4 de marzo de 2014

EXPERIMENTO ELE ESE DE

Acudió a la conferencia por puro interés estomacal.

No había previsto que a aquellas horas sentiría hambre, y sus últimas monedas las había empleado en sacar el billete de vuelta al pueblo.  Faltaban casi tres horas para que saliera el autocar y en los bolsillos no le quedaba ni un triste caramelo que echarse a la boca.

Por hacer tiempo, caminaba por los alrededores de la estación de buses, intentando ignorar la protesta de sus tripas, y fue entonces cuando aquella chica sonriente  que iba repartiendo publicidad le ofreció un folleto. Lo cogió mecánicamente, sin ningún interés por saber en qué consistía, y a punto estaba de tirarlo a la papelera de la esquina cuando sus ojos leyeron:
"Obsequiaremos con un pequeño refrigerio 
a todos los asistentes"

 Aquello era el anuncio de una conferencia. Sin apenas prestar atención al largo título, que contenía palabras que le parecieron muy técnicas, se limitó a buscar por el papel el lugar y la hora del evento. Cuando descubrió que era en esa misma avenida y que comenzaría en menos de media hora, se dirigió hacia el "pequeño refrigerio" sin dudarlo.

En la dirección indicada, accedió al hall de un edificio destinado a actividades culturales. Asomó una sonriente joven, muy parecida a la que repartía folletos en la calle, y le pidió que le acompañara.
Al atravesar unas puertas giratorias se encontró con un numeroso grupo de personas en pie, charlando animadamente. Se sintió ligeramente cohibido hasta que  vislumbró las mesas circulares sobre las que destacaban doradas bandejas.
Aquellos canapés, con sus variados colores y meticulosa disposición, se encargaron de dar la bienvenida  a sus ojos primero y a sus glándulas salivares después.

Se tragó el primero de un bocado y cogió una de las muchas copas servidas con vino blanco. Tomó un pequeño sorbo mientas se acercaba a otra bandeja, mirando  de reojo a la gente más próxima. Cuando se aseguró que nadie le prestaba ninguna atención,  se metió otro canapé en la boca. Era de color salmón y lo encontró delicioso, pero se reprimió a la hora de tomar otro. No quería parecer un desesperado, cuando lo cierto es que se le había despertado un apetito voraz y deseaba saciarlo con todos aquellos manjares triangulares.

Bebió otro sorbito al tiempo que volvía  a recorrer la sala con su mirada. Allí no parecía haber más hambriento que él. En el ambiente flotaba el murmullo de gente sosegada que hablaba de temas muy raros.

"...pero no es más que la percepción sensorial de cada cual, que es siempre subjetiva..."
"... siempre que no se anule la voluntad, claro, al fin y al cabo la mente no participa entonces de esa realidad ..."
"... desde luego, desde luego, ahí radica el punto neurálgico de esa experiencia. No obstante..."

Una señora con un grueso abrigo de pieles tomó con delicadeza un canapé y le dio un diminuto bocado. Hizo un mohín de desagrado, y lo acercó a uno de sus anchos bolsillos, por el que asomó la minúscula cabeza de un perrito que también mordisqueó el canapé e igualmente lo rechazó agitando la cabeza.

Instantes después se abrieron las puertas y anunciaron el inminente comienzo de la conferencia en el salón de actos, por lo que la gente empezó a abandonar aquella sala, la sala de las mesas, las mesas de las bandejas, las bandejas de los canapés, los canapés del delirio.

Se rezagó intencionadamente, dejó que saliera toda la gente para quedar allí a solas un momento, y cuando vio desaparecer al último abrigo oscuro más allá del marco de la puerta, se abalanzó a comer canapés. A devorarlos, a engullirlos, a exterminarlos a dentelladas y lametazos. Los de jamón, los de queso azul, los de paté, los de huevas de esturión...
Cuando la chica sonriente se asomó, le encontró con los carrillos hinchados como pelotas.

- ¿No va a acudir a la conferencia, señor?

Abochornado, levantó un dedo y asintió con la cabeza, mientras bebía otro sorbo para poder tragar aquella invasión de gula.
...............

Y bien, os aseguro que he comenzado este relato con una idea aproximada de cómo lo concluiría, pero de repente he pensado que podría hacer un experimento literario:
¿Qué tal si me dais pie a que lo prosiga por caminos que ni yo mismo pueda imaginar ahora?

Me explico:

Si has llegado hasta aquí, hasta el punto en que este hombre mastica y traga canapés en medio del enorme apuro de haber sido pillado cual Carpanta, dime: ¿Sospechas algo extraño?
Si no es así, lee de nuevo el título del post y te vuelvo a preguntar, ¿se te ocurre por dónde pueden ir los tiros? Bien, pues cuéntamelo porque yo no estoy muy seguro.

Solo sé que cuando la conferencia empezó, nuestro amigo estaba sentado en las filas de atrás, y que de repente la señora del abrigo de pieles se volvió para mirarle y tenía la misma cara que su perro; es más, toda ella era un enorme perro con abrigo, y de uno de sus bolsillos asomaba una diminuta señora que se chupaba los dedos.

Pero aunque no comprendas nada, te voy a pedir también que me digas seis palabras sueltas, las primeras que te vengan a la cabeza.  Pueden ser sustantivos, adjetivos, verbos... me da igual. 
El caso es que estaré obligado a que esas palabras (rebuscadas o sencillas) aparezcan en la continuación de la historia.
Por último te pido que me digas una frase completa para poner en boca de alguno  de los señores o señoras asistentes a la conferencia. Incluso la puedes adjudicar al conferenciante si lo deseas. Solo tienes que decírmelo.

Para que todo sea más misterioso, voy a ocultar durante unos días los comentarios; mejor que todo sea secreto hasta el final.

Ignoro si es una buena idea y qué puede salir  de esta extraña conferencia, (¿nos aportará algo interesante?)  pero si acaso el experimento resultara fallido... bueno, al menos no seré el único responsable, que aquí nos vamos a mojar todos (y no de vino blanco)

En cualquier caso, siempre podremos echar la culpa al mal estado de los canapés.

------------------------------------
ACTUALIZACIÓN 7/3/14
------------------------------------
 ¡¡Socorro!! ¡En qué lío me he metidol! : o
Cierro plazo de admisión para que no se haga muy largo. 
¡Gracias por la participación! :)

14 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Ostras! qué experiencia más extraña como lector de Blogs...si lo que no pase aquí....
Por un momento, mucho antes de los canapés, pensé que en esa extraña conferencia donde se ofrecía un refrigerio, nuestro protagonista iba a ser él el que serviría de delicatessen. Pero no, veo que se ha salvado. Aunque sí, por efecto del LSD, el prota va a ser considerado por el resto de asistentes (con cara de perro o sin ella) como un ejemplar sabrosísimo para hincarle el diente, cual chorizo de cantimpalo.
Las palabras (lo menos pensadas posible): Semilla, diablo, Corman , caníbal, experimento, terror.
LA frase: "Agradecemos la asistencia del señor Gutiérrez que amablemente se ofrecerá a servir de apetitos... ejem, de amable voluntario para nuestro...ejemplo. Un aplauso, por favor"

Desde luego, ha sido muy divertido Juan Ra. Si es que eres la leche, tío.

carlos

Anónimo dijo...

Y se me olvidó. Hay que decir algo de la magistral descripción que has hecho de esa gula insaciable, de ese frenesí devorador incontenible, has logrado plasmarlo de manera tan vívida que por un lado se me hacía la boca agua pensando en esos sabrosos canapés y por otro lado me repugnaba la imagen del protagonista hinchando los carrillos , sin poder parar. Casi cinematográfico, oye.

carlos

Misaoshi dijo...

Resulta que era una conferencia de una secta y los canapés llevaban droga y por ello empezó a verlo todo borroso y las imágenes mezcladas.
Se despierta al rato con todos los de la conferencia y mientras todos los demás se quejan que les han robado, él es feliz porque fue sin nada, pero se volvió al pueblo con el estómago lleno (y un mareo que pa qué).

6 PALABRAS: hediondo, mamá, patatas, serpiente, culo, martillo.

Frase de un señor gordo que había por ahí a su esposa horonda: "Pues no decía yo que la señora esa no podía ser verde, te lo dije, eso era la droga".

Sese dijo...

Oy qué complicado, pues no veo nada excesivamente raro salvo que el canapé no sea engullido por la señora ni el perrito, o acaso lo raro es que den el refrigerio antes y no después de que sea la conferencia. Supongo que es una necesidad argumental porque en el mundo real a la conferencia no habrái nadie una vez liquidada la manduca.

Seis palabras: botella, pasión color, vida, adictivo, tronco

Frase: "te irás con el corazón tan roto como yo"

Suerte con el experimento, seguro que lo bordas, jajaja

Amig@mi@ dijo...

barandilla, gomina, sueño, platicar, sonar, abochornar.
Y no te lo he puesto muy difícil.
Frase en boca de asistente
¿Por favor, donde está el servicio?
...

Montse dijo...

Tu experimento me chifla ¡una nueva genialidad de las tuyas! y quiero felicitarte por esa maravillosa imaginación que tienes y lo mucho que nos haces trabajar a todos, muy a gusto, todo hay que decirlo.

¿Qué se me ocurre?, pues leyendo el título "experimento lsd" seguro que se trata de una gente muy chic que quieren hacer un estudio sobre el comportamiento humano en extremo grado de pobreza, de ahí lo de LSD que quiere decir "Los Sin Dinero" y aquel hombre era su primer experimento, luego vendrían más y mucho más crueles... se me ocurren más cosas pero yo también te dejo a tí con la intriga, jiji.

Seis palabras sueltas : Orgullo, suposición, abrigo, tejer y limonada.

Frase : Deberíamos sincerarnos y decir abiertamente que es lo que nos lleva a hacer esto.

Bien, yo ya he cumplido, ahora te queda a tí.
Besitos y buen finde :)

Ángeles dijo...

He aquí otra de tus genialidades, JuanRa, tanto el fragmento de relato que has escrito como el experimento literario al que nos invitas. Interesantísimo.

Yo participo, of course, pero voy a pensar un poco y luego vuelvo.
C U!


Papa Cangrejo dijo...

No tengo ni idea de que va, creo que me hace falta un lsd a mi también jajaja
lagarto, canino, perdiz, sanguijuela, perdedor, infame
Y la frase: "no a las drogas" jajaja

Ángeles dijo...


Ya he pensado.

La historia parece indicar que los canapés estaban aderezados con LSD, que tal ‘producto’ era el tema de la conferencia y que los canapés estaban allí preparados para hacer un experimento guiado después de dicha conferencia. Por eso no se los comía nadie.
Pero como nuestro hombre no había leído el folleto, y como tenía más hambre que un perrillo chico, se puso a zampar sin más. Y luego, claro, flipaba en colores.

Seguramente ese sería el derrotero que habría tomado la historia si tú fueras un escritor convencional. Pero, para regocijo nuestro, no lo eres, ¡y te comprometes a escribir la continuación con las palabras y frases que te digamos!
Y luego dicen que si James Joyce esto, que si Bukowski lo otro… Qué sabrán esos de riesgo literario…

Bueno, las seis palabras sueltas que se me han venido a la cabeza son ( y lo siento, eh?):
obsoleto-metalúrgico-carámbano-enciclopedia-abstracto-retruécano

Y mi frase, que la dice un asistente a la conferencia al término de la misma, es:
“A mí me parece que lo que todos buscamos es librarnos de la a veces desesperante conciencia del yo.”

Ya estoy deseando ver los resultados de este experimento literario, que seguro que resulta superinteresante.
Y ya te comentaré algunas frases e imágenes de tu relato que me han gustado muchísimo.

Venga, valiente, ¡a escribir!

loquemeahorro dijo...

Ummm, yo diría que nada más entrar a la sala han sido hipnotizados (ejem) para ver cada uno en los canapes, lo que quiere ver. Aunque realmente no son más que, no sé... trozos de pan duro.

Como este pobre chico tiene tanto hambre, ve comida apetitosa, pero como la señora pija y su perrito están bien alimentados, lo prueban y pasan.

La frase podría ser "Le advierto joven, que somos muy selectivos".

Y las palabras: caldero, improvisación, adalid, fuente, belleza, incontestable.

Ana dijo...

Mis seis palabras: hippie, gato, flor, paz, colores, isla.
Mi frase (atribuida a alguno de los atónitos asistentes a la conferencia): la paparrucha y el mamarracho no hacen buena pareja.
ele ese de: ¿de dónde habrán salido esos canapés?, ¿y cual es su ingrediente secreto?
:D

JuanRa Diablo dijo...

Acabo de cerrar la admisión al juego para evitar que se haga pesado después.
Podéis seguir comentando si queréis, pero ya sin participar.
¡¡Gracias a todos!!

exseminarista ye-ye dijo...

Vaya, hay que ver lo puntual que soy en el Mundo Real(TM) y lo tarde que llego siempre a todas partes en éste.

En fin, ya me enteraré el lunes que viene en que depara esto. Salud y eso.

JuanRa Diablo dijo...

Pues pásese usted el lunes, exseminarista ye-ye, y serás bienvenido

Además en un tema de alucinógemos puedes pasar con tu traje de folklórica que nadie se dara cuenta xD