lo hace con elegancia, con humor, con mucho más ánimo del que tengo yo algunos lunes por la mañana, jeje. Supongo que es ley de vida y eso llega sin darte cuenta. Iré preparando la baraja... :P

saluditos!

Montse Martínez Ruiz dijo...

Son unos hermosos momentos de esas tardes tranquilas que para algunos pasarían sin más, pero que tú los guardas y además los compartes con nosotros, como lo que son, grandes tesoros.
El la vida, la vida misma en unas cuantas frases, esa que se nos echa encima sin darnos cuenta.
Se nota que te gusta tu trabajo, que adoras a esos abuelos y abuelas y les das tu cariño día a día.

Besos grandes, JuanRa!

JuanRa Diablo dijo...

Osiris:
Nuestros niños grandes, ¿eh, compañera? :)
Ángeles :

La verdad es que se portan muy bien conmigo y suele haber armonia en el centro. Será que mi carácter les hace sentir a gusto.
(Mejor que no descubran quién soy en realidad!)
Sara :

Muy cierto, Sara, la de veces en que hemos podido comprobar cuánto pueden cambiar las cosas en un segundo. Por eso es tan importante vivir el presente y apreciar y valorar el dia a dia.
Sí, todas son frases que he oído, y a cada una de ellas le sé poner una cara. Algunas se repiten a menudo, incluso dichas por los mismos, como si formaran parte de sus personalidades

Papa Cangrejo:
Son como novelas de historia andantes :)

Lillu :

Eso quiero pensar, que es un proceso al que uno se va a costumbrando sin darse cuenta, pero a veces me da pánico comprobar cómo pasan las semanas, los meses... ¡Pero por favor! ¡No tan deprisa! ¡Que no me metan años a la fuerza!
(Yo me quedo con el Scrabble. ¿Una partidita futura? :D)

MJ dijo...

Muy bonito, gracias por compartir.
Hay ahí dichos que nunca he escuchado y que me parecen muy interesantes.
Me he quedado pensando que yo debo ser más vieja de lo que dice mi edad porque yo también traigo cosas del pasado al presente... pero por otra parte, muchas veces me siento una niñata...

Conxita Casamitjana dijo...

Ternura y alguna sonrisa me han provocado esos trocitos de vida, cada uno con su historia y con su vida que tú has compartido un poquito con nosotros y es que para ser un diablo eres muy tierno.
Los años pasan tan rápido y como dices importa disfrutar cada momento porque hoy estamos y mañana no lo sabes.
Besos

JuanRa Diablo dijo...

Una vez más, muchas gracias por tus palabras, Montse, en las que también encuentro siempre mucho cariño :)

MJ:

El niño que llevo dentro tendria que presentarse a la niñata que dices tú. Seguro que se llevarían de maravilla :D

Conxita:

Eso de que soy un diablo muy tierno dímelo siempre a solas y con la boca muy pequeña. ¿Tú sabes lo que cuesta mantener mi reputación de malísimo? :S

Saborea cada instante, Conxita :)

Noa dijo...

No sé si está bien decirlo, pero a veces siento muchísima envidia de algunos ancianos. Envidio esa naturalidad de sacar las cosas adelante sin tantos peros, ni excusas... lo hacen y punto. Tienen una paciencia infinita y jamás he visto que se rindan tan fácilmente por nada. Ahora somos tan diferentes...

Noa

Mara dijo...


Llego a tu casa por primera vez y me encuentro con un tema que también yo he elegido. Los años pasan y los hemos de vivir lo mejor posible. Saludos.

JuanRa Diablo dijo...

Noa:

Tal vez sean los años los que nos irán dando esa templanza que hoy observamos en ellos.
Un saludo, Noa

Mara:

Bienvenida, Mara.
Te advierto que este es un lugar donde los años pasan igualmente pero uno se puede quedar atrapado toda una eternidad (igual te compensa, jeje)

f dijo...

le estaba buscando la conexión al texto, y no fue hasta la tercera o cuarta frase que me di cuenta de que eran todas frases dichas por diferentes personas, con algo en común.
muy buen compendio.
saludos

JuanRa Diablo dijo...

Pues sí, f, son frases que he ido oyendo a la gente mayor en mi lugar de trabajo. me alegra que te haya gustado.
Saludos

hitlodeo dijo...

Tu trabajo tiene que proporcionarte buenas enseñanzas y muy buenos momentos. Aunque también algunos pesares, porque el paso del tiempo no perdona.

Disfruta de lo bueno

JuanRa Diablo dijo...

hitlodeo:

Es un lugar al que vienen a pasar el tiempo aquellos por los que el tiempo más ha pasado.
Y efectivamente, la mayor enseñanza que nos da la vida es que el tiempo hay que pasarlo lo mejor posible, saboreando el presente en todos sus pequeños detalles diarios.

Un abrazo