19 de junio de 2010

QUÉ MONOS ELLOS...



Vivir para ver.

Esta misma semana caminaba por la calle Colón de Yecla en dirección al Ayuntamiento para solventar un asunto de esos de papeleo que tanto nos chiflan a todos.


Mucho antes de llegar al colegio que en esa calle hay, ya se escuchaba la algarabía de voces gritando todas a un tiempo, señal inequívoca de que los chavales estaban en el recreo.

Conforme me acercaba, una petición sonaba con fuerza y de forma insistente sobre el vocerío: "la pelota, por favor, la pelota", y al acercarme deduje lo que había ocurrido.

Este colegio, que ocupa media manzana, tiene un patio interior central que sirve de esparcimiento para los niños a pesar de que no tiene vistas al exterior. Rodeado únicamente de muros y cerrado por una gran puerta metálica, debe ser a la fuerza algo claustrofóbico cuando se llena de gente (aunque ahora que caigo, el patio de mi cole era igual y sobrevivimos. Bueno, mientras se vea un trozo de cielo...)
Esa puerta metálica que da a la calle Colón no llega hasta el suelo, hay un hueco entre ella y la acera por la que pasan los viandantes y por el que cabe muy bien un brazo.
Un brazo o una pelota pequeña, que era lo que a los chavales se les había escapado por allí hacia la calle.
.
Así que, arrodillados sobre la abertura, gritaban a todo el que pasaba que por favor les devolvieran la pelota para seguir jugando.
Era gracioso que supieran dirigirse al personal gritando señor o señora viendo solamente los zapatos de la gente que pasaba. Y me percaté de que todos los viandantes miraban un poco en rededor buscando esa pelota pero, al no verla a simple vista, seguían su camino.
.
Y al ponerme yo a su altura...
- Señor, por favor, la pelota, la pelota... que está en la calle...
"Pobrecillos", pensé, y bajé a la calzada a mirar, pero al no ver nada continué caminando.
.
Entonces oí a uno gritar:
- Por favooor, no podemos estar un recreo sin pelota. ¡La necesitamos!
Y me hizo tanta gracia esa llamada de socorro desesperada que me decidí a ser el alma caritativa que les echara una mano. Retrocedí hasta la puerta.
.
- Señor, la pelota, ¿nos la puede coger?
- Venga, voy a buscarla - les dije
Y algunos brazos salieron por debajo de la puerta hasta tocarme los zapatos.
- Síii, por favooor, gracias, gracias.
Y allí me afané yo, rodilla en tierra, en mirar por debajo de los coches aparcados, uno por uno, y por detrás de las ruedas de unos contenedores, y por entre los ladrillos y la arena de una obra próxima...
- ¡Es pequeña... !
- ¡Casi toda roja! - les oía gritar.
.
Pero por más que miraba no se veía nada. Pensé que como se tratara una de esas pelotillas transparentes que botan con sólo mirarlas podía muy bien estar en la frontera con España e incluso más allá.
El caso es que me afané en encontrarla pero no aparecía. Tal vez la hubiera encontrado alguien y se la había llevado o podía haber enfilado una calle transversal en pendiente y haberse ido muy lejos de allí.
Finalmente desistí.
- Oye, lo siento pero no la encuentro - les dije.
Y mientras oía cómo resurgía ese vocerío detrás de la puerta suplicando esa búsqueda, pensaba yo que muy cerca de allí hay una papelería en la que me consta venden pelotas pequeñas y que les podía dar una gran alegría si les compraba una. Y sin decir nada, crucé la calle con esa intención. Era así de fácil.
.
Pero entonces oí aquello. La cagada.
- Ehh, no te vayas, joder. ¡¡Busca la pelota!!
.
Pero aún estaba yo con la inercia de acercarme a la tienda, procesando lo que acababa de oír, cuando llegó ese chaparrón de gritos que me dejaron perplejo.
.
- ¡¡Hijoputaaaa, no te vayas. Cógenos la pelotaaa!! - que no fue más que el pistoletazo de salida para que todos empezaran a gritarme tal cantidad de improperios que, lógicamente, se me heló toda mi buena voluntad.
.
Qué rabia sentí. Me habían visto buscar realmente su pelota, me había molestado en hacerles ese favor y me lo pagaban con una cantidad de insultos y tan despreciables para salir de la boca de unos niños que me fui de allí indignado.
- ¡La madre que os trajo. Que os zurzan! - pensé.
.
Mientras esperaba mi turno en el Ayuntamiento aún pensaba en esos niños, si bien el sentimiento de rabia había cedido al de lástima. De repente esos angelitos que decían "señor" y "señora" y pedían las cosas "por favor" sacaban el demonio que llevaban dentro de una forma tan imprevista y eran capaces de escupir desprecio y una falta de educación impresionante.
¿Por qué?
.
Me da rabia cuando comparando tiempos me dicen que no, que la juventud siempre ha sido, es y será la misma y que los niños son los niños y que las cosas siempre serán así.
Pues no, oiga, con muchos matices porque en mis tiempos era inaudita una respuesta de ese calibre. Primero porque realmente no "nacía" ser así de cafre (excepciones aparte, claro) y después porque si te oía un profesor te daba tal pescozón que te acordabas en mucho tiempo y si se enteraban tus padres... ja, terminaban de hacerte aprender la lección bien aprendida.
.
Hoy no.
Hoy uno sonríe y justifica: "Estos niños..., jeje,... qué carácter" "Ay, qué le vamos a hacer..." "Jajaja, qué cabrón el chaval"...

Salí de resolver mi papeleo con una idea en la cabeza, una venganza soñada a destiempo que no creo que hubiera servido de mucho pero que me hacía aliviar ese resquemor que me había quedado dentro.
.
Tenía que haber comprado esa pelota.
Tenía que haber vuelto a esa puerta y haberme agachado para mostrársela.
Tenía que haberles dicho: "Eh, mirad, una pelota nueva, ¿la queréis?"
Y cuando me hubieran gritado: "Síiii" haberles contestado: "Soy el hijoputa desgraciao que os ha estado buscando la pelota. Cuando os lavéis esa sucia boca de gentuza maleducada, a lo mejor os la regalo"
Y haberme largado.
.
Buff, qué mayor me debo estar haciendo...

41 comentarios:

peibol dijo...

¡Hazlo JuanRa! :D

Esas cosas no son venganza, es justicia. Yo me habría dado la vuelta y les habría dicho que les iba a comprar una, pero que se fueran todos a tomar por culo.

Aaaay... ¿Por qué las mejores respuestas se nos ocurren siempre a destiempo?

Yo no puedo echar la vista atrás como para hacer la comparativa intergenracional, pero me inclino a ponerme en tu lado, aunque sólo sea por las batallitas que he escuchado siempre ;)

PD. La foto es genial ;)

RNT dijo...

Es lo que hay! Si lo sabré yo que convivo con ellos diariamente en el instituto. Aunque aún quedan chavales sanotes. Pero los buenos modales están demodé, y la culpa es de todos (padres y sociedad en general). ¿Qué muestra la TV? Pues malas maneras a raudales, y solo hay derechos sin ningún deber.

mochuELIn dijo...

Si mientras la querida Belén Esteban cobre más que el representante político de nuestro país elegido democráticamente, y cuya palabra más intelectual sea: 'cagonlaputa' esto es lo que tenemos, esto y mucho más. Yo, como no habrían podido deducir por mis zapatos mi sexo (seguro, no me habría atendido a esa llamada, además, habría dudado absolutamente si no se trataba de una broma pesada para que estuviera agachándome en busca de una pelota que lo mismo nunca existió.
Así de borde me ha hecho esta 'societé' tan poco respetuosa en todos y cada uno de sus entresijos.
Además, también estoy muy mayor para agacharme y aún más para estar escuchando tacos de bocas que aun no han tirado los dientes de leche!

La exorsister dijo...

¡Vaya manada de malcriados! Si es que es para llamar a la verja del colegio y entrar a cantarles las 40, a ver si son tan gallitos. Porque a fin de cuentas es muy fácil insultar a alguien desde detrás de una reja y sabiendo que no te puede poner la mano encima.

¿Hacia donde vamos, JuanRa?

PD; ¿Le has contado la historia a Samuel? ¿Qué opina de ello? Sería interesante conocer su punto de vista,a ver si le quita importancia o le parece mal..

Irene dijo...

Tu los has dicho: Jajaja, qué cabrón el chaval"... Los niños son esponjas, lo oyen todo y lo repiten como loros. El fallo está en que cuando son peques y empiezan a decir tacos les rien las gracia.
Ejemplo: en la puerta del cole un niño le dice a su madre: mama joderr que llegamos tarde... Respuesta de la mamá jajaja cariño no te preocupes.
Como que jajaja yo le hubiese lavado la boca (bueno pero ya lo dicen, de tal palo tal astilla...)

Gamar dijo...

Ah, pero esa sería una escuela de políticos.

Txema Rico dijo...

Hiciste bien Juanra, hiciste bien. Ves, en el Lloret esas cosas no pasaban. Aparte de que jugábamos con sacapuntas en ese lúgubre e inmundo patio, el mismo casi no tenia comunicación con el exterior...

LastChild dijo...

La venganza es un plato que se sirve frío. Tenías que haberlo hecho. Vaya maleducados.

Cuando oigo a niños que sueltan tacos a sus padres y éstos se rien dándoles el parabien, me sonrojo pero de vergüenza ajena.

El palabro de verificación es "gangst". Estoy por desmontar el portátil a ver quién hay dentro...

El Zorrocloco dijo...

Buah, tío, me imagino la rabia que has tenido que sentir =/ Pequeños cabrones. Pero bueo, te queda el consuelo de que al menos los tuyos no son así =)

La verdad es que a mí de nano jamás se me habría ocurrido insultar así a un adulto. Yo soy tú y hubiera llamado la atención de algún profesor. Aunque total, para lo que pueden hacer...

JuanRa Diablo dijo...

peibol:

Estoy por agenciarme una capa oscura y un antifaz y hacerme llamar El justiciero de las pelotas XD

Muy cierto, cuántas buenas respuestas de esas que desarman al contrario vienen a la mente a toro pasao. Las neuronas deberían tener más chispa en esas situaciones.

PD. Es que he sobornado a uno de los que te hacen los videos para que me consiga fotos :D

RNT:

¡¡Uff, la tele!! Qué gran invento desaprovechado...
Encontrarse con chavales educados reconforta. La pena es que suelan llamar la atención por lo poco habitual.


mochuELIn:

Pues ahora que lo dices ya no me extrañaría que se hubieran inventado lo de la pelota para reírse del personal. En ese caso podría aceptar la picardía, la inventiva, pero sobrarían igualmente los insultos.
¿Te puedes creer que he comentado en algunos blogs la tomadura de pelo que me supone ver a Belén Esteban y sus despropósitos en la tele y me han contestado defendiéndola a rajatabla? Yo ya no entiendo nada. Claro que la culpa no es de ella.

Algunos niños de hoy tiene más bien dientes "de mala leche" :P

En fin, Mochuelo, tú al hueco de tu arbol y yo a mi infierno, que allí no molestan :P

La exorsister:

No me quedaron ganas de entrar al colegio (más bien he de decir que ni se me pasó por la cabeza) y es algo que me hace pensar que en este aspecto parece que hemos tirado la toalla y no debería ser así. Si todos fueramos exigentes en este sentido probablemente se tomarían más medidas.
Por otra parte esto es demasiado habitual en este país: muchas quejas, muchas quejas pero pocas ganas de denunciar.

Me has dado una gran idea. Comentaré el suceso con Samuel y observaré su reacción y su opinión.

Irene:

Es verdad, yo también he sido testigo de casos similares. Y lo que suele ocurrir es que en casos extremos en que los padres quedan en evidencia, el niño se lleva una reprimenda pero por lo general se lo pasan por alto.
O se es constante y no se permite desde el principio o es causa perdida.
(Anda que ni que fuera yo un entendido; está pareciendo esto un consultorio de esos de las revistas... :S)

Gamar:

Ah, no me extrañaría. Y como hoy aprueban y promocionan hasta sin merecerlo, les pondrían un sobresaliente en Diplomacia.

Txema Rico:

Ah, aquel lúgubre e inmundo patio, en el que se forjaron los espíritus más libres y las mentes más lúcidas... :P


LastChild:

Pero si son los padres los que sueltan los tacos delante de los hijos... poca culpa tendrán estos, claro.
¿La palabra de verificación era "gangst"? ¡Ya me está fallando esto! Mira que les dije que me pusieran "trebol" :P

Por cierto, me llama la atención ese UltimaNiña de tu nick. ;)

El Zorrocloco:

Cruzo los dedos para que los míos no se conviertan en esos pequeños monstruos desnaturalizados :/
No me los imagino nada así pero luego, con la edad y las influencias... ay, mamma, lo que me queda por sufrir.

Antes se decía "Ganas menos que un maestro escuela"
Yo hoy diría "No hay suficiente dinero pa' pagarles"

Un saludo, Zorrico ;)

Pecosa dijo...

Madre mía, "hijoputa". Casi nada. Co lo feo que quedan las palabrotas en un niño. Son horribles. Una vez le escuché un "coño" a un niño por la calle. No me lo podía creer.

Con las broncas que me llevaba yo por decirle "tonta" a mi hermana...

(Tendrían que poner más toboganes como el de la foto -dime bruta-. Y ya que estamos rallamos a algunos padres, por idiotas)

isaormaza dijo...

¡Menuda panda de ... ! Y lo peor de esto es que ahora es lo normal y que me hace sentir viaja porque llego a la típica conclusión de "eso en mis tiempos no pasaba" pero ¡que puñetas! ¡es que no pasaba!

Eso si: lo mejor de lo mejor a sido lo de "El justiciero de las pelotas" jajaajajaaaaa

anasister dijo...

Este tipo de cosas me deprimen,la sociedad está enferma en general, y esos niños probablemente solo repitan los patrones que ven habitualmente miren hacia donde miren.Es una verdadera pena.
Todavía tengo resaca de la entrada anterior.

Anónimo dijo...

Mi defensa para ese Diablo que llevas dentro JuanRa ¿no has pensado cambiarte el nombre? alguien que piensa, siente y tiene las ideas tan claras y acertadas poco tiene de Diablo.
¿Verdad que todavía recuerdas esa rara sensación que te quedó?
Yo lo confirmo porque soy ya muy mayor, que permisiva es la sociedad de hoy.
Un abrazo
Rasanliz

Lillu dijo...

No son imaginaciones tuyas que antes los niños no eran así. En mi época a ningún niño, por muy malcriado que estuviera, se le ocurría insultar a un adulto, ni a un profesor, ni a sus padres, ni referirse a ellos despectivamente como hacen ahora muchos críos. Por qué? Pues por lo que comentas, porque (a veces) te caía un bofetón primero y luego (siempre) una riña de aúpa y (casi siempre) un castigo. Y funcionaba, vaya si funcionaba. Por la cuenta que te tenía te cuidabas de soltar siquiera un "jolines" más alto que otro.

Comprendo tu rabia y yo me sentiría igual que tú en esa situación, con ganas de contestarles. Pero mejor no haberse puesto a la altura de unos niñatos maleducados, no? En tu imaginación ya lo has hecho y te has quedado tan a gustito! :D

Yo añado una pregunta a tu experiencia: qué clase de adultos serán esos niños dentro de 15 años? Miedo... mucho miedo.

saluditos

Música dijo...

que vulnerable se siente uno ante el comportamiento de pequeños tiranos, es peor cuando es con niños todo, lo malo q les pase y lo mal que hace, como de lo más pequeños puede salir lo mejor y lo peor..., a los mayores nos salva el pensar que el recuerdo de ser niño nos libera de las hostilidades de la edad adulta pero situaciones como la por tí vivida hace que te quedes muerto.

Anónimo dijo...

He leido la entrada pero no quiero hacer ningún comentario broder

Desinquieta dijo...

Me alegra ver que no se le echa la culpa a los maestros, como viene siendo lo habitual.
Es una lástima el desprestigio en el que ha caído nuestra labor, cuando la realidad es que muy poco se puede hacer en el colegio si desde las familias no se educa o al menos no se intenta educar.
No conozco a ningún maestro, a ninguno, a quien no le preocupe esta situación e intente paliar la "deseducación ambiental" en la que estamos inmersos. Es una tarea diaria que parece caer siempre en saco roto. Pero nosotros no desistimos.
Podría contar innumerables "anécdotas" de padres irresponsables, pero me contendré.
Y de la tele, ni hablemos.
Un abrazo, diablo, y estoy segura de que tus "diablitos" serán personas bien educadas.

Amig@mi@ dijo...

Yo hubiera entrado a darle la enhorabuena al director por la buena educación que se imparte en su coentro.
Juanra, SIEMPRE HAY QUE SER EDUCADOS, y la ocasión merecía una felicitación
¿Dónde estaba quién cuidaba a los niños?
¡Qué coraje!

Fran dijo...

Muy bueno.Te pongo otro ejemplo de por qué los crios de ahora son así: Un padre juega a balón con su pequeña en el parque y en un momento dado le dice "A ver si tienes COJONES de tirar desde ahí".
A mi modo de ver la culpa y la responsabilidad es exclusiva de los padres. Ni la sociedad osea nosotros, ni la televisión a tomado la decisión de traer a un niño al mundo y por tanto a asumido esa responsabilidad. Es labor de los padres enseñarles qué está bien y qué está mal de aquello que se encuentran en la sociedad y es labor de los padres cuidar de lo que ven los niños en televisión. Hay, gracias a Dios, niños encantadores, educados y al ver a sus progenitores uno se dá cuenta del por qué. Mira JuanRa como me estoy alargando voy a seguir en mi blog, ya me has animado a retomarlo, ves. Un abrazo. Aunque no esté muy motovado a escribir y comente tambien poco sigo leyendo mis blogs favoritos o mejor dicho, los blogs de mis amigos. Desconocidos pero amigos. Un abrazo Juan

Anónimo dijo...

Podría contestar a algunos comentarios pero sigo sin querer
ANONIMO

aniki dijo...

"... rodeado únicamente de muros y cerrado por una gran puerta metálica...". No me extraña. Después de haberte leído, prefiero un día en el zoo con las jaulas abiertas que media hora en un patio de colegio.
Me gusta cómo redactas, me has contagiado el mal humor que sentiste, ¡y es que no es para menos!.

Besosssss.

JuanRa Diablo dijo...

Pecosa:

No pretendo dármelas ahora de puritano y padre ejemplar pues aunque piense que nunca quedan bien las palabrotas en boca de los niños, pienso que no es tan fácil habituarlos a que no digan ninguna cuando las están oyendo por todas partes, incluída la TV.
Lo que me parece inadmisible es que sean capaces de lanzarlas tan gratuitamente contra adultos sin ningún pudor ni remordimiento. Como si fuera un gesto de lo más normal. Esto sí me descompone...

isaormaza:

Ahí voy yo, Isabel, que me atrevo a decir bien alto que "eso en mis tiempos no pasaba" y a veces me lo discuten: Pues claro que pasaba - me dicen - pero ahora tú lo ves distinto porque tienes más capacidad de análisis y tal y cual...
Lo dudo mucho. En todo caso podría haber casos aislados pero ahora son demasiados los ejemplos. Sólo hay que escuchar a los profesores.

(Ya me están cosiendo la capa, jejeje)

anasister:

Qué bien lo has definido, sister. Hasta lo de la "resaca"... :D

Rasanliz:

Es que a veces mi parte JuanRa se aprovecha de que la parte Diablo está durmiendo la siesta. Pero te lo he dicho mil veces: tú no te fíes... :p
Totalmente de acuerdo: demasiado permisiva esta sociedad de hoy, que confunde libertad con libertinaje.

Lillu:

Como aquella frase hecha: "Se puede decir más alto pero no más claro" Pienso como tú.

Y en lo referente al tema del "bofetón" (que uno se resiste un poco a tocar porque enseguida surge alguien que se echa las manos a la cabeza) me atrevo a decir que mucho mejor si no es necesario, claro, y que por supuesto que habrá miles de casos en los que se ha educado sin necesidad de ellos, pero en aquellos casos de rebeldía en los que el niño no está haciendo más que probar a ver hasta dónde puede llegar, un bofetón puntual no me parece en absoluto ese gesto de violencia injustificado que quieren ver algunos. Por favor, no nos salgamos de madre.
Cuántos niños de mi generación nos llevamos un sopapo por parte de nuestros padres o profesores y supimos perfectamente recapacitar y esclarecer por qué nos lo habían dado. Y ni de lejos hubo esas frustraciones ni traumas ni invitaciones a la violencia ni toda esa retahila de exageraciones que se ha aplicado a lo que no tiene importancia en absoluto. En mi opinión un bofetón educará más que esa vida entre algodones y pétalos de rosa que se les da hoy, consintiéndoles todo, dándoles alas y callando sumisamente ante sus desplantes.
Repito: Muchísimo peor!!

Música:

Claro, yo me recuerdo de niño y me veo a años luz de estos.
Me gusta comprobar que son mucho más despiertos pero el concepto de respeto y los modales parece que no se les ha inculcado lo suficiente.

Pecosa dijo...

En eso tienes razón, antes la tele no era tan verdulera como ahora, era mucho más educativa, y eso ayudaba.

Imagino que debe ser complicado infundir en los niños el respeto hacia los adultos cuando mayormente ven que entre los adultos no nos lo tenemos, con tanto chonismo por todas partes, que parece que está de moda.

JuanRa Diablo dijo...

Anónimo:

Bueno, aunque ignoro el motivo...

Desinquieta:

Tengo un cuñado maestro y ya nos cuenta tantas anécdotas como para deprimir a cualquiera.
Es triste ser testigos de este despropósito generalizado que estamos viviendo; y tan difícil de solventar ahora que parece haberse perdido aquella necesaria interrelación entre los padres y los profesores (educadores ambos) cuando la confianza estaba puesta de lleno en sus manos.
¿Cómo se puede aceptar que un padre cuestione la labor del docente? ¡Y que la cuestione a gritos delante de su hijo! ¿Cómo hemos llegado a estos extremos?

Antes la labor educadora era compartida, hoy el padre le viene a gritar al profesor cosas como :Mi hijo no es ningún maleducado y en todo caso es "mi" maleducado y usted no le va a poner un dedo encima, idiota"
¿Qué hace uno ante esto?

Me alegra verte de nuevo, y puedes contar todo lo que quieras. Soy todo oídos. ;)

Amig@mi@:

Quiero creer que no habría profesor cerca que escuchara aquellos insultos e hiciera la vista gorda, aunque tampoco me estrañaría pues la autoridad y el respeto que emanaba de la figura del profesor se está perdiendo a pasos agigantados.
¿Qué más podría hacer hoy el director de ese colegio, en el caso de haber entrado yo a quejarme, que dar conocimiento de lo ocurrido a los padres? Y ahí va mi pregunta:
¿Y qué hubieran hecho los padres? Apuesto a que más de uno hubiera quitado hierro al asunto: "Bah, son sólo niños..."

Fran:

Como le digo a las dos amigas que te preceden, creo que la educación ha de empezar en casa, en cada familia pero se debería continuar en el colegio siempre y cuando esos padres confien en el profesorado y den el consentimiento para ello. Pero cómo se va a atrever un maestro en llamar la atención a un niño por lo que sea si luego llega el padre y pone el grito en el cielo porque han puesto en evidencia a su intocable hijo (esto está a la orden del día, no exagero)
Así poca cosa se puede hacer.

Y lo de la TV es vergonzoso. Hay ya tantos programas carentes de valores que no hacen más que lanzar mensajes negativos que no concibo cómo no se toman medidas serias al respecto.

Me daría rabia que al escribir todo esto alguien me tachara de chapado a la antigua o de represor pero es que la educación es lo suficientemente importante como para no indignarse al ver que nadie se preocupa por ella en lo relativo a la TV. Que no es sólo no ponerles los programas poco apropiados a los niños, es que la mayoria de los dirigidos a adolescentes son también bazofia y ahi ya no es tan fácil controlar.

Mira, en cualquier caso me alegra haberte removido el gusanillo para que sigas tecleando. Ya me paso por tu blog. ;)

Anónimo:

¿Seguro que no quieres? ;)

Anki:

Hola, gracias y bienvenida. ¡Las tres cosas! :)
Me llamó la atención ese patio cerrado, sí, pues no suelen ser así. El de mi colegio también era un pequeño rectángulo de paredes altas pero ni de lejos eramos tan animales de zoo como esos que oí.

Un saludo.

JuanRa Diablo dijo...

Eh, Pecosa, no te me escapes que has aparecido entre lineas, jeje

En este blog no suelo escribir críticas contra nada. No me hago mala sangre y prefiero mil veces contar cosas de familia y amigos. ¡¡Viva el buen rollo!!
Pero con el tema de la tele sí que me tengo que explayar un día de estos.
Uff, si me dieran a mí el poder de modificarla... ay qué gustazo me iba a dar.
Porque me da una risa cuando dicen que esos programas chabacanos y vergonzosos se mantienen porque tienen mucha audiencia. Claro, a la mierda también acuden miles de moscas y no por ello deja de ser mierda.
Yo un poquillo de prensa rosa dejaba, no te digo que no, que no hay que ser tan radical, pero eso sí, muy respetuosa, que aqui parece que lo que mola es ver cómo berrean y se entretienen criticando hasta cómo anda el famoso/a de turno.
Pero taaaanto programa del mismo formato, vacío, que no aporta nada de nada... aggg, basta!!!
Con lo divertida que podría ser la tele ayudándonos a saber más cosas con concursos que engancharan y con debates bien interesantes y con series de nivel...
Que esta moda pase de moda de una vez!!

LastChild dijo...

Mi nick tiene su lógica ilógica. Soy una mujer de 39 años que se niega a perder de vista a la niña que fue. La llevo conmigo a todas partes. Así que siento que soy la última niña que queda, la última de la pandilla en volver a casa. Todos los demás ya han dejado de jugar. Yo todavía no quiero marcharme.

Además también da título a una canción de un grupo que me hace coger la guitarra invisible de vez en cuando...

Nuria dijo...

Hay que ver como está el patio... A mí estas cosas ya no me sorprenden, por desgracia. La de burradas que he tenido que oir en secundaria... Yo hubiera llevado a cabo esa venganza diabólica ;)

rAnita nOe dijo...

si es que eres más bueno que el pan... :D besos

JuanRa Diablo dijo...

LastChild:

Qué bonita forma de definirte y cuánto dice de tí. :)
Te aseguro que en ese sentido caminamos a la par. Por aquí cerca andurrea todavía mi niño interior.

Nuria:

¿La secundaria de aquí o la tuli? ¿Está desfasada la cosa en todas partes? :O

rAnita nOe:

Buehh, un poco, venga. Pero el pan se termina poniendo duro, te advierto ;)

Bichejo dijo...

Jobar, con las nuevas generaciones, hay que ver cómo vienen...

La pena es lo que dicen más arriba, que las grandes contestaciones se nos ocurren siempre a toro pasado, porque es como para ir a restregarles por las narices la pelota.

Y sí!!! Hazte justiciero!!

JuanRa Diablo dijo...

Bichejo:

Ya ves Bichejo que no respetan ni al diablo. :p
No me veo mucho en el rollo justiciero, me falta mala leche para eso, pero creo que voy a llevar un rotulador rojo siempre encima para marcar a algunos en la frente.

Umpi dijo...

Pues yo debo ser muy malo...pq te juro que hubiera hecho lo de enseñarles le pelota...

Antes prefiero reventarla delante de sus narices...

Me estoy volviendo diablo......

JuanRa Diablo dijo...

Umpi:

¿A que te ha dado rabia? Si es que no es pa' menos.
En fin, Umpi: inspirar-expirar-inspirar-expirar... :D

(Me alegra verte por aquí, que desde que tienes gato sales más de ronda que ellos XD)

Mae Wom dijo...

Hola! Acabo de descubrir tu blog -vengo de rebote de otro- y aunque he leído un par de entradas me gusta tu estilo de contar las cosas. Con respecto a ésta de los niños, gracias por haberme hecho sentir menos rarita de lo normal y menos mayor. Ahora sé que no es que no me gusten los niños es que este tipo de niños es detestable.
Saludos!

JuanRa Diablo dijo...

Bienvenida Mae Wom y gracias por dejar un comentario.

Rara no, es que esto deja a cuadros a cualquiera, ¿verdad?
Y es que está bastante generalizado que los niños de hoy no soporten pasar por frustración de ningún tipo. Cuando quieren algo lo quieren en ese momento y no quieren aceptar que no todo se consigue.
Deberíamos tener en cuenta estos ejemplos para replantearnos muchas cosas, entre ellas la forma errónea en que les educamos. Hay mucho miedo a decir NO a un niño de hoy.

Un saludo

Mae Wom dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en lo del miedo a decirles no.
Creo que desde pequeñitos, en su justa medida (sin mala leche, claro, que tampoco se trata de fastidiarles) pequeñas dosis de frustración les preparan mejor para los sinsabores que a lo largo de la vida aparecerán. Mejor poco a poco que todo de golpe.
También creo que hay mucha presión social sobre los padres con respecto al tema de decir no cuando hay que decirlo.
En cualquier caso no hay que perder de vista que los niños son niños y deben vivir una infancia feliz pero que todo lo que van aprendiendo y percibiendo será su material de base cuando sean adultos.
Buf! Me he extendido un poco! :)
Un saludo.

Ángeles dijo...

Ay, qué jarro de agua fría... con lo bien que iba la historia, con esos críos tan educados, y tan infrecuentes, y ese viandante tan apañao... Oye, que se me ha quedado mal cuerpo y todo...

JuanRa Diablo dijo...

Umpi:
Me acabo de dar cuenta de un error. Quise decir inspirar-espirar, que expirar con X es morir. ¡Lapsus! ;)

Mae Wom:
Hola de nuevo!
Tú extiéndete todo lo que quieras, que por suerte aquí siempre hay hueco (y ganas de leer :)

Con toda seguridad nuestras posturas ante este tema serán las mismas.
No sé si tendrás hijos y en caso afirmativo si dudarás como yo de si lo estarás haciendo bien como madre. A mí me pasa mucho.

Ver feliz a un niño me puede arreglar un mal día, de la misma forma en que toparme con uno que actúa de forma tan poco apropiada para esa edad me aturde y me deprime.
Creo que a las dificultades naturales de saber educar a un hijo se suman hoy las de esta nueva sociedad actual en la que parece que les dedicamos menos tiempo del que necesitarían.

En fin, que al final yo también me he extendido, pero es que de este asunto se podría hablar largo y tendido, aunque mejor que hablar actuemos y hagamos todo lo que esté en nuestras manos para que sean felices... y respetuosos.

Un abrazo

Angeles:

Si es la primera vez que dejas comentario, muchas gracias y bienvenida, aunque me suena haber encontrado más Angeles en este infierno... ;)

Eso fue exactamente, un jarro de agua fría. Por eso me quedé tan mal pues mi intención era la de darles una alegría y mira cómo acabó la cosa.

Un abrazo

Mae Wom dijo...

Jajaja! Vuelvo a la carga! A tu blog ya sé que me he enganchado pero estoy empezando a preguntarme si saldré alguna vez de los comentarios de esta entrada para comentar en otras :P

Yo no tengo hijos propios pero mi novio sí tiene dos de un matrimonio anterior.
De momento estamos consiguiendo resultados positivos que entre otros se traducen en que siempre quieran venir con nosotros el fin de semana que les toca y nos echen de menos cuando no nos ven; incluso que a veces no quieran volver con su madre de lo a gusto que están con nosotros.
Te aseguro que cuando te demuestran su cariño el subidón es tremendo más aún cuando la otra parte adulta se ha empeñado en ponerlo difícil muchas veces.

Te entiendo cuando dices lo de las dudas de si lo estarás haciendo bien o no. Yo tengo muchas, muchísimas.

El estilo de vida que tienen con su madre es muy...como decirlo en plan fino:...chic. Totalmente opuesto al nuestro en el que todo lo que tenemos nos lo tenemos que ganar (como la mayoría, los ricos siempre son menos en número).

Y me doy cuenta de lo importante que es procurar que tengan la cabecita bien amueblada porque irse a lo fácil es eso, muy fácil.
Por supuesto mi situación y la de tantas personas que están en una como yo no es comparable a la de padres con hijos propios, pero tampoco es necesario. Son casos distintos e incluso dentro de cada uno puede que no haya dos iguales pero sí me doy cuenta de que en todos ellos hay mucha responsabilidad en el tema de educar bien (es decir para provecho de su crecimiento interior) y que a la vez hay que quitarse rigideces y ser creativo para transmitir y educar con cariño.

No es extraño que no les dediquemos tiempo de calidad si los adultos tampoco disponemos de él a menudo para centrarnos. A veces así vamos por el mundo, como gallinas sin cabeza, dando tumbos con nuestros propios problemas.
Se puede teorizar mucho pero al final es un poquito de sentido común, algo de intuición y mucho de cariño y como tú bien dices, mucha práctica.

Ya veo que me resulta imposible no alargarme en mis comentarios pero la verdad es que me encuentro muy a gusto en tu blog y si me dejas pienso volver...Tranquilo, a lo mejor en otra entrada, prometo intentar salir de ésta.

Otro abrazo

Anónimo dijo...

Y un cuerno! no te haces mayor, no. Es que estos políticos de mierda no saben ver el problema que han creado y que no hará sino empeorar ¿los políticos? pues claro que sí porque tendrían que empezar por enseñarnos a los padres hasta donde hay que ceder y muchas veces ...en fin...que le den por saco a esta Sociedad que hemos creado.
carlos