18 de septiembre de 2015

20 DICHOS QUE DE MÍ HAN DICHO

El diablo solo tienta a aquel con quien ya cuenta.
Así que los que tengan trato conmigo,  que no me echen la culpa después. Sois vosotros los que tentáis a la suerte acercándoos a mi vera, verita, vera.

Cuando Dios se hizo hombre, ya el diablo se había hecho mujer.
Esto ya lo cantó Chenoa: "Cuando Tú vas, yo vengo de allí..."

Más sabe el diablo por viejo que por diablo.
A mi abuelo Juan le habría gustado saber que me hice Diablo. Él, que siendo yo un niño hacía travesuras pellizcándome por debajo de la mesa cuando comíamos. 
"¿Qué pasa?", me preguntaba al ver mi cara de sorpresa. 
"No sé, creo que me ha mordido algo" 
"Ah, ese va a ser el Tío Mochilón" (o el Tío Paneque otras veces) 
Y levantaba las faldas de la mesa para exclamar: "¡Tio Mochilón, a ver si dejas tranquilo a mi nieto!"
Él jugaba a engañarme y yo a dejarme engañar. Así me hice un experto en el engaño.
Cosas de viejos diablos...

El hombre propone, Dios dispone, llega el diablo y todo descompone.
El caso es cargarme a mí el mochuelo de todos los males, ¡dita sea!

El que no agradece, al diablo se parece.

(Aprovecho para agradecer a Ángeles este retrato tan chulo que para mí hizo. ¡Gracias, quichilla!) 

A quien Dios no dio hijos, el diablo le dio sobrinos.

La mujer, sólo el diablo sabe lo que es; yo no lo sé en absoluto.
(Fiodor Dostoievski)
El que no conoce a las mujeres es porque no quiere. Existe un libro llamado "Cómo entender a las mujeres" al alcance de todos. Tiene 48 tomos, sí, pero con algo de voluntad...
(La de la foto es Julie Newmar en un episodio de The Twilight Zone)

Cuando el diablo está satisfecho, es una buena persona.
(Jonathan Swift)
Y yo en cualquier monte soy feliz. Foto de otra época, cercana al Pleistoceno, cuando me llevaba bocata... ¡y una botella de vino! Al final acababa más... buena persona.

Bonito era el diablo cuando niño.
Esto es una verdad incuestionable. Ese bizcocho en remojo soy yo, con mi padre en la playa de Benidorm, donde entonces vivía. 

El beso lo inventó Dios, y el diablo lo que viene en pos. 
¿Algo que lamentar?
Enfermo que come y mea,  el diablo que se lo crea.
Esto me recuerda a aquella vez en que hubo una fiesta de disfraces en Petrel y yo me presenté como Jerry Lewis, con unas gafas torcidas y haciendo el payaso. Alguien por allí me ofreció champán en botella y por no despreciarle la invitación,  bebí. Luego bebí más. Y más... 
Al día siguiente estaba fatal, no podía con la resaca y el dolor de cabeza. Mi hermana se acercó a mi cama y se puso aquellas gafas.
"Doctora Hipotenusa , le dije angustiado, ¿qué es lo que tengo?"
"Empacho champán", me contestó.

La mujer es fuego y el hombre estopa; viene el diablo y sopla.
¿Pero el fuego no era cosa mía? ¡Si es que hasta me roban los papeles!

Si Dios hizo la abeja, hizo la avispa el diablo.

Verdad verdadera. Y de la naturaleza diabólica de las avispas, puedo dar fe.

Las armas las carga el diablo.
Cierto. Consta en mi biografía. Durante el servicio militar en Madrid, fui el encargado de entregar las armas a toda la tropa a diario (Foto con cara chulico). También hice un curso de armero en el que aprendí a desmontar pistolas y CETMES, limpiarlos y volverlos a montar. 
Desde entonces no he vuelto a tocar un arma de fuego.
(Pero de fuego sigo sabiendo un rato, ¿eh?)

Cuando el diablo canta, contento está el infierno.
Pues no lo sé, pero me han dicho que cantar La barbacoa en el infierno es de mal gusto.

Tú que querías y yo que tenía ganas, sucedió lo que el diablo deseaba.
Nada que alegar. Además, yo solo hablo en presencia de mi abogado.

Cuando toma cuerpo el diablo, se disfraza de fraile o de abogado.


Me alegró encontrar esta curiosa foto de Friedrich W. Murnau, maquillando a un diablo para su película Fausto. Empiezo a entender por qué vino a mí.

Cuando el diablo te acaricia, es porque quiere el alma. 
Y si te dejas acariciar... ver refrán 1.

"Diablo" es el pseudónimo de Dios cuando las cosas salen mal.
¡Esta me ha gustado! Y demuestra lo que siempre digo, que no todo es culpa mía. La oveja negra, el maligno, el ángel caído...  Toda moneda tiene dos caras, ¡pero es una sola moneda! 
Ahí queda eso. ¡Reflexionad!

El diablo, cuando no tiene qué hacer, mata moscas con el rabo.
O cuenta cosas en el blog. Que no es tan malo al fin y al cabo.

11 comentarios:

Crónicas de una Española en Viena dijo...

Hola!
Jamás había oído tantos refranes sobre el diablo juntos, pero claro , viniendo del diablo mismo, normal que se los sepa todos :)
Muy interesante, solo que...¿No podría usted hacer que nos quedáramos jovencitos??? Más que nada para poder seguir pimplándonos y haciendo el diablo más tiempo. Cómo pasa este último, mierda.
Un abrazo
Celia

Anónimo dijo...

Y ese de "El diablo se viste de Prada y....¡Ah¡ ¿no es un refrán?
Genial recopilación de dichos alusivos a tu persona. Jo! y tienes respuesta para todos.
Muy tierno el recuerdo de tu abuelo pellizcador, que no pecador. Y el retrato de Ángeles, impresionante;¿aqué escuela pictórica pertenece, por cierto?
En el Ejército no sabían lo que hacían; mira que ponerte a ti en la armería...no me extraña que desde el siglo XVII hayamos ido de derrota en derrota.
Bueno, adiós bizcochito.
carlos

Sese dijo...

Es curioso cómo en la foto con tu padre eres clavadito a Samuel (o mejor sería viceversia, no?) y tu padre se da un aire a ti (o viceversia también, no?)

Propongo la siguiente entrega de canciones, e incluso crear una lista de spotify, y te regalo la canción diablesca por excelancia: Simpathy For The Devil de los Stones, of course

Saludos

Ana Bohemia dijo...

Hay que ver como engaña el diablo, nadie diría que ese bizcochito en remojo acabara teniendo aficiones tan perversas como aprenderse las capitales del mundo de memoria, comerse una "magdalena" a pata, pero sobre todo administrar un blog.
Me han encantado las fotos, y las historias detrás de ellas.
:D

Montse Martínez Ruiz dijo...

Se nota que eres un diablo porque no has dejado títere con cabeza, refrán con comentario.
Destaca el parecido del bizcochito remojao entre tu padre y tu y Samuel y tu ¡es asombroso! mi abuela habría dicho que era obra del diablo, jeje.
Me encanta el dibujo de Ángeles y las travesuras de tu abuelo, pero lo que más es esa foto tuya en el monte ¡estás guapísimo!
Un besito y feliz finde:)

Ángeles dijo...

Me da la impresión de que el bizcocho en remojo no es tan inocente como parece. Le veo una expresión como de estar pensando: Sí, sí, reid y disfrutad mientras podáis, que en cuanto empiecen a asomar los cuernos os vais a enterar...

Pero lo que me da más miedo es verte primero en el monte con una botella de vino, después tan malito por culpa de la bebida, y después rodeado de armas y con una en la mano... ¡No sé cómo no se ha producido ya alguna catástrofe mundial!

Pero esa cara de resignación del diablo mientras le pintan la barriga... si es que en el fondo tienes más paciencia que un santo(con perdón).

Felices fiestas (yeclanas).

PD: me ha hecho ilu que hayas puesto el retrato que te hice y me alegra mucho que haya gustado. ¡Gracias!

Ripley dijo...

Creo que lo tuyo es vocacional, hay quien nace para darle patadas a un balón y defraudar al fisco y otros que desparraman ingenio, buen humor, creatividad, sonrisas e historias mil que parece imposible quepan en una sola vida y no es por aguarle la fiesta pero temo que pese a los innumerables intentos y esfuerzos por agradar a su jefe, "ser superior" que diría Butragueño, don Emilio, va camino de estancarse tal cual simple meritorio, no es que esté mal pero el camino elegido no es sencillo y está lleno de espinas ¡¡que menos!!, pues se empeña usté en llevar la contraria a lo que desde niños nos enseñan; "Sé bueno Valle decía mi profesor de historia" cada vez le preguntaba algo.

Como bien apunta Montse y al margen de tópicos diablescos voy con las fotos. Efectivamente Samuel ha resultado ser al menos en lo físico un clon del niño aquel que se remojaba en las playas de Benidorm. Démosle tiempo a ver en que acaba, si sigue la tradición familiar o termina de concejal, que no se yo que es peor. Encantadoras las fotos de la resaca y la del monte con bocata y vino ¿a que mas? pero la mejor es la de la armería, -no sabía que hiciste la mili en la Villa y Corte-, yo también pero siendo de aquí no tiene demasiado mérito, quizá si acaso, por la pequeña extravagancia que supone haberme ido voluntario al ejército del aire con todo mi vértigo, pero me pillaba al lado de casa, acababa de sacarme el carnet de conducir y le pedía el coche a mi madre quien sin ningún entusiamo me lo dejaba llevar después de mucho insistir, quien la sigue la consigue se suele decir y un tipo de metro ochenta y dos vestido de uniforme de bonito con galones de cabo y con coche viste mucho. Tranquilo que no despegué los pies del suelo mas que para subirme a los helicópteros del SAR...naturalmente para limpiarlos porque otra cosa no, pero lo que es limpiar, nos hinchábamos.

Tema Cetme: desmonté, limpié y monté muchos, 15 meses es tiempo suficiente para que todos los del cuartel pasaran por mis manos, lo mas cumbre es cuando te sobraban piezas y o las cambiabas con el compañero o simplemente las guardabas en el bolsillo. Lo creas o no, con esos Cetmes íbamos a pegar tiros a la base que tienen los yanquees en Torrejón con balas de la década anterior, yo soy del reemplazo del 84, concretando mas, de Junio.

Seguramente se me olvide algo por comentar pero me lo tié que perdonar por aquello del déficit de atención y la pérdida de memoria reciente, que la vetusta funciona ferpectamente bien. Modestamente digo.

Termino ya, no voy a decir como Montse que estás muy guapo en las fotos por razones obvias pero sí que estás muy tú.

Recientemente leí que quien hoy día no tiene un blog es un "sin techo digital".

Un abrazo

Misaoshi dijo...

Uf, qué pereza y qué brazos debiste echar...con lo que pesa en cetme xD

Me encanta tu abuelo, se habría llevado bien con el mio, hacia cosas así, molestar e inventar.

JuanRa Diablo dijo...

Celia:

Aún hay muchos más refranes, pero hice una selección para no agobiar, porque una exposición de diablos demasiado prolongada no debe ser bueno para el espíritu.

¿Qué si puedo dejarte jovencita para siempre? ¡¡Pero cómo no!! ¡Si esa es precisamente mi especialidad!

Espera, saco la carpeta de PACTOS… una solicitud… A ver, firma aquí… y aquí.
Gracias

Carlos:

El que viste de Prada y el que va sobre ruedas, bueno, eso ya es otra película, jeje

La escuela pictórica de Ángeles es la flamenca, ah, no perdona, la malagueña. Creo que es la única artista bondadosa que sabe sacar mi maldad sin enfadarme. No sé cómo lo hace, la verdad. Y lo bien que me retrató, ¿eh?

La suerte que tiene el Ejército es que en aquel entonces no había puesto en marcha mi potencial destructivo. Imagínate que eso ocurre hoy y me veo armado hasta los dientes ¡El mundo a mis pies!

Sese:

Esto de los parecidos es algo curioso. En sus primeros años Samuel era calcado a mí de pequeño, y Aitana no se me parecía en nada. Ahora se han cambiado las tornas y es ella la que tiene más cosas mías, incluso de carácter.
Yo sigo esperando a ver en cuál de ellos asoman los cuernos. De momento no hay indicios.

No está mal, anoto lo de la lista de canciones inspiradas en mi satanidad :)

Ana:

Claro, fíate tú de las apariencias. Por eso dicen aquello de que a la serpiente hay que matarla en el huevo, que luego crece y se escapa de las manos.

Gracias.
¿Sabes que me ha entrado hambre con esto de hablar de bizcochos y magdalenas? :p

JuanRa Diablo dijo...

Montse:

Nada puede poner más tontorrón al diablo que el que le llamen “guapísimo”. Iba a decir que me he puesto colorado, pero no, siempre lo he sido :p

Me fastidia no poder anotarme el tanto, pero esto de los parecidos no va a ser cosa mía sino de la genética. Aunque de todas formas, algo de diabólico tiene, ¡qué diablos! :D
Gracias, Montse

Ángeles:

Oye, pues es verdad, con esta exposición podría dar la impresión de que me gusta demasiado el drinking (o “darle a la gotica” que decimos los amanecistas)
Pero ya te digo yo que no hay problema, que el mundo de las armas (quede entre nos) no me ha atraído nunca. A mí solo me gusta matar de risa (o que se muera la gente de miedo al verme, eso también)

Menos mal que no te has dejado engañar al ver ese bizcocho en remojo. Yo no me acuerdo de lo que estaba pensando, pero sin duda era algo muy parecido a lo que tú dices.
Niñitos con cara de buenos… ¡JA!

PD. Hay que reconocer que en esto de las artes, eres mucho mejor que Murnau pintando diablos :D
Gracias a ti.

Ripley:

Sé bueno, Valle, y no saques a colación batallitas de la mili, que cuando dos que la han hecho sacan el tema , pueden darnos las uvas y seguir hablando sin tregua. Pero, leches, ya que insistes te contaré que hice la mili en Carabanchel, junto al Hospital Militar, reemplazo del 86.
Mi anécdota más curiosa quizás sea que en todo el cuartel era yo el único que vendía tabaco tanto a los oficiales como a la tropa (sí, paradojas de la vida, además de ser un pacifista manejando armas todo el día, compraba y vendía tabaco sin haber fumado jamás)
Con las ganancias se compraban cosas que venían bien a la compañía, como barajas, raquetas y pelotas de ping pong, y cosas así.
Aún me acuerdo de los precios: el Ducados a 75 pesetas, el Fortuna y Marlboro a 110 y Winston y Camel a 125.

Lo mejor es que me supe aprovechar de esa gran necesidad de fumar que tiene algunos, y a uno de los cocineros, que casi nunca tenía un duro para comprar tabaco, le canjeaba cajetillas por arroz con leche. Por la noche me encerraba en la armería y me pegaba unos atracones que no veas. Con decirte que cuando empecé la mili pesaba 60 kilos y 70 cuando me licencié ¡!

Me he reído con eso de que te sobraban piezas al montar CETMES, porque era bastante habitual, sí, y terminaba uno pasando olímpicamente de ellas. A ver, qué remedio. Lo que no comprendo es cómo seguían funcionando, jaja

Ah, no, no, si vas a tener la desfachatez de llamarme “simple meritorio” en esto de aspirar a maldades mayores, compensa un poco la cosa admitiendo que estoy muy, pero que muy guapo en la foto en el monte, que no me voy a escandalizar ni pensar mal. ¿¡O es que solo Montse tiene ojos en la cara y buen gusto!? :p

Pero tú, Valle, sigue siendo bueno, ¿eh?

Misaoshi:

Pues sí que pesan los jodíos, sí.

Me ha gustado eso.
“¿Profesión?”
“ Abuelo”.
“¿Pero se dedica a algo?”
“Sí, molestar e inventar” xD

Misaoshi dijo...

jajajajjajajajajaja seremos unos abuelos de esos, seguro.