16 de junio de 2011

PEQUEÑOS GRANDES FUTBOLISTAS

El pasado domingo, unas veinte parejas comíamos en la larga mesa de un restaurante.

Un montón de futbolistas brindaban con sus cocacolas en otra enorme mesa frente a nosotros.

Y se reían y coreaban sus hip hip hurra dedicados.

Y les mirábamos orgullosos.

Todo comenzó a principios de año, cuando mi hijo me comunicaba que iba a ser portero en el equipo de futbol de una liga entre colegios.

Aquello supuso que mi mujer le haya estado llevando a entrenar dos tardes por semana (que terminaron siendo tres) y que yo haya sido el encargado de acompañarle a jugar los partidos los sábados por la mañana.

Ya dije en su día que soy poco aficionado al futbol, que salvo encuentros de altura en los que uno se deja contagiar por la emoción del ambiente y los disfruto más, suelo pasar mucho de este deporte.

Así que reconozco que no me apasionó la idea, primero porque pensé que me aburriría como una ostra, pero más que nada por todas esas horas que me quitaría para hacer otras cosas, (o para no hacer absolutamente nada) Sin embargo, la ilusión que a él se le veía bastó para que no pusiera yo la más mínima pega.

Hoy, diecisiete semanas después de aquello, he de reconocer que me lo he pasado en grande y que la experiencia ha merecido la pena.


El hecho de que decidieran llamarse Los Diablos, algo en lo que no tuve nada que ver, fue el primer acicate.

Eso me servía para hacerles protagonisas en el blog y enseguida me autoproclamé cronista de sus hazañas. Sólo faltó que sus camisetas hubieran sido rojas para que el atrezo diabólico fuera perfecto (tendré que llamar al Presidente de la FIFA)


Así que cada sábado, salvo alguna jornada de descanso, los nueve compañeros de clase se reunían en unas pistas deportivas que se inauguraron precisamente el día que comenzó la Liga.

Ha habido muchas cosas que me ha gustado ver.

Una de ellas ha sido la ilusión demostrada en sus recibimientos. El primero que llegaba se abrazaba al segundo en cuanto le veía aparecer, y estos dos corrían a abrazar al tercero nada más verle asomar. Así que el último en llegar veía cómo una jauría alborozada corría a saltar de alegría a su alrededor. El espíritu de equipo, en el que todos se han sentido parte importante, no ha faltado nunca.
Otra ha sido el apoyo. Los disgustos cuando se ha fallado un penalti o cuando alguno se ha metido gol en propia puerta, algo que les hacía saltar las lágrimas, no era nunca reprochado por los compañeros; muy al contario se animaban para redoblar el esfuerzo y tratar de conseguir la victoria. Y si no había victoria, no pasaba nada, "El próximo lo ganamos!"

Lo más asombroso para mí ha sido la evolución. Ya nos advirtió Alonso, el entrenador, al principio: "Acordaos de cómo está jugando el equipo ahora para comparar al final"

Y yo imaginaba que se vería un progreso, como es lógico, pero no sospechaba (ni yo ni ningún padre) que iba a ser tan evidente.

Los dos últimos partidos nos dejaron con la boca abierta. Sabían ocupar su posición, recuperarla tras cualquier acción, ser más veloces, cubrir cada cual a su rival, sacar rápido el balón de banda para pillar descolocados a los contrarios... y buscarse unos a otros para en determinados momentos hacer unos pases tan precisos que nos hacían aplaudir entusiasmados.

Porque esa ha sido otra. No es por nada pero la afición que han tenido Los Diablos ha sido la mejor con diferencia. ¿Dónde estaban los padres de los contrarios, que no se les oía? No sólo ha sido la nuestra la única afición que mostraba su propia mascota , sino que hemos sido los que más les jaleábamos y más les aplaudíamos.

También los únicos que hacíamos retransmisones telefónicas. No ha habido encuentro en el que no estuviera informada la madre del portero (la señora Diablo) de cómo se iban desarrollando las cosas. Como no podía asisitir a ningún partido por estar trabajando, unas veces la llamaba yo, otras cualquier "diablista", y la poníamos al tanto de lo que iba ocurriendo. Ella a su vez lo comunicaba a la clientela de la frutería.

¡Acaban de meter un gol! - gritaba eufórica.


Pero por si eso fuera poco, Los Diablos han tenido el seguimiento de varios blogueros que les fueron dejando mensajes de apoyo, que parece que no, pero el empuje virtual también cuenta. En eso hemos sido únicos también.

El partidazo en el que más disfrutamos todos fue aquel en el que se enfrentaron a Los Truenos, del Colegio Méndez Núñez. Estos chavales se las vieron y se las desearon para salir airosos de la furia diablista.

A pesar de que terminamos perdiendo por un solo gol (5 a 4) nos quedó en la boca el sabor de la victoria por haber sido capaces de poner en apuros a los campeones de grupo, que tienen más experiencia en esta Liga Albatros que comenzó hace 12 años.

El pasado fin de semana acabó la competición y a ese último partido en el que Los Diablos se salieron de buenos, (victoria de 4 a 2) pudo finalmente asistir Apamen.

- ¡¡Pero cómo habéis podido aguantar tanta emoción!! -nos preguntaba a todos, hecha un mar de nervios en la grada.

El domingo fue un día muy completo. Por la mañana entrega de trofeos y medallas en el Pabellón Deportivo. La Copa Albatros se la llevó el Colegio Alfonso X. Los Diablos han quedado finalmente cuartos, (empatados con los terceros pero con menos goles) pero, ay si hubieran jugado dos o tres partidos más... ahora que estaban cogiéndole el gusto a la cosa, seguro que se comían a los rivales por los pies y se ponían en cabeza.


Supongo que imaginaréis la emoción cuando íbamos escuchando por megafonía el nombre de los equipos y todos iban saliendo en fila al centro de la pista. Al nombrar a Los Diablos, en fin... y el himno, los aplausos, las fotos, la televisión grabando... ¡¡Si me llega a gustar el futbol muero de gusto aquel día!!

Después marchamos todos los padres a comer con Los Diablos y Los Relámpagos, los dos equipos de Las Herratillas, el más mejor colegio de Yecla ( porque lo digo yo)

Quiero enviar un saludo desde aquí a todos esos padres que han estado entrando al blog para leer las crónicas diablistas sin que yo tuviera noticia de que lo estaban haciendo, y dar las gracias especialmente a Charo, madre de Julio, que dejó comentarios y a Javier, padre de Javier Jr., que me dejó sin palabras con su agradecimiento ante toda la mesa. ¡Casi me hizo sentir un periodista deportivo! (Qué cosas, uno escribe para divertirse y encima se lo agradecen :-)

Los chavales, que no quisieron quitarse las medallas del cuello en todo el día, disfrutaron a lo grande y, para variar, siguieron jugando al futbol en el parque exterior hasta las tantas.

Probablemente serán compañeros muchos años más, y confío en que sigan aprendiendo el valor del esfuerzo, la solidaridad, la superación y la importancia de la amistad.

Eso sí son goles que engrosan el marcador de la vida.



24 comentarios:

papacangrejo dijo...

Pues a mi si que me gusta el futbol, a pesar de ser acérrimo seguidor del CD CASTELLÓN, es decir un sufridor.A mi me gustaría que cangrejito (ahora tiene 3 años) haga algún deporte, si es futbol bien, pero en realidad me da igual. Algunos me dicen "que es mucho esfuerzo", pero creo que se olvidan de lo que han hecho sus padres por ellos. En fin, me alegro mucho por el equipo, estaré al tanto de sus evoluciones.

Anónimo dijo...

Tomas:
Me ha encantado la entrada, me ha emocionado de verdad. Un album de fotos con musica ya!

Natalia Ortiz dijo...

Me alegro por los Diablos :) Has acabado viviéndolo con mucha alegría e ilusión, JuanRa. El año que viene te veo repitiendo eh. Jaja. Un beso

pichiri dijo...

Enhorabuena, por todo lo que cuentas y como lo cuentas. No sabes lo que me hubiese gustado estar allí para abrazaros a todos. Que bueno que exista entre ellos ese compañerismo que tanto me ha emocionado y que es la semilla de amistades imperecederas.
He ahí un recuerdo que tu hijo no olvidará jamás, quedando en su mente ciertos momentos, lugares y palabras impresos de tal forma, que ya no será imposible que los pueda olvidar.
Un abrazo a todos y recuerda a tus hijos que tienen un abuelo en Colombia.

Doctora Anchoa dijo...

Mis más entusiastas felicitaciones a Los Diablos. A mí tampoco me gusta el fútbol, pero me parece fantástico el espíritu de equipo, el compañerismo y la forma de pensar tan deportiva de Los Diablos. ¡¡¡Un hip hip hurra por ellos!!!

Lillu dijo...

Qué emoción! El año que viene campeones de liga, sin duda!

saluditos

Anónimo dijo...

Me uno a esos hurras de la mesa en la que brindan con cocacolas.

HIP, HIP, HURRA!!!!!!!!!!!!! LOS DIABLOS CAMPEONES, OE, OE OEEEEEEEE!!!!!!

SPEEDYGIRL

Pecosa dijo...

Es precioso que los chicos valoren de entrada que son un equipo, que lo que importa es poner todo el empeño, que se abracen con tanto entusiasmo cada vez que se reúnen... Los Diablos son lo más grande, leche.

Apoyo la propuesta de Tomás, ¡querémos un vídeo diabólico! :)

¡FELICIDADES POR ESE CUARTO PUESTO, CHICOS!

Mae Wom dijo...

Qué satisfacción! Normal que te acabes enganchando. A mí el futbol me gusta poco y solo lo veo cuando son partidos importantes y al lado de alguien a quien le guste de verdad (Pelotillo, por ejemplo, es un espectáculo en sí mismo en un partido gordo). La verdad es que prefiero practicar los deportes que verlos pero en fins.

Enhorabuena por tanta alegría junta.

Ya te veo dentro de unos años, retirado del mundo laboral, padre de una estrella de futbol, redactando las entradas-crónica a un secretario diabólico mientras te tomas un daikiri... ;)

Amig@mi@ dijo...

Emocionadita viva me tienes. Me ha encantado pero sobre todo me has recordado a cuando nosotros hacíamos lo mismo con mi hijo a la edad del tuyo.
Ahora tiene casi 17, como para acompañarle...
Qué pena da de que crezcan tan rápido...
Besos

Allek dijo...

vamos campeones!!!

Ripley dijo...

el deporte es importantisimo para la formacion de los chavales en los valores que mencionas al final de la cronica. por cierto estupenda. y menos mal que no te gusta el deporte rey. lo unico que echo en falta esta vez es un video.
enhorabuenas y abrazos

charo dijo...

Hola señor Diablo, a sido 17 semanas de emocion de risas de nervios pero an sido muy gratificante ver como nuestros jugadores cada vez lo hacian mejor como aprendian a jugar y como ese esfuerzo de llevarlos a los entrenamientos y a los partidos a dado resultados , cada partido a era diferente pero en todos ellos estaba la aficion diablista . creo k es el unico equipo k a tenido cronista oficial y mascota a la cual , habia k conjurarla en arameo antiguo para k hiciese efecto, en fin ....me alegro de haber compartido sabados con tigo y entrenamientos con la señora diablo . el proximo año seguiremos apollando a los diablos aunque cambien de nombre siempre los recordaremos como los diablillos de los albatros

PAPA JAVI JR dijo...

Me hace feliz saber que los principios y valores de amistat compañerismo,respeto,etc,etc.que hemos intetado inculcar a los diablillos,a ya dado sus frutos.La primera piedra que hay que poner en un equipo es ese fruto,luego el buen juego ya viene solo.Echare muchisimo demenos tus cronicas.GRACIAS POR DIVERTIRTE ESCRIVIENDO.A EL VIDEO SI

isaormaza dijo...

Enhorabuena a los campeones. Y si, digo CAMPEONES porque para mi lo son, ¡Como que cuartos! ¡De eso nada!
Un besazo a Samuel

JuanRa Diablo dijo...

papacangrejo:

Así que se sufre siendo del Castellón, ¿eh? Quizás cangrejito sea aún muy pequeño (llamándole así lo he imaginado corriendo de lado en la playa, jeje)
Mi diablillo empezó con 5 años; y lo pidió él. Observa cómo evoluciona y en qué deporte se podría sentir más a gusto.
Un saludo para Castellón

Tomás:

Más que álbum de fotos hubiera estado bien un video viéndoles jugar. Eso para el año que viene.
Qué bien que te haya gustado tanto :)

Natalia:

Me temo que sí, que en septiembre más. Me dará pereza, seguro, pero ya sé que merece la pena ;)

pichiri:

Lo que dices es algo que pensé el día en que le pusieron su medalla. Se le veía una expresión muy especial e imaginé que ese era uno de esos momentos que no se olvidan. Los 9 se han hecho muy amigos y lo que más les gusta es estar juntos.
Le he leído a Samuel lo que has escrito. Y saben que tienen a su abuelo Juan en Colombia, por supuesto.

Doctora Anchoa:

Dí que sí, Doctora. Y no un hip hip hurra, nueve :)

Lillu:

Eso, eso, aunque superar la posición de este año ya sería un buen logro también.

Speedygirl:

Sabía que eras como una niña; tú en las mesas de las cocacolas cantando el OEOEE ;)

Pecosa:

Jeje, los más grandes, sí. Se nota que eres una de las diablistas más forofas :D

En la próxima entrada habrá video. No tiene nada que ver, pero seguro que te va a gustar.

JuanRa Diablo dijo...

Mae Wom:

Sí, cuando compartes partido con alguien que de verdad lo vive te contagias enseguida.
A mi hermana y a mi nos gusta ver ciertas películas cómicas juntos porque nos contagiamos la risa. Con esto pasa lo mismo.
No me imagino como padre de un crack que me retirara, pero si se diera el caso creo que me acostumbraría pronto a mi nueva vida. Haría ese sacrificio, si... :p

Amig@mi@:

Ah, pues me alivia saber que pasaste por lo mismo y has sobrevivido.
¿Que crecen rápido dices? A ver si es verdad. ¿Qué tengo que hacer para que el mío cumpla 17 mañana mismo? :D

Allek

Alé, alé, allek!! :)

Ripley:

A ver si la próxima vez hago un video futbolero de Los Diablos. La afición manda! :D Gracias, Ripley.

charo:

Ahí hemos estado, con frío, con calor, nublado, con charcos... Y después de cada partido, intentando llevárnoslos a casa, que si por ellos fuera no dejarían de jugar nunca.
Me tendré que matricular en arameo antiguo, que aquellos conjuros que hice igual eran la receta para hacer una tortilla de espárragos, vete tú a saber. Hay que mejorarlos. xD
Un saludo, Charo.

PAPA JAVI JR:

Prosigamos en esa línea. Somos los entrenadores de su día a día y hemos de enseñarles a ser grandes de verdad (Eh, he parecido un maestro de Kung Fu o algo así, ¿no? jeje)
Gracias a ti por tan grandes cumplidos ;)

isaormaza:

Por supuesto, yo les veo campeones campeonísimos. Son cuartos... crecientes, como la luna.
Besazo dado :)

Natalia Ortiz dijo...

Tienes un regalo en mi blog, JuanRa :) ¡¡Un saludo!!

Ángeles dijo...

"...el valor del esfuerzo, la solidaridad, la superación y la importancia de la amistad."
Pues ya está, lo has resumido en esa sencilla pero contundente frase, que es la conclusión de todo el proceso.
Los niños, sin ser conscientes de ello, nos enseñan mucho. Yo me acuerdo de algunos alumnos pequeños que tuve, antes de dedicarme a los adultos, de los que aprendí cosas importantes.

Enhorabuena a los jugadores y a la hinchada!

Loco dijo...

Felicidades a todos y que siga el grupo disfrutando.

Para la temporada que viene, quiero una camiseta de 'Los Diablos'.

el chico de la consuelo dijo...

Bueno te veo por muchos sitios pero no habia comentado nunca... me he dado un grabeo y te me pego en mi carpeta de blog.

Cuando entrenaba a crios a balonmano un padre me comentó: "venir aqui cada sábado nos cuesta un guebo con lo bien que estariamos en la cama, pero cuando tengan ocho o diez años más agradeceremos habernos levantado"

Txema Rico dijo...

Como me he sentido indentificado al cien por cien con la historia. Llevo dos años de forma clónica a lo que aquí has relatado, salvo que yo soy el encargado de los entrenamientos y su madre de los partidos. Salvo matices suscribo todo lo expuesto. Esas satisfacciones emocionales pocas cosas las pueden resaltar mejor que el comportamiento de estos "renacuajos" nuestros. En nuestro caso hicimos un fin de temporada jugando padres contra hijos y empatamos a 6. Les empezamos ganando y luego ellos, por forma física y con menos kilos, nos dieron la vuelta. Y lógicamente tambien hubo cena de clausura... Qué bueno...a ver si al final alguno de ellos nos "jubila", yo no sé tú, pero en mi caso me toca currar hasta los 65, perdón, los 67.

JuanRa Diablo dijo...

Natalia:

¡Halaa, un premio, un premio!! Y bien chuloo. Mil gracias, Señorita Ortiz. Lo luciré orgulloso. ;)

Ángeles:

Para variar en coincidencias... yo también tuve alumnos pequeños (en épocas casi prehistóricas) Con ellos era un continuo sorprenderme.
Seguro que te recuerdan con cariño.

Loco:

Ponte a la cola, que yo voy primero :D

el chico de la consuelo:

Hombre, el famoso ECDC!! Yo también me cruzo por ahi contigo y he llegado a leerte en alguna ocasión.

Lo que dijo ese padre es cierto: es un sacrificio, sobre todo algunos días en que se te hace realmente cuesta arriba, pero el balance final es muy satisfactorio.

Gracias ;)

JuanRa Diablo dijo...

Estos renacuajos que no terminan de hacerse ranas, ¿eh?
Y me temo que por mucho que vayan haciéndose adultos nunca les veremos lo suficientemente maduros.

Oye, puestos a soñar, el tuyo tiene nombre y apellidos de estrella galáctica y todo!

(Si apareciera ahora el Pimpo sería para cagarla, jajaja)