30 de julio de 2015

CHARLANDO CON FRIEDRICH MURNAU

PRIMERA ESCENA / erste Szene

Digamos que ahí, ante la pantalla del ordenador,  estoy yo mismo (JR),  disfrutando al revisar carteles de grandes películas del cine mudo, más concretamente aquellas que  pertenecen a lo que se denomina “el expresionismo alemán”. 
Tan atractiva me resulta la estética de aquellos carteles que hago un collage con algunos de ellos.
Es una calurosa noche de verano, las ventanas están abiertas pero no corre ni la más leve brisa. Sin embargo, uno de los visillos se mueve levemente.

SEGUNDA ESCENA / zweite Szene

FRIEDRICH:  ¿Me has llamado?
JR :  (asustado) ¿Cómo? ¿Quién es usted?
FRIEDRICH: Me llamo Friedrich... Friedrich Plumpe, aunque seguro que te sonará más el nombre de  Friedrich Wilhelm Murnau.
JR: ¿¿Murnau?? ¿El cineasta alemán?
FRIEDRICH: Exacto. Creo que me has estado llamando, ¿no?
JR: Pues...  la verdad es que no. Hace unos días supe de usted por la noticia de que habían asaltado el panteón donde está sepultado y se habían llevado su cabeza.  Eso me llamó la atención.
FRIEDRICH: Tutéame, por favor (acto seguido se pasa una mano por el cabello) Es cierto lo que dices, pero ya ves que ante ti me presento completo.
JR: Pero no sé que hace usted aquí. ¡Yo no le he llamado!
FRIEDRICH: Quizás lo hicieras en sueños. De alguna forma, sin pretenderlo, me has invocado. Pero no tengas miedo, solo estoy de paso, y ya que tienes la oportunidad de conocerme mejor, aprovéchala, charlemos como dos amigos.
JR: Bueno, es que esto es tan extraño...  ¡Murnau ante mí!  Yo... Dígame... ¿por qué cree que se llevaron su cabeza?
FRIEDRICH: ¿Por qué te empeñas en tratarme de usted? ¿Sabes que dejé este mundo a los 42 años? ¡Soy más joven que tú!
JR: Está bien, Friedrich, te voy a tutear.
FRIEDRICH: Gracias. Bueno... te sorprendería saber lo acostumbrado que estoy a estos asaltos. No ha sido la primera vez que me visitan a altas horas de la madrugada, ni la primera que sacan mi cráneo del sudario. Una vez lo hizo alguien disfrazado de Nosferatu. Sí, como lo oyes. Encendió seis cirios en círculo y colocó mi cráneo en el centro. Después estuvo leyendo unas frases que no llegué a comprender. Antes de marcharse lo dejó todo tal y como estaba antes de entrar. Otras veces también me sacaron al exterior. Solo en esta ocasión no me han devuelto.
JR: ¿Y cómo se siente? Perdón... ¿Cómo te sientes? ¿Estás enfadado?
FRIEDRICH: Pues lo cierto es que no. Te puedo asegurar que el que lo ha hecho ya se siente mucho peor que yo. El sentimiento de culpa llega a atormentar a muchos hombres.
JR: Sigo anonadado por tenerte aquí delante, Friedrich. ¡Tú has sido uno de los más importantes directores del mundo! Tu película Amanecer está considerada todavía entre las diez mejores de la historia del cine, y la mejor de la época del cine mudo.
FRIEDRICH: Ah, aquellos tiempos... Esa fue mi primera película para Hollywood, después de años trabajando en Alemania, y sí, la hice con el mayor mimo, exigiéndome a mí mismo toda la perfección posible. Un año después se crearon los Premios de la Academia y Amanecer consiguió tres estatuillas. Yo recibí uno, pero me alegré mucho más por Janet Gaynor.
JR: ¿A qué se debió ese salto a América?
FRIEDRICH: Pues verás, la República de Weimar, el régimen político en el que yo viví, solo quería incentivar las producciones nacionales y cerraba las puertas a todas las producciones extranjeras. Pero tras la I Guerra Mundial, llegó la crisis y ya no era viable llevar a cabo determinados rodajes. Los productores alemanes visitaron entonces a grandes empresarios norteamericanos y llegaron a importantes acuerdos. Gracias a estos llevé al cine célebres  producciones teatrales, como el Tartufo, de Moliere y el Fausto, de Goethe, que supuse serían de interés en otros lugares del mundo. Y efectivamente, cuando estas películas se dieron a conocer, William Fox se puso en contacto conmigo y me propuso firmar un contrato. Ahí empezó mi aventura americana.  
JR: Que duró bien poco...
FRIEDRICH: Así, es, JuanRa. Es curioso, en la guerra fui piloto aéreo, tuve muchos percances en vuelo y un grave accidente en Suiza que pudo costarme la vida, sin embargo no había llegado “mi hora” todavía. Fue estando en la soleada Santa Mónica, en una etapa de gran reconocimiento y mucho trabajo,  cuando  un absurdo accidente en coche me arrebató la vida.
JR: ¡Qué fatalidad!
FRIEDRICH: Y lo que son las cosas, mientas me enterraban en Sathnsdorf, se estaba estrenando Tabú, mi última película en Estados Unidos. Mientras me daban sepultura, aparecía mi nombre en una pantalla a miles de kilómetros de allí.
TERCERA ESCENA / dritte Szene

JR: De las películas que hiciste, ¿con cuál te quedas?
FRIEDRICH: Creo que con determinados momentos de todas, aunque tal vez sea El último la que mejor sabor me dejó. ¿La conoces?
JR: No, no la he visto, ¿de qué trata?
FRIEDRICH: Es la historia de un portero de un hotel de lujo, un anciano orgulloso de su trabajo. De golpe es degradado a mozo de los lavabos. Tan abatido se siente que intenta ocultar a todos su nueva condición y cada día roba su antiguo uniforme para aparentar que todo sigue igual. Pero, claro, ya nada es igual.
JR: Intentaré verla, parece muy emotiva.
FRIEDRICH: ¿Y tú? ¿Alguna preferencia?

(En ese mismo instante empiezan a sonar las 12 de la noche en el reloj del salón)

JR: Yo he de admitir que tan solo conozco una de tus películas, Friedrich, una que realmente me fascina: Nosferatu.
FRIEDRICH: Lo imaginaba. Ah, Nosferatu... Nosferatu tiene su historia, ¿sabes?
JR: Leí que tu intención era que se llamara Drácula.
FRIEDRICH: Claro, pero la viuda de Bram Stoker no accedió a vender los derechos de la obra, así que como yo estaba obstinado en realizarla, hice algunos cambios. El conde Drácula pasó a ser el conde Orlok, y el matrimonio protagonista y los lugares también fueron cambiados.
JR: Sí, pero la historia era básicamente la misma.
FRIEDRICH: Efectivamente, y eso hizo que la viuda de Stoker nos demandara. Perdí el juicio y fui condenado a destruir todas las copias de la cinta. Por fortuna, unas pocas  ya se habían distribuido por el mundo y permanecieron escondidas por particulares hasta la muerte de la viuda de Bram Stoker.
JR: De no haber sido por esto, hoy no conoceríamos Nosferatu. ¡Qué crimen destruir semejante maravilla!
FRIEDRICH: Bueno, otras han corrido peor suerte. En la Historia ha habido cientos de películas destruidas y perdidas para siempre. Te aseguro que muchas eran auténticas obras de arte. No sé si sabrás que algunas de las películas que yo hice ya no podrán recuperarse jamás, y otras... quién sabe.
JR: ¿Cómo es eso?
FRIEDRICH: Muchas se han deteriorado por el paso de los años. Se han conseguido reconstruir algunos trozos, pero en su mayor parte son irrecuperables. De Satanás, por ejemplo, de 1920, solo se conserva un fragmento, y de Los cuatro diablos, de 1928,  algunas escenas y varios dibujos, que permiten conocer parte de la historia.
JR: ¡Madre mia! ¿Satanas? ¿Los cuatro diablos? ¡Solo por esos títulos  ya me son valiosas!
FRIEDRICH: Y otras andan extraviadas, e incluso ocultas. Phantom apareció recientemente. Se creía perdida pero  alguien encontró en un almacén una copia en buen estado. Esto ocurrió  hace solo 10 años, si no me equivoco.
JR: ¡Increíble! Imagino la emoción de recuperar algo así... Pero volviendo a Nosferatu, yo, que soy un enamorado del cine de terror la considero excelente. Incluso el hecho de que se noten cortes y se vea tan deteriorada la hace más especial.
FRIEDRICH: Es posible que hayas visto una de las muchas copias sobre copias que existen. Te advierto que existen algunas con cortes de escenas. De todas formas tampoco existe esta película en su metraje completo.
JR: Es curioso porque también la he visto varias veces en internet, y en una de ellas la banda sonora era distinta. Era una música extraña, perturbadora, y en ocasiones hasta  desafinada, pero creo que eso conseguía que las escenas resultaran aún más espeluznantes.
FRIEDRICH: La música siempre fue algo fundamental en aquellas películas. Quizás en alguna de sus restauraciones añadieran otra banda sonora.
JR: Es... bueno, no tengo palabras para definirla, pero pocas películas consiguen atmósferas tan angustiosas. Esos claroscuros... esas imágenes fijas... esos escenarios tan inquietantes...
FRIEDRICH: Todos los escenarios exteriores fueron reales, algo que en aquella época era muy poco habitual por lo complicado que resultaba grabar fuera de los estudios.
JR: ¿Y qué me dices del actor? ¿Quién era ese Max Schreck? Además con ese apellido, que significa "susto". He oído...
FRIEDRICH: (Rie) Has oído que era realmente un vampiro, ¿no es eso?
JR: ¡Sí!
FRIEDRICH: Todo es debido a un malentendido. Yo convencía a mis actores de que eran realmente los personajes que interpretaban. A Max le dije: “Eres un vampiro, ¡lo eres! y vas a morder el cuello de Greta, y lo vas a hacer de verdad”. Lo gracioso es que me obedeció y la actriz, que se sentía muy inquieta al rodar esa escena, gritó con fuerza al recibir el mordisco. Todo el equipo miró a Max con aprensión y se corrió la voz de que yo, buscando el máximo realismo,  había contratado a un vampiro. Ahí debió nacer la leyenda.


CUARTA ESCENA / vierte Szene

JR:  Leyendas negras aparte, no puedes negar, Friedrich, que Nosferatu tiene un balance trágico e inquietante: Max murió repentinamente de un ataque al corazón, un cámara de la película se rompió el cuello en un accidente, uno de los guionistas también falleció. Y tú mismo, unos años después.
FRIEDRICH: Oh, vamos, ninguno fue durante el rodaje. Seguro que hay multitud de ejemplos similares que no han trascendido. Todo el mundo muere tarde o temprano, pero el  hecho de ser casos vinculados a Nosferatu  alimentó el morbo de la gente. Y así será siempre, me temo.

Diciéndome esto percibo que la cabeza de Murnau es semitransparente, y a través de ella puedo ver los visillos de la ventana. Me doy cuenta de que nada de esto tiene una explicación convincente, que no es posible que esté hablando con un muerto que aparenta estar vivo. ¿Y por qué ha resucitado? ¿Para qué ha venido? Murnau me mira y durante un instante parece saber lo que pienso.

JR: Friedrich, ¿puedo hacerte una última pregunta?
FRIEDRICH: Adelante.
JR: ¿Eres un vampiro?
FRIEDRICH: (sonríe levemente) Y tú, JuanRa, ¿eres un diablo?

video

PD: Mi reto para este verano: ver todas las películas posibles de W.F. Murnau. He comprobado que muchas de ellas se pueden ver en Internet. Sí, ya he empezado a perder la cabeza por aquel cine.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Un reto fantástico! A mí también me gustaría saber del resto de pelis de Murnau.
Cuando vi por primera vez Nosferatu -bueno, primero vi la versión del 79 con el Klaus Kinski ése que me desilusionó mucho porque era un crío cuando lo hice- me fascinó tanto que yo también pensé que era la mejor película que había visto nunca, la más mágica, la más artística y artesanal, con recursos cinematográficos superimaginativos y baratos como uno que consiste en ir avanzando la imagen a "empentones" (eso lo leí investigando después sobre ella). Ya lo hemos hablado aquí alguna vez, pero es que ante estos efectos especiales hechos con puro arte, como las maquetas que se empleaban antes (precisamente me impresiónó el otro día en Historia de Nuestro Cine cómo se rodó la famosa escena que siempre ponen cuando hablan del asesinato de Calvo Sotelo, para la película Operación Ogro, del 79, mediante una maqueta del edificio de 2m. de altura), los medios actuales digitales pues no tiene más encanto que el que te puede producir la primera vez que los ves, pero para mí, no tienen mérito.
Es como lo de los carteles; verdaderas obras de arte para anunciar películas que no siempre lo son. Claro, es que eran los años del Art Decó y todo eso del producto industrial pero con diseño hermoso y de calidad...
Bueno, que me emociono hablando de esto...pues hala, que las disfrutes. Espero que no tengas la infeliz idea de pedir a la familia que te acompañe en el visionado porque no hay nada tan enojoso cómo tener que aguantar a alguien que se aburre con lo que a uno le interesa. ¡Recuerda lo que te pasó con Tarzán!
P.D Y qué curioso es que el Drácula más feo de la historia -porque mira que era feo el personaje de MAx Sreck- sea el más atractivo de todos. Yo me pregunto sien el caso de las vampiras del Cine habría ocurrido lo mismo si se hubieran atrevido a poner a una equivalente así de desagradable.
carlos

Natty dijo...

EXCELENTE!!!!!!!!!!!!!! Me encantó el desafío y me encantó el post. Yo sólo he visto escenas de Nosferatu, pero nunca la he visto completa (y juraba que se llamaba Drácula!!)

Siempre un agrado pasar por aquí!!! Y feliz desafío!!!

Anónimo dijo...

Total que olvidé lo más importante: Que me ha gustado mucho la puesta en escena que te has montado, tus "conocimientos" de alemán y que hayas sido el primero en resucitar a Murnau -¿ves?, es algo que los aficionados satanistas nunca podrán hacer; es sólo cosa del Diablo Juan Ra. Magistral.
Y otra cosa, la cara de Murnau...que yo me esperaba otro rostro menos convencional.
Que lo verenee usted bien.
carlos

Misaoshi dijo...

Es menos peligroso que ir por las noches a los cementerios. Tienes mi aprobación.

Ángeles dijo...

Me gusta mucho tu reto, y me gustaría a mí también ver esas otras pelis de Murnau, pues si se parecen en algo a Nosferatu, tienen que ser preciosas.
También me ha gustado mucho que Murnau se te haya aparecido -es un detalle por su parte- y te haya contado tantas cosas interesantes de su vida y su obra.

A mí también me encanta el expresionismos alemán (¡Las manos de Orlac! ¡El doctor Mabuse! ¡El Golem!...) , y estoy de acuerdo en lo que te aconseja Carlos: que veas las películas del reto tú solito (al fin y al cabo, un reto personal se lleva a cabo en solitario), o, en su defecto, con alguien que de verdad comparta tu interés, para evitar distracciones que te saquen del arrobamiento en el que sin duda caerás :)

Y no desesperes, JuanRa. Lo mismo que han aparecido inesperadamente otras películas, quién sabe si en algún sótano insospechado, en algún desván ignoto, aguarda todavía una copia de Satanás y otra de Los cuatro diablos, que alguien descubrirá un día de estos…

¡Que disfrutes de tu reto!

PD: los carteles son una maravilla y tus collages muy bonitos.
PD2: esa palabra que ha utilizado Carlos, “empetones”, ¡me encanta! :D
PD3: tengo aquí unos baúles que acabo de bajar del desván... Uy, esto... parecen unas películas viejas... :O

Ana Bohemia dijo...

Que interesante es el espíritu de Murnau, y lo bien que habla de su carrera en el cine, da gusto, ¡oye! Ha pesar de no tener cabeza sus pensamientos y recuerdos son muy lucidos.
Me ha encantado tu reto, hace unos meses intenté ver la de Nosferatu y lo pasé tan mal que lo dejé para otro momento, no sé si por ese blanco y negro desgastado, esa música descacharrada, ese vampiro alargado, pero ¡que miedo da!
La de Amanecer la vi hace unos años en un cine en el que pasaban películas viejas a dos euros la entrada, la verdad es que me sorprendió que una pelí muda pudiera decir tantas cosas y emocionar, sin duda favor de la música.
Esperando alguna recomendación mas, a ver cual te gusta de las que veas.
Saludos
:D

Ripley dijo...

dos cosillas señorita:
No me gusta ese tipo de cine por tanto el reto me deja tan frío como un paseo en triquini por la Plaza Roja de Moscú en Enero y dos, vine, ví la extensión de la longaniza e incomprensiblemente me puse a...

¡contar líneas de texto!, podría argumentarse que hubiera tardado pelín mas en leerlo y es cierto, pero ¿quien lee la letra pequeña de las hipotecas?. Probablemente me pierda algo interesante al contemplar el tamaño de los comentarios pero ¿como era aquello de que el tamaño no importa?. "Molestamente" creo que sí importa. En resumiendo, estas entradas kilométricas me desmotivan pero quería que supiera que he pasado puntualmente como hago siempre por ver que se cocía de nuevo en el caldero que tiene por cerebro.

un abrazo

JuanRa Diablo dijo...

Carlos:

Me gusta saber que aprecias aquel cine de la misma forma en que lo hago yo. De sobra sabemos que las técnicas de hoy son muy realistas y muy convincentes, pero sin desmerecer lo mucho que han aportado al cine los efectos especiales, yo me paro a pensar en cómo se las debieron ingeniar para crear efectos entonces.
Es un poco como en el tema de la fotos de hoy en día. Cualquiera puede hacer una gran foto hoy sin ningún esfuerzo, pero ¿qué merito tiene en realidad? Solo basta con apretar un botón. Hacer una gran foto antes, con tan escasos medios como había entonces, sí era algo maravilloso y seguro debía proporcionar muchísima satisfacción.

Los carteles, una pasada, ¿verdad? ¡Si es que me haría coleccionista de aquellas obras de arte!

No, claro, esas películas las pienso ver solo y con auriculares, para aislarme del mundo entero, jaja.

Totalmente de acuerdo, la imagen de Max Schreck en Nosferatu no puede ser más tétrica. Por cierto, tiene gracia que en alemán schreck signifique “susto”. ¡Parece todo hecho a medida!

PD. Qué bien que te haya gustado tanto la puesta en escena. Mil gracias, Carlos. Yo de alemán ni papa, pero con el maestro Murnau delante, a la fuera tenía que aprender algún palabroten :p

Natty:

En el desafío sigo metido, Natty. Y me alegro de que te haya gustado.

PD. A ver si te animas y ves Nosferatu entera y me cuentas.

Misaoshi:

¿Peligrosos los cementerios? Peligroso es subir el Fuji lloviendo y algunos “insensatos” lo hacen :p

Ángeles:

La verdad es que ya hace bastante que hablé con él y aún no he salido de mi asombro. ¿Sabes que también estuvimos hablando de libros? Pero, claro, no era cuestión de contarlo todo en el blog :p

Oye, cuánto me ha sorprendido que conozcas películas del expresionismo alemán. Yo lo estoy descubriendo ahora. ¡Ya me contarás!

Eso de que a estas alturas aún se encuentren películas enteras de hace casi 100 años me parece increíble. Pero es que cualquier descubrimiento de cosas muy antiguas me parece fascinante. Me cuenta Fran, por ejemplo, que haciendo recientemente un escaneo a la tumba de Tutankamon han descubierto unas señales rectangulares en las paredes que podrían explicar por qué su tumba es tan pequeña. Al parecer , no teniendo un lugar mejor para enterrarlo, aprovecharon una pequeña cámara de una tumba ya existente que tapiaron para aislarla de la otra. Si esto fuera así, podrían descubrir aun hoy, las puertas a la tumba de otro faraón , ¡e intacta! Algunos ya se aventuran a decir que podría ser la de la reina Nefertiti. OMG!

PD: ¿Películas viejas? Pero a ver… ¿Flashdance? ¿Los cazafantasmas? … ¿O aún más viejas? :D

JuanRa Diablo dijo...

Ana Bohemia:

Sí, jaja, buena forma de definir la música de Nosferatu: descacharrada. Y me creo que lo pasaras mal viéndola, porque es que precisamente está hecha de tal forma (incluyendo la música) que produce una intranquilidad constante, y ahí encuentro todo el mérito de su creador, que no solo consiguió dar miedo entonces, ¡que nos lo sigue dando ahora!

¡Jo, cómo me gustaría que existieran por aquí salas donde proyectaran películas antiguas!

Ripley:

Mi querido gruñón:
No le puedo culpar, y esto ya lo hemos hablado en otras ocasiones, de salir huyendo al ver una longaniza kilométrica, pues a mí también me dan una alergia horrorosa.
Pero a pesar de que me exijo a mí mismo no enrollarme mucho, a veces, cuando tengo ganas de contar algo sin dejarme nada en el buche, lo hago. Me expongo a que la gente pase de largo sin leerme, pero qué le vamos a hacer, un día descubrí que era mucho peor reprimir las ganas de contarlo bien, quedándome a gusto, y ya dejé de flagelarme.

Y es que en este caso… ¡qué porras! , ¡¡que a uno no se le aparece Friedrich Murnau todos los días!!

Pero si lo que te frena es el tamaño de la letra (que ya lo creo que importa) propongo que aprietes la tecla ALT y la del signo +, pues esto hace que se vea todo más grande.
Claro que entonces la longaniza pasa a ser longanizón! :S

En fin, que de las almas pecadoras que me rondan, vos sois la más jodidamente libre, así que campe por aquí a su gusto y como le de la gana, que para mí siempre será un gusto verle :)

Montse Martínez Ruiz dijo...

Me encanta tu reto, es tan estrafalario y creativo como tú!
Cine de terror para el verano, está muy alejado de lo que se suele hacer en vacaciones, pero tiene su morbo eso del cine de terror.
Magnífica la recopilación de fotogramas y el diálogo está genial, así que sólo queda que nos cuentes como te ha ido el reto.
Besitos!

JuanRa Diablo dijo...

Claro, Montse, te lo contaré encantado.
En realidad, en la lista que tengo elegida, hay solo dos películas de terror: Nosferatu y The haunted castle, aunque no me hubiera importado que hubiera muchas más, jeje

PD. Es la primera vez que me llaman estrafalario sin que suene mal, jaja

Besos, amiga