1 de abril de 2015

¡MIEDUKIS!

A mi sobrina Anna le chiflan las películas de miedo, y yo la entiendo porque a mí también.

A la menor ocasión se reúne con sus amigas para disfrutar de esos momentos de tensión delante de la pantalla, encogidas todas en el sofá, temiendo, y al mismo tiempo deseando, que un susto repentino les haga dar un brinco.
Chillan, se tapan media cara con los almohadones, se aprietan unas contra otras cuando la incertidumbre es superior a sus fuerzas y hasta se pellizcan cuando temen cualquier aparición de entre las sombras.

El otro día hablaba con ella de este género de películas.

- ¿Cuál es la que más miedo te ha dado? - me preguntó – A mí la de Expediente Warren. Hasta ahora ninguna ha superado a esa.
- Pues no conozco Expediente Warren, pero la próxima vez que vengas tendré preparadas algunas que me gustaron mucho. Ya verás qué miedo...
- ¡Ay, sí, por favor!

Y así, en su siguiente visita vimos Terror ciego.
En Terror ciego, Mia Farrow interpreta magistralmente a una chica ciega que está de visita en la casa de campo de sus tíos. Una tarde sale a dar un paseo a caballo con un amigo, y en ese intervalo de tiempo en el que está ausente, alguien asesina a su familia. 
Gran parte de la tensión de la película radica en el hecho de que ella deambula por las habitaciones sin poder percibir que sus familiares están muertos, y cuando lo descubre... entonces empieza su verdadero calvario.

Terminó la película y Anna me dijo que no, que no le había dado miedo en ningún momento.
- Es que se nota tanto que es una película vieja...
- ¿Cómo que vieja? ¡No es tan vieja! – le dije, comprobando después que se estrenó en 1971, por lo que no le faltaba razón del todo, y más a una chiquilla de 15 años – Bueno sí, tiene algunos años, pero a ver si te crees que antes no sabían hacer buen cine de miedo...

Al día siguiente probé suerte con Carretera al infierno, pero no le comenté a mi sobrina que la película tiene casi 30 años para que no la tachara también de viejuna. (¿Cómo han quedado tan lejanos los ochenta?, ¡si los estuve viviendo anteayer mismo!)

- A mí esta me encantó. Ya verás...

Un muchacho recoge a un autoestopista durante una noche de tormenta. Pronto descubre que el hombre que lleva a su lado (Rutger Hauer) es un desequilibrado mental muy peligroso y consigue deshacerse de él. O eso es lo que él cree, porque el loco lo sigue de cerca durante todo el film, haciéndoselas pasar canutas.

A Anna le gustó bastante más que la anterior pero tampoco la calificó como película de miedo, por lo que llegué a la conclusión de que prefiere las emociones fuertes y el terror que se desprende de lo paranormal. Yo me decanto más por ese terror que parte de situaciones cotidianas, de incidentes que podrían sucederle a cualquiera en la realidad, aunque también disfruto como un loco con los monstruos, los vampiros, los alienígenas o los zombis (¡sobre todo con los zombis! ¿Todavía no se ha dado cuenta nadie  de cuánta poesía hay en el mundo de los muertos vivientes?)

- Yo diría que la película de terror que más me impresionó fue El exorcista – le dije.
- ¡A mi madre también! - me contestó entusiasmada- ¡Tengo que verla!
- ¿Te contó que ella la vio sola en casa, cuando tenía tu edad más o menos, y que a media película apareció un gato por el pasillo que le dio un susto de muerte?
- Sí, jajaja, me lo ha contado muchas veces.

Sin embargo, poco después nos volvimos a ver y me hizo saber que El exorcista no le había dado tanto miedo.
- De hecho no paré de reírme con mis amigas – me dijo.
- ¡¡Pero cómo!! ¿Pues sabes que cuando se estrenó en Inglaterra hubo ataques de pánico y mucha gente salía corriendo despavorida de los cines?
- ¡Anda ya, pues no es para tanto!
- A ti querría yo verte- le dijo mi hermana- viéndola a solas como hice yo de joven.
- Ah, ni pensarlo, soy incapaz de ver una de miedo a solas.
- ¡Ni yo tampoco! – contestó su madre- Ya ves, con lo atrevida que era entonces...

Así fue cómo, en mi opinión, mi sobrina desperdició una gran película de terror por haberla visto en, digamos, muy malas condiciones.

Una película dramática se ha de ver siempre con toda la predisposición del mundo a llorar a moco tendido (con muchos clinex a mano) Aguantarse el llanto es desaprovecharla.
Del mismo modo, uno ha de sentarse ante una película cómica con ganas de soltar la carcajada, de reír sin complejo en cuanto se presente la oportunidad. Poner cara de palo o ser muy exigente no ayudará mucho.
Y una película de miedo, siempre, repito, siempre, se debe ver con toda la intención de pasar miedo. Nada de acomodarse a plena luz del día, muy acompañado o con ganas de cachondeo. Hay que buscar el lugar y el momento oportuno y crear el ambiente propicio.
Todo lo que no sea actuar así es tontería.

Me parece a mí que tanta risa fue la válvula de escape para evitar el miedo que realmente les daba, que no quisieron tomarla muy en serio para no sugestionarse y pasarlo mal.
Sin embargo, soy de la opinión de que para disfrutar bien del miedo hay que pasar por el trago de pasarlo mal. No hay vuelta de hoja. Si eres fan del miedo, vive el miedo.

Recientemente, revisando libros de mis estanterías, encontré un par de volúmenes de narraciones breves de terror. Recordaba lo mucho que me impresionaron algunas de aquellas historias en la adolescencia, y en un arrebato por volver a sentir aquella sensación me puse a leer. Error: era de día y no lograba meterme dentro de la historia. 
Esperé a la noche y entonces leí con calma. Tampoco, no sé por qué no me parecían tan buenas como en su día las encontré.

Pero soy tan del gusto de sentir esa burbujeante intranquilidad que acompaña a la sensación del miedo que quise revivir aquello como fuera. 
Se me ocurrió entonces buscar en YouTube grabaciones de efectos especiales y encontré una que me pareció perfecta: más de una hora de intensa tormenta con truenos lejanos.
Y así, con los auriculares puestos, sumergido en un ambiente tenebroso en el que se escuchaba el inquietante sonido del viento entre la vegetación y hasta lo que parecían pasos entre la lluvia, empecé a leer, adentrándome en la historia como si todo lo que acontecía me estuviera ocurriendo a mí mismo.

¿Que si pasé miedo entonces? ¡Más que un tonto! Cuando acabé el relato me apresuré a cerrar el libro y buscar música porque me pareció que había alguien agazapado escudriñándome desde la oscuridad.
¡Ahí está la placentera sensación del autoengaño que se ha de buscar!

Tengo que proponer a mi sobrina que lea historias de miedo: ¡ese sí es miedukis del bueno!


14 comentarios:

osheaa dijo...

El resplandor, en la versión de Stanley Kubrick, protagonizada por Jack Nicholson, es la película que más "miedukis" me ha dado en la vida, la vi hace muchos años y aún hoy recuerdo algunas escenas con un cierto escalofrío.

Me apunto los títulos de la entrada, gracias :)

Anónimo dijo...

"The Ring". Para mí la que más miedo me ha dado. Es para cagarte, pero no "fisi", sino "psiqui".
Txema Rico

Montse Martínez Ruiz dijo...

¡Jolín con tu sobrina, es de emociones fuertes!
A mí la peli que más me ha aterrorizado es "La noche de los muertos vivientes" y como dices fue más el entorno después de haberla visto, que pasáramos de noche por el cementerio del pueblo nos causó más miedo aún, estábamos de vacaciones a dos km del pueblo e íbamos mi hermana, su novio, mi amiga y yo, volviendo de noche y con una sola linterna ¿te lo imaginas?
Te puedo sugerir... Scream, Poltersgaist (o como se escriba), Halloween, It (La cosa, de S.King como El resplandor, Aullidos y Chucky el muñeco diabólico.

Besitos.

Anónimo dijo...

P.D. Se me había olvidado "La habitación del niño". Una TV movie que realizó Telecinco hace algunos años. Miedo, miedo...
No todo va a ser basura lo que hace esa cadena...!!!
Txema Rico

mochuELIn dijo...

El espinazo del diablo... la vi sola en una sala de cine y hubo un momento que no podía agazaparme más. Hay una escena, una mirilla, una aparición. Puedo prometer y prometo que aun hoy lo recuerdo y me entra un escalofrío por el espinazo... ;P

Ángeles dijo...

Iba a recomendarte The Ring (la original, la japonesa), pero veo que Txema Rico se me ha adelantado. Es la que más miedukis me ha dado a mí en mucho tiempo, con diferencia, pero también está muy bien La maldición (Ju-on), japonesa también, con un gato... y un niño...

Yo creo que a tu sobrina le pasa lo que a muchos adolescentes: que las pelis que tienen más años que ellos les parecen una antigualla y no las ven con respeto; pero la realidad es que se hacen los indiferentes para no reconocer el miedukis que les da, je,je. Pero, en fin, la adolescencia se pasa con el tiempo :p

Me ha gustado lo que dices
sobre ver las pelis con la predisposición adecuada; eso es fundamental si se quiere disfrutar de las emociones. Y también me ha parecido muy chuli la idea que tuviste de leer esas historias de terror con "banda sonora". Eso es un buen ejemplo de cómo crear un ambiente adecuado para sacarle partido a las cosas. Tengo que probarlo.

Yo he visto muchas veces pelis y he leído historias de mucho susto estando sola en casa, y se pasa un miedo estupendo, pero creo que la mejor manera es verlas con otra persona que se las tome igualmente en serio.


Anónimo dijo...

Es que ahora me pongo a pensarlo y no sabría decirte...yo lo que recuerdo con verdadero terror no es una peli sino esa serie de vampiros de los Ochenta -¿que si han quedado lejos los Ochenta?...Son ya la Prehistoria, macho- sobre el libro de Stephen King ése que ahora no me acuerdo cómo se titula. También recuerdo una peli sobre un vampiro "moderno" -creo que era un telefilme- que tenía frascos y frascos de sangre en una nevera; y no era un desequilibrado, que era de "verdad". Esta peli la pasaron por la tarde y es curioso que entonces, cuando se supone que los niños éramos más crédulo, se emitieran contenidos de terror en horario infantil y sin embargo, hoy en día, me parece que el Terror está relegado a los horarios de la noche. ¡Ah! y mira si sería estúpido yo que una noche -cosa curiosa: esto sí que era en "prime time"- pasaron una peli cubana de dibujos animados sobre vampiros- una peli que creo que eran bastante mítica y que, como las anteriores, nunca he vuelto a ver; pues hasta aquello, que debía ser de cachondeo, me aterró varias noches.
Ya ves que yo pienso como tu sobrina: si el Terror no viene de lo paranormal, desde la Muerte, no es verdadero terror; es otra cosa parecida.
Aunque eso sí, El Diablo sobre ruedas - tú conduciendo ¿no?- es muy inquietante. JA,ja.
carlos

Ana Bohemia dijo...

Tu sobrina es una chica curtida al miedo, también te digo que la manera de asustar ha cambiado mucho. Te lo digo porque el otro día vi la Semilla del diablo y puff, no da miedo en ningún momento, mas bien te pone tenso.
Creo que diste en el clavo, ver una pelicula como la de El exorcista entre risas y jaleos no es lo mismo, es una manera de protegerse, una barrera para no pasar miedo e introducirte de cabeza en la historia. Tengo que reconocer que esa precisamente es la única peli que no he podido ver entera, me aterroriza.
Pelis de miedo así a bote pronto... ¡El gurú del amor!, te quieres morir pero del bochorno.
:D

Anónimo dijo...

Sobre lo anterior, sobre las causas del terror...por ejemplo, en la magnífica película que comenta Montse, LA Noche de los muertos vivientes de 1968, cuando nos enteramos de que la causa de todo el desaguisado es "natural" o físico -me parece que se debe a la radioactividad, ¿no?- aparte de perder credibilidad desde el punto de vista del espectador de peli de miedo, ¿no decae mucho también el miedo que inspira lo que hasta entonces pensábamos que era una maldición satánica? A mi juicio sí.
Bueno, y otra cosa: que eres un valiente porque si yo sugestionara con esas psicofonías y grabaciones del más allá, desde luego que lo que menos miedo me daría sería lo que estuviera leyendo.
carlos

JuanRa Diablo dijo...

Hola, oshea:

Grande entre las grandes El resplandor, ya lo creo. ¿Puede haber escenario más inquietante que un hotel vacío? Y aún pasé más miedo cuando la leí, que aún creo que es una de las mejores novelas de Stephen King, ¿la conoces? (¡¡miedukis del güeno, jeje!!)


Txema:

Pues haré por verla, porque es una de esas pelis de las que he visto escenas sueltas ¡pero nunca entera! (Te ha faltado aquel sonido viscoso de cagallón pabajo xDD)

¿La habitación del niño? No la conozco, ¡y acabo de descubrir que está completa en YouTube! :p

Montse:

Vaya, que me imagino la escena y me rio de puro gozo. Terminar de ver una peli de zombies y pasar junto a un cementerio con una linterna, ¡con la de sombras raras que salen cuando vas andando con una linterna! Inolvidable, seguro xD
De todas las películas que nombras me quedo con Poltergeist, aunque las demás las vi hace tanto tiempo que creo que si las revisara hoy me parecerían nuevas!

mochuELIn:

Esto de que te den pinceladas de una película que has visto pero que apenas recuerdas... jo, qué ganas de volver a verla y darle chutes de adrenalina al espinazo :D
(PD: Una alegría volver a saludarte. Eli)

Ángeles:

Pues vale, tomo nota de The ring y Ju-on. Como me ponga a verlas seguidas voy a acabar con taquicardia (de la buena, de la que mola :p)

Sí, lo de mi sobrina es casi innegociable, con solo verles el colorcillo desvaído ya les pone el veto. “¿Antigua? ¡No, por favor?” No hablemos ya de las pelis en blanco y negro. Ven inconcebible ponerse a ver una así. ¡Aún no sé cómo conseguí que mi hija se interesara por las del Tarzán Weislmuller!

Si, Ángeles, prueba a leer cualquier cosa con sonido de lluvia en auriculares. Parece que adquiere otra dimensión. A mí me dieron hasta escalofríos a veces.
Y estoy totalmente de acuerdo, todo lo bueno es doblemente bueno si es compartido :)

Carlos:

Tras consultar a nuestra común amiga, Ángeles, gran experta en Stephenkingdades, la serie a la que te refieres es El misterio de Salem’s Lot, que protagonizaba David Soul, el rubio de Starsky y Hutch, ¿recuerdas?, y que compruebo ahora que es de 1979, es decir ¡¡¡de antes de la Prehistoria!!!

La de los frascos de sangre en la nevera, cómo me suena, pero no sabría decirte.
Curioso el tema de los miedos en la niñez y cómo nos impresionaron cosas que ya no se han olvidado. Recuerdo ahora, por ejemplo, que a Samuel le llamaba la atención el personaje de Gollum de El señor de los anillos, y que comentaba lo feo que era, pero nunca pasó de ahí. Sin embargo en la misma época vio a este, de Harry Potter, y tuvo pesadillas.

El diablo sobre ruedas… cómo me gustó aquello. Y el título mola, ¿eh?

Sí, puedo estar de acuerdo en que en La noche de los muertos vivientes la explicación al hecho resta credibilidad, de hecho podrían haberse ahorrado ese dato, como ocurre en tantas otras películas sobre zombis que he visto posteriormente en las que no se sabe el por qué de esas mutaciones, porque van a lo que van: a intentar dar miedukis ¡Y punto! ¡Como debe ser!

Ana Bohemia:

La semilla del diablo me parece muy buena película, aunque quizás el paso del tiempo no le haya sentado bien, pero es lo suficientemente intensa e inquietante como para dar miedo del bueno. Pero claro, todo esto del miedo es tan relativo y tan subjetivo. ¿Por qué a unos les asusta la oscuridad más que a otros? ¿Por qué hay quien puede ver una rata y sin embargo se le eriza la piel ante una cucaracha? ¿Por qué unos se horrorizan ante una misa negra y otros hablan con el diablo de tú a tú?

PD. Capto tu mensaje sobre El Gurú del amor. ¡Tachada! xD


Conclusión:

Lo que vengo a decir con este post, gente pecadorable , es que si nos ponemos a ver una peli de miedo, veámosla con la idea de pasar miedo de verdad, ¡mentalicémonos! ¡que es por nuestro bien, que el miedo en pequeñas dosis es una sensación maravillosa!
Y menos tiquismiquis y mas taquiscardis.

JuanRa Diablo dijo...

Carlos: No ha funcionado el enlace. Me refería e este:

http://earth.overyourhead.co.uk/images/misc/dobby.jpg

Natty dijo...

Me encanta asustarme viendo películas de terror, pero soy muy cobarde, así que las veo de día para poder soportar el susto que me provocan.
"El resplandor" excelente, "el exorcista" la vi de noche y sola y no me produjo NADA, "se lo que hicieron el verano pasado" es buena, me asustó bastante, "el aro" no me asustó nada.
En este momento no recuerdo más pelis, pero he visto varias

loquemeahorro dijo...

Un poquito de razón le doy a tu sobrina con El exorcista, yo no la he visto, pero hará unos 10 años se proyectó en cines con el típico "montaje del director" y unos amigos que fueron a verla, me dijeron que es como si hubiera perdido intensidad, que había momentos en que la gente se reía y todo.

Yo creo que muchas cosas que cuando se estrenó eran muy impactantes, hoy en día no parecen tan fuertes, estamos acostumbrado a verlas, se han convertido en lugares comunes y ya no asustan igual.

Y es que como bien has dicho, el miedo depende mucho del entorno, el momento, etc...

La que no sé cómo habrá envejecido es Psicosis, yo desde luego, no pienso comprobarlo ¡Con la de años que me ha costado ducharme con la cortina cerrada del todo!

JuanRa Diablo dijo...

Loque:

Pues a una aspirante a dominadora mundial como tú (casi escribo aspiradora a dominante) no logro imaginarla con miedo. ¿En serio?

Con El exorcista ocurre que resulta chocante escuchar aquello de "¿Has visto lo que ha hecho la cochina de tu hija?" con voz de ultratumba, y, bueno, puede hacer gracia. Pero ya te digo yo que la película no ha perdido intensidad, somos nosotros los que hemos perdido predisposición a creernos lo que vemos y vivirlo para disfrutarlo.

Hala, ya puedes ducharte tranquila, que hoy no encuentro el cuchillo por ningún sitio.