21 de febrero de 2011

RAÍCES AL DESCUBIERTO


Tendría Fran 13 o 14 años cuando nació en él un enorme deseo por recopilar información sobre nuestros antepasados.
.
De sobra es sabido que cuando a mi hermano le surge una afición la lleva hasta sus últimas consecuencias, y por lo general son tan peculiares que siempre nos parece (o nos parecía, pues ya estamos acostumbrados) una rara avis a toda hora enfrascado entre pinceles, arcilla, diccionarios y gran cantidad de libros que -la familia creemos- sólo se escribieron para él.
.
Pero reconozco que aquella fiebre por elaborar nuestro árbol genealógico me la contagió a mí también y entre los dos nos agenciamos un gran rollo de papel en el que fuimos dibujando meticulosamente recuadros en pirámide invertida, así como las líneas que los unían, variando el color de los marcos según las generaciones.
.
La idea era conseguir el mayor número de nombres completos con su lugar y fecha de nacimiento así como de defunción. Si además conseguíamos fotografías, la cosa tendría un enorme valor para nosotros.
.
Pero no me pondré yo mérito alguno ante lo que llegó a alcanzar, salvo todo el reconocimiento y felicitaciones que le dediqué cada vez que conseguía nuevos logros que a él tanto ilusionaban. Fue él y sólo él quien llevó adelante toda la labor de investigación.
.
Libreta y bolígrafo en mano, entrevistó a nuestros cuatro abuelos, con los que tuvimos la gran suerte de convivir muchos años, estando junto a ellos en el último día de sus vidas y que además todos llegaran a una edad bastante avanzada rodeados de nuestro cariño.
.
Nuestros abuelos le dijeron el nombre de sus padres, es decir nuestros bisabuelos, así como las fechas que nos interesaban; pero no contento con ello, Fran quiso que le contaran todas las anécdotas que sobre ellos recordaran, de las que fue tomando nota escrita y mental (vuelvo a dejar aquí patente que a Fran le llamamos El Larousse andante. Con eso lo digo todo.)
.
Esto le llevó varias semanas en las que los abuelos (y él, cómo no) disfrutaron mucho proporcionándole todos aquellos datos que recordaban, así como dándole fotografías para el árbol.
Además, como es natural, (o quizás no tanto en edades tan avanzadas, pero por fortuna así fue) los cuatro abuelos recordaban a su vez el nombre de sus propios abuelos, es decir nuestros tatarabuelos, y alguna foto muy antigua pudo conseguirse de algunos de ellos. Las fechas de nacimiento y defunción se averiguaron gracias a cálculos muy precisos que sirvieron para que el árbol tuviera, para nuestra satisfacción, cada vez más datos grabados en sus ramas.
.
La memoria de los cuatro abuelos, lógicamente, tenía sus límites y llegó un momento en que no había más para añadir. ¿Creéis que Fran se dio entonces por satisfecho? No, ni mucho menos. Él quería más.
.
Visitó entonces a familiares directos de mis abuelos: una hermana viva de mi abuela materna y todos aquellos primos que pudieran servir para ampliar datos o aportar fotos. Fue un auténtico periodista de investigación.
.
De mis cuatro abuelos: Juan y Paquita, los paternos, y Conrado y Anita, los maternos, fue ésta última la que más información pudo proporcionar a mi hermano. Tenía en su buena memoria gran cantidad de historias heredadas por tradición oral de sus antepasados. Y no sólo recordaba el nombre de sus abuelos sino además de sus bisabuelos, cosa que hizo a Fran babear de gusto. Se trataba ya de los padres de nuestros tatarabuelos. Casi nada.
.
- Mi bisabuela se llamaba Carlota Sarrió - le contaba mientras él tomaba nota- Dicen que fue una mujer guapísima y muy rica, tal vez la mujer más rica de Petrel, pues venía de familia muy adinerada. Tenía fincas, casas, terrenos... Era también muy religiosa y un par de hermanas suyas fueron monjas.
- ¿La conociste?
- No, no la conocí. Ella ya había muerto cuando yo nací, aunque no te sé decir en qué año. Fíjate si era guapa y rica que todos la admiraban como si fuera una reina. Si se le caía un pañuelo al suelo siempre había alguien que se agachaba a recogérselo.
.
Al nacer su segundo hijo, que se llamó Felipe, la gente se inventó una canción que decía:
.
Visca la reina Carlota, Xiribia i el Nabet
que el vestit de batejar li ha costat el Cotxinet
.
Traduzco: Viva la reina Carlota, Chiribía y el Nabet (no supo decirnos quiénes fueron estos)
que el vestido de bautizar le ha costado el Cochinet (un terreno llamado así, que vendió para festejar el bautizo)
.
- Este hijo Felipe, siendo muy joven, tuvo un enfrentamiento con otro joven del pueblo y se retaron a un duelo.
- ¿A un duelo? ¿Y qué pasó?
- Antiguamente - prosiguió mi abuelo Conrado, que estaba presente y atento a la conversación- si dos se retaban a duelo y uno de los dos moría, no pasaba nada, no se consideraba delito; eran cosas del honor y las dejaban pasar. Pero cuando Felipe y el otro se retaron, aquello ya estaba prohibido y penado.
- ¿Y entonces?
- Felipe dejó al otro muy malherido y cuando fueron a socorrerle, aún tuvo tiempo de decir: "No culpéis a Felipe, dejadle estar, que el muerto podría haber sido él. Estas cosas son así".
- Pero de todas maneras - continuó nuestra abuela - fueron a buscar a Felipe. Le encontraron en la replaceta del Cristo y allí le detuvieron. Después de un tiempo retenido en Petrel le enviaron a la cárcel de Orihuela.
.
Carlota, desesperada, empezó a buscar ayuda entre sus influencias para conseguir que liberaran a su hijo. Como la cárcel estaba muy vinculada al Obispado, empezó a hacer donaciones para la Iglesia, esperando que le concedieran un trato de favor.
- ¿Y lo soltaron?
- Pues no. Ella pensó hasta el último momento que lo lograría y cuando su hijo murió, había dado casi todo su patrimonio a la Iglesia.
.
Contaron entonces a mi hermano cuál fue la horrorosa pena a la que sometieron a Felipe: la muerte por la gota de agua.
.
Se sujetaba la cabeza del reo a la pared con un aro metálico y se dejaba caer sobre su cráneo una gota de agua durante días y días. El golpe de la gota además de terminar siendo muy doloroso al producir herida, no permitía dormir al torturado. Según he leído esto le provocaba locura y la muerte por paro cardíaco.
.
Así es cómo murió Felipe Cortés, uno de los dos hijos de Carlota Sarrió. Nosotros somos descendientes directos de su hermano mayor, Vicente Cortés, abuelo de nuestra abuela Anita.
.
Pasó un tiempo en el que Fran no consiguió más datos para el árbol genealógico y lo dejamos aparcado. Pero había quedado prendado ante todo lo que le contaron de aquella Carlota y se aventuraba incluso a dibujarla conforme a lo que su imaginación le dictaba.
- Me encantaría - me decía- saber más cosas de su vida, sobre todo cuándo nació y cuándo murió.
.
Lo que ocurrió tiempo después fue una casualidad tan grande que aún hoy nos sigue asombrando tanto como entonces, y a mí, que tanto me gustan los enigmas, me resulta un placer contarla ahora por aquí.
Teníamos en casa unos cuantos libros de tapa de cuero, unos negros, otros color marfil que venían de antepasados paternos, es decir, de Elda. Eran libros fechados en los siglos XVIII y XIX y en su mayor parte religiosos y sobre Filosofía, por lo que no encontré nunca en ellos, a pesar de mi gusto por la lectura, ningún interés más allá de abrirlos en mis narices y aspirar el peculiar aroma de sus viejas páginas.
.
En cambio Fran, que tiene verdadero amor por las cosas antiguas, se dedicaba como un ratón de biblioteca a inspeccionarlos uno por uno para saber de qué trataban concretamente y comprobar cuándo estaban fechados.
.
Entre las páginas de uno de ellos apareció una vieja hoja de papel doblada en su mitad.
.
Podría haberla encontrado yo y no haberme percatado de lo que contenía. Probablemente habría sido asi. Pero estamos hablando de Fran, el investigador, que al leer ese papel exclamó:
.
- ¿Será posible? ¡¡No me lo puedo creer!!
.
(Continuará)

28 comentarios:

Speedygirl dijo...

No me puedo creer.. ¿qué? ¡Será posible Diablo! ¡¡¡¡¡Cómo nos dejas así!!!!!... XDDDDDDDD

Mica dijo...

Qué caña. Y todo esto con 12 años. Tus abuelos estarían orgullosos. Esto si que tiene mérito, y tu hermano es la leche.
Como dice Speedygirl: Cómo nos dejas así!!!!!

Amig@mi@ dijo...

Deberías escribir un libro ;)
¿Te lo he dicho alguna vez??
jaja
Me dejaste con la miel enlos labios.
;)

Anónimo dijo...

COMO TARDES MAS DE UN DÍA EN CONTINUAR LA HISTORIA NO RESPONDO DE MIS ACTOS BRODER!!!!!!!!!

Gamar dijo...

Ahora entiendo la bronca de mis lectores cuando cortaba mis historias en lo mejor.
¡Que manera de relatar!
Y además me dieron ganas de averiguar sobre el mío porque no tengo ni idea más allá de mis abuelos. Lo único que se es que son todos españoles y creo que de Vigo.
Saludos y no tardes.

Themila dijo...

Aghh!!! Pero que curiosidad!! Que emoción!! Necesito saber que era la nota en cuestión!! (anda, y además rima)

julia c. c. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
julia c. c. dijo...

Oye!!! que casualidad, sabes? mi marido se llama Vicente Cortés
Estoy esperando la segunda parte,me tienes muy intrigada!!!

Txema Rico dijo...

Qué puedo decir yo de Fran por el que siente una admiración bárbara. Pero sólo un apunte: Mi abuela materna, de Elda ella (que es casi como decir tambien de Petrer, aunque entonces ambas ciudades no estaban conurbadas como ahora), se apellidaba Sarrió. Mira que si ahora resulta que somos familia...etaria bueno. Y sí, Juanra, me uno a los demás comentarios...no tardes en seguir con esta más que interesante historia. Supongo que ya te la habré oído hace tiempo de viva voz, pero me gusta tanto leerte que ya estoy casi tan ansioso de la siguiente entrega como de que llegue el dia 11 de marzo...Hasta aquí puedo leer....ja ja ja

Elena Lechuga dijo...

Yo siempre quise hacer algo parecido e investigar "mis raíces"; pero mi familia es súper hermética; no sueltan ni mú. No sé qué grandes secretos ocultan, pero los tíos no dejan caer prenda, porras. Espero que nos cuentes pronto la segunda parte.

Un abrazo.

PD: He "desaparecido" una semana en el campo; un gusto volver y leerte, con una excepción: siempre odié la geografía, jejeee

Pelotillo dijo...

Ay Diablo, cómo no, haciendo gala a tu nombre, nos dejas en lo mejor. Epero que nos cuentes la segunda parte pronto (y que se quede en una segunda parte, no sé si podre aguantar más partes...)

Doctora Anchoa dijo...

Me cae bien tu hermano Fran, me encanta esa manera de ser. Por cierto, lo de diablo te lo tienes más que ganado, qué forma de torturar a la gente ¡desembucha! ¿qué era? XD.

Mae Wom dijo...

Qué gozada poder remontarse tan lejos! Yo quise hacerlo pero les tenía lejos (a mis abuelos) y les veía una vez al año y no todos los días. Se pasó la oportunidad pero me hubiera encantado indagar más en el movido pasado de mis abuelos.
Sí tuve la suerte de restaurar digitalmente una foto de mis tatarabuelos y bisabuelos paternos, regalo para mi padre el año pasado, y la verdad es que mi imaginación volaba retocándola.
...A ver qué era ese papel, que estoy intrigada...como todos, claro!

mochuELIn dijo...

Interesante, conocer los orígenes para saber más de lo que pasa en el presente y lo que nos puede deparar el futuro. Mi línea de antepasados paterna se trunca muy pronto, dado que mi abuelo fue entregado a una casa cuna y no hay más datos, pero nunca he dejado de investigar los otros caminos.
Espero tu continuará con impaciencia!!

JuanRa Diablo dijo...

Speedygirl:

Visualiza la imagen del Diablo recostado en sillón de cuero rojo fumando un puro y mostrando sus colmillos en una gran sonrisa, tras leer tu comentario.
¿Lo has visto?
Pues eso. ^_^

Mica:

Algo más de 12 años, pero vamos, curioso que en plena adolescencia le diera por algo así. Como tu dices: ¡es la leche!

Ah, lo siento, había que pasar a publicidad :P

Amig@mi@:

Para escribir un libro me haría falta enrollarme mucho en una laaaaarga longaniza.
Y eso no lo sé hacer.

¿¿Por qué te ríes?? :p

Anónima de Sax:

Tra...tranquila... nno tardo más de un mes. Prometido.

Gamar:

Claro, Gamar, no se debe jugar con la impaciencia de los lectores (a menos que no sepan dónde encontrarte, claro :p)

Hombre, trata de investigar todo eso, que suena apasionante. Utiliza tus poderes mentales si es preciso.
¿Pero cómo no ibas a ser tan grande teniendo ascendencia española? XD

Themila:

Si te parece emocionante
concluyamos cuanto antes.
(y dale, más verso :p)

julia c.c.:

Ja!! Como se entere Fran, le veo capaz de ir a investigar a tu marido por si lo vincula a la familia. :p
Desvelo esa intriga en breve. ;)

JuanRa Diablo dijo...

Txema:

Pues no me extrañaría nada que hubiera un vínculo entre las dos Sarrió. Pero no creo que lo lleguemos a saber, entre otras cosas por que no somos Franes de los que se ponen a investigar con tanto afán.
Me alegro de que te guste leerme :)
Esta semana pasé por la calle Modesto Lafuente y me acordé de cuando nos escribíamos cartas. Cómo molaba recibirlas, ¿eh? ¡Qué tiempos aquellos del papel, el sobre y el sello!

¿Qué pasa ese 11 de marzo? (¿¡!?) Este suspense es la revancha por ese Continuará, ¿no?

Elena Lechuga:

Claro, ahora lo entiendo todo. Tú no sabes de dónde vienes porque tu familia no puede decírtelo hasta que seas mayor de edad y puedas comprender que provienes de los Áurynos.
Sí, tú eres la Emperatriz Libertadora (E.L.)

Ya verás cómo cuando todo te sea revelado te gustará la geografía y volverás a tus orígenes.

Pelotillo:

Te recuerdo que como diablo puedo hacer caer una y mil veces en la tentación y en el pecado y que cuando te quieras dar cuenta de tu error, ya no podrás volver atrás porque te habré convertido en un minúsculo escarabajo peloti...
No, espera, contigo no puedo hacer más. XDD

Doctora Anchoa:

Ahora resulta que sólo por poner un "Continuará" soy malo malísimo.
¿Y todos los pérfidos caminos por los que os he empujado hasta hoy no cuentan? ¡Arggjjj, ingrata!

Espero que entre Fran por aquí y lea tu comentario ;)

Mae Wom:

Es que no es lo mismo con los abuelos lejos, claro. Nosotros siempre tuvimos a unos a 1 kilómetro y los otros a 4 ó 5 como mucho, y el contacto fue mayor a la fuerza.
Imagino perfectamente cómo disfrutarías rejuveneciendo esa antigua fotografía. La de pequeñas y grandes historias que podrían contarnos nuestros antepasados si fuera posible...

Eso digo yo, a ver qué era ese papel :p

mochuELIn:

Curioso lo de tu abuelo. Qué difícil, pero ¿imaginas que después de tanto tiempo consiguiérais algún dato casual que os llevara a conocer esas raíces?

Estaba pensando que los árboles genealógicos de los mochuelos serán con tronco y ramas de verdad y en cada rama un nido ;)

Un saludo

Pecosa dijo...

¡Ohh! ¡No puedes acabar así tu historia! No sé qué me ha parecido más asombroso de todo, cuentas cosas realmente fuertes. ¡Tortura gota a gota! ¡Bufff! Y libros misteriosos con tapas de cuero, qué tesoros...

Yo tengo la desgracia de no haber podido conocer a gran parte de mi familia, la mayoría cordobesa, así que nunca hubiera podido realizar un trabajo tan excelente.

Estoy ansiosa por saber qué es lo que había entre las páginas.

Lillu dijo...

Menudo es tu hermano Fran por lo que he leído por aquí, como para quedarse sin profundizar en algo! :)

A mi padre le dio hace bastantes años también por lo del árbol genealógico, sobre todo por saber los orígenes de su apellido que, muy a su pesar, podría perderse si ni mi hermana ni yo no tenemos descendencia. Tuvimos una temporada de recorrer pequeños cementerios los fines de semana buscando los nombres en las lápidas, no te digo más, jajajaja.

saluditos

PD.: Lo de la tortura con gota de agua existía de verdad?? Qué fuerte!

isaormaza dijo...

¡Ya sé, ya sé! Es una carta de la Bella Carlota (y rica, que no se nos olvide) contando las penas de recontratiotatarabuelo que penaba en la cárcel. Y no exagero ni "gota" (eso ya es humor negro)

Misaoshi dijo...

¿QUÉ? ¿QUÉEEE? ¿QUÉEEE PASÓOOOO??

¿Cómo nos puedes dejar así!!!??

Es como cuando estás a punto de llegar al morgasmo y decide parar porque ha visto las sábanas arrugadas!!! ¡¡NOOOOO!!

Joder, dan ganas de hacer un libro sobre Carlota.

Ana dijo...

Que interesante, pero, ¿por qué nos dejas con la miel en los labios?
¡Y madre mía, que tortura lo de la gota!, Que sádicos que eran antes, y diran de los chinos...
Un beso
:)

JuanRa Diablo dijo...

Pecosa:

Reconozco que he sido un jodío por dejar la historia en ese punto, pero es que... ¡cómo mola crear suspense! ;D

Ya te digo, libros blancos y negros, como las teclas de un piano, de un piano más viejo que el de Chopin. Apuesto a que tú también serías de las que los mirarían con lupa. ¡Si hasta encuentras mensajes secretos en los vinilos! ;-)

Hasta pronto

PD. Seguro que existió hace siglos una pecosa cordobesa con tus mismos ojos. ;)

Lillu:

Y tanto que profundiza. De broma (y no tan broma) le decimos que él no estudia las cosas, él las corteja primero, después les hace el amor y termina operándolas a corazón abierto. :D

Qué bueno lo de tu padre. En vez de salir a jugar al parque me lo imagino diciendo: ¡Niñas, al cementerio! xD
Pues ya sabes, Lillu, por el honor de ese apellido...(léelo al estilo Joaquin Prats) : ¡a procreaaaaar!

(No creo que lo de la gota de agua, una tortura como tantas otras de los tiempos de la Inquisición, fuera nada común en esa época, pero vete tú a saber por qué, le martirizaron de ese modo. Pienso que el joven al que mató debía ser de familia importante para que actuaran con tantas represalias, pero son solo conjeturas mías. Tampoco sabemos con seguridad si Felipe murió a consecuencia de esto o tan solo se la aplicaron por un tiempo para arrancarle alguna confesión. Nos basamos en los hechos que aseguraban mis abuelos.)

isaormaza:

Jajaja. Frio frio. Pero eso de recontratiotatarabuelo... ya verás dónde acaba esto.

Misaoshi:

Bueno, bueeenoo... Creo que no debo probar con otro relatus interruptus, que esto de quedarse a medias parece que no se lleva muy bien. :P

Prometo planchar las sábanas pronto. °¥°

Ana:

No os dejo con la miel en los labios, que os voy a dar el tarro entero.
Si lo llego a escribir todo os entra empacho de longaniza y eso es peor XD

pichiri dijo...

Magnifica entrada, me ha entusiasmado a pesar de estar en conocimiento de casi todo lo que cuentas y de mucho mas que me imagino que contarás. Y es que donde estén los hechos verdaderos que le den morcilla a la imaginación a pesar de que para inventar no haya mas límite que el que imponga nuestro propio atrevimiento.

Fran dijo...

Creo que a todos en algún momento nos ha tentado hacer eso del arbol genealógico pero esa recopilación de datos de tu hermano la verdad es que es de admirar. Bueno, eso y otras muchas cosas que cuentas de él

Anónimo dijo...

Razón tenías diablillo, ¿y ahora qué? hasta cuando tendremos que esperar la segunda parte.
Bueno sin prisas que seguro es interesante.
Un saludo.Remolina

JuanRa Diablo dijo...

pichiri:

Morcilla a la imaginación y longanizas con la realidad. Al final todo queda gastronómicamente interesante. :D

Fran:

Así es, pero la mayoría nos quedaríamos en un árbol de maceta. Tu tocayo Fran en cambio, lo transplanta, lo poda, lo riega, le echa abono... Qué tío!

Remolina:

Leía tu comentario cuando acababa de publicar la segunda parte, así que ya ves... ;)

Javier Martinez V. dijo...

Mi buen amigo, esta súper interesante esta entrada, y como siempre Fran es el "Indiana Jones" jajaja... ¡Oye! No sea que resultes emparentado con Hernán Cortés, aquel que "conquisto" México... ¡Ufff!

Recibe un gran abrazo.

Ángeles dijo...

Menos mal que está la segunda parte ahí. Voy rauda a leella.