24 de agosto de 2015

PERDERSE PARA ENCONTRARSE

Hay lugares que, sin ser de nadie, siempre serán  solo míos.
 Caminos a campo abierto que me llevan a lo más dentro de mí.
Paisajes azules y pardos que recorro a solas  cada verano,
para conversar con los silencios que, en ocasiones,  me traen respuestas.
Sé que el mundo está lleno de belleza, pero el encanto de este lugar en concreto...  no lo cambio por ninguno.
Me llama, me envuelve, me regala aromas, me susurra brisas...
Consigue hacerme llegar muy lejos sin sentirme jamás perdido.
Porque siempre encuentro alguna señal indicándome por dónde seguir.

Cuántas horas he pasado sin hacer nada más que sentarme a contemplar su belleza y a empaparme de su paz.
Ya estoy deseando volver a verte.

(Fotos tomadas en La Magdalena, Umbría del Factor y Morrón del Puerto, montes y valles de Yecla. Agosto 2015)

14 comentarios:

Silvia dijo...

Gracias por compartir la belleza.

hitlodeo dijo...

La Magdalena tu gran reto. Siempre es un placer perderse por los montes y caminos para encontrarse a uno mismo.

RNT dijo...

Preciosos lugares...

Misaoshi dijo...

Nada mejor que unas caminatas por el monte a largas horas de la tarde para que pase pronto el verano :D (es que no me gusta el verano xD)

Disfruta que queda poco para que se termine lo bueno :D!

Ana Bohemia dijo...

Muy bonito lugar, y texto. Los montes de Yecla parece que están envueltos en algo especial, esa luz del verano cálida, pero apetece descubrirlos.
A mí me encantan las caminatas al aire libre, me relajan y me llenan de paz.
Saludos
:D

Natty dijo...

Maravilloso =)

Ángeles dijo...


Me has recordado a Ana María Matute, que contaba que cuando era pequeña le gustaba irse al campo, sola, a sentarse debajo de un árbol, a hacer nada. Y cuando le preguntaban a qué había ido, ella respondía: "A estar".
Qué bien habrás estado tú por esos lugares, pero no solo, sino contigo mismo, que es muy buena compañía.
Y yo, sin dejar la ciudad, me he contagiado de la calma y el sosiego que transmiten tus fotos y tus palabras.

Anónimo dijo...

Preciosas fotos, artista. Y apuesto a que no están tratadas de ninguna manera; eso las hace mucho más valiosas, claro.
Me gustan todos los tipos de paisajes: los de montaña, los de clima atlántico, los marinos, los amazónicos y los desérticos pero estos nuestros, mediterráneos y esteparios donde se combinan la austeridad del desierto y la tierra parda o blancuzca de los yesos con la sorpresa verde de la higuera, del cañaveral y de los matorrales aromáticos aún los superan con su belleza cambiante a lo largo del año y se prestan más a los pensamientos filosóficos y a la reflexión. La foto del espantapájaros es un buenísimo ejemplo.
Que tengas un relajado y resignado regreso a la realidad laboral, amigo.
carlos

Montse Martínez Ruiz dijo...

Precioso esta especie de álbum de fotos de esos rincones que tanto te embriagan y es que no hay nada como envolverse con los paisajes que amamos. Tus fotos y el texto hoy han sido un poema bellísimo!!
Un abrazo enorme.

Soros dijo...

Idas y vueltas a lugares donde otros fueron y volvieron antes que nosotros, cuando vivían allí. Son pocos los que habitan en estos sitios actualmente pero, por contraste, somos demasiados los que, sin haberlos habitado, los añoramos.
Gracias por las fotos y un saludo.

Anónimo dijo...

¡Qué fotos más chulas!

Speedy

Anónimo dijo...

Todo menos perderte por nuestros caminos de nuestra querida Almafrá...Ginjoler, Cirerer..etc....ay ay ay Perdío, que eres un perdío...
Txema Rico

Papa Cangrejo dijo...

Precioso/sas

JuanRa Diablo dijo...

Silvia:
Gracias a ti por tu visita, amiga viajera ;)

Hitlodeo:
Y no hablemos del placer de regresar y atender a ese estómago llorón... :p

RNT:
Muy distintos a la belleza de tu entorno, pero hermosos también :)

Misaoshi:
Aunque tiene su encanto, por aquello de que trae vacaciones, el sofocante verano de este año me ha hecho aborrecerlo más que nunca. El otoño tiene más clase, dónde va a parar.

Ana Bohemia:
Me consta que eres una “caminanta” nata, que también he visto fotos de los muchos paseos que haces por tu bella tierra. Por cierto, ¿tienes alguno predilecto?

Natty:
¡Gracias! :)

Ángeles:
Me gusta esa anécdota de la Matute , y se me ocurre que cuando era niña sería Matutina, ¿no? :D
Estoy tan a gusto en aquel lugar que este año he soñado despierto que construía un refugio en lo más frondoso del bosque de la Magdalena y que me iba a vivir allí como un Robinson. ¡Buah, en serio lo haría!

Cuidado, Ángeles, que estos contagios no tiene cura ;)

Carlos:
Las fotos aparecen tal cual las hice en varios días de este verano. En una de las veces me sorprendió un chaparrón y tuve que refugiarme bajo una higuera. Una lástima que no se apreciara esa lluvia en las fotos, porque el entornó se transformó de una forma muy especial.

Y tengo que decirte que has descrito el paisaje mediterráneo con una maestría y una belleza tal que casi me apetece grabar un documental de la zona leyéndote como voz en off.
Gracias, Carlos, el regreso, con tanta reflexión previa, ha sido bueno.

Montse:
Sí, como bien dices, esos paisajes llegamos a amarlos tanto, que a la fuerza nos inspiran.
Gracias, y otro abrazo para ti

Soros:
¿No has pensado alguna vez, paseando por lugares poco frecuentados, quién pisaría por allí antes que tú? ¿O cuánto tardará en volver a pasar alguien por allí?
Gracias a ti por tu visita, Soros

Gracias, Speedy . Espero que vaya todo bien por Speedytown :)

Txema:
No, como dice la canción, si de verdad me pierdo algún día, que me busquen... en Benidorm.
¿Sabes que he encontrado un antiguo documento sonoro muy especial? Tenemos que desempolvarlo y escucharlo. A ver si adivinas de qué se trata.

Papa Cangrejo:

Gracias, amigo. ¿Cómo van los pequeños crustis?