23 de enero de 2009

ENTREVISTA CON EL DIABLO (1ª Parte/Cuernos)



.
.
Fue un lluvioso domingo por la tarde.
Me encontraba holgazaneando en casa cuando me llamó mi jefe para exigirme que dejara todo lo que tuviera entre manos y me equipara de grabadora y buen ánimo pues me había concertado una entrevista muy importante para esa misma noche.
- ¿Quién es el tipo?- pregunté somnoliento
- ¿Estás sentado?
.
Trabajo para el diario Mi escribanía y les juro que en mis casi 20 años de periodismo no se me había presentado la ocasión de conocer a un personaje tan peculiar y enigmático como el Diablo. Si les he de ser sincero, ni siquiera estaba seguro de que existiera realmente tal individuo, por lo que cuando me personé en el lugar al que se me envió, frente a tres imponentes ascensores, tenía la boca seca de nerviosismo.
.
Los rótulos de las puertas, escritos en inglés y en hebreo, decían: ASCENSOR PARA CONDENADOS, ASCENSOR PARA CURIOSOS Y ASCENSOR PRIVADO (Sólo Satán y Marilyn Manson)
Descarté el último de inmediato y dudé si debía pulsar el botón del de los curiosos pues aunque era tan amplio como los otros dos, tenía un aspecto tan cochambroso y destartalado que me dio miedo bajar en él. Por si fuera poco, al abrirse sus puertas, golpeó mi olfato una pestilente bocanada que surgió de su interior y un vaho caliente me empañó las gafas. Estuve a punto de desistir pero se me ocurrió pulsar el botón del primer ascensor para descubrir maravillado que su interior estaba dotado de todos los lujos imaginables: pequeña nevera, sillón reclinable de cuero rojo, televisor de plasma en el techo, auriculares para escuchar música, una baraja francesa...
Mis dudas por entrar allí duraron lo que tardé en recordar la cara de mi jefe cuando está cabreado.
Pasé al interior y, con el corazón cabalgándome en el pecho, apreté el único botón visible, en el que se podía leer HELL / She'ohl.
.
Se cerraron las puertas perezosamente, se suavizó la luz, el televisor se encendió automáticamente y una sensual voz femenina me invitó a sentarme, en inglés, para seguídamente hacerlo un vozarrón masculino que me sobresaltó, en un lenguaje incomprensible, pero que mi subconsciente tradujo como "o te sientas o entro y te siento yo".
Sentí que mi cuerpo descendía en caída libre por lo que me aferré bastante angustiado a los brazos del sillón y miré la pantalla del techo intentando no pensar en nada. Me hubiera levantado a tomar algo de la nevera pero era más fuerte el vértigo que la sed que sentía. Sólo me relajé un poco cuando empezó en la tele un documental sobre pastores de cabras en Soria. No sé, me hizo sentir bien.
Un pequeño reloj digital marcaba exactamente el minuto 20 de descenso cuando el ascensor se detuvo. El televisor hizo un fundido en negro, dejando por unos segundos congelado el holograma de una cabra que parecía sonreirme, y un rótulo, como siempre bilingüe, apareció en la pantalla: DESPÓJESE DE TODA ROPA INNECESARIA Y DE JUICIOS PREESTABLECIDOS.
Me puse nerviosísimo pues parecía que era vital que cumpliera esas premisas y yo no estaba seguro de si me había planteado alguna vez el calor que podría hacer en el infierno, ¿pero de verdad existía? hasta el punto de imaginarme un día paseando por él en calzoncillos.
Me quité zapatos, camisa, pantalón e inspiré lo más hondo que pude intentando detener el temblor de mis piernas.
¡El diablo! ¿Cómo sería? ¿Hablaría mi idioma? ¿Me trataría bien? ¿Podría soportar el calor a aquella profundidad? ¿Le pillaría cenando?
.
Los segundos se me hicieron interminables cuando de repente comenzaron a abrirse las puertas.
No hacía excesivo calor por lo que un arrebato de pudor me catapultó a ponerme los pantalones con tanta celeridad que entré en el infierno tropezando y cayendo de bruces al suelo. Maldiciendo mi torpeza estaba cuando apareció un joven de aproximádamente mi edad con un larguísimo cable en las manos.
- Ah, hola, ya has llegado... Pasa, pasa. -se acercó hasta mí y me estrechó la mano- Me llamo JuanRa. Me has pillado enfrascado intentando una conexión con Melilla, pero no hay manera. Me va a costar lo mío - y al ver que me abrochaba los botones de la camisa frunció el ceño-
¿Qué pasa? ¿Hacía calor en el ascensor? ¿Quieres tomar algo?
- Pero... ¿y el diablo? - pregunté
- Soy yo. JuanRa Diablo.
Entonces, liberado de tensiones y miedos, sin saber bien por qué, comencé a sudar.
.
(Continuará)

22 comentarios:

peibol dijo...

¡Estoy impaciente por ver la segunda parte! ¡No nos hagas esperar! :D

Ripley dijo...

jajajaja,buenisimo JuanRa, aun me estoy partiendo de la risa. lo de los pastores de cabras en Soria me hizo recordar el humor surrealista y absurdo de Faemino y Cansando, con el bajito he compartido carreras en bici por el retiro, un tipo admirable.

pichiri dijo...

Veremos a donde vás a parar con todo esto; espero que en los próximos episodios no me vayas a encontrar controlando la caldera nº 5.480, seria mala señal, aunque quizás puedas verme porque allí aparezcan las imagenes en las tres dimensiones del tiempo. De todas formas toma nota del número y mira quien hay por allí, siempre es bueno saber con quien voy a compartir mi eternidad.
Un saludo.

carlota. dijo...

Cuando la segunda ????? a que poco me ha sabido che ...

María Jesús dijo...

JuanRa! Estas de cine, que bien te sienta ser una estrella. Genial el post.

Besitos

MaRía dijo...

Ésta es una clara evidencia de que no todo es lo que parece ;) Esperaré para ver la continuación.

Un beso

JAVIER dijo...

Oiga mi hermano, me tiene en suspenso, me interesa enormemente quien y como es mi futuro "jefe", porque meritos para que San Peter me abra las puertas de sus nuves si que esta dificil porque meritos no tengo ni uno solo de casualidad.

Saludos desde Japon.

Io dijo...

Lo del holograma de la cabra sonriente, me ha parecido genial, ja,ja,ja.

Sigue, por favor, que estamos todos ansiosos por saber qué se "cuece" allá abajo. Parece que no tenemos muchas esperanzas de ser admitidos en la finca de San Pedro...

Muy original!

Mil besos!

The Knitting Songbird dijo...

Brilliant stuff Diablo!

My only question is - when can we expect part 2??? I'm waiting with bated breath...

Umpi dijo...

Esta noche no duermo............

Paco dijo...

jjejej, ¡que bueno! ¡queremos más!!!

saludos

Fran dijo...

Ay, que estress. ¿Cuándo sigue?

Mar dijo...

Esta te la puedo pasar, más ya no. Sigue así y dejo de comentarte... QUE DIABLOS PASA CON LO QUE QUEDA DE LA HISTORIA???... ASÍ NO HAY MANERA DE VIVIR EN ESTE MUNDO, LECHES!

FIRRRRRRRRRRRRRMESSSS!! ARR!

Por fi... enga.. más...

Un abrazo!

JuanRa Diablo dijo...

A TODOS :

Vaya, parece que vosotros también soléis coger el ascensor de los curiosos...

Para compensar un poco el uso de las lenguas en el texto, toca ahora decir cuándo aparecerá la segunda parte en hebreo:

Eyneni Mevin

GRACIAS. THANK YOU. TODAH

Umeka dijo...

Esto se está poniendo interesante...

Iván Arribas dijo...

No sé a dónde va...pero promete. Más, por favor

anasister dijo...

Me ha hecho mucha gracia lo de ...y si le pillo cenando?????
por lo que veo...TODOS QUEREMOS MAS.

molinos dijo...

....mmm...este uso interesado del continuará para provocar impaciencia en los lectores me parece poco correcto...¿de verdad continuará o te quedaste sin inspiración? :P

JuanRa Diablo dijo...

Umeka, Iván, Ana, Molinos...

Paciencia pecadores: Volveré (y no pretendo impacientar, es sólo que desde que estoy sin ordenador todo es más difícil. Tengo que ingeniármelas desde un ordenador del ciber que no me tiene ningún cariño.)

Lillu dijo...

Otra que espera impaciente la continuación :D

saluditos

loquemeahorro dijo...

"un documental sobre pastores de cabras en Soria. No sé, me hizo sentir bien"

Qué bueno, me parece una frase genial!!

Bueno, también me ha gustado mucho lo de "un joven de mi edad" porque yo soy más o menos de tu quinta y nadie me llama ya joven, la verdad.

JuanRa Diablo dijo...

loque:

No concibo mejor documental en un ascensor :D

¿Qué me dices? Tú arrímate a la verita del diablo y verás cómo te alarga la juventud eternamente (como mínimo 1000 jueves gratis sí te da)

Saludos (y qué bueno verte en subsuelo avernal)