24 de septiembre de 2015

¿HE DICHO YA QUE SOY DE YECLA?


Me gusta la tranquilidad de Yecla y la paz de sus refugios naturales al alcance de mi mano.
Me gusta el colegio Las Herratillas al que he entrado tantos años acompañando a mis hijos, y el escuchar cada mañana  una nueva canción en su megafonía. Me parece la mejor manera de empezar el día.
Me gusta la avenida en la que vivo. Sus árboles, sus bancos...
Me gustan las vistas de Yecla desde la serpentente bajada del Santuario del Castillo, las casas del lugar y la pinada en todo el recorrido, en la que suelo ver ardillas saltar de rama en rama.
Me gusta el café con leche de La Paloma y las ensaimadas rellenas de crema tostada de La Mallorquina. No, esto no me gusta, ¡me encanta!
Me gustan las Fiestas de San Isidro. El ambiente y el colorido de las calles en esos días de mayo. La alegría contagiosa.
Me gusta el acento yeclano y oír a  mis hijos exclamar el típico "¡Púe!" yeclanico de pura cepa.
Me gusta el tinto  Iglesia Vieja, que puede codearse con los mejores vinos de todo el país.
Me gusta el Teatro Concha Segura, un lugar mágico para los sentidos.
Me gusta la cúpula de la Purísima (la capacica) visible desde casi cualquier punto y uno de los símbolos de la ciudad.
Me gusta perderme por las calles más estrechas de la zona alta, y llevarme la cámara para fotografiar sus rincones.
Me gusta la gachamiga y el queso frito. 
Me gusta mirar la Iglesia de El Salvador (la Iglesia Vieja) desde los arcos de la Plaza Mayor, y resguardarme allí cuando llueve.

Quince años viviendo en Yecla. 
Las raíces me han crecido y son fuertes  y muy hondas.

***************************************************************
ACTUALIZACIÓN (26/9/15)

He recordado que hace 5 años  grabé un vídeo que incluí en una entrada titulada DIEZ AÑOS EN YECLA (sí, el tiempo camina ligero) Al ir a revisarla he descubierto que no lo hice a través de YouTube, sino de Kewego, y como este servidor parece haber desaparecido, también había desaparecido aquel vídeo. Afortunadamente, he buscado en mis archivos y lo he encontrado, así que  vuelvo a reponerlo tanto en aquella entrada como en esta, porque lo grabé con mucho cariño y creo que resulta ameno este PASEO POR YECLA en aquel frío día de invierno de 2010.

Aquí lo vuelvo a compartir con vosotros:


10 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya estás tardando en traerme por nuestra querida Almafrá una ensaimada de esas y un vino de esos. He dicho!!!
Txema Rico

Anónimo dijo...

¡Qué video más molón! ¡Y la ciudad es preciosa! Me ha encantado la luminosidad y lo limpísimo que aparece todo.
La iglesia es impresionante; con esa claridad se aleja de lo tétrico de la mayoría de ellas: es una iglesia "optimista", je,je.
¿Los libricos son esas pastas que se comen?...yo sé de una que se los "leería" todos.
Y el teatro es tremendo y chulísimo ¿eh? ¡¿pero cuánta gente estáis ahí?!
Con lo que a ti te gusta comer has caído de pie en Yecla, macho.
Desde luego, ¡la de tesoros que hay que descubrir en las "pequeñas" ciudades de nuestro país! Ya sé que peco de provinciano pero es que no logro entender a esas parejas que se van de viaje de novios a Tailandia, por ejemplo, sin que previamente hayn sentido nunca ningún interés por saber lo que hay allí, tan sólo movidos por el motivo de que está de moda o porque si no se va parece que eres menos o porque se supone que es una oportunidad única y hay que irse lo más lejos posible. Esto no va por ti que creo te fuíste a Méjico, porque tú sí que tenías un interés especial por conocer aquello que previamente te entusiasmaba...no sé si me explico.
Y tengo unas preguntas de caráracter local: que son las gachamigas y la "capacica".
Pues nada, que disfrutes de tu nuevo pueblo y no olvides a los anteriores donde tienes tus orígenes.
carlos

Silvia dijo...

Me encantó el paseo por Yecla! La voy conociendo.

RNT dijo...

Hay que ir...

Montse Martínez Ruiz dijo...

Ni te imaginas las ilusión que me ha hecho conocer Yecla!! Tanto hablarnos de Yecla, tanto, que ya tenía ganas de conocerlo.
El reportaje está genial, me ha gustado ver sus calles, la iglesia y el teatro ¡y cómo no, el vino y la gastronomía!
No me extraña que hayas echado raíces, jeje. y es que aunque uno ame su tierra natal a veces, como las plantas, hay que cambiar de maceta y arraigar en tierra nueva que se acaba por querer tanto como a la propia y más si se ha formado una familia.
Dile al alcalde que te haga "ciudadano del año", le ponga tu nombre a una calle o te erija un monumento, porque una declaración así lo merece :)
Mil besos.

Ana Bohemia dijo...

Yo también quiero descubrir Yecla, tienes que estar orgulloso de tu tierra, el vídeo mola mucho. Preciosos rincones, y apetecible gastronomía. Una pregunta, ¿por qué engalanan carteles con flores de papel en las fiestas, es una tradición?
Saludos
;D

Raquel dijo...

Se nota, pero más que gustarte lo tuyo es un enamoramiento en toda regla y no me extraña, se ve un lugar precioso para pasear y vivir sin prisas.
Saludos JuanRa

Ripley dijo...

Luego veo el segundo vídeo que es la hora de comer y el primero me ha alborotado el hambre. Por cierto es muy bueno, me gusta que te guste todo lo que te gusta. A mí me gustan las raices en el cabello de la chica porque me gusta el pelo largo recogido informalmente.

Por otra parte me confieso del todo incapaz de vivir en una pequeña ciudad, yo necesito el movimiento, los sonidos, el trajín, las prisas, las gentes variopintas y la arquitectura de la gran ciudad, necesito cemento y hormigón, el tráfico y los parques...en el caso de Madrid sobran las manifestaciones pero por lo demás uno no se imagina viviendo en otro lugar, solo pensarlo me da escalofríos.

Un abrazo

Ángeles dijo...

A mí me da la sensación de que conozco Yecla, aunque solo la haya visto en fotos y vídeos. Será porque hablas de ella con sincera pasión, y a veces las palabras apasionadas valen más que las imágenes.
Me encanta la cúpula azul y blanca, y el teatro es precioso, y en general todo me parece muy bonito.
En cuanto a la gastronomía, aunque no eso no es mi fuerte, me quedo sin duda con los libricos. Porque me gusta el dulce, se entiende.

He visto el video recuperado, que está requetebién, y además me encanta la risa malévola, ja-ja-ja-ja!! :D

JuanRa Diablo dijo...

Txema:

Pues sí, me comprometo a no dejarte sin probar estas maravillas :)

Carlos:

Esa primera iglesia tan “optimista” que aparece al principio es también la que más me gusta , y la que elegí para casarme hace ahora 15 años. Y también hace 15 años de aquel salto a México que nombras. Efectivamente teníamos muy claro que ese era nuestro viaje porque ambos somos unos enamorados de la cultura mexicana.
Estoy muy de acuerdo, tendemos a preferir viajar al extranjero sin conocer realmente las maravillas de nuestro propio país. Precisamente el otro día me mostraban unas fotos de lo que me parecíeron acantilados escoceses y resultaron estar ¡en la provincia de Alicante! ¿Por qué no tratamos de explorar antes lo cercano, digo yo?
Sí, esos libricos son de oblea y miel y están pensados para los “devoradores de libros”,jeje. Yo te regalo un paquete si vienes por aquí. Palabra.

Contesto con gusto tus dudas: las gachamigas (o gachasmigas) están deliciosas. Eso sí, no cualquiera sabe hacerlas.
Mira este otro video grabado en Yecla desde el minuto 1:40 y te harás una idea.

https://www.youtube.com/watch?v=c9J3JBJCvk8

La “capacica” es la forma local de llamar a la cúpula de la basílica. Creo que es porque parece un capazo invertido. “Mirad la iglesia allá a lo lejos, con su capacica azul y blanca”

Silvia:

Ese es mi propósito, que la tierra del diablo sea conocida allende los mares :p

RNT

Y serías muy bienvenido! Yo haría de guía!

Montse :

Cuando leí tu comentario me di cuenta de que era la primera vez que veías la tan famosa Yecla en video, por eso busqué el de hace 5 años. Y me alegra un montón que te haya gustado.

Tienes mucha razón, uno termina queriendo los lugares en los que ha vivido, pero más que ninguno aquel donde ve crecer a sus hijos.
Al alcalde le tendré que decir que al igual que hay una Calle del Ángel, que le dediquen otra al Diablo, ¿no? :p

Ana :

Si, es una tradición. Son pequeños cucuruchos de papel de seda y no solo para decorar carteles sino carrozas enteras. Se lucen en las fiestas de San Isidro, en el mes de mayo, un buen momento para visitar Yecla. ¿Te animas? :)

Si quieres ver cómo quedan esas carrozas después de un año trabajando en ellas, mira aquí:


Raquel:

Así es, Raquel, una ciudad no muy grande en la que se vive con tranquilidad. Quizás lo único que no te agradaría es el frío que hace en invierno, y siendo tu canaria... :p

Ripley :

Ya sé yo lo muy urbanita que eres. Reconozco que muchas veces daría yo un salto a Madrid por disfrutar de todo lo que ofrece una gran ciudad, pues además es que Madrid me encanta, pero a la hora de la verdad me considero un privilegiado por vivir donde vivo. Sin aglomeraciones, sin agobios...
Un abrazo

Ángeles :

Pues celebro que te guste todo. Los libricos deberian estar en todas las librerias y bibliotecas del mundo. E ir repasando sus lomos hasta dar con los comestibles. Ñam!

El teatro de Yecla es una bombonera que deja sin habla al entrar. Y otro teatro realmente bonito es el Ruperto Chapí, de Villena.

Espero que esa sensación de que conoces Yecla, se torne pronto en una realidad, porque conocer al diablo y no verlo campar por su tierra no es de recibo.

¿Envío a las Tierras del sur un cuervo con invitación? :p