7 de julio de 2009

SUDANDO LA GOTA FRÍA



En Villena, cuando se quieren referir al frío que hace en Yecla en invierno, dicen:
"Joder con los yeclanos, que al frío lo llaman fresco".
.
Es una frase que siempre me ha gustado porque los retrata muy bien; doy fe de ello.
.
En mis primeros años de incursiones en tierras "extranjeras", cuando pude comprobar en propias carnes el tremendo frío que allí hace, casi me vuelvo para no regresar jamás.
.
Si no fuera porque el amor derrite hasta los icebergs...

Para colmo de males, a los yeclanos les pareció buena idea tomar como patrona de la ciudad a la Inmaculada Concepción en cuyo honor celebran las fiestas patronales en diciembre, justo cuando el frio se ha apoderado de toda la ciudad con saña.
La gente sale a la calle bien abrigada, claro está, pero yo, como desamparado forastero, viví aquellas primeras fiestas con guantes, bufanda, abrigo y unas lloriqueantes ganas de meterme en la cama con doce mantas y bolsa de agua hirviendo.
.
Y las calles se llenan de "tiradores", gente que coge un trabuco, le pone una carga de pólvora y dispara. Y son tantos disparando a la vez que no hay apenas silencios entre unos y otros; es un tiro tras otro y tras otro en una espiral sin fin en la que todos parecen competir por ver cuál es el más fuerte y ruidoso.
La única ventaja que yo encontraba a aquello es que entre tanta explosión no era audible el castañeteo de mis dientes, cosa que tal vez hubiera resultado ridícula en el "país" del fresco, que no del frío.
Y a mí, que me desquician los ruidos fuertes, allí me hallaba, preso entre el gentío, con la nariz colorada y las orejas a punto de romperse como el cristal, entre estruendos y nubes de pólvora.
.
Si no fuera porque el amor nos hace oír música celestial...

Recuerdo la rabia que me daba que los oriundos de semejante tierra "polar" me dijeran que no era para tanto, cuando yo tenía que ponerme dos pares de calcetines bien gruesos para que no me tuvieran que amputar los pies y muchas veces hasta había un pijama de lana debajo de los pantalones, cosa que confieso hoy aquí por vez primera.

Pero ahora perdono a aquellos yeclanos que me decían aquello porque, con los años, parece que me he inmunizado a los rigores invernales y hasta los tolero con agrado. Ya no me acobarda el invierno, tal vez porque ahora tenga más calorías, pero hasta yo mismo me sorprendo al recordar aquel suplicio de hace unos años. ¿Será que me he curtido como un machote y ya me he convertido en un auténtico yeclano de los del "fresco, que no frío"?
El invierno yeclano es duro, pero vigoroso, sanote, de los que alisan las arrugas y te dan lustre en el rostro. Y hoy puedo decir que no me mata. Ni mucho menos.

Sin embargo, el verano...
Sobre el calor que se apodera de Yecla en el verano no conozco ningún dicho villenero. Será porque no existe, pero ya lo inventaré yo, ya...
.
Si se me diera la oportunidad de viajar en el tiempo hasta el momento exacto en el que llegaba el primer poblador a colocar la primera piedra de lo que sería mi querida Yecla, cogería yo esa piedra y se la partiría en la cabeza.
Pero por todos los demonios!! ¿por qué se empeña la gente en construir y vivir en las zonas más inhóspitas del planeta? ¿Es que no se percataron de que en ese lugar, si sobrevives a quedar congelado en invierno, morirás de todas formas derretido en verano? ¿No había lugares mejores?
.
Por supuesto que sí, es sólo que algunos tienen poca estrategia orográfica y dicen "Aquí mismo" y ahí se quedan por los siglos de los siglos.
Y se ve que los antiguos yeclanos, cuando quisieron darse cuenta de su error ya llevaban mucho construído y no les apeteció enmendar la plana.

El veranito yeclano es taladrador, furibundo, opresivo. Y muy dado a echarse a dormir la siesta hasta tan tarde que olvida que de madrugada sería un alivio que corriera una brisa refrescante, por tímida que fuera.
.
Si no fuera porque los padres de mi amor (léase mis suegros) compraron una casita en la montaña...

Estoy viviendo en una rústica casa de campo a diez kilómetros del núcleo urbano, aunque parece mayor la distancia porque el pueblo ni se ve y porque la carretera deja mucho que desear. El lugar se llama Morrón del Puerto. Soy un afortunado porque me estoy riendo del verano en su cara. Aquí sí que llega la brisa y uno puede dormir sin ahogos. Hay unas bonitas vistas de llanuras multicolor que contemplo al desayunar en la marquesina cada mañana y unos montes cuajados de verdes pinares a nuestra espalda desde donde nos llegan los canturreos de los pájaros durante el día y el amortiguado y adormecedor sonido de los grillos por la noche.
Aquí no hay internet, pero aún así, se sobrevive y ahora estoy seguro de que al primer colono que fue a colocar la primera piedra en Yecla, lo traería de las orejas al Morrón del Puerto y le diría:

- ¿Lo ves? ¡Aquí sí! ¡No allá! ¡Tontaina!

27 comentarios:

Anónimo dijo...

Ves que facil? Ala así me gusta que actualices rápido.
Pero bueeeeeeno, como puedes hablar así de las fiestas de Yecla?
A mi me encantan,de todas las fiestas a las que voy son las segundas en mi lista de preferidas.
Frío si, eso no lo voy a negar que hace un frío de co...nes,pero a mi se me permite decirlo que voy a trabajar(Lo que daría yo por disfrutarlas sin tocar).
El primer año quedé alucinada con las fiestas.Esas yeclanas tan guapas todas con esos abrigos esos sombreros(Donde los compran?)son exclusivos para Yecla o qué? porque nunca he visto tanta ropa tan bonita junta.
Y la subida de la Virgen? y la procesión? y las arcas cerrás?Que me dices a todo eso? tengo que ser yo quién las describa? parace mentira.........Y la emoción del capitán bandera cuando vá delante de la Virgen en la procesión? rodando la bandera o como se diga allí, wuauuuuuu los pelos de punta,esos pajes tan bonicos,esas escuadras.
Y tú te consideras yeclano? tururú.Si lo único que haces es quejarte.
Estoy sorprendida de mi misma, mi comentario mas largo y es para las fiestas de un pueblo que no es el mio.Socorrooooooo que me ocurreeeee?
SAX

peibol dijo...

Yo también soy de los que salgo con varios pares de calcetines (de lana), y digo sin vergüenza que alguna vez me he puesto el pijama debajo. ¿Qué necesidad tengo de pasar frío si nadie va a enterarse de lo que llevo puesto?
Además, mis tenis son de tela, y si no hago eso en invierno, directamente muero; sería como ir descalzo.

Cuando estuve en Estocolmo salía con leotardos de lana bajo los vaqueros, y al márgen de lo incómodo que me sentía con eso ahí pegado, era una gozada.
En cualquier caso, prefiero el frío al calor, porque con el primero basta con ponerte un abrigo para atenuarlo, pero el segundo, cuando es extremo, no lo sofocas ni aunque te desnudes, y tanto bochorno me acaba poniendo de mal humor.

Me llama la atención el brutal contraste frío/calor que se da en la península. Aquí, nuestras variaciones climatológicas son de unos diez-quince grados, y me resulta surrealista que el sitio más árido e insufrible en una época del año, sea también el más glaciar en otra. ¿Cómo es posible?

Disfruta de tu escapada campestre. Un saludo

PD:¿Cómo puedes postear sin internet? ¿Es cosa de tus poderes demoníacos?

Loli dijo...

Ays diablillo, ese calor, los canarios no estamos hechos para pasar esos sofocos. Aquí ni nos congelamos ni nos derretimos, al menos yo no, que estoy inmunizada después de pasar 4 años en Elche y conocer la palabra calor. Esas noches sin refrescar, esas 11 de la mañana con más de 30 grados, yo contando los días para que se fuera agosto. Sin embargo, sus inviernos me gustaban por eso de poder llevar una bufanda y guantes, por aquí, a veces, en diciembre, llevamos camiseta de manga corta. Lo que sí echaba de menos era la lluvia y el verdor de una tierra mojada con frecuencia.

A mí el campo me da alergia, pero mucha mucha, y no me refiero ni a las flores ni a las abejas.

Besos. Loli

Bichejo dijo...

Nunca jamás en mi vida he pasado más frío que unas Navidades en Yecla...creo que te lo había dicho, mis primas vivieron muchos años allí.

Lloraba por la noche del frío que tenía y acababa metiéndome en la cama de alguna de ellas, les "encantaba" notar unos piececitos fríos en plena noche!!!

anasister dijo...

Ande yo caliente....¿de verdad te has inmunizado al frío yeclano?¿de verdad es cierto que a todo se acostumbra uno, incluso al fresco frío glacial,ese que hasta duele?
No sé, no sé...

Umeka dijo...

Pues yo no sé si me acostumbraría a ese frío, no puedo con él... el frio para la nieve y subir a skiar, pero volver luego a casa que aquí ni tenemos frío ni calor... Además soy de las que no soporto llevar mil capas de ropa... costumbre o mala costumbre. Un besote. P.D.: Socio, últimamente te tengo abandonado, prometo visitas más asiduas...

Txema Rico dijo...

Pareces mi admirado Azorín ( por cierto adoptó ese pseudónimo por ser el apellido de un buen amigo suyo de, casualmente, Yecla, Antonio Azorín)redactando lo que ves en derredor desde tu refugio veraniego. Sí Juan, ahora tocan los rigores del verano, y como dijo alguien, no recuerdo ahora quien,"...hasta septiembre..."

p.d. Aquí en Almafrá tambien se está muy bien, sobre todo por las noches.

pichiri dijo...

Para frio hijo mio el que pasé en Salamanca. Conozco el "fresco yeclano" y es temible, pero en Salamanca, cuando anochecia, no sabia si llegaria vivo al día siguiente. Para mi mayor tortura, vivia en la calle El Prior, un pasillo estrecho en el que siempre habia una corriente de aire que arrastraba cristalitos de escarcha que te herian la cara y cuando nevava, que en invierno era casi de forma permanente, la nieve se transformaba en hielo, amontonandose contra los muros de aquellas edificaciones medievales de piedra de silleria. Era tan fria,angosta y resbaladiza esa calle que la gente daba un rodeo para no pasar por ella.
Siempre me quedaba el último para acostarme porque mi única posibilidad de supervivencia era,ponerme para dormir el abrigo de piel, que utilizaba para cazar, el Sr. Zandueta, un navarro compañero de pensión. Aunque no lo creais, puesto el pijama, bufanda y calcetines incluidos, el abrigo del Sr. Zandueta y tapado con las sabanas y las mantas hasta los ojos, aún me castañeteaban los dientes y algo antes de la madrugada me despertaba el terrible dolor que sentia en los huesos, de las piernas sobre todo.
Bien podria tener esto parte de culpa en que no terminase mi carrera de Derecho.

JuanRa Diablo dijo...

Sax:
Tendré que darte el cargo de cronista oficial de las fiestas de Yecla porque las conoces muy bien por lo que veo.
Pues ya ves, estará muy feo que lo diga alguien que lleva casi una década viviendo allí, pero después de aquellos primeros años de pasar frío e ir recogiendo mis tímpanos por el suelo se me quitaron las ganas para siempre.
A mí dame las de San Isidro o las de la feria pero las de diciembre... no van conmigo.

PD. Se le llama "jugar la bandera".

Peibol:
Coincidimos en esto también. Las bajas temperaturas se sobrellevan más facilmente. Las altas... la escalada de grados es directamente proporcional a mi escalada de mal humor. Si al menos no se sudara...

Los canarios sois unos privilegiados con el clima. Aquí en Yecla no existe esa agradable sensación térmica de la primavera o el otoño. Aquí se acaba el verano y empieza el invierno. A lo bestia!
Sin embargo a pocos kilómetros (Villena, Sax, Petrel...) se vive un clima completamente distinto. (Por algo es esto el extranjero :D)

PD 1. ¿¿Estuviste en el país de mi ABBA?? Qué bueno, te haría mil preguntas.

PD 2. No son poderes demoniacos pero sí voluntad infernal. Como en el ordenador del trabajo no se puede oir música ni ver videos ni publicar cosas en el blog, escribo el texto en Word, lo guardo en el pendrive, paso por el piso de Yecla, entro en el horno de casa, abro el blog, copio texto, pego, busco fotos y huyo de allí dejando un charco en el camino.

Si no fuera por que me debo a vosotros... :D

Loli:
Casualmente en esta entrada iba a nombrar también el calor de Elche!! pues allí trabajé muchos años.
Cómo te entiendo. Yo en vez de decir "me voy a trabajar", decía "me voy a la sauna" porque me pasaba horas y horas sudando. En ese aspecto prefiero el calor seco de Yecla, la humedad que tienen los ilicitanos en verano me parece mucho más agobiante.

Había leído que el campo te daba alegría... :P Bueno, y se puede saber a qué te refieres?
Besos

Bichejo:
Me alegro de que lo comentes para que no piense la gente que soy un exagerado.
Si yo fuera alcalde te dedicaba una escultura en algún parque:
"A LOS PIECECITOS FRIOS DE BICHEJO" (¡Qué menos!)

Anasister:
Ya sé que todos en casa preferís la caló, la sudó y la olorica de los pies pero a mí dadme el frescor salvaje, ese que si te mata te deja al menos con una sonrisa en la cara.

Umeka:
Con frío o con calor, tú tienes las puertas abiertas aquí siempre para cuando puedas.
Por si no te has visto en el video de la entrada anterior, echa un vistazo y ya me cuentas, que me hace ilu, socia)
Un beso

Txema:
Por aquí vivió y estudió Azorín, y en ciertos lugares hay azulejos con dedicatorias del escritor a la ciudad de Yecla. Pero el Azorín 2 es Pichiri, no yo.
(Mejor no sacar a colación a la septembrera, jejeje)
Un saludo.

Pichiri:
Para que luego te quedes con el blog parado... Estas historias tienen mucho encanto. Y con ese memorión tuyo (que si la calle El Prior, que si el señor Zandueta...)

Te creo. Salamanca debe ser prima hermana de Yecla o algo así.

Saludos estivales.

La exorsister dijo...

Me vas a perdonar la incultura, y quiza revisando tu blog lo podría averigüar, pero ¿dónde está yecla?

Un saludo

Amig@mi@ dijo...

Recuerdo quue me invistaste a pasar por allí alguna vez ¿ tu crees que después de leer lo que he leído ire´?
puede, pero en primavera u otoño, jaja, eso está claro

Bonita crónica del clima en tu pueblo ;)
jaja
Besos

peibol dijo...

¡Di que sí! Estamos aislados del mundo, pero el buen clima, aún cuando es malo, no nos lo quita nadie :)

¿Me harías mil preguntas? ¿Y por qué lo dices en condicional? ¡Hazlas cuando quieras! ;) Aunque dudo que nada de lo que te diga te vaya a dar pistas sobre Abba :p

Un saludo, y a seguir con ese nivel de dedicación en el blog, que quienes también nos ocupamos de cuidar los detalles y los plazos, lo agradecemos. ;)

PD. Tienes algo nuevo a la salida del teatro

Io dijo...

Si señor, eso es amor y lo demás son tonterías. ¿TE PASAS POR EL PISO SÓLO PARA PODER MANTENER EL BLOG?????? JuanRa, sabía que nos querías, pero esto lo supera todo.

Leyendo acerca de los inviernos de Yecla, ja,ja,ja, me viene a la memoria la frase de Hans Castorp en La Montaña Mágica: "Aquí arriba no tenemos frío". Madrid también es una ciudad de temperaturas extremas. He visto la Cibeles congelada y 36 grados a las doce de la noche. Por eso, aquí en Estepona me pasa un poco igual. Yo no tengo calefacción, casi nadie la tiene, pero lo que aquí llaman frío es una suave primavera de Madrid. Y en verano hay días que se pasa mal, sobre todo los de terral, pero tenemos la ventaja de que por la noche entra brisa marina y refresca.

Y sí, yo también soporto mejor el frío. Además el calor amuerma y el frío acelera la sangre.

Pues no nos queda... Si no hemos hecho más que empezar...

Besos.

Paco dijo...

jejeje, si yo te hablara de sudar la gota desde el calor infernal que no trae el terral en Málaga.

gracias y un abrazo

Gamar dijo...

Yo aborrezco el frío con todas mis fuerzas, no se como no lo prohíben.
Cuando dejé mi multitudinaria ciudad natal y decidí asentarme en este rincón recóndito, era verano. Y yo era feliz, tenía casi todo, un verdadero paraíso. Pero cuando llegó el frío...
No me alcanzaba con los dos pares de medias y, por supuesto, el pijama debajo durante esos 3 meses.
Debo tener algún gen de oso, que me dan ganas de invernar y despertarme en primavera. Pero hay algo en común entre nosotros.
Ese poder que nos arrastra hasta estas latitudes.
Acá un dicho vulgar dice que "... tira más que 100 bueyes"
Un abrazo hermano.

JuanRa Diablo dijo...

La exorsister:
Pues la primera respuesta que me viene es que Yecla está en el extranjero. :D
Pero para ser más exactos te diré que Yecla está al norte de la provincia de Murcia, pegadita a las provincias de Alicante y Albacete.
Estás invitada a venir.

(Si quieres saber por qué se la llama el extranjero, en PARA LEER POR TEMAS de mi blog, pincha la palabra Yecla)
Un saludo.

Amig@mi@:
Naaa, tranquila, aquí se sobrevive después de todo. No le tienes miedo al Diablo, ¿le vas a tener a Yecla?

Peibol:
Es que tengo una especie de fijación por Suecia. Además de que vinculo el país con el grupo, mantuve correspondencia mucho tiempo con una sueca, estudié el idioma por cuenta propia, traducía canciones suecas... en fín, chaladuras de fan.

Ahora van a empezar unas obras en mi lugar de trabajo y (creo) tendré que apagar ordenador mientras duren. ¿¿Qué haré con el blog?? Esto es un boicot al diablo!!

PD: Ya me paso! :)

Io:
Que sí, Io, que sí. Si hasta mi mujer me dice que quiero más al blog que a ella... :P

Conozco ese calor de Madrid. Recuerdo haber estado allí en una ocasión, de visita, con 42º. Arfff. Pero me parece que con menos temperatura se puede llegar a pasar más calor si el mar está cerca, por la humedad, con lo que no sé con cuál me quedo.

Vaya, con esta entrada estamos hablando del tiempo, como en los ascensores... Jajaja.

Un beso.

Paco:
Coincidís la Eva y el Adán de Andalucía en hablar del terral de Málaga del que no había oído hablar pero ya me he documentado.
Y luego no querréis bajar al infierno...

Un saludo.

Gamar:
Así que ese rincón recóndito tenía trampa. Mostró una gran sonrisa en verano y en invierno asomaron los colmillos, ¿no?

No creo que las autoridades prohiban el frío o el calor, lo que sí deberían hacer es importar y exportar. Yo te regalo mi excedente de calor si tú me mandas ese frío que tanto odias, que ya me lo recompongo yo.

Ahh, si no fuera por ese punto en común...

Un abrazo

El kioskero del antifaz dijo...

Personalmente me gusta el frio en invierno y el calor en verano. En caso de que ambos sean extremos... no toca otra que aguantarse; morirse de calor en verano y llorar de frio en invierno.

Lo que a mi me pasa es como a loli. El campo me da alergia.

No soportaría vivir en plena naturaleza y dejar lejos el asfalto, la ciudad, los humos los ruidos. Ahhh!... que gustito! ;-)

Loli dijo...

Pues eso JuanRa, alergia al campo y las carencias que encuentro en él. Serán los 4 años y medio que llevo viviendo en medio rural, donde sobra el olor a eucalipto, las miradas, el aislamiento. Faltan las grandes dosis de anonimato, el internet rápido y barato, los comercios, los museos, los cines, el Mac Donalds.....pues eso, jaja. De todos modos es temporal y pronto cambiaremos los cacareos de las gallinas por el ruido de las motos ilicitanas.
Besos. Loli

Anónimo dijo...

Bueno la verdad que aqui en barranquilla,los 365 dias del año es de mucha calor, medio refresca es cuando cae un buen aguacero y en febrero es de pura brisa que da miedo,Yo no se lo que es un frio de invierno,porque nunca lo he vivido.cuando vengas por aqui ya sabras lo que es un verdadero infierno.despues no vallas a llorar.jajajaja un beso milena

Anónimo dijo...

Pues a decir verdad, de todo el escrito me quedo con lo de que "el amor todo lo puede". No existe ni el frío ni el calor cuando la persona que más quieres permanece a tu lado. FRAN.

mochuELIn dijo...

no te quejes tanto, yo vivo en un lugar donde el frío es de esos de morirte en invierno, tanto que nieva habitualmente y luego esa nieve se comvierte en hielo, y yo salgo a la calle pisando patatas fritas, porque todo crepita debajo de mis pies... y eso me aprece tan lejano, cuando ahora tenemos máximas de 37 gradetes... ah! pero prefiero este calor al horrible invierno, yo es que soy más infernal!! jjojojo, besi

Ripley dijo...

yo es que creo que todos los estrategas del mundo suspendieron en geografia pq de lo contrario hay cosas que no se entienden, alguno sin embargo tuvo un gran acierto como don Felipe II que desoyendo a sus consejeros y como tú por amor traslado la corte del reino e hizo capital a madrid por la bondad de su aire, de su clima y la de sus aguas ¿quien lo iba a decir verdad? el aire anda un poco así asi pero el agua, ay! el agua, aqui bebemos la mejor agua de España, que es uno salir de madrid pedir agua en cualquier lugar y ya no saber como llamar a algunos brebajes, ni si quiera te vale para darte una ducha, en fin, cosas de la capital, queridos, ah si muy divertidad tu entrada amigo, animo que ya estamos casi a mitad del verano y aagosto es mas corto y llevadero

peibol dijo...

¡Buenas noches señor Diablo!

Tienes un premio esperándote en mi blog. Pásate por a por él cuando quieras.

Un saludo ;)

adriana rey dijo...

Cómo que el Diablo acaba por fin adaptándose al frío???
El frío crudo a mi también me hace sufrir, y sobre todo en la cara, no? porque te pones pares de medias, pijamas, lo que sea, pero en la cara... no me gusta.
Por cierto, yo tampoco sé donde queda Yecla... dímelo para que no vaya por ahí!

Amig@mi@ dijo...

jaja, me estoy acordando un montón de tí. En Cádiz se ve que estais de moda, en las tiendas de souvenirs hay varios modelos y encima el libro que me estoy leyendo estos días es "El diablo y la señorita Prym"...
Como para olvidarme de tí...
;)
Un abrazo

JuanRa Diablo dijo...

El kioskero del antifaz:
A tí lo que te pasa es que en el campo no hay kioskos, jejeje.

Loli:
Pues nada, si tanto añoras la metrópolis vuelve pronto a darte un baño de multitudes.
Yo te doy permiso. ;)

Milena:
Anda, no me muestres esa carta de presentación que voy con un miedo...

Fran:
Yo también extraigo esa veras veritatis, aunque los escalofríos tampoco nos los quita nadie ;)

mochuELIn:
Me alegro de que seas tan infernal porque tu caldera la tengo a todo gas. Acércate, mujer, acércate sin miedo... jejejee

Ripley:
Ya, la buena fama de vuestra agua la conozco así como la del cielo de Madrid, cosas inusuales en las grandes capitales. Si es que, lo que siempre se dice, sólo os falta
la playa. Vaya, vaya. :)

Peibol:
Que me pase? Si no salgo de allí! Gracias amigo. Me alegra enormemente que hayas pensado en mí.

adriana rey:
Es que soy el diablo más poco común que conocerás en tu vida. Me gusta el frio.
(Que conste que Yecla es una ciudad muy acogedora. No le tengas miedo!)

Amig@mi@:
Luego dicen que Dios está en todas partes, pero el diablo no le envidia mucho en ese sentido... Tú eres testigo.

Un saludo a todos

Anónimo dijo...

El que tengas ahora más calorías...¿es que has engordado?
carlos