25 de julio de 2015

PERDER LA CABEZA CON PASIÓN

Desde hace unos años, cada verano me encuentro, sin pretenderlo, con la semilla de una pasión.
Empieza con alguna idea repentina que simula pasar de largo, pero la muy ladina  se  instala en un rincón de mis mitocondrias y empieza a echar raíces.
Y luego crece, y crece... y se convierte en una ilusión como la copa de un pino.

Unos veranos atrás me dio por aprenderme las capitales de todos los países del mundo. La geografía siempre me resultó entretenida y siento una atracción inmediata por los mapamundis, tanto  físicos como  políticos, así que compré unas cartulinas y con paciencia fui recortando pequeñas tarjetas rectangulares. En una de las caras escribí el nombre del país y en el reverso su capital. Así hasta 190.

Después conseguí unos mapas mudos  de los cinco continentes y ahí empezó el reto de localizar cada país y además decir su capital. Ayudado a veces por mis hijos, que también aprendieron lo suyo, logré grabar en la memoria toda Europa y toda América, y casi lo consigo con Asia y África, que a día de hoy siguen resistiéndose por culpa de nombres como Naipyidó, Yamusukro o Nuakchot.
¿Que si disfruté con esto? ¡Como un cochino!

En otro verano me ilusionó la idea de pasar todo un día en el monte, recorriendo de un extremo a otro la Sierra de la Magdalena de Yecla. Siempre he dicho que no fui yo el que tuvo la iniciativa de hacerlo, sino la Magdalena, que me llamaba a gritos cada vez que la miraba. Cuando  caían las tardes estivales y el sol daba un color anaranjado a su cima, yo la recorría mentalmente y sentía la imperiosa necesidad de conocerla de cerca, paso a paso.
Y lo hice.
 Fue una experiencia extraordinaria, que ya conté en el blog, empezando a caminar muy temprano y pasando muchas horas a solas con la Naturaleza más agreste. 
No me privé de dormir la siesta a la sombra de un gran pino, ni de hablar a gritos con el eco de algunos barrancos o de contemplar una bandada de cuervos que me graznaban desde el cielo y que parecían enfadados de verme en sus dominios.

Todavía hoy, cuando contemplo la montaña desde lejos, la oigo susurrarme que vuelva  a recorrerla algún día.

El verano pasado me aprendí varias canciones en otros idiomas. ¿Que por qué? ¡Y yo que sé! La semilla de la pasión  germinó esa vez con esa apetencia ineludible. El cuerpo me pedía hacerlo y lo hice y, bueno,  hoy puedo decir que me sé una canción entera en francés, otra en italiano, otra en portugués, y hasta una en sueco.  Sé lo que dicen sus letras y creo que no las pronuncio mal del todo.
Esto me recuerda a lo que he pensado muchas veces: que sería divertido aprender en los idiomas más importantes del mundo la siguiente frase:

“Lo siento, pero no conozco ni una sola palabra de su bello idioma, pero espero aprenderlo algún día”

¡Ja! No me digáis que no sería un puntazo toparse con alguien de Japón y decírsela en japonés. O en perfecto ruso a un moscovita.
Sí, vale, será una tontería, pero os aseguro que la semilla de la pasión no tiene en cuenta si las ideas son peregrinas. Cuando le llega el momento de germinar... no te queda más remedio que llevarlas a cabo.

Este verano, también he perdido  la cabeza de forma repentina, y curiosamente la cosa vino dada por la pérdida de otra cabeza.

Encontré en un periódico la siguiente noticia:

ROBADO EL CRÁNEO DE MURNAU, DIRECTOR DE “NOSFERATU”

Creo que ya sabéis que soy un apasionado de los zombis y los vampiros, así que siempre doy la bienvenida a todo lo que tenga que ver con muertos vivientes,  muertos a medias,  o individuos raros que se alimentan de sangre o  vísceras. ¿Puede haber cosa más atractiva? El nombre de Nosferatu, por tanto,  me obligó a seguir leyendo.

Y me enteré de que hace unos días, en un cementerio cercano a Berlín fue hallada profanada la tumba de Friedrich Wilhelm Murnau, director del legendario "Nosferatu" (1922) 

El encargado del cementerio descubrió que al cuerpo del cineasta, que reposa allí desde 1932, le habían robado la cabeza. La policía sospecha que el móvil del robo pudiera ser la celebración de algún ritual satánico (qué le vamos a hacer, la gente me adora) 

Leí entonces la biografía de Murnau, y especialmente lo relacionado con la película Nosferatu. Al parecer, al cineasta alemán le fascinó la novela de Bram Stoker, Drácula, y la semilla de la pasión le impulsó a llevarla al cine. Pero no consiguió que la hija de Stoker le vendiera los derechos de la obra, por lo que no tuvo más remedio que crear su propio Drácula, cambiando los nombres de los personajes y los lugares. Así nació "Nosferatu, una sinfonía del horror"

Podría contar más cosas de Murnau, o de Nosferatu, o incluso de Max Schreck, el actor que dio vida (¿o debería decir muerte?) al vampiro, y del que corrió el rumor de que era un vampiro de verdad, pero si me alargo más no contaría nunca qué pasión surgió en mí tras todo esto.
Pero ahora que lo pienso... ¿y si concluyo aquí la entrada y compruebo si alguien es capaz de adivinarlo? ¿Cuál puede ser mi reto apasionado para este verano? ¿Por qué me ha dado fuerte este año? 
Reflexionen ustedes, intuyan, comenten...  y ya apareceré yo de nuevo para contarlo.

(Nota: No, comer vísceras no es) 

16 comentarios:

Natty dijo...

Soy muy poco ocurrente, no estoy a tu altura =( así que no se me ocurre qué puede ser ... estaré esperando la siguiente entrada!!

Silvia dijo...

Coincido con Natty. Espero que se devele el misterio. Lo que no pongo en duda es que el reto que te apasiona, en todo momento, es intrigar a tus lectores. Saludos JuanRa!.

pichiri dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
pichiri dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
pichiri dijo...

Me ha salido duplicado el comentario y al tratar de borrar uno de ellos se me han borrado los dos, así que para contribuir al misterio de la incógnita que nos dejas pendiente, omito yo también mi comentario para ver si aciertas que es lo que te había escrito. Es broma.
"No tengo idea de lo que piensas hacer este año, pero no creo que me sorprendas ya que de ti puede esperarse cualquier cosa por inverosímil que parezca.
De lo que si estoy seguro es de que si tu propósito es sorprendernos con alguna historia, estoy seguro que la leeré con deleite".

RNT dijo...

Comparto tu interés por la geografía. Pero me preguntaba qué canción en sueco te aprendiste. Sobre tu reto... who knows!

Ripley dijo...

Llegado a este punto creo que lo que toca es un cambio de sexo. No le des mas vueltas. Por otra parte en el punto zombie he desconectado como los sprinters en una etapa de alta montaña del tour de Francia pero con todo voy a decir dos cosas.

1.- A diferencia de usté quien le escribe y esto ya lo sabe, es absolutamente incapaz de aprenderse una sola canción así sea el La la la de Massiel por ejemplo. Bueno me sé la salve en latín pero creo que esto como canción no cuenta.

y 2. Luego el raro y el que va al psiquiatra soy yo, no le digo mas.

Abrazos

Montse Martínez Ruiz dijo...

¡Vaya, aquí nadie se moja, jaja!
Mis vacaciones son muchísimo más tranquilas, ni se me ocurriría aprenderme nada, ya sea canción o capital de país alguno, es justamente lo contrario, es cuando desconecto del mundo y me pierdo entre la siesta y las cenas al aire libre, pero reconozco que lo tuyo es fuera de serie y en cuestión de imaginación y creatividad no hay quien te gane.
Así que, intentando llegar a un centímetro de esos largos metros de tu imaginación, yo creo que podrías haberte obsesionado con las cabezas cortadas de todos los tiempos (La isla de las cabezas cortadas?), tal vez hablarnos de los vampiros o posibles vampiros que hay en circulación, incluyendo los de Yecla, si los hay o de los políticos-chupasangres del país, tema que da para una buena longaniza, jeje.
No estoy a tu nivel, lo sé, pero no me negarás que por lo menos lo he intentado :)
Muchos besos.

Ángeles dijo...

Las pasiones que te han asaltado en veranos anteriores tienen una clara explicación: que te aprendieras los países y capitales del mundo facundo está directamente relacionado con tus planes diabólicos de conquistar el orbe. Lo lógico es que quieras conocer al detalle tus dominios.
Lo de las canciones es lógico también, pues ya se sabe que el diablo tiene la capacidad sobrenatural de la glosolalia o don de lenguas, y si no fueras capaz por lo menos de cantar una canción en cada idioma, qué clase de diablo serías.
A lo de subir a la Magdalena y pasarte el día rusticando no termino de encontrarle la conexión diablera, lo reconozco, pero seguro que la hay.

Y en cuanto a tu pasión de este verano, si lo de comer vísceras queda descartado, entonces habrá que pensar en otras posibilidades. Por ejemplooo… ¿investigar sobre actores que se identificaron más de la cuenta con sus personajes (como Johnny Weismuller con Tarzán, o Bela Lugosi con Drácula)? ¿O sobre tumbas y fans de sus moradores (como los casos de Oscar Wilde y Jim Morrison en el cementerio de Pere Lachaise)?

No tardes mucho en desvelar el misterio.

Anónimo dijo...

No creo yo que vayas a hacer un tour de turismo fúnebre...¡ya está! tú lo que vas a hacer es tu propia versión de alguna peli o novela; la vas a escribir y seguro que la vas a interpretar con famili-Feber. Me apuesto el recorte de la uña a que es eso.
Pero me has dejado de piedra. No sabía lo de la profanación de la tumba de Murnau. Y me indigna un montón porque ese director es mítico para mi -aunque sí, sólo he visto su Nosferatu.
Y eso pasa por el descuido de las autoridades, que tendrían que tener a los grandes personajes mejor guardados ¡hombre!
Pero digo yo que esta debería ser tu última entrada ¿no? ¡que ya estás de vacacionesss!
carlos

Ana Bohemia dijo...

Guau, pierdes la cabeza con cosas muy curiosas, mi hermana Raque y yo hemos especulado un rato y creemos que tiene que ser algo relacionado con las películas clásicas de terror, o bien podría ser los que han perdido la cabeza por cual o tal razón, y si es esto ¿sabes que esa cabeza ya había sido robada en la década de los 50? Parece que Murnau no va a descansar nunca en paz, el pobre.
Saludos
:D

Ripley dijo...

Durante el día de ayer un suceso ni impredecible ni improbable que se repite con cierta frecuencia vino a dar con mis huesos en el suelo, es dcir me caí, -otra vez-, y fue allí abajo donde mi segundo pensamiento, el primero lógicamente fue incorporarme, verificar daños y tratar de recomponer la compostura y la esbeltez de la figura que me adorna cuando entra usté en mi cerebro. Fue como un acto reflejo, me dije: "¡coño ya está!, el reto del diablo para este verano es aprenderse el nombre de los 206 huesos que tiene el cuerpo humano y recitarlos ordenados no por tamaño ni importancia sino alfabéticamente y con la banda sonora del sorteo del gordo de Navidad, ¿no es mala idea verdad? ¿a usté que le parece, se ve capaz? pues hala, dele.

un abrazo

Holden dijo...

Yo voto por los rituales satanicos de serie B :)

Misaoshi dijo...

Ay...asaltatumbas??? NO TE PEGA NADA!!

JuanRa Diablo dijo...

Natty:

Puede que no se te ocurra nada, pero eso de que no estás a mi altura... va a ser verdad. ¿No ves que los diablos solo podemos estar en las bajuras? :p

Silvia:

Has acertado, Silvia, me gusta salpimentar de intriga mis historias. Sí, es algo que me retrata bien. Esto me recuerda a que una vez me encontré una cosa bajo la cama, que … bueno, ya lo contaré otro día.
Saludos afectuosos (para ti y para mi querida Vix) ;)

pichiri:

Con lo poco que me atraía aquello de “despejar la incógnita” en matemáticas y lo mucho que me gusta ponerme misterioso y andar sembrando interrogantes.

Pues has de saber que una de las cosas que estoy proponiendo desde hace unos veranos es pasar una noche con hermanos y prole en la Cueva del Olmo, que es una experiencia que no hemos olvidado y que ellos no han vivido :)

¿Alguna historia? No, no creo... Un momento... parece que se mueve ese visillo...


RNT:

Pues sobre todo a ti te lo puedo decir porque sé que la conoces: Om tårar vore guld, de nuestra girl with golden hair ;)

Ripley (primer asalto):

Claro, tú no llegas a entender mis chaladuras porque nunca te mordió Añoc, el zombi payaso, con aquellos dientes azucarados que tenía. La herida se me infectó y...

Pero sí, esto con un cambio de seso se me cura. Ah, ¿has dicho de sexo? ¡Glups!

Montse:

Ah, amiga, que has nombrado una palabra mágica que no puede faltar en mis veranos: la siesta. ¡Viva la siesta! Eso sí es una pasión y lo demás son cuentos.
Así, de entrada, me atrae cualquier historia de vampiros, excepto si es de los políticos chupasangres que dices, que esos son de otra calaña sin ningún interés.
No me consta que en Yecla haya habido ningún vampiro, pero sí se conoce el caso de un yeclano canibal que se comió a un jumillano, algo que cuesta decir sin echarse a reír. Si me documento bien igual cuento la historia en el blog algún día.

No has acertado, pero no ibas muy desencaminada, Montse
Muchos besos.

JuanRa Diablo dijo...


Ángeles :

Con lo tranquilo que yo estaba y has conseguido que me inquiete. ¿Cómo pretendo dominar el mundo facundo si no recuerdo la capital de Mozambique y no sé cantar ni una simple nana en alemán? Buff, lo que me queda por aprender todavía...
Y ahora tampoco le encuentro lógica a aquello de atravesar la Magdalena. La verdad es que con tanta zarza me puse hecho un cristo. ¡Un cristo! ¡Qué diablo más incongruente!

Sin haber acertado en absoluto, he de reconocer que me atraen mucho tus propuestas. Ya he dicho alguna vez lo que me gustan las pelis del Tarzán Weismuller y del Drácula Lugosi , y luego eso de las tumbas... podría ser una pasión por desenterrar ¿Cómo se podría llamar ese fenómeno? ¿Fantumbismo? ¿Phantombas? ¿Será una pasión de “grave”dad? :p

Carlos:

¡Turismo fúnebre! Oye, como título de novela es genial (finalista al Premio Planeta por lo menos) No, nada de turismo fúnebre, ni tampoco de versiones familiares de alguna peli, aunque sí tengo algo “parecido” que aparecerá tarde o temprano por aquí.

A mi también me indignó lo de la tumba de Murnau, pero quédate tranquilo, él no le ha dado la mayor importancia. Lo sé porque me lo dijo personalmente.

Para las vacaciones me queda nada, menos que ese recorte de uña que dices. Pero, ya veremos, ¿dejarías tú a agosto huérfano de textos? ¿Ni uno solo?

Ana Bohemia: (había escrito Ana Bolena, jaja)

Tiene que ser muy curioso que tu hermana y tú penséis a un mismo tiempo. Seguro que surgen ideas gemelas :p
La cosa va por ahí, sí, películas clásicas. Os habéis acercado bastante.

Fíjate que no sabía que ya había perdido la cabeza antes, pero eres la segunda que me lo dice en poco tiempo. Primero me lo dijo él: Murnau. :O

Ripley (segundo asalto) :

Señor Rilpye (vaya, parece que las letras se han desordenado por el porrazo):

No diré que me haya hecho ni pizca de gracia su caída (aunque está demostrado que los porrazos ajenos provocan mucha hilaridad) pero sí admito que me he partido la caja torácica con las risas que me han asaltado tras leerle. ¿El reto de que me aprenda todos los huesos? ¿Cómo osa?

Qué curioso, estando tan llenos de huesos por dentro y qué poco presentes los tenemos en nuestro día a día. Y uno se acuesta a dormir y no le pide disculpas a la mandíbula por el tute que le ha dado todo el día , ni le da las gracias al femur por haberle soportado tantas horas. Somos muy poco agradecidos con nuestra estructura, la verdad.

Bueno, hoy SÍ se va a aprender una canción conmigo. Venga, cantemos juntos como Alaska:

Tengo los huesos desencajados,
el fémur tengo muy dislocado;
tengo el cuerpo muy mal,
pero una gran vida social.

Muevo la pierna, muevo el pie,
muevo la tibia y el peroné;
muevo la cabeza, muevo el esternón,
muevo la cadera siempre que tengo ocasión.

Un abrazo (esta vez flojito, venga) :D

Holden:

Ah, bien, para los rituales satánicos de serie B, segunda planta a la izquierda, por favor :D

Misaoshi:

¿No me pega? ¿No me imaginas coleccionando la cadera de Marilyn, la pelvis de Elvis o el índice de Luther King? :p